Max weber: la sociologia comprensiva



Descargar 58.2 Kb.
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño58.2 Kb.









MAX WEBER: LA SOCIOLOGIA COMPRENSIVA


Urbano Ferrer



  1. Coordenadas histórico-filosóficas

Max Weber (1864-1920) nació en Erfurt en una familia industrial protestante y de convicciones liberales. Contrajo matrimonio con Marienne en 1893, quien le acompañaría toda su vida y contribuiría a la publicación de sus obras póstumas. Se doctoró en 1889 con una Disertación sobre las sociedades comerciales en el Medievo, tras haber estudiado Derecho, Economía e Historia entre Heidelberg, Gotinga y Berlín. Había comenzado enseñando Derecho en Berlín, pero se orientó luego hacia la Economía, ejerciendo también el periodismo en “Frankfurter Zeitung” y la política, en una línea contraria a la del Canciller Bismarck. Su Tesis de Habilitación versó acerca de la Historia agraria en la Antigüedad romana (1891).

Su obra se sitúa en la encrucijada entre los diversos intentos que se habían sucedido en la segunda mitad del siglo XIX por dotar de un estatuto epistemológico a las ciencias histórico-sociales. Estos intentos no acababan de ser satisfactorios. En efecto, no obstante su afán por salvaguardar la autonomía de la Sociología, el positivismo sociológico francés e inglés había tomado de la Biología categorías sociológicas centrales como la de organismo o posteriormente los mecanismos de selección natural. Por otra parte, en suelo alemán Dilthey había adoptado la comprensión (Verständnis) psicológica como base de las Ciencias del Espíritu en contraposición a las Ciencias de la Naturaleza, que empleaban la explicación (Erklärung) mediante leyes generales (la distinción entre estas dos categorías epistemológicas procede de J.G. Droysen en su Esbozo de Ciencia histórica de 1851). A su vez, H. Rickert asumía el punto de vista de los valores incondicionados como criterios interpretativos del hecho histórico, singular e irrepetible (ciencias idiográficas versus ciencias nomotéticas). Pues bien, para Weber ni el biologismo ni el psicologismo ni el axiologismo son puntos de partida aptos para poner de relieve lo peculiar de las Ciencias sociales. Influido inicialmente por la Escuela histórica alemana de W. Sombart y G. Schmoller, nuestro autor realiza su síntesis peculiar entre las anteriores posiciones metodológicas, corrigiendo de ellas lo que tienen de excluyentes y calcado de otros saberes. Son de destacar a este respecto sus estudios La objetividad cognoscitiva de la ciencia social y de la política social (1904), Sobre algunas categorías de la Sociología comprensiva (1913) o El sentido de la neutralidad valorativa de las ciencias sociológicas y económicas (1917).

Entre los hitos de su producción es de destacar el discurso inaugural de acceso a la cátedra de Economía Política en Friburgo de Brisgovia en Mayo de 1895 sobre las condiciones de vida de los campesinos del Este del Elba (El Estado nacional y la política económica), resultado de una investigación realizada a instancias del “Verein für Sozialpolitik”, órgano de la Nueva Escuela Histórica, para la que la herencia cultural germana había de verse reflejada en el orden socioeconómico. Su estudio de la situación inestable de aquellos campesinos en el II Reich, en dependencia de los junkers o aristocracia rural, le llevó a atisbar que su emigración forzada a las ciudades había de traer consigo el desarraigo de los nuevos obreros, siendo sustituidos en el campo por los polacos, y la consiguiente incapacidad de Alemania para incorporarse al tren de la revolución capitalista, detenida por la política imperialista del Kaiser Guillermo II.

En 1897 se trasladó a la Universidad de Heidelberg para suceder a su maestro K. Knies, y allí, bajo el influjo de E. Troeltsch, reparó en las diferencias entre luteranismo y calvinismo, que habían de llevarle a poner en relación con este último el auge del capitalismo occidental (La Etica protestante y el espíritu del capitalismo, 1905). Frente a la explicación marxista unilateral de las condiciones socioculturales a partir de la infraestructura técnico-económica, advierte en las motivaciones ascéticas derivadas del espíritu protestante una lógica y un desarrollo autónomos que contribuyen a la gestación del capitalismo. De paso pone en práctica su teoría de los tipos ideales, aplicándola a las distintas formaciones sociales en su devenir histórico.

A los pocos meses de incorporarse a Heidelberg abandonó la dedicación universitaria por agotamiento psíquico, y hasta 1905 no reanudaría su actividad investigadora. En su viaje a Estados Unidos de 1904 conoció de cerca la actividad de las sectas protestantes y el ascenso de la burocracia, que habían de ser preocupaciones dominantes en su obra. En 1909 fundó en Berlín la Sociedad Alemana de Sociología junto con F. Tönnies, G. Simmel y W. Sombart. Cuando sobrevino la Gran Guerra se alistó como oficial de reserva en nueve hospitales militares de Heidelberg, suspendiendo temporalmente su producción. A su terminación publicó sus trabajos anteriores sobre Sociología de la Religión. En 1918 aceptó una cátedra provisional de Economía Política en el semestre de verano en la Universidad de Viena.

También en 1918 ingresó en el nuevo partido liberal (Deutsche Demokratische Partei), sin que tuviera éxito en la circunscripción de Hessen por la que se presentó. Era contrario a la política socialista de nacionalizaciones, abogando por un Estado federal plurinacional con un poder unitario. Formó parte de la delegación de paz alemana en Versalles en 1919, y a mediados de Junio se encargó de la cátedra de Ciencia Social que había dejado vacante Lujo Brentano en Munich.

Otro problema que le ocupó es el del significado cultural del capitalismo, que por entonces centraba la atención de sociólogos y economistas. Mientras Brentano ponía su origen en el comercio, el préstamo a interés y la organización de la guerra, tal como se extendieron durante las Cruzadas, para Sombart el capitalismo se relaciona con el deseo financiero de lucro, auspiciado por los judíos en los comienzos de la Edad Moderna y que cristalizó finalmente en el espíritu burgués empresarial. Más próximo a la Economía marginalista austríaca —aunque no comparta la abstracción del homo oeconomicus— y a la Filosofía del dinero de Simmel, Weber replica a aquellas conceptualizaciones que lo específico de la empresa capitalista está en la racionalización burocrática del trabajo, en que se separa el poder de disposición sobre los bienes de la empresa de los intereses personales de sus titulares.

Pero la creciente racionalización impersonal es una tendencia histórica imperante, que se hace visible también en la configuración estatal moderna del poder político, tal como ha sido adoptada en Occidente. Así lo resalta en su magna obra inacabada Economía y sociedad (1913, dada a la luz en 1922) y más adelante en la conferencia El socialismo, pronunciada en Viena en 1918, o en la que dio en Munich ante la Asociación libre de estudiantes (1919) y que fue publicada con el título El político y el científico. Por último, en Parlamento y Gobierno en una Alemania reorganizada (1918) dirige su crítica a la burocracia galopante y a la configuración alemana de los partidos políticos.

Se empezará con el examen de la noción weberiana de significado, constitutivo en la acción social y ampliado luego al proceso histórico de la cultura. El enfoque analítico que Weber adopta le lleva a recurrir a los tipos sociológicos abstractos: lo ejemplificaré con sus célebres estudios sobre el origen del capitalismo a partir de la ética calvinista y las distintas formas comunitarias y societarias, en las que se agrupa la vida social. Este mismo método analítico-reconstructivo que le brinda la noción de tipos sociales es el que emplea para la recomposición de las unidades histórico-políticas, que son la ciudad y el Estado, en lo que se centrará el siguiente apartado antes de apuntar algunas conclusiones.



2. El significado en la acción social y en la cultura
Weber entiende por acción social aquella conducta en la que el significado que le atribuye su agente se relaciona con la conducta de otra (s) persona (s), por la que se orienta en su desarrollo. Se trata, pues, de que la acción esté referida a la conducta de otros, esté codeterminada en su decurso por esta referencia a la conducta ajena y de que sea interpretable por vía de comprensión a partir del significado o sentido prestado por sus agentes. La acción social se contrapone, así, a la conducta reactiva, en que falta la atribución de significado, limitándose a ser causada por otras personas, como pueden ser el incidente de la colisión entre dos ciclistas o el fenómeno de la imitación social.

La acción viene acompañada por unos antecedentes o condiciones (étnicas, climatológicas, temperamentales…) y por unas consecuencias registrables; pero ni unas ni otras forman parte de su significado. Pues el significado que la define se sustrae tanto a los acaeceres físicos que la acción provoca como al complejo motivacional del que depende. Mientras la secuencia de sucesos desencadenados por la acción se mide según regularidades empíricas, el significado es de origen subjetivo. En ausencia del significado como tipo ideal la acción social sería sólo un promedio estadístico. Esto no quiere decir que para su interpretación completa no haya que contar también, además de con el significado, con la trama efectiva en que se inserta.

“Dar una investigación causal correcta de una acción típica es mostrar que aquello que se afirma como típico no sólo parece ser adecuado en cierto grado al nivel del significado, sino que debe ser adecuado también causalmente” (Weber, 1984: 23).

El significado social lo entiende Weber como ajustable entre los actores, pues existe relación social “cuando varias personas ajustan recíprocamente su conducta entre sí con respecto al significado que le atribuyen y cuando este ajuste recíproco determina la forma que toma” (Weber, 1984: 45). Por tanto, el significado puede ser distinto en cada actor, por más que la acción sea recíproca; en tal caso las relaciones unilaterales se cruzan y dan lugar a una única acción porque hay expectativas mutuas, aunque procedentes de significados diversos. En cambio, es bilateral la relación cuando los significados de ambas partes se adecuan, como en la acción de un niño que se conforma a lo que su padre espera de él.

En la acción social se integran, pues, las expectativas calculables por las distintas partes en relación con la conducta de los otros: el tipo correspondiente es la acción conforme a fines (zweckmäßig) o estratégica —en terminología de Apel y Habermas—, que se entrecruza con los fines de las conductas del otro o de los otros. Sin embargo, existen también otros tipos de acción social, que se forman al margen de las consecuencias anticipadas: son a) la acción racional en cuanto a valores, en sí mismos incondicionados, como el deber, la rectitud interna o la belleza; b) la acción afectiva o emocionalmente determinada, y c) la acción tradicional; estas dos últimas se hallan en la frontera con la conducta reactiva. Caben a su vez distintas combinaciones entre estos tipos puros o abstractos.

Cuando las expectativas conforme a fines están previstas en ordenamientos se trata de un actuar asociado. Dentro de él se diferencian la unión de fines, en la que existen los órganos propios del grupo con carácter duradero, como es el sindicato, y la asociación ocasional o pactada, con carácter transitorio y en la que no hay órganos, como es un intercambio de bienes regulado por un contrato. Un tipo intermedio serían los cárteles industriales. De la asociación ocasional se accede a la unión de fines siguiendo una escala progresiva: así, el Estado, sólo consolidado en el mundo moderno, nació sin embargo de expediciones guerreras para el reparto de un botín bajo un jefe. También existe una transición gradual entre la persistencia y la cesación de una asociación.

Otras veces la unidad viene sólo del consenso (Einverständnisshandeln), actuándose como si los otros se comportaran con arreglo a fines, como acaece en la comunidad lingüística o en el mercado, en que supongo en el otro la voluntad de comprenderme y de hacerse comprender sin que hayamos suscrito antes un pacto, o bien doy por sentado en el otro el comportamiento orientado por el uso del dinero cuando lo intercambio con él. Son comunidades simbólicas, por cuanto se valen de medios abstractos en los que se deposita la confianza.

Para llegar a ellas se transita desde la imitación, que no es todavía conducta social, hasta la acción simbólica, en que se finge o presupone una finalidad asumida en común por los participantes. A su vez, de la acción simbólica se pasa al actuar asociado tan pronto como se crea un ordenamiento racional: sucede cuando una comunidad lingüística dispone de una academia, una revista…, o cuando los pasajeros de un tranvía, que toman partido frente al vigilante por su negligencia, acaban formulando sus quejas por escrito. Y, de modo inverso, también una asociación puede engendrar actuaciones por consenso, cada vez que se rebasan los fines asociativos primeros.

Pero el significado se transfiere asimismo de la conducta a las conexiones culturales: así, la categoría histórico-económica “mercantilismo” trasciende las motivaciones psicológicas heterogéneas, definiendo un curso histórico. Son casos en que la significación que dota de relevancia cultural a los acontecimientos se diferencia del significado constitutivo de la acción interindividual en que depende de unos valores que adoptamos desde fuera —no desde dentro, como en la interacción social— para su interpretación. Los valores adoptados seccionan un fragmento dentro de la in-definición de los acaeceres en curso. Pero paralelamente a lo que ocurre en la acción interindividual, las regularidades causales están también a la base de las configuraciones culturales de sentido, asignándoles su horizonte histórico.

El significado objeto de la comprensión no se confunde para Weber con el fin pretendido al actuar, consistente en la representación por adelantado del efecto de la acción:

“Desde nuestro punto de vista, ‘fin’ es la representación de un resultado que pasa a ser causa de una acción. Tomamos en cuenta ésta, como cualquier otra causa que produzca o pueda producir un resultado pleno de significación” (Weber, 1982: 72-73).

La causalidad —sea eficiente o final— y la comprensión son, así, categorías separadas y complementarias en la disección de los conjuntos sociales. El significado no se impone sobre los sujetos al modo de una ley abstracta, sino que se capta desde un interés valorativo. Este interés se explica porque lo individual histórico no se agota en sus múltiples conexiones causales, necesitándose por ello para su comprensión un punto de vista subjetivo variable, que no es excluyente de otros posibles puntos de vista.

A los tipos ideales culturalmente significativos (tales como “artesanado”, “economía urbana”, “espíritu capitalista”, “imperialismo”…) se llega mediante la agrupación de variables fenómenos singulares desde el punto de vista realzado unilateralmente. Son conceptos heurísticos que han de ser cotejados de continuo con las conexiones empíricas para su validación y que obtienen su significación cultural de las ideas de valor subyacentes. Actúan como conceptos-límite genéticos, con los que la realidad histórica es comparada a fin de esclarecer sus elementos significativos. Cuando se ponen en relación los tipos genéricos con sus especificaciones se vuelven fluctuantes, habiendo de construir nuevos tipos cada vez que los anteriores se revelan inadecuados (así, entre los “obreros agrarios” y los “obreros industriales” el rasgo común “obrero” varía en tal grado que se lo ha denominado respectivamente “campesino” y “proletario”). No son arquetipos objetivos —aunque puedan funcionar como conceptos modélicos—, sino medios auxiliares, más o menos provisionales, para la interpretación sociohistórica.

A la anterior disociación entre la causalidad del acontecer mundano y los significados que intersectan con el curso de los acontecimientos corresponde la distinción entre la Ética de la responsabilidad (Verantwortungsethik) por los efectos de la acción y la Ética de la convicción (Gesinnungsethik) en relación con los valores que guían la actuación (Weber, 1998: 164 ss). Así, una es la toma de posición de la Realpolitik, atenta al éxito perseguido con la mediación, y otra es la acción sindicalista, que quiere probar en la acción la consistencia de unas convicciones, aunque las probabilidades de éxito sean mínimas. La responsabilidad parece ser entendida por Weber como un echar sobre sí las consecuencias naturales y aleatorias del actuar, y no tanto como una propiedad de la actuación libre, que habría de preceder esencialmente a la realización de la acción asumida responsablemente. El cruce entre ambas Éticas se produciría, no obstante, a la vista de las relaciones fin-medios, fin-resultados secundarios, distintos fines-distintas consecuencias…

Terminaremos el apartado con alguna observación crítica en relación con el concepto weberiano de acción social. Desde la Sociología fenomenológica (Alfred Schutz) se ha objetado a Weber que da por supuesta la identidad entre el sentido objetivo o tipo ideal puesto por el intérprete y el sentido subjetivo, que conduce la acción en tanto que debido a sus actores. Como los tipos ideales parten de la abstracción, que es posterior al transcurso viviente de la interacción, se incapacitan para sorprender in nuce el sentido que anima y posibilita la acción social. En efecto, la equiparación entre el sentido objetivo de los acaeceres históricos y el de las acciones intersubjetivas que están en su base sólo es posible al precio de pasar por alto las diferencias ineliminables entre la temporalidad de la conciencia y el tiempo cronológico medible, entre la motivación subjetiva y los motivos históricos aproximativos, entre las intenciones anticipadoras de los agentes sociales y las mediaciones históricas no intencionales…

En relación con lo anterior se aduce también que la noción weberiana de sentido queda aislada de un modo abstracto, lo cual es obviado por sus críticos mediante el concepto de mundo de la vida (Lebenswelt), empleado por Gadamer, Schütz, Gurvitsch, Habermas… desde distintos supuestos. Es cierto que Weber completa la captación del sentido con las explicaciones causales, destacadas sobre un fondo opaco e inagotable. Pero mientras la referencia al mundo de la vida es la vía para contextualizar el sentido en los interlocutores sociales y dar curso a la comunicación, la explicación causal se sobreañade a la comprensión del sentido, siendo ambas metodológicamente irreductibles.




3. Dos ejemplos de tipos sociológicos
A) Un ejemplo de conexión ideal y empírico-causal ampliamente tratada por Weber es la existente entre el protestantismo ascético y la mentalidad capitalista, en especial en Holanda y Nueva Inglaterra después de la Reforma. Para mostrarlo acude tanto al examen de los caracteres ideales de ambos tipos como a los hechos históricos en los que tal conexión se documenta. Partiendo de la advertencia de que en pueblos mayoritariamente protestantes es donde se ha dado la predisposición a la industria y el comercio propios del capitalismo burgués, emprende Weber las respectivas tipificaciones con objeto de hacer valer la hipótesis de una relación interna de causación.

El punto de inflexión al respecto en el clímax religioso posterior a la Reforma lo marca el concepto de Berufsethik (Ética de la profesión). Mientras tradicionalmente la actitud debida ante la profesión consistía en la conformidad y aceptación del orden providente, en Calvino la profesión se convierte en la tarea en que cada cual veri-fica —hace verdadero— el decreto divino inescrutable de la predestinación (decretum horribile), según lo proclamó la Confesión de Westminster en 1647. Pues en ausencia de todo signo sacramental de salvación, se confía ésta exclusivamente a la dedicación intramundana surgida del deber del cargo, llegando así a su término el proceso de desencantamiento (Entzäuberung) del mundo. Pero habría de darse un paso más cuando la fe perseverante en la gracia que obra la salvación, todavía presente en Calvino, fue sustituida por el estado subjetivo de autocerteza engendrado por el éxito alcanzable en la propia tarea.

“Se recomendó el trabajo profesional incesante como medio para obtener esa autocerteza. Sólo él disipa la duda religiosa y da la seguridad del estado de gracia” (Weber, 1998: 173).

Las cualidades del autodominio orientadas a un mayor rendimiento en el trabajo, como la austeridad, la moderación, la perseverancia, la ausencia del disfrute y la consideración del trabajo como fin en sí, definen el temple anímico de este nuevo asceta.

Por lo que hace al espíritu capitalista, se encauza hacia la producción ilimitada de riqueza. Al comercio tradicional, basado en unos beneficios ya contabilizados, sustituyó el sistema de competencia, en el que el vendedor visitaba a los clientes y adaptaba los productos a las necesidades y deseos, de tal modo que el afán de ganancia desbordaba la economía del cubrimiento imprescindible de las necesidades. Es así como la inhumanidad del decretum horribile está en correlación con la inhumanidad del enriquecimiento capitalista. Sólo la limitación del consumo unida a la búsqueda de la ganancia, que pusieron en práctica sectas calvinistas, como los anabaptistas, cuáqueros y metodistas, pudo dar como resultado el crecimiento del capital, fomentado por el ahorro. De este modo, desde el enclave teológico-dogmático de la predestinación, indiferente a las obras del hombre, el calvinismo llega a inspirar paradójicamente la justificación de la salvación por las obras. Análogamente, la racionalización metódica de la vida individual como ethos produjo el efecto contrario, consistente en el destierro del ethos, al dirigirse el comportamiento a la utilidad social impersonal, carente de cualquier ideal directriz.

En resumen: si bien ha habido unas fuentes ético-ascéticas que han nutrido el proceso histórico de formación del capitalismo en sus inicios, han quedado agostadas por el utilitarismo a que el proceso de racionalización impersonal ha abocado. La preocupación por la riqueza, que para el asceta moderno era un manto sutil, se ha trocado en un férreo estuche vaciado de espíritu.

Cabe oponer, sin embargo, a Max Weber que en sus orígenes el capitalismo no siempre ha seguido el esquema ascético anterior. Baste recordar el modelo de Adam Smith, que responde más bien al providencialismo deísta bajo la forma de la armonía preestablecida leibniziana: según ello, las actividades espontáneas de los sujetos libres se coordinarían por sí solas a partir de unos comportamientos regidos por el móvil psicológico del beneficio individual.

Entre los críticos de la tesis de Weber sobre el nacimiento del capitalismo, los hay que sitúan su origen en motivos económicos y sociales (H.M. Robertson, Aspects of the Rise of Economic Individualism, 1933; L. Pellicani, Sulla genesi del capitalismo, 1992; K. Samuelsson, Economía y religión, 1973…); para otros autores no fue la Reforma protestante la que auspició el auge capitalista, sino más bien la Contrarreforma la que inhibió el desarrollo económico y trajo consigo la desigualdad en la producción en las zonas protestante y católica (H. Lüthy, De Calvino a Rousseau, 1971; H. Trevor-Roper, Protestantismo y transformación social, 1994…).

Estos estudios han contribuido a ponderar otros factores que influyeron en el desplazamiento del epicentro económico del Mediterráneo al Centro y Norte europeos, como son la desviación de las rutas comerciales del Mediterráneo al Norte de Europa, la influencia de los judíos expulsados de España en los Países Bajos, la dominación de las otras potencias que desplazaron a Italia o el superior grado de desarrollo técnico en los países protestantes…

B) Pero vamos a examinar seguidamente otro ejemplo de tipos sociológicos, que constituyen la clave de bóveda del edificio conceptual weberiano. Se trata de la diferencia entre comunidad (Vergemeinschaftung) y sociedad (Vergesellschaftung), las cuales designan en nuestro autor tanto formaciones sociales determinadas como los procesos correspondientes que han desembocado en ellas.

La validez del tipo “comunidad” estriba en la probabilidad de que el comportamiento empírico de los individuos que la integran se guíe por las correspondientes normas, enraízadas en la tradición o en la creencia afectiva. La comunidad representa un todo para sus miembros, manifiesto en la solidaridad natural y en su perduración aun a través de los reemplazos generacionales. Se subdivide en los tipos específicos de la familia, la comunidad de vecinos, el clan o estirpe y el oikos, cada uno de los cuales ha adoptado distintas variantes históricas. El “comunismo” doméstico de la familia consiste en que cada individuo contribuye según sus fuerzas y goza según sus necesidades, partiendo de la comunidad de residencia y del capital comúnmente aportado. Entre los vecinos, en cambio, la actividad comunitaria es amorfa y se presenta como el conjunto de ayudas y socorros mutuos que se prestan en caso de necesidad. Por su parte, la solidaridad del clan se materializa en unos símbolos (como el totem) y arranca de una ascendencia común. Por último, el oikos es la gran hacienda doméstica con carácter patrimonial, pero no por ello colectivo, sino siempre a disposición del señor territorial.

En el otro extremo que la comunidad, la relación de “asociación” está montada, ya sobre el intercambio de los bienes y servicios en beneficio de las dos partes, ya sobre la cooperación pactada para conseguir determinados objetivos. Comoquiera que sea, es una relación impersonal, que abstrae de todos los vínculos personales y patrimoniales para regirse en exclusiva por el interés económico. Tiene su expresión arquetípica en el mercado, sin que ello implique la separación total entre comunidades y asociaciones, ya que, por un lado, cualesquiera comunidades admiten dentro de sus límites trueques convencionales y, por otro lado, el mercado ha de contar con que los bienes pasen a estar disponibles para terceros implicados en formas comunitarias de relación, sin lo cual se perdería el valor efectivo de los precios.

Las formas intermedias entre una y otra relación social se documentan históricamente a través de la evolución experimentada por la familia, pues en los comienzos confluían en ella no sólo los lazos de piedad y autoridad, sino también la explotación agrícola y la defensa de sus miembros frente al exterior. Pero a partir de aquí se fueron produciendo determinadas fisuras.

Una fue la separación entre la casa y la profesión, debida a la economía monetaria, desde que cada individuo se asocia con quien elige para obtener un beneficio contable; así, a finales de la Edad Moderna, en ciudades comerciales del centro de Italia, como Florencia, el socio se vinculaba a una firma comercial, sin tener que coincidir en una persona el propietario de los bienes privados y el receptor de los intereses. Por su parte, las sociedades mercantiles de ocasión llamadas commenda, entregadas por la unidad familiar a un viajante de comercio, marcan el tránsito al tipo de asociación capitalista. Otra fisura es la que acabó creándose entre familia y socialización, cuando el desarrollo cultural hace que ésta se cumpla por medios objetivos extradomésticos a disposición, como la escuela, los libros, los nuevos foros públicos… Y no menos significativa fue la escisión entre la hacienda privada y los bienes de oficio o conjunto de enseres adscritos a la función pública, frente a la indistinción primera entre hogar, taller y residencia.

Así, pues, las adquisiciones y nuevas oportunidades para el rendimiento del trabajo que se abren al individuo en el mundo moderno al margen de su posición familiar modifican el alcance social de la patria potestad, concentrada en la familia nuclear, y esbozan en adelante las formas asociativas sin arraigos previos.

4. Política y poder
El ángulo de mira escogido por Weber para interpretar la relación política es el de la supresión de la situación anárquica de violencia que conlleva, al venir monopolizada la fuerza por un poder político legitimado, extendido territorialmente y estable en el tiempo.

“El Estado es aquella comunidad humana que en el interior de un determinado territorio reclama para sí con éxito el monopolio de la coacción física legítima. Hoy a las demás asociaciones o personas se les concede el derecho de la coacción física en la medida en que el Estado lo permite. Éste se considera, pues, la fuente única del ‘derecho’ de coacción” (Weber, 1979: 1056).

De un modo semejante se ha interpretado a veces el hecho económico de la propiedad privada, ya que, una vez adscrita a un particular, se pone fin a la inevitable conflictividad que resultaría de la falta de acotamiento entre los bienes del suelo. A partir de aquí se tornan comprensibles las disposiciones y ordenamientos necesarios por los que se rigen en común los miembros de un conjunto político.

Las dos expresiones políticas más genuinas y asentadas son la ciudad y el Estado. Mediante ellas el poder político se convierte en soberano y enclava en su jurisdicción las funciones comercial, defensiva y administrativa. En la ciudad la plaza del mercado y las ferias han sido el exponente de su capacidad comercial, mientras que la muralla cumplía la función protectora y el Ayuntamiento y los concejos eran el centro de la Administración. Más difuminadas, pero no menos actuantes, aparecen a nivel estatal las anteriores funciones a través de la Economía nacional, las fronteras con los otros Estados y los instrumentos de gobierno.

Ciertamente, el ascenso de la burguesía a finales de la Edad Media dotó de una nueva fisonomía a las ciudades. Pero su relevancia política ha declinado a medida que la Administración estatal ha contado con una organización más abarcante y a medida que las comunicaciones interurbanas se han hecho mas fluidas, volviendo así innecesaria la defensa territorial ciudadana. La sustitución de la renta patrimonial por la instalación de fábricas e industrias que proveen a las otras poblaciones colindantes ha sido un factor determinante en la nueva configuración de las ciudades. En una primera fase la ciudad se asentó mediante lazos religioso-cultuales, familiares y militares provenientes de un orden anterior. Pero más adelante la ciudad se independiza del señor territorial y se convierte en autocéfala, con su burgomaestre y sus órganos propios de gobierno. Es un paso que se suele operar mediante el juramento de fraternidad con fines administrativos:

“En consecuencia, a partir de la simple agrupación de personas ligadas por juramento, formada según las circunstancias y por poco tiempo, nació una agrupación política duradera, cuyos miembros legalmente asociados gozaban del particular derecho estatutario de ciudadano de una ciudad… Este derecho materialmente suponía la destrucción de la organización feudal y del orden patrimonial” (Weber, 1987: 60).

El Estado, por su parte, corresponde al tipo ideal de la dominación legal, que se ha alternado históricamente con los tipos de las dominaciones tradicional y carismática, según que la forma de conducta predominante que la alentara fuese la racional conforme a fines, la basada en la costumbre o la emocional. No hay que olvidar que se trata de tipos ideales:

“El que ninguno de los tres tipos ideales acostumbre a darse ‘puro’ en la realidad histórica, no debe impedir… la fijación conceptual en la forma más pura posible de su construcción… Estamos muy lejos de creer que la realidad histórica total se deje ‘apresar’ en el esquema de conceptos que vamos a desarrollar” (Weber, 1979: 173)

Weber tiene especialmente presente el desarrollo burocrático anómalo que ha experimentado el Estado alemán: la dependencia que han padecido la burguesía, la nobleza terrateniente y la clase obrera de las subvenciones estatales y la ausencia de lucha política en el Parlamento impedían que el dirigente del pueblo hubiera de ganarse el cargo democráticamente en la arena pública (es sintomático que a la caída del canciller Benthmann Hollweg en julio de 1917 se suprimiera el parlamentarismo, hasta que se proclamó la República en noviembre de 1918) (Weber, 1991: 96 ss). De este modo, no se han afianzado las dos fuentes de legitimidad política legal que son el Parlamento y el plebiscito, en beneficio de los cuadros de funcionariado del Estado. Se han perdido, así, las cualidades vocacionales específicas del político, que se muestran en la pasión como servicio a una causa, en la mesura precisa para dejar que sea la realidad, y no el arbitrio, la que actúe sobre él y en el sentido de la responsabilidad; aunque la pasión y la mesura aparentemente se oponen, acaban conjugándose en el hábito del distanciamiento ante aquello a lo que el político se entrega y ante las incitaciones inmediatas que obstaculizan el ejercicio de la política.

No obstante esta deformación, la burocracia es una instancia que desempeña, a juicio de Weber, un papel irrenunciable en la conducción política legal, ya que introduce la mayor racionalidad posible frente al dilettantismo. En efecto, la nivelación social que comporta la supresión de los privilegios estamentales en el seno de la burocracia actúa en el sentido de una selección basada sólo en motivos de eficiencia profesional. Y el carácter impersonal de la racionalidad burocrática se corrobora por el hecho de que los administradores de los bienes públicos no poseen en propiedad la oficina ni ninguno de los utensilios y medios económicos de que disponen —análogamente a como los empleados de la empresa capitalista no poseen tampoco en propiedad los bienes de producción. Justamente la modernización del Estado se cifra en que el cuerpo de sus funcionarios no se identifica con sus titulares determinados, los cuales gozan de una consideración y reciben un sueldo no en atención a sus personas ni en razón de los instrumentos que administran, sino por el oficio o cargo al que como funcionarios están sujetos. El ascenso imparable de la burocracia está en relación con la preponderancia del sector terciario de los servicios, por el que se distinguen las sociedades contemporáneas.

Pero, ¿dónde reside la diferencia específica entre el dirigente político y el funcionario? Weber la sitúa en sus responsabilidades cualitativamente distintas, ya que sólo en el político vocacional son tales que derivan del poder propio, que ejercita con vistas a una causa. A diferencia de los funcionarios, el político ha de granjearse el poder mediante sus decisiones responsables, que no están supeditadas a las reglamentaciones inherentes al cargo:

“La responsabilidad personal, derivada del poder propio en relación con su causa, constituye el elemento vital tanto del político como del empresario” (Weber, 1979: 1076).

Por cuanto la burocracia estatal no puede permitirse tomar parte en lizas políticas — al igual que tampoco puede arriesgar competitivamente entre las empresas económicas—, Weber no está a favor del Estado centralizado, sino de una monarquía parlamentaria, que no enmascare el genuino hacer político en el Parlamento con las intrigas palaciegas: son ejemplos de esta forma de ejercerse la Monarquía Leopoldo II de Bélgica, que supo diseñar un imperio colonial, o Eduardo VII de Inglaterra, célebre por sus Alianzas de alcance mundial (La pertinencia de estos ejemplos se enmarca en un escenario internacional en que han aparecido las grandes potencias, que, sirviéndose de la rapidez en las nuevas comunicaciones y del desarrollo tecnológico, se disputaban los espacios coloniales y que mediante Ligas y Alianzas estaban instaurando en Europa el equilibrio de poderes).

Mientras la administración burocrática se basa en el secreto profesional de los expertos, el Parlamento es la expresión pública de la voluntad política de los ciudadanos. Por esto, fracasa el intento de reducir las diferencias entre partidos a motivos corporativos, extrapolíticos, ya que se ingresa en ellos por libre alistamiento, y se aleja el riesgo de corrupción en la designación de los cargos de gobierno cuando el Parlamento es la vía normal de selección. Sin embargo, Weber hace notar que tan sólo en el Reino Unido habían mostrado hasta el momento los partidos en turno su idoneidad como artífices de la vida política.

A modo de resumen, el diagnóstico que Weber aplica a la sociedad política contemporánea se compendia en la burocratización creciente y la consiguiente disociación entre las esferas de valor correspondientes, sin disponer de unos parámetros universales, que permitan transitar de unas a otras esferas. Con ello se sustituyen las características de la acción provenientes de sus agentes, como son la motivación personal y social, la temporalidad biográfica o la incardinación en una imagen del mundo compartida, por la motivación impersonal de los imperativos del cargo, el tempus anónimo de la organización o la legalidad interna a la fábrica.

Así, la pérdida del sentido, como índice de la subjetividad, es el reverso de la funcionalización de las distintas áreas incomunicadas de la actividad humana, cuando se ingresa en ellas sin razones universales. Y la pérdida de la libertad es el envés de una socialización invasora que produce especialistas sin espíritu y consumidores sin corazón. Urge rehabilitar, por tanto, en los distintos campos de la acción la dedicación y entrega a las causas en las que se hace manifiesto el sentido y en las que sus promotores y participantes puedan ejercitar su libertad.



5. La Sociología comprensiva
Tras el examen de algunos centros particulares de interés de la obra de Weber esbozaremos su noción-guía sustentadora de una Sociología comprensiva, retomando así el hilo inicial del artículo. Es una Ciencia social que tiene por ejes de coordenadas un material empírico-histórico, indefinido en su transcurso e inabarcable por sí solo, y unos tipos ideales, que, además de clasificar ordenadamente los hechos históricos, los convierten en portadores de cultura y los ponen al alcance de la comprensión. El problema está, a una primera inspección, en determinar el centro de coordenadas, partiendo de entrada de que no se trata de dos planos independientes y meramente superponibles.

Si tomamos en cuenta que cada punto de la ordenada es una perspectiva valorativa singular proyectable sobre la abcisa y que cada punto de la abcisa es revelado por la perspectiva enjuiciadora, el punto cero de intersección habrá de consistir en la valoración libre del sujeto, a la vez real o efectiva en presente y enjuiciadora o valoradora, así como principio de diversificación tanto en la secuencia de los acontecimientos como en los puntos de vista axiológicos que se adoptan para aproximarse a los acontecimientos. Aparecen así las valoraciones que dirigen la Economía, la Política, el Derecho, la Etica, la Sociología, la Religión… difractadas sobre los abigarrados hechos sociales, en tanto que no son dominables por un saber técnico, ni tampoco se los apresa desde un esquema unitario, ya sea el progreso, la adaptación selectiva o cualquiera de los paradigmas empleados por la Ciencia unificada a lo largo del siglo XIX. Las valoraciones están en el inicio de la conducción de la historia por el hombre. Por ello,

“una de las tareas más esenciales de toda ciencia de la vida cultural humana es abrir la comprensión intelectual humana a las ideas por las que los hombres han luchado” (Weber, 1982: 124).

En cada uno de los ámbitos señalados de la actividad humana las valoraciones a su vez se polarizan en torno a determinados extremos: economía consuntiva / e. lucrativa, dominación tradicional / d. carismática / d. legal, derecho contractual / d. formal, ética de la convicción / e. de la responsabilidad, comunidad / sociedad, religiosidad ascética / r. mística…, ramificándose así aún más los enjuiciamientos de partida. De este modo, se abandonan las semejanzas entre los objetos estudiados a favor de las contraposiciones ideales, por más que en la realidad sólo se hagan presentes entremezcladas bajo distintas formas. Pero, ¿cómo es posible la proyección de los tipos ideales sobre la efectividad histórica?

El engarce entre las valoraciones de las que resultan los tipos ideales y los hechos cotejados con ellas se hace posible porque existe una concatenación temporal-causal entre los hechos que se traslada a los tipos, de un modo análogo a como las sucesiones de puntos en las dos coordenadas están en correspondencia. Y también se hace posible porque los tipos se forman a partir de la interacción social, reconstruyéndose cada uno a tenor de la interacción. Ciertamente, la correspondencia entre tipos ideales y efectividades sería imposible si las segundas fueran objetos aislados, pero no si lo que se pretende con los tipos ideales es dotar de verosimilitud a un proceso partiendo de la comprensión de sus nexos significativos más elementales.

Para Weber, comprender los complejos sociales no es, por tanto, enjuiciarlos según aproximaciones puestas arbitrariamente por los intérpretes, ni tampoco, en el otro extremo, descubrir esencias a priori en el acontecer en curso, sino reducirlos a unidades significativas que los hagan verosímiles, aunque sea al precio de la estilización de una trama que no se agota en ninguna de sus comprensiones ideales. La comprensión difiere, pues, de la acepción psicológica, en que la tomaban T. Lipps, Simmel o Dilthey, en que se contextualiza, no sólo a merced de los motivos operantes en los sujetos cuya actuación se quiere comprender, sino también según el sesgo tomado por los avatares históricos.

Es así como se conjugan en Weber la atenencia a los hechos, que era lema del positivismo, y el prisma de la comprensión, adoptado por la tradición alemana de las Ciencias del Espíritu. A la vez, como aquello que se pretende comprender requiere una selección previa, por parte del intérprete, en la trama del acontecer, reaparece la tercera influencia procedente de la Axiología neokantiana de Rickert, si bien distánciándose de ella en que los valores no se refieren desde sí mismos a los hechos contingentes, sino que se limitan a establecer unas conexiones interpretativas que los hechos sociales en sí mismos desbordan.

6. Conclusiones
La obra de Wax Weber ha ejercido un notable influjo en la Ciencia social del siglo XX, tanto por el modo de entender la acción social como por el diagnóstico sobre la sociedad contemporánea y particularmente por sus estudios sobre la génesis del capitalismo occidental a partir de la ética protestante. Está en su haber el haber puesto en el centro de la teoría sociológica la acción social y haber recuperado su componente histórica, que había pasado inadvertida en los formalismos sociológicos precedentes (G. Simmel o L. von Wiese). También ha detectado las tendencias mecanicistas en la vida social a que se ha asistido crecientemente en nuestros días —con la salvedad de los nuevos valores emergentes en la empresa—, y la consiguiente pérdida del sentido en la actuación. Por su parte, las relaciones entre calvinismo y mentalidad capitalista han provocado un debate desde los más variados frentes que llega hasta hoy.

Con los distintos puntos de vista surgidos en confrontación con Weber sobre el origen del capitalismo parece abonarse la causalidad múltiple del cambio frente a una explicación unilineal. Lo cual no contradice la tesis de Weber sobre los tipos ideales no comprehensivos de los acontecimientos históricos, aunque tampoco explorados por él en su pluralidad.

Por otra parte, la necesidad de un mismo método analítico-compositivo para las objetividades sociales y los todos políticos —en los que se incluyen las cualificaciones éticas— no resulta evidente, si tomamos en cuenta la diferencia de principio entre las ciencias descriptivas de la realidad social y las ciencias prácticas, que tienen su origen en la causalidad de los fines.

De este modo, el acoplamiento entre sentido y causalidad final en la actuación es lo que permite al sujeto hacerse cargo responsablemente de su comportamiento, en tanto que cualificado de acuerdo con unos fines objetivos, aptos para delimitar inicialmente el radio de la responsabilidad al actuar. Pero la inclusión weberiana de las consecuencias en los fines representados previamente a la actuación conduce a un concepto consecuencialista de responsabilidad, que no se rige por fines objetivos y que apenas enlaza con el sentido. La dicotomía entre ética de la convicción y ética de la responsabilidad obedece precisamente a esta separación entre el sentido subjetivo proyectado y los efectos provocados, en tanto que sólo se los asume desde fuera de la proyección de la acción.


BIBLIOGRAFÍA:

Weber, M. (1979): Economía y sociedad. Fondo de Cultura Económica. México.

Weber, M. (1982): Ensayos sobre metodología sociológica. Amorrortu, Buenos Aires.

Weber, M. (1984): La acción social: Ensayos metodológicos. Península. Barcelona.

Weber, M. (1987): La ciudad. La Piqueta. Madrid

Weber, M. (1991): Escritos políticos, Alianza. Madrid.

Weber, M. (1998 a): La ética protestante y el espíritu del capitalismo. Istmo. Madrid.



Weber, M. (1998 b): El político y el científico. Alianza. Madrid.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad