Manual de Epidemiologia



Descargar 2.46 Mb.
Página11/11
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño2.46 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

Estadísticas vitales: Comprenden, entre otras, las tasas de mortalidad y natalidad elaboradas por el Ministerio de Salud. Se encuentran publicadas en la página web (www.msal.gov.ar). Allí se presentan las tasas de mortalidad cruda, infantil, materna, globales y por provincia. Además se encuentran las tasas de natalidad global y por provincia y los porcentajes de recién nacidos de bajo peso y de madres adolescentes entre otros datos.

  • Datos administrativos: Registros de obras sociales, compañías de seguro, registros de ausencia de personal o escolares, exámenes prelaborales y prenupciales, otros.

  • Laboratorios. Registros de los resultados de análisis bacteriológicos o de pruebas serológicas especiales.

  • Bancos de sangre. Registro de donantes con pruebas serológicas positivas para el VIH, Chagas, Sífilis, etc.

  • Registros especiales: realizados por sociedades científicas, clínicas y hospitales sobre tumores, diabetes, malformaciones, etcétera.

  • Otras fuentes: Encuestas especiales, medios de difusión, rumores, etcétera.


    El objetivo de la vigilancia condiciona la elección de las fuentes de datos. Se trata de buscar la fuente más apropiada de acuerdo a la estrategia de vigilancia utilizada.
    Con el fin de poder comparar la información, es necesario aplicar criterios homogéneos. Esto se logra con la definición de caso (Tabla 6). Ésta debe ser clara y fácil de aplicar en cualquiera de los niveles del sistema asistencial (central y local). La definición de caso debe incluir información sobre los determinantes de persona (no sólo acerca de las variables universales, sino también sobre otras tales como los riesgos de padecer el evento en una determinada población; el uso de los servicios asistenciales por parte de la población; etcétera.), lugar, tiempo y al menos dos tipos de diagnóstico: el clínico y el de laboratorio. Cuando no se tiene certeza, el diagnóstico debe ser considerado sospechoso o probable.

    La definición adoptada, dependerá (entre otras cosas) de la sensibilidad que queremos del subsistema. Por ejemplo en el momento que se intenta lograr el control de un foco de enfermedad meningocóccica, la definición de caso sospechoso puede ser: toda aquella persona contacto del caso primario, que presente fiebre y cefalea. Esto implica que en estos casos se efectuarán pruebas para descartar enfermedad. La idea es que los criterios clínicos, de laboratorio y epidemiológico se modifican de acuerdo al propósito u objetivo fundamental del subsistema



    Tabla 6 Diferentes tipos de casos.




    Casos sospechosos: aquellos que presentan únicamente evidencia clínica

    Casos probables: aquellos que presentan una evidencia clínica más un indicativo de laboratorio no confirmatorio. Ej. dengue, psitacosis, rabia.

    Casos confirmados por laboratorio: aquellos que presentan evidencia clínica y con confirmación de laboratorio.

    Casos confirmados criterios clínico - epidemiológicos: aquellos con evidencia clínica y nexo con casos confirmados por laboratorio.

    Los datos primarios de la vigilancia proceden de los diagnósticos clínicos y etiológicos generados por las actividades médicas.




    Para tener en cuenta en el proceso de notificación de un evento





    El sistema de vigilancia epidemiológica debe ser mantenido con la colaboración de todos los profesionales de la salud. El proceso de notificación es simple, y sólo requiere de voluntad y conciencia de la importancia que tiene el poder contar con datos en forma oportuna y sistemática para la toma de decisiones en salud. Según cuál sea el evento, la modalidad de notificación puede ser: numérica (cantidad de casos) o individualizada (con los datos del paciente), puede ser necesario la notificación negativa (esto es informar que no hubo casos de enfermedad) . Del mismo modo, los intervalos de notificación varían siendo algunas patologías de notificación inmediata, telefónica y otras semanal. La aplicación de estas modalidades, según el evento están dictadas por las prioridades del sistema y el sentido común. A continuación, se describe en forma sintética el proceso de notificación.

    PROCESO DE NOTIFICACIÓN




    ¿Quién notifica?




    El médico que atiende al paciente o reconoce el cadáver. También debe notificarlo el laboratorista o el anatomopatólogo al lograr el diagnóstico de certeza. En casos animales el veterinario es quien debe notificar. Están obligados a comunicar casos sospechosos: odontólogos, obstétricas, kinesiólogos y en general cualquier auxiliar del arte de curar que tenga acceso a los mismos

    ¿Qué se notifica?

    Cualquier enfermedad con sospecha clínica o con certeza de laboratorio que se encuentre en la lista de eventos bajo Vigilancia en el Manual de Normas y Procedimientos

    ¿Cuándo se notifica?

    Ante la sospecha que se origina en la clínica o ante la certeza diagnóstica que se origina en el laboratorio.

    ¿Cómo se notifica?

    En los formatos disponibles (planillas C2 y L2); por teléfono o por fax si la declaración es urgente y así es requerida por la autoridad sanitaria; también podrá hacerse en un futuro por correo electrónico o Internet (www.direpivigia.org.ar)

    ¿A quién se notifica?

    A la autoridad sanitaria inmediata superior local más próxima.

    ¿Por qué se notifica?

    Para tomar las medidas sanitarias apropiadas, investigar y controlar la transmisión de las enfermedades y suministrar datos a los niveles superiores de vigilancia.



    4.4.2. Diferentes tipos de procedimientos de Vigilancia Epidemiológica

    Algunas de las fuentes de información epidemiológica, antes enumeradas, pueden ser utilizadas en sí mismas como estrategias o procedimientos de vigilancia, según sean los mecanismos de obtención y utilización de datos.

    MODALIDAD DE NOTIFICACION

    PERIODICIDAD

    TIPOS

    FORMAS

    Inmediata

    Individualizado

    Notif Positiva

    Semanal

    Numérico

    Notif. Negativa




    Por Brotes



    Es evidente que resulta prácticamente inviable que un sistema de Vigilancia en Salud Pública abarque con profundidad y detalle todos los aspectos vinculados a la salud de las poblaciones.

    La estructura y el funcionamiento de estos sistemas o subsistemas deberán ajustarse a las características de los eventos que se desean vigilar y así optimizar los atributos propios de un sistema de vigilancia. Estos atributos están vinculados entre sí, y mejorar uno de ellos puede resultar en un menor cumplimiento del otro. Lo importante es lograr un equilibrio entre todos ellos, para poder cumplir con los objetivos del sistema adoptando la estrategia de vigilancia adecuada para cada situación en particular.

    Las estrategias de los sistemas de vigilancia son muy variadas, aunque básicamente pueden agruparse de acuerdo a su principal propósito: simplificar procedimientos y aumentar la eficiencia del sistema, aumentar la cobertura del sistema o investigar en profundidad un evento en la población.


    4.5. Análisis e Interpretación de los datos

    Dentro del planeamiento y diseño de un sistema de vigilancia en salud es necesario prever el tipo de análisis que se hará de los datos y, por lo tanto, los recursos necesarios para este propósito, evitando recolectar datos que no serán utilizados.

    El análisis de los datos obtenidos dependerá de los objetivos del sistema de vigilancia, las fuentes de información y las estrategias (procedimientos).

    La esencia del análisis de los sistemas de vigilancia es la descripción en tiempo, espacio (lugar) y población de los eventos bajo vigilancia. Este simple ejercicio permite establecer comparaciones entre los grupos observados y el cálculo de tasas, como indicador básico de riesgo. Análisis más elaborados pueden determinar fuerza de asociación, causalidad y potencial impacto de las diferentes medidas de acción. Los datos deben ser sometidos a un proceso de control de calidad que asegure su validez, esto es si representan el evento tal cual ocurrió o existen inconsistencias internas.

    Un estudio adecuado del espacio, debe permitir efectuar comparaciones entre zonas Es muy práctico utilizar técnicas de georeferenciamiento o representación con mapas de punto con referencias semanales, trimestrales y anuales. Para que las comparaciones sean válidas es necesario utilizar tasas estandarizadas o ajustadas a variables de confusión, como la edad, tiempo de observación, etcétera. La información epidemiológica referida a las personas incluye la consideración de: características de género, edad, residencia, profesión, lugar de trabajo, etcétera, siempre en función de los criterios de riesgo. El análisis de estos datos debe permitir cumplir con los objetivos de la vigilancia epidemiológica ya señalados. La interpretación de la información obtenida debe permitir detectar cualquier “artefacto” como modificaciones espurias de tasas de incidencia debido a modificación de definición de casos, búsqueda activa de los mismos, etc.

    Para que la utilización de la información analizada sea útil, es indispensable presentarla en forma adecuada, en el momento oportuno y a las personas indicadas. Esta es, tal vez, una de las deficiencias más generalizadas de los sistemas de vigilancia. Sin duda, las autoridades de salud en los distintos niveles son quienes posibilitarán responder a las necesidades que surgen a partir de la información analizada. Los responsables de la información están a nivel local y son los que responden en situaciones que requieren de acciones inmediatas.


    4.6. Difusión de la Información

    Este punto se refiere a la difusión de la información, cómo se presenta su análisis y las recomendaciones derivadas. Para organizar la difusión de la información se debe tener en cuenta que la vigilancia es un proceso que se caracteriza por suministrar “información para la acción" . La información debe estar disponibles para:



    • las fuentes que notifican o aportan datos primarios. Los datos se presentan de forma tal que resulten fáciles de leer, utilizando, por ejemplo, tablas, gráficos, informes, etcétera. El objetivo es estimular a través de un mecanismo de retroalimentación la participación tanto en el control de problema como en la remisión de datos futuros;

    • las personas e instituciones con funciones de planificación; ambos requieren de un análisis que permita la interpretación de lo que ocurre y la toma de decisiones;

    • los investigadores y

    • el público en general.

    Los medios habituales de difusión de la información de la Vigilancia Epidemiológica son el Boletín de Semanal de Notificaciones y el Boletín Epidemiológico Anual, elaborados por el SI.NA.V.E., que actualmente se difunden por Internet.

    Su objetivo principal es la difusión, el análisis, y la consolidación de la información que se recibe de los niveles centrales provinciales. Se propone para el nivel provincial o jurisdiccional además un Boletín Semanal de Notificaciones y Boletín Epidemiológico Provincial con distribución a niveles locales y provinciales
    4.7. Evaluación de los Sistemas de Vigilancia Epidemiológica

    Como en todo proceso administrativo, la evaluación de las actividades -de su planeamiento, de su operación y de los resultados logrados con su ejecución- es una parte fundamental para conocer los defectos en el diseño, las dificultades en la operación y las necesidades de apoyo y refuerzo en la estructura que permitan una mayor eficiencia y efectividad. Los sistemas de vigilancia no están exentos de esta actividad: la supervisión y evaluación como mecanismos de control permiten establecer el grado de cumplimiento de los objetivos y las desviaciones en los procedimientos que limitan estos logros, dando lugar a la aplicación de correcciones.

    La evaluación puede ser directa, a través de visitas, o indirecta, a través de la información proporcionada por los informes de actividades.

    Los indicadores de vigilancia son parámetros determinados que permiten observar y evaluar de manera continua el funcionamiento de los sistemas de vigilancia y pueden ser construidos y utilizados tanto para los sistemas generales como para los específicos.

    A su vez, el sistema de vigilancia está organizado en tres niveles (local, jurisdiccional o central provincial y nacional) que actúan sobre la población de nuestro país y cada uno de ellos tiene responsabilidades propias. Su consideración es un criterio básico para la construcción de indicadores de evaluación.
    BIBLIOGRAFÍA
    ABRAMSON J.H.: “Survey methods in community medicine. An introduction to epidemiological and evaluative studies. Churchill Livingstone, New York, 1984.

    ALBURQUERQUE CORDEIRO H. y col.: “Los determinantes de la Producción y distribución de la enfermedad” Rev. Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales 84. Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM.

    ALLEYNE G., CASTILLO SALGADO C., SCHENEIDER M.C., LOYOLA E., VIDAURRE M.: “Visión general de las desigualdades de salud en la Región de las Américas, usando diferentes enfoques metodológicos”. Rev. Panam. Salud Pública, vol 12 (6), 2002.

    ALMEIDA FILHO N.: “La ciencia Tímida”. Editorial Lugar, Buenos Aires, 2000.

    ALMEIDA FILHO, N.: “Epidemilogía sin números”. OPS, Washington, 1992.

    AMARTYA SEN.: Discurso leído en la III Conferencia Internacional sobre Economía de la Salud, York, Reino Unido. Publicado en la Revista Panamericana de la Salud, vol 11 (5/6), 2002, bajo el título “¿Por qué la equidad en salud?”.

    ANMAT: “Curso de capacitación de inspectores bromatológicos, a distancia”: Módulo 3.

    ARMUS D.: “Salud y anarquismo. La tuberculosis en el discurso libertario argentino. Política, médicos y enfermedades”. Editorial Biblos, Universidad Nacional de Mar del Plata, 1996.

    AYRES J.R.: “Elementos históricos e filosóficos para a crítica da epidemiologia” Rev. Saude Publica 27 (2):135-44, 1993.

    BARBOSA DA SILVA J., AZEVEDO BARROS M.: “Epidemiología e desigualdade: notas sobre a teoria e a história” Rev. Panam. Salud Pública, vol 12 (6), 2002.

    BARRADAS BARATA R.: “Epidemiología Clínica: Nova ideología médica?” Cool Saúde Pública, 1966.

    BEAGLEHOLE R., BONITA R., KJELLSTRÖM T.: “Epidemiología Básica”. Organización Panamericana de la Salud, Publicación Científica Nº 551, Washington, DC, Estados Unidos, 1993.

    BLUMENFELD S.: “Una metodología General aplicada a la atención primaria de la salud”. PRICOR. Proyecto de investigaciones operativas en atención primaria de la salud. Center for Human Services.

    BREILH J.: “Bases para un replanteamiento del método epidemiológico”. Separata.

    BREILH J.: “Epidemiología Crítica”. Editorial Lugar, Buenos Aires, 2003.

    BREILH J.: “Epidemiología: Economía, Medicina y Política”. Santo Domingo, 1980.

    BUCK C.: “Epidemiología y Política de Salud. La formación en epidemiología para el desarrollo de los servicios de salud” Serie de desarrollo de recursos humanos Nº 88, OPS/OMS, 1987.

    BUNGE M.: “Causalidad: El principio de Causalidad en la ciencia moderna”. Editorial Universitaria, Buenos Aires, 1972.

    BUNGE M.: “Ciencia y Desarrollo”. Siglo veinte, Buenos Aires, 1984.

    CARVAJAL BAÑADOS Y.: “Medicina social y salud colectiva. Desigualdades sociales y salud”.

    http://www.llanchipal.cl/Medicina_Social/desigualdades.htm



    CASTELLANOS P.L.: “Epidemiología y Organización de los servicios. La formación en epidemiología para el desarrollo de los servicios de salud” Serie Desarrollo de Recursos Humanos Nº 88, 1987.

    CORTINA GREUS P.: “El concepto actual de epidemiología”. San. Pub. 1982, 36: 933.



    DA SILVA L.J.: “O conceito de espaço na epidemiologia das doenças infecciosas” Cad Saúde Pública 13 (4), 1997.

    DEBORAH LUPTON: “Riesgo como peligro moral: las funciones política y social del discurso del riesgo en salud publica”. Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales, Universidad de Western Sydney, Australia. International Journal of Health Services, vol. 23, Nº 3, pp 425-435, 1993 © 1993, Baywood Publishing Co., Inc.

    DIEZ ROUX A.V.: “Hacia la recuperación del contexto en epidemiología: variables y falacias en el análisis multinivel”. Salud colectiva, Editorial Lugar, 2004.

    DIRECCIÓN DE EPIDEMIOLOGÍA DEL MINISTERIO DE SALUD Y AMBIENTE DE LA NACIÓN. Unidad de análisis y monitoreo de la salud. “Protocolo diagnóstico de fuentes de información para los análisis de la situación de salud y salas de situación”. Buenos Aires, 2002.

    DOLLFUS O.: “O Espaço Geografico”. 1972. En: da Silva LJ. O conceito de espaço na epidemiologia das doenças infecciosas. Cad Saúde Pública 13 (4), 1997.

    ESPINOZA R. et al.: “Análisis de situación de salud (CD-ROM)”.Escuela Nacional de salud pública. Oficina General de Epidemiología. Programa de especialización en epidemiología de campo (PREC), Mayo 2001.

    EVANS A.S.: “Definitions of Epidemiology” Am J. Epidemiol 1979, 109: 379,.

    FEINSTEIN A.R.: “Epidemiologic Analyses of causation: The unlearned scientific lessons of randomized trials” J Clin Epidemiol 42 (6): 481, 1989.

    FLETCHER R.H., FLETCHER S.W., WAGNER E.H.: “Epidemiología Clínica”. Ediciones Consulta, Barcelona, España, 1989.

    FOUCAULT M.: “El nacimiento de la clínica” 12ª Edición. Siglo XXI, México, 1987.

    GALAN MORERA R.: “Enfoque metodológico de la investiga­ción aplicada en los servicios de salud" Educ Med Salud 15 (1): 21, 1981.

    GÓMEZ GÓMEZ E.: “Equidad, género y salud: retos para la acción” Rev Panam Salud Pública, vol. 11 (5/6), 2002.

    GOODMAN R.A., BUEHLER J.W. et al.: “The epidemiology field investigation: Science and judment in public health practi­ce" Am J of Epidemiol 132 (1): 9, 1990.

    GOZÁLEZ RAMÍREZ, F., MINAYA LEÓN, P., Guía metodológica para el análisis de la situación de salud y la identificación de los principales problemas de salud. Oficina General de epidemiología (OGE). Ministerio de Salud del Perú. 1 999.

    GRAHAM S.: “Enhancing creativity in epidemiology” Reviews and Commentary. Am J of Epidemiol 128 (2): 249, 1988.

    GWATKIN D.: “La Necesidad de hacer reformas del sector de la salud orientadas hacia la equidad” Rev. Panam. Salud Pública, vol 11 (5/6), 2002.

    HENNIGAN K.M., FLAY B.R., HAAG R.A.: “Esclarecimiento de Conceptos y Términos usuales en la investigación evaluati­va" En: Evaluación del impacto de los programas de nutri­ción y de salud.

    HULLEY S.B., CUMMINGS R.C.: “Diseño de la Investigación Clínica. Un Enfoque Epidemiológico”. Doyma, Barcelona, España. 1993.

    INDEC: “La Pobreza en la Argentina” Serie Estudios INDEC Nº 1, Buenos Aires, 1984.

    JENICEK M., CLÉROUX R.: “Epidemiología”. Ed. Salvat, Barcelona, 1987.

    KLIMOVSKY G.: “Las desventuras del conocimiento científico”. A-Z Editora, Buenos Aires, 1994.

    LEJEUNE M.: “La mise au point d’un quetionnaire” En: Grangé, D; Lebart, L. Traitements statistiques des enquêtes. Dunod, Paris, 1994.

    MARTINEZ NAVARRO J.F.: “La causalidad en Epidemiología” Rev. San. Hig. Púb. 56:1139, 1982.



    MAUSNER J.S., KRAMER S.: “Epidemiology: An introductory text”. W.B. Saunders Company, London, 1985.

    MCMAHON B., IPSEN J., PUGH T.F.: “Métodos de Epidemiología” La Prensa Médica Mexicana, México DF, México, 1965.

    MINISTERIO DE SALUD Y AMBIENTE DE LA NACIÓN Y OPS/OMS: “Indicadores Básicos Argentina 2004”, 2004.

    NÁJERA E., BUCK C., TERRIS M. y col.: “El desafío de la epidemiología” (Discusión) Publicación Científica Nº 505, 1988.

    OPS: “Resúmenes metodológicos en epidemiología. Análisis de situación de salud (ASIS)” Boletín epidemiológico. 20 años. Vol. 20, Nº 3, Setiembre de 1999.

    ORGANIZACIÓN PANAMERICANA DE LA SALUD, División especial de Análisis de Situación y Tendencias de Salud: “Resúmenes Metodológicos en Epidemiología: Análisis de la situación de salud (ASIS) publicado en Boletín Epidemiológico 3(20):1-4, septiembre 1999

    http://www.paho.org/Spanish/SHA/be_v20n3-cover.htm.

    ORTIZ Z., ESANDI M.E., BORTMAN M.: “Módulos de epidemiología básica y vigilancia de la salud” Programa Vigi+a-OPS-OMS, 2001.



    OSUNA A., CURIEL D.: “Epidemiólogo. Conferencia en la Primera Reunión Científica Anual de Epidemiología”. Caracas-Venezuela, 1987.

    PIANTADOSI S., BYAR D.P. et al.: “The ecological fallacy” Am J of Epidemiol 127 (5): 893, 1988.

    PINEDA E.B., ALVARADO E.L., CANALES F.H.: “Metodología de la Investigación. Manual para el desarrollo de personal de salud” 2ª Edición. Serie PALTEX para ejecutores de Programas de Salud Nº 35, OPS, 1994.

    POLIT D., HUNGLER B.: “Investigación científica en ciencias de la salud”. Interamericana-McGraw-Hill, México, 1994.



    PROGRAMA DE LAS NACIONES UNIDAS PARA EL DESARROLLO: “Informe sobre desarrollo humano 2000. Glosario de derechos humanos y desarrollo humano. (http://www.undp.org/hdr2000/spanish/presskit/glossary.pdf)

    RESIK HABIB P.: “Evolución histórica de la interpretación causal de las Enfermedades” Rev. Cub. Adm. Salud 12 (1): 50, 1986.

    REY CALERO J.: “Método Epidemiológico y Salud de la Comuni­dad”. Interamericana-McGraw-Hill Ed., Madrid, 1989.

    RICO O.: “Algunas consideraciones sobre indicadores para Salas de Situación. Análisis de la situación de salud” Programa Vigi+A, 2002.



    RIEGELMAN R.K., HIRSCH R.P.: “Cómo estudiar un estudio y probar una prueba: Lectura crítica de la literatura médica” 2ª Ed., OPS, Was­hington DC, 1992.

    RODRIGUEZ GÓMEZ G., GIL FLORES J., GARCÍA JIMENEZ E.: “Metodología de la Investigación Cualitativa”. Ediciones Aljibe, España, 1996.



    SELLTIZ C. et al.: “Research Methods in Social Relations”. Hart Rinehart and Winston Inc., New York, 1959.

    SEMPERTEGUI F. y col.: “Introducción a la Investigación Clínica” Cuadernos Médico Sociales 31:33, 1985.

    SERIE PALTEX para ejecutores de programas de salud, N° 7, OPS.



    SORIANO R.R.: “Guía para realizar investigaciones sociales”. Universidad Nacional Autónoma de México, México, 1980.

    SUSSER M.: “Causal thinking in health sciences”. New York, 1973.

    TAYLOR S.J., BOGDAN R.: “Introducción a los métodos cualitativos de investigación” 4ª reimpresión. Paidos básica, 1998.

    TERRIS M.: “La revolución epidemiológica y la Medicina Social”. Siglo XXI Editores, Barcelona, 1980.

    TIGRE C., PLAUT R., LIBEL M. et al.: “La práctica epidemiológica en los sistemas de servicios de salud” Educación Médica Salud 1990, 24 (3): 306.

    UNIVERSIDAD DE ALICANTE: “La atención a la salud en el hogar: desigualdades y tendencias”. Capítulo 1: Hogar y salud. (http://publicaciones.ua.es/Deprox/84-7908-677-7.asp.)

    USTARAN J.K.: “Epidemiología” EUDEBA, Buenos Aires, Argentina, 1992.

    VICTORA C., BARROS F., VAUGHAN J.: “Epidemiología de la Desigualdad” Serie PALT.

    EX Nº 27 Washington, OPS, 1992.

    WERNECK G., STRUCHINER C.J.: “Estudios de agregados de doença no espaço-tempo: conceitos, técnicas e desafios” Cad Saúde Púb., Rio de Janeiro 13 (4):611 -624, 1997.



    WHITE K.L.: “La epidemiología contemporánea: perspectivas y usos. Usos y perspectivas de la Epidemiología” Publicación PNSP 84-47, OPS/OMS, 1984.

    1 La definición de campo se remite a BOURDIEU P.

    2 MCMAHON B., PUGH T.F.: “Epidemiology, principles and methods”. Brown and Co., Boston, 1970. Citado en TERRIS M.: “La Revolución Epidemiológica y la Medicina Social”. Siglo XXI editores, México, 1980.

    3 El concepto de paradigma ha sido acuñado en la década del ’60 por Thomas Khun, quien puede ser considerado un sociólogo de la ciencia. Este concepto permite advertir el importante papel de la historia en el desarrollo científico. Puede sintetizarse como un modelo o patrón aceptado dentro de una comunidad científica –por un determinado tiempo– para plantearse problemas y buscar soluciones. Si bien se instala este criterio sociológico de la ciencia hacia la década del ’60, tiene gran vigencia aún en la actualidad

    4 ALMEIDA FILHO N.: “Epidemiología sin números”. Serie Paltex OPS/OMS, 1992.

    5 BREILH J.: “Epidemiología Crítica”. Buenos Aires, 2003.

    6 SUSSER N.: “Conceptos y estrategias en epidemiología”, 1991.

    7 Person-time incidence rate en inglés. En castellano suele hablarse de incidencia por "personas-­tiempo", aunque a veces se ve también la expresión "tiempo-personas" (N. del T.).

    8 A veces se usa "longevidad" con este mismo sentido equivalente al inglés life expectancy (N. del T.).

    9 MARTINEZ NAVARRO J.F.: “La causalidad en Epidemiología” Rev. San. Hig. Púb. 56: 1139, 1982.

    10 En su libro “Diseño de la investigación clínica. Un enfoque epidemiológico”. Editorial Doyma. 1993.

    11 Puede consultar con la bibliografía presentada en la instrumental “Metodología de la Investigación”.

    12 La confección de un cuestionario ya fue tratado anteriormente.

    13 Cabe repensar en este aspecto a los niveles de Pl. Castellanos.







    Compartir con tus amigos:
  • 1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11


    La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
    enviar mensaje

        Página principal
    Universidad nacional
    Curriculum vitae
    derechos humanos
    ciencias sociales
    salud mental
    buenos aires
    datos personales
    Datos personales
    psicoan lisis
    distrito federal
    Psicoan lisis
    plata facultad
    Proyecto educativo
    psicol gicos
    Corte interamericana
    violencia familiar
    psicol gicas
    letras departamento
    caracter sticas
    consejo directivo
    vitae datos
    recursos humanos
    general universitario
    Programa nacional
    diagn stico
    educativo institucional
    Datos generales
    Escuela superior
    trabajo social
    Diagn stico
    poblaciones vulnerables
    datos generales
    Pontificia universidad
    nacional contra
    Corte suprema
    Universidad autonoma
    salvador facultad
    culum vitae
    Caracter sticas
    Amparo directo
    Instituto superior
    curriculum vitae
    Reglamento interno
    polit cnica
    ciencias humanas
    guayaquil facultad
    desarrollo humano
    desarrollo integral
    redes sociales
    personales nombre
    aires facultad