Manuel Brioso y Candiani y sus Nociones de Geografía Irma Hernández Bolaños



Descargar 140.51 Kb.
Página5/5
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño140.51 Kb.
Vistas136
Descargas0
1   2   3   4   5

Conclusión


En el caso de este libro escolar aunque no es posible precisar el número de ediciones ni su tiraje se estima que la producción fue relevante y podemos inferir que se promovieron de manera significativa ya que estaban dedicados a “instruir”, por lo que sí era un producto que se consumía, además que para la época no existía una gran diversidad de obras dedicadas a la enseñanza geográfica elaborada por oaxaqueños.

Considero que a partir de los libros de enseñanza se intenta construir una idea de nación, donde también un espacio continental, y mundial. Se pretende originar a través de los textos, cierto sentido de pertenencia con miras al futuro –organizando lo que indica Jörn Rüsen-, como una mediación donde “pueda entenderse el presente y resolverse de forma práctica la situación vivencial actual.”75

En las Nociones de Geografía General de Manuel Brioso y Candiani vemos una construcción de la realidad, con descripciones cargadas de intenciones y consecuencias, entre ellos destaca el deseo de generar identidad con el territorio que habitaban, posiblemente por ello América tenga una extensión más significativa que Europa, y ni que decir de Asía, África y Oceanía.

Adicionalmente en este texto Brioso intenta construir a partir de sus descripciones la idea de un espacio no sólo geográfico, sino también social y político, lo que vemos responde a lo establecido en los programas de estudio generados en el Primer Congreso Nacional de Instrucción, donde uno de los objetivos generales fue la uniformidad de la educación, y que dio pauta a la generación de obras de carácter escolar.

Así los estudios sobre los libros escolares cobran relevancia donde podemos ubicar no sólo la intención del autor, sino las necesidades de toda una época, que se ven manifiestas en las políticas educativas y plasmadas en estos instrumentos planeados y pensados para cierto tipo de enseñanza.

Fuentes consultadas


Anónimo, “Memoria Chorográfhica y Estadística del Estado de Guanajuato”, en Boletín de Geografía y Estadística de la República Mexicana, Núm. 2, Julio 1857.

Anónimo, Notas honoríficas, servicios públicos y juicios sobre los trabajos científicos y literarios del. Lic. Manuel Brioso y Candiani, a quién algunos conciudadanos postulan para senador por Oaxaca, México, Talleres Linotopográficos de F.S. Soria, 1922.

Almonte, Juan Nepomuceno, Catecismo de Geografía Universal para el uso de los establecimientos de instrucción pública de México, México, Impreso por Ignacio Cumplido, 1837.

Anderson, Benedict, Comunidades Imaginadas. Reflexiones sobre el origen y la difusión del nacionalismo, México, FCE, 2006.

Arellanes Meixueiro, Anselmo, et. al., Diccionario Histórico de la Revolución en Oaxaca, Oaxaca, IHEHRM/ UABJO, 2000.

Azuela, Luz Fernanda, “Comisiones científicas en el siglo XIX mexicano: una estrategia de dominio a distancia, en Eulalia Ribera Carbó/Héctor Méndoza Vargas y Pere Sunyer Martín (coords.), La integración del territorio en una idea de Estado, México y Brasil, 1821-1946, México, Instituto de Geografía, UNAM, Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, 2007.

Barreda, Gabino, Oración Cívica, en http://www.biblioteca.org.ar/libros/1112.pdf

Bauman, Zygmunt, “De peregrino a turista, o una breve historia de la identidad” en Stuart Hall y Paul du Gay, Cuestiones de identidad Cultural, Buenos Aires, Madrid, Amorrortu Editores, 2003.

Berry, Charles R., La Reforma en Oaxaca. Una microhistoria de la Revolución Liberal 1856/1876, México, Ediciones Era, 1981.

Brioso y Candiani, Manuel, Nociones de geografía general arregladas para las Escuelas de Instrucción Primaria del Estado, Oaxaca, Imprenta del Estado, 1891.

Burke, Peter, Visto y no visto. Barcelona. Crítica, 2001.

Chartier, Roger, El Mundo como Representación, Barcelona, Editorial Gedisa, 1992.

Ducoing, Patricia, “Origen de la Escuela Normal Superior de México,” en Revista Historia de la Educación Latinoamericana, vol. 6, núm. 6, 2004.

Gómez Rey, Patricia, La enseñanza de la geografía en los proyectos educativos del siglo XIX en México, México, UNAM/Instituto de Geografía, 2003.

Guerra, François Xavier, México del antiguo régimen a la revolución, México, FCE, 1995.

Guzmán, Marín Luis (Comp.), Escuelas Laicas, México, Empresas Editoriales S.A., 1967. (El liberalismo Mexicano en Pensamiento y Acción, 7).

Hale, Charles A., La transformación del liberalismo en la segunda mitad del siglo XIX, México, F.C.E., 2002.

Hall, Stuart, “Introducción: ¿Quién necesita identidad?”, en Stuart Hall y Paul du Gay, Cuestiones de identidad Cultural, Buenos Aires, Madrid, Amorrortu Editores, 2003.

Iturribarría, Jorge Fernando, Breve Historia de Oaxaca, México, SEP, 1944, Biblioteca Enciclopédica Popular, N. 21.

Sierra, Justo, “Reseña sintética del Primer Congreso Presentada por su Presidente Lic. Justo Sierra”, en Ángel J. Hermida Ruiz (Introd. y Pról.), Primer Congreso Nacional de Instrucción 1889-1890, México, El Caballito, 1975.

Lempérière, Annick, “La formación de las élites liberales en el México del siglo XIX: instituto de Ciencias y Artes del Estado de Oaxaca” en Secuencia, núm. 30, septiembre –diciembre 1994.

Lynch, Kevin, La imagen del espacio. Barcelona. Gustavo Gili. 1998.

Martínez Jiménez, Alejandro, La educación elemental en el Porfiriato en http://aleph.org.mx/jspui/bitstream/56789/30052/1/22-088-1973-0514.pdf

Mendiola, Alfonso, “La inestabilidad de lo real en la ciencia de la Historia: ¿argumentativa y/o narrativa?”, en Historia y Grafía, año 12, núm. 24, México, 2005.

Meníndez, Rosalía, “Los proyectos educativos del siglo XIX: México y la Construcción de la Nación” en http://biblioteca.itam.mx/estudios/100-110/101/RosaliaMenindezLosproyectoseducativosdelsiglo.pdf

Mora, José María Luis, Obras Completas, vol. 1, México, SEP, 1986.

Morelos Rodríguez, Lucero, La geología en el siglo XIX. Una revisión histórica de la obra de Antonio del Castillo, Santiago Ramírez y Mariano Bárcena, México, Secretaría de Cultura de Michoacán, Plaza y Váldes, 2012.

Muñoz Vega, Alicia, “Ideales y aplicaciones de la enseñanza moderna en México durante el porfiriato” en www.cirsociales.uady.mx/revUADY/pdf/233/ru2335.pdf

Silvia Pappe, “La problematización del espacio y el lugar social del historiador”, en Leonardo Martínez Carrizales y Teresita Quiroz Ávila (Coords.), El espacio entre la presencia y la representación, México. Universidad Autónoma Metropolitana, 2009. Ramírez, Alonso Francisco, Hombres notables y monumentos coloniales de Oaxaca, México, Talleres Gráficos de la Nación, 1948.

Roldán Vera, Eugenia, The making of citizen: an analysis of political cathechisms in nineteenth-century Mexico. Warwick, Tesis de Maestría en Artes, Métodos y Discursos Históricos, Universidad de Warwick, 1996.

Roldán Vera, Eugenia, “La escuela mexicana decimonónica como iniciación ceremonial a la ciudadanía: normas, catecismos y exámenes públicos” en Ariadna Acevedo Rodrigo y Paula López Caballero (Coords.), Ciudadanos Inesperados. Espacios de la ciudadanía ayer y hoy, México, El Colegio de México-CINVESTAV, 2012.

Ruiz Cervantes, Francisco José “Cayetano Esteva y su Geografía Histórica” en Carlos Sánchez Silva y Luis Alberto Arrioja (Editores), Las Estadísticas históricas oaxaqueñas. De la crisis del orden colonial a la Revolución Mexicana, México, UABJO, El Colegio de Michoacán, 2012.

Rüsen, Jörn, Tiempo en ruptura, México, UAM-A, 2014.

Saldaña, Juan José y Luz Fernanda Azuela, “De amateurs a profesionales. Las sociedades científicas en México en el siglo XIX” en Quipú, Revista Latinoamericana de Historia de las Ciencias y la Tecnología, vol. II, núm. 2, mayo-agosto, 1994.

Staples, Anne, “Panorama educativo al comienzo de la vida independiente” en Ensayos sobre la historia de la educación en México, México, El Colegio de México, 1981.

Tamayo, Jorge L., Introducción a la Ley Orgánica de Instrucción Pública en el Distrito Federal, 1867, Reglamento. Oración Cívica, México, UNAM, 1967.

Tamayo, Luz María Oralía, La Geografía, arma científica para la defensa del territorio, México, Instituto de Geografía, UNAM/Plaza y Valdés Editores, 2001.

Tank de Estrada, Dorothy, “Ilustración y Liberalismo en el programa de educación primaria de Valentín Gómez Farías”, en Historia Mexicana, v. 33, núm. 4, abril-junio, 1984.

Vidal Hernández, María Teresa, “El método histórico de Manuel Brioso y Candiani y su aplicación a la historiografía mexicana,” México, Tesis de Maestría en Historia FFyL, Universidad Nacional Autónoma de México, 1970.

Zárate Aquino, Manuel, Pequeño Diccionario Enciclopédico de Oaxaca, Oaxaca, Universidad José Vasconcelos de Oaxaca, 1996.

Zayas Enríquez, Rafael de, Benito Juárez, su vida y su obra, México, Sepsetentas, 1971.

Zea, Leopoldo, Del liberalismo a la revolución de la educación, México, INEHERM, 1956.




1 Anónimo, “Memoria Chorográfhica y Estadística del Estado de Guanajuato”, en Boletín de Geografía y Estadística de la República Mexicana, Núm. 2, México, Imprenta de V.G. Torres, 1857, p. 3.

2 Karl Schlögel, En el espacio Leemos el tiempo. Sobre historia de la civilización y geopolítica, Madrid, Siruela, 2007, p. 33.

3 De ahí la importancia por ejemplo de la las Relaciones Geográficas y los estudios estadísticos.

4 Stuart Hall, “Introducción: ¿Quién necesita identidad?”, en Stuart Hall y Paul du Gay, Cuestiones de identidad Cultural, Buenos Aires, Madrid, Amorrortu Editores, 2003, p. 18.

5 Zygmunt Bauman, “De peregrino a turista, o una breve historia de la identidad” en ibidem, p. 59.

6 Manuel Brioso y Candiani, Nociones de Geografía General arregladas para las Escuelas de Instrucción Primaria del Estado, Oaxaca, Imprenta del Estado, 1891.

7 Debo de indicar, que sobre Manuel Brioso y Candiani existe solamente un estudio, el de María Teresa Vidal Hernández, quien elabora un análisis sobre algunas obras de carácter histórico elaboradas por el oaxaqueño. María Teresa Vidal Hernández, “El método histórico de Manuel Brioso y Candiani y su aplicación a la historiografía mexicana,” México, Tesis de Maestría en Historia Universidad Nacional Autónoma de México, 1970.

8 Daniela Traffano, “Educación, civismo y catecismos políticos. Oaxaca, segunda mitad del siglo XIX”, en Revista Mexicana de Investigación Educativa, julio-septiembre, año/vol.12, número 034, México, COMIE, 2007, p. 1044. Versión en línea http:/redalyc.uaemex.mx

9 Antonio Annino, “El voto y el XIX desconocido” en versión en línea http://www.istor.cide.edu/archivos/num_17/dossier3.pdf [12/01/15]

10 Como lo enuncia Traffano “La ciudadanía se definía como una nueva idea de pertenencia a una identidad colectiva común (nación)” Traffano, Op. cit. p. 1044.

11 Juan José Saldaña y Luz Fernanda Azuela, “De amateurs a profesionales. Las sociedades científicas en México en el siglo XIX” en Quipú, Revista Latinoamericana de Historia de las Ciencias y la Tecnología, vol. II, núm. 2, mayo-agosto, 1994, México, pp. 135-136. A decir de los autores las repúblicas emancipadas de España, retomaron con entusiasmo el ideario científico de la Ilustración con la idea de regenerar a las sociedades.

12 Patricia Gómez Rey, La enseñanza de la geografía en los proyectos educativos del siglo XIX en México, México, UNAM/Instituto de Geografía, 2003, p.13. En México a lo largo del siglo XIX, la geografía fue junto con la historia, de las primeras ciencias incluidas en los planes de estudio tanto elementales como de enseñanza media.

13 Luz María Oralía Tamayo P. de Ham, La geografía, arma científica para la defensa del territorio, México, UNAM, IG, Plaza y Valdés Editores, 2001, p. 20.

14 Luz Fernanda Azuela, “Comisiones científicas en el siglo XIX mexicano: una estrategia de dominio a distancia, en Eulalia Ribera Carbó/Héctor Méndoza Vargas y Pere Sunyer Martín (coords.), La integración del territorio en una idea de Estado, México y Brasil, 1821-1946, México, Instituto de Geografía, UNAM, Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, 2007, p. 87.

15 Lucero Morelos Rodríguez, La geología en el siglo XIX. Una revisión histórica de la obra de Antonio del Castillo, Santiago Ramírez y Mariano Bárcena, México, Secretaría de Cultura de Michoacán, Plaza y Váldes, 2012, p. 19.

16 Idem.

17 Eugenia Roldán Vera. “La escuela mexicana decimonónica como iniciación ceremonial a la ciudadanía: normas, catecismos y exámenes públicos” en Ariadna Acevedo Rodrigo y Paula López Caballero (Coords.), Ciudadanos Inesperados. Espacios de la ciudadanía ayer y hoy, México, El Colegio de México-CINVESTAV, 2012, p. 39.

18 Eugenia Roldán Vera, The making of citizen: an analysis of political cathechisms in nineteenth-century Mexico. Tesis de Maestría en Artes en Métodos y Discursos Históricos, University of Warwick, 1996.

19 A decir de Dorothy Tank: “Con las Cortés de Cádiz se empezó a divulgar el término ‘primera enseñanza’ ya que la legislación dividía la instrucción en ‘primera’ (de primeras letras) ‘segunda’ (de estudios preparatorios, de ciencias y filosofía) y ‘tercera’ (de las carreras profesionales y teología). Alrededor de 1820 los términos ‘instrucción o educación primaria’ y ‘escuela primaria’ aparecen, pero su uso no era frecuente en aquel entonces, siendo más común el de enseñanza de primeras letras o primera enseñanza. El término ‘escuela pública’, significaba una institución que estaba abierta a todos los niños sin distinción de raza, clase o color; una escuela ‘pública’ de primeras letras quería decir además, una escuela en la que los alumnos no eran internos, sino que asistían diariamente y vivían en sus propias casas.” Por lo que este término se podía aplicar a casi todas las escuelas. Dorothy Tank de Estrada, “Ilustración y Liberalismo en el programa de educación primaria de Valentín Gómez Farías”, en Historia Mexicana, v. 33, núm. 4, abril-junio, 1984, p. 465.

20 Anne Staples, “Panorama educativo al comienzo de la vida independiente” en Ensayos sobre la historia de la educación en México, México, El Colegio de México, 1981, p.119. Sin embargo como indica Staples se dejan fuera diversos sectores de la población que no fueron considerados como los grupos indígenas y rurales.

21 Adicionalmente se establecieron artículos como el 1º que indica que la educación debe ser gratuita y pública y el 3º en el que queda sentado que todo ciudadano tiene derecho a instruirse y los arts. 11º y 12º que indican que la Instrucción Pública estaría a cargo de una Dirección Nacional. Rosalía Meníndez, “Los proyectos educativos del siglo XIX: México y la Construcción de la Nación,” p. 193-194. en http://biblioteca.itam.mx/estudios/100-110/101/RosaliaMenindezLosproyectoseducativosdelsiglo.pdf [07/02/15]

22 Ibidem, p. 194.

23 François Xavier Guerra, México del antiguo régimen a la revolución, México, FCE, 1995, p. 396.

24 Meníndez, Op. cit., p. 195.

25 Lo que es importante conocer para efecto de los jóvenes que eran educados por medio de los textos escolares.

26 Patricia Ducoing, “Origen de la Escuela Normal Superior de México,” en Revista Historia de la Educación Latinoamericana, vol. 6, núm. 6, 2004, p. 43. Versión en http://www.redalyc.org/pdf/869/86900604.pdf [09/02/15]

27 Guerra, Op. cit., p. 205.

28 Alejandro Martínez Jiménez, La educación elemental en el Porfiriato en http://aleph.org.mx/jspui/bitstream/56789/30052/1/22-088-1973-0514.pdf [28/02/15].

29 Idem.

30 Esto se notaba desde la constitución de 1857, donde en materia de educación se legislaba sobre el Distrito y territorios Federales, dejando a las entidades estatales la libertad de decidir sus propias cuestiones educativas. Ver Marín Luis Guzmán (Comp.), Escuelas Laicas, México, Empresas Editoriales S.A., 1967. (El liberalismo Mexicano en Pensamiento y Acción, 7).

31 Gabino Barreda, Oración Cívica en http://www.biblioteca.org.ar/libros/1112.pdf [25/02/15].

32 Propuesta generada desde 1833 por José María Luis Mora quién indicó que educación tenía una doble función: era parte edificadora del estado y de la modernización social y además poseía la función desmanteladora de las ideologías que impedían, y retrasaban el progreso. José María Luis Mora, Obras Completas, vol. 1, México, SEP, 1986, pp. 78-80.

33 Martínez, Op. cit., p. 519.

34 Jorge L. Tamayo, Introducción a la Ley Orgánica de Instrucción Pública en el Distrito Federal, 1867, Reglamento. Oración Cívica, México, UNAM, 1967.

35 Martínez, Op. cit., p. 519.

36 Ibidem, p. 520. Lo cual tuvo grandes consecuencias, ya que en 1880 Ezequiel Montes atacó duramente la enseñanza positivista sobre todo en la Escuela Nacional Preparatoria. Ver Charles A. Hale, La transformación del liberalismo en la segunda mitad del siglo XIX, México, F.C.E., 2002, pp. 221-319.

37 Leopoldo Zea, Del liberalismo a la revolución de la educación, México, INEHERM, 1956, pp. 113-122.

38 Ducoing, Op. cit., p. 42

39 Ibidem, p. 43.

40 Alicia Muñoz Vega, “Ideales y aplicaciones de la enseñanza moderna en México durante el porfiriato” en www.cirsociales.uady.mx/revUADY/pdf/233/ru2335.pdf [23/o1/15]

41 Justo Sierra, “Informe sobre el Primer Congreso Nacional de Instrucción, con las resoluciones aprobadas, leído por su secretario Dr. Luis E. Ruiz,” en Ángel J. Hermida Ruiz (Introd. y Pról.), Primer Congreso Nacional de Instrucción 1889-1890, México, El Caballito, 1975, pp. 127-137.

42 Podemos incluso hablar de instituciones como generadoras de relatos históricos acordes a sus principios como las militares, eclesiásticas, científicas, entre otras. En ese sentido Mendiola indica que “la historia se encuentra obligada, […] de remitir estilos narrativos a cuerpos sociales determinados.” Alfonso Mendiola, “La inestabilidad de lo real en la ciencia de la historia: ¿argumentativa y/o narrativa?”, en Historia y Grafía, Universidad Iberoamericana, año 12, núm. 24, México, 2005, p. 103.

43 Jörn Rüsen, Tiempo en ruptura, México, UAM-A, 2014 (traducción de Zerbrechende Zeit, Colonia, Böhlau, 2001), p. 95.

44 A mediados del siglo XIX la ciudad de Oaxaca mantenía un ritmo de vida tranquila y a decir de Charles R. Berry estaba regulada en grado notable por la Iglesia, sin embargo un poco antes de la Guerra de Reforma su poder comenzó a decaer en el Estado. Charles R. Berry, La Reforma en Oaxaca. Una microhistoria de la Revolución Liberal 1856/1876, México, Ediciones Era, 1981, p. 21.

45 Ibidem, p. 27.

46 El Instituto de Ciencias y Artes del Estado de Oaxaca fue fundado el 8 de enero de 1827, sobre la calle de San Nicolás (hoy Avenida Hidalgo) bajo una ley expedida por la legislatura del Estado en 1826, bajo el gobierno de Ignacio Morales. Desde su fundación el Instituto de Ciencias y Artes se fue consolidando como un recinto de ideas liberales encaminado a la instrucción de la juventud, siendo su primer director el fraile dominico Fray Francisco de Aparicio. Este Instituto estuvo expuesto a todas las fluctuaciones de la política, pero siempre se mantuvo como recinto de los liberales. De esta escuela fueron discípulos dos Presidentes, Benito Juárez (que sería profesor del mismo Instituto y director en 1852) y Porfirio Díaz; siete Ministros de Estado: Ignacio Mejía, Manuel Ruiz, Ignacio Mariscal, Manuel Dublán, Matías Romero, Justo Benítez y Manuel José Toro; y ocho diputados al Congreso Constituyente del 57. Rafael de Zayas Enríquez, Benito Juárez, su vida y su obra, México, Sepsetentas, 1971, p. 54. Aunque a decir de Charles R. Berry, “El Instituto no fue fundado para competir con la Iglesia, si no, antes bien, para extender el dominio eclesiástico a la educación secular”. Berry, Op. cit., p. 29.

47 Jorge Fernando Iturribarría, Breve Historia de Oaxaca, México, SEP, 1944, Biblioteca Enciclopédica Popular, N. 21, p. 66.

48 Annick Lempérière, “La formación de las élites liberales en el México del siglo XIX: Instituto de Ciencias y Artes del Estado de Oaxaca” en Secuencia, nueva época, núm. 30, sep –dic 1994, p. 57-94.

49 A decir de Alonso Francisco Ramírez se le llegó a tildar de jacobino a lo que Brioso respondió, “Si por jacobino se entiende ser defensor sincero y franco de la Constitución y de las Leyes de Reforma, soy jacobino, hasta terrible si se quiere, pues nunca cedí a las exigencias de los adversarios.” Alonso Francisco Ramírez, Hombres notables y monumentos coloniales de Oaxaca, México, Talleres Gráficos de la Nación, 1948, p. 28-29.

50 Berry, Op. cit. p. 31

51 El Periódico Oficial, citado en Manuel Brioso y Candiani, s/a, Notas honoríficas, servicios públicos y juicios sobre los trabajos científicos y literarios del. Lic. Manuel Brioso y Candiani, a quién algunos conciudadanos postulan para senador por Oaxaca, México, Talleres Linotopográficos de F.S. Soria, 1922, p. 5

52 Ibidem, p. 7

53 Anselmo Arellanes Meixueiro, et. al., Diccionario Histórico de la Revolución en Oaxaca, Oaxaca, IHEHRM, UABJO, 2000, p. 45.

54 Anónimo, Notas honorificas, Op. cit., p. 11.

55 Manuel Zárate Aquino, Pequeño Diccionario Enciclopédico de Oaxaca, Oaxaca, Universidad José Vasconcelos de Oaxaca, 1996, p. 56.

56Vidal, Op. cit., p. 13. Durante su estancia en la Ciudad de México fue archivero de la Suprema Corte de Justicia, Jefe de la sección de escuelas rudimentarias del ministerio de instrucción pública, formó parte de la junta calificadora del catastro de Tacubaya, abogado y consultor del ayuntamiento y oficial mayor interino del Distrito Federal, Diputado al Congreso de la Unión por Oaxaca (1916) y posteriormente Senador.

57 Francisco José Ruiz Cervantes “Cayetano Esteva y su Geografía Histórica” en Carlos Sánchez Silva, Luis Alberto Arrioja (Editores), Las Estadísticas históricas oaxaqueñas. De la crisis del orden colonial a la Revolución Mexicana, México, UABJO, El Colegio de Michoacán, 2012, p. 29.

58 Los niños que acudían a la escuela elemental oscilaban entre los 6 y 12 años.

59 Kevin Lynch, La imagen del espacio. Barcelona. Gustavo Gili. 1998. p. 61. En su estudio sobra la ciudad el autor nos muestra que existen cinco tipos de límites que se generan física y perceptiblemente en la ciudad, sin embargo señala que otras influencias que actúan sobre la imaginabilidad, como el significado social de la zona, su función, su historia e incluso su nombre, por lo que no debemos limitarnos sólo a lo físico, sino a lo identitario y simbólico.

60 Aunque Roger Chartier indica lo contrario. Roger Chartier, El Mundo como Representación, Barcelona, Editorial Gedisa, 1992, pp. 53-54.

61 Silvia Pappe, “La problematización del espacio y el lugar social del historiador”, en Leonardo Martínez Carrizales y Teresita Quiroz Ávila (Coords.) El espacio entre la presencia y la representación. México. Universidad Autónoma Metropolitana, 2009. p. 31.

62 Peter Burke, Visto y no visto. Barcelona. Crítica, 2001, pp. 104-105. Señala el autor que los testimonios visuales son importantes para enfocar la historia urbana, con lo que coincidimos plenamente y siguiendo a Lynch también podemos entender la manera en la que se relacionan los límites físicos con los culturales y al mismo tiempo generar identidad. Kevin Lynch, Op. cit., p. 68.

63 Justo Sierra, “Reseña sintética del Primer Congreso Presentada por su Presidente Lic. Justo Sierra”, en Ángel J. Hermida Ruiz (Introd. y Pról.), Primer Congreso Nacional de Instrucción 1889-1890, México, El Caballito, 1975, p. 132.

64 Ibidem, p. 134.

65 Ibidem, p. 136.

66 Uno de los primeros textos geográficos mexicanos que se preocupaba por definir a la ciencia geográfica y las partes en las que se componía es el Catecismo geográfico de Juan Nepomuceno Almonte quien señala: “Qué es geografía? R.- Es la ciencia que enseña el conocimiento de la tierra. p.- Cómo debe considerarse la geografía? R.- La geografía puede considerarse bajo tres puntos de vista principales, que establecen en esta ciencia tres grandes divisiones: primero, la geografía matemática ó astronómica; segundo, la geografía física ó natural; y tercero, la geografía propiamente dicha.” Juan Nepomuceno Almonte, Catecismo de Geografía Universal para el uso de los establecimientos de instrucción pública de México, México, Impreso por Ignacio cumplido, 1837, p. 1.

67 Brioso, Op. cit., p. 3.

68 Ibidem, p. 3.

69 Ibidem, pp. 3-4.

70 Ibidem, p. 7.

71 Idem. Posiblemente siguiendo lo establecido en el Primer Congreso Nacional de Instrucción, el mapa se tenía que dibujar, por lo menos así lo indican para el tercer año de enseñanza obligatoria. Justo Sierra, “Informe sobre el Primer Congreso Nacional de Instrucción, Op. cit., p. 127.

72 Ibidem, p.8.

73 Ibidem, p. 18.

74 Ibidem, p. 33

75 Rüsen, Op. cit., p. 67.

Catálogo: sistemadivisional -> SDIP -> proyectos -> archivos rpi
archivos rpi -> AlfaBorradores ciclos y crisis. Notas introductorias. José C. Valenzuela Feijóo
archivos rpi -> Gestión Estratégica de los Recursos Humanos
archivos rpi -> AlfaBorradores ciclos y crisis. Notas introductorias. José C. Valenzuela Feijóo
archivos rpi -> Génesis de la Sociedad Tradicional Antología I lothar Knauth (Editor)
archivos rpi -> Proyecto de Investigación
archivos rpi -> Coordinación: Letras Hispánicas Departamento: Filosofía Área de investigación
archivos rpi -> José C. Valenzuela Feijóo. Schumpeter y el ciclo económico
archivos rpi -> En-redados: una intervención educativa para la cultura digital. Introducción
archivos rpi -> Configuraciones sociotécnicas y relaciones laborales en la tercera generación de la industria automotriz en méxico
archivos rpi -> Redes Sociales y Apoyo Social en Alumnos de Telesecundaria. Reporte de Investigación


Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos