Los manuscritos de geenom



Descargar 1.23 Mb.
Página6/14
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño1.23 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14
A través del plexo solar se recarga también energía cósmica: es la energía que lleva incorporado el mensaje de Cosmos. Penetra, indefectiblemente, por el plexo solar y sólo se impide su entrada cuando se reniega de la vida o de lo que la vida nos depara, para volver a entrar cuando el estado de ánimo, astral y físico están normalizados.
Lo que se recibe como energía astral es una parte de los seres de 5ª dimensión, es decir, tiene un cierto grado de inteligencia.
Las formas circulares situadas sobre el plexo solar poseen la característica de concentrar energía con más intensidad y si, además, tienen, tienen grabada una espiral, la intensidad aumenta.
El chakra del plexo solar, durante el día, giran en sentido contrario a las agujas del reloj y tiene un color rosáceo. Por la noche, a partir de las 7 de la tarde (hora solar), gira en el otro sentido y es de color blanco azulado.
Si una persona duerme de día no recargará más que una pequeña parte y no precisamente por el plexo solar, sino por los otros chakras, que influyen sobre las glándulas con las que se conexionan; de ahí la irritabilidad que normalmente siente al despertar.
Estar en vigilia durante la noche reduce al 15% la carga de energía cósmica pura. Este chakra principal tiene dos momentos de máxima aceleración: la 1 del mediodía y la 1 de la madrugada, hora solar. Es en esos momentos cuando se producen alteraciones en el cuerpo físico en el sentido de caída de tono vital y el chakra intenta compensarlo. El cuerpo en esos dos momentos sufre una bajada de tensión producida por la disminución de azúcar en sangre.
En el astral se manifiestan también los cuatro grandes planos de existencia, planos energéticos, que están todos estrechamente relacionados, conexionados unos con otros, por dependencias vibratorias.
Así las capas 1,2,3, y 4 corresponderían al nivel FÍSICO, puesto que realizan funciones relacionadas con los procesos físicos fundamentalmente.

La capa 5 formaría parte del nivel MENTAL, como reguladora de los procesos mentales.
La capa 6, pertenecería al nivel ASTRAL, ya que tiene preponderancia sobre las cinco primeras, al estar todas ellas subordinadas a la personalidad del individuo.
La capa 7, se encontraría en el nivel ESPIRITUAL.

Reduciendo la vibración de cada capa, se oiría un sonido que correspondería a una nota musical. Por ejemplo, la banda amarilla correspondería la nota DO, la anaranjada RE, la azul FA, la verde MI, la rosa SOL, la banda de color base SI y la séptima capa o banda blanca LA. Esta nota es la referencia para afinar las demás, por eso está asignada a la capa de más alta vibración.
Vulgarmente, se conoce como aura a las capas 1 ó 2, o a las dos juntas, dependiendo de la potencia visualizadora pero, en realidad, aura es o son las 6 primeras capas.
El astral está formado por varios componentes. Por un lado, la energía vital, de alta vibración, que proviene del Sol y, por otro, la unión de cuatro gases nobles: Kriptón, Helio, Xenón y Argón, dando como resultado una energía sutil portadora de vida biológica, capaz de viajar por ambos mundos, el energético y el material, con toda facilidad.
La energía vital sublima los gases nobles elevándolos de vibración y, al mismo tiempo, éstos reducen la tasa vibratoria de la energía para poder ser asimilada por el cuerpo físico y posteriormente, ser transportada, a través del sistema nervioso.

Aparte de los chakras principales, hay otros muchos repartidos a lo largo del cuerpo energético y que son como los cambios de agujas de las vías férreas. Los llamados meridianos serían las vías por donde discurre la energía.
Evidentemente, hay una conexión bioenergética entre cada chakra, pero todos tienen como referencia al chakra del plexo solar.
Las bandas o capas de colores, que forman el cuerpo astral están formadas por haces de electrones o iones de los gases nobles, que forman “cuerdas” energéticas, a modo de cables de conexión que, para vitalizar al organismo, se dividen como lo harían los hilos de cobre.
Estos filamentos son conocidos de antiguo por las tradiciones orientales de vuestro planeta y se llaman “NADIS”.
Por otra parte, la conexión entre los diferentes chakras principales forma una doble espiral, es el llamado caduceo médico o kundalini por los orientales, aunque su funcionamiento, a nivel físico, está estrechamente relacionado con el sistema nervioso que, por su carácter bioeléctrico, tiene una relación armónica y vibratoria.
Los nadis se dirigen a sus objetivos a través de los meridianos y forman haces más densos en las conexiones glandulares.
El cerebro, el cerebelo y la médula espinal tienen una gran concentración de energía. El cerebro en concreto, está metido dentro de una tupida red energética, por eso es lo que mejor se percibe en la fotografía kirlian.
El astral está formado por electromagnetismo, es decir, los iones de los gases nobles están cargados electromagnéticamente con un grado sutil y armónico, en frecuencia e intensidad, de energía vital emanada del Sol.
Por otra parte, teniendo en cuenta que primero es la idea, luego la energía y después la concreción, todo ser evolucionable tiene, desde el momento en que empieza su subdivisión celular, la forma energética del adulto, aunque lógicamente a un tamaño relativo a su momento físico. Sería como una plantilla que las células tendrían que ir rellenando año tras año.(*)

(*) Nota del autor: Parece ser que en algunas fotografías hechas a semillas con cámara Kirlian, no aparece la forma energética correspondiente a la semilla, sino a la planta ya desarrollada.
Cuando un espíritu va a programar su próxima vida y, entre muchas otras cosas, recibe información sobre el posible aspecto físico que va a tener, la imagen que visualiza de sí mismo corresponde a una persona de mediana edad, alrededor de los 30 o 40 años. Sucede así porque es aproximadamente en esa edad donde se completa el desarrollo físico, energético y mental.
La energía astral interpenetra todas las células y a cada una de ellas totalmente, es decir, tanto a su núcleo como a su citoplasma.
Sin embargo, el ADN impreso en el núcleo tiene que corresponderse con el ADN astral y no sufrir alteraciones, o lo que es lo mismo, la energía astral que provee cotidianamente el Cosmos no tiene, lógicamente, una composición genética astral determinada. Por el contrario, ésta adopta el código genético del individuo al entrar en contacto con su cuerpo astral. Con objeto de salvaguardar la composición genética, existe un filtro para que la carga energética no haga variar el ADN astral, lo que llevaría a una mutación en el ADN físico y por tanto en las características psicofísicas del individuo. Este filtro está situado en el borde exterior de cada banda astral y tiene por término medio unos 3 cms de grosor.
La energía astral no solo vitaliza a los seres humanos, también a las plantas y a los animales. Así pues, al llegar la energía vital a la Tierra, se une a los gases nobles y forma el astral que vivifica a los seres vivos. Pero el hombre está especializado, sobre todo en su sistema nervioso, incluido lógicamente el cerebro. Por tanto, el chakra del plexo solar actúa como receptor de la energía vital, mientras los gases nobles se absorben con la respiración, por lo que su transmutación ocurre en su interior.
Los animales también tienen filtros según las especies, pero la transmutación se realiza antes de entrar en el cuerpo. La razón por la que en el hombre se realiza en el interior, es por su nivel evolutivo, pues, si tiene que aprender todo lo relativo a la materia, a las energías y a la mente, debe ser algo inherente a él, no algo ajeno. Por eso su inconsciente debe especializarse en esa transmutación, para que un día su consciente la maneje a voluntad.
El astral se relaciona con todo el organismo a nivel quántico y sub-quántico, es decir, le llega, como toda energía, en forma de quantos y, dependiendo de la sutileza de la capa astral o de las necesidades energéticas, le llega en forma de subquantos, que tiene menor carga pero llegan más frecuentemente para mantener el tono vital constante, por ejemplo, durante la noche, al dormir, o cuando estamos enfermos.
Una de las peculiaridades de la recepción sub-quántica, es que excita el centro regulador de la temperatura corporal produciendo fiebre, que es la alerta de las enfermedades, y además elimina virus y bacterias que mueren por encima de los 37,5 grados.

¿Qué mecanismo transforma una emoción o pensamiento en reacciones físicas y químicas que alteran nuestro cuerpo enfermándole e incluso produciéndole la muerte? ¿Qué relación puede haber entre un susto y el aumento de adrenalina en la sangre?


Preguntas como éstas o reflexiones similares, nos llevaron a conocer lo que en otras filosofías se llama el cuerpo causal.
SE LLAMA CUERPO CAUSAL A LA MANERA EN QUE LA MENTE O ENERGÍA MENTAL, DE MAYOR VIBRACIÓN QUE LA ASTRAL, ALTERA A ÉSTA ÚLTIMA Y LO HACE CUANDO LOS PROCESOS MENTALES O PENSAMIENTOS NO SON ARMÓNICOS. UNA FUERTE IMPRESIÓN, UN SUSTO O UN PENSAMIENTO NEGATIVO ALTERA EL ASTRAL, BAJANDO O SUBIENDO DE VIBRACIÓN TODAS O ALGUNAS DE LAS BANDAS ASTRALES, VARIANDO SU COLOR Y, POR TANTO, EMPEORANDO O MEJORANDO LA VITALIDAD DE LOS ÓRGANOS QUE REGULA CADA BANDA O CAPA. ASÍ, EL CUERPO ASTRAL ESTÁ EN CONTÍNUO MOVIMIENTO MIENTRAS HAYA ACTIVIDAD MENTAL, MODIFICANDO SU ESTRUCTURA, SEGÚN SEA LA CALIDAD DE LOS PENSAMIENTOS, BENEFICIÁNDOSE EL CUERPO SI ESTOS SON POSITIVOS Y EMPEORANDO SI SON NEGATIVOS.
EL ASTRAL VARÍA CON LOS ESTADOS DE ÁNIMO. LOS PENSAMIENTOS, EMOCIONES Y DESEOS AFECTAN AL ASTRAL SUPERPONIÉNDOSE OTRAS BANDAS DE DISTINTAS TONALIDADES, ESTO NO SIGNIFICA QUE LOS COLORES DEL ASTRAL VARIEN, SINO QUE SON INVADIDOS POR OTRO COLOR QUE, AL PASAR ESE ESTADO DE ÁNIMO DESAPARECE.

Comprender esto solo fue un paso para entender algo que ya nos habían dicho de varias formas: TODAS LAS ENFERMEDADES QUE SUFRÍS, TIENEN SU ORIGEN EN VUESTRA MENTE. O lo que es lo mismo, la mente influye al astral y éste al físico, haciendo realidad el axioma: Mens sana in corpore sano.


Descubrimos en nosotros mismos que las alteraciones psíquicas, como la depresión, la apatía, la inflexibilidad, la cólera, la intolerancia, la envidia, etc., posturas mentales tan frecuentes, producían alteraciones energéticas en los chakras y por consiguiente en la capa correspondiente del astral, viéndose afectada la glándula correspondiente y produciendo ésta, a través de las hormonas, determinados elementos químicos que eran distribuidos por la corriente sanguínea y desembocaban, sin remedio, en enfermedad.
Normalmente, el Cosmos nos proporciona los mecanismos necesarios para defendernos de cualquier agresión externa. Sólo una actitud negativa debilita el astral, escudo natural que poseemos, bajando nuestras defensas.
Vibración, colores, capas… Nuestros científicos han dedicado muy poco tiempo a la investigación de este cuerpo energético y, paradójicamente, ha intentado adentrarse en el mundo de la mente, sin saber que uno y otro van de la mano, como lo va la casualidad y la lógica. Nunca nos hemos parado a pensar por qué nos gustan más unos colores que otros o por qué unas veces nos vestimos de unos colores y otras de otros. La lógica diría que esas eran las prendas que había más a mano en el cajón o algo parecido, pero lo cierto es que siempre hay dos, tres o más prendas de diferente color a la hora de elegir una camisa, un pantalón o una falda. La forma de decorar nuestro cuerpo, nuestra casa o nuestro entorno, es fruto, normalmente inconsciente, de nuestra mente, pero si decidiéramos jugar la baza de la consciencia, utilizaríamos y manejaríamos el astral para nuestro propio beneficio, de una forma más directa, útil y provechosa.
Preguntamos a Acael sobre las dudas que nos surgían. ¿Nos influyen los colores del entorno en las capas del astral y como consecuencia en el físico?
NATURALMENTE. ESTAMOS INMERSOS EN MUNDOS DE COLOR Y ESTOS NOS AFECTAN EN LA MEDIDA QUE TENGAMOS NECESIDAD DE RECARGAR ENERGÍA. NO OBSTANTE, QUERÍA HACEROS NOTAL ALGO IMPORTANTE: LOS COLORES SON VIBRACIONES QUE APARECEN CON LA LUZ, ES DECIR, EL COLOR DE UNA PINTURA, POR EJEMPLO, ES PRECISAMENTE EL QUE NO ABSORBE LA LUZ SINO QUE LA REFLEJA. LA LUZ BLANCA TIENE TODOS LOS COLORES Y SOLO AQUEL QUE NO ES ABSORBIDO ES EL QUE APARECE A LA VISTA, POR ESO EN UNA HABITACIÓN A OSCURAS LAS COSAS NO TIENEN COLOR.
LA CROMOTERAPIA ES UNA TÉCNICA MEDIANTE LA CUAL SE PUEDE RECARGAR O ELEVAR EL TONO VIBRATORIO DE LAS CAPAS ASTRALES PARA CORREGIR DESARREGLOS FÍSICOS O PSÍQUICOS DE MODERADA GRAVEDAD. LA INFLUENCIA QUE EJERCEN LOS COLORES SOBRE L PSIQUE ES CLARA, SIN EMBARGO, TAMBIÉN INFLUYEN HASTA EN LA MÁS MÍNIMA PARTÍCULA ÁTOMICA.
LA PRIMERA CAPA, DE COLOR AMARILLO, REGULADORA DE TEJIDOS Y HUESOS, SEGÚN SEA SU INTENSIDAD ASÍ ES SU INFLUENCIA. ES DECIR, UN AMARILLO PÁLIDO AFECTA MÁS A LA PIEL, SI SE VA TIÑENDO DE ROJO AFECTA A LAS VENAS Y ARTERIAS Y CUANDO ES UN AMARILLO CASI ANARANJADO AFECTA A LOS HUESOS.
LA SEGUNDA CAPA REGULA EL CORRECTO DISCURRIR DE LA SANGRE Y LA FUNCIÓN DE OXIGENACIÓN Y ALIMENTACIÓN DE LAS CÉLULAS. ES DE COLOR NARANJA PORQUE ESTÁ MUY RELACIONADA CON LOS TEJIDOS, NO OBSTANTE, SU INTENSIDAD ES FUNDAMENTAL, CUANTO MÁS CLARA, INFLUYE SOBRE LOS CAPILARES Y A MEDIDA QUE VA OSCURECIÉNDOSE EN DIRECCIÓN AL ROJO AFECTA A LA AORTA, CARÓTIDAS Y FEMORALES. UN POCO MÁS CLARA A LAS VENAS CAVA Y SAFENA…
LA TERCERA CAPA. REGULADORA DEL SISTEMA RESPIRATORIO, SE VE INFLUENCIADA POR EL COLOR AZUL. SI EL COLOR ES AZUL CLARO AFECTARÁ A LOS PULMONES, SI ES AZUL OSCURO A LOS BRONQUIOS Y AL RESTO DEL APARATO RESPIRATORIO, INCLUIDAS LAS MEMBRANAS DEL OLFATO Y CUERPOS CAVERNOSOS DE LA NARIZ.
LA CUARTA CAPA, CORRESPONDIENTE A LOS PROCESOS MENTALES, SE RELACIONA CON EL COLOR ROSA. EL ROSA PÁLIDO INFLUIRÁ SOBRE EL SUBCONSCIENTE, EL ROSA MEDIO SOBRE EL CONSCIENTE Y EL ROSA FUERTE SOBRE EL INCONSCIENTE.
LA SEXTA CAPA (DE LA PERSONALIDAD) NO TIENE UN COLOR DETERMINADO PERO SI SABEMOS QUE, SEA EL COLOR QUE SEA, CUANTO MÁS CLARO MEJOR MANIFESTARÁ LA PERSONALIDAD EXTERNA.
Nuestra personalidad, tiene un reflejo en la escala cromática visible. Nos rodeamos de los colores oportunos a nuestros deseos y objetivos. El amarillo, es el color de la capa astral que regula nuestro cuerpo físico en general, así que no sería casual vestirse de amarillo cuando nos encontramos débiles o enfermos.
Decimos que el verde de los hospitales produce relax, que calma la ansiedad y el miedo, pero no es casual, ya que el verde es el color de capa que regula nuestro sistema nervioso. ¿Y el rosa?, el color del amor, ese color que hemos relegado durante tantos años a la mujer, como si sólo ella tuviera la facultad de amar. Su correspondencia astral se sitúa como reguladora de nuestra mente, donde se generan los sentimientos más positivos y altruistas.
Los pensamientos puramente racionales, lógicos y analíticos tienen, a nivel mental en ese cuerpo casual que dijimos, una componente amarilla. Es la mediatización de la materia, lo sólido, lo estable, lo denso. Es el perfil de un científico, que no puede dejarse llevar por sus emociones, sujeto a las leyes de la comprobación con sus cinco sentidos. El amarillo, es un color asociado al orgullo del conocimiento, a la razón y la comprobación de: “Si no lo veo, no lo creo”. Al análisis frío y calculador, conservador y tradicional.
Lo contrario, el otro polo exagerado, sería una persona emotiva, que se deja llevar por los sentimientos y las emociones. Invadida fundamentalmente por el color rojo, temperamental.
Son sólo anécdotas cromáticas de nuestro mundo, del que nos queda por descubrir el beneficio y el perjuicio que los colores producen en nuestra actividad vital. La Ciencia de la Cromoterapia, en actual desarrollo, tiene mucho que decir sobre la salud y la armonía.
Acael nos ha dado, constantemente, informaciones prácticas sobre las energías:
CADA UNO DE VOSOTROS TENÉIS DURANTE VUESTRA ACTIVIDAD, UNOS MÁXIMOS DE PROYECCIÓN ENERGÉTICA. ES, POR ASÍ DECIRLO, LA FRECUENCIA VIBRATORIA QUE EMITÍS. CUANTO MÁS AUMENTE ESA FRECUENCIA INDIVIDUAL, EN SUS MÁXIMOS Y MÍNIMOS, MAYOR SERÁ EL COCIENTE MENTAL QUE SE ALCANCE.
EN UN PORCENTAJE BASADO EN 10, LOS HOMBRES DE LA TIERRA ALCANZÁIS UN PROMEDIO MÁXIMO DE 7, TRABAJANDO INDIVIDUALMENTE, Y DE 8,5 EN GRUPO. LA AFICIÓN A LAS COSAS QUE SATISFACEN EL EGO, HACEN QUE VUESTROS PROMEDIOS DISMINUYAN, PORQUE LA PROYECCIÓN ES UNA FUERZA CENTRÍFUGA Y EL DESEO EGÓTICO CENTRÍPETO.
Hasta ahora, habíamos hablado de vida y astral, pero ¿qué ocurría entonces en la muerte?, ¿desaparecía el astral?, ¿se transformaba?, ¿se consumía?...
El astral se une al cuerpo mediante un cordón energético de color plateado. La conexión se realiza por el centro de bóveda craneana, en un punto intermedio entre la pituitaria y la pineal. Este cordón es una prolongación de todo el cuerpo astral y está formado por la unión de todas las capas con sus colores respectivos, lo que a nivel de color-luz, da como resultante el blanco plateado.
En los momentos en que el cuerpo físico está en reposo, como es habitual en el sueño, o por el contrario en estados de tensión intensa, el astral se puede separar del físico, aunque manteniéndose unido a él por el cordón de plata. Se produce entonces el viaje astral.
El subconsciente prima y por eso no se recuerda conscientemente la experiencia. La salida se realiza por el centro de la bóveda craneana.
En ese plano, de características aespaciales y atemporales, el cuerpo astral se dirigirá a aquellos lugares que le sean necesarios para conseguir información útil y resolver problemáticas que preocupan al sujeto. De esta manera, el ser integral puede manejar no sólo los datos que le lleguen del consciente, sino también del subconsciente y de las partes profundas de la mente e, incluso, ponerse en contacto con otros seres que le ayuden y le den más información. Es un intento de equilibrar la psique de las problemáticas acumuladas, no sólo en esta vida, sino también en vidas anteriores. Un viaje sin fronteras en busca de respuestas, estén donde estén.
Las capas 5, 6 y 7 junto con una porción de las capas 1, 2, 3 y 4, se separan del cuerpo físico, quedando en éste una parte de estas cuatro primeras capas, para mantener las constantes vitales al mínimo.
El astral es acompañado en su viaje por una especie de terminal mental que envía la información a la central que estaría ubicada en el cerebro. En este estado, el aspecto de la mente que predomina es el subconsciente y, por ello, no es fácil recordar o vivir conscientemente la experiencia del viaje astral.
Para poder vitalizar al cuerpo, se recarga de distintas energías: Por la noche de energía psíquica y lo hace, al parecer, captándola del éter a través de la capa quinta del astral, reguladora energética del cerebro, la maquinaria de la mente. También absorbe energía cósmica pura a través de la capa séptima. Durante el día, el astral se recarga de energía vital o solar, a través del chakra del plexo solar, recargándose fundamentalmente las capas primera, segunda, tercera y cuarta (reguladoras de procesos físicos), en especial se concentra en el hígado, corazón y cerebro, y de la sexta (de la personalidad externa).
El viaje astral. Un viaje apasionante por el mundo de las energías, si no fuera por la dificultad natural de recordarlo. Viajar en el astral no es un privilegio de iniciados, puesto que todas las noches realizamos normalmente un viaje al menos, mientras dormimos. El privilegio sería, en todo caso, el hacer viajes astrales conscientemente, es decir, a voluntad. Sólo la práctica logrará introducir la consciencia en este tipo de experiencias permitiendo, de esta manera, diferenciar los sueños de los viajes astrales, normalmente sujetos a confusión.
Al igual que es difícil identificar el viaje astral, también lo es identificar o recordar el proceso de muerte por el que tantas veces hemos pasado en cada una de nuestras vidas. Hemos mitificado la muerte, oscureciéndola, llenándola de miedos y tinieblas, cuando sólo es un tránsito que, al final, nos lleva a un mundo de luz, energía y claridad mental.
Si fuéramos conscientes de nuestros diarios viajes astrales, nos daríamos cuenta que todos los días morimos un poco, ya que la muerte no es más que un viaje astral sin retorno. La entrada en el mundo astral, va precedida de periodos de acomodación a un mundo nuevo, incluso para nuestro cuerpo astral, dado que ha estado toda una vida supeditado a un cuerpo de mayor densidad. Comprender este nuevo mundo requiere tiempo, comprensión y aceptación de otra realidad totalmente distinta, pero mucho más amplia y completa, estando su percepción regulada por mecanismos mucho más sutiles que nuestros limitados cinco sentidos.
En el mundo astral, podemos ver colores por debajo y por encima de la escala cromática visible a nuestros ojos. Podemos observar las alteraciones energéticas del mundo orgánico y nuestra mente, al no tener el límite del cerebro, es capaz de comunicarse directamente con otras entidades, amigos, maestros y familiares que estén en su misma situación. La experimentación y la estadística, nos dice que ambos planos, el de los vivos y el de los muertos, comparten una zona astral intermedia donde la posibilidad de comunicación es mutua.
Una de las primeras experiencias de viaje astral vivida por un miembro del grupo fue así:
“…apenas acababa de acostarme, después de un día agotador, cuando por la mente se cruzaron imágenes que no tenían nada que ver con el entorno de mi habitación. Sabía que estaba despierto, pero el cansancio dominaba la situación y mi mente me llevaba por un extraño paisaje nocturno. Podía ver cuanto me rodeaba, porque mi cuerpo iba iluminando con luz propia el camino a mi paso. Iba cada vez más rápido, cuando me di cuenta que el suelo quedaba a unos 40 centímetros de mis pies. Era un camino de tierra circundado de árboles cuyas ramas pasaban muy cerca de mí. Antes de hacer un giro en el camino, tuve la percepción de que algo desagradable me esperaba a la vuelta, pero decidí seguir adelante. Efectivamente, varios perros empezaron primero a acercarse y después a perseguirme. Me llamó la atención el aspecto sucio, feo y descuidado de todos ellos. Eran animales medio salvajes, perros o lobos quizás, pero de aspecto sarnoso, así que continué la marcha acelerando el “paso”.
Otra de las cosas que también llamó mi atención fueron las ramas, parecía que iba a chocar contra ellas, pero curiosamente pasaban a través de mí. Recordé entonces otras pequeñas experiencias de desdoblamiento astral por mi dormitorio y entonces pensé si todo aquello no sería una experiencia astral. Acababa de introducir la consciencia en aquel alucinante viaje. Efectivamente, a partir de ahí, tomé, por decirlo de alguna manera, las riendas de la nueva experiencia. Los perros, al acelerar el “vuelo”, habían quedado atrás, así que decidí poner a prueba todo aquello. Vi un muro de piedra de mediana altura, de esos que separan las fincas en el campo y pensé en atravesarlo, en correr y lanzarme contra él. Debo decir que, en ese momento, mi consciencia era la de una persona normal en estado de vigilia, es decir, sabía que si no era una experiencia astral, me estrellaría contra el muro, pero algo, dentro de mi, me hacía estar seguro. Tomé carrerilla y me lancé contra el muro atravesándolo limpiamente. Pude ver incluso su estructura interior y el ruido que mi cuerpo provocaba al atravesarlo.
Las dudas y el miedo se transformaron en emoción y satisfacción. Nada más pasar, me sentí atraído hacia arriba, hacia el espacio, volando cada vez más y más rápido. Vi como un agujero luminoso en el cielo, que se hacía cada vez más grande, al tiempo que el paisaje abajo se empequeñecía en la misma proporción. Empecé a inquietarme, pero sólo por el hecho de ver que ya no era yo el que controlaba la situación. La velocidad de desplazamiento era vertiginosa. Quise detenerme sin conseguirlo y del miedo, pasé al pánico. El último recuerdo fue ver la silueta de dos o tres figuras humanas asomarse por ese extraño agujero. Decidí entonces regresar, detener el viaje, volver a mi cama y a mi dormitorio. El retorno, un poco forzado, fue también vertiginoso y comprobé, una vez más, que aquello no era un sueño. Me vi en la cama y mi mujer al lado que dormía. No podía moverme lo más mínimo, estaba paralizado y aterrorizado, puesto que mi consciencia era la de estar perfectamente despierto. Quise pedirle ayuda despertándola, sin embargo, tampoco podía hablar ni gritar. Con un esfuerzo extraordinario logré emitir ruidos, quejidos o algo parecido, hasta que ella se despertó preguntándome que es lo que me pasaba y, al abrazarme, fui poco a poco recuperándome…”
Se pasa mal en las primeras experiencias, ya que el desconocimiento produce miedo y éste es el que impide ascender a planos de superior vibración. Normalmente, al salir, hay que atravesar planos astrales de baja vibración y es ahí donde aparecen representados simbólicamente muchos de nuestros miedos. Una vez vencido ese primer instante, se está en disposición de llegar a conectar con seres de más alta vibración, habitantes de las bandas altas del mundo astral, que acudirán solícitos a recibirnos y servirnos de guías.
Por otro lado, la vida diaria nos proporciona múltiples ocasiones para utilizar nuestra energía, aunque sea de forma inconsciente. Por ejemplo, es curioso observar cómo cuando nos damos un golpe, llevamos rápidamente una mano a la zona afectada. Un acto reflejo, pero lleno de sabiduría, puesto que con este gesto, calmamos en gran medida el dolor producido. Y ¿por qué ponemos el dedo pulgar y corazón en las sienes cuando queremos concentrarnos en algo, estudiar o pensar?, ¿por qué desde muy antiguo juntamos las palmas de las manos dirigiendo los dedos al cielo para rezar? O lo que es más curioso ¿por qué las yemas de nuestros dedos tienen huellas en forma de espiral?.
La energía astral, entra en forma pulsante por el plexo solar, circulando en espiral, y sale de él por el camino más fácil, arremolinándose en las puntas de los dedos.
Sabemos que hay personas privilegiadas que tienen el poder de curar mediante la imposición de sus manos, pero podemos afirmar, con humildad, que todos poseemos esa facultad, tan solo hace falta despertarla y hacerla crecer. Dar energía es un acto altruista de amor, cuyos resultados no sólo benefician al receptor, puesto que mientras la energía sale, también entra en igual medida.
En este sentido, es cierto que nadie debería agotar su energía astral al dársela a los demás, como ocurre con algunos curanderos, cuyo agotamiento o cansancio, sólo demuestra que no son capaces de abrir bien sus canales de recepción para actuar como meros canales de distribución, agotando, por tanto, la suya propia.
Esta entrada y salida de energía es un flujo que revitaliza nuestro cuerpo en su recorrido. Es un movimiento renovador de energías que nos permite beneficiar a otras personas y a nosotros mismos. Al igual que el agua está viva mientras corre por el río oxigenándose y, por el contrario, corre el riesgo de pudrirse si se estanca mucho tiempo, así las energías de nuestro cuerpo están sujetas a los mismos riesgos y beneficios. Movemos el astral cuando pensamos, cuando damos y en general, cuando respiramos, amamos y vivimos.
Un cuerpo enfermo refleja sus anomalías a nivel energético, de tal modo que, si fuésemos capaces de ver la totalidad del astral, detectaríamos las deficiencias a nivel físico. Regenerar el astral, reestablecer su natural estado armónico, ayudará a devolver la salud al cuerpo. Pero el astral sólo enferma por la influencia de la mente así que, al menor síntoma, deberíamos revisar nuestra actitud mental, devolviéndole la armonía, porque un simple enfado, un disgusto o un mal humor mantenido, altera el astral bajando, a su vez, el nivel de defensas de que dispone nuestro organismo.
Una de las formas para llevar a la práctica una mejor utilización de las energías son los consejos y ejercicios que, a continuación describimos. Todos ellos han sido recibidos de nuestros Hermanos Mayores y probados durante años por el grupo:
Consejos prácticos para aumentar el tono vital.
1º CADA MAÑANA UNA PEQUEÑA MEDITACIÓN DANDO GRACIAS POR VIVIR.
2º PENSAR QUE TODOS LOS ACTOS QUE SE REALICEN VAN DIRIGIDOS A MEJORAR LA ARMONÍA VITAL. ES DECIR, NO ACTUAR CON DESGANA.
3º ALIMENTARSE CON LA INTENCIÓN DE QUE CADA GRAMO VITALICE LAS CÉLULAS.
4º COMER VEGETALES (*)
5º RESPIRAR AIRE PURO.
6º RECARGAR ENERGÍA MEDIANTE LAS POSTURAS DE LAS MANOS.
7º DESARROLLAR EL PENSAMIENTO DE QUE SE ES UN INSTRUMENTO AL SERVICIO DE LOS SEMEJANTES.
(*) Nota del autor: el paso a una alimentación vegetariana, debe realizarse de forma progresiva durante un largo periodo de tiempo, para que el organismo se habitúe a ella. Primero se suprimirán las carnes rojas, después las blancas, como último escalón el pollo y finalmente el pescado y los mariscos. Se tomarán proteínas de leche, huevos, todos los derivados lácteos y frutos secos.

Ejercicio para recargar energías:
PARA CONCENTRAR ENERGÍA SE DEBEN JUNTAR LOS DEDOS ÍNDICE, MEDIO Y PULGAR DE CADA MANO, CUANDO AMBAS MANOS ESTÁN CERRADAS, SE RECARGA ENERGÍA DE LA QUE SE UTILIZA INMEDIATAMENTE, ES DECIR, ESO SE HACE PARA ABRIR LOS CANALES Y PARA QUE ENTRE LA ENERGÍA QUE RECONSTITUYA EL ASTRAL, QUE LO EQUILIBRE. UNA VEZ QUE EL ORGANISMO ESTÁ REGENERADO Y RECARGADO YA NO ENTRA MÁS.


ANTES TOMAD UNA TISANA TRANQUILIZANTE QUE SEDE EL ORGANISMO Y SENTID COMO, AL JUNTAR LOS DEDOS, SE DISPARA EL RESORTE QUE ABRE LOS CANALES DE RECEPCIÓN, DESPUÉS DE UNOS 5 MINUTOS SE SEPARAN LOS DEDOS Y EL RESORTE CIERRA LAS SALIDAS Y ENTRADAS DE ENERGÍA
PARA ALMACENAR O ACUMULAR ENERGÍA EXTRA QUE PODAMOS NECESITAR EN UN MOMENTO DETERMINADO, SE ABRE LA MANO DERECHA Y SE CIERRA LA IZQUIERDA. (ESTO DURANTE LA NOCHE, O MEJOR DICHO A PARTIR DE LAS 19 HORAS SOLARES). ESTA ENERGÍA EXTRA SE UBICA EN TRES ZONAS: GÓNADAS, HÍGADO Y PÁNCREAS.

PARA DAR ENERGÍA, AL CONTRARIO, ES DECIR LA MANO DERECHA CON LOS DEDOS JUNTOS Y LA IZQUIERDA ABIERTA.

DURANTE EL DÍA (A PARTIR DE LAS 7 HORA SOLAR), EL PROCESO SE INVIERTE. NO OBSTANTE PARA DAR ENERGÍA A CUALQUIER HORA SE PUEDE HACER CON AMBAS MANOS SIMULTANEAMENTE, PORQUE AMBAS IRRADIAN ENERGÍA.

EL TIPO DE ENERGÍA QUE SE RECIBE CON ESTE EJERCICIO ES: ASTRAL Y PSÍQUICA (TAMBIÉN INDEBIDAMENTE LLAMADA ENERGÍA CÓSMICA). ASTRAL PARA DOLORES O MALESTAR FÍSICO, INCLUYENDO LAS JAQUECAS U OTROS DOLORES DE CABEZA. PSÍQUICA PARA AGOTAMIENTO PSÍQUICO
LA APLICACIÓN, GENERALMENTE SI ES PARA EL FÍSICO, DEBE REALIZARSE EN LA NUCA Y SI ES PARA EL PSÍQUICO EN LAS FONTANELAS.
EL RECEPTOR DEBE TENER AMBAS MANOS CERRADAS.




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad