Maldito País José Román



Descargar 298.93 Kb.
Página1/8
Fecha de conversión02.03.2018
Tamaño298.93 Kb.
Vistas226
Descargas0
  1   2   3   4   5   6   7   8

Maldito País

José Román

Editorial AMERRISQUE

INDICE

Presentación 3

Lector 5

Credencias 6

PRÓLOGO 7

CAPÍTULO I 8

Convenio de Paz 15

A los Nicaragüenses 17

CAPÍTULO II 21

Acta de Cumplimiento 21

CAPÍTULO III 46

CAPÍTULO IV 59

CAPÍTULO V Organización y funcionamiento del Ejército

Pauta y organización del Ejército Defensor de la Soberanía de Nicaragua 63

CAPÍTULO VI. Comentarios y especulaciones 84

Despedida 99



Maldito País. José Román, Editorial Amerrisque

Abril 2007

Augusto C. Sandino (1895/1934) es un relato fundamental de la identidad y, por lo tanto de la nacionalidad nicaragüense a través de sus gestos, textualidades y epopeyas.

En una obra como Maldito País, extraordinariamente articulada por el maestro José Román, Sandino habla de meditaciones habituales por medio de las cuales lograba la unidad cósmica y cósica en un sentimiento permanente de respaldar a los "otros", a aquellos que como bien dijera Franz Fanon son los condenados de la tierra. Además, en esta obra es posible entrever a un Sandino místico, a un Sandino filosofo, a un Sandino estratega militar, lo mismo que a un Sandino que está cerca de la gente, cohabitando con la naturaleza, pues Román se traslada hasta la montaña para dar cuenta de la naturaleza de la empresa sandinista, desde su territorio.

Sandino, por medio de la entrevista de Román, crea un discurso colmado de una extraña lógica interna en el cual la verdad, hasta ese momento articulada desde arriba, es deconstruida para brindarle paso a una nueva forma de entender las relaciones sociopolíticas y a la vez históricas, de ahí que el General constantemente interpela a Román para que este cuente siempre la verdad.

La editorial Amerrisque inaugura esta colección Sandino, que estará integrada inicialmente por 12 títulos, que esperamos sirva para comprender, analizar y apreciar mejor y con mayor profundidad la gesta de ese héroe que dejo de ser nacional, para ser latinoamericano y universal a la vez.

Presentación

Augusto C. Sandino (1895 / 1934) es un relato fundamental de la identidad y, por lo tanto de la nacionalidad nicaragüense a través de sus gestos, textualidades y epopeyas. En una obra como Maldito país, extraordinariamente articulada por el maestro José Román, Sandino habla de meditaciones habituales por medio de las cuales lograba la unidad cósmica y cósica en un sentimiento permanente de respaldar a los «otros», a aquellos que como bien dijera Franz Fanon son los condenados de la tierra. Además, en esta obra es posible entrever a un Sandino místico, a un Sandino filosofo, a un Sandino estratega militar, lo mismo que a un Sandino que está cerca de la gente, cohabitando con la naturaleza, pues Román se traslada hasta la montana para dar cuenta de la naturaleza de la empresa sandinista, desde su territorio.

Román nos muestra a un Sandino que siempre tuvo presente en su ideario que era el servidor de una causa y de una fuerza superior ¿Acaso no hay ligaduras en esta posición de Sandino en lo que refiere a los héroes clásicos, al mismo Cristo, Moisés y, a los guerreros primitivos Nahuatl, Mayas e Incas los cuales estaban claros de estar al servicio de una causa divina cada vez que se enfrentaban al mal, a las tinieblas, al odio, al enemigo entre otras formas de llamar al agresor? Es decir, el posicionamiento de Sandino está dentro de un lazo centro–periférico en el que lo clásico (ajeno) se une a lo otro (propio) para crear ese universalismo que construyo por medio de su gesta, pues para nadie es un secreto que su hazaña ocupó por mucho tiempo los titulares de los periódicos más grande de la época, como más tarde sucedió en Julio de 1979 y en el recién pasado 2006.

Sandino, por medio de la entrevista de Román, crea un discurso colmado de una extraña lógica interna en el cual la verdad, hasta ese momento articulada desde arriba, es de/construida para brindarle paso a una nueva forma de entender las relaciones sociopolíticas y a la vez históricas, de ahí que el general constantemente interpela a Román para que este cuente siempre la verdad.

Encierra la filosofía, el pensamiento y la praxis de Sandino que nos demuestra Román en esta obra, un elemento antropológico predominante en el General que aspira a la unión con Dios por el amor y la voluntad, a un connubio místico que nos hace amar en Dios a las criaturas: «Como le digo, la gran fuerza primera, esa voluntad, es el amor. Puede usted llamarle Jehová, Dios, Alá, Creador», le responde al periodista Ramón de Belausteguigoitia en Febrero de 1933, frase que demuestra la finalidad edificante que persigue el proyecto sandinista, mediado por la figura y la imagen de Dios–Amor y que a su vez manifiesta la apertura de un Sandino que leía y consultaba no solo a Joaquín Trincado o a Barbiauz, sino a Ghandi como lo deja claro en carta fechada el 16 de julio de 1933. Un Ghandi que, al igual que el propio Sandino, podríamos decir inventa el nacionalismo.

Por ello es que ambos se oponen a lo que en palabras de Edward Said, han sido dos de los imperios más geófagos en la historia de la humanidad.

Por ello es que la muerte de Benjamín Zeledón, la explotación en las zonas petroleras, el tratado Chamorro–Bryan, la invasión norteamericana e ideologías americanistas que absorbiera en México como la Raza Cósmica de José Vasconcelos, lo mismo que la espiritualidad que le brindaron no solo Barbiauz o Trincado, sino el mismo Mahamat Ghandi como bien lo decíamos arriba, serán lo racional teleológico a través de lo cual se articula su pensamiento y la expresión del mismo, sea por medio de la dimensión mística o a través de la lucha armada o en muchos casos de su licuación.

Empero si se parte de esta lectura, Sandino estaba consciente que la justicia o en buena medida lo que se le denomina felicidad es una porción de la lucha que debe sacar al pueblo de aquella Arcadia originaria de la que habla Enrique Dussel que solamente estatifica a los hombres y que a la postre los vuelve campesinos ignaros y embrutecidos (Lynch, 2004). Dicho de otra manera, para Sandino es necesario que el pueblo rompa el determinismo natural que lo ha aprisionado desde los inicios. Sandino con ello logra una reconversión de las viejas utopías, una representación que coincide con lo más fino del pensamiento cooperativista de Cronwell y el resto de utopista pre/marxistas y marxistas también.

No es gratuito que en esta obra el General hable de forma directa de las cooperativas, así como de las escuelas de lo cual se advierte que más que imaginable la sociedad, es posible. Dentro de ello cohabita una especie de locus extremis que conlleva a la realización de la Justicia y el Bien y de esta forma completar el sueno prometeico que enuncia el principio practico en el que cada uno traspone los límites de su individualidad para hacer propios los propósitos de la colectividad.

Así que con esta obra cumbre en lo que refiere a entrevistas, reportajes, vivencias o visitas de campo en la Nicaragua asediada por la invasión norteamericana y defendida por el denominado Ejército Loco, y que nos ubica en perspectiva, en lo que refiere a este hecho y sus múltiples implicancias en la historia nacional, la editorial Amerrisque inaugura esta colección Sandino que esperamos sirva para comprender, analizar y apreciar mejor y con mayor profundidad la gesta de ese héroe que dejo de ser nacional, para ser latinoamericano y universal a la vez.



Carlos Midence

Lector

El joven poeta José N. Román, ha venido con nosotros hasta estos retiros de Bocay, en el Rio Coco, ha oír de nuestros labios, relatos, detalles y proyectos pasados, presentes y futuros; tanto del suscrito como de los jefes y soldados con quienes hemos combatido la intervención norteamericana en Nicaragua. El hermano Román está escribiendo un libro sobre estos asuntos, y ha convivido fraternalmente con nosotros observando por más de un mes en estas regiones y lleva detalles documentales y verbales inmediatos e importante información que le proporcionamos confiados en su patriotismo y buena fe, y se le autoriza para su publicación, asegurándole éxito como historiador.

Aprovechamos esta oportunidad para saludaros fraternalmente.

Bocay, Río Coco, Las Segovias, Nicaragua. C.A Marzo 13 de 1933.



PATRIA y LIBERTAD



Credencias

El joven, hermano José N. Román, lleva nuestra representación personal, para saludar en nuestro nombre y explicar a los nicaragüenses y a todos los hombres del mundo, ya sea por escritos o conferencias verbales, nuestra Gran Cruzada de siete años de lucha armada por la Independencia de Nicaragua contra la intervención de los Estados Unidos de Norte América.

Extendemos el presente certificado en Ciudad Bocay, Río Coco, en Las Segovias de Nicaragua. C.A a los catorce días del mes de Marzo del año de mil novecientos treinta y tres.

PATRIA y LIBERTAD







Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos