Módulo psicologíA



Descargar 3.38 Mb.
Página6/24
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño3.38 Mb.
Vistas1007
Descargas1
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   24

ACTIVIDAD 4

A modo de síntesis de lo estudiado, le pedimos que resuelva en su carpeta los siguientes ítems y revise sus respuestas con el profesor tutor.

a. ¿Por qué hablamos de Psicología experimental?

b. Escriba una breve síntesis explicando el desarrollo de la psicología como ciencia.

c. ¿Cuáles fueron los obstáculos que se pueden identificar para que la psicología se convierta en una ciencia?


Así llegamos al final del siglo XX y comienzos de XXI con un vasto desarrollo de la Psicología a nivel mundial. En este proceso surgen laboratorios, gabinetes, grupos de trabajo y discusión, técnicas y teorías y una gama muy variada de investigaciones tanto en lo cuantitativo (búsqueda de datos medibles y observables), como en lo cualitativo (creación de modelos, explicaciones y teorías).

Serán variadas las escuelas, teorías y enfoques científicos acerca del por qué de la conducta humana. Teorías como el Conductismo, el Psicoanálisis, el Cognitivismo y otras que tratarán de explicarla y comprenderla.


En la actualidad la psicología tiene un campo de conocimientos delimitado dentro de las ciencias, junto con sus métodos, teorías y objeto de estudio. Sin embargo, como hemos visto, el camino para lograr su estatuto científico fue largo y difícil. Actualmente aunque conviven diversas teorías, métodos y posiciones, podemos aseverar que la psicología tiene un estatuto científico que no se discute en el campo de las Ciencias.

Esto nos permite definir a la Psicología como una ciencia cuyo objeto de estudio es la persona, sus procesos internos o mentales y sus conductas, comportamientos o manifestaciones observables.



Sin embargo, mas allá del principio de acuerdo sobre la importancia del conocimiento psicológico para la vida de las personas, es innegable que la Psicología como ciencia o disciplina aún se debate entre distintas posiciones y teorías, que intentan explicar su objeto de estudio: la conducta y el comportamiento humanos.
Existe un concepto compartido acerca de lo que es la conducta de una persona. En el lenguaje cotidiano, cuando hablamos de la conducta de alguien nos referimos a sus actitudes y acciones visibles, privadas o en sociedad, individuales o grupales. Pero la conducta visible es solo un aspecto de la actividad humana. Conducta es todo aquello que hacemos, pensamos y sentimos. Nuestra conducta se manifiesta cuando nos sentamos, cuando trabajamos, cuando miramos en alguna dirección, cuando hablamos con otros, etc.
El término comportamiento refiere a cómo nuestra conducta varia o se modifica, de esta manera conducta es lo que hacemos, comportamiento es cómo lo hacemos y esto a su vez lleva a la vivencia que es cómo nos sentimos o lo que pensamos sobre lo que hacemos.
El término conducta o comportamiento ha sido tomado por otros campos científicos. Fue empleado por la Química para dar cuenta de la actividad de una sustancia, un cuerpo, un átomo, etc. También se utilizó en la biología para nombrar las distintas manifestaciones de las sustancias vivas. En general refiere al conjunto de fenómenos que son observables o que son factibles de ser detectados, descriptos o medidos científicamente.
Aplicado a los individuos el término conducta se hace complejo, ya que es necesario para comprenderlo el tener en cuenta los fenómenos propiamente psíquicos o mentales que no son directamente observables.
La palabra conducta viene del latín y significa “conducida o guiada”, es decir que comprende aquellas acciones conducidas o guiadas por algo que está fuera de las mismas, en este caso la mente y sus procesos internos.
En las conductas encontramos: a) Una manifestación exterior que es observable; la conducta puede ser objetiva o manifiesta: es aquello de nosotros que los demás pueden ver o percibir o lo que podemos ver de los otros (por ejemplo ver jugar a un niño, ver que alguien se pone rojo de envidia, escuchar que dos personas conversan, etc.). b) La experiencia conciente que tiene la persona que la lleva a cabo, incluida la percepción subjetiva de cambios corporales o conducta subjetiva (que es cómo las personas sienten o interpretan sus estados mentales): es aquello íntimo que solo la persona que la experimenta puede revelar. Por ejemplo, un estudiante que se pone nervioso ante un profesor porque él sabe que no ha estudiado, mientras que otro estudiante puede estar nervioso porque ha estudiado pero es su última materia, por motivos distintos los dos manifiestan lo mismo. c) Modificaciones somáticas objetivas que pueden ser medidas fisiológicamente: cambios en el ritmo cardíaco o en la presión arterial, dolores, excitación muscular, etc. y d) Los productos específicos de las conductas: Dibujos, escritos, trabajos, etc.

José Bleger, tomando a Daniel Lagache comenta y define:

“Adoptamos, como punto de partida, las definiciones que da Lagache sobre conducta, como “el conjunto de respuestas significativas por las cuales un ser vivo en situación integra las tensiones que amenazan la unidad y el equilibrio del organismo”; o como “el conjunto de operaciones (fisiológicas, motrices, verbales, mentales) por las cuales un organismo en situación reduce las tensiones que lo motivan y realiza sus posibilidades”.
© Bleger, J. Psicología de la conducta. Ed. Paidós, Buenos Aires, edición 2006.

Bleger asocia el concepto de conducta a otros factores, como son la personalidad y el contexto social de los sujetos humanos.


Comenta que toda conducta refiere siempre a una finalidad que implica resolver problemas o disminuir tensiones, por lo que es funcional. Por otra parte una conducta implica conflictos y ambivalencias y puede ser entendida si se tiene en cuenta el campo o contexto en el que ocurre. Estas manifestaciones se basan en el principio de que todo organismo vivo tiende a preservar un estado de máxima integración o consistencia interna, es decir que tendemos al equilibrio y la supervivencia.
Para Bleger hay tres tipos de conductas que corresponden a los fenómenos mentales, a las respuestas corporales y a la actuación en el mundo externo. Estas conductas corresponden a tres áreas de la misma: El área de la mente, el área del cuerpo y el área del mundo externo.
La conducta se vislumbra como una, es decir que la pluralidad fenoménica tiene su unidad en el fenómeno de la conducta misma, en el funcionamiento altamente especializado del Sistema Nervioso Central y en el ser humano como persona que se expresa en sus manifestaciones siempre vinculado al medio social.
Los resultados de la conducta pueden estar enfocados en la propia persona, en los otros o en la sociedad toda de manera impersonal. A su vez se entiende que median entre los estímulos del contexto y los movimientos o efectos, complejos procesos simbólicos de pensamiento que dan cuenta del lenguaje y la cultura.
La permanente coexistencia de las tres áreas no excluye el predominio de alguna de ellas, en un momento dado, y es por eso que según cuál sea el predomino se determina una conducta como mental, corporal o de acción en la sociedad.
Por ejemplo si un estudiante siente ansiedad ante un examen (área mental), ésta se puede traducir en palpitaciones o temblores (área corporal) y puede determinar la imposibilidad para rendir o resolver la situación de ser evaluado, en su desarrollo de carrera (área social). Vemos como las áreas de la conducta se relacionan pudiendo coexistir y coincidir en forma equivalente, teniendo un mismo sentido y constituyendo una misma reacción ante una situación.
También puede darse que no coincidan, por ejemplo una joven desea que un posible pretendiente se le acerque al sentir atracción por él y se angustia (área mental), al acercarse el pretendiente siente dolor de estómago (área corporal) y esto le lleva a evitarlo y rechazarlo (área social).
Vemos como las conductas pueden también ser opuestas o contradictorias y remitir su explicación a planos y causas no manifiestas. En otros casos son otras las áreas que determinan las mismas, por ejemplo si una persona pierde el empleo (área social) probablemente sienta angustia, temor y enojo (área mental) y podría llegar a tener un ataque cardíaco (área corporal), etc.
A su vez se distingue entre la reacción puramente fisiológica de la conducta o conducta “molecular” y la estructura psicológica de la misma o conducta “molar”.
Esta distinción se basa en definir a la conducta humana como un fenómeno complejo que no puede simplificarse solamente en aspectos físicos o biológicos, que hacen a la misma pero que no la explican completamente.
La conducta humana tiene una unidad en sí misma que refiere a la vida mental de los sujetos.
En el caso de la conducta molar es más que la suma de estos fenómenos físicos, es un fenómeno complejo y original, entendiendo que el carácter de originalidad está dado por la posibilidad de cambio, creatividad e inventiva que caracteriza al ser humano a diferencia del animal o la máquina.
La conducta humana es siempre intencional y con objetivos específicos. La conducta del ser humano es siempre molar (por ejemplo hablar estudiar, comer, saludar, etc.). La conducta molecular, por el contrario, toma solo un segmento, fragmentado, separado o disociado de la totalidad del ser humano y de la situación específica en que se desarrolla (por ejemplo el movimiento de un músculo, de un dedo, de un brazo, la secreción de una glándula interna, el latido del corazón, etc.).
Según Bleger:
“La conducta molar es una totalidad organizada de manifestaciones que se da con una unidad motivacional, funcional, objetal, significativa y estructural. Sus caracteres, por lo tanto, son los siguientes: 1) Tener motivación, es decir, que tiene causas, que está determinada. 2) Unidad funcional; la de poseer función, finalidad u objetivo: resolver las tensiones producidas por la motivación. 3) Poseer objeto o fin, que es siempre un vínculo, una relación interpersonal, real o virtual. 4) Poseer una unidad significativa, es decir, tener un sentido que se implica comprensivamente como acontecer humano en la personalidad total y en la situación en la cual emerge. 5) Tener estructura: implicar una pauta específica de relación.”
© Bleger, J. Psicología de la conducta. Ed. Paidós, Buenos Aires, edición 2006.

Una estructura es un conjunto o grupo de elementos relacionados entre sí según ciertas reglas, estos elementos son considerados miembros y no solo partes, el conjunto es un todo y no una mera suma. Por lo tanto para hablar de conducta molar es necesario que entre las partes en las que puede subdividirse existan relaciones más complejas y profundas que la mera yuxtaposición siendo posible de comprender solo como una totalidad. En esta totalidad intervienen varios factores como el lenguaje, los procesos de aprendizaje social, el bagaje biológico y el contexto.


Las conductas son la expresión de dicha estructura compleja que nos define como personas.


De esta manera nos expresamos y mostramos cómo somos, cuando tenemos una idea, cuando planeamos mentalmente, cuando nos imaginamos o deseamos algo, cuando nos comunicamos con los demás. Nos expresamos cuando tenemos miedo, cuando nos emociona un paisaje, cuando estamos alegres o tristes. También cuando materialmente creamos, como cuando pintamos, escribimos, construimos, etc.

ACTIVIDAD 5
a) Le pedimos que recuerde dos situaciones de su vida cotidiana familiar y/o laboral.

b) Describa sus conductas en cada una de las situaciones elegidas.

c) Analice cada situación e identifique sus conductas tanto en el área mental, corporal y social.

d) Explique porqué las causas que impulsaron sus conductas refieren al concepto de conducta molar y no de conducta molecular. Fundamente citando fragmentos de lo leido hasta aquí en este Módulo o en algún libro de Psicología General. Analice su trabajo con el profesor tutor a medida que avanza en las respuestas.


Hemos visto cómo la conducta humana remite a procesos mentales complejos que incluyen nuestra razón, voluntad y pensamientos, pero también nuestras emociones, deseos y sentimientos, los cuales son difusos o difíciles de definir solo desde lo racional.


Podemos decir que la conducta y los comportamientos humanos tienen una dinámica propia y particular que motoriza nuestras acciones. La misma no es específicamente voluntaria y racional sino que remite también a aspectos muchas veces involuntarios o no definidos racionalmente de nuestra personalidad.

El concepto de dinámica humana refiere e incluye a las causas que estimulan o impulsan al hombre a todos sus actos; pensamientos y sentimientos. Es un término que comprende las fuerzas internas –necesidades, deseos, impulsos, valores, intereses, motivos- que llevan al individuo a conducirse en una forma u otra.

Hay en el hombre necesidades orgánicas, como el hambre o la sed. También existen impulsos psicológicos como el deseo de ser queridos o reconocidos, o el deseo de protección.
La conducta puede tener una motivación conciente o en muchos casos, emocional (es decir que a veces ni nosotros mismos sabemos el por qué de muchas de nuestras acciones y sus motivos, que en vez de ser manifiestos son internos o latentes).

La psicología nos ayuda a conocer nuestro mundo interno y cómo éste repercute y, en muchos casos, determina nuestras conductas, tanto sanas como anormales.



ACTIVIDAD 6
a. Identifique cada una de las siguientes imágenes y relaciónela con cada momento del desarrollo de la Psicología como ciencia. Fundamente por qué realiza dicha asociación.


Eros y Psiqué. Estatua de Antonio Cánovas




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   24


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos