Módulo psicologíA



Descargar 3.38 Mb.
Página24/24
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño3.38 Mb.
Vistas997
Descargas1
1   ...   16   17   18   19   20   21   22   23   24
  • :::.. La Violencia



    ACTIVIDAD 35
    a) Lea atentamente el siguiente texto y reflexione acerca de cuáles son algunas de las causas que producen el aumento de la violencia en nuestra sociedad.

    La Asamblea Mundial de la Salud ,en el año 1996, declaró a la violencia como uno de los más importantes y graves problemas de salud en todo el mundo.

    La violencia se ha convertido actualmente en un problema en todos los países, dado el incremento de la misma en todas sus formas, el número de víctimas que la sufren y la magnitud de las secuelas que produce.
    Este incremento de la violencia se inicia hacia 1980, en general como un fenómeno de las grandes ciudades y coincidiendo con el empeoramiento de la situación socio-económica de América Latina, Asia y África, sin dejar de presentarse en Europa y América del Norte.
    El incremento del tráfico y consumo de drogas, el uso abusivo del alcohol y el desempleo y la desigualdad social son fenómenos que se asocian a esta conducta patológica.
    Lentamente se ha instalado lo que podríamos llamar una “Cultura de Violencia”, a la que asistimos a través de los medios de comunicación, y se han alcanzado condiciones y calidad de vida cada vez más deficitarias.
    Constantemente se aprueba la fuerza como medio para resolver frustraciones y diferencias en todos los niveles de la vida social. Esta nueva legalidad genera prototipos de modelos violentos, fácilmente trasladables a los comportamientos de la comunidad y las personas.
    La violencia alcanza hoy dimensiones cada vez más impactantes en las ciudades del mundo, principalmente en el continente latinoamericano y representa un riesgo para la vida y la salud de las personas.

    Según el texto:
    b) ¿Es este un tema preocupante para su entorno familiar y comunitario?

    c) Escriba un texto en el que sintetice esas preocupaciones. Lo retomará más adelante.

    Recuperando los aportes de la Organización Mundial de la Salud podemos considerar al ejercicio de la violencia como:



    Una acción ejercida por una o varias personas con la que se somete de manera intencional a maltrato, presión, sufrimiento, manipulación u otra acción a otra u otras personas con el propósito de obtener fines contra su voluntad. La consecuencia del ejercicio de violencia es la pérdida de integridad, tanto física como psicológica y moral de la víctima.

    No desarrollaremos las distintas formas posibles de violencia (social, económica, cultural, etc.), sino que nos centraremos en el abuso y situaciones de violencia personal y familiar.


    No solamente hablamos de violencia cuando hay ataque físico. También la hay, cuando hay maltrato, que es como se llama a toda forma de coacción emocional sobre otro sin que haya castigo físico.
    Sin embargo, la apropiación del cuerpo de una persona por parte del victimario, acto que viola el pleno derecho al propio cuerpo, constituye una invasión máxima al Yo de la víctima. Pero la violencia emocional, muchas veces ejercida de modo subrepticio, también produce efectos de daño psíquico y somático como las que produce la violencia física.
    Hay violencia cuando la palabra, transformada en amenaza, se utiliza para aterrar y denigrar y no para comunicar pensamientos.
    Con frecuencia el insulto que dirigen algunos padres a sus hijos reproducen los insultos que ellos mismos recibieron, transmitiendo así el modelo del maltrato familiar vivido.
    Hay violencia en el silencio que se le impone a una persona como forma de desconocerla como si fuera inexistente; hay violencia cuando se utiliza a los hijos como rehenes, como intermediario. Hay violencia en el contexto social dada por la inequidad y desigualdad socioeconómicas.
    Encontramos, según la Organización Mundial de la Salud, distintos tipos de abuso:
    Abuso físico: se ejerce mediante la fuerza física en forma de golpes, empujones, patadas y lesiones provocadas con diversos objetos o armas. Puede ser cotidiana o cíclica, en la que se combinan momentos de violencia física con periodos de tranquilidad. En ocasiones suele terminar en suicidio u homicidio. El maltrato físico se detecta por la presencia de magulladuras, heridas, quemaduras, moratones, fracturas, dislocaciones, cortes, pinchazos, lesiones internas, asfixia o ahogamientos.
    Abuso sexual: Este tipo de abuso es difícil de demostrar a menos que vaya acompañado por lesiones físicas. Se produce cuando una persona fuerza a otra a mantener relaciones sexuales o le obliga a realizar conductas sexuales en contra de su voluntad. Los principales malos tratos sexuales son las violaciones. También son frecuentes los tocamientos y las vejaciones.
    Abuso psicológico: Los factores que influyen en el abuso psicológico son muy variados: emocionales, económicos, sociales, etc. Esto es frecuente en la violencia ejercida a mujeres. La mujer se ve dominada por el varón, quien la humilla en la intimidad y públicamente, limita su libertad de movimiento y la disposición de los bienes comunes. Resulta complicado detectar este tipo de abuso, aunque se evidencia a largo plazo en las secuelas psicológicas. En este caso la violencia se ejerce mediante insultos, vejaciones, crueldad mental, gritos, desprecio, intolerancia, humillación en público, castigos o amenazas de abandono. Conduce sistemáticamente a la depresión y, en ocasiones, al suicidio.
    La gravedad de estos abusos varía en virtud del grado de violencia ejercida sobre la persona y normalmente se combinan varios tipos de abuso, ya que dentro del maltrato físico siempre hay un maltrato psicológico. Evidentemente, el maltrato físico severo puede dejar secuelas muy graves, como rotura de bazo o pérdida de audición, pero las secuelas psicológicas son las que más perduran. Es difícil que la persona identifique el maltrato psicológico cuando este es muy sutil.

    :::.. Violencia familiar
    Hasta hace poco el concepto de violencia dentro del núcleo familiar era difuso y controvertido, ya que algunos actos que hoy son considerados agresiones antes eran plenamente aceptados socialmente. Este tipo de agresión afecta en particular a las mujeres. Sin embargo, el aumento de la participación de la mujer en la vida social y laboral, junto con las políticas de educación igualitaria, ha permitido que salgan a la luz casos de maltrato físico y psicológico que hasta entonces habían permanecido escondidos en el seno familiar o de la pareja.
    En una obra ya clásica La mujer maltratada, (1979) Leonore Walter caracterizó el ciclo de la conducta agresiva en tres fases:


    1. Acumulación de tensión: al principio las agresiones son leves y poco frecuentes. La persona agredida utiliza distintas estrategias para evitar la agresión de su pareja y el agresor interpreta esta actitud como aceptación de su autoridad y poder. Generalmente, las estrategias de evitación no solucionan los episodios de agresión, y el temor y las ansias de evitarlos favorecen la aparición de trastornos psicológicos.




    1. Explosión violenta: las agresiones comienzan a ser más frecuentes y las lesiones físicas y psicológicas más graves. La víctima ya no intenta evitar las situaciones que desencadenan la violencia y solo espera que pasen lo más rápidamente posible. Esta fase puede durar días y el control es total por parte del agresor.




    1. Arrepentimiento y culpa: el agresor se muestra amable, cercano y, en ocasiones, pide perdón o promete no ejercer más la violencia. La víctima, aliviada por el cese de la agresión, suele o quiere creerle y pone bajo su propia responsabilidad la continuidad de la relación familiar. El sentimiento de culpabilidad impide el abandono del agresor.


    Este ciclo de violencia se repite constantemente, ya que la fase de arrepentimiento suele durar muy poco. Durante el acto de contrición el hombre cede el poder a la mujer, pero es momentáneo porque en cuanto la mujer intenta ejercer ese poder recién adquirido vuelven a acumularse las tensiones y se produce una nueva descarga violenta.
    Muchas víctimas suelen sentir culpa y temor, por lo que, usualmente, no piden ayuda o denuncian este delito.
    En caso de violencia doméstica es conveniente:


    1. Acudir a los Servicios Sociales de su localidad. Allí podrán informarle sobre sus derechos y los recursos de apoyo que la Municipalidad, la Administración Pública y otras instituciones ponen a su disposición. Asimismo, le ofrecerán información acerca de los principales servicios gubernamentales que pueden apoyarla. Averigüe si en su localidad existe una Comisaría de la Mujer, Juzgado de Paz u otras instituciones.




    1. Si se producen lesiones físicas ir a un centro sanitario donde además de recibir asistencia médica pueda obtenerse la certificación correspondiente o “parte de lesiones”.




    1. Presentar una denuncia en la comisaría más cercana o en el Juzgado de Instrucción que esté de guardia y llevar el parte de lesiones como prueba documental. Ofrecer un relato detallado de los hechos y tras leer la denuncia y mostrar su conformidad, exigir una copia o justificante de la misma. No olvidar que el agresor suele tener en su personalidad serias alteraciones que se denominan psicopáticas (toma a los otros como objetos que posee, no siente culpa al infringir dolor a otros e invierte los hechos para que el culpable sea la propia víctima, es muy envolvente y convincente e incluso muestra una personalidad amable hacia los demás).




    1. Asesorarse sobre los derechos básicos.




      1. La ausencia del domicilio por temor a perder la integridad física o psíquica, o la de los hijos, no supone abandono del hogar si se presenta una denuncia.




      1. Se pueden adoptar medidas de exclusión del hogar Esto puede hacerlo el juez competente prohibiendo la cercanía y la utilización de la vivienda familiar al agresor, así como también quitar la custodia de los hijos, etc.




      1. Pueden denunciarse tanto las lesiones físicas como psicológicas.




      1. Si se tiene miedo de presentar la denuncia por las posibles consecuencias que pueda traer, los agentes de policía actuantes pueden presentarla por la víctima, siempre que hayan constatado los hechos, exista algún testigo de los mismos y/o se disponga del parte de lesiones de un médico.




      1. Los agentes presentarán la denuncia igualmente si la víctima es menor de edad o se encuentra incapacitada.

    En cuanto a la asistencia jurídica debe recordar lo siguiente:




      1. Se puede ser parte en el proceso penal y obtener una indemnización, como reparación, por el daño sufrido.




      1. Aunque se decida no ser parte del proceso penal, se seguirá teniendo derecho a la indemnización que establezca la sentencia judicial.




      1. Se puede acceder al beneficio de justicia gratuita.




    1. Avisar a amigos y familiares que puedan brindar contención, nunca calle, mientras más gente sepa de la situación es mejor.


    UNIDAD 4

    Aportes de la Psicología al estudio de la cultura y la sociedad

    :::.. La psicología social
    La preocupación por la persona y su relación con otros no es nueva para la psicología. En los inicios de estudios sociológicos se planteaba el interés por comprender los aspectos psicológicos que determinaban la conducta social.
    Esto dio vida a una corriente de investigación y pensamiento que en forma genérica se denomina Psicología Social. Podemos decir que los fundadores de la Psicología Social son: Edward Ross (1866-1951) y William Mc Dougall.
    En nuestro país el mayor desarrollo de la psicología social tuvo lugar a partir de los aportes de Enrique Pichon Rivier, (Suiza – Argentina, 1907 – 1977). En su infancia llegó a la Argentina y vivió en el Chaco y en Corrientes, donde tuvo una fuerte ligazón con la cultura guaraní.

    Estudió medicina, psiquiatría y antropología, fue psicoanalista y uno de los propulsores de esta corriente teórica en el país.


    En la década de ‘40, junto a otros intelectuales nacionales, crea la Asociación Psicoanalítica Argentina. Poco a poco su interés por lo social le hará tomar distancia y fundará la Escuela de Psicología. Se abocó al estudio de la vida de los grupos, del hombre en sociedad, a su adaptación activa a la misma, ya que no solo se inserta en la sociedad, también la transforma.
    Desarrolló e introdujo la psicoterapia grupal en el país, incorporándola al hospital psiquiátrico.
    Se interesó en el análisis de la política, la economía, el deporte y la creación artística. Llevó adelante una activa tarea de enseñanza y formación de terapeutas y operadores grupales.
    Sus aportes al desarrollo de teorías para el estudio de los grupos operativos (grupos de trabajo, terapéuticos, de aprendizaje, etc.), han sido de gran utilidad y le dan el carácter de pionero. En esos estudios analiza los tipos de roles que se dan en los grupos, los conflictos, los procesos de cambios y de concreción de objetivos.
    Pichon Riviere recogió una tradición de estudio comprometida con la condición social cruel que se manifestaba en la locura de los desamparados. Su ‘teoría del vínculo’ supone un salto cualitativo desde el psicoanálisis individual a una psiquiatría social. Para él los vínculos que establecemos con los demás forman parte de nuestra estructura psicológica, se crean así vínculos que enferman o que sanan.
    Indagó en la interacción de las personas en dos aspectos: intersubjetivo (grupo externo de personas con las que interaccionan), e intrasubjetivo (grupo interiorizado como representación y experiencia al convivir con otros). Esta relación entre el adentro y el afuera de la persona y sus vínculos se realimenta, para él, constantemente.

    Según Pichón Riviére, la Psicología Social tiene que estudiar los vínculos que se generan entre las personas; estos constituyen un tipo particular de relación con el mundo que nace como la necesidad de construir relaciones sociales para subsistir, pero que implican una red de deseos y fantasías inconcientes que nos hacen humanos.


    Las personas son producidas por esta red de relaciones y vínculos; lo que entendemos como nuestra personalidad tiene su base en relaciones vinculares, grupos y un contexto social, económico y cultural que nos enmarca.


    El campo de trabajo operativo y privilegiado pasa a ser el grupo, ya que permite la indagación sobre la interrelación entre lo psicosocial (grupo interno) y lo sociodinámico o vincular (grupo externo) a través de la observación de las formas de relación entre personas: mecanismos de adjudicación y asunción de roles y las funciones que se cumplen al relacionarnos con los demás. Para ello es necesario estudiar a la persona inmersa en sus vínculos cotidianos y espontáneos.
    Para él la Psicología Social debe orientarse hacia el cambio y la mejora de la sociedad. El trabajo con grupos debe estar al servicio del desarrollo pleno de la existencia humana a través de la modificación mutua del hombre y la naturaleza.
    La tarea del psicólogo social, entonces, puede definirse como el intento de descubrir, entre otras cosas, cierto tipo de interacciones que entorpecen el desarrollo pleno de la existencia humana. Pero esto representa solo un aspecto de los propósitos de su trabajo, pues toma también como objeto de indagación el descubrimiento de los factores que favorecen el desarrollo pleno para lograrlo.
    Pichón Rivière propone una Psicología Social que apunte a una visión integradora del "hombre en situación", inserto en la circunstancia histórica y social de cada cultura. Es por esto que también toma los aportes del marxismo, con su crítica al capitalismo y a la explotación por condiciones de clase social, riqueza o poder.

    Define a la Psicología Social como una disciplina y herramienta técnica que instrumenta esquemas y teorías para el abordaje, indagación, diagnóstico, planificación y operación en los distintos ámbitos en los que se cumplen procesos de interacción entre personas.

    Estos ámbitos, caracterizados como ámbito grupal, institucional y comunitario, pueden ser abordados desde un esquema conceptual común, aunque presentan variables específicas que requieren un manejo técnico diferenciado.
    Distingue una psicología individual que estudia lo interno, una psicología social, que analiza las interrelaciones intragrupales (endogrupo) y la sociología que trata de las interrelaciones intergrupales (exogrupo).
    Según este autor el psicoanálisis es fundamentalmente una psicología individual, pero, sin embargo, le reconoce a Freud haber vislumbrado la enorme importancia de la interacción social en la constitución del aparato psíquico y la determinación de la conducta.
    Pichón Rivière emprendió, precisamente esta tarea: la de desarrollar una psicología social a partir del psicoanálisis. Esto no significó, para él, renegar de los aportes de la teoría psicoanalítica, sino que es a partir de ellos y de las diferentes teorías sobre lo social y otros intentos de estudio del hombre, cómo le resultó posible fundamentar y construir su teoría.

    Pichón Rivière sostiene: “La Psicología Social a la que apuntamos se inscribe en una crítica de la vida cotidiana. Abordamos al sujeto inmerso en sus relaciones cotidianas (…)



    La Psicología social que postulamos tiene como objeto el estudio de (…) la relación entre estructura social y configuración del mundo interno del sujeto, relación que es abordada a través de la noción de vínculo.

    Para nosotros el individuo humano es un ser de necesidades que se satisfacen socialmente, en relaciones que lo determinan”
    © Pichón Rivière, Enrique, El Proceso Grupal (del psicoanálisis a la psicología social), Buenos Aires, Ediciones Nueva Visión, 1986.

    Vemos como no podemos pensar al hombre como un ser aislado, incluso sus comportamientos son complejos porque siempre están enmarcados en una cultura y un contexto donde interactúa y se relaciona con otros.


    Habitualmente, a estos tipos de relaciones que se establecen entre un conjunto de personas se las denomina "dinámica de grupos", término ambiguo que se refiere al estudio sistemático de las fuerzas que actúan en dichos grupos y a los fenómenos que en ellos se desarrollan.

    Los hechos producidos en grupos humanos se distinguen de los hechos, tanto psíquicos como intelectuales, que se producen individualmente porque se relacionan con la pluralidad o con un conglomerado de individuos.

    En primer lugar debemos diferenciar al grupo del mero aglomeramiento, definimos como grupo a dos o más personas que comparten un sentimiento de unidad y están ligados por pautas de interacción social relativamente estables.

    En general se marcan también diferencias en los posibles grupos que un sujeto puede integrar. Definiremos un tipo de grupo como grupo pequeño o primario, que tendrá como principal característica la de ser reducido.


    En estos grupos cada individuo tiene la posibilidad de percibir "cara a cara", o de manera individualizada, a cada uno de los demás integrantes, a su vez, los integrantes persiguen el logro en común y de manera activa de los mismos objetivos, dotados de cierta permanencia y asumidos como objetivos de grupo que responden a diferentes intereses de los miembros y son valorizados por ellos.
    Pueden llegar a producirse relaciones afectivas intensas entre los miembros (simpatías, antipatías, etc.), entre los que es posible que se constituyan subgrupos por afinidades; en líneas generales existe una firme interdependencia de los miembros y sentimientos de solidaridad, unión moral y empatía que incluso se trasladan fuera del grupo y de las acciones en común.
    En los grupos se conforman y diferencian roles (líder, organizador, boicoteador, colaborador, chivo expiatorio, portavoz, etc.), normas, creencias, signos, ritos y mitos de origen propios de los mismos, que van mostrando un lenguaje y códigos particulares. Todas estas características pueden no estar presentes a la vez pero son típicas y se dan en gran medida.
    Vemos también, que en los grupos suelen aparecer conductas que tienden a su mantenimiento, que apuntan a la conservación del grupo como realidad física y como imagen ideal, y conductas de progresión que, sin atentar a su equilibrio, provocan la transformación.
    Estas transformaciones pueden ser:


    • De las relaciones entre sus miembros.

    • De la organización interna del grupo.

    • Del sector de la realidad física o social en la que el grupo ha elegido sus objetivos.

    El primer tipo de conducta caracteriza la reunión mundana o de esparcimiento. Los grupos de acción dan preponderancia al segundo tipo de conducta, sin dejar de lado la primera, son generalmente grupos de debate, y la acción misma implica el último tipo de conducta.


    Siguiendo con las características de los grupos pequeños, debemos decir que otro factor importante para definirlos es el de la comunicación entre sus miembros, esta es fluida y frontal (sin intermediarios)..
    La manera más simple de describir esa "totalidad" es la de decir que se trata de un "nosotros", esto implica la especie de identificaciones mutuas que se expresan naturalmente.
    Encontramos, en la vida de la personas, primeros grupos con los que se interactúa y que son fundamentales para su desarrollo

    El grupo primario se caracteriza por los lazos personales internos, cálidos, cargados de emoción, que se establecen entre los miembros y que dan la sensación de pertenecer; la solidaridad y la obtención de ventajas mutuas son espontáneas en él, no calculadas. Un grupo primario típico sería la familia.

    También existen grupos secundarios, en ellos las relaciones son más frías, impersonales y racionales, tienen características contractuales y formales, la comunicación puede ser indirecta e incluso más por escrito que en contacto directo oral.

    ACTIVIDAD 36
    a. Describa tres grupos a los que usted pertenezca o haya pertenecido.

    b. Explique la función que tienen o tuvieron en su vida, qué roles ocupa en ellos y cómo los catalogaría teniendo en cuenta lo visto anteriormente (grupos primarios, secundarios, etc.).
    :::.. Los procesos socio- culturales como objeto de estudio de la psicología
    Históricamente la Sociología y la Psicología Social han estudiado a los grupos humanos que conforman la sociedad, analizando comportamientos y características.
    :::.. La identidad
    La formación de la personalidad tiene lugar, en buena parte, a través de las relaciones interpersonales, toda vez que dichas relaciones suelen hallarse cargadas de un significado social, afectivo y también cognitivo. Es lo que llamamos "nuestra experiencia de vida y sentido común".
    Es así como niños y niñas van perfilando algunos de los aspectos de su identidad como personas, a medida que van construyendo todo tipo de relaciones con otros -simétricas, asimétricas, jerárquicas, cooperativas-, favorecedoras tanto de equilibrios como de desequilibrios individuales y grupales. Por lo tanto, hablamos de una identidad personal que se forja, también, en una base de identidad grupal y cultural. Sentimos pertenecer a una cultura común que nos representa y define. Dicha cultura común nos une a tradiciones, a un territorio, gustos, creencias, formas de pensar, afectos e historia que compartimos con otros a pesar de las diferencias. Uno de los aspectos que contribuye al desarrollo de relaciones interpersonales satisfactorias en el seno de una sociedad es la adaptación mutua y el respeto por las diferencias individuales, así como la consideración de estas diferencias como una fuente de progreso individual y social más que como un motivo de encono y discriminación.

    ACTIVIDAD 37
    Elija un recuerdo vinculado con su experiencia social (grupos en los que participó o participa, relaciones amistosas, situaciones de recreación, estudio, trabajo)

    Relate ese recuerdo por escrito y analice cómo jugó en la construcción de su identidad.

    La Psicología pretende aportar perspectivas para la comprensión de lo humano, modelos explicativos que abordan ciertos aspectos del psiquismo y dejan afuera otros.

    Le proponemos ahora, conocer algunos aportes de la psicología a la cultura en general, tomaremos para ello tres campos de aplicación, que nos permitirán ver a la Psicología como una ciencia que no se remite solamente al campo de la salud mental,

    :::.. La Psicología de la educación

    Más allá del principio de acuerdo sobre la importancia del conocimiento psicológico para la educación y la enseñanza, es innegable que el proceso educativo supone reconocer el complejo fenómeno de interacción y vínculo entre un docente y un alumno o grupo de estudiantes, en función del aprendizaje de un contenido.

    Desde mucho antes de la aparición de la Psicología Científica, el conocimiento psicológico ha jugado un papel destacado en la elaboración de propuestas pedagógicas y en la elaboración de teorías sobre educación.

    La rama de aplicación de la psicología a la educación se denomina Psicología Educacional y sus aportes son fundamentales a la hora de elaborar propuestas educativas. Conceptos tales como aprendizaje, inteligencia, memoria, interés, identificación, motivación resultan fundamentales para el análisis de los procesos educativos.



    Podría decirse que esta rama de la Psicología se refiere al estudio de los mecanismos implicados en el aprendizaje de una persona, aunque también se ocupa de los factores sociales e institucionales de la escolaridad que, de modo indirecto, impactan en la enseñanza y en el aprendizaje. Está muy relacionada con todos los aspectos del desarrollo humano.
    ACTIVIDAD 38
    a) Le pedimos ahora que piense las razones por las cuales se decidió a retomar sus estudios. Escríbalas y ordénelas por importancia en su decisión.

    Compare sus respuestas con el siguiente texto.

    La motivación se la define como el conjunto de procesos implicados en la actividad, dirección y persistencia de la conducta. Entre los factores que rigen la motivación encontramos: percepciones que el sujeto tiene de sí mismo: valoración y autoestima, rasgos de carácter, actitudes, expectativas, búsqueda de metas, ansia de logro o superación, estatus, competencia, curiosidad, obligación, afectos, sentimientos, etcétera.
    Algunos autores la dejan netamente supeditada a aspectos voluntarios como una disposición por la que la persona puede decidir, entendiendo en esto la motivación como una disciplina o autodisciplina ante una tarea. Otros autores toman la motivación como algo más confuso, un área no siempre ligada a procesos voluntarios, es decir, que no surge de manera consciente.
    Al hablar de motivación, encontramos que es posible delimitar ciertos componentes de la misma.
    -Un componente de expectativa que incluye las creencias de las personas sobre su capacidad de realizar una tarea (sentir que un problema es un desafío que pone en jaque capacidades que se poseen pero que son puestas a prueba).
    -Un componente de valor que incluye las metas de las personas y sus creencias sobre el interés y la importancia de la tarea a realizar.
    -Un componente afectivo que incluye las reacciones emocionales de las personas ante la tarea (sentir placer, satisfacción por el logro ante el esfuerzo, satisfacción ante obstáculos superados, autoafirmación y mejor autoestima, etc.).
    La motivación puede estar relacionada con los siguientes aspectos o variables:
    Con la tarea: si esta corresponde a algún interés de la persona, si es para él o ella elemento de superación o si es parte de una meta que se ha propuesto.
    Con la autovaloración del yo: interviene el auto-concepto y la autoestima; sentirse orgulloso, alcanzar el éxito y experimentar satisfacción recibiendo de otros una valoración positiva (motivación de logro), evitar el displacer de la sensación de fracaso (temor al fracaso).
    Con la valoración social: se deriva de la reacción favorable de personas significativas (familiares, profesores, jefes, iguales, etc.), ante su propia actuación. Implica mantener en grado óptimo su valoración social y evitar el rechazo.
    Con la consecución de recompensas externas: se producen las secuencias logro - recompensa, falta de logro - pérdida de situaciones u objetos valorados por el sujeto.
    También puede haber variables individuales, situacionales, de interacción con los otros, influencia del contexto familiar, estilo de las personas con las que interactúa, etc.

    Por último podemos decir que el campo de la educación se nutre constantemente de los avances y estudios en psicología, tanto es así que todo docente al momento de enseñar, sea en forma directa o indirecta, define desde algún marco psicológico la conducta de aprender de sus alumnos y esto es de gran influencia al momento de decidir cómo educar.



    :::.. La Psicología del Arte

    El ser humano es capaz de imitar, expresar y crear, copiando o fantaseando, aquello que es material o inmaterial del mundo y la naturaleza, haciendo uso de la materia, la imagen, el sonido, la expresión corporal, etc., o, simplemente, estimulando la imaginación de los demás al evocarla. Para esto el artista manifiesta una visión personal sobre lo real o imaginado: es por eso que decimos que crea.

    El término arte nace del latín “ars”. En la antigüedad se consideró el arte como la pericia y habilidad en la producción de algo. A finales del S XV, durante el Renacimiento se comienza a utilizar, por primera vez, la distinción entre el artesano y el artista (artesanía y bellas artes) y entre artesano (productor de obras múltiples), y artista (productor de obras únicas), quedando clasificadas las artes liberales (las actuales bellas artes) en tres oficios: escultores, pintores y arquitectos.

    En primer término podemos decir que la psicología del arte es una rama de aplicación de la Psicología abocada al estudio de los fenómenos de la creación y de la percepción artística.


    Las distintas escuelas y teorías hacen un importante aporte al estudio de la expresión artística como conducta humana, ya que solo el hombre tiene la capacidad cultural de evocar y crear, a diferencia de otros seres vivos.
    Las personas tienen la capacidad de organizar relatos tanto poéticos, plásticos como musicales que comunican y expresan su sentir y pensamientos. Esta es una práctica en la que el medio expresivo que se utilice (sea la literatura, la pintura la música u otros posibles) permite la expresión de emociones, recuerdos, ideas o experiencias. A su vez, aquel que aprecia la obra de otro es capaz de conectarse con este plano emocional y también sentir, recordar o vivenciar.
    El arte moviliza el mundo interno del artista, pero también impacta y moviliza el mundo interno del que lo aprecia, así podemos decir que existe un diálogo. Las sensaciones pueden ser variadas ante la obra: disfrute, rechazo, belleza, dolor, alegría, sensación de trascendencia, etc. Esto es muy íntimo y cada persona tendrá su manera de expresar o apreciar el arte.
    Somos capaces de evocar estados de ánimo o ideas y sentimientos a través del uso de nuestra imaginación, nuestra fantasía o nuestra creatividad.
    Existe un tipo de terapia que utiliza el arte como forma de tratamiento para problemas psicológicos, se la denomina Arteterapia.
    En Arteterapia, el proceso de creación artístico y los objetos resultantes actúan como intermediarios en la relación terapéutica, permitiendo que determinados sentimientos o emociones conflictivas encuentren vías de expresión complementarias o alternativas a la palabra. Los campos de aplicación el arteterapia se extienden a la salud, la educación y la asistencia social.
    Lo que pretende la Psicología del Arte es explicar este tipo de fenómeno particular. Se toman tanto los aportes de la teoría de la Gestalt, del psicoanálisis o del cognitivismo y conductismo para tratar de explicar las bases mentales de este tipo de expresión. Estudios sobre la percepción, la sublimación, sobre la creatividad, sobre los estímulos y sobre el mundo interno tanto del artista como del espectador nos permiten saber cada vez más sobre este tipo de expresión particular. (Le recomendamos releer sobre estos conceptos ya tratados en la Unidad 2).

    En el último siglo el arte y la psicología se han enriquecido mutuamente. Dentro de ese intercambio fructífero encontramos corrientes artísticas que incorporan los conceptos y teorías desarrollados por el psicoanálisis. Ejemplo de esto son gran cantidad de obras de teatro que incursionan en lo irracional, como por ejemplo el teatro de Eugene Ionesco (Rumania 1912 – 1944), esculturas y pinturas que juegan con la racionalidad, la sexualidad y lo inconciente para llegar a la abstracción, como es el caso del Surrealismo, que tiene como significativo exponente es el pintor Salvador Dalí (España 1904 – 1989).





    Ejemplo de pintura Surrealista: “Joven virgen autosodomizada por su propia castidad” (Salvador Dalí).

    :::.. La Psicología del Deporte
    Es un área de la Psicología que forma parte de las llamadas Ciencias del Deporte. Estudia científicamente los factores psicológicos que están relacionados con la participación y el rendimiento en el deporte, el ejercicio y otros tipos de actividad física, sea profesional o no.

    Los avances en la psicología del deporte han permitido la aplicación de estrategias cognitivas en el entrenamiento de los deportistas de todas las disciplinas. Se encuentra especialmente desarrollada en los ámbitos deportivos profesionales de alta exigencia.


    Estudia el comportamiento de los deportistas, entrenadores, árbitros, padres y directivos, entre otros. Este análisis y estudio se realiza con el objetivo no solo de mejorar los rendimientos deportivos sino también la salud mental de los deportistas y su calidad de vida.
    Los psicólogos deportólogos se interesan por ayudar a los deportistas a utilizar principios psicológicos para mejorar su rendimiento, su concentración y desempeño. A su vez intentan estudiar y comprender cómo la participación en el deporte, ejercicio y actividad física afectan el desarrollo psicológico del individuo, su salud y bienestar a lo largo de la vida.
    También estudia el deporte como comportamiento y cómo este ayuda a la calidad de vida de las personas, sean niños, jóvenes, adultos o gerontes.
    La psicología del deporte es cada vez más utilizada. En algunos casos, al entrenamiento mental se le brinda la misma importancia que al físico y al técnico. Sobre todo en el alto rendimiento, donde hay que trabajar sobre todos los detalles para minimizar el margen de error del deportista.
    Conceptos como motivación y desarrollo de la personalidad son esenciales en la práctica de la psicología deportiva, hoy se estimula la concentración, se desarrolla la tolerancia a la frustración y la autoestima, se utilizan técnicas de estímulo en entrenamientos y muchos otros conceptos aplicados de la psicología general.


    ACTIVIDAD 39
    Le pedimos que lea atentamente este fragmento del artículo de Adrián De Benedictus:
    La psicología es jugar con ventaja deportiva
    El licenciado Marcelo Roffé, es psicólogo de las selecciones juveniles de la AFA desde hace cinco años.

    Ante la necesidad de encontrar caminos distintos para alcanzar las metas, el deporte también suele estar muy cerca de la psicología. En ese sentido, muchas figuras mundiales que se destacan en su actividad, han reconocido que buscaron la ayuda de un psicólogo para poder desarrollarse mejor en su disciplina

    - ¿Cuáles son los mayores reclamos de los deportistas?

    –Lo que más buscan es controlar la ansiedad precompetitiva, descansar bien la noche previa a la competencia. Para eso los ayudamos con técnicas de relajación, respiración, con música especialmente seleccionada. También buscan tener las metas claras, estar motivados con objetivos a corto, mediano y largo plazo. Michael Jordan decía: “Todo lo que conseguí fue por ponerme metas cortas y realistas, y así fui armando el rompecabezas de mi carrera deportiva”. Y otro gran tema es el control de los miedos y las presiones, que merman el rendimiento del deportista o del equipo.

    – ¿Qué buscan concretamente?

    –Ellos buscan fortalecer la autoconfianza para tomar mejores decisiones, porque alto rendimiento es eso, tomar decisiones rápidas y buenas. Vos no podés tomar decisiones lentas y buenas, ni tampoco malas y rápidas. Y rápidas no es apuradas. Esto es lo difícil en el alto rendimiento, saber elegir qué es lo que te conviene en el momento justo. En cualquier otro trabajo hacés todo bien y te va bien. Acá podés hacer todo bien y perder. También buscan estar concentrados, focalizados, aislarse de las presiones externas como puede ser del público, de los gritos del entrenador, de las cargadas de los adversarios, o de las presiones de los padres. Exterior o interiormente: por ejemplo, quedarse pensando en un error, enganchados e irse del partido. Cada deporte es una especialidad y tiene sus secretos. En los de conjunto se busca integrar bien al grupo y ayudar a transformar el grupo en un equipo. Que el nosotros sea más preponderante que el yo.

    – ¿Los tenistas son los que más consultas hacen?

    –Últimamente sí. Una vez Gaudio declaró que no les podía ganar ni a la mamá, y a los seis meses, después de haber trabajado con un psicólogo, ganó Roland Garrós. Fue muy claro ese ejemplo. Pero no ganó sólo por la preparación psicológica. Primero está el talento. Y en los deportes de equipo, el psicólogo tiene que pasar más inadvertido, no tiene que confundir que el protagonismo verdadero lo deben tener el jugador y el entrenador.

    –Con los chicos del seleccionado, ¿qué temas se tratan?

    –El psicólogo es un complemento del entrenador, un auxiliar. En la Selección no alcanza con jugar bien nada más, también hay que tener valores éticos, humanos, educativos. Entonces está creado el Departamento Psicosocial, con una trabajadora social, que me antecede, la licenciada Bracco. Se trata de darle importancia al tema del estudio, indagamos en el aspecto familiar, hacemos un perfil de virtudes y defectos para ayudarlos a mejorar y a mantener lo bueno que tienen. La personalidad es muy importante, porque está quien necesita más de un psicólogo y quien necesita menos. Trabajamos mucho los miedos y las presiones de vestir la camiseta de la Selección, ya que representar al país no es para cualquiera.

    – ¿La frustración por no conseguir algo es mayor en los chicos?

    –Sí, porque están conformando la personalidad. En Ferro, cuando trabajábamos, de 100 que arrancaban en novena, uno o dos llegaban a Primera. Ahí sí es mejor que estén estudiando para continuar con su vida. En la Selección, de 150 o 180 que integran la preselección para que después 20 vayan al Mundial, ya es distinto. De esos 180, un gran porcentaje va a llegar a Primera. En ese caso la frustración puede ser haber quedado afuera de la Selección, que es muy duro, pero tienen el colchón del club. La desafectación es un momento muy triste. Hay que explicarles que deben tener reacción ante la adversidad, saltar obstáculos, concebir que la vida no es una carrera corta sino un maratón de 42 kilómetros con vallas. Si vos tenés metas claras y perseverancia vas a llegar a donde querés. Si sorteás esas vallas crecés y te fortalecés. A los 15 o 18 años hay muchos que las defensas no las tienen tan estructuradas (…).
    © Página 12, La psicología es jugar con ventaja deportiva, 24 de Julio de 2005.
    Elabore una explicación acerca de la importancia de la psicología deportiva.


    ACTIVIDAD 40
    Le proponemos que, a modo de cierre, y luego de haber trabajado los distintos conceptos de psicología que se desarrollan en este módulo, realice una entrevista a un psicólogo o psicóloga, puede hacerlo solo o con su grupo de estudio.

    Puede acercarse al hospital o sala de salud más cercanos.
    Para la entrevista elabore preguntas relacionadas con:
    Corrientes psicológicas más usadas en el campo de la salud.

    Incumbencias y trabajo del psicólogo en el ámbito de la salud

    Incumbencias en otros ámbitos (educación, arte, deportes, recreación, trabajo social, etc)

    Problemas sociales que afecten a la salud de las personas en su contexto.

    Servicios de salud mental existen en la zona donde usted vive, planes de salud estatales, formas de consulta, etc.

    Otras preguntas que a usted le parezca pertinente.
    Pase en limpio las respuestas obtenidas para analizarlas en el encuentro de tutoría aplicando los conceptos estudiados a lo largo del módulo.
    Recomendaciones bibliográficas

    A continuación le proponemos algunos textos para consultar que, seguramente le serán útiles a lo largo de su trabajo con el módulo. Recurra a su docente tutor o al bibliotecario de la escuela o de la biblioteca más cercana para que lo ayude en la búsqueda del material que le interese.

    También le ofrecemos algunas direcciones de sitios WEB que puede consultar para profundizar el estudio de la Psicología y sus conceptos fundamentales.
    Carretero, M. (Coordinador), Solcoff, K., Valdez, D.: “Psicología”. Ed. Aique. Bs. As. (2001).
    Labaké, J. C.: "Introducción a la Psicología". Ed. EASO. Bs. As. (1999).
    Obiols Di Segni, S.: “Psicología: Los unos y los otros”. Ed. A - Zeta. Bs. As. (2001).
    Bleger, J.: “Psicología de la conducta”. Ed. Paidós. Bs. As. (1997).

    Colombo, M.E.: “Nuevos escritos en psicología general”. Ed. Eudeba. Bs. As. (2005).

    Gasalla, F.: “Psicología Y cultura del sujeto que aprende”. Ed. Aique. Bs. As. (2001).

    Topf, J: “La conducta humana”. Ed. Eudeba. Bs. As. (2000).


    Páginas web
    Acheronta: www.acheronta.org

    PSInternet: http://www.um.es/psibm/psinternet/index.html

    Psicología online: www.psicologia-online.com

    Psicomundo: http://www.psiconet.com/

    www.psicologia.cl

    www.psicologia2000.com

    www.psicoactiva.com

    www.portalpsicologia.org

    Enciclopedia virtual: www.wikipedia.com

    http://apsique.virtuabyte.cl/tiki-index.php

    Enlaces de Psicología de todo el mundo: www.ub.es/personal/psicoenl.htm

    Subsecretaría de atención a las adicciones: www.sada.gba.gov.ar

    http://www.psiquiatria.com/

    http://www.monografias.com/

    Completa página sobre transtornos psiquiátricos: http://www.psycoweb.roche.com.ar/

    http://www.policiafederal.gov.ar/



    http://www.violencia.8k.com/

    1. Página sobre derechos humanos: http://www.hrw.org/

    1 Jean Laplanche y Jean Bertrand Pontalis, Diccionario de psicoanálisis, Labor, Barcelona, 1981

    2 American Psychiatric Association, Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Barcelona: Masson, 1995.

    3 American Psychiatric Association, Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, Barcelona: Ed. Masson, 1995.

    4American Psychiatric Association, Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Barcelona: Masson, 1995.





    Compartir con tus amigos:
  • 1   ...   16   17   18   19   20   21   22   23   24


    La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
    enviar mensaje

    enter | registro
        Página principal


    subir archivos