Manuel Brioso y Candiani y sus Nociones de Geografía Irma Hernández Bolaños



Descargar 140.51 Kb.
Página1/5
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño140.51 Kb.
  1   2   3   4   5

Manuel Brioso y Candiani y sus Nociones de Geografía

Irma Hernández Bolaños


Si en todas la naciones cultas, ó regidas por un gobierno cualquiera es interesante que los individuos que las componen, tengan el debido conocimiento de la patria, en la que se hallan, como la nuestra gobernada por instituciones populares, es un deber, es una obligación de los ciudadanos, el estudio de todo cuanto comprende el país en el que viven, á fin de poder desempeñar con acierto, los diversos destinos públicos á que son llamados periódicamente por el pueblo, el que las deliberaciones de sus representantes, contribuyan, igualmente que á su felicidad, al engrandecimiento y prosperidad del Estado.1

Introducción


La idea del siglo XIX como el siglo de los grandes cambios, ha sido sin duda, bastante estudiada, debatida y divulgada. Tal vez porque en aquel siglo los estados ligados a la cultura occidental fueron creando un saber acerca del resto del mundo y en especial de sí mismos. Es fundamental recordar que durante el siglo XIX los estados nacionales se consolidan, y es cuando el espacio conocido se transformó, debido a la independencia de las colonias que controló España por tres siglos y a los cambios geográficos que tras las guerras se suscitan en las nuevas naciones.

Así la representación de los territorios conocidos cambió, por lo tanto, se tenía que hacer una nueva “imagen” territorial del mundo y de los nuevos espacios en construcción, mostrando las transformaciones generadas por el reacomodo de ideologías y sistemas políticos.2

La Europa del siglo XIX, representaba a las sociedades que habían alcanzado el grado de alta cultura, con instituciones liberales, un desarrollo económico organizado y una conformación social basada en la ciudadanía nacional. La cultura era entonces entendida como un vehículo por medio del cual, se podía llegar a estos beneficios de la civilización.

Así para el estudio de las culturas se tuvo la necesidad de asumir algún precedente o referencia que permitiera constituir un conjunto de conocimientos que fuesen posibles estudiar analíticamente.3 Esta diferenciación cultural entre interioridad y exterioridad, como proceso necesario de la historia mundial, abrió los campos de estudios a la interpretación de los mundos culturales ajenos y distintos, por medio de la representación, en una gran cantidad de textos (históricos, políticos, sociológicos y artísticos).4

Lo más importante al escribir estas obras era resaltar las impresiones y reflexiones hechas como mecanismo de autodefinición de un lugar y espacio social, con conceptos e ideas en donde se tenían que afirmar las características singulares de los fines, proyectos, ambiciones y gustos ajenos, pero adaptables a las necesidades domésticas, que respondían a proyectos nacionales y locales. Un aspecto considerado como descubrimiento era entonces necesario describir, para poder ser asimilado y difundido; cargando la narración con conceptos y categorías históricas propias de la cultura del escritor, a veces contradictorias con lo que se quiere explicar, pero con un afán racional, ilustrado, letrado y con capacidad descriptiva, anecdótica y alegre por lo desconocido, ahora revelado.5

Un elemento fundamental en este reconocimiento se encuentra en la reconfiguración del espacio geográfico, como un punto de enclave identitario, dónde no sólo el exterior es fundamental, sino que, la representación de lo local juega un papel primordial dentro de la política del México porfiriano, y dónde las ideas de progreso y desarrollo, en boga en esta etapa, estaban ligados indiscutiblemente a la educación de los futuros ciudadanos.

El objetivo de este trabajo es analizar la manera en la que se construyó la idea del espacio geográfico a través de un ejemplo: las Nociones de Geografía General arregladas para las Escuelas de Instrucción Primaria del Estado,6 que elaboró el oaxaqueño Manuel Brioso y Candiani,7 en 1891, quien nos brinda una manera particular de concebir esta ciencia, y representa aún, los postulados del último cuarto del siglo XIX y las nuevas afirmaciones que se generan en el siglo XX. Para abordar estos elementos este trabajo estará dividido en cuatro apartados, en el primero se dará un breve panorama sobre la importancia de la geografía en el siglo XIX, posteriormente se abordará la relevancia de la enseñanza de la geografía, para después centrarnos en la vida de Manuel Brioso y Candiani, y finalmente se analizaran las Nociones de Geografía General.

La geografía y la construcción de la nación mexicana


Con el triunfo independentista México se enfrentó a dos problemas: la construcción de una nación y como consecuencia la del ciudadano. Estas dos novedades se practicaron e intentaron su consolidación a lo largo del siglo XIX, lo que equivalía a una profunda transformación cultural que involucraba tanto a la figura colectiva como a la del individuo.8

El problema se complica como lo señala Antonio Annino, cuando observamos la manera en la que en la práctica se articulaban diversas instituciones políticas, corporativas, comunitarias, territoriales y económicas, sólo por mencionar algunas.9 Debemos de comprender, las diversas interacciones que se estaban generando entre las estructuras sociales y la representación política (en construcción) de la nación mexicana.10

Cuando México logró su vida independiente, el Estado mexicano, al igual que lo había hecho el gobierno del virreinato, observó como una necesidad el conocimiento del territorio que gobernaba y sobre todo le interesaba poner énfasis en los recursos con los que contaba para gobernar.11 Por tal motivo, podemos señalar que la Geografía es una de las ciencias de mayor tradición en México y que se trató de cultivar con gran ahínco en el siglo XIX.12

De igual forma, es de notar que una preocupación de los gobiernos posindependentistas fue generar una estadística general del territorio, aunque lo que no es claro, son los elementos que debería contener ya que en estos trabajos se les da prioridad a distintos asuntos, por lo que aún no podemos hablar de una homogeneidad de contenidos. Sin embargo, notamos abundantes datos sobre la posición y altitud de las principales poblaciones, la contabilidad de su población, los principales productos, por ello, encontramos registros sobre sistemas de gobierno, religión y educación, entre otros asuntos.

Así, con Iturbide a la cabeza del imperio mexicano, se instruyó a Simón Tadeo Ortiz de Ayala para que elaborara esa ardua tarea,13 sin embargo, debido a la inestabilidad política, el conocimiento que se logró reunir correspondía nuevamente a la parte central del territorio mexicano.

Podemos señalar que a partir de 1824 comenzó a gestarse un Estado y una nación con instituciones, prácticas políticas y económicas ajenas al periodo virreinal, e inmiscuidas en un proceso de “modernidad”. México experimento una serie de transformaciones como nación, pero también al interior de las localidades, lo que se encuentra de manifiesto en las distintas publicaciones que se generaron en este periodo y que nos dan cuenta de las aspiraciones y las preocupaciones que aquejaron a la joven nación, donde sus forjadores delinearon sus proyectos de gobierno partiendo de los preceptos de la razón ilustrada y donde los letrados debían participar, y a decir de Luz Fernanda Azuela, compartían la ilusión de que el país podría explicarse a través de tablas y mapas.14

Los siguientes gobiernos también se interesaron en el conocimiento del territorio y sus recursos, ya que eran saberes indispensables para la administración del territorio. Sin importar su filia política, monarquistas, republicanos, centralistas, federalistas, liberales, conservadores, todos notaron la relevancia que tenía este rubro para el buen gobernar, por lo tanto para obtener control político del territorio.

Por lo que el interés de las autoridades por fomentar la instrucción, las tareas de reconocimiento científico y el afán por ir hacía el progreso pasó a ser una política del Estado. Así tenemos al Estado como promotor de comisiones y asociaciones orientadas al conocimiento del territorio15 que muestren los principales puntos donde se pueda invertir y explotar económicamente.

Pese a que los estudios geográficos fueron institucionalizados desde 1823 con el nombre de ingeniería geográfica en el Colegio de Minería, pero debido a los problemas políticos del país se retrasó la formación de sus profesionistas hasta mediados del siglo. El trabajo realizado por los ingenieros geógrafos fue durante mucho tiempo desconocido, por tal motivo se ha identificado a la geografía con la cartografía16, y si bien es cierto que un gran número de trabajos estuvo encaminado a la construcción de mapas es cierto también que el desempeño profesional abarcó un campo más extenso, como los trabajos desarrollados por instituciones como el Observatorio Astronómico Nacional, la Comisión de Limites y la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística.

Es indiscutible es que la geografía en el siglo XIX va de la mano con la institucionalización del conocimiento científico a través de las diversas sociedades científicas, cuyo objetivo preponderante de estas instituciones fue el desarrollo de las ciencias. En ese sentido, también es importante subrayar los trabajos elaborados por los estados como los Cuadros Estadísticos. De igual forma, se comenzó a reflexionar sobre la importancia de reformar la enseñanza en las escuelas de primeras letras, introduciendo el estudio de las nociones geográficas.



Catálogo: sistemadivisional -> SDIP -> proyectos -> archivos rpi
archivos rpi -> AlfaBorradores ciclos y crisis. Notas introductorias. José C. Valenzuela Feijóo
archivos rpi -> Gestión Estratégica de los Recursos Humanos
archivos rpi -> AlfaBorradores ciclos y crisis. Notas introductorias. José C. Valenzuela Feijóo
archivos rpi -> Génesis de la Sociedad Tradicional Antología I lothar Knauth (Editor)
archivos rpi -> Proyecto de Investigación
archivos rpi -> Coordinación: Letras Hispánicas Departamento: Filosofía Área de investigación
archivos rpi -> José C. Valenzuela Feijóo. Schumpeter y el ciclo económico
archivos rpi -> En-redados: una intervención educativa para la cultura digital. Introducción
archivos rpi -> Configuraciones sociotécnicas y relaciones laborales en la tercera generación de la industria automotriz en méxico
archivos rpi -> Redes Sociales y Apoyo Social en Alumnos de Telesecundaria. Reporte de Investigación


Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad