Manual del lavado de manos


Bases de un programa nacional de promoción del lavado de manos



Descargar 0.7 Mb.
Página2/14
Fecha de conversión10.05.2019
Tamaño0.7 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14

Bases de un programa nacional de promoción del lavado de manos

Si se quiere que tengan éxito, los programas de promoción del lavado de manos deberán responder a una necesidad de salud reconocida y contar con el apoyo de los interesados fundamentales. El gobierno, las empresas y los donantes pueden aportar tipos especiales de recursos que se necesitan para garantizar el éxito de un programa ejecutado a gran escala. Llevar a cabo una evaluación de la situación y, de ser necesario, justificar la práctica del lavado de manos desde puntos de vista que van desde la eficacia económica hasta los efectos en la salud, son elementos que dotarán al programa de promoción del lavado de manos de una base sólida.



Conocimiento del consumidor

Para modificar hábitos de larga data relacionados con conductas como el lavado de manos, hay que tener un buen conocimiento de los factores que impulsan y facilitan determinadas conductas en los consumidores que se toman como objetivo. Esto significa concentrarse en las necesidades del público-objetivo —principalmente las madres y los encargados del cuidado de los niños menores de cinco años, así como los niños en edad escolar— y hacer que sus perspectivas definan el carácter y el alcance de todas las actividades de promoción. La realización de investigaciones sobre los consumidores proporciona datos de referencia para evaluar y comprender a la población-objetivo respondiendo a cuatro preguntas generales: ¿Cuáles son las prácticas de riesgo? ¿Quién lleva a cabo las prácticas de riesgo? ¿Qué estímulos, hábitos y/o factores ambientales pueden modificar las conductas? ¿Cómo se comunican las personas?



Ejecución del programa

Los resultados de la investigación sobre los consumidores determinan la ejecución del programa. Esto supone conocer qué factores ambientales relacionados con el lavado de manos habrá que abordar, cuál es la forma más apropiada y atractiva para promover esa práctica y cuál es la mejor combinación de canales de comunicación para llegar al público-objetivo. La ejecución entraña también una atenta supervisión del programa y la evaluación y los ajustes periódicos.



Organización del programa

Cuando colaboradores de distintas procedencias y sectores no tienen costumbre de trabajar juntos, se necesita tiempo y esfuerzo para establecer objetivos comunes y crear confianza. Situar a un coordinador del programa en una organización de confianza es un método eficaz para orientar a distintos socios hacia un objetivo común.


A lo largo del presente manual se ofrecen referencias, información tomada de estudios de casos y otros instrumentos de apoyo a los programas de promoción del lavado de manos. Se anima a los usuarios a combinar su propia creatividad con los conocimientos existentes para innovar y optimizar los enfoques para la promoción a gran escala del lavado de manos.

INTRODUCCIÓN

Propósito del manual

El presente manual se basa en la experiencia de la alianza global entre los sectores público y privado para promover el lavado de manos con jabón (APPHW) y la de su predecesora, la iniciativa centroamericana de promoción del lavado de manos para la prevención de las enfermedades diarreicas. Estas actividades demostraron que programas masivos donde participen los sectores público y privado pueden ser útiles para promover el lavado de manos y reducir las enfermedades. La alianza global, que cuenta con apoyo básico de Bank Netherlands Water Partnership, representa la convergencia de entidades públicas y privadas de alcance mundial con el objeto de consolidar enfoques, al tiempo que ha puesto en marcha la promoción a gran escala del lavado de manos en Ghana, Perú, Senegal y Nepal.


Si bien en los últimos años se ha aprendido mucho acerca de la promoción del lavado de manos, especialmente en los terrenos de la investigación y el diseño de programas, los países todavía están experimentando con distintos enfoques para su ejecución y mejorando dichos enfoques. Es importante exponer lo que ya se conoce de forma que otros puedan comenzar a diseñar programas y hacer sus aportaciones a una base de conocimientos y experiencias en la lucha contra la mortalidad infantil.
El presente manual está dirigido al personal de los gobiernos y de las organizaciones dedicadas a tareas de desarrollo que se ocupan de ejecutar los programas de promoción del lavado de manos. Los responsables de la adopción de decisiones de los ministerios y los organismos de financiamiento también encontrarán en él asistencia para diseñar políticas y programas de mejoramiento de la salud pública.

Contexto

Lavarse las manos es, junto con la eliminación inocua de las deposiciones y un abastecimiento suficiente de agua limpia en los hogares, uno de los medios más eficaces que existen para prevenir las enfermedades diarreicas. El presente manual se concentra exclusivamente en el lavado de manos y propugna programas independientes de promoción del lavado de manos con jabón.


Esta guía no pretende restar valor a prácticas higiénicas distintas del lavado de manos. Al contrario, cada una tiene su lugar y debe abordarse por separado, con toda atención y en el contexto apropiado. Sin embargo, un axioma de los programas de comunicaciones es que los mensajes deben ser únicos y simples: en materia de transmisión de mensajes no son posibles las economías de escala. Transmitir dos mensajes en una sola comunicación, por ejemplo, reduce a la mitad la eficacia de cada uno de ellos. Por consiguiente, no es aconsejable agrupar las tres prácticas higiénicas fundamentales.
El enfoque de la promoción del lavado de manos que se describe en este libro entraña una cuidadosa investigación sobre los consumidores, seguida de iniciativas novedosas de comercialización. Este enfoque se adapta bien a otras cuestiones relacionadas con la salud, y las experiencias adquiridas en la ejecución de un programa de promoción del lavado de manos podrían aplicarse claramente a otros programas que utilicen enfoques técnicos e institucionales análogos.
Las iniciativas en curso para promover una higiene adecuada, incluido el lavado de manos, no han sido suficientes para generar un cambio masivo de las conductas. Muchos programas de salud pública incluyen entre sus objetivos el mejoramiento de la higiene: en un país determinado puede encontrarse en cierto momento un programa de lucha contra las enfermedades diarreicas, un programa escolar de educación para la salud que incluya la higiene, un programa de abastecimiento de agua y saneamiento que dedique recursos a aumentar la sensibilización respecto de la higiene, y medidas esporádicas de educación sobre la higiene que se adoptan a nivel local. Todas esas actividades tienen el defecto de tratar la higiene como una cuestión marginal y no como una cuestión central. Faltan recursos, no se aprovechan plenamente la imaginación, las aptitudes y el entusiasmo de la población, y es posible que los métodos estén anticuados. No hay ningún organismo que se dedique exclusivamente a promover la higiene, y los organismos de financiamiento no comprenden su importancia. Los objetivos que constan sobre el papel nunca llegan a ser plenamente operativos, a obtener recursos o a ser sometidos a evaluación y monitoreo. Los éxitos se limitan a menudo a localidades concretas y se logran aplicando métodos que no pueden extenderse a todo un país. Lo que es peor, reina la confusión al nivel más básico con respecto a qué es una higiene adecuada: distintos agentes la definen de forma diferente, y los prejuicios y las preferencias locales tienen prioridad sobre los hechos observados.
El enfoque que aquí se describe tiene por objeto resolver todos esos problemas: aumenta la conciencia, mejora el compromiso político y la asignación de recursos para la higiene, ofrece una vía para elaborar un programa nacional coordinado, y combina todos esos aspectos en un único marco general. También utiliza metodologías actualizadas de gran relevancia para modificar la práctica higiénica que ha demostrado en todos los casos tener el mayor impacto potencial en la salud general de la población: el lavado de manos con jabón.
Del mismo modo que todos los niños tienen derecho a ser vacunados, todos deberían tener también el derecho a estar protegidos de las enfermedades transmitidas por las manos. Esto supone sencillamente lavarse las manos con jabón después de usar la letrina o de limpiar a un niño y antes de manipular alimentos.

Principales causas de mortalidad infantil

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que la diarrea y las infecciones respiratorias son culpables de dos terceras partes del total de muertes de niños (Gráfico 1). UNICEF estima que la diarrea mata a un niño cada 30 segundos. Una vasta proporción de la mortalidad infantil se produce entre las poblaciones más pobres del mundo, en países de ingresos bajos y medios.


El lavado de manos con jabón:

¿La vacuna más eficaz contra las infecciones durante la infancia?
Las heces humanas son la principal fuente de patógenos diarreicos. Son también la fuente de la shigelosis, la fiebre tifoidea, el cólera, de todas las demás infecciones gastrointestinales endémicas más comunes y de algunas infecciones respiratorias: un solo gramo de heces humanas puede contener 10 millones de virus y un millón de bacterias. Esos patógenos se transmiten de un huésped infectado a otro nuevo por distintas rutas, como se muestra en el Gráfico 2. Si bien las rutas son numerosas, todas emanan de una misma fuente: las heces. Aunque es posible que ciertas medidas secundarias (la manipulación de los alimentos, la purificación del agua y la lucha contra las moscas) tengan efectos, son mucho más importantes las barreras primarias —el saneamiento y el lavado de manos— después del contacto fecal. Esas barreras impiden directamente que los patógenos fecales penetren en el entorno doméstico.
Lavarse las manos interrumpe la transmisión de agentes patógenos y, por lo tanto, puede reducir significativamente la diarrea y las infecciones respiratorias, así como las infecciones cutáneas y el tracoma. Un estudio reciente (Curtis y Cairncross, 2003) indica que lavarse las manos con jabón, particularmente después del contacto con las heces (después de la defecación y después del contacto con la deposición de un niño), puede reducir la incidencia de la diarrea entre un 42% y un 47%, mientras que un trabajo en curso de Rabie y otros apunta a que es posible una reducción del 30% de las infecciones respiratorias gracias al lavado de manos. Esto sigue siendo cierto incluso en zonas de elevada contaminación fecal y con un saneamiento deficiente. En otro estudio en curso se llegó a la conclusión de que, entre los niños menores de 15 años que vivían en hogares que habían sido objeto de una campaña de promoción del lavado de manos y habían recibido jabón, las tasas de diarrea eran la mitad de las que presentaban los niños que vivían en los vecindarios de control (Luby y otros, 2004). Dado que lavarse las manos puede prevenir la transmisión de diversos patógenos, es posible que sea más eficaz que cualquier vacuna. Si se promueve a una escala suficientemente amplia, puede considerarse que lavarse las manos con jabón es una vacuna “autoadministrada”.

El desafío de la promoción del lavado de manos

Si lavarse las manos con jabón es tan importante, ¿por qué no lo hacen todos?


El Cuadro 1 pone de manifiesto que la práctica de lavarse las manos con jabón presenta unas tasas muy bajas en todo el mundo. Aunque muchas personas se lavan las manos con agua, sólo un pequeño porcentaje utiliza jabón en los momentos críticos.
El motivo de que la práctica de lavarse las manos presente tasas tan bajas no suele ser la falta de jabón. El jabón está presente en la inmensa mayoría de hogares de todo el mundo, pero normalmente se utiliza para el baño y la colada, y no para lavarse las manos. La carencia de agua tampoco suele ser un problema, ya que las manos pueden lavarse bien con poca agua o con agua reciclada. En estudios realizados en distintos lugares del mundo, el motivo principal que se aduce para explicar que lavarse las manos con jabón sea tan poco frecuente es sencillamente que no constituye una costumbre.
El desafío consiste, pues, en hacer que lavarse las manos con jabón se convierta en un hábito y en una norma social en todo el mundo.
¿Qué tiene de nuevo este enfoque?
El presente manual describe la forma en que la conducta relacionada con el lavado de manos puede modificarse a gran escala, o a escala nacional, aportando la experiencia de los métodos de comercialización que aplica la industria, así como de las ideas actuales en materia de salud pública. Su característica principal es que define a la persona que debería lavarse las manos como un consumidor que puede elegir entre muchas opciones. Centrando el interés en esa persona, el presente manual explica la forma de:


  • Investigar las necesidades de los consumidores para comprender los hábitos relacionados con la práctica de lavarse las manos, las barreras y los estímulos para el cambio del comportamiento, así como las mejores formas de comunicarse con la población-objetivo;




  • Diseñar mensajes apropiados y atractivos, y




  • Ejecutar un programa de promoción que aproveche todos los canales apropiados, como los agentes de extensión, las redes de ciudadanos, los actos especiales, los distribuidores de jabón, las escuelas y los medios de comunicación.


En la Sección 1 del manual se describen las bases de un programa nacional para promover el lavado de manos. En la Sección 2 se trata de la forma de conocer a los consumidores a fin de que la campaña para promover el lavado de manos pueda diseñarse en torno a su realidad. En la Sección 3 se explica cómo pueden utilizarse nuevas ideas en una campaña que sea eficaz para modificar la conducta relacionada con el lavado de manos. En la Sección 4 se describe la organización de un programa de promoción del lavado de manos y se facilita información que afecta a las otras etapas; está concebida para ser leída paralelamente con las secciones anteriores. En el anexo se presentan ejemplos de instrumentos como métodos de estudio y términos de referencia.

SECCIÓN 1


Bases de un programa nacional de promoción del lavado de manos

SECCIÓN 1. Bases de un programa nacional de promoción del lavado de manos

Para comenzar: ¿Es el lugar y momento adecuados?
Un buen programa de promoción del lavado de manos puede contribuir extraordinariamente a la salud pública, pero crear ese programa requiere tiempo, recursos, esfuerzo y dedicación. Para tener éxito, los programas de promoción del lavado de manos deberán responder a una necesidad de salud reconocida y contar con el apoyo de los interesados fundamentales.
Realización de un análisis rápido de la situación
Mediante un análisis de la situación puede determinarse si hay en el país un entorno capaz de apoyar un programa de promoción del lavado de manos y si en el gobierno, entre los donantes y en el sector privado existen o pueden crearse defensores de dicho programa.
El primer determinante del éxito es una necesidad relacionada con la salud, como las siguientes:


  • La diarrea y las infecciones de las vías respiratorias son causas destacadas de morbilidad y mortalidad;




  • Las tasas de prevalencia de la práctica de lavarse las manos con jabón en los momentos críticos son bajas, o por lo menos se sospecha que sea así, o




  • El cólera, la fiebre tifoidea o el SRAS son un problema reconocido.


Si existe una necesidad relacionada con la salud, evaluar el interés y la capacidad de los grupos de interesados principales ayudará a determinar la viabilidad de una iniciativa y la mejor forma de organizarla. Los grupos y las cuestiones que normalmente habrá que tener en cuenta son los siguientes:
Los poderes públicos


  • El país se ha comprometido a cumplir los objetivos de desarrollo del milenio y cuenta con una estrategia de lucha contra la pobreza;







  • Existen posibles defensores del programa en los ministerios de salud, educación y recursos hídricos.

La industria




  • Existe un mercado para el jabón;




  • Hay posibilidades de crecimiento para la industria del jabón e industrias conexas (por ejemplo, las industrias de fabricación de plásticos que producen depósitos de agua), especialmente en los segmentos pobres del mercado, y




  • Las empresas desean tener un perfil más destacado y mejorar su imagen corporativa.

Los donantes y otros colaboradores




  • Existen programas en los terrenos de la salud, el agua, el saneamiento o la higiene en que podría integrarse la promoción del lavado de manos;




  • Las organizaciones donantes buscan establecer nuevos modelos de colaboración;




  • Las organizaciones no gubernamentales pueden integrar la promoción del lavado de manos en los programas existentes, y




  • Otros agentes, como los suministradores de servicios de salud, las empresas de distribución de agua y los grupos religiosos y comunitarios, desean intervenir más en el campo de la salud pública.


La probabilidad de ejecutar con éxito y en el momento oportuno un programa a gran escala aumentará en función del número de factores que existan o pueden crearse.
Alianzas entre los sectores público y privado
Puesto que tanto el sector público como el privado tienen interés en promover la práctica del lavado de manos, los programas que se ejecutan en los países suelen adoptar la forma de una alianza entre esos sectores. Mientras que el sector público puede mostrarse renuente a colaborar con la industria y el sector privado tiende a ser escéptico en cuanto a que la colaboración con las autoridades pueda producir resultados significativos, ambos sectores pueden beneficiarse de la cooperación.
En primer lugar, la industria suele invertir mucha energía en conocer al consumidor con el propósito de fabricar y promover productos apropiados. En general, los programas de promoción de la higiene no cuentan con estos conocimientos, que no son muy frecuentes en el sector público.
En segundo lugar, la industria ya ha introducido el jabón para el baño y para la colada en más del 90% de los hogares del mundo y ha demostrado con qué éxito puede lograr que el jabón y las conductas consiguientes sean prácticamente ubicuos. En los países desarrollados, la industria contribuyó a modificar las prácticas de higiene doméstica y también puede hacerlo en comunidades más pobres al tiempo que se beneficia de una ampliación de su mercado.
El sector privado puede beneficiarse de una alianza de este tipo, principalmente gracias a la ampliación de su mercado. Además, los beneficios que conlleva presentarse como defensor de objetivos sociales y sentarse a la mesa con los socios en tareas de desarrollo y expertos internacionales también pueden ser considerables. Por otra parte, muchos ejecutivos de empresas productoras de jabón están más que dispuestos a participar en iniciativas de mejora del bienestar social.
En resumen, el sector público puede aprovechar los recursos y las técnicas de comercialización de la industria. Si trabajan juntas, ambas partes pueden producir campañas de salud pública de un nivel igual o superior al de las actividades de comercialización de la industria.
La industria ya está procurando promover la práctica del lavado de manos como parte de programas comerciales o de responsabilidad social en curso. Colgate-Palmolive, Procter and Gamble y Hindustan Lever cuentan en muchos países con programas escolares que educan a los niños sobre el lavado de manos (véanse los detalles en el Recuadro 11). Es posible que esas empresas ya estén convencidas de los beneficios del mensaje de promoción del lavado de manos y estén dispuestas a participar en alianzas con el sector público. A menudo se requerirá debatir y acordar cuestiones relacionadas con las marcas comerciales y los derechos exclusivos.
Es posible que otras industrias deseen y puedan aportar recursos, conocimientos técnicos o contribuciones en especie a las alianzas entre los sectores público y privado. Entre ellas figuran la industria del agua, las empresas de medios de comunicación, los fabricantes de depósitos y tuberías y las empresas de transportes, etcétera. En Ghana, por ejemplo, Polytank, una empresa de producción de plásticos que fabrica depósitos para el almacenamiento de agua, se propone suministrar depósitos a las escuelas a precio de costo o a un precio inferior. Es posible convencer a las empresas que no efectúen una contribución directa de que transmitan el mensaje de promoción del lavado de manos en sus productos, como el jabón, los baldes para lavarse las manos o los rollos de papel higiénico. Esto aumenta la intensidad del mensaje de promoción del lavado de manos en el entorno.
En los casos en que el escepticismo del sector privado pudiera impedir su participación, tal vez sea beneficioso calificar a una alianza entre los sectores público y privado de "alianza para la promoción del lavado de manos".
Argumentos a favor de la promoción del lavado de manos
Para que un programa de promoción del lavado de manos pueda tener éxito, quienes lo propugnan deberán justificarlo ante los interesados, en particular las autoridades públicas, la industria y los posibles financiadores. Un análisis de las fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas puede definir los factores que será necesario abordar al tratar con esos interesados. En primer lugar, el análisis examina los factores que pueden ser controlados por los interesados como posibles participantes en la iniciativa (Cuadro 2).
En segundo lugar se evalúan los factores externos. Esos factores están al margen de la influencia de la iniciativa, pero pueden tener efectos positivos o negativos en las poblaciones-objetivo. El Cuadro 3 ayudará a una iniciativa a elaborar una lista de factores externos.
En tercer lugar, los interesados pueden colaborar para afrontar las debilidades, generar fortalezas, reconocer las oportunidades y mitigar las amenazas.
Argumentos para presentarlo a las autoridades públicas
Los aspectos fundamentales que pueden hacer que los gobiernos se muestren interesados son la escala del problema de salud y la vinculación con aspectos como los objetivos de desarrollo del milenio, los costos económicos de las enfermedades provocadas por el hecho de no lavarse las manos, las vinculaciones con la lucha contra la pobreza, y los costos del tratamiento y las horas de trabajo perdidas.
La investigación de esas cuestiones producirá los argumentos que servirán para convencer a los responsables de la adopción de decisiones de que deben apoyar los programas de promoción del lavado de manos. Una buena fuente de información sobre las tasas de prevalencia de enfermedades son los estudios nacionales basados en la comunidad, como las encuestas demográficas de salud. (La información obtenida de los servicios de atención de la salud es una fuente de datos deficiente porque no permite captar las tasas de prevalencia de enfermedades infecciosas en la comunidad). El costo que representa para la sociedad y para la economía el hecho de no lavarse las manos puede estimarse calculando el costo de: a) el tratamiento de las infecciones transmitidas por las manos; b) los días de trabajo perdidos, y c) la mortalidad causada por la diarrea y las infecciones respiratorias. Además, puede ahorrarse dinero con un programa nacional que sustituya actividades dispersas de promoción de la higiene por un enfoque que sea más general y más eficaz en función de los costos (véase el Recuadro 1).
Los programas de agua y saneamiento son atractivos para los gobiernos porque entrañan la adquisición e instalación de material, y puede resultar muy difícil convencerlos de desviar parte de ese financiamiento a un elemento no físico como es el lavado de manos. Aunque algunas organizaciones internacionales y algunos gobiernos están dando el paso de aumentar las inversiones en higiene, el ritmo de aceptación es lento. La promoción de la importancia relativa de los aspectos no físicos debe ser repetitiva y constante.



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad