Los niños maltratados



Descargar 44 Kb.
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño44 Kb.
Vistas103
Descargas0

Los niños maltratados.
Isaac Mario Viñas Montes
México
Fecha: 2003-07-14-15:31
La violencia en los niños.

La crueldad dirigida a los niños es abominable, y se convierte en un problema de salud mental devastador, esta actitud muy enfermiza y reprochable de los agresores es consecuencia de alteraciones emocionales perturbadas, es decir de una conducta patológica muy colapsada, donde los padres afloran ignorancia, frustraciones y traumas tales como: el de haber recibido golpes o maltrato también, o por tener actitudes revanchistas por parte de la madre o del marido, con una violencia desmedida hacia ellos y los menores, además de ser causada por una disfunción de pareja, y adicionalmente por la dependencia al alcohol o a la fármacodependencia de parte de alguno de ellos, etc., resultando violencia sin motivo aparente hacia los menores o hacia los demás, tipificada como delito penal.

EL SÍNDROME DE LOS NIÑOS CARACTERIALES. (niños maltratados)

Los niños tienen carácter precoz de tipo disfuncional, por ser niños físicamente violentados y emocionalmente también; es decir están en el centro de una tormenta donde hay un tipo de violencia domestica, es decir porque los padres o uno de ellos fueron hijos maltratados o golpeados y ahora son padres golpeadores, o por haber agresiones o violencia domestica entre ellos, o por el abuso del alcohol o de las drogas o por ignorancia, la violencia más frecuente hacia los menores se deben a éstos factores. El Maltrato infantil, es el uso intencionado de la fuerza física u omisión de cuidado por parte de los padres o tutores que tienen como consecuencia abandono, rechazo, aislamiento, heridas, mutilaciones o incluso la muerte del niño.

Además de ser sujetos de maltrato, a veces son víctimas de abuso sexual que es la agresión más devastadora, por qué ésta no es tan solo la violación física, sino porque mata psicológicamente a la víctima marcándola con grave trauma: el miedo, la confusión y la desconfianza, etc., están con ella o él toda la vida y que solo a través de una terapia adecuada y muy profesional pueden rehabilitarse poco a poco.

TIPOS DE MALOS TRATOS

El término maltrato infantil abarca una amplia gama de acciones que causan daño físico, emocional o mental en niños de cualquier edad. Sin embargo, el tipo de maltrato infligido varía con la edad del niño. Los malos tratos en bebés y niños en edad preescolar suelen producir fracturas, quemaduras y heridas intencionadas. En casi todos los casos de acoso sexual el agresor suele ser un hombre y la víctima una niña en edad escolar o adolescente. Sin embargo, en los últimos tiempos está aumentando el número de niños varones en edad preescolar que sufren este tipo de maltrato.

Tal vez el tipo más común de malos tratos es el abandono, es decir, el daño físico o emocional a causa de deficiencias en la alimentación, el vestido, el alojamiento, la asistencia médica o la educación por parte de los padres o tutores. Una forma común de abandono entre los niños es la subalimentación, que conlleva un desarrollo deficiente e incluso a veces la muerte.

MALOS TRATOS POR PARTE DE LOS PADRES

Los estudios han revelado que la mayor parte de los padres que abusan de sus hijos, habían sufrido ellos también la misma situación por parte de sus progenitores. Algunos investigadores afirman que este tipo de padres presentan una personalidad infantil, mientras que otros opinan que éstos esperan de forma poco realista que sus necesidades psicológicas sean cubiertas por sus hijos y que al no ver cumplidas estas expectativas experimentan un gran estrés y se vuelven violentos en las relaciones con sus hijos (véase Violencia doméstica). A pesar de este enfoque psicopatológico, pocos padres de este tipo pueden ser considerados verdaderos psicóticos o sociópatas, dado que en otras facetas de la vida funcionan sin distorsiones sociales y psicológicas. Véase también Enfermedades mentales.

Casos de malos tratos se dan en todos los grupos religiosos, étnicos y raciales, y en todas las áreas geográficas. La gran mayoría de casos de maltrato infantil se dan en las familias con menos recursos, tal vez debido a la falta de oportunidades educativas para poder manejar las frustraciones emocionales y económicas.

PREVENCIÓN

La preocupación generalizada, sobre todo en Occidente, ante el creciente número de denuncias de malos tratos infantiles ha llevado a aprobar leyes específicas que pretenden identificar, registrar y tratar este tipo de casos, aunque cada vez la atención está más enfocada a la prevención. Véase Derecho infantil.

La puesta en marcha de soluciones a corto plazo para el cuidado de niños y de servicios de ayuda a los padres, ha puesto de relieve que los malos tratos infantiles a menudo tienen lugar cuando los padres se encuentran bajo una fuerte y continua tensión producida por problemas familiares que no pueden controlar. Para impedir la división de las familias e intentar resolver el problema de los niños maltratados es necesario que la sociedad entienda mejor el papel vital que juegan aquí las fuerzas sociales y económicas. La prevención eficaz requiere un cambio fundamental de los valores sociales y de las prioridades públicas que permita aliviar las condiciones de pobreza, desempleo, vivienda inadecuada y mala salud de la gran mayoría de familias con este tipo de problemas. También es necesario poner un mayor énfasis en los derechos de los niños y en las responsabilidades de los padres hacia sus hijos.

Los NIÑOS MALTRATADOS son privados de afecto y atenciones, por sus propios padres o por parte de alguno de ellos; esta insana disfunción familiar con lleva aveces a que sean cruelmente rechazados, golpeados y castigados frecuentemente; aun cuando tengan una evidente inteligencia muy despierta lo que sucede a menudo, ellos solo conocerán el fracaso y la frustración, la violencia y muy probablemente las adicciones y el arraigo callejero.

Los elementos más comunes en las familias donde se fomenta el castigo: 1. No hay consciencia del daño que se hace a los niños, pubertos o adolescentes.

2. Faltan espacios y tiempo libre para que la familia conviva, pues esta se dedica al sostenimiento y al trabajo olvidándose de los hijos.

3. Por desajustes familiares: Ocasionados por el racionamiento por problemas económicos además, si los padres fueron hijos maltratados ahora son golpeadores, por viudez, por alcoholismo o drogadicción, por infidelidad, por disfuncionalidad sexual, por abandono, por conflictos y dificultades de pareja no superadas, etc.

4. Por una exagerada afición a la televisión impidiendo la comunicación, la convivencia y el ejercicio, falta de actividades recreativas en familia.

5. Ignorancia relacionada con los cambios físicos y emocionales de los niños y adolescentes.

6. Afloran en la familia rasgos del circulo de las frustraciones, etc.

Los padres castigadores tienen el supuesto de proporcionar una educación singular, que de echo en la mayoría de las veces esta equivocada, ellos tienen actitudes llenas de frustración, que conllevan muchas veces a actitudes neuróticas. Los niños maltratados han sido testigos a una edad muy temprana de dramas familiares, y frente este agravio, responden con la cólera de una persona adulta o lloran con un llanto profundo lleno de temores o nerviosismo aveces sin control o también toman actitudes de desafío hacia los adultos.

Él circulo de la frustración que conlleva al castigo se describe de la siguiente manera:

1. Exigencias desmedidas de los padres- con relación a las conductas, actitudes y la falta de logros de sus hijas y de sus hijos. 2. Los hijos no siempre logran cumplir las exigencias. 3. Frustración de los padres. 4. Castigo a los niños y adolescentes. 5. Renovación de exigencias, empezando de nuevo por la primera.

El castigo

¿Cuáles son los daños infringidos por los castigos a menores?.

El castigo es una ilusión por que no fomenta buenos hábitos, trampa mortal de víctimas y victimarios. Las tensiones en la pareja son provocadas por las dificultades y conflictos en la mayoría de las veces esto genera agresiones y resentimientos, es frecuente encontrar entre sus hijos expresiones de agresión que pueden llegar a la crueldad sin que él niño sepa por qué le ocurre a él en especial. Esto se debe a que algunos de estos padres argumentan que el castigo como táctica disuasiva, es un correctivo que crea disciplina... ¡hay que demostrarle al niño quién manda, para qué no éste fuera de control!.

¿ Es correcto pensar que la disciplina se basa en él domino y el control?

¿Hasta dónde y hasta cuándo se puede controlar al niño?.

Al poner limites, les enseñamos las reglas del juego de la vida, entendemos que la disciplina es un medio que sirve de molde para la conducta y el espíritu, el objetivo es encausar la disciplina en una dirección que conlleve al auto-control. Si los métodos de disciplina que estamos imponiendo a nuestros hijos, no los esta llevando hacia el auto-control, debiésemos dudar de esos métodos, y reflexionar que actitudes estamos tomando.

Un error devastador en la crianza de los niños en la 1ª infancia, consiste en darle unos manazos cada vez que se le indica que no debe tocar algo; el niño aprenderá como un animalito (acondicionamiento por causa-efecto) impidiendo su desarrollo analítico, el niño aprenderá que el único motivo por el que debe evitar tocar algo, será para no recibir un manazo. Señalándole claramente que alguien mas debe decir por él a cada momento, inhibiendo su curiosidad natural que es parte de sus procesos de aprendizaje, colapsando la capacidad de medir las consecuencias de sus actos, evitando que valore sus experiencias.

Otra consecuencia de los castigos, es que a través del castigo a pagado su “crimen”, ya no necesita sentir ninguna culpa, ni evitar su comportamiento, es libre de seguir actuando incorrectamente, una y otra vez, los niños desarrollan una actitud de desafío o resistencia, a veces presentan ya resentimientos, que les impide valorar el bien del mal.

Suelen estos niños manifestar muy pronto firmeza de carácter, lo que es sin duda una ventaja por que es un mecanismo de defensa ante la agresión. El grado de violencia depende de qué tan intolerantes sean las personas y la comunidad en la que se desenvuelven los golpeadores.

De todos los castigos el físico y la violencia verbal o psicológica son los más destructivos; la violencia genera más violencia, esta deja al niño sentimientos de impotencia y frustración, y a veces deseos de venganza, una de las consecuencias ya comentadas es que el niño severamente violentado y castigado, será un adulto castigador o golpeador, hay hombres o mujeres que piensa insanamente que si no se ha hecho lo que esperaban, piensan... ¡Me las pagaras de tal forma!, hay adultos que no saben ser felices o no pueden, por un trastorno bioquímico en sus emociones, sienten que no son merecedores de recibir amor o respeto, esta actitud emocional disfuncional conlleva a la violencia.

La violencia emocional no se percibe tan fácilmente como la física pero también lastima, y cosiste en enviar mensajes y gestos o manifestar actitudes de rechazo o de suma autoridad, la intención es humillar, avergonzar, hacer sentir insegura y mal a una persona o a un menor deteriorando su imagen y su propio valor, dañado su estado de animo y disminuyendo su capacidad para tomar decisiones y para vivir su vida con gusto, impidiendo desempeñar sus quehaceres diarios. La violencia verbal tiene actitudes corporales que descalifican a las personas, hablamos de esto porque es muy común que los agredan de esta manera, tanto como familiares, conocidos o compañeros de trabajo. Hablaremos ahora como la violencia afecta a los niños y como se describe el síndrome de los niños golpeados o Caracteriales.

Conclusiones.

Para reorientar los hábitos y valores en forma constructiva y correctamente al niño, lo primero que tenemos que hacer proponernos un cambio real de actitudes e información sobre el tema, tenemos que dejar de pensar que los niños con conductas inquietas o hiperactivas problemáticas, necesitan una corrección basada en castigos severos; muchas veces se entabla verdaderas luchas sin cuartel, tenemos que dejar de sentir que él tira para un lado y nosotros por otro.

Los deberes de los padres de familia consisten en hacer entender a sus hijos, que estas conductas son inaceptables; cuando existe un conflicto y utilizamos él dialogo para encontrar una solución que respete sus necesidades y espacios, enseñándoles que antes de tomar una decisión su hijo debe aprender a prevenir las consecuencias de sus actos es decir conocer sus limites, o las reglas del juego o las medidas de seguridad en el hogar y fuera de él, niño por más pequeño cuando ya maneja el lenguaje entiende.

Debemos encontrar el equilibrio adecuado en el método que usaremos para disciplinar a nuestros hijos, sabido es que es difícil de encontrar el justo medio, pero el secreto esta en la congruencia entre lo que se dice y hace, los padres así se podrán señalar acuerdos y reglas que se vayan adecuando a través del tiempo, los correctivos usados en la formación de limites y hábitos, deben apoyarse en el ejemplo y en él dialogo, sin golpes o castigos crueles o violentos, una actitud tranquila y amorosa pero formativa y seria es la mejor solución para hacernos entender.

Estas reacciones violentas son producto de una disfunción familiar donde obviamente son el resultado de conflictos y diferencias irresueltas entre los padres o abuso y maltrato dirigido a menudo a ellos, son sometidos aveces por sus reacciones de rabietas aplacadas al momento por ellos mismos, haciéndoles olvidar su profunda angustia, esto les impide borrar de su memoria su infancia perdida haciendo de ellos, seres muy inseguros.

Las soluciones que se proponen los familiares testigos de esta violencia, son muchas veces ineficaces, los tratamientos poco experimentados o recomendados por algún familiar o conocido solo producen un efecto en la mejor de las veces suspensivo, quedando latente o producen más dañado.

Por lo contrario la sobre protección es tan destructiva por qué puede lisiar mentalmente a una persona también como el uso de la violencia, ya que esta actitud de los padres o por uno de ellos, pretende resolver todos los problemas de los hijos; es criminal el rescatar a nuestros hijos de todo contratiempo y estar constantemente sobre de ellos indicando lo que deben o no deben hacer, inclusive quitando la oportunidad de que aprendan a resolver sus problemas por si mismos, a través de sus experiencias positivas o negativas que la vida les da, ellos deben de bastarse por si mismos con sus propios recursos sin estar dependiendo siempre de los demás.

Cuando esta problemática conductual hace contacto con la adolescencia presenta una carcterologia muy típica, es decir presenta unos exacerbados deseos del auto- afirmación e independencia, pero muchas veces sin provecho alguno en su persona y psique, porqué alguno presentan problemas en el aprendizaje, no por falta de memoria, sino por tener dificultades exageradas para concentrarse producto de una baja estima; dificultando el interactuar adecuadamente a veces con sus amigos con un grupo determinado, esta dinámica los lleva a veces a estados maníacos o eufóricos y con lleva como resultante a cuadros de violencia sin ninguna explicación aveces tan polarizadas, como el uso frecuente de tóxicos o drogas, provocando aun más este descontrol emocional, creando con esto a largo de su vida adulta llena de frustraciones, indecisiones o con actitudes patológicas a veces irreversibles.

La acción educativa tropieza frecuentemente con el fracaso escolar que conlleva a mas problemas familiares; hay adultos y niños que le produce pavor saber que van a esta bajo tratamiento psicoterapeutico provocando un rechazo inconsciente lo que hace aun más difícil el manejo adecuado de esta disfunción patológica: o no quieren tomar la terapia familiar o de tipo especial a niños violentados, por qué esta confrontación mental les hace sentirse amenazados directamente en la presentación somática de sus hábitos y valores, además de no aceptar ningún tipo de critica aunque solo sea una valoración medica, por lo regular el tratamiento da resultados de gran utilidad para el niño, estos estudios y terapias son sutiles, tratándolos como personitas, con respeto y atención.

Un examen medico temprano y un diagnostico certero en su caso, puede hacerse cargo de un niño maltratado en todos los casos, permita su identificación y valoración exacta, sin caer en diagnósticos recurrentes que no identifiquen las causas de su origen y las experiencias traumáticas fuertes, estas no se pueden borrar porque son parte de nuestra menoría, lo que tenemos que hacer es integrarlas a nuestra vida, para manejarlas y superarla con cualquier crisis, si esta se desarrolla, evoluciona y resuelve, y es sumamente provechosa para nuestro desarrollo integral, el niño violentado debe tener una rehabilitación adecuada que asegure una escolarización satisfactoria y que fomente él interese por aprender y a relacionarse, manteniéndolo unido con estrechos lazos de afecto con sus nuevos amigos o grupo, con un desarrollo normal, esta evolución le permitirá a un niño maltratado, abandonado o huérfano, integrarse con mucha mas facilidad a un nuevo grupo de pertenecía sano y formador, y a la sociedad que antes lo marginaba, este tratamiento puede ser capaz de aportar al niño violentado, la paz interior que busca y le dará la oportunidad de relacionarse adecuadamente y ser feliz por primera vez.

Durante este proceso de maduración aparecen actitudes positivas o negativas como consecuencia lógica, ¿qué actitud tomar, de que forma se toma una decisión correcta y porque es importante esto o aquello?.

Todos estos factores le darán sentido a la conducta en cada personalidad y esta será la imagen que le mostrara a los demás, de cómo se va conduciendo por la vida y valorándose a sí mismo, sumando a esto también la capacidad de escuchar como lo habíamos dicho, adquiriendo una de las funciones mas importantes la seguridad y la confianza.

A través de los procesos de maduración de las funciones adquiridas, el desarrollo de la inteligencia emocional y las actitudes nunca van a ser los mismos, a través del paso del tiempo estas cambian proporcionalmente con tus nuevas vivencias, educación, con la forma de integrarte a tu familia, con la pareja, por adquisición de nuevos valores y actitudes, dentro un parámetro que te ayude a superar los fracasos y las crisis, la maduración de tus experiencias da soluciones a tus conflictos y diferencias personales o sociales, que por la falta de una negociación, impide el desarrollo integral de una persona que aspira ser mejor cada día.

Así es como el niño caracterial o maltratado podrá por fin ser reconocido y amado; buscando las oportunidades para mejorar su identidad propia, su auto estima, con la oportunidad de tener una educación estimulante, que le enseñara a ser protagonista de sus propias capacidades, controlando por fin su pasado apocado.

Recomendando para su mejor rehabilitación el apoyo de profesionales de la salud que le brinden aparte de su servicio terapéutico optimo, afecto y comprensión; por todo esto es recomendable que la pareja disfuncional inmersa en violencia intrafamiliar acuda con un terapeuta de pareja y reciba un tratamiento profesional integral.

Haciendo referencia del documento firmado en las NACIONES UNIDAS sobre la DECLARACIÓN DE LOS DERECHOS DEL NIÑO EN 1989, y a uno de sus 49 artículos:

“El niño debe ser protegido contra toda forma de abandono, crueldad y explotación, No será objeto de ningún tipo de trata. No deberá permitirse al niño trabajar antes de una edad mínima adecuada; en ningún caso se dedicara ni se le permitirá que se dedique, a ocupación o empleo alguno, que pueda perjudicar su salud o su educación o impedir su sano desarrollo físico, mental o moral.”

COMENTARIO DEL AUTOR DE ESTE DOCUMENTO. Cuando yo fui niño quede huérfano de padre y yo abandone ni casa a los 12 años porque mi padrastro me maltrataba mucho, era alcohólico y ex- policía, era muy violento, me amenazaba con su arma todo el tiempo, hasta que me fui, viví en la calle algo de tiempo hasta que encontré alguien que ofreció techo, afecto y comida segura, con ellos pude terminar de estudiar la prepa, la universidad y estudie en la Ciudad de los Angeles, California un Posgrado, luego fui becado a la Universidad de Montpellier, Francia a estudiar una maestría en Paido- Psicología, trabajando ya hace muchos años en Israel para un proyecto de la Universidad y la UNICEF en ese lugar, luego fui a España a trabajar con jóvenes adictos, programa que me inspiro para mi proyecto sobre adicciones que es un nuevo modelo rehabilitatorio mas practico y económico que el "Minesota", trabaje con niños sin hogar durante 18 años en la ciudad de México y ahora trabajo como coordinador de Apoyo Psicológico para un grupo de menores en custodia para la Casa de asistencia Temporal, del D.I.F. municipal en la ciudad de Cancún, Quintana Roo. Y tambien trato de fundar una Institución llamada: Por Caridad Fundación es una organización en ciernes no gubernamental diferente, su objetivo consiste en apoyar el desarrollo integral en menores sin hogar con problemas relacionados con la adicción a drogas en arraigo callejero o a menores en alto riesgo por sé hijos de familias disfuncionales. No pertenecemos a ningún Partido político, ni a ninguna organización religiosa y lo hacemos sin afán lucro, ofrece todos sus servicios profesionalmente en forma gratuita, con una vocación de servicio comprometida y comprobada.

Su servidor, el autor de este documento hace notar, que es fácil criticar destructivamente a personas con actitudes altruistas o humanitarias, porque tal vez jamas han sufrido una necesidad o enfermedad hay que dar gracias por eso; pero no le da derecho a algunos para marginar a los menos favorecidos, sea cual fuere la razón de su infortunio. Yo, cuando niño viví en la calle, en una epoca tal vez marcada por el destino, pero gracias a que recibí el maravilloso don del aprendizaje y de contar con una persona generosa que me dio una oportunidad y afecto, pude hacer una carrera universitaria y de realizar estudios de postrado en el extranjero, ahora estoy tratando de llevar a cabo el sueño de toda mi vida, que consiste en regresar esos dones que recibí, a otros niños sin hogar y urbano marginales que esperen tan solo recibir un oportunidad real y permanente; existiendo solo la “limitante” de mi salud; pero ni eso no me ha detenido, no pido condolencias, sino una oportunidad para que a través de mi trabajo y de su generosidad, pueda para realizar el sueño de todos estos menores también, cuyo reclamo escucho todos los días.



Atentamente:

ISAAC MARIO VIÑAS MONTES PSICOLOGIA APLICADA © 1999 DERECHOS DE AUTOR E- mail- conocetuinterior@hotmail.com


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos