Materiales de un debate sobre el currículo de acreditación en la sociedad contemporánea: hacia un currículo de resistencia



Descargar 0.92 Mb.
Página33/39
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño0.92 Mb.
Vistas659
Descargas0
1   ...   29   30   31   32   33   34   35   36   ...   39

Pedagogía Dialéctica


Cultura y nueva cultura

Para construir el concepto de Nueva Cultura que se explica dentro de la teoría de la Pedagogía Dialéctica, es necesario conceptuar en primera instancia el concepto de cultura manejado por León Vallejo, quien la define como “el sentir y el asumir concreto (histórico) que tienen los sujetos —colectivos e individuales— de la práctica social, entendida ésta como el conjunto de prácticas que se desarrollan en una determinada formación social.” Y también “es la forma como los sujetos se apropian de y asumen su relación con la práctica social”. La cultura posee entonces “un espacio específico que se encarga de la reproducción-generación de los sujetos, necesarios a la reproducción misma de del ordenamiento social; o su transformación” (Vallejo, 2001a).

Ahora el concepto de Nueva Cultura que trabaja la Pedagogía Dialéctica es comprendida “…como esa manera en que los sujetos asumen y perciben su relación con la práctica social” (Vallejo, 2001a), es decir, está centrado en el sentido histórico que el conjunto de la praxis (social) articula. Se puede decir que el concepto de Nueva Cultura que trabaja León Vallejo pretende darle un lugar más activo al hombre. En palabras del autor, la Nueva Cultura debe “Pasar de hombres abstractos, a los hombres reales y vivientes”; y para eso “no hay sino un camino: verlos actuar en la Historia. Hay que sustituir el culto al hombre abstracto por la ciencia del hombre real y de su desenvolvimiento histórico” (Vallejo, 2001a). Por este motivo “…la tarea de los maestros que se asumen intelectuales orgánicos de la Nueva Cultura, es la que se concentra en adoptar un programa y una dinámica que forme y multiplique otros intelectuales orgánicos del proletariado” (Vallejo, 2001a). Por tanto, la educación es el espacio más acorde para su reproducción en la manera en que busca las formas de transformación de las condiciones existentes en la sociedad, basada en la indagación de los problemas sociales más relevantes que afectan a las masas. Se establece la propuesta de una Nueva Cultura en oposición a una vieja cultura que se distingue por ser conservadora, ordenadora, institucionalizada…

El sujeto

El Sujeto es entendido como una construcción social que atiende al resultado de una transformación histórica mediada por la moral y la ética de la sociedad y la cultura imperante. Al respecto León Vallejo afirma que “el hombre es un animal que se constituye en sujeto individual en el proceso de la generación de sujetos colectivos”, por ello es necesario pensar “el cómo (las formas, las “maneras”) de la construcción de la norma, junto a la cimenta­ción de la lengua materna y de los saberes específicos. Estudiar el ordenamiento de este proceso en un cruce de series y fases históricas que llevan al individuo humano desde el orden simbólico a la norma, y -por tanto- a la ley positiva (con carácter de clase)” (Vallejo, 2001a).” En este sentido, “todo sujeto se funda, instaura y funciona, en el seno de una ideología, en función del poder históricamente determinado…el punto de vista que establece cómo se despliega y funda el sujeto en la cultura; en tanto que sólo en la cultura pueden existir la moral y la moralidad” (Vallejo, 2001a), es así que el sujeto no aprende simplemente “adaptándose al medio”.

El sujeto no se puede reducir a su inteligencia (esa que, según muchos teóricos de la conducta, significa simplemente “la capacidad para adaptarse”). (…) El asunto de la “ínter subjetividad” no parte, pues, de la pre­existencia del sujeto individual, que interactúa, sino de la realidad social (desde luego, material) donde esos sujetos se constituyen y articulan en (con) sujetos colectivos. Un concepto clave, que permite pensar la constitución del sujeto es, precisamente, el de la identificación. (…) En capas super­puestas, diversas identificaciones, rasgos, huellas de otros y del otro, significantes, diversos sujetos individuales y colectivos que han dejado en la memoria primigenia o reciente su vestigio, traza y remanente, van haciendo al nuevo sujeto que se adentra en la cultura… Quien haga este recorrido sin crítica, ya habrá internalizado, sin saberlo, el esquema según el cual la conducta es base del actuar y de la cultura.” (Vallejo, 2001a).

En la consolidación del sujeto no se puede dejar de lado el papel de las instituciones, pues son éstas las que “establecen los parámetros de la constitución de los sujetos individuales, y de otros sujetos colectivos…” (Vallejo, 2001a). Para la Pedagogía Dialéctica el sujeto está atravesado por la determinación social de su cultura, razón por la cual se intenta superar la brecha del concepto de individuo para pasar a la dimensión social del sujeto.

El conocimiento de lo concreto por el hombre, es un lazo esencial de la subjetividad y se genera, precisamente, apropiándosele de la síntesis de múltiples determinaciones de lo real, por vía del pensamiento... Ello constituye la síntesis maravillosa, la unidad de eso diverso que se hace conciencia, apareciendo como conciencia de un sujeto, y está inextricablemente unida a la posibilidad de abstraer Conocer un aspecto de la realidad significa conocer la particularidad de las contradicciones que la funda en su relación con lo universal. Es este conocimiento lo que per­mite al hombre incidir conscientemente en la realidad para transformarla, satisfacer sus necesidades revertidas en la con­ciencia”. (Vallejo, 2001a).

Vallejo, en su libro “El Nuevo Lecho de Procusto”, nos presenta un ejemplo de sujeto, trayéndonos a colación a Mc Giver,

“…el héroe moderno competente par excellence… Él tiene un conjunto de saberes que no tendríamos por qué suponer innatos. Estos saberes tienen que ver con muchísimas disciplinas: Física, Química, Antropología, Sociología, Matemáticas, Mitología, Astrología, entre muchas otras, que son materias, asignaturas, campos conceptuales, que Mc Giver maneja con suficiencia y aplica con eficacia… no aplica por separado cada saber, cada conocimiento que tiene de un aspecto de la realidad, lo hace articulándolos y jerarquizándolos, de acuerdo a las circunstancias y la situación concreta que tiene que afrontar. Mc Giver, pues, conoce las diferentes áreas de la realidad, desde las teorías de diferentes continentes de la ciencia y ante un problema concreto –aplica estos conocimientos, articulándolos para resolverlo”. (Vallejo, 2001b).

Más adelante, en el mismo texto, vuelve sobre el sujeto, pero en esta oportunidad trayendo a colación a Vigotski, por lo que nos dice que:

“…el individuo se constituye en sujeto históricamente determinado, partiendo de los procesos psíquicos que tenemos en común con las otras especies de animales, el género humano se levanta (no cae del paraíso) construyéndose en la cultura y en la historia. El hombre, pues, se construye estableciendo una relación con su medio externo que, en primer instancia, es físico. Así el hombre que vive y crece en el desierto tiene unos aprendizajes diferentes a los que asume un hombre que vive y crece a la orilla del mar”. (Vallejo, 2001b)

Sigue León Vallejo hablando de formación de sujetos que deben ser competentes, volviendo a establecer como modelo a Mc Giver, por lo que nos cuenta que éste

“…desde un manejo pleno de la información que posee, del conocimiento de las casualidades y las determinaciones de los procesos, utiliza todos los recursos que están a la vista de todos, tanto de los otros personajes de cada episodio de la serie televisiva como de sus televidentes, pero que a nadie, salvo al propio Mc Giver, se le ocurre (y logra) conectar desde las diferentes disciplinas para entender una situación y resolver el problema que ha llegado… Mc Giver sabe y aplica el saber, establece las diferentes series causales que pueden ligarse para resolver el entuerto… Esta práctica a lo Mc Giver es, desde luego, sólo una aplicación de la dialéctica: la realidad es una y muy diversa…” (Vallejo, 2001b)

Educación

La educación debe servir para “educar en y para la vida, construir con el otro, dar herramientas a los estudiantes que les permita mejorar su calidad de vida” (Vallejo, 2000). Es así como toda acción educativa debe estar al servicio “…no sólo de los conocimientos, sino de la preparación de una personalidad que pueda ubicarse cultural y socialmente, dentro de una dinámica de contribución a las transformaciones que hoy soportamos, vale decir, que no desentone con las transformaciones impuestas por la globalización; pero que establezca, en los sujetos que forma, la plena capacidad de aprendizaje cotidiano para afrontar la incertidumbre”. (Vallejo, 2000). En este mismo sentido, nos habla de las competencias, denunciando que se deben trabajar en las Instituciones Educativas, que desde luego están acordes con el mundo actual, desde lo Político, lo Económico, lo Cultural y Religioso, lo Laboral y por ende lo Educativo; a este respecto indica que en la sociedad capitalista contemporánea: “...la educación misma se ha hecho integral, holística y para la vida, por eso los problemas de la sociedad se retoman y se trabajan desde el aula, y el aprendizaje es ahora un aprendizaje con sentido que se opone al aprendizaje descontextualizado. Vale decir, que el aprendizaje significativo es en lo fundamental un aprendizaje contextualizado, que conduce en sí mismo, a un saber hacer en contexto”. (Vallejo, 2000). La educación, por tanto, se encuentra íntimamente ligada a la cultura, ya que es “el espacio privilegiado de la reproducción de la cultura”. Se plantea que la educación se da dentro y fuera de la escuela y que en la sociedad se encuentran otras instancias que también asumen el papel de educar; sin embargo se reconoce que es en la escuela donde se encuentra una especificidad educadora convirtiéndose en “un eje esencial del proceso educativo” (Vallejo, 2000).



Pedagogía

La Pedagogía es entendida como el saber o la teoría del saber- hacer –sujetos. “es saber –hacer el proceso de hacer sujetos”. (Vallejo, 2000). “La Pedagogía es un saber y un saber –hacer sujetos- en función del poder” (Vallejo, 2006), en tal sentido la pedagogía no es sólo una práctica de la escuela. La Pedagogía dialéctica se encuentra catalogada como una pedagogía de combate, ya que desde ahí “se plantea la generación de unos sujetos que combaten la vieja cultura y se proponen instaurar en el territorio de una Nueva Cultura, un nuevo poder” (Vallejo, 2006). La Pedagogía no es asumida como una ciencia ni como una Pedagogía única, ni una simple reflexión sobre el hecho educativo. La Pedagogía es entendida como un fenómeno pedagógico que hace parte del “legado ideológico de la humanidad….en realidad lo que existe y ha existido son corrientes pedagógicas, pedagogías -en disputa- de uno u otro lado de la historia” (Vallejo, 2006). Para el autor, las fuentes etimológicas de la palabra Pedagogía no son suficientes para darle profundidad conceptual a ésta, simplemente sólo limita hacia una precisión terminológica. El proceso histórico en que se inscribe esta práctica social da luces e ideas acerca de lo que implica el concepto general de la Pedagogía; por medio de esto se constata cómo los pedagogos de forma consciente e inconsciente, se han inscrito en las diferentes corrientes pedagógicas concretas, aquellas que tienen un fin específico: “formar a los individuos como sujetos articulados a la disputa por el poder”. Por ello la Pedagogía se concreta dentro de una cultura, en el seno de una cultura, lugar donde los sujetos se funden y operan articulados a una nación.



Didáctica

Según León Vallejo Osorio, la Didáctica es, “la manera como se organiza la reproducción específica del saber, la forma histórica concreta en que un saber específico es reproducido. En otras palabras, las didácticas tienen que ver más con los códigos que articulan la reproducción de los saberes específicos, y menos con la articulación del currículo como totalidad, aunque -claro- no esté ausente de ello” (Vallejo, 2000).



Currículo

El Currículo regula el proceso pedagógico, lo cual significa en último término que regulariza la constitución de los sujetos, entonces cabe afirmar que éste viene a ser la articulación de códigos en una determinada jerarquización, que apunta a la generación (reproducción) de los sujetos. Se distinguen entre dichos códigos esencialmente tres, que son:

“…reproducción y producción de saberes, en tanto que la construcción del saber es una construcción social y no hay sujeto sin saber, ni saber sin sujeto que lo establezca y porte; de alguna manera, los saberes también alimentan al sujeto y lo construyen; producción, reproducción e internalización de la norma. No hay sujetos sin norma, y – al contrario- no hay norma sin sujeto que la asuma; y por último la lengua materna, no hay sujeto sin lengua y desde luego no existe lengua sin sujetos que la hablen” (Vallejo, 2000).

Lo anterior apunta a una propuesta de Currículo Dialéctico donde se asume la educación como un aspecto de la cultura que reproduce la práctica social y por tanto reproduce sujetos que desean transformar el mundo partiendo del conocimiento de las contradicciones que lo rigen y del análisis de las mismas, pues el saber no se puede reducir a un conglomerado de informaciones. En él se juega una contradicción entre la memoria necesaria y la capacidad de análisis y de síntesis que va madurando en el sujeto desde diversas dimensiones sociales.



Conocimiento-saber-ciencia

Vallejo retoma el pensamiento de Vigotski sobre la Psicología cultural, por lo que afirma que “el conocimiento es inseparable de la acción misma”; dicha acción “implica una relación estrecha e íntima con el contexto donde se desarrolla el proceso pedagógico abordando problemas reales” (Vallejo, 200).



Maestro/alumno

El maestro es un mediador de la cultura y un referente cultural que debe ser responsable del proceso educativo, ya que es el que maneja el Currículo en el aula. La relación maestro alumno es una relación dialéctica en la cual se concretan las condiciones mismas de la reproducción-transformación de la cultura.



Evaluación

La Evaluación “es un eje permanente que estructura y dinamiza el currículo” (Vallejo,). León Vallejo, sobre la Evaluación nos señala que ésta debe retomar “no sólo lo que el estudiante sabe, sino y fundamentalmente lo que hace con ese conocimiento, es decir, la aplicación de ese saber dentro y fuera de la institución educativa” (Vallejo, 2001b). Nos plantea frente a la evaluación que es viable hablar de algunos presupuestos sobre el tema; por ello se debe evaluar lo

académico o (contexto disciplinar), lo cotidiano (que establece la actitud que el individuo asume ante las innovaciones tecnológicas y científicas, lo mismo que frente a los mensajes de la sociedad de consumo); el laboral (donde se validan los requerimientos de las empresas o del sector que lo puede contratar). Todo el andamiaje funciona si el sujeto en formación integra el saber con el hacer, con los principios y valores dominantes de cada contexto disciplinar.” (Vallejo, 2001b).

En resumen, la Evaluación viene determinada por una adquisición implícita de conocimientos en diversos escenarios: ideas, predicciones y/o acciones que forman parte de ideas más amplias, las cuales, a través de la cultura permiten al sujeto construir

Es necesario mostrar las implicaciones del saber antropológico en la práctica escolar, haciendo énfasis en su incidencia en las series didácticas, la enseñanza, el aprendizaje y la evaluación de las ciencias sociales asumidas como objetos de formación, apropiándose teóricamente y prácticamente del discurso de la corriente antropológica del Materialismo Cultural: la Psicológica Histórico-Cultural y la Pedagógica Dialéctica.

Determinar las estrategias utilizadas por el antropólogo en la construcción de su saber para su enseñabilidad en el marco de las Ciencias Sociales, Identificar y proponer las diferentes estrategias implementadas para enseñar, aprender y evaluar las Ciencias Sociales desde el saber antropológico en la básica primaria, básica secundaria y media vocacional.

Analizar la normatividad propuesta por el Ministerio de Educación Nacional (MEN) para determinar las estrategias de enseñanza, aprendizaje y evaluación que desde allí se deben diseñar para el saber antropológico.



  1. Compartir con tus amigos:
1   ...   29   30   31   32   33   34   35   36   ...   39


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos