Manual de la Sociedad de San Vicente de Paúl



Descargar 6.21 Mb.
Página14/23
Fecha de conversión27.10.2018
Tamaño6.21 Mb.
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   23

El carácter de su madre y su feminidad influenciaron grandemente a Vicente. Como niño, el vio en su cara lo sagrado del amor. De ella, recibió inspiración para afianzar su futuro trabajo en un radical y apasionado amor por el pobre.

Sacerdocio.


Reconociendo lo talentos intelectuales de su hijo y su agradable personalidad, y las limitadas oportunidades en su villa, Jean Paúl en 1595 matriculo a Vicente en la escuela Franciscana como pupilo en el cercano pueblo de Dax, con la esperanza de que Vicente se hiciese sacerdote. Para la gente de campo sin mucha esperanza de avanzar, el sacerdocio era una forma posible de alcanzar la prosperidad. En Dax, un abogado llamado Comet tomo interés en Vicente y le empleo como tutor de sus hijos, y así la educación de jóvenes, empezó a ser una parte importante de la misión de Vicente.
Vicente se registró en la Universidad de Toulouse. Para conseguir el costo de la Universidad, el Sr. de Paúl vendió un par de bueyes. En 1596, Vicente tomo los primeros pasos al sacerdocio: Tonsura y las Ordenes Menores. Él fue ordenado en Septiembre 23, 1600, por el Obispo de Periguex, Francia. Vicente tenía solamente 19 años de edad, y todavía era estudiante de Toulouse.
Como sacerdote ordenado, Vicente estaba ahora en posición de buscar un beneficio, un puesto eclesiástico el cual incluía propiedades o un sueldo fijo. El continuó sus estudios, aceptando a estudiantes que viniesen a comer a su casa para ganar suficiente dinero para pagar sus gastos. Mientras enseñaba, Vicente buscaba recibir un titulo en Teología, el cual lo gano en Octubre 12, 1604. Por ese tiempo, fue que heredó una buena suma de dinero. Las cosas iban bien.
Radicándose en Paris, Vicente consiguió habitación en la corte real con los capellanes de la Reina Margarita, una conexión que no le trajo beneficios financieros. Todavía buscando un gran puesto, el escribió a su madre que seguía esperanzado en poder ayudarle a ella y a su familia con un sueldo fijo.
Vicente entonces sufrió una noche oscura en su alma. Después de un tiempo, prometió a Dios que si le quitaba esa oscuridad, el dedicaría su vida al servicio del pobre. Instantáneamente, la angustia que sentía lo dejo. Nunca volvió y Vicente fielmente cumplió su voto al pobre hasta el día en que murió.


Vicente - el Sacerdote de Parroquia.
El Padre Pierre de Berulle, el famoso fundador de la Escuela Francesa de la Espiritualidad, fue el Director Espiritual de Vicente. De Berulle obtuvo para Vicente un pastorado en Cliché, a las afueras de Paris. Por primera vez en doce años desde su ordenación, él actuó en su función de sacerdote. Tomo las riendas de la parroquia en Mayo 12, 1612 y nunca estuvo mas contento. Otra vez, Vicente cogió a pupilos, aspirantes al sacerdocio, uno de los cuales se convirtió en su “mano derecha” cuando él también comenzó su propia comunidad de sacerdotes y hermanos. Vicente tenía 32 años de edad y estaba en la plenitud de su vida, pero seguía buscando algo.
Vicente dejo la parroquia de Cliché y asumió la responsabilidad de la educación y formación del hijo de una de las más prominentes familias de Europa, los Gondis. El Conde Philippe-Emmanuel de Gondi era General de las cárceles reales. Su esposa, Madame Francoise-Marguerite, era una señora de la nobleza por su propia familia. Ella escogió a Vicente como su Director Espiritual. Madame Gondi invito a Vicente a que la acompañara en sus viajes por sus vastas propiedades y así ministrar a la gente pobre del campo. Durante uno de estos viajes a la villa de Folleville en 1617, el juramento de Vicente de servir a los pobres fue reforzado cuando oyó la confesión de un hombre muriendo. El hombre le dijo a Madame Gondi que el hubiese sido condenado (al infierno) sino hubiese sido por Vicente.
Bajo la insistencia de Madame Gondi, Vicente desarrollo un programa para el sacramento de la reconciliación con un foco particular en la confesión general de la vida de uno. En Enero 25, 1617, él hablo sobre eso a las personas de Folleville. Asistido por varios sacerdotes, condujo la misión de la parroquia y, en el proceso, descubrió su propia misión.
Su Director Espiritual, Pierre de Berulle, estuvo de acuerdo con los deseos de Vicente de dejar a los Gondis, y le sugirió que se encargase de una parroquia cerca de Lyón, Chatillon-les-Dombes, donde fue instalado en Agosto 1, 1617. Allí Vicente fundo la Confraternidad de la Caridad, mas tarde llamada “Las Señoras de la Caridad”, uniendo a las mujeres de la parroquia en un grupo para servir a los enfermos y a los pobres. Vicente escribió la primera Regla, que fue aprobada por el Vicario General de Lyón en Noviembre 24, 1617. La Confraternidad de la Caridad fue formalmente establecida en Diciembre 8, la Fiesta de la Inmaculada Concepción.
La visión y la vocación de Vicente ahora fueron transformadas y él rindió su vida a Dios en el servicio del pobre.

Un hombre con una Misión.


En fe Vicente siguió a la Divina Providencia “paso a paso”. Pero los Gondi querían que Vicente regresara, y su Director Espiritual le pidió que regresara a Paris. Siempre obediente, Vicente accedió. Vicente se consiguió un nuevo director espiritual, André Duval, un profesor de la Sorbonne en Paris. El se estaba involucrando más y más en el servicio al pobre y sintió la necesidad de establecer instituciones para llevar a cabo esa misión, que él ahora veía como la continuación de la (misión) de Jesús.
Vicente conoció a Francis de Sales y desarrollaron una sólida amistad. De Sales le pregunto a Vicente que si pudiese ser el padre espiritual de sus Monjas de la Visitación. Vicente también se hizo el director espiritual de la futura Santa Jane Frances Chantal, la co-fundadora de las Monjas de la Visitación. Después de la muerte de Francis de Sales en 1622, Vicente continuó estos trabajos por muchos años.
Phillipe-Emmanuel Gondi puso al cuidado de Vicente a los presos y esclavos encarcelados. Luis XIII lo nombro Capellán General de las cárceles en Febrero 8, 1619. Vicente comenzó rápidamente a trabajar haciendo visitas y misiones.
La mente de Vicente estaba clara, los pobres eran sus amos y señores. Los Gondis dotoran el trabajo de Vicente en Abril 17, 1625 con una gran suma de dinero. El Arzobispo de Paris aprobó la comunidad de sacerdotes y hermanos de Vicente, la Congregación de la Misión (CM), también conocidos como Vicentinos, en Abril 24, 1626. Poco después, Vicente tomo los primeros pasos para obtener la aprobación del Vaticano. Los propósitos de su comunidad eran predicar el Evangelio a los pobres del campo y educar y formar buenos sacerdotes. Roma aprobó la comunidad en 1633.

Expansión del Ministerio Vicentino


En 1625, bajo la Providencia de Dios, Vicente fue enviado a servir como consejero espiritual a Louise de Marillac, una viuda con un hijo de 13 años. Como esposa, madre, y viuda, Louise acepto la gracia de Dios en su vida, dejando que su lastimado corazón fuese transformado en uno valiente, generoso y compasivo. Ella vivió intensamente, recibiendo a los pobres, a los sin esperanza, a los enajenados o separados, y a las personas abandonadas. En 1629, Vicente la envió a organizar, dirigir y animar la Confraternidades de la Caridad y las Señoras de la Caridad, Louise fue capaz de hacer todo eso porque amaba y tenia esperanza en Dios.
En Noviembre 29, 1633 siguiendo los pasos de la Providencia y bajo la guía de San Vicente de Paúl, Louise de Marillac tomó un pequeño grupo de mujeres en su casa y formaron una comunidad de total dedicación: “Dadas a Dios para el Servicio del Pobre”. Así se fundaron las Hijas de la Caridad. Louise entrenó a estas Hermanas a leer, escribir y a servir al pobre en salud, ministerio social y educación. Sobre todo, ella arraigó en la Hijas de la Caridad la espiritualidad Vicentina de encontrar a Jesús en el pobre, y el pobre en Jesús; enseñándoles a ser contemplativas en acción. Ella enseño a las Hermanas a servir al pobre “con respeto, suavidad, cordialidad y compasión”.
Como sacerdote, Vicente era capaz de motivar muchas de las mujeres del Siglo 17 a dar sus talentos y destrezas al servicio de la Iglesia, especialmente para el pobre y el abandonado. “Por los últimos 800 años mas o menos”, le dijo a las Hijas de la Caridad, “las mujeres no han tenido empleo público en la Iglesia…vuestro sexo les ha privado de tal empleo…ahora observen como…. la Providencia ha cambiado a algunas de ustedes hoy, para la ayuda al pobre enfermo…en lo necesario”.
Cada año más de 300 niños eran abandonados en las calles de Paris, muchos de ellos eran vendidos, por casi nada, como mendigos o eran deformados para mejorar

el negocio. En 1638, Vicente construyo casas para albergar a esos abusados y desatendidos niños, y Louise formo las Hijas de la Caridad para servir y amar a esos huérfanos.


Todos estos trabajos caritativos trajeron a Vicente a una posición importante ante el público. Personas con poder le prestaban atención, los políticos buscaban su consejo. Obispos y sacerdotes venían a él buscando educación y formación, Vicente se aprovecho de esos encuentros con los poderosos para pedir por los pobres. Louis XIII le pidió a Vicente que hiciera una lista de aquellos sacerdotes que el juzgaba ser los mejores candidatos para el episcopado. Cuando el Concilio de Conciencia se formo en Junio 1643, Vicente ya con 62 años de edad, fue incluido a la insistencia de la Reina Ana de Austria.
El ministerio de Vicente siguió creciendo como lo hicieron sus organizaciones. Sus seguidores enterraban a los muertos, cuidaban a los refugiados y huérfanos, cuidaban a los enfermos en sus casas y en los hospitales, y abrían las escuelas a los niños pobres.
El número de mendigos se incrementaba a más de 100,000 en la ciudad de Paris. En dos distritos solamente casi 24,000 familias vivían en la inmundicia. Cien personas morían diariamente en el hospital Hotel Dieu de Paris. Más de 10,000 muertes por mes eran reportadas a través de la Ciudad.
Vicente, ahora de 72 años de edad, afrontaba las necesidades que incrementaban lo mejor que podía, siempre refinando sus métodos caritativos y manteniendo a todos informados por medio de reportes de sus actividades. Vicente organizo colectas usando camiones para recoger los donativos de los mercaderes. Cada semana, sus seguidores distribuían ropa y miles de libras de comidas en numerosos vecindarios, usando rectorías como naves y centros de distribución.

El Final.


La enfermedad confino a Vicente a su cuarto en Julio 1660. Sin embargo, luchó para seguir trabajando. Su sueño, su oración era no morir en la cama, pero en la batalla, peleando por el pobre. Temprano en la mañana de Septiembre 27, 1660, unos días después de celebrar sus 60 años como sacerdote, Vicente murió sentado en su silla. Él fue a su hogar, uniéndose al Sacerdote Eterno, Jesucristo.
La Fiesta de San Vicente es celebrada en Septiembre 27.


    1. SANTA LOUISE DE MARILLAC (1591-1660).

La espiritualidad y el carisma Vicentino están afianzados en la colaboración, mutualidad y amistad de Vicente de Paúl y Louise de Marillac.


Louise de Marillac fue una esposa, madre, viuda, profesora, enfermera, trabajadora social, y fundadora. Ella era una organizadora, una pensadora radical que vivía su vida intensa y entusiásticamente. Louise era una mujer de profunda fe en la Divina Providencia y su meta en la vida era hacer la voluntad de Dios. Ella conoció el sufrimiento y el amor, ella se convirtió en una mística en acción.

El principio.


Louise nació en Agosto 12, 1591, cuando su padre, Louis de Marillac, era un viudo de 35 años de edad. La verdadera identidad de su madre ha quedado desconocida; lo más probable es que Louise, nacida fuera del matrimonio, fue en los ojos de la ley, ilegitima. Su madre fue probablemente una sirvienta de la casa de los Marillac, prohibida, por costumbres sociales de casarse. Como infante, Louise fue puesta en un convento-escuela de las Dominicas en Poissy, y nunca conoció el amor y la seguridad de pertenecer a una familia. Pero su padre amaba genuinamente a Louise y la visitaba a menudo. En Poissy, Louise recibió una educación sólida en filosofía, teología, latín, griego y literatura. Ella se adentro en la espiritualidad mística y la oración Dominicana.
Cuando Louise cumplió los doce años de edad, su padre falleció y ella perdió así la única persona que la amaba y a la cual pertenecía. En ese tiempo la quitaron del convento-escuela en Poissy y la pusieron en una casa de pupilos en Paris, donde recibió una educación práctica que incluía cocinar, los quehaceres de la casa y coser. La vida era completamente diferente ahora para Louise.
La renovación religiosa que estaba ocurriendo en Francia despertó en Louise el deseo de consagrarse a si misma a Dios. A la edad de veinte años pidió permiso para entrar en una comunidad enclaustrada de las Hijas de la Pasión. Por miedo a que la precaria salud de Louise no le permitiría mantener la austera Regla, la Superiora de los capuchinos rehusó su petición con estas proféticas palabras: “Dios tiene otros designios para ti”.

Casamiento.


En Febrero 5, 1613, Louise se casó con Antoine leGras, un secretario de la Reina, María de Medici. Como Louise era ilegitima, la familia de los Marillac rehusó arreglar un casamiento con alguien de la nobleza. Como Antoine era de la clase media, Louise se convirtió en Mademoiselle LeGras, en vez de Madame. Louise tenía veinte dos años. A pesar de que su casamiento había sido arreglado, como era la costumbre en aquellos tiempos, un amor verdadero surgió entre los dos. Con Antoine, Louise encontró el júbilo y el calor de un hogar de familia, que se hizo más brillante con el nacimiento de un hijo, Michel Antoine.
Louise amaba a Michel, a través de su infancia ella llegó a conocer la profunda felicidad de ser madre. Nacido prematuro, Michel tenía dificultades desarrollándose y aprendía muy despacio. Louise se preocupaba constantemente.
Siete años después de su casamiento, la salud de Antoine empezó a deteriorarse. Probablemente debido a tuberculosis. El se convirtió en una persona desanimada e irritable. Louise amó y se encargó de su esposo, pero temía que ella era culpable por todos sus problemas. En el tiempo cuando la justicia divina era un tema espiritual preponderante, Louise miraba a su ansiedad interna, la cual se convirtió en una obsesión problemática y entro en su alma una noche oscura. El domingo de Pascua, de Mayo 5, 1623 ella recibió una “Iluminación” del Espíritu Santo que le trajo una gran paz:
“Mi mente fue instantáneamente libre de toda duda. Yo fui advertida que vendría el tiempo cuando yo iba a estar en la posición de hacer votos de pobreza, castidad y obediencia y de que estaría en una pequeña comunidad con otras que harían lo mismo. Entonces entendí que sería puesta en un lugar donde yo podría ayudar a mi prójimo, pero no entendí como esto seria posible, ya que habría mucho que ir y venir”
Porque en aquel tiempo todas las comunidades religiosas de mujeres eran enclaustradas, Louise no entendía como mujeres con votos podían servir al pobre “hiendo y viniendo” por las calles de Paris.
Por más de dos años después de su “Luz de Pascua”, Louise permaneció al lado de su moribundo esposo. Con un corazón apenado, lo enterró en Diciembre 21, 1625. Pesadumbre, soledad, y sentimientos de abandono casi abrumaron a Louise. Ella encaró un futuro de miedo, muy preocupada de como iba a criar, ella sola, a Michel su hijo de doce años.

Vicente de Paúl.


En ese tiempo, en la Providencia de Dios, Vicente de Paúl fue mandado a Louise para ser su director espiritual. Al principio, Vicente y Louise tenían poca apreciación de cada uno, pero los dos trataban de ser obedientes a la aparente Voluntad Divina. En tiempo, Vicente se convirtió en un verdadero guía y mentor de Louise. Diez años mayor que ella, el había completado su viaje de fe, había pasado por muchas dificultades y fuegos que habían forjado un corazón limpio. Vicente escuchó a Louise y comprendió su sufrimiento. Así creció su entendimiento de ella. Él descubrió cuanto los rechazos en la primera parte de su vida y la muerte de su esposo habían mellado su alma. También el descubrió en ella un gran deseo de conocer y cumplir la voluntad de Dios. Comenzaron a ser amigos, y Vicente enseñaba a Louise como tener confianza en Dios y en si misma. Su amistad iba a revolucionar la vida religiosa de la Iglesia Católica y el ministerio a los pobres.
Vicente describió a Louise su trabajo entre la gente pobre, hablándole de como la Confraternidad de la Caridad había comenzado en 1617. Un principio guiaba a esta caridad: Los pobres son Jesucristo. Vicente insistía que el servicio personal dado a ellos fuese compasivo, gentil, respetuoso, devoto y con sentimiento en el corazón. Esas Confraternidades de la Caridad estaban compuestas de mujeres en las parroquias del campo, aliviando la miseria de los enfermos pobres en sus casas. Vicente había también organizado a las Señoras de la Caridad, un grupo de mujeres ricas de Paris, para servir a los pobres. Estas mujeres de la nobleza contribuían generosamente con su tiempo y dinero, pero a menudo mandaban a sus sirvientes a hacer las tareas menores.
Louise gradualmente se involucró en el trabajo de la Confraternidad y de Las Señoras de la Caridad. Ella guiaba, organizaba, y animaba los miembros de las Confraternidades y los afianzaba en la espiritualidad del servicio. Vicente dependía mucho de su espiritualidad, juicio y habilidad de organización. Poco a poco Louise ganaba confianza en Dios y en ella misma. Su viaje místico continuaba, y su amor a Dios quemaba calladamente su alma. Profundamente, un proceso de curación comenzó en su quebrantado corazón, restaurando su fe, y abriendo la creatividad que estaba potencialmente escondida en ella. Así como Dios guiaba a Louise al pobre, la caridad quemaba su corazón y así encontró y atesoró a Cristo en los rotos corazones, espíritus y cuerpos de los destituidos que ella servía.
Las Hijas de la Caridad.
En 1630, mientras Vicente estaba predicado en una misión, una mujer llamada Marguerite Nassau vino y le pidió que la dejase ayudar a los pobres. Marguerite era una mujer del campo, de treinta y dos años de edad, que había aprendido a leer libros por si misma y había llegado a tener una escuelita de campo donde enseñaba a leer a las muchachas jóvenes. Vicente la envió a Louise y ella la puso a trabajar con las Señoras de la Caridad. Su ejemplo era contagioso, pronto otras mujeres empezaron a trabajar con Louise sirviendo al pobre.
Louise sabia que estas mujeres jóvenes deberían tener una fuerte fundación, afianzada en la oración, para perseverar en el servicio. Ella también creía que encontrarían a Dios en el pobre y al pobre en Dios por fe solamente. Y ella reconoció que necesitarían ayuda mutua y estímulo, una comunidad a la cual pertenecer, donde pudiesen dedicarse al servicio del pobre, de los abandonados, de los huérfanos y de las personas analfabetas.
En Noviembre 29, 1633 después de años de orar y de discernimiento con Vicente, Louise recibió en su hogar a varias mujeres jóvenes que expresaron su amor por Dios y el deseo de vivir en comunidad para servir al pobre. En la Providencia de Dios, nació la Compañía de la Hijas de la Caridad . Louise comenzó a ver su “Luz de Pascua” volverse una realidad cuando Vicente explicó la vocación a Las Hijas de la Caridad.

“Ustedes tendrán por convento las casas de los enfermos, por celda un cuarto alquilado, por capilla la Iglesia parroquial, por claustro las calles de la ciudad, por encarcelamiento la obediencia, por parrilla el temor a Dios, por velo, la santa modestia, no haciendo otro tipo de profesión para asegurar sus vocaciones que la continuada confidencia que tienen en la Divina Providencia y el ofrecimiento que hacen a Dios de todo lo que son, en el servicio a la persona del pobre”


La misión de la Hijas de la Caridad era hacia el pobre en sus casas, a los expósitos (huérfanos), a los enfermos en los hospitales, a los niños en las escuelas, a los prisioneros, a los enfermos mentales, y a los ancianos. Así cuando sus colaboraciones comenzaron a aumentar, Louise y Vicente descubrieron y desarrollaron sus complementos, combinando oseadas iniciativas con un plan prudente y constante. Vicente proveyó la visión original del servicio al pobre, una visión formada por el amor a Jesucristo. Louise ayudó a transformar esa visión en una realidad.
Finalmente, en 1650, Louise encontró paz con su hijo, Michel, cuando él se casó y se asentó. Ella entonces disfrutó la felicidad de ser abuela cuando nació Louise-Renee
El Final.
Louise murió en Marzo 15, 1660. Sus ultimas palabras a las Hijas han resonado por siglos: “Cuiden del pobre”. Su moto por ellos todavía resuena: “La Caridad de Cristo crucificado nos urge”. Louise sabía que era el amor a Cristo que la urgía a ella y a sus Hijas, a ir al pobre, al enfermo, al oprimido, al pisoteado, al preso, al analfabeto, y al poco privilegiado. La Hijas de la Caridad continúan su legado de caridad sirviendo dondequiera que la gente pobre necesitan su ayuda.
Louise de Marillac fue beatificada por el Papa Benedicto XV en Mayo 29, 1920 y canonizada por el Papa Pío XI en Marzo 11, 1934. El Papa Juan XXIII nombró a Louise como Patrona de todos los Trabajadores Sociales Cristianos en Febrero 10, 1960.
La Fiesta de San Louise se celebra en Marzo 15.


    1. EL BEATO FEDERICO OZANAM (1813-1853)


Reconocido como el principal fundador de la Sociedad de San Vicente de Paúl, el Beato Federico fue ese raro individuo que exhibe tanto genio intelectual como extraordinaria santidad. Esposo y padre, profesor e investigador, periodista y autor, apologista y defensor de la fe, él fue sobre todo un Buen Samaritano.




Compartir con tus amigos:
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   23


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad