Los manuscritos de geenom


VI. EL MUNDO DE LAS ENERGÍAS. EL ASTRAL: LA VERDADERA CAUSA DE LA VIDA Y LA MUERTE



Descargar 1.23 Mb.
Página5/14
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño1.23 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14

VI. EL MUNDO DE LAS ENERGÍAS. EL ASTRAL: LA VERDADERA CAUSA DE LA VIDA Y LA MUERTE.
Todo en el Universo es vibración.

La vida se produce como consecuencia de la

interacción de energías sutiles sobre elementos

químicos que, por sí mismos, nunca dejaría de

ser inertes.

A medida que desarrollamos nuestras potencialidades extrasensoriales, somos capaces de percibir el entorno de una forma más completa y perfecta. Para ello, debemos estar dispuestos a manejar ese otro mundo que nos rodea, que forma parte del nuestro, pero que no es visible a nuestros ojos. No es tan difícil creer en lo que no se ve, saber que existen cosas, sitios y personas en los que nunca hemos estado, tocado y conocido.


Nos han educado para percibir apenas un 20% de todo lo que existe a nuestro alrededor, pero aún estamos a tiempo de abrir los “otros ojos”. Existen átomos, electrones, partículas, energía, calor, magnetismo, ultrasonidos, rayos X, pensamientos y muchas otras cosas que no se ven. Sin embargo, valoramos las que se “tocan” con la vista. Quizás por eso compadecemos tanto a un ciego, porque no ve la belleza que nos rodea, sin tener en cuenta que el mundo invisible es mucho más bello, si logramos conformarlo en la pantalla de nuestra mente, sintiendo la vibración entre nuestros dedos.
Así empezaba, en los manuscritos, el capítulo sobre el mundo de las energías:
El astral es un fluido bio-energético que rodea a cuerpo e interpenetra todas las células de nuestro organismo, proveyéndole de la energía necesaria para la manifestación de la vida.
Un mundo desconocido se abría ante nosotros como una pieza más del complicado puzzle de la creación. Tuvimos que estudiar a conciencia para comprender los nuevos conceptos. Afortunadamente contábamos con Acael para responder a nuestras dudas, aunque siempre después de haber hecho nosotros, en grupo, el esfuerzo por intentar comprenderlo.
Deseábamos asimilar la nueva información, pero ¿cómo podía ser tan importante algo que no vemos ni tocamos?, porque, a pesar de todo la vida seguía igual aunque no fuéramos conscientes de la existencia de esa energía. ¿Qué más daba conocer o no el astral?, ¿Cuál era su función?, ¿podíamos manejarlo de alguna forma?, ¿está relacionado con el cuerpo o con la mente?
Nuestro conocimiento sobre el tema era muy pequeño. Habíamos leído en algún sitio que existía una energía llamada aura, astral, doble etérico, alma, etc., que desde antiguo, en los grabados y pinturas, representaban a los santos rodeados de un halo o corona luminosa, ya fueran éstos de la religión cristiana, budista o hindú. Sabíamos que algunos videntes aseguraban ver los colores que rodeaban a las personas. Había quien decía que se podían hacer viajes astrales y que se había inventado un aparato llamado cámara Kirlian, capaz de fotografiar esa energía. Eso era todo nuestro conocimiento sobre el tema.
La sola definición ya supuso, para nosotros, una pequeña revolución mental. Sin el astral no hay vida física. Es la vida y, sin embargo, no es Dios. Estamos acostumbrados, por ignorancia, a conocer sólo lo superfluo, los extremos de las cosas asociando lo trascendente a Dios, y está bien, pues Él es e fin de todo. Pero en el pequeño fragmento de la evolución que es el ser humano, la vida física, la VIDA, es el Astral. Sin astral, las plantas, animales y personas mueren. Siguen existiendo en otro plano, pero mueren físicamente.
Por otra parte, aprendimos a ver las cosas de una forma un poco más global. Vimos que había planos en los que no se sabía muy bien si estábamos hablando de materia o de energía, que ambas se podrían confundir porque son la misma cosa, sólo se diferencian en el grado de vibración, por eso ni se crean ni se destruyen, solo se transforman.
Ha sido apasionante adentrarse en el mundo de las energías de mano de nuestros hermanos extraterrestres:
El cuerpo astral está subdividido en 7 partes o capas representadas por bandas energéticas de diferente color y vibración que envuelven al cuerpo físico, regulando, cada una de ellas, una función del cuerpo humano.
La conexión entre el cuerpo astral y el físico se realiza a través de unos centros energéticos llamados chakras. Son 7 y se podría decir que son los botones que una la prenda con sus ojales, que son las capas. El principal es el que está situado en el plexo solar, bajo el esternón. Su función es captar y repartir energía vital a otros distribuidores secundarios, otros seis chakras situados en puntos estratégicos de nuestro cuerpo y conectado, a su vez, a seis glándulas principales encargadas de verter, al torrente sanguíneo, complejos compuestos químicos, como las hormonas, para autorregular nuestro cuerpo y para producir reacciones, tanto físicas como emocionales.
Muy próxima a la piel, se puede apreciar una línea de color azul violáceo, producida por el calor desprendido por el cuerpo y que no pertenece a la energía astral.

De menor a mayor vibración, las bandas energéticas o capas que componen el cuerpo astral son las siguientes:
CAPA 1. La más densa. Es conocida, por algunas religiones y filosofías, como DOBLE ETÉRICO porque representa un doble energético exacto al cuerpo físico, con el que tiene una gran afinidad vibratoria. Es de color amarillo y, puesto que su nivel vibratorio está muy próximo a la materia, puede ser visible para determinadas personas que posean un poco de sensibilidad y entrenamiento. Su función es regular la constitución ósea, muscular y epitelial, incluidas las partes profundas de la piel. Sirve de protección ante la agresión externa, adecuándose al medio exterior.
Esta primera capa es más fácil de detectar alrededor de la cabeza, por ser la parte del cuerpo dónde se encuentra el cerebro, máximo consumidor y transformador de la energía vital.
La conexión con el físico se realiza en la NUCA. La glándula correspondiente es la TIROIDES.
CAPA 2. Es la encargada de regular el sistema circulatorio y la formación de anticuerpos. Es de color rojo-anaranjado. El proceso de la circulación está muy relacionado con el aporte de oxígeno (función del aparato respiratorio)
La conexión se establece en el COMIENZO SUPERIOR DEL ESTERNÓN. Glándula correspondiente TIMO.
CAPA 3. Esta capa regula la aportación de oxígeno a la sangre. Es de color azul y se encarga de controlar energéticamente todos los procesos del sistema respiratorio.
Conexión en la GARGANTA. Glándulas correspondientes SUPRARRENALES.
CAPA 4. Se encarga de regular todo el sistema nervioso. Es de color verde y controla el funcionamiento coherente de todas las funciones anteriores.
Conexión en el PUBIS. Glándulas correspondientes GÓNADAS.
CAPA 5. Regula los procesos mentales, ya sean conscientes, inconscientes o subconscientes, permitiendo la entrada de energía mental a todos los órganos del sistema encefálico. Aporta el tipo de energía específica para que se produzcan todos los procesos físicos anteriores, del modo más racional posible. Aunque en su origen fue de color rojo adquiere enseguida el color rosa, gracias a la proximidad de la capa 7 (de color blanco) por la que se ve influenciada.

Conexión en el ENTRECEJO. Glándula correspondiente PITUITARIA O HIPÓFISIS.
CAPA 6. Es la capa que refleja las manifestaciones de la PERSONALIDAD EXTERNA del hombre. Es de color variable según las tendencias de la persona y se beneficia o perjudica con la actuación de las otras capas, aclarándose u oscureciéndose. Está estrechamente relacionada con los procesos mentales regulados por la capa 5. sobre todo por e CONSCIENTE, donde radica el LIBRE ALBEDRÍO, mecanismo sutil que permite la toma de decisiones y por tanto marcar la tendencia espiritual.
El objetivo de esta capa es ir aproximando su color al blanco de la capa 7, situada al lado para servirle de referencia.
Conexión en EL CENTRO DE LA FRENTE. Glándula correspondiente PINEAL o EPÍFISIS.
CAPA 7. Es de color blanco. Representa la capa de más alta vibración. Su función es la de regular la conexión de todo el SER INTEGRAL con la FUENTE o YO INTERNO. Sirve de referencia a las demás capas. Está íntimamente relacionada con la CONCIENCIA o portavoz del ESPÍRITU.
La conexión de esta capa con el cuerpo físico se localiza en el PLEXO SOLAR. No tiene correspondencia glandular.




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad