Módulo IV: La psicología en la Argentina Segunda Parte Historia de la Psicología Cátedra I



Descargar 212.5 Kb.
Página5/5
Fecha de conversión07.12.2017
Tamaño212.5 Kb.
Vistas229
Descargas0
1   2   3   4   5
Antonio Caparrós: había nacido en España en 1926. Médico-psiquiatra de formación y miembro del Partido Comunista Argentino hasta comienzos de la década del sesenta, dictó en el Departamento de psicología de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, las materias “Psicologia I” y “Psicología II”. Hacia 1964, fundó y dirigió el Instituto de Psicología Concreta, cuyas actividades se centraban en la formación teórica y la práctica clínica en psicoterapia. En esos años, mantuvo contacto con Ernesto “Che” Guevara y realizó al menos una visita a la Cuba castrista. Su posterior alejamiento del PC encontró un motivo fundamental en la postura de esta agrupación política respecto de los movimientos revolucionarios en Latinoamérica.

León Rozitchner: nació en Chivilcoy en 1924. Doctorado en filosofía, estudio en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Buenos Aires y en La Sorbona de París. Entre 1964 y 1966 dictó en el Departamento de psicología de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA una serie de seminarios bajo el título “Freud y Marx”. Durante su estadía en la Cuba revolucionaria en el año 1962 escribió su libro Moral burguesa y revolución, en donde presentaba un análisis detallado de las entrevistas realizadas a los prisioneros que habían participado en la invasión a Bahía de Cochinos.


22 Respecto a esta figura del “intelectual comprometido” observa Silvia Sigal que “existen diferencias sustanciales entre el saber sobre la sociedad que sustenta una militancia politica -la dimension letrada de los militantes-, y las consecuencias ideologicas de una actividad organizada alrededor del conocimiento -la dimension ideologica de los letrados” (Sigal, 2002:8).

23 Como afirma Vezzetti “El problema planteado se refería a la autonomía de la psicología como práctica y como saber sobre el sujeto humano. Y la discusión sobre la ideología y el «compromiso» venía a situarse en el punto en que esa autonomía quedaba desmentida o cuestionada” (Vezzetti, 2004: 306-307).

24 Ese mismo año, 1965, Caparrós desarrolló argumentos similares en algunas de las ponencias que presentó en el Segundo Congreso Argentino de Psicología. En estos trabajos presentaba formas alternativas para pensar el tema del compromiso y la función social del psicólogo. Este evento evidenció, a su vez, el protagonismo que habían adquirido los nuevos docentes, graduados y estudiantes de las diferentes carreras e instituciones de psicología que se encontraban en funcionamiento a lo largo del país.

* Bleger fue uno de los primeros en presentar su renuncia al cargo de Profesor.

25 El autor era médico-psiquiatra, formaba parte de la APA y ya para ese momento había participado en la fundación del grupo Plataforma Internacional, que conformaba una franja crítica en el interior de la propia International Psychoanalytical Association. También formaba parte del equipo asistencial del “Lanus” (Hospital Araoz Alfaro) donde coordinaba las actividades de un grupo de psicólogos, junto a los cuales publicará en 1970 el libro Psicoterapia Breve, prologado por Bleger.

26 En términos similares se manifestaba A. Caparrós en una segunda mesa redonda también referida a la temática “Ideología y Psicología concreta”. Allí se preguntaba si es pertinente la comparación de la actividad de un psicólogo, definido en términos de “agente de cambio”, con la tarea del militante que participa en un movimiento tendiente a una transformación profunda del país. Para Caparrós esta comparación era improcedente en tanto los cambios o transformaciones que realiza el psicólogo mantendrían el sistema en lugar de transformarlo. Al restringir su campo de acción a aquello que les es pedido sería imposible incluir cuestiones ideológicas en la práctica del psicólogo. Entonces, para Caparrós, la práctica psicológica es un momento particular de la praxis del psicólogo que debería guiarse hacia la actividad ideológica y más precisamente hacia una actividad militante que es su fundamento. No hacerlo de este modo solo llevaría al psicólogo por un camino que conduce a la alienación.

27 La Asociación de Psicólogos de Buenos Aires (APBA) había sido creada en el año 1962 a instancias de la primera camada de egresados de la carrera, conformada casi en su totalidad por mujeres.

28 La explicación de estas contradicciones no se agota en simples esquemas generacionales o de género: no se trata exclusivamente de un enfrentamiento entre quienes fundaron la APBA, que en su gran mayoria eran mujeres, y una segunda generación de psicólogos, cuyos representantes masculinos comenzaron a asumir un rol crecientemente directivo dentro de esta Asociación.

29 Isabel Calvo formó parte del grupo fundador y fue la primera presidente de APBA. Diana Averbuj era una joven profesional que pertenecía a la segunda generación de psicólogos y poco más tarde sería miembro del consejo de redacción de los CPC.

30 En este punto es posible apreciar la impronta de las ideas de Louis Althusser respecto de la relación entre teoría y práctica científica [Ver cuadro 8 y § 3.3].

31 Por otra parte, no hay que olvidar que Bleger no particaba de la actividad académica desde la renuncia en 1966 a sus cargos en la carrera de psicología de la UBA.

* Es necesario tener en cuenta que, en las versiones castellanas de la obra de Althusser, se ha traducido la coupure epistemologique de Bachelard como ruptura epistemológica, a pesar de que la referencia es explícita y, en el original, los términos son idénticos.

32 Oscar Masotta (1930-1979). Intelectual autodidacta, sus primeras publicaciones se sitúan principalmente en el terreno de una crítica literaria con una explícita inspiración sartreana. Hacia mediados de la década de 1960, comenzó a incursionar en el terreno del arte experimental, dictando conferencias y dirigiendo seminarios en el ITDT y publicando textos dedicados al “pop”-art y los happenings. Paralelamente, comenzó a interesarse por la obra del psicoanalista francés Jacques Lacan, cuya enseñanza comenzó a difundir a partir de entonces a través de diversos grupos de estudio y seminarios. En 1971 fundó los Cuadernos Sigmund Freud, dedicados a difundir una lectura de los textos freudianos de explícita orientación lacaniana. En 1974 promovió la creación de la Escuela Freudiana de Buenos Aires, institución que toma como modelo la Escuela fundada por Lacan en Francia. Poco después debió trasladarse a Europa, instalándose finalmente en la ciudad de Barcelona. Allí continuó con su labor de promotor del psicoanálisis de corte lacaniano hasta su muerte, hacia finales de 1979.

33 Más precisamente, para Sastre la psicología es una “colección y entrecru­zamiento de discursos que se contradicen, carente de un instrumental teórico y técnico unitario que delimite un objeto propio de conocimiento, dominada por el efecto de reconocimiento, siempre dispuesta a abrirse hacia todos los temas y a caer sobre innúmeros objetos reales señalados por el sentido común, dotada de lenguajes semánticamente vagos y peligrosamente seductores gracias a su familiaridad con las representaciones espontáneas de sus usuarios” (Sastre, 1974: 87)




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos