Ma gyan darshana



Descargar 0.59 Mb.
Página1/17
Fecha de conversión14.07.2018
Tamaño0.59 Mb.
Vistas548
Descargas0
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   17






OSHO
TÓNICO PARA EL

ALMA

Métodos sencillos para enfrentar

las dificultades de la vida cotidiana

Compártelo

MA GYAN DARSHANA

osho_library@gruposyahoo.com


Introducción


Hace algunos años leí un libro cuyo título es You Must Relax (Te debes relajar). Este título es simplemente absurdo porque la palabra “deber” va en contra del concepto de relajación. Esta palabra “deber” denota actividad; es una obsesión, porque detrás de cada “debo” siempre está escondida una obsesión. En la vida hay acciones pero no “deberes” porque de ser así nos crearían debes relajar”, es preciso reconocer que la relajación se ha convertido en una obsesión. Cuando nos dicen que debemos adoptar tal o cual postura, acostarnos boca abajo y decirle a nuestro cuerpo de que se relaje, desde los pies a la cabeza, ¿por qué utilizan la palabra “deber”? La relajación llega únicamente cuando no hay un “deber” en tu vida porque no es solamente un estado de tu cuerpo o de tu mente, sino de la totalidad de tu ser.

En el mundo moderno la mente tan sólo conoce un templo vacío ya que se ha olvidado completamente de aquel que lo habita, de tal forma que adoramos al templo pero no recordamos a Dios. Sin conocimiento alguno acerca del verdadero centro de la vida, nos dejamos de movernos ni de ser indulgentes en su periferia.

La gloria del cuerpo humano no está en sí mismo dado que éste es sólo el anfitrión. La verdadera gloria está en el invitado, en aquel que lo habita. Si te olvidas del invitado, entonces es pura indulgencia tuya. Por el contrario, si recuerdas y procuras al invitado, amar y celebrar al cuerpo, se hace parte de tu adoración a la vida.

Oriente posee una gran visión. En ella el cuerpo ocupa la parte más baja, la más visible y tangible. Además, el cuerpo no lo es todo. De hecho, bajo está óptica el cuerpo es sólo el principio, es sólo una puerta que hay que cruzar para llegar a conocer misterios más profundos. En Oriente el cuerpo es cuidado y venerado porque se considera un vehículo a través del cual podemos llegar a conocer aquello que habita en cada uno de nosotros, pero que no es el cuerpo mismo. El cuerpo es como una lámpara y Dios es la llama que le da vida. La lámpara es adorada por la llama pero, una vez que la flama se extingue, ¿quién se extingue en la flama, el cuerpo no es nada; polvo somos y en polvo nos convertiremos. Entonces el cuerpo regresa a la tierra. El cuerpo late a la par con Dios, palpita con él. Si eres capaz de observar esto, entonces aún el polvo se vuelve divino; si no, entonces el polvo será simplemente polvo. Entonces carece de significado.

El culto al cuerpo en Occidente no es especialmente importante. Por eso, las personas buscan comer saludablemente, darse masajes o hacer Rolfing (técnica de integración postural). Tratan, por mil y un caminos, de darle un sentido a sus vidas pero, No obstante, si observas su mirada verás que en ella hay un gran vacío. Te puedes dar cuenta de que han fallado en su búsqueda, que no hay fragancia y que la flor aún no ha florecido. Internamente están tan secos como un desierto, están perdidos y no saben qué hacer para sentirse bien. Ellos tratan de hacer muchas cosas para su cuerpo, pero pierden de vista lo más importante.
Cuenta una historia que…

Rosenfeld entró a su casa con una sonrisa en el rostro y le dijo a su esposa que no podía imaginarse la ganga que acababa de adquirir. Rosenfeld le explicó emocionado a su mujer que había comprado con descuento cuatro llantas radiales de poliéster con cinturón de acero para trabajos pesados. La señora Rosenfeld le preguntó que si estaba loco, que para qué había comprado esas llantas si ni siquiera tenía un automóvil, a lo que él respondió: “¿Y? Tú compras sostenes. ¿O me equivoco?”.

Si el centro, si lo más importante está faltando, puedes pasar tu vida decorando la periferia, y es probable que logres engañar a los demás pero debes entender que eso no te va a llenar a ti mismo. De hecho, puede ser que en algún momento incluso llegues a engañarte a ti mismo, porque las mentiras repetidas muchas veces, (incluso nuestras propias mentiras), comienzan a parecer verdades, pero eso no te va a llenar ni te hará sentir satisfecho. Occidente realmente trata de disfrutar la vida pero parece ser que no existe el gozo. Por su lado, Oriente no trata de disfrutar la vida; simplemente lo hace sin mayor esfuerzo. De hecho, es curioso darse cuenta de que el Oriente no tiene nada que disfrutar; es simplemente un mendigo en el camino. Sin embargo, existe en él un resplandor que emana misteriosamente de su interior y que lo rodea. Sus canciones no son únicamente canciones porque algo del más allá desciende para habitar en ellas; cuando baila no sólo se mueve su cuerpo, algo mucho más profundo se mueve también. El no trata de disfrutar.

Recuerda que cada vez que trates de disfrutar fracasarás, así como cada vez que trates de ser feliz no podrás alcanzar la felicidad. De hecho, es absurdo pensar que deber hacer un esfuerzo: la felicidad está aquí, no necesitas alcanzarla. No tienes que hacer nada más que permitirle la entrada. La felicidad está a tu alrededor; dentro y fuera de ti sólo ella existe, nada más que ella es real. Observa profundamente el mundo en que vives, a los árboles, a los pájaros, a las rocas, a los ríos, a las estrellas, al sol y a la luna, a las personas y a los animales; observa profundamente y te podrás dar cuenta de que la existencia está hecha de la misma materia que la felicidad. Está hecha de dicha y no hay nada más que debas hacer para disfrutarla. De hecho, es probable que todos tus intentos para ser feliz se conviertan en una barrera para tu dicha así que relájate y verás como te llena, como corre dentro de ti, como te desborda.

Oriente está relajado y Occidente está tenso. La tensión se crea cuando estás persiguiendo algo, mientras que la relajación surge cuando permites que algo suceda. Estas dos posturas representan una diferencia cualitativa importante. No es una cuestión de cantidad; es decir, no es que Oriente tenga más y que Occidente tenga menos, o que los estadounidenses tienen menos que los indios. El asunto es que existen en dos dimensiones completamente diferentes porque los estadounidenses no tienen nada de la felicidad propia de los indios, mientras que los indios no tienen la miseria, tensión, angustia y neurosis de los estadounidenses.

La dimensión de Oriente es el aquí y el ahora, y la dimensión de Occidente es en algún otro lugar y en algún otro tiempo, pero jamás aquí y ahora. La mente occidental está buscando el sentido de la vida sin cesar, tratando de exprimirla. Evidentemente, esto no lleva a ninguna parte dado que esa no es la manera de encontrar nada. No se puede exprimir la vida, ni puedes conquistarla, sino más bien rendirte valientemente ante ella. En este caso la derrota es un triunfo, y el esfuerzo que hagas para salir triunfante no será más que tu fracaso más grande. La vida no puede ser una conquista porque una pequeña parte no puede conquistar el todo; sería como si una diminuta gota de agua intentara conquistar al océano entero. Es cierto que la pequeña gota de agua puede caer en el océano y así formar parte de él, Sin embargo, no puede conquistarlo. De hecho, caer en el océano es la única forma de conquistarlo. Disuélvete en él.

Ahora bien, dado que Occidente está en una constante búsqueda de la felicidad, su preocupación por el cuerpo es tal que es casi una obsesión. En Occidente se han rebasado los límites de un interés sano y el cuerpo se ha convertido en una obsesión, todo el tiempo se piensa en él y en las miles de acciones que se pueden seguir para mejorarlo. De hecho, equivocadamente las personas intentan tener algún tipo de contacto con la felicidad a través de sus cuerpos.

Por su parte, Oriente ya ha conseguido, la ha encontrado en su interior y ha logrado penetrar más allá de su cuerpo no a través de los masajes, ni de sesiones de Rolfing ni de saunas, sino a través de amor y meditación. A través de estas acciones se han dado cuenta de que el tesoro está en su interior, y por eso adora y cuida a su cuerpo, porque es éste quién lleva a lo divino en su interior.

¿Has notado cómo camina una mujer embarazada? Camina despacio y con cuidado porque una nueva vida está creciendo en su interior. ¿Has notado la transformación del rostro de una mujer embarazada? Es luminoso, es un rostro de esperanza, lleno de vida y nuevas posibilidades; ella lleva un tesoro, un gran tesoro. Una nueva vida se va a crear a través de ella y camina y se mueve cuidadosamente, con una gracia nunca antes vista. Ella no está sola, su cuerpo se ha convertido en un templo. Te digo esto para hacerte entender.

En segundo lugar, la mente Occidental es competitiva. En este sentido, puedes no estar realmente enamorado de tu cuerpo sino más bien en competencia con otras personas, y como ellos están haciendo cosas, tú sientes que también las tienes que hacer. La mente de occidente es la más superficial y ambiciosa que ha existido en este mundo, es la más materialista. Por eso los hombres y mujeres de negocios se han convertido en la forma de vida más anhelada en Estados Unidos; todo lo demás se ha diluido en el fondo, y es el hombre de negocios, el hombre que controla el dinero, el que está en la cima del mundo.

El dinero es el ámbito más competitivo. En Occidente no necesitas ser culto, sólo necesitas tener dinero; no necesitas saber nada acerca de música, poesía, literatura antigua, historia, religión o filosofía. En realidad, no necesitas saber nada acerca de nada; basta con que tengas una jugosa cuenta de banco para que seas importante. Por eso digo que es la mente más materialita y superficial que ha existido. Además, es una mente que ha convertido todo en comercio y competencia. Por ejemplo, si decides comprar un Van Gogh o un Picasso no lo compras por el cuadro en sí, sino porque tus vecinos han comprado un Picasso y piensas que simplemente no es posible que ellos tengan uno adornando su sala de dibujo y tú no. Es probable que ni siquiera sepas nada acerca del cuadro o de su autor, o que incluso no tengas idea de cómo lo debes colgar, porque, al menos por lo que respecta a Picasso, es a veces difícil saber si los cuadros están colgados en el sentido correcto. Tal vez tampoco sepas si es un auténtico Picasso o no, pero dado que todos están hablando acerca de él, tú crees que debes enseñar tu cultura comprando uno. En realidad, lo único que estás haciendo es enseñar tu dinero y apoyar la idea de que lo que sea caro es importante; se cree que lo que cuesta mucho dinero es importante y significativo.

Así pues, el dinero y los vecinos parecen ser el único criterio para decidir todo; sus autos, sus casas, sus pinturas, sus decoraciones. Las personas están construyendo baños sauna en sus casas porque está de moda hacerlo y no necesariamente porque quieran cuidar sus cuerpos, y su tú decides no tenerlo parecerá que no tienes dinero. Si todo el mundo está comprando una casa en las montañas, tú tienes que comprarla. De hecho, si te das cuenta es posible que ni siquiera sepas como disfrutar de las montañas y simplemente te aburras ahí, o que te lleves tu radio y televisión y escuches o veas los mismos programas que estarías viendo en tu casa. Siendo así, ¿qué diferencia hace que estés sentado en tu habitación o en medio de las montañas? El hecho es que otras personas tienen una casa en las montañas y no te quieres quedar atrás. Quieres una cochera para cuatro autos sin tomar en cuenta que es probable que no necesites cuatro autos.

La mente occidental está en continua competencia con otros, mientras que la mente de Oriente no compite con nadie, desertó de la competencia; sólo le preocupa lo que es, no lo que otros están haciendo; sólo le preocupa lo que tiene, no lo que otros tienen. Si te das cuenta, esta forma de vida puede ser una verdadera bendición; puede ser que no poseas demasiadas cosas pero, ¿a quién le importa?

Cuenta una historia que…

El viejo Lucas y su esposa eran conocidos como la pareja más tacaña de todo el valle. Lucas murió y pocos meses después su esposa se encontraba en el lecho de muerte. Ella tomó el teléfono y llamó a su vecina para decirle que, cuando muriera, la enterraran con su vestido negro de seda. No obstante, le dijo también que antes de hacerlo, cortara la parte trasera del vestido para hacer uno nuevo porque odiaba desperdiciar una buena tela. Ruth, la vecina, le contestó que no podía hacerlo, que pensara que dirían los ángeles cuando la vieran a ella y a Lucas subiendo por las escaleras de oro y se dieran cuenta de que ella no tenía la parte trasera de su vestido, a lo que ella respondió: “¡Ah! No te preocupes, los ángeles no me estarán viendo a mí… a Lucas lo enterré sin pantalones”.

Si te das cuenta la preocupación es siempre el otro. Por ejemplo, Lucas estará sin pantalones así que lo mirarán a él. La preocupación de Occidente es acerca del otro mientras que la preocupación de Oriente es simplemente con él mismo. A Oriente no le interesa tu biografía porque vive en esta tierra como si estuviera solo, y es por eso que tiene un gran espacio a su alrededor para moverse libremente, sin importarle las opiniones de los demás. Él vive su vida, hace lo que tiene que hacer, hace lo que su ser le dicta y por supuesto que experimenta la felicidad simple e inocente de un niño. Su felicidad no está manipulada o manufacturada; es básica, simple, esencial, como la de un pequeño.

¿Has observado a un niño corriendo, gritando o bailando por ninguna razón en particular? Si tú le preguntas cuál es el motivo de su felicidad, el niño no sabrá responderte y seguramente pensará que estás medio loco. Seguramente el niño se sorprenderá incluso de que le preguntes sobre la razón de su felicidad. ¿Debe haber alguna para estar feliz? El pequeño encogerá sus hombros y seguirá su camino cantando y bailando nuevamente. El niño no tiene nada, todavía no es primer ministro, presidente de los Estados Unidos o Rockefeller; no posee nada, o quizá tan sólo algunas piedras o conchas de mar que recolectó en la playa, eso es todo.

La vida en Oriente no termina cuando termina la vida; la vida en Occidente termina cuando termina la vida, cuando el cuerpo termina de existir, el hombre de Occidente deja de existir. Por eso, el hombre y la mujer de Occidente tienen miedo a la muerte y tratan de prolongar su vida lo más posible, en ocasiones hasta niveles absurdos. En estos momentos hay muchas personas que únicamente están vegetando en hospitales o asilos mentales. Esta gente no está viviendo, lleva muchos años muerta, y únicamente están siendo mantenidos por doctores, medicinas y equipos modernos.

El miedo a la muerte es tan grande porque Occidente piensa que una vez que mueras te vas para siempre y nada de ti sobrevivirá. Si lo único que conoces es el cuerpo serás muy pobre porque siempre tendrás miedo a la muerte, y quién tiene miedo de morir tendrá miedo de vivir. Vida y muerte son inseparables, y miedo a una necesariamente implica miedo a la otra; la vida es la que trae consigo la muerte, y si le tienes miedo a ésta, ¿cómo es posible que ames la otra? Siempre habrá un miedo escondido. Si la muerte termina con todo, si esa es tu idea y entendimiento, entonces tu vida será una constante persecución, todo el tiempo con prisa. Dado que la muerte se acerca, no puedes ser paciente: he ahí los orígenes de esa manía estadounidense por la velocidad. Todo tiene que ser hecho con rapidez porque la muerte se acerca así que hay que tratar de hacer la mayor cantidad de cosas posibles antes de morir.

En Occidente tratan de llenar su ser con la mayor cantidad de experiencias posibles antes de morir, porque una vez que se muere ya no hay nada que hacer.

Este pensamiento crea una gran ansiedad, angustia y un sentimiento de sinsentido. Si no existe nada que sobreviva al cuerpo, entonces nada de lo que hagas puede ser demasiado profundo ni puede satisfacerte completamente. Si la muerte es el final y nada te trasciende, la vida carece de significado, y cuando esto sucede, la vida es como un cuento contado por un idiota ruidoso y enojado, como un cuento sin mayor significado.

La mente oriental sabe que está dentro del cuerpo, pero que no es el cuerpo. Oriente ama el cuerpo, lo considera su morada, su casa, su hogar y no está en contra de él porque es una tontería estar en contra de su propio hogar. Oriente es terrenal pero no materialista; realista pero no materialista; sabe que al morir nada muere, sabe que la vida continúa cuando llega la muerte.


Cuenta una historia que…

Un funeral había terminado y Desmond, un agente funerario, se encontró parado a un lado de un anciano. Le preguntó si era uno de los familiares de la persona muerta, a lo que el viejo hombre le respondió afirmativamente. Después, Desmond le preguntó su edad y el anciano respondió que tenía noventa y cuatro años. Ya veo, respondió Desmond, pues ya no tiene mucho sentido que usted regrese a casa, señaló.

Toda la idea de esta conversación gira en torno a la vida del cuerpo: si tienes noventa y cuatro años estás acabado. ¿Cuál es el punto de regresar a tu casa si de todas formas pronto tendrás que regresar a la funeraria? De hecho, si la muerte es la única realidad, tampoco hace mucha diferencia si tienes noventa y cuatro o veinticuatro años, sólo es cuestión de unos años o más o unos años menos. Entonces, los jóvenes comienzan a sentirse viejos, y el niño comienza a sentirse como si estuviera muerto. Una vez que entiendes que este cuerpo es tu única vida, ¿cuál es el punto de todo? ¿Por qué seguir adelante?

Me parece acertada la idea de Camus cuando escribe que el único problema metafísico básico del hombre es el suicidio. Si el cuerpo es la única realidad y no existe nada más allá del cuerpo, ¿por qué no cometer el suicidio?, ¿por qué esperar a tener noventa y cuatro años? Y, ¿por qué sufrir toda suerte de miserias y penas en el camino? Si nos vamos a morir, ¿por qué no morir hoy?, ¿por qué levantarnos otra vez mañana por la mañana? En verdad parece una acción fútil.

Así pues, por un lado los estadounidenses están corriendo de un lado a otro en busca de experiencias, o en busca de no perderse ninguna experiencia. Corre por todo el mundo en una interminable búsqueda porque la muerte ya va a llegar; va de un pueblo a otro, de un país a otro, de un hotel a otro, de un gurú a otro, de una iglesia a otra. Por un lado esta carrera de locos, y por el otro un sentimiento profundo de que todo lo que hace es inútil dado que la muerte terminará con todo. Así que no hay mayor diferencia si viviste una buena vida o una vida pobre, si fuiste inteligente o no, si fuiste un buen amante o no. La muerte viene y hace a todos iguales: a los sabios y a los tontos, a los virtuosos y a los pecadores, a los iluminados y a los estúpidos; todos son enterrados y desaparecen así que ¿cuál es el punto de todo esto? ¿Qué diferencia tiene ser un Buda, un Jesús o un Judas? Jesús muere en la cruz y Judas comete suicidio al día siguiente: ambos desaparecen bajo la tierra.

Existe pues, el miedo de que mientras tú te puedes perder de algo otros pueden obtenerlo, pero, al mismo tiempo, existe una profunda aprehensión de que, aunque logres conseguir algo o llegar a algún lado antes que nadie, nunca ganas nada porque la muerte siempre llega y lo destruye todo. La mente de Oriente vive en el cuerpo, lo ama, lo celebra pero sabe que no es el cuerpo porque conoce al hombre esencial, porque sabe que existe algo en él que sobrevivirá todas las muertes, algo en él que es eterno y que no puede ser destruido por el paso del tiempo. Ha logrado este conocimiento a través de la meditación, el amor y las oraciones y no tiene miedo; no tiene miedo a la muerte porque sabe lo que es la vida. Tampoco está persiguiendo la felicidad porque sabe que Dios le está enviando millones de oportunidades para ser feliz y que él sólo debe dejarlas suceder.

¿Te das cuenta de cómo los árboles echan sus raíces al suelo? ¿Te das cuenta de cómo no se pueden ir a ninguna parte y a pesar de esto son felices? Los árboles no pueden perseguir la felicidad, ciertamente no pueden hacerlo porque están enraizados al suelo y no se pueden mover pero, ¿te puedes dar cuenta de su felicidad? ¿Puedes ver su alegría cuando llueve, cuando sopla el viento a su alrededor? ¿Puedes sentir su baile?

Ahora algunos investigadores dicen que cuando llega el jardinero y el jardinero ama el árbol, éste se siente feliz y dichoso. Si quieres a un árbol y te acercas a él, éste se siente feliz, como si un gran amigo se estuviera acercando. Actualmente existen instrumentos científicos que pueden ver si el árbol está contento o no, dado que vibra a un ritmo diferente. Cuando el enemigo se acerca, digamos un podador de árboles, el árbol se pone ansioso y con miedo, y cuando cortas un árbol, los científicos han comprobado que los otros árboles, los árboles que lo rodeaban, lloran y lo lamentan. Esto no sólo sucede con árboles; de hecho, si matas un pájaro, todos los árboles comienzan a llorar sutilmente, comienza a crecer en ellos una gran angustia y agonía. A pesar de todo esto, siguen enraizados, no se van a ningún lugar y la vida sigue viniendo hasta ellos.

Esta es la sabiduría de Oriente: que no es necesario ir a ninguna parte, que aunque decidas sentarte bajo un árbol como hizo Buda, Dios mismo se acercará a ti. Él no se fue a ningún lugar; simplemente estaba sentado bajo un árbol. Todo llega a ti si se lo permites; la vida está esperando a manifestarse en ti. Estás creando tantas barreras persiguiendo y buscando por todos lados la felicidad que cada vez que la vida toca a tu puerta nunca te encuentra ahí; siempre estás en otro lugar, cuando la vida te alcanza tú ya te moviste hacia otro lado. Estaba en Katmandú, cuando la vida llegó a Katmandú tú ya estabas en Goa; cuando la vida llegó a Goa tú ya estabas en Poona, y para cuando llegue a Poona, tú estarás en Filadelfia. Así pues, vas persiguiendo a la vida y la vida va persiguiéndote a ti pero nunca se encuentran.

Existe, sólo existe, y espera, y sé paciente.


CAPÍTULO 1
Medicina para la cabeza
Doma a la mente y, en ocasiones, salte de ella
DIAGNÓSTICO
La mente es sencillamente una biocomputadora. Cuando un niño nace no tiene mente; no hay parloteo dentro de él. Toma casi tres o cuatro años a su mecanismo empezar a funcionar. Podemos ver que las niñas empiezan a hablar más pronto que los niños. ¡Son máquinas parlantes más grandes! Tienen una biocomputadora de mejor calidad.

La biocomputadora necesita que se les alimente con información; es por ello que si tratas de recordar tu vida llegarás hasta un punto alrededor de los cuatro años si eres hombre y a los tres si eres mujer. Más atrás está en blanco. Tú estas ahí; deben haber sucedido muchas cosas, deben haber ocurrido muchos incidentes, pero parece que no se hubiera guardado información y entonces no te puedes acordar, puedes recordar hasta la edad de cuatro o tres con mucha claridad.

La mente recolecta información de los padres, de la escuela, de otros niños, de vecinos, parientes, la sociedad, la iglesia… por todos lados hay fuentes. Seguramente has visto que los niños pequeños, cuando empiezan a hablar, repiten la misma palabra muchas veces. Un nuevo mecanismo ha empezado a funcionar en ellos, ¡qué alegría!

Cuando forman oraciones lo hacen con gran alegría una y otra vez. Cuando comienzan a hacer preguntas, preguntan acerca de cualquier cosa. No están interesados en tus respuestas, ¡recuérdalo! Observa a un niño cuando hace una pregunta; no está interesado en la respuesta, así que por favor no le des una respuesta larga de la enciclopedia Británica. El niño no está interesado en tu respuesta; simplemente está disfrutando del hecho de poder preguntar. Una nueva facultad ha empezado a existir en él.

Y es así como empieza a recolectar información. Después empezará a leer y aprenderá más palabras. En esta sociedad el silencio no cuenta; cuentan las palabras, y cuando mejor sepas hablar más caso te harán los demás. ¿Qué son sus líderes, sus políticos? ¿Qué son sus profesores? ¿Qué son sus sacerdotes, teólogos, filósofos, reducidos a una sola cosa? Son gente que sabe hablar muy bien. Saben utilizar las palabras de manera significativa y consistente, de manera que pueden impresionar a la gente.

Raramente se considera que nuestra sociedad esté dominada por completo por gente que sabe hablar bien. Quizá no sepan nada, tal vez no sean sabios, ni siquiera inteligentes, pero hay algo cierto: saben jugar con las palabras. Es un juego y lo han aprendido, y remunera mucho en respetabilidad, en dinero, en poder, en todos los sentidos. Entonces todo el mundo trata de jugarlo y la mente se llena con muchas palabras, muchos pensamientos.

Uno puede prender o apagar su computadora, pero no puede apagar la mente. No hay botón. No hay ninguna referencia de que cuando Dios hizo el mundo, cuando hizo al hombre, haya hecho un botón para poder encender y apagar la mente. No existe tal botón, así que ésta continúa desde el nacimiento hasta la muerte.

Es sorprendente que la gente que enciende su computadora y la que enciende el cerebro humano tengan una idea tan extraña al respecto. Si sacamos al cerebro del cráneo y lo mantenemos vivo mecánicamente, seguirá parloteando de la misma manera. No le importa que ya no esté conectado a la pobre persona que sufría por su causa; sigue soñando. Aunque esté conectado a máquinas sigue soñando; sigue imaginando, sigue temiendo, sigue proyectando, esperando, tratando de ser esto o aquello, y no se da cuenta en absoluto de que no puede hacer nada: la persona a la que estaba conectado ya no existe. Puede mantenerse a este cerebro vivo durante miles de años conectado a artefactos mecánicos y seguirá parloteando, reparando sobre las mismas cosas, porque no le hemos enseñado nuevas. En cuanto le enseñemos cosas nuevas, las repetirá.

En círculos científicos se cree que es un gran desperdicio que cuando un hombre como Albert Einstein muere, su cerebro también muera con él. Si pudiéramos salvar al cerebro, implantarlo en el cuerpo de otra persona, entonces seguiría funcionando. No importa si Albert Einstein está vivo o no; el cerebro seguirá pensando en la teoría de la relatividad, en estrellas y en teorías. De acuerdo con esta idea, así como la gente dona sangre u ojos antes de morir, podía donar también sus cerebros, de manera que puedan ser conservados. Si se cree que son cerebros especiales, muy calificados, y que es un claro desperdicio dejarlos morir, entonces deberían ser trasplantados.

Así, cualquier idiota puede ser convertido en Einstein y nunca lo sabrá, pues dentro del cráneo de un hombre no hay sensibilidad; puede cambiar cualquier cosa y la persona nunca lo sabrá. Solo hace falta que la persona esté inconsciente para cambiar lo que queramos en su cerebro, (incluso el cerebro completo), y se levantará con el nuevo cerebro, con el nuevo parloteo, y ni siquiera sospechará lo que ha sucedido.

Ese parloteo del que hablo es nuestra educación y básicamente está mal orientada porque sólo nos enseñan la mitad del proceso: cómo utilizar la mente. No nos enseña cómo detenerla para que pueda relajarse, pues incluso cuando estamos dormidos continúa trabajando. No conoce el sueño. A lo largo de toda nuestra vida, setenta, ochenta años, trabaja continuamente.

No obstante,, es posible ponerle un botón a la mente y apagarla cuando no se la necesita: esto es lo que llamamos meditación. Te ayudará de dos maneras: te dará una paz y un silencio antes desconocidos, y te permitirá un conocimiento de ti mismo que no es posible ahora a causa del parloteo de tu mente, el cual siempre te ha mantenido ocupado.

Por otra parte, también le da descanso a la mente, y gracias a ello ésta será más eficiente e inteligente.

Te verás beneficiado por ambos lados: por el lado de la mente y por el lado de tu ser. Sólo tienes que aprender cómo detener la mente y hacer que deje de funcionar, aprender a decirle: “Es suficiente. Ahora vete a dormir. No te preocupes, yo estoy despierto”.

Si usas la mente sólo cuando sea necesario estará fresca, joven, llena de jugo y energía. Entonces lo que digas no será sólo palabrería, sino que estará pleno de vida, de autoridad, verdad y sinceridad y tendrá un significado contundente. Puedes usar las mismas palabras, pero la mente habrá reunido tanto poder al descansar que cada palabra que uses estará encendida y llena de poder.

Lo que conocemos como carisma es simplemente una mente que sabe cómo relajarse y permitir que la energía se reúna. Entonces, cuando la persona habla es poesía, es el evangelio, y no necesita proporcionar ninguna evidencia ni seguir ninguna lógica; su sola energía es suficiente para influir sobre las personas. La gente siempre ha sabido que hay “algo”, aunque nunca han sido capaces de señalar exactamente qué es aquello que ha llamado carisma.

Hablo sobre lo que es el carisma porque lo sé a partir de mi propia experiencia. Una mente que está trabajando día y noche está destinada a volverse débil, tonta, incapaz de impresionar, lenta en cierta forma. Cuando mucho es utilitarista. De esta manera millones de personas que podrían haber sido carismáticas permanecen pobres, sin causar impresión alguna, sin ninguna autoridad ni poder.

Si es posible, (de hecho lo es), poner a la mente en silencio y sólo utilizarla cuando se necesita, cobra una fuerza impresionante. Ha reunido tanta energía que cada palabra pronunciada llega directamente al corazón.

La gente cree que las mentes de las personas carismáticas son hipnóticas, pero no es así. En realidad son tan poderosas, tan frescas: para ellas siempre es primavera.

Eso es para la mente. En cambio, para el ser el silencio abre un universo nuevo de eternidad, de inmortalidad, de todo lo que pueda pensarse como una bendición. Por ello mi insistencia en que la meditación es la religión esencial, la única religión. No se necesita nada más. Todo lo demás es ritual sin esencia.

La meditación es justamente la esencia, la esencia verdadera. No se le puede quitar nada.

Además, nos da ambos mundos. Nos da el otro mundo, (el de la divinidad), y nos da este mundo también. Entonces uno no es pobre. Uno tiene una riqueza, pero no es material. Hay muchas formas de riqueza y el hombre que es rico porque tiene dinero es el más bajo en cuanto a categoría de riqueza. Déjenme decirlo así: el hombre con dinero es el más pobre de los ricos. Visto del lado de los pobres, es el más rico de los pobres. Visto del lado de un artista creativo, de un bailarín, de un músico, de un científico, es el más pobre de los ricos, y en lo que se refiere al mundo del último despertar, ni siquiera puede llamársele rico.

La meditación nos vuelve ricos en un sentido absoluto al darnos el mundo de nuestro ser más interno. También nos vuelve ricos en un sentido relativo porque libera nuestros poderes mentales en los talentos que tenemos. Mi propia experiencia me dice que todo el mundo nace con cierto talento, y a menos que lo experimente en su totalidad, algo le faltará. Empezará a sentir que de alguna manera hay algo que no está en su lugar.

Dale descanso a la mente, ¡lo necesita! Y es tan sencillo: sólo vuélvete su testigo. Te dará ambas cosas.

Lenta, lentamente la mente empieza a aprender a estar en silencio. Una vez que sabe que permaneciendo en silencio se vuelve poderosa, sus palabras no son sólo palabras: tienen una validez, una riqueza y una calidad que nunca antes tuvieron, tanto que viajan directamente, como flechas; traspasan las barreras lógicas y llegan al corazón mismo.

Entonces la mente es un buen sirviente de inmenso poder en manos del silencio. El ser el maestro, y el maestro puede usar a la mente cuando sea necesaria y puede apagarla cuando no lo sea.




Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   17


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos