Materia: Aplicación de las tecnologías de la información Etapa evidencia de aprendizaje "El maltrato infantil y sus consecuencias"



Descargar 0.87 Mb.
Página3/3
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño0.87 Mb.
Vistas120
Descargas0
1   2   3

Factores de riesgo


Muchos estudios han encontrado que el riesgo de que un niño sea maltratado está asociado con factores que interactúan entre sí, los que finalmente son los causantes de las manifestaciones de violencia que afectan a la población infantil. (Ver tabla 1).

Tabla 1. Factores de riesgos

Por parte de los padres

Por parte del niño

Bajo estrato socioeconómico

Prematurez

Bajo nivel educativo

Enfermedades del lactante

Desempleo

Niño con temperamento difícil

Madre adolescente

Agresivo

Aislamiento social

Sexo masculino

Madre soltera

Desobediente

Padrastros

Bajo coeficiente intelectual

Tamaño familiar grande

Hiperactividad

Conflictos familiares internos

Deficiente relación padres-hijo

Embarazo no deseado




Falta de apoyo social




Padres con personalidades negativas y baja autoestima




Baja tolerancia a la frustración




Depresión, ansiedad o conductas antisociales




Consumo de alcohol y abuso de drogas




Antecedentes de maltrato infantil y violencia intrafamiliar




Expectativas poco realistas sobre el desarrollo del niño




Estilos autoritarios de crianza (Uso de castigos, amenazas y agresión)




Familias que consideran el maltrato como un patrón cultural




Padres que exigen demasiado a sus hijos y son incapaces de comprender sus limitaciones




Como se puede ver, los factores que intervienen son muy diversos, así que cuando se quiera intervenir el maltrato infantil de manera profesional, no sólo se tiene que hablar con el niño(a) si no también con los padres o tutores del mismo, pues el maltrato genera una esfera muy grande donde el pequeño se presenta en el centro.

Consecuencias


Las consecuencias más frecuentes que atrae el maltrato infantil son las siguientes:

Problemas sociales y conductuales:


Como ya se había mencionado, los niños que sufren o sufrieron de maltrato suelen tener baja autoestima, tener un lento aprendizaje en sus actividades escolares y ser poco sociables con las personas en general, ya sean familiares, amigos, compañeros de trabajo, etc.

Efectos patológicos en el sistema nervioso central:


Se ve reflejado en el niño la inatención, hipervigilancia, presentación de síntomas psicóticos, y problemas de memoria y aprendizaje. Interviene también en la psicopatología la regulación anormal del sistema dopaminérgico mesolímbico, el cual se relaciona posteriormente con la aparición de distimia y conductas adictivas.

Efectos orgánicos:


Las consecuencias físicas del abuso infantil tienen una amplia gama de resultados que varían desde lesiones menores hasta daño cerebral severo y muerte. En las víctimas de maltrato infantil pueden presentarse también diferentes síntomas orgánicos, como molestias gastrointestinales.

Efectos psiquiátricos:


Se presentan trastornos de personalidad en la edad adulta, el trastorno antisocial, comportamientos agresivos y estrés postraumático. Sin embargo también se ha encontrado asociación con depresión, abuso de sustancias, y alteraciones en la conducta alimentaria.


Tratamiento


Como hemos visto, el maltrato infantil debe ser tratado y algunas técnicas utilizadas son las siguientes diviéndose en tres secciones:

  1. La prevención primaria se refiere a las intervenciones que se emplean en la población general, sin mirar su nivel de riesgo. Reduce las causas y refuerza factores protectores.

  2. La prevención secundaria es la dirigida a niños o jóvenes que tienen un nivel de alto riesgo.

  3. Mientras que la prevención terciaria hace referencia a las medidas que se aplican en personas que ya han sido víctimas de maltrato infantil. Esta última se debe considerar siempre y cuando se note que el maltrato existe y que puede ser el agente causal de muchas consultas.




Conclusión


La presencia del maltrato infantil cada vez crece más y más. Es un tema que no se debe dejar a la deriva, se han puesto cartas en el asunto pero es necesario que muchas personas más levantemos la mano para apoyar. El niño maltratado no tiene voz, es cohibido, se esconde de la sociedad, es por eso que debemos estar alerta de esos menores que están a nuestro alrededor, los primos, vecinos, sobrinos, compañeros de clase, incluso aquel que nos topamos en el supermercado llorando y con marcas en su piel. Tampoco hay que dejar de lado a los padres que se sienten con toda la autoridad del mundo gritando en casa e imponiendo reglas absurdas que no van acorde con la educación del infante.

Estoy en un completo desacuerdo con los padres que pasan sus días en una computadora o con el celular en la mano, posteando que “ama” a su hijo/a pero en la vida diaria no le pone atención, lo maltrata y educa de mala manera. Personas que comparten mis ideales se han ganado una “mala cara” al expresar un poco de lo que conocen sobre el maltrato infantil, un insulto por la red social o incluso poner a otras personas en nuestra contra.

Hay que hacer conciencia en la sociedad, ¡comienza en tu casa!


Referencias


Arroyo, L. (1999). Aspectos generales en torno a la violencia intrafamiliar. Revista Jurídica de Seguridad Social, 27-36.


Recuperado el 18 de Mayo de 2010, de http://190.25.230.149:8080/dspace/bitstream/123456789/543/1/violencia%20intrafamiliar.pdf.



1 Ya sea que el agresor comparta o haya compartido el mismo domicilio.



Compartir con tus amigos:
1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos