Los manuscritos de geenom


Ejercicio de relajación y recarga de energía



Descargar 1.23 Mb.
Página11/14
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño1.23 Mb.
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   14

Ejercicio de relajación y recarga de energía:
Respiremos profundamente, llenando nuestros pulmones completamente de aire. Retengámoslo durante unos segundos y después expiremos vaciándonos. Alcancemos un ritmo de respiración que nos haga sentir cómodos.
Tumbados en el suelo adoptemos la postura que nos resulte más cómoda, donde nada nos moleste, donde nuestro cuerpo se funda con el sitio donde está apoyado…
Cerremos los ojos. Dejemos los brazos caídos a lo largo del cuerpo y escuchemos solamente la voz que nos dice, paso a paso, como dejar nuestro cuerpo en relajación…
Sintamos la energía de nuestro cuerpo, sintamos la energía que tenemos dentro. Vamos a limitar esa energía al mínimo vital para que podamos concentrar el máximo posible en la parte superior de nuestro cuerpo: en la cabeza… Abriremos así los canales para dar salida a la energía almacenada en nuestro interior…
Formaremos con esa energía un doble nuestro. Nuestro otro yo. Una proyección energética de nosotros mismos para que el Cosmos, la energía cósmica la reciba y la asimile, para que sintonice con ella.
Si nuestro cuerpo tiene alguna afección será inmediatamente detectada por esa energía que la completará. La energía propia quedará compensada, en los puntos débiles, por la energía cósmica.
Los pies van quedando poco a poco dormidos, relajados y sueltos…
La respiración continua siendo lenta y acompasada… rítmica… profunda… para que vaya impregnando todos los poros y todas las células de nuestro cuerpo…
Poco a poco vamos sumergiéndonos en la relajación… Los pies van quedando pesados, flojos, relajados…
Nada nos perturba, nada nos molesta, estamos en paz con cuanto nos rodea…
Las piernas ya están quedándose también relajadas… Están haciéndose eco de la llamada de la energía que tiende a superar la barrera del cuerpo, ascendiendo por él hasta las capas más altas...
Las piernas están ya relajadas y pesadas…
Los muslos siguen el proceso ascendente de la energía… Notamos el ligero hormigueo de la energía ascendiendo por nuestros muslos en dirección al abdomen…
Los músculos de las piernas y de los pies permanecen dormidos, relajados, inertes, fláccidos, pesados…
El abdomen nota ya la presencia de la energía que asciende… Poco a poco, va dejando, en cada parte del cuerpo por donde pasa la indispensable para mantener los ritmos vitales… Dejamos el cuerpo flojo… el vientre fláccido, relajado, pesado, libre…
A medida que la energía va ascendiendo se van relajando nuestra piel, nuestros músculos, nuestros tendones… y también se relajan todos los órganos internos.
El pecho, igualmente, va relajando sus músculos… poco a poco, la energía se va concentrando en el cuello… en los hombros… liberándolos de tensiones, dejándolos fláccidos…. Corre por los brazos hasta la punta de los dedos de las manos… va dejando relajadas cada una de la manos… cada uno de los brazos…
Vuelve a ascender hasta el cuello de nuevo y se concentra en la cabeza…
Vamos a abrir los canales…
Imaginemos la compuerta de un avión que se abre. Podemos ver a través de ella, en el exterior, el espacio vacío… Nuestro cuerpo físico es el avión… El espacio abierto donde vamos a lanzarnos es el Cosmos… La compuerta que vamos a abrir está situada en nuestra cabeza, justo en el centro de la bóveda craneana…
Como un paracaidista, nuestro doble energético se lanzará al espacio por la compuerta abierta, manteniéndose unido a la estructura del avión mediante el cordón protector, que permanece energéticamente enganchado en el centro de la frente, concretamente en el chakra frontal que está totalmente iluminado…
Vamos a abrir los canales…
Abrimos la compuerta…
Nuestra energía fluye suavemente por ella saliendo al exterior… En el punto de conexión en el centro de la frente hay una gran cantidad de energía concentrada… Es el vínculo de unión con el resto de la energía… Ahí es donde permanecerá anclada la energía que estamos enviando fuera… Es el hálito de vida que debemos conservar… como un ancla puesto encima de nuestra cabeza, justo en medio de la frente… En el interior de nuestra cabeza el cordón umbilical de esta energía, se mantiene unido a una glándula que se encuentra en medio del cerebro, en su parte más protegida, es la glándula pineal… Ahí está anclada la energía físicamente…
La dejamos salir libremente…
Nuestro cuerpo yace tranquilo, reposado, libre de culpas, libre de preocupaciones, en paz con el Universo…
Tranquilo y reposado, nuestro cuerpo deja que nuestra mente se manifieste…
Imaginemos el cordón umbilical de nuestra energía como un rayo láser de color plateado, al final del cual hay un globo del mismo color… Poco a poco, esa energía va tomando forma humana… la forma humana de nuestro cuerpo…
Dejemos la mente volar… Dejemos la mente volar…
(pausa de varios minutos)
En este viaje, hemos ido almacenando energía para cubrir aquellas lagunas o debilidades que compensen a nuestro cuerpo físico. El cuerpo necesita de esta energía…
En algunos momentos quizás sea más necesaria la energía que la palabra, en otros en cambio quizás sea más necesaria la palabra…
Ahora, en estos momentos la energía es más necesaria… En la espiral de la evolución hay etapas para todo… Etapas para el aprendizaje, etapas para la asimilación, etapas para la vida, etapas para la muerte, etapas para la captación de energía y etapas para la captación de la palabra…
Recojamos hoy toda la energía que seamos capaces para poder afrontar después, con los canales abiertos, la palabra...
(pausa)
Nuestro cuerpo energético que está desplazado fuera de nosotros, vuelve, regresa lentamente, acercándose a nosotros... Vuelve a entrar por la compuerta de nuestro cráneo y se integra en nuestra cavidad craneal completamente...
Poco a poco empezamos a dirigir esa energía hacia todos los rincones de nuestro cuerpo, interpenetrando todos los órganos...
Nos sentimos como un envase vacío que fuera llenándose lentamente con esa energía luminosa, potente, vitalizadora...
Se agrupa en los pies y sentimos la energía vibrando en ellos... los movemos lentamente a uno y otro lado...
Lentamente movemos las piernas... Asciende la energía reactivando nuestras piernas... Encogemos ligeramente las piernas... tensamos los músculos... y los relajamos... contraemos y aflojamos...
Llega al vientre... Sentimos como vuelve a subir por el pecho... el cuello y los brazos... las manos, que abrimos y cerramos con suavidad...
Todo nuestro cuerpo tiene ya repartida armónicamente la energía cósmica que hemos recogido del espacio...
Una energía nueva... limpie... completa...
Volvemos de nuevo a recuperar totalmente la consciencia objetiva.

Ejercicio para recordar los sueños:
El sueño es una herramienta más a nuestro alcance. Un mecanismo al servicio del desarrollo del ser integral que, además de equilibrarnos, puede servirnos de ayuda si aprendemos a sacarle el máximo provecho. El trabajo encaminado a recordar conscientemente los sueños, a interpretar sus símbolos, a descifrar los mensajes ocultos de nuestro subconsciente, nos hará un poco más fuertes, un poco más seguros y un poco más felices.
Antes de dormir relajemos nuestro cuerpo y nuestra mente durante unos minutos y tratemos de concentrarnos en un propósito: Quiero recordar mis sueños.
Repitamos mentalmente esa orden, hasta que nos quedemos dormidos, para que nuestro cerebro la grabe en las partes más profundas.
Resulta más fácil recordar un sueño cuando te despiertas inmediatamente, por eso, también se puede programar el siguiente propósito: Cada vez que se produzca un sueño me despertaré y lo recordaré.
Habremos tenido la precaución de preparar un bloc para anotar algunos rasgos del sueño en el momento en que despertemos, ya que si no, al volver a dormir, es muy probable que lo olvidemos y a la mañana siguiente no podamos recordar más que el último sueño que hayamos tenido.
También es útil apoyarse con algún acto externo. Esto tiene por objeto afianzar aún más el propósito en que nos estemos concentrando. Por ejemplo: Llenar un vaso de agua y ya en la cama beberemos la mitad, repitiéndonos mentalmente nuestro objetivo: Voy a soñar y a recordar lo soñado.
A la mañana siguiente, nada más despertar, beberemos el resto del vaso de agua y sentiremos como los recuerdos del sueño afloran a nuestro consciente.
Otra posibilidad consiste en programar nuestros sueños antes de dormir. Se trata de plantearse la problemática que nos preocupa de manera repetitiva, deseando soñar con ello y encontrar la solución durante el sueño (De igual modo que los ejemplos anteriores)
El último paso en el trabajo con los sueños, consiste en meter la consciencia en el sueño. Eso nos abrirá las puertas para poder dirigir nuestros sueños a voluntad, no sólo soñando aquello que nos proponemos, sino incidiendo directamente en el desarrollo del sueño, pudiendo cambiar los hechos, preguntar, indagar, descubrir, obtener más información útil para nuestra vida cotidiana y después aplicar ese conocimiento en beneficio de nuestra evolución.

Ejercicio para no quedarse dormido:

Cruzar los dedos índice y medio de ambas manos. Se crea un corto-circuito que despeja la mente del sopor


Ejercicio para dormirse:

Acariciarse el lóbulo de la oreja.

IX. EL NACIMIENTO MÁS SORPRENDENTE DE LA HISTORIA: LA MUERTE.
Hay un misterio tan antiguo como la vida: la muerte.

Sólo comprendiendo que ambos significan lo mismo,

es como se puede llegar a entender que se nace para

morir y se muere para nacer.

Desde los orígenes del hombre hasta nuestros días, se han ido desvelando muchos de los “misterios” que nos rodeaban. Poco a poco, se ha pasado de la oscuridad de la ignorancia a la luz del conocimiento, gracias a una sutil energía llamada mente que ha propiciado, en el ser humano, la capacidad de poseer una inagotable curiosidad, necesaria para poder avanzar por el sendero de la evolución.


Hoy día, a punto de traspasar el umbral que nos adentrará en el siglo XXI, los conocimientos alcanzados son enormes y los descubrimientos realizados, gracias a la ciencia y la técnica, asombrosos. Hemos llegado a entender muchos de los efectos que se producen tanto en la naturaleza como en nosotros mismos y también algunas de sus causas. El acceso masivo a la cultura ha permitido un gran desarrollo intelectual que posibilita, en la actualidad, avanzar mucho más deprisa. En este sentido, se ha progresado más en los últimos veinte años que en el resto del siglo XX.
Hay ramas de la ciencia, como por ejemplo la medicina o la biología, que han dado grandes pasos, impensables hace tan sólo unos años, como las nuevas técnicas quirúrgicas o el diagnóstico precoz de enfermedades. Asimismo, estamos a punto de completar el mapa del genoma humano gracias a la ingeniería genética.
En física, por poner otro ejemplo, ya se experimenta con la fusión nuclear en frío y se estudia la antimateria o las posibles leyes que rigen la estructura del caos. El descubrimiento de la mecánica cuántica ha trastocado los esquemas anteriormente establecidos. Por otra parte, la técnica ha revolucionado nuestra forma de vivir y aún lo hará, en mayor medida, en un futuro cercano con la informática, la robótica y la inteligencia artificial.
Sin embargo, hay una parte del conocimiento aún más importante en el que no se ha profundizado lo suficiente. Se trata del estudio y conocimiento de la esencia y trascendencia del propio hombre como parte de Dios. Cosmos, Amor o como queramos llamarle. Sin este conocimiento no podremos tener una comprensión global de todo lo creado, visible e invisible sino, en todo caso, una visión parcial de la realidad. Quizás por esta razón, muchos de los interrogantes planteados por el ser humano desde sus orígenes, siguen sin respuesta: ¿quién soy?, ¿de dónde vengo?, ¿qué he venido a hacer aquí?, ¿qué sentido tiene la vida?, ¿hacia dónde me encamino?...
La falta de respuestas ha creado tabúes sobre cuestiones fundamentales que nos afectan muy directamente. Probablemente, el mayor tabú de todos sea el que rodea a la MUERTE.
Nadie o casi nadie quiere oír hablar de ella, al menos en Occidente. Preferimos obviar el tema y refugiarnos en la ignorancia, antes que enfrentarnos a él profundizando en la búsqueda de respuestas que nos hagan descubrir, comprender y aceptar la trascendencia, admitiendo que la muerte es un hecho natural que forma parte de la vida y tiene un propósito y un sentido.
Todos, en mayor o menor medida, nos hemos formulado preguntas relacionadas con ella en algún momento de nuestra vida: ¿por qué tenemos que morir?, ¿tiene algún sentido la muerte?, ¿dejamos realmente de existir o hay algo después?
Por cultura y educación nos han enseñado a buscar fuera lo que llevamos dentro. De esta forma, nos encontramos con que ni la ciencia ni las religiones saben darnos explicaciones claras y coherentes que nos tranquilicen el ánimo.
La medicina solo estudia las causas y efectos físicos de la muerte, porque no acepta aquello que no se pueda pesar, medir, contar o reproducir en laboratorio. Para la ciencia el hombre no es más que lo que representa: un cuerpo complejo dotado de un cerebro pensante.
Las religiones tampoco han ayudado, más bien al contrario, porque al existir tantas como culturas o formas de pensar, han presentado el fenómeno de la muerte de acuerdo a su propia filosofía.
En Occidente, muchas religiones han predicado bajo la promesa de un cielo difícilmente alcanzable y la amenaza de un infierno, tan eterno como sus castigos, para aquellos que no siguieran sus dictados. Con un Dios de apariencia humana en el que todo Él es amor y bondad, nos enseñaron también a temerle porque igualmente es irascible y vengativo. De esta manera, a través de los siglos, han ido mediatizando y coartando el pensamiento humano, manipulando su tendencia natural a canalizar su religiosidad o deseo de re-ligarse. Si a esto le añadimos que la popularización de la información, la cultura y la educación, han llevado al hombre de hoy a cuestionarse los “valores” tradicionales, poniéndolos en tela de juicio, cuando no rechazándolos, no es de extrañar que exista un gran vacío interior al no encontrar otros nuevos acordes a su inteligencia y conocimientos actuales.
En Oriente el panorama no parece más esperanzador. Las tradiciones y creencias se mantienen gracias a unas religiones y filosofías basadas en que el ser humano debe sufrir un número indeterminado de reencarnaciones hasta que consiga despreciar la materia y todo cuando depende de ella para, una vez conseguido, salir de la hipotética rueda de reencarnaciones y alcanzar el éxtasis o Nirvana. Según estas creencias, toda acción cuyo objetivo sea material general Karma y debe “pagarse” en sucesivas encarnaciones. Este tipo de pensamientos en los creyentes hace que sus vidas sean netamente pasivas, tendentes a la no acción; “si no me muevo, no creo Karma”. Las consecuencias no pueden ser más desafortunadas: hambre, miseria, enfermedad, ignorancia...
No es de extrañar que tales actitudes, de uno y otro lado, originen que la mente consciente nos haga dudar de todo. Pero esto no resuelve el problema, sino que lo sitúa de nuevo al principio. La muerte se sigue produciendo y seguimos sin respuestas. El darle la espalda, por tanto, no es la solución y antes o después tenemos que enfrentarnos a ella.
Cuando perdemos a un ser querido experimentamos un gran pesar, un hondo dolor. Pensamos que es injusto y nos invade la rabia y la impotencia, pues sabemos que ni el dinero, ni el poder o las influencias, ni siquiera el amor sirven para devolverle la vida.
Si es uno mismo el que está llegando al final de la vida, el proceso es similar. Lo negamos y nos rebelamos ante el hecho. Al no estar preparados para ese momento, el miedo, producido por el desconocimiento, se apodera de nosotros. Sólo después de meditar objetivamente, es cuando vamos incorporando, poco a poco, la posibilidad de que pueda ocurrir y entonces echamos mano de nuestras creencias.
Las teorías, a veces sorprendentes, que encontramos en los Manuscritos no hicieron más que avivar nuestra curiosidad y nuestra necesidad de saber. Durante muchos meses trabajamos ese tema con Acael para completar las lagunas que teníamos aún sin cubrir. Las referencias que recibimos acerca del significado real de la muerte y la trascendencia del hombre, nos han llevado al íntimo convencimiento de que la muerte no existe, tal y como la entendemos, sino que simplemente es el tránsito entre dos vidas.
Hablando de la Vida...
Hubo un momento en que la energía más sutil y poderosa que existe, Dios, tuvo “necesidad” de reconocerse a sí mismo en toda su amplitud, y para ello se vio impelido a manifestarse a modo de un gigantesco Big-Bang, quedando disperso en eso que llamamos creación manifestada.
De esa gran explosión espiritual quedó un núcleo como referencia para cada una de las partículas creadas, siendo la vida el primer escalón de regreso al núcleo.
La vida, al ir especializándose para acceder a superiores niveles de evolución, llega a tener un grado tan alto de especialización, que está preparada para albergar una “chispa” o partícula de la Esencia del Creador llamada espíritu individualizado y, así, nace el hombre.
Es por eso que decimos que es parte de Dios y está hecho a su imagen y semejanza, porque participa de todas sus manifestaciones (física, energética, mental y espiritual).
Cuando “se nace”, espiritualmente hablando, la esencia lleva incorporadas todas las facultades y potencialidades del Creador, pero el ser humano debe ir descubriéndolo paso a paso a lo largo del camino de la evolución, senda de regreso que le llevará a la Fuente de donde partió, pero con una importante diferencia: siendo ya consciente de su verdadera naturaleza. De ahí el famoso axioma, acuñado a través de la historia por grandes pensadores y filósofos: Conócete a ti mismo.
Este aprendizaje comienza en el plano más burdo de la manifestación, el plano material y para adquirir conocimientos y experiencias del mundo físico, es necesario moverse en un vehículo adecuado como es el cuerpo.
Vivir en la Tierra es como ir a la escuela. Cada uno de los acontecimientos que vivís son lecciones que tenéis que aprender. Una vida sin problemas es como una escuela sin aulas, sin profesores, sin materias que estudiar.
Se nace para aprender. Cada vez que el cuerpo físico muere, se sufre un examen que le capacita o le imposibilita para acceder a planos superiores.
El vehículo o soporte, con el uso y el tiempo, envejece y se hace inservible, por lo que es necesario abandonarlo y tomar uno nuevo que permita seguir recorriendo, paso a paso, el camino de retorno. Así una y otra vez, hasta que el conocimiento del plano físico y su dominio sea completo, momento en el que ya no será necesario volver a reencarnar, pues el aprendizaje continuará, a partir de entonces, en otras dimensiones cósmicas más sutiles.
El nivel evolutivo del ser humano de la Tierra es muy limitado, por tanto, la mente y su soporte físico, el cerebro, también. Así, la mente consciente no guarda registro de vidas pasadas. Eso os lleva a pensar que la actual es la única que habéis tenido, dudando que vayáis a vivir otras en el futuro. Es por eso que os rebeláis ante la idea de desaparecer del plano material.
El mundo Tierra no está hecho en exclusiva para ninguno de los seres que la pueblan. Monopolizarlo, por tanto, es una utopía, una ilusión. Todos, incluso los grandes Maestros de la humanidad también mueren. No es suficiente una vida para poder comprender cual es realmente el objetivo del hombre.
Os hablaré del proceso de muerte física en vuestra etapa de evolución:
Antes de que se produzca la separación completa y definitiva del cuerpo físico y el astral (ruptura del cordón de plata), tienen lugar una serie de procesos fácilmente identificables:
Sentimiento de cólera al conocer la noticia de que uno va a morir. La impotencia le hace rebelarse ante lo inevitable. El ser humano de la Tierra es reacio a aceptar nuevas situaciones y más si éstas le son desconocidas.
El siguiente paso es la negación de la situación. Se piensa que todo es un error, que a uno no puede ocurrirle algo así, que alguien se ha equivocado. Se intentan todos los caminos científicos y paracientíficos para encontrar remedio. El hombre, no entendiendo su propia trascendencia, se niega a aceptar su desaparición del plano físico.
Con el tiempo, empieza a meditar sobre ello y se va convenciendo que cabe dentro de lo posible. Es entonces cuando se producen los pactos y se ofrecen las cosas más diversas a cambio de la curación o de que se retrase el desenlace. Es ya un paso adelante pues se empieza a aceptar la situación.
Finalmente, se produce la renuncia o entrega, en la que el hombre, ya consciente de la situación, y habiéndola aceptado, asume totalmente su transición.

La muerte es el paso de un plano meramente físico a un plano energético durante un breve periodo de tiempo, breve comparado con la eternidad, un parpadeo. Ese parpadeo le sirve al hombre para darse cuenta que hay una forma de realidad distinta, una forma de manifestarse el Cosmos distinta, que a su vez es una referencia para su camino evolutivo; un descanso espiritual que le sirve para reflexionar sobre toda su andadura.
Es el sueño, el descanso al cabo de un día de actividad, al cabo de una vida de actividad.
La muerte física es un estado transitorio donde el espíritu hace un balance objetivo de su trayectoria durante su ya terminada vida física en la Tierra. Cuando se separan el cuerpo físico y el astral, el espíritu debe permanecer un periodo más o menos largo habitando en forma de energía.
La consciencia física del encarnado continúa, una vez que ocurre el fallecimiento, durante un periodo de tiempo que va desde un mínimo de 48 horas hasta un máximo de 72 horas. Durante ese tiempo se siente espectador de una película en la que contempla su cuerpo físico, al que ya no reconoce como propio.
Paralelamente, parte de las capas más bajas del astral, la que corresponden al cuerpo vital o etérico (1ª, 2ª, 3ª y 4ª) comienzan a producir el proceso biológico de la descomposición de la materia. El resto de estas capas, más la 5ª, 6ª y 7ª se separan del cuerpo progresivamente, en forma ascendente, comenzando por los pies y terminando en el cerebro.
Se siente consciente, piensa, ve, oye... no entiende que sucede a su alrededor. Se da cuenta de que no puede incidir en el mundo físico, que las cosas suceden sin su intervención, sin que nadie repare en su presencia y eso le desconcierta.
A partir de ahí vivirá una especie de sueño, donde la mente creará el escenario y las situaciones. Ese “sueño” o periodo de turbación, será más o menos largo, dependiendo del grado de evolución del fallecido y también de sus creencias. En ese estado se capta el entorno que le ha sido familiar durante su vida, pero las imágenes no son las mismas que se pueden ver con los ojos físicos, sino que corresponden a su proyección energética y, por tanto, son más completas puesto que se perciben en un plano de realidad superior.
Poco a poco, el espíritu va entrando en un estado de mayor paz y tranquilidad. Se siente solo, espera y busca a la vez, alguien que le explique lo que le está ocurriendo. Y es así como, con sólo desearlo, aparece un compañero, un guía para responder a sus preguntas y aclarar sus dudas. Igual que el maestro con el alumno, empieza enseñándole las cosas más sencillas para ir poco a poco adentrándose en las profundidades del saber. Así este guía va sembrando los nuevos conceptos en el, todavía, turbado espíritu.
Reflexionan juntos y comprende que la muerte no existe, pues la materia sólo se transforma para dar vida a nuevos seres. El cuerpo físico fue suyo como una vestidura, pero los vestidos no son eternos y algún día se rompen y desaparecen. Ahora tiene otro cuerpo, un cuerpo energético y una mente que sigue su camino de evolución.
Ese ser de luz, o guía espiritual, es el encargado de recordar los objetivos marcados en la recién terminada encarnación y ver hasta que punto se han cumplido. En esa revisión, el espíritu siente, en lo más profundo de su consciencia los efectos causados con sus actos, positivos o negativos, tanto en las personas con las que se ha relacionado durante su vida física, como en el entorno.
Al ir desapareciendo el estado de turbación, el espíritu se va integrando en un plano luminoso que le hacer ver claramente los errores cometidos durante su vida terrena, siendo él mismo quien los evalúa y califica. El propio ser es el que decide si hay que repetir curso o no, si hay que repasar alguna materia o no, y, si hay que repetirla, en qué condiciones ambientales podrá estudiarla mejor.
Teniendo el convencimiento interno de que el andar por la vida es una acumulación constante de conocimientos, las dificultades se vencerán como lecciones que es necesario aprender.
Quizás algunas sean más difíciles y otras más fáciles de asimilar porque se tratan de materias ya estudiadas concienzudamente en vidas anteriores. Es necesario superar tanto unas como otras, ya que, no conociendo el futuro inmediato, es necesario adquirir conocimientos para poder hacer frente a las dificultades de todo tipo que se presenten.
Si se han adquirido suficientes conocimientos a nivel espiritual, será uno mismo quien reconocerá sus errores para corregirlos en vidas posteriores. Si se ha sido rígido, retorcido, egoísta, o no se ha admitido la trascendencia, no se estará capacitado, porque se habrá cerrado en vida la entrada de esos conocimientos y, por lo tanto, deberá ser otro espíritu evolucionado quien indique dónde se ha fallado.
Al ser más consciente el espíritu, del momento evolutivo en el que se encuentra y del camino que aún le queda por recorrer, desea volver a encarnar para corregir defectos de personalidad adquiridos en anteriores existencias, para efectuar posibles compensaciones con aquellos con los que se había relacionado y para cumplir aquellos pactos, realizados con otros espíritus, que se encuentren todavía pendientes.
Entonces se analiza y planifica cómo, cuándo y dónde volver a nacer dentro de un programa en el que se fijan las grandes líneas maestras, que serán el marco de referencia familiar, social, económica, cultural, de características físicas, etc., donde el espíritu pueda desarrollar su nivel de consciencia y sea capaz de vivir las etapas que, a grandes rasgos, planifica antes de nacer. Se le inculca en la memoria perpetua, ubicada en el subconsciente, la información y las normas de funcionamiento que necesita para su próxima vida. Previamente, se han establecido los pactos con otros espíritus.

A pesar de todo, no hay garantía que, una vez encarnado, se cumpla el plan o programa. El Cosmos dota a los seres humanos conscientes de una herramienta fundamental para evolucionar que es el libre albedrío o capacidad para decidir en cada momento. No existe el determinismo. Se fijan las oportunidades para conocer a aquellos espíritus con quienes se ha pactado y se ponen delante las circunstancias a superar, pero el resultado final de cómo se viva o se resuelva la experiencia, forma parte siempre de la decisión y la responsabilidad del propio hombre.
Mientras llega el momento de la encarnación, el espíritu no permanece inactivo, sino que realiza trabajos en pro de su evolución positiva, normalmente prestando ayuda a seres encarnados. En muchas ocasiones los desencarnados, que han dejado en la Tierra familiares y amigos, se encargan de protegerles y ayudarles.
Asimismo, al igual que en el mundo físico existe la familia, en el plano energético existe un concepto similar: los espíritus se agrupan por familias espirituales. Son grupos que por afinidad, sintonía, vibración, etc., se relacionan vida tras vida.
Sería algo así como representar una obra de teatro en cada vida, en la que casi siempre son los mismos actores interpretando diferentes papeles en cada obra. Llegado el momento de la muerte física se abandona el escenario y se permanece entre las “bambalinas” esperando que haya una escena donde intervenir.
Una vez perfilado el programa, el espíritu cuenta ya con toda la información necesaria para encarnar. Es entonces cuando empieza a enviar mensajes a los futuros padres con el fin de que conciban. Estos mensajes se reciben generalmente vía subconsciente, a través de sueños, etc.

Desde el mismo momento de la concepción, el espíritu desencarnado aporta a esas células incipientes la energía necesaria para que tengan vida. El espíritu, como tal, “entra” por primera vez en el nuevo ser cuando han transcurrido tres meses desde la fecundación, cuando el riesgo de aborto espontáneo prácticamente ha desaparecido. A partir de ese momento, efectúa cortos viajes con el fin de ir familiarizándose a todos los niveles, especialmente a nivel físico, con cada célula que conformará su cuerpo, su soporte físico. La incorporación definitiva se realiza cuando hay una razonable seguridad de que ese cuerpo va a nacer: un periodo de tiempo que va desde las 48 horas mínimo a las 72 horas máximo, antes del alumbramiento.
Como podéis apreciar, existe una gran interrelación entre los dos planos de existencia, el físico y el energético. En realidad, son dos aspectos de la vida que se complementan y que tienen su reflejo en los procesos de nacimiento y muerte.
Así, el nacimiento en un plano significaría la desaparición o muerte en el otro. Cuando un hombre muere físicamente desaparece en la fosa, en el vientre de su madre: la Tierra. Ese ser muere para la vida física en el momento en que el cordón de plata se rompe definitivamente. Atraviesa un periodo de turbación y desconocimiento de su nuevo estado. Es ayudado a “entrar” en ese plano por un ser de luz, hasta que vienen a recibirle familiares y amigos que habían fallecido antes. Se integra en el mundo energético, entre los espíritus que componen su familia y que le reciben con alegría. Mientras, en la Tierra sus seres queridos lloran su pérdida.
El espíritu desencarnado, al decidir encarnarse en el vientre de una mujer, su madre, también desaparece del plano energético. Los espíritus le despedirán con una cierta pena, puesto que les abandona y tardarán en volver a encontrarse. Cuando se produce el nacimiento y se corta el cordón umbilical, se produce la integración total en el plano físico. El bebé es recibido por el médico que le ayuda a “llegar” bien y también por familiares y amigos que acuden al hospital a darle la bienvenida al mundo. Atraviesa también un periodo de turbación, en el que pasa la mayor parte del tiempo dormido, haciendo frecuentes viajes al otro plano, hasta que paulatinamente se va adaptando.
Cuando el hombre de la Tierra adquiera una mayor comprensión de las leyes que rigen el Universo, se dará cuenta de que la muerte es una necesidad para poder seguir avanzando con nuevas energías.
Descubrirá que su cuerpo físico muere varias veces a lo largo de una misma vida. Que las células que hoy lo forman están muriendo cíclicamente por millones... Que su cuerpo de siete años no tiene prácticamente ninguna de las células que tenía al nacer y que eso ocurre de forma natural cada pocos años. Exceptuando sólo, a las células nerviosas, pues las neuronas son las únicas que no se regeneran.
Esa es la ley que rige la vida: la regeneración constante para seguir viviendo. Una ley que tiene como único objetivo que cada día seamos un poco más conscientes de que tanto el cuerpo físico, como las energías vitalizadoras, como la mente, están puestas al servicio del descubrimiento más importante: “La propia Divinidad”.
El ambiente es tenso, la atmósfera está cargada con sentimientos encontrados, el aire que se respira parece estar plagado de las dudas y miedos de los allí reunidos. Los familiares y amigos muestran su dolor por la inexorable partida de aquél que había compartido tantos momentos dichosos con ellos.
Nadie sabe que decir, los sentimientos por la marcha del ser querido están teñidos por el miedo al olvido. Nadie quiere interferir. Sólo sus miradas expresan las emociones que están viviendo en esos instantes. El capta todas esas energías que tienen la doble virtud de empujarle hacia adelante, a emprender su viaje por un lado y retenerle junto a sus seres queridos, los que han llenado sus momentos, por otro.
Todos son conscientes de que cuando traspase el umbral estará en la otra vida. Todos saben lo que eso significa y por eso sus deseos más fervientes son que el trance no sea doloroso. Aunque llevan tiempo preparándose para la separación, llegado el momento se dan cuenta de que es duro ver marchar a alguien. Una última sonrisa acompaña al adiós que pone punto final a una relación de amor largamente mantenida.
Su espíritu de pronto, se hunde en un oscuro túnel al final del cual brilla una intensísima luz. Una fuerza irresistible le atrae como si fuese un imán, quiere llegar cuanto antes al pequeño punto luminoso que se ha convertido en su única referencia.
Se siente presionado, como si algo o alguien le empujara, mientras va creciendo en él la necesidad de ir hacia la luz. Un último esfuerzo y finalmente se zambulle en una luminosidad increíble que todo lo invade. La presión desaparece, el túnel, la oscuridad, la opresión... todo quedó atrás. Siente todo su ser sacudido por sensaciones desconocidas... ¿dónde está?... ¿qué ocurrirá ahora?... Se siente extraño en un entorno muy diferente al que estaba acostumbrado hasta entonces.
Tímidamente abre los ojos y mira alrededor. La luz le ciega en un primer instante pero después empieza a descubrir a su lado formas, rostros que se le acercan. Siente como le tocan, le acarician con sumo cuidado... Se siente sorprendido y sobrecogido a la vez. Ve como unas caras familiares vienen a recibirle... todos sonríen... se respira alegría y gozo. No hay duda, han venido a recibirle. El gran viaje ha terminado, ya ha llegado por fin a la otra vida: UN NIÑO ACABA DE NACER.

Ejemplo de relajación regresiva:
La experiencia deberá hacerse deteniéndose 15 minutos en cada etapa y al menos 7 etapas desde la muerte al nacimiento o viceversa. Si se comienza con un nacimiento hay que morir y volver a nacer.
Se realiza una relajación profunda, relajando primero el cuerpo físico paso a paso, liberándole de tensiones y bloqueos, hasta conseguir una completa laxitud y un control y ritmo de la respiración adecuado a cada uno.
Respira profundamente... Inspira... Expira...
Nuevamente llena tus pulmones completamente... Inspira... Expira...
Comienza a relajarte paulatinamente, desde la cabeza a los pies. La sensación de relajación surgirá de cada poro de tu cabeza, desde el cuero cabelludo y discurrirá hacia tus mejillas, hacia tus ojos... como si una energía muy sutil fuese inundándote. Sientes como te invade una sensación cálida y agradable que te hace sentir tranquilo, muy tranquilo.
Lentamente ver forjando en tu pantalla mental una imagen agradable.
La relajación baja hasta la boca y la barbilla de tu mente empezamos a conformar una imagen.
La imagen de una fotografía tomada hace 5 años. Vamos a poner en la mente, en tu pantalla mental, una fotografía tuya de hace 5 años.
Obsérvala... Observa tu figura impresa en el papel... Fíjate bien en cada uno de los detalles: la ropa que llevabas puesta, tu aspecto físico, el lugar donde está hecha la fotografía... ¿estás sólo?... ¡Quién te acompaña?...
Fíjate bien en esa fotografía, en ti, vestido con unas ropas distintas de las que ahora llevas puestas.
Vive la situación por la cual te hicieron esa fotografía.
Siente esa falda, ese pantalón, esa camisa o jersey, esos zapatos... Míranos y siéntelos... métete dentro de la fotografía y revive ese momento con toda intensidad, tratando de reproducir los sentimientos que te embargaban en aquel momento de tu pasado...
(pausa)
La memoria está tratando de captar por una imagen de fotografía todo un momento, toda una circunstancia, y todo a partir de una simple fotografía, es decir, de un solo instante.
Nuestra memoria es muy limitada a nivel consciente. Recordamos un instante y nuestra vida está llena de ellos. Cada uno de esos instantes, cada uno de esos segundos significan una historia por sí mismos...
(pausa)
Visualiza ahora una fotografía que te hicieron cuando tenías 15 años... 15 años...
(pausa)
Recuerda el colegio, al profesor o profesora... como era... qué facciones tenía... como vestía... qué enseñaba... y mírate, reconócete... fíjate en tu imagen.
¿Cómo vas vestido?... ¿Cuándo te hicieron esa fotografía?... ¿Por qué?... ¿Quién?... ¿Dónde?... ¿Para qué?...
Tu mente encontrará esas respuestas y añadirá cada una de las circunstancias que acompañaban a ese momento.
Vive... métete dentro de esa foto, de esas circunstancias y recuerda... recuerda...
Cada vez tus músculos están más y más relajados. La relajación ya ha adormecido los brazos. El pecho y el estómago están más y más distendidos.
Tienes 15 años y sientes y piensas como un chico o chica de 15 años...
(pausa)
Los amigos, el colegio, los padres, los hermanos...
(pausa)
Fíjate bien en la fotografía... mira que aspecto tienes... observa cada prenda de tu vestuario, el jersey, la blusa o la camisa, los zapatos, los calcetines... Primero lo muy evidente y luego trata de buscar los detalles insignificantes, aquello que pasa desapercibido...
(pausa)
Ahora tienes 9 años. Vives y piensas como un niño de nueve años, sin preocupaciones, sólo jugar y estudiar...
(pausa)
Tus padres son más jóvenes... Te sientes mucho más pequeño... Mira tus manos, tu jersey, tócale, recuerda su tacto... Mírate los zapatos, ¿están sucios o limpios?... ¿Son negros, blancos, de qué color?... ¿Cómo son?... Los calcetines.
¿Qué llevas en la mano?... ¿Quién está haciendo la fotografía?... ¿Dónde estás?... ¿Quién es tu profesor en clase?... ¿Cómo habla?... ¿Qué te enseña?...
Piensa, recuerda, vive ese momento…
(Pausa)
Ahora tienes en tus manos, en tu mente una fotografía de cuando tenías dos años…
Estás desnudo, metido en una bañera, bañándote en agua caliente, tibia, agradable.
Te mueves dentro de la bañera disfrutando de las sensaciones de tu piel…
Mira tus manos, pequeñas, tiernas… Tus pies, mira tus pies… Y tu cuerpo gordito, tierno, suave… Chapoteas en el agua, siente el agua cálida… Eres mucho más ligero que ahora… Estás mucho más vivo que ahora…
(Pausa)
Aún eres más pequeño, mucho más pequeño… Dando un salto atrás estás dentro del vientre de tu madre…
Ahora estás rodeado de un líquido tan cálido como el de la bañera… nadas… flotas… Está oscuro y algo te dice que estás en paz, absolutamente en paz. Alimentado, cuidado, caliente, protegido, estás apaciblemente rodeado… Siente esa sensación cálida de comunicación con tu madre dentro de tu vientre… Estás flotando…
Tocas las paredes con tu manita pequeña, chiquitina… Míratela… No ves, tienes lo ojos cerrados pero resulta muy agradable estar allí… Siente esa sensación… Todo tu cuerpo está relajado, todo tu cuerpo está en paz…
(Pausa)
Vas a nacer… Vas a deslizarte por ese tubo angosto que es el útero de tu madre y vas a salir a la luz, a la vida…
Empieza a experimentar como te empujan por los pies… Te empuja una especie de pared… Y tú empujas también con la cabeza, empujas, empujas… Comienzas a entrar en un tubo angosto pero cálido… Notas como tu nariz y tus mejillas se aplastan un poco y esa pared que tienes a tus pies te empuja…
Por fin, con un tremendo esfuerzo… un tremendo esfuerzo, sacas la cabeza y después todo el cuerpo. Alguien corta tu cordón umbilical y empiezas a respirar profundamente el aire que te rodea…
Estás respirando por primera vez en tu vida… hay luz y gente a tu alrededor…
Siente todas esas sensaciones… vívelas… recuérdalas… porque están impresas en tu memoria…
¿Qué te hicieron?... ¿Cómo te trataron?... Recuerda las cálidas sensaciones de tu madre, desde fuera en lugar de desde dentro…
(Pausa)
Ahora, mentalmente, por una al lado de otra todas las fotografías que te han tomado en tu vida hasta ahora…
2 años… 9 años… 15 años… 20 años…
Hace 5 años… y la actual, también la actual…
Obsérvalas… diferentes caras… diferentes trajes… pero eres tú… en todas ellas eres tú…
¿Qué cambia?... ¿Qué se modifica?... Eres tú ese niño de 2 años, tú con tu esencia y tu pensamiento… Y ese adulto de la última fotografía también eres tú…
Cada fotografía es un instante de tu vida…
Intenta retrospectivamente volver a recordar otros instantes… Porque con ellos… uno a uno… conseguirás saber tu historia… Conseguirás saber por qué estás aquí… por qué antes de nacer elegiste renacer aquí y en ese día… en ese ambiente… con esos padres… por qué…
(Pausa)
En este ejercicio de regresión, llegará un momento en que pases la barrera del vientre de tu madre y conexione tu memoria con el plano de donde procedes cuando no estás encarnado…
Armoniza tu cuerpo… Visualízate en todas y cada una de tus edades y armoniza con ellas… Porque en todas eres tú. Armonízate también con ese otro niño que nace de otra madre junto a la tuya, que crecéis por separado pero que procedéis del mismo sitio… Armonízate con él también… Y armonízate con todos los seres vivos que te rodean, humanos o no, porque todos, tarde o temprano, estaremos juntos, porque juntos estuvimos en el pasado…
A partir de ahora tú mismo tomarás tus fotografías del futuro… Algo en tu memoria también sabe las líneas maestras de ese futuro… Sólo necesitas hacer esa fotografía y entonces lo conocerás… Pon en orden tus deseos y tus objetivos y dirige tus esfuerzos hacia ellos… Pon en marcha tus energías mentales, astrales y físicas y alcanzarás lo que te propongas… Tu mente encontrará el camino… El pensamiento es creador. Crea cada día tu futuro de una forma consciente… Visualízalo, créalo, medítalo, vívelo…
Ahora, lentamente, recobra tu energía y distribúyela por todo el cuerpo. Siéntela llegar a cada célula que despierta… se despeja y transmite a su compañera la orden de alerta, de vigilia.

X. RECUERDOS DE LA ATLÁNTIDA. LA ACTUAL GENERACIÓN.


El hombre actual no ha sido el primero

en habitar el planeta… y, probablemente,

no será el último.

¿Qué había pasado en la Tierra desde que el hombre se hizo consciente? Sabíamos que nosotros, la actual civilización, formábamos parte de la tercera generación de habitantes de nuestro planeta. La primera la habían conformado excepcionalmente seres de 4.5 de Apu mientras realizaron su labor de ingeniería genética en la Tierra. La segunda estaba compuesta por hombres 4.3 terrestres y otras expediciones llegadas de muy distintos lugares. La civilización atlante fue la que marcó la pauta de esa segunda generación y, por tanto, nuestro interés se centró en descubrir que pasó en la Atlántida, que había de realidad y de leyenda en lo que nos había llegado…


Acael siempre nos animó en ese afán nuestro por investigar y encontrar nuevas respuestas:
CONOCIENDO VUESTRO ORIGEN, VUESTRO PASADO, ENTENDERÉIS MEJOR AL HOMBRE QUE HOY SOIS Y PODRÉIS PROYECTAR VUESTRO DESEO PARA SER EL HOMBRE DE MAÑANA.
Buceamos una vez más entre los Manuscritos…
La Tierra hace 50.000 años estaba conformada de un modo bastante distinto a como hoy la conocéis.
Por aquél tiempo, el planeta Urano había sufrido no sólo una grave degeneración ecológica sino también trastornos gravitacionales al verse su órbita invadida por un planeta frío. Como consecuencia de ello se hizo inhabitable. La Confederación, entonces, ordenó el traslado de los uranitas a un planeta de similares características al suyo: La Tierra. La operación fue llevada a cabo por hombres 4.5.
Vamos a centrarnos en un continente situado en lo que hoy conocéis como el Océano Atlántico. Era una vasta extensión de terreno, en forma de huso o triángulo isósceles, que fue llamada Tierra de Aztlán o Atlántida. Medía aproximadamente de Norte a Sur 6.000 Kms. y de Este a Oeste 1.200 Kms. En la zona Noroeste unas enormes montañas se elevaban llegando a sobrepasar los 10.000 m de altitud. El suelo era muy fértil y gozaba de un clima benigno, porque esos montes les preservaban de las corrientes frías del Norte.
Casi contiguo, se encontraba otro continente con una actividad telúrica muy acusada, ocupando lo que hoy es América del Norte y del Sur. La inestabilidad era tal que aparecían por doquier volcanes que intentaban aliviar la presión interna del planeta. Frecuentes movimientos sísmicos agitaban las tierras y las fuerzas desatadas de la naturaleza producían desastres climatológicos. Todo ello dificultaba el asentamiento de hombres en esa zona.
En Atlántida se instalaron los más adelantados intelectualmente y, con el paso de los siglos, fueron desarrollando una amplia cultura. Floreció una civilización que superaba en algunos aspectos, a la vuestra. Habían logrado grandes avances tecnológicos y desarrollado ciencias como la medicina, la aeronáutica y la ingeniería. Conocían la energía eléctrica que obtenían fundamentalmente del Sol. También conocían la energía atómica y, aunque no la usaban como arma, se desestimó por contaminante. El Sol les proporcionaba toda la energía eléctrica que necesitaban. Habían construido grandes y modernas ciudades, lo que les permitía llevar una vida cómoda.
No llegaron a construir naves espaciales, pero si unos vehículos voladores similares a vuestros helicópteros cuyas hélices se movían por electricidad. Habían diseñado baterías extremadamente potentes de larga duración y poco peso.
Su sociedad no estaba basada en el dinero, pero no era muy justa debido a las castas. Los atlantes, por hecho de serlo, tenían más privilegios que cualquiera que fuese de otro país y, entre los atlantes, especialmente los militares y sacerdotes.
Un grupo de élite, minoritario, había logrado desarrollar áreas cerebrales que aún permanecen inexploradas por vosotros. Manejaban energías mentales que causaron un enrarecimiento de la armonía planetaria, influyendo sobre las conductas sociales, haciéndolas muy similares a las actuales. Tenían muy desarrolladas las glándulas pineal y pituitaria, lo que les abría las puertas de la telepatía, y de otras percepciones extrasensoriales.
No obstante, el desarrollo moral o la evolución espiritual no fueron paralelos al desarrollo tecnológico y cometieron el error de crear una sociedad teocrática, donde las castas sacerdotales tenían un gran poder y ascendencia sobre el pueblo. Con el paso del tiempo, el excesivo protagonismo de los sacerdotes trajo consigo el derrumbamiento de la fe. Se incrementó la delincuencia y la droga, que hasta entonces había sido utilizada para curar, se usó para la evasión mental.
Por otra parte, el abuso de la tecnología desembocó en una sociedad cómoda y escéptica, con degradación paulatina de los valores morales. El hombre fue perdiendo autonomía hasta terminar esclavizado por la técnica.
Además, los sistemas políticos y económicos estaban orientados hacia la explotación de otros pueblos menos industrializados o desarrollados. Los atlantes terminaron por controlar las materias primas y por ende la economía. Manipularon la difusión, el conocimiento y la religión, por lo que la pauta ideológica de sus dirigentes era la que marcaba la evolución de toda la generación.
También poblaron el planeta otros pueblos que estaban asentados en lo que hoy es Europa, Asia y África. Estos tenían un menor desarrollo intelectual, aunque pertenecían a la misma etapa y también procedían de Urano. Sin embargo, las condiciones climatológicas que tuvieron que soportar, extremadamente adversas, no les permitieron desarrollarse culturalmente con facilidad y tuvieron que contentarse con crear una cultura rural.
Estos hombres convivían con los oriundos de la Tierra que poblaban esas zonas, a los cuales enseñaron el uso del fuego, la agricultura, el comercio y la organización social. Gracias a eso pasaron de ser nómadas a sedentarios y comenzó a desarrollarse una incipiente industria, cultura y filosofía de vida. Se conoce como la llamada revolución neolítica. Sin embargo,, todos estos pueblos permanecían sometidos al yugo de los atlantes.
Otra gran migración, que llegó a la Tierra poco antes que los atlantes, estuvo compuesta por seres procedentes de Marte y de un planeta muy lejano llamado Lemurt. Todos ellos se asentaron en un continente conocido como Lemuria, que se encontraba en el Océano Pacífico.
Estos eran hombres sencillos, agricultores y artesanos y no contaban con ejército alguno. Tenían un carácter pasivo y dedicaban su mente a la meditación. Sus vidas estaban plagadas de una gran cantidad de ritos, tabúes y ceremonias. Como contrapunto de los atlantes, no estaban nada tecnificados.
El afán colonialista de los atlantes pretendió sacar del pueblo lemurt materia prima barata, pero no consiguieron que el pueblo se movilizara. Después de varias matanzas, desistieron.
Por el grado de desarrollo alcanzado, muchos de los pobladores de la Tierra, sobre todo de Atlántida y Lemuria, tenían la oportunidad de pasar a la siguiente etapa de evolución. Sin embargo, una sucesión de errores determinó un final muy distinto para ellos.
Al final de la civilización atlante la degradación moral y espiritual fue casi total. Practicaban la esclavitud de otras razas a las que sometían a todo tipo de vejaciones y abusos, obviando su condición de seres humanos. Era una sociedad racista y explotadora.
A pesar de todo, en los últimos años, se dispersaron por el Este y el Oeste algunos elementos no prostituidos que lograron transmitir sus enseñanzas a pueblos de lo que hoy es América Central y del Sur y también al Norte de África, como Egipto y, en Europa, a las zonas que hoy ocupan España, Francia e Irlanda: vascos, normandos y celtas.
Los druidas fueron los receptores de la enseñanza atlante, y fueron dejando su legado a las generaciones sucesivas a través de individuos elegidos que pudieran continuar su obra.
En el Norte de África floreció la civilización egipcia y, en el Mediterráneo, las culturas persa, griega y romana. En América se concentraron en zonas como Perú, Bolivia, México, Guatemala y Ecuador.
En Oriente, en cambio, la India recibió la influencia de Lemuria. A los vedas les llegó el conocimiento a través de las incursiones de los pueblos arios del Norte de Europa y Asia.
El yoga, por ejemplo, fue una simbiosis atlante-lemurt.
El afán imperialista de los atlantes les llevó a guerras sucesivas y se provocaron grandes trastornos en el planeta unidos a la degradación ecológica que se había acelerado en los últimos años. La atmósfera, un día limpia y rica, se fue haciendo irrespirable y dañina, ocasionando enfermedades y muerte. Se produjeron cambios climatológicos que terminaron con el precario equilibrio de la ecología. La temperatura del globo aumentó de tal forma que los hielos, que aún cubrían gran parte de la corteza terrestre, se fundieron y provocaron el mayor cataclismo conocido hasta entonces. Terremotos, maremotos y volcanes se sucedían cambiando la orografía de la Tierra. Las montañas desaparecían abriéndose en su lugar profundas simas por las que escapaba el magma incandescente. Las convulsiones del planeta eran de tal envergadura que gran cantidad de seres vivos perecieron en una catástrofe de proporciones inimaginables.
El hundimiento de la Atlántida se fue produciendo de forma paulatina y por zonas. El sur se hundió primero (lo componía una tercera parte aproximadamente). 10.000 años más tarde se hundió el norte como consecuencia de la caída de un gran meteorito y, aproximadamente 15.000 años después, el centro se partió en dos hundiéndose de forma brusca (representaba casi las dos terceras partes del continente, pues el Norte que ya se había hundido, era pequeño). En esa zona central es donde se encontraba la capital: Poseidón. Este último hundimiento provocó un maremoto gigantesco que anegó grandes zonas del planeta, y también produjo desplazamientos continentales, grietas en la corteza terrestre y grandes terremotos y volcanes.

Fue conocido como el Diluvio Universal y realmente fue un diluvio, porque la evaporación del agua del mar, producida por la entrada en contacto con del magma ígneo del interior de la Tierra con la masa de agua, a través de las grietas, produjo nubes espesísimas de vapor de agua, que fueron dejando caer lluvias torrenciales sobre gran parte del planeta, provocando inundaciones múltiples, aunque luego muchas de las zonas anegadas volvieron aparecer cuando bajó el nivel del mar.
El cataclismo fue casi general y se dejó sentir en todo el planeta, aunque afectó más a Atlántida, pues el continente prácticamente se hundió bajo las aguas.
La Tierra, convulsionada, quedó poblada por algunos núcleos aislados que se dedicaron con empeño a reconstruir lo que se había destruido. Una floreciente civilización desapareció bajos las aguas, sin dejar apenas rastro de su paso por el planeta.
Vestigios de Atlántida son las Islas Canarias, las Azores, Bahamas y Bimini (el continente americano y Euro-África estaban más próximos de lo que hoy están). Los guanches (pueblo canario) fueron los descendientes de los atlantes que al quedar aislados volvieron a un tipo de vida primitivo. Lemuria, que se vio también afectada por el cataclismo aunque en menor grado, se hundió parcialmente. Sus restos son las islas de Japón y Polinesia.
Antes del cataclismo final, la Confederación había organizado varias misiones de rescate para sacar del planeta a un buen número de personas y especies vegetales y animales, que fueron llevados en naves a otros planetas del sistema solar, hasta que la Tierra se reacondicionara para el desarrollo de una nueva civilización.
Las tradiciones religiosas de muchos pueblos, tanto de Oriente como de Occidente, os han hecho llegar leyendas que corresponden al relato de los acontecimientos históricos que tuvieron lugar, como en Occidente el Arca de Noé.
Los supervivientes y los que fueron rescatados extendieron su influencia, después del cataclismo, en dos zonas diferenciadas: los descendientes de los uranitas o atlantes se asentaron en Occidente y, en Oriente, lo hicieron los lemures y los habitantes de una luna de Saturno hoy desaparecida y cuyos restos forman el cinturón de asteroides.
Comenzaba así, la tercera generación de habitantes de la Tierra, “vuestra generación”.
Realmente resultaba sorprendente ver como se había ido al traste todo el proyecto de dar un salto al siguiente escalón evolutivo. Los atlantes, que parecían tenerlo tan cerca, al final habían perdido la oportunidad y debían enfrentarse, en su gran mayoría, a un nuevo periodo de 25.000 años, en los que tendrían que vivir nuevamente experiencias parecidas.
¿Cómo era posible que siendo hombres tan adelantados y con capacidades cerebrales tan desarrolladas, cayesen en esos errores?
Acael nos sacó una vez más de dudas:
TENED EN CUENTA QUE ESAS FACULTADES ERAN ATESORADAS POR UN REDUCIDO GRUPO QUE SE CONVIRTIÓ ENSEGUIDA EN UNA ÉLITE DE PODER. ACTUANDO COMO EL ESCAPARATE DE LA CIVILIZACIÓN. DE AHÍ SE DEDUJO QUE TODOS LOS ATLANTES TENÍAN ESAS CARACTERÍSTICAS. ES COMO SUCECE EN VUESTRO MUNDO CON LOS NORTEAMERICANOS, QUE TODOS SON ALTOS, GUAPOS, RICOS Y FELICES Y SÓLO ES PROPAGANDA DEL “AMERICAN WAY OF LIFE”.
Efectivamente, a través de los siglos, la idea que nos había llegado de los atlantes era la de seres muy evolucionados. Sin embargo, después de conocer y extractar la información de los Manuscritos se desmitificaba totalmente aquella imagen, quedando reducida a una sociedad fracasada en su misión de crear sociedades armónicas como hombres 4.3 que eran.
Teníamos, ya más o menos claro, lo que había ocurrido en la Atlántida y como acabó la segunda generación de habitantes de la Tierra. Al analizar la trayectoria atlante habíamos descubierto alarmantes paralelismos entre su civilización y la nuestra. Las bases en que se asentaron: colonialismo, explotación, racismo, manipulación, acumulación de bienes, etc., tenía demasiado que ver con nuestro momento actual.
Acael nos propuso hacer un análisis de la tercera generación, la nuestra, desde sus orígenes hasta nuestros días. Era apasionante la idea de poder ir reconstruyendo la historia completando las lagunas que hubiera con los datos que nos daban los Hermanos Mayores.
Nos situamos como punto de partida hace 15.000 ó 16.000 años aproximadamente. El cataclismo atlante acababa de tener lugar. El planeta se encontraba nuevamente en condiciones de ser habitado; la corteza terrestre se había asentado y los trastornos climatológicos había remitido. Estaba poblado por pequeños núcleos de hombres que habían sobrevivido al cataclismo. Algunos lo recordaban con horror y se daban cuenta de que si no hubieran cometido tantos errores las cosas habrían ocurrido de otra forma.
En esos años había gran cantidad de naves que surcaban los cielos, trayendo a los hombres que fueron rescatados y trasladados temporalmente a otros planetas. También había expediciones masivas de hombres de otras razas que eran traídos por diversos motivos: inhabitabilidad de su planeta, desastres similares al de la Tierra, degeneraciones ecológicas…
Por tanto, para aquellos primeros pobladores de la Tercera Generación, el contacto casi cotidiano con hombres de mayor evolución era algo natural. Conocían sus intervenciones, encaminadas siempre a ayudarles a mejorar su forma de vida y estaban habituados a que formaran parte de su cotidianeidad.
Con el paso de los años y cuando los 4.3 tenían los pilares básicos de funcionamiento social, estas intervenciones fueron espaciándose y llegó un día en que sólo quedó en el recuerdo de los más ancianos, siendo transmitidas oralmente de padres a hijos. Posteriormente fueron narradas por el cronista de la tribu. Eran normas de conducta siguiendo las leyes naturales, datos concretos y perfectamente entendibles por todos.
La Tierra estaba poblada por numerosas comunidades extendidas por casi toda su superficie. Se regían por las pautas marcadas por sus mayores, quienes pertenecían al grupo de hombres rescatados antes del cataclismo y preparados en otros planetas. Eran los llamados patriarcas.

Muy esporádicamente, y en ocasiones excepcionales, las enseñanzas provenían directamente de los propios navegantes del espacio, hombres 4.4 y 4.5, que seguían velando por que los derroteros del hombre de la Tierra no se desviasen de la ruta marcada. A lo largo del tiempo, estas visitas se fueron mitificando y dieron lugar a las leyendas. Así, el venir de otro planeta se convirtió en un origen divino. Los extraterrestres eran ángeles y dioses y sus naves carros de fuego o Arcas de Noé.


Prueba patente de ello era que en muchas culturas de la antigüedad se narraba la convivencia entre hombres y dioses e incluso su interrelación: “los hijos de los dioses se juntaron con las hijas de los hombres”.
La guía de su vida se concretaba en aprender a crear sociedades armónicas, basadas en relaciones de intercambio justo entre todos los hombres.
Durante miles de años las comunidades primitivas fueron creciendo en número, en relaciones entre sí y en interdependencia. Poco a poco abandonaron la relación de dependencia con los hombres del espacio e intentaron funcionar en base a sus propios criterios. Sus primeros pasos en ese terreno fueron torpes y les llevaron a la aparición de líderes que buscaban el poder y la preponderancia, primero dentro de su propia comunidad y después en la relación de ésta con otras.
El cambio no fue brusco sino paulatino y progresivo. Se había ido gestando a lo largo del tiempo, pero sin duda marcó un hito muy importante.
Con el paso del tiempo se implantó una nueva estructura social basada en la división de funciones: artesanos, agricultores, ganaderos, obreros especializados, ejército, sacerdotes… Lo que hasta entonces había sido comunal y compartido entre todos dejó de serlo. Reyes y sacerdotes comenzaron a acaparar la política, la economía y la religión como elementos de poder y se convirtieron en guías y protectores del resto. Se agruparon en ciudades y éstas fueron evolucionando a ciudades-estado y más tarde se convirtieron en los grandes imperios de la antigüedad: Egipto, Persia, Grecia, Roma.
El crecimiento había sido demasiado rápido, su afán expansionista les llevó a implantar la esclavitud, a masacrar al propio hombre para crear imperios basados en la repartición injusta, en la explotación de los más débiles, en la acumulación de riquezas para unos pocos; en suma, a intentar tener el control de la humanidad.
Pero ¿y las referencias recibidas al principio de la generación?, ¿en qué quedaron?, ¿es qué se habían olvidado y nadie sabía ya lo que debía hacer?
La respuesta estaba en manos de los que tenían el poder; la información era monopolizada por ellos. Los reyes, emperadores o sacerdotes manipulaban las referencias recibidas de los antepasados y entregaban al pueblo una maraña de supersticiones que les hundían más en el desconcierto colectivo y en el miedo por falta de referencias claras. Los movimientos científicos, filosóficos o de renovación religiosa que surgieron fueron tolerados mientras no atentaran contra el sistema establecido.
No obstante, de vez en cuando aparecía algún “ángel” o algún “dios montado en su carro de fuego” o “mostrando su gloria”, que intentaba poner las cosas en su sitio. Eran seres de otros planetas que se sentían responsables de la evolución de los hombres de la Tierra. Esas referencias llegaban a pequeños grupos y fueron guardadas por muy pocas personas con el propósito de que el objetivo de la generación no se perdiera.
Las sociedades civilizadas de la Tierra vivieron periodos de auge y posterior recesión. Así, tras la caída del Imperio Romano se pusieron en marcha nuevas ideas, nuevos pueblos pasaron a ser protagonistas en Europa y Asia intentando encontrar un lugar en la historia. No obstante, el impulso primigenio de crear sociedades volvió a manifestarse, dando lugar a guerras entre los diferentes pueblos, hasta su asentamiento definitivo.

En occidente se dibujaron tres características que se han mantenido a través de la historia: la teoría humanística griega, el practicismo materialista romano y la prepotencia germánica.


Estábamos ya a las puertas de la Edad Media, origen de las distintas nacionalidades europeas, cuya creación habría de costar tanta sangre por el enfrentamiento de los intereses de cada comunidad social. Unas veces con cara de políticos, otras con cara de religiosos, y casi siempre movidos por los hilos de la economía, los intereses de cada pueblo condicionaron las fórmulas de relación con otros, pero siempre había un claro denominador común: el deseo de obtener el poder, de controlar la vida de los demás, saltándose una ley básica de toda sociedad: no interferir en el libre albedrío del prójimo.
En Oriente el proceso había sido similar, como lo demostraba la propia historia de China o el afán expansionista árabe.
Sin embargo, la nota de la Tercera Generación estuvo marcada por Occidente ya que, a través de los nuevos descubrimientos geográficos, los europeos crearon sus imperios coloniales y sometieron a su forma de hacer a los demás pueblos del planeta.
Aparentemente, la historia estaba plagada de ciclos que se repetían siglos después. Así, por ejemplo, el pelearse con los enemigos de forma indirecta en suelo colonial, que ya fue utilizado por Napoleón, sería un antecedente de los enfrentamientos indirectos de rusos y americanos.
Paulatinamente, la economía fue tomando protagonismo en los intereses de enfrentamientos o alianzas entre las naciones. El progresivo desarrollo del comercio desembocó en el siglo XX en la implantación de intereses económicos, propiciados por las grandes multinacionales, que privatizaban la tecnología de conversión de las materias primas en detrimento de los países menos desarrollados. Por medio de estas multinacionales, se había llegado a controlar la economía de todas las comunidades humanas, utilizando todo tipo de medios, incluso la guerra.
El mapa de nuestra humanidad tenía, en casi todas las épocas, unas características similares: las religiones habían manipulado el mensaje original sobre el que se habían basado , y las otras organizaciones, como las Escuelas Herméticas y las Órdenes Esotéricas, habían sido también susceptibles de manipulación al intentar abrirse y difundir su conocimiento.
¿Qué había ocurrido con la Institución Católica?, ¿cuándo y cómo perdió el Norte?
Los datos históricos parecían mostrar que la Institución Católica había tenido un papel muy importante en los últimos 2.000 años. Ya coqueteó con Roma para la obtención de privilegios y desde entonces ha ido modelando las estructuras mentales de los occidentales, unas veces por su intervencionismo en la política y otras en la economía. Consiguió tener en sus manos la mejor red de información, a partir de la caída del Imperio Romano, por ser la multinacional más extendida a partir de esa época.
Como en todo régimen autocrático, la información no era distribuida entre toda la comunidad, sino centralizada y manipulada por los papas, cardenales y obispos. Se convirtió en coronadora de emperadores y reyes, que no podían serlo sin su respaldo. Provocó las Santas Cruzadas y la Santa Inquisición. De sus coqueteos entre lo temporal y lo espiritual nacieron sus propios cismas y las guerras de religión. Admitió el feudalismo, llegando ella misma a convertirse en señora feudal: permitió la esclavitud implantada por los propios cristianos, apadrinó guerras y protegió unos pueblos en detrimento de otros, acercándose a quienes tenían el poder económico o político.
A lo largo de los años había promulgado un acérrimo enfrentamiento entre la Fe y la Razón, convirtiéndolas en enemigas irreconciliables. Este aspecto fue especialmente grave, ya que ahí reside la clave de la evolución científica y espiritual del hombre.
En los últimos siglos, Occidente parecía haberse decantado claramente como líder de nuestra generación, especialmente a través de los EE.UU., líder de fachada democrática pero autócrata en sus comportamientos más profundos. Rusia por su parte, tenía influencia en un buen número de comunidades, ofreciendo un modelo de manipulación aparentemente diferente, aunque en el fondo era el mismo: saltar por encima de los derechos y las libertades del ser humano.
El proceso en Oriente había ido por otros derroteros, manipulando las estructuras mentales y canalizando los impulsos del hombre hacia el inmovilismo. Así, hoy en día, pueblos enteros sufren las consecuencias de una actitud pasiva en todos los órdenes de la vida, siguiendo un axioma desvirtuado por sucesivas tergiversaciones: el que no obra no peca.
Los chinos, sometidos durante siglos al poder absoluto de sus emperadores, desarrollaron un carácter escéptico y paciente, totalmente diferente al que antes poseían, es decir, un pueblo investigador, inquieto y equilibrado entre sus tendencias materiales y espirituales.
Otras comunidades como la mahometana, soy hoy en día, capaces de poner en marcha guerras santas.
El pueblo semita también ha malinterpretado el impulso evolutivo del hombre, canalizando sus esfuerzos a través del poder económico, llegando a convertirse en grandes maestros en dominar el mundo a través de las finanzas, representando otro modelo de presión y control.
El resumen final era muy esquemático: el desarrollo de la ciencia y de la tecnología ha llevado al hombre por unos derroteros extraños. Por un lado le ha facilitado la vida, pero también ha estado al servicio del poder, con el agravante de que, desde el comienzo de la revolución industrial, los medios a su alcance para causar trastornos han sido mucho mayores.
¿Era ése el aspecto real de la maltratada sociedad terrestre?
VUESTRO ANÁLISIS HA SIDO ESHAUSTIVO Y BASTANTE CORRECTO. A GRANDES RASGOS ESE HA SIDO EL CAMINO QUE HA SEGUIDO EL HOMBRE DE LA TIERRA. LAS CAUSAS QUE HABÉIS APUNTADO FORMAN EL ESQUELETO QUE HA SUSTENTADO A LO LARGO DEL TIEMPO EL DESARROLLO DE UNA SOCIEDAD COMO LA QUE HOY TENÉIS.
LOS ESTUDIOS SOCIOLÓGICOS QUE HEMOS VENIDO REALIZANDO SOBRE LA EVOLUCIÓN SOCIAL DEL PLANETA TIERRA DURANTE LOS ÚLTIMOS 4000 AÑOS, INDICAN QUE LAS PAUTAS DE CONDUCTA Y LAS MOTIVACIONES SON MUY PARECIDAS, AUNQUE SIEMPRE TENIENDO EN CUENTA LOS DIFERENTES ESTRATOS ÉTNICOS, CULTURALES Y RELIGIOSOS.
EL HOMBRE DE LA TIERRA SE DEBATE ENTRE PERIODOS DE PAZ Y PERIODOS DE GUERRA, SIENDO LOS PRIMEROS ALGO ASÍ COMO RESPIROS PARA SEGUIR LUCHANDO.
A GRANDES RASGOS, SE PUEDE DECIR QUE LA HISTORIA DEL HOMBRE LA MARCAN DOS CONCEPTOS: LAS GUERRAS Y LAS RELIGIONES.
SI COGÉIS UN LIBRO DE HISTORIA DE CUALQUIER PAÍS, VERÉIS QUE LOS HITOS DE SU TRAYECTORIA LOS MARCAN LAS GRANDES BATALLAS, LOS REYES GUERREROS Y, ENTRE ELLOS, LOS MOVIMIENTOS RELIGIOSOS O FILOSÓFICOS, A VECES LOS SEGUNDOS PROVOCABAN LOS PRIMEROS, COMO LAS CRUZADAS O, MÁS ACTUALMENTE, LA REVOLUCIÓN ISLÁMICA.
HASTA LA EDAD MODERNA DE LA ACTUAL GENERACIÓN, LA RELIGIÓN ERA LA CAUSA Y EL MOTOR DE LA SOCIEDAD. LA GUERRAS Y LA ECONOMÍA ESTABAN DIRIGIDAS POR INTERESES RELIGOSOS. BAJO EL MANTO DE LA SANTIDAD PALPITABAN CORAZONES ANSIOSOS DE PODER.
EL OVILLO DE LANA TIENE DOS CABOS, LO QUE OCURRE EN LA TIERRA ES QUE EL SUMINISTRO DE INFORMACIÓN SE HA CONVERTIDO EN UN OVILLO, SI PROBÁIS A COGER LOS DOS CABOS CON LAS MANOS Y TIRÁIS PARA HACER UNA LÍNEA RECTA, VERÉIS COMO SE ENMARAÑA AÚN MÁS.
ES NECESARIO TIRAR DEL CABO VUELTA A VUELTA, NO DE TIRÓN.
CUANDO E PLANETA TIERRA ALBERGÓ VIDA 4.3 POR PRIMERA VEZ, SE LES INDICÓ CUAL ERA EL CAMINO A SEGUIR, DONDE ESTABA EL ORIGEN Y EL FINAL. ADEMÁS SE LES DIJO QUE DESENROLLARAN EL OVILLO VUELTA A VUELTA.
EL DESEO DE PODER HIZO QUE ALGUIEN TIRASE DE AMBOS CABOS AL MISMO TIEMPO, CADA PUEBLO QUE LLEGABA AL PLANETA RECIBÍA SU OVILLO Y ALGUNOS CONSERVARON LA CLAVE PARA ANDAR BIEN EL CAMINO.
NOÉ ERA EL NOMBRE DADO A UN PUEBLO QUE CONTABA CON VARIAS APORTACIONES DE RAZAS Y CULTURAS. SEM, CAM Y JAFET FUERON TRES DE LAS TENDENCIAS PRINCIPALES, LOS SEMITAS ERAN LOS QUE LUEGO FORMARON ISRAEL Y LA ZONA DE PALESTINA, JUDEA Y GALILEA.
CAM ENGLOBABA HOMBRES DE ORIGEN SEMITA PERO MEZCLADOS CON NEGROS QUE SE DISPERSARON POR ÁFRICA DESDE EL ECUADOR HACIA EL SUR, DONDE PERDIERON IDENTIDAD DE PUEBLO AL FORMAR TRIBUS INDEPENDIENTES.
LOS DE JAFET SE DIRIGIERON HACIA EL NORTE, HACIA EUROPA MERIDIONAL, DONDE FUERON ABSORBIDOS Y DESAPARECIERON CON EL AUGE DE LAS CULTURAS ROMANA Y GRIEGA.
NOÉ ERA UN PUEBLO URANITA, PERO NO ATLANTE, QUE SE ASENTARON EN LO QUE HOY ES IRAQ.
ES POSTERIORMENTE A LA INVASIÓN DE LOS BÁRBAROS EN ROMA, CUANDO LA CIVILIZACIÓN MUNDIAL SUFRE UN CAMBIO, LA INFORMACIÓN DEJA DE SER ABIERTA PARA CONVERTIRSE EN CERRADA, PORQUE ES ENTONCES CUANDO ROMA PIERDE SU HEGEMONÍA Y LA LUCHA POR EL PODER EN LOS DIFERENTES TERRITORIOS OCUPADOS DA PREPONDERANCIA A LA RELIGIÓN, Y SUS DIRIGENTES CONTROLAN LA INFORMACIÓN TIRANDO DE LOS DOS CABOS DEL OVILLO.
LA CAÍDA DEL IMPERIO ROMANO FUE UN MOMENTO CLAVE QUE REPRESENTÓ LA RUPTURA Y LA DESVIACIÓN. HASTA ESA ÉPOCA, EL CONTACTO ENTRE SERES DE EVOLUCIÓN SUPERIOR Y HOMBRES DE LA TIERRA SE HABÍA MANTENIDO ESPORÁDICAMENTE PERO, A PARTIR DE ENTONCES, UN CAMBIO MUY IMPORTANTE SE OPERÓ EN LOS ESQUEMAS MENTALES: EL HOMBRE 4.3 SE CREYÓ EL CENTRO DE UN UNIVERSO QUE GIRABA EN TORNO A ÉL ¿CÓMO IBA A PEDIR ENTONCES REFERENCIAS?
EN ESOS MOMENTOS, SE INTENTÓ VARIAR EL CURSO DE LA HISTORIA DÁNDOLE UN CONTENIDO HUMANISTA Y CULTURAL, PERO ENSEGUIDA LOS MERCENARIOS ROMANOS BUSCARON LA GLORIA Y EL PODER A TRAVÉS DEL SOMETIMIENTO CRUENTO DE LOS PAÍSES LIMÍTROFES.
OTRO INTENTO DE RECONDUCIRLA FUE EN LOS AÑOS DE LA REVOLUCIÓN FRANCESA, PERO ENSEGUIDA LOS GENERALES FRANCESES HICIERON LO MISMO QUE ANTES HABÍAN HECHO LOS ROMANOS. HOY DÍA SE HA CAMBIADO LA GLORIA PERSONAL POR LA DE PAÍSES ENTEROS. EL LLAMADO ORGULLO NACIONAL HACE QUE, POR RAZONES NO MUY CLARAS, SE LLEGUE AL GENOCIDIO, COMO OCURRE ACTUALMENTE EN LOS BALCANES.
HACE MÁS DE 4000 AÑOS, LAS PELEAS ERAN ESO, PELEAS, NI SIQUIERA PODÍAN LLAMARSE GUERRILLAS, PORQUE NORMALMENTE LOS CONFLICTOS SE SOLUCIONABAN ENFRENTÁNDOSE EL MÁS FUERTE DE CADA GRUPO, PORQUE SE TENÍA MUCHO RESPETO A LA VIDA.
LAS TRADICIONES LEGADAS POR LOS ANTEPASADOS DABAN MUCHA IMPORTANCIA A LA VIDA HUMANA, SABÍAN QUE PARA QUE EL HOMBRE PROSPERARÁ EN EL PLANETA NO PODÍA ANIQUILARSE A SÍ MISMO.
SIN EMBARGO, EL CONCEPTO RAZA CALÓ PRONTO ENTRE AQUELLOS QUE TENÍAN MÁS TECNOLOGÍA (EGIPCIOS Y CHINOS FUNDAMENTALMENTE) PORQUE TENÍAN INFORMACIÓN ATLANTE Y LEMUR RESPECTIVAMENTE.
ASÍ, PENSABAN QUE SI EL HOMBRE DEBÍA PROSPERAR SOBRE LA TIERRA LO LÓGICO, SEGÚN SU CRITERIO, ES QUE FUERAN LOS MEJORES, DE AHÍ SURGIERON LAS DINASTÍAS FARÓNICAS Y LAS DINASTÍAS MANDARINAS.
LA PRUEBA A SUPERAR POR TODOS A PARTIR DE LA CAÍDA DEL IMPERO ROMANO, PARA ABRIR LA PUERTA DE CONTACTO CON LAS REFERENCIAS SUPERIORES ES SEPARAR LA PAJA DEL TRIGO EN LAS ENSEÑANZAS RELIGIOSAS O EN LAS ESCUELAS ESOTÉRICAS, PISTAS HAY MUCHAS PERO NADIE PODÍA ANDAR EL CAMINO POR OTRO Y EL HOMBRE DE LA TIERRA TIENE QUE CUBRIR ESA ETAPA, TIENE QUE ALCANZAR SU MADUREZ A TRAVÉS DE SU PROPIA EXISTENCIA, REENCONTRANDO EL CAMINO QUE UN DÍA HABÍA TENIDO CLARO.
NO OBSTANTE, A LO LARGO DE LA GENERACIÓN HA HABIDO HOMBRES QUE HAN SABIDO CREAR RELACIONES ÁRMONICAS CON SU ENTORNO Y TRASPASAR LA BARRERA DE LA PAJA Y EL TRIGO, ENCONTRANDO LOS OBJETIVOS PERDIDOS DE LA GENERACIÓN, A ELLOS SE DEBEN LOS AVANCES POSITIVOS, QUE TAMBIÉN LOS HA HABIDO.
HOMBRES COMO NEWTON, GALILEO, ÉDISON, EINSTEIN, ETC. HAN DESCUBIERTO LAS PUERTAS QUE LES COMUNICAN CON OTRAS CIVILIZACIONES, ECONTRARON SUS LIMITACIONES Y ABRIERON LA MENTE A OTRA INFORMACIÓN MÁS ARMÓNICA Y MÁS ÚTIL Y, A PESAR DE ESTAR SOMETIDOS A MANIPULACIONES, SUPIERON HACER GIRAR EL MUNDO ADELANTÁNDOSE AÑOS LUZ A LOS DEMÁS.
Acael tenía razón, como siempre. Sin embargo, la influencia de esos hombres había sido controlada por los estamentos de poder y la utilización de sus descubrimientos, en buena parte de los casos se había monopolizado o dirigido a otros fines que estaban muy lejos de la mente que los generó.
No obstante, una cosa era cierta y había que creer en ella: en el hombre estaban las respuestas y también en él estaba la fuerza suficiente para cambiar y modificarse a sí mismo y a su entorno. Había que recuperar la confianza perdida en las potencialidades del ser humano. El reto en esta época era especialmente difícil; había tantos condicionantes, tantos hábitos, la verdad estaba recubierta de tantas capas como una cebolla. ¿Cómo se podía llegar al núcleo?, ¿cómo estar seguro de que el camino elegido era el correcto?, ¿cómo saber si la voz de la conciencia llegaba clara o era producto de nuestros propios filtros?
NO ES TAN DIFÍCIL, SOLO HABÉIS DE MANTENER LA INTENCIÓN DE BUSCAR Y REPLANTEAROS LOS CONCEPTOS QUE SE HAN TENIDO DURANTE MUCHO TIEMPO COMO INAMOVIBLES. CAMBIAR LA MENTALIDAD PARA TRABAJAR EN EQUIPO CON LOS QUE OS RODEAN EN PRO DE UNA VIDA MÁS COHERENTE Y CON UNA ACTITUD DE RESPONSABILIDAD HACIA UNO MISMO, LOS DEMÁS Y EL ENTORNO.
¿Sólo con eso era suficiente?
CON ESA DISPOSICIÓN EN UN BUEN NÚMERO DE TERRESTRES LA POLARIDAD DEL PLANETA CAMBIARÍA Y LOS HECHOS DRAMÁTICOS QUE SE AVECINAN TENDRÍAN UN RESULTADO MUY DIFERENTE. DAROS CUENTA QUE CAMBIAR EL MUNDO SERÍA UNA TAREA DE TITANES, PERO SI PODÉIS CAMBIAROS A VOSOTROS MISMOS, Y DESPUÉS VUESTRO ENTORNO, AMPLIANDO CADA VEZ MÁS EL CÍRCULO DE INFLUENCIA, SI ESO FUERA POSIBLE EN MUCHOS PEQUEÑOS NÚCLEOS, LA TRANSFORMACIÓN REPERCUTIRÍA A NIVEL PLANETARIO.
A LO LARGO DE LA HISTORIA EL HOMBRE NO SIEMPRE HA SABIDO IDENTIFICAR LAS OPORTUNIDADES QUE SE LE HAN PRESENTADO PARA CAMBIAR EL RUMBO DE LA HISTORIA.
NORMALMENTE, CUANDO INTERIORMENTE SENTÍA LA LLAMADA DE UN CAMBIO DE ESTRUCTURAS SOCIALES LO TRADUCÍA EN FORMA DE CONFLICTOS BÉLICOS APROVECHANDO EXCUSAS RELIGIOSAS O ECONÓMICAS.
ACTUALMENTE, EL HOMBRE SIENTE DE NUEVO LA SENSACIÓN DEL CAMBIO Y, EN MUCHOS LUGARES DEL PLANETA, SE ESTÁ TRADUCIENDO EN CONFLICTOS BÉLICOS, PERO HAY UN CAMBIO SIGNIFICATIVO, YA NO SON LOS GRANDES NI LOS MEDIANOS LOS QUE GENERAN LOS CONFLICTOS, SON LOS PEQUEÑOS Y ADEMÁS MUY DISTANTES ENTRE SÍ.
ANTE LOS CAMBIOS SIEMPRE SE PRODUCEN REACCIONES A FAVOR Y EN CONTRA. LAS ENERGÍAS QUE EMANA LA ESTRELLA ALCIÓN ESTÁN INCIDIENDO CADA DÍA MÁS Y DE FORMA MÁS EVIDENTE EN TODOS LOS SERES QUE PUEBLAN EL PLANETA. ESTA ENERGÍA ESTÁ PONIENDO CLARIDAD DONDE HABÍA OSCURIDAD (DESCUBRIMIENTO DE CORRUPCIONES POLÍTICAS) Y EN OCASIONES, LOS QUE NO SOPORTAN LA LUZ SE REBELAN, COMO LOS NEONAZIS ALEMANES.
LOS AÑOS VENIDEROS SERÁN MUY MOVIDOS POLÍTICAMENTE HABLANDO, SOBRE TODO PORQUE NO HABRÁ APENAS POLÍTICOS CREIBLES.
¿Qué hay por delante?, ¿qué nos queda por vivir en los próximos años?
PUEDO HACEROS ALGUNAS EXTRAPOLACIONES SOCIO-POLÍTICAS PARA LOS PRÓXIMOS 15 AÑOS.
LAS EXPECTATIVAS SON POCO HALAGUEÑAS PARA EL CAMBIO DE ERA SIN DOLOR.
EL FUNDAMENALISMO ISLÁMICO SE ADUEÑARÁ DE IRÁN, IRAQ, AFGANISTÁN, YEMEN, EGIPTO, LIBIA, SIRIA, JORDANIA Y PUEDE QUE ALGÚN PAÍS MÁS COMO LÍBANO Y PAKISTÁN.
LA EXCUSA SERÁ ISRAEL, QUE SIEMPRE SERÁ UNA IMPOSICIÓN OCCIDENTAL.
HABRÁ PAÍSES ISLÁMICOS QUE, SIN EMBARGO, NO SE UNIRÁN A ESTE BLOQUE COMO SON LOS MAGREBIES, EXCEPTO LIBIA, AUNQUE POCO A POCO PUEDEN IR CAYENDO EN FUNCIÓN DE LA DEBILIDAD DE SUS SOCIOS OCCIDENTALES.
LA PROMESA DEL PARAISO DE ALA EN LA TIERRA SERÁ, PARA UN MUNDO CULTURALMENTE POBRE Y POR TANTO FÁCILMENTE MANIPULABLE, LA ESPOLETA PARA QUE UN BLOQUE SE ENFRENTE A OTRO BLOQUE.
JAPÓN Y OTROS PAÍSES ASIÁTICOS SE UNIRÁN A OCCIDENTE, LO MISMO QUE LOS PAÍSES SUDAMERICANOS, QUE VEN EN “PAPA OCCIDENTE” LA ÚNICA VÍA DE SUPERVIVENCIA.
LUEGO, QUEDAN MULTITUD DE PAÍSES QUE SERÁN INTEGRADOS, POR UNO U OTRO BLOQUE, EN FUNCIÓN DE LOS RESPECTIVOS AVANCES GEOGRÁFICOS Y, POR ÚLTIMO, QUEDAN LOS INDIOS Y LOS CHINOS, ENEMIGOS TRADICIONALES, PERO QUE SE MANTENDRÁN BASTANTE AL MARGEN, A LA ESPERA DE LOS ACONTECIMIENTOS, LO MISMO QUE LAS AVES CARROÑERAS.
LOS INDICADORES SOCIOLÓGICOS DICEN QUE EL TERCER MUNDO ASIÁTICO DESPERTARÁ DE SU LETARGO Y TRATARÁ DE HACERSE OÍR, NO EN VANO SON CASI LAS TRES CUARTAS PARTES DE LA POBLACIÓN MUNDIAL.
TENED EN CUENTA QUE ES UN CONTINENTE DONDE SE HAN MANTENIDO CONCEPTOS DE RELACIÓN BASADOS EN EL HUMANISMO, FRENTE A EUROPA Y AMÉRICA DONDE HAN PRIMADO LAS RELACIONES ECONÓMICAS.
OBSERVAD EL ÍNDICE DE CRECIMIENTO DEMOGRÁFICO EN OCCIDENTE Y VERÉIS QUE LA MEDIA RONDA ESCASAMENTE EL 1%, MIENTRAS QUE EN ORIENTE ESTÁ EN TORNO AL 3,5%, LO QUE SIGNIFICA QUE EL FUTURO ES DE LOS SOBREVIVIENTES Y SOBREVIVEN LOS QUE SON MÁS.
EL PAPEL DE OCCIDENTE EN EL PRÓXIMO MILENIO ES EL DE GUARDIAN DEL CONOCIMIENTO CIENTÍFICO, BASE INELUDIBLE PARA EL DESARROLLO DEL SER HUMANO QUE QUIERA INTEGRARSE EN 4.4 PERO, A SU VEZ, TENDRÁ QUE IR INCORPORANDO PAULATINAMENTE EL CONCEPTO NUEVA ERA A SU CIENCIA, PARA QUE ÉSTA SEA REALMENTE ÚTIL.
EN FIN, QUE ESTAS EXTRAPOLACIONES ESTÁN BASADAS EN CORRIENTES GEOPOLÍTICAS Y ECONÓMICAS QUE SE ESTÁN FRAGUANDO Y QUE, AL FINAL, SERÁN LAS QUE DECANTEN UN SOLO GOBIERNO Y UNA NUEVA TIERRA, PERO ANTES MORIRÁ MUCHA GENTE.
HAY ALTERNATIVAS, NO OBSTANTE, NADA ES BLANCO O NEGRO TOTALMENTE.
EXISTE LA POSIBILIDAD DE QUE SURJA UN LÍDER CARISMÁTICO QUE UNA AL PLANETA, ALGUIEN CON UNA VISIÓN DE NUEVA GENERACIÓN QUE ESTÉ APOYADO POR LA MASA SILENCIOSA, AL FRENTE DEL CUAL ESTÉN LOS GRUPOS O MOVIMIENTOS QUE HOY ESTÁN MÁS O MENOS EN LA SOMBRA Y QUE DEJEN OÍR SU VOZ DE CONCIENCIA UNIFICADORA PLANETARIA.
ESTE SER EXISTE YA, ES UN HOMBRE CON GENÉTICA 4.4, NO ES JESÚS QUE VUELVE, COMO ESPERAN LOS CATÓLICOS FANÁTICOS, SINO UN SER APARENTEMENTE NORMAL QUE PUEDE TRANSFORMAR LOS CÁNONES SOCIALES ESTABLECIDOS Y QUE CONTARÁ CON EL APOYO DE LA HERMANDAD BLANCA. EL PUEDE DEVOLVER A LA TIERRA LA CORDURA NECESARIA PARA ESTAR DONDE LE CORRESPONDE, ES DECIR, DENTRO DE LA GRAN FAMILIA DE MUNDOS HABITADOS DE ESTA GALAXIA, QUE LES ESTÁ ESPERANDO DESDE HACE MUCHO TIEMPO.
Las palabras de Acael levantaron polémica. Recordábamos lo que tantas veces nos habían dicho los Maestros: El hombre puede evolucionar por comprensión o por dolor. Después de analizar el presente y los últimos cambios sociales, nos dábamos cuenta que, a pesar de que las cosas parecían cambiar, que se daban pasos hacia adelante, a los pocos meses se comprobaba que se sufría un nuevo retroceso. Se desplomaba el muro de Berlín y poco después teníamos a la Europa del Este hambrienta, desorientada, dividida en mil pedazos con reivindicaciones separatistas. Todo parecía apuntar a que el hombre necesitará de una gran catarsis que le haga mover sus estructuras mentales. Nuevamente la elección era la evolución por dolor.
Los brotes de xenofobia que salpicaban las páginas de los periódicos en esos días nos hacían plantearnos continuamente nuestra realidad presente. ¿Habría una fisura tan grande entre Oriente y Occidente?
LOS ACONTECIMIENTOS QUE SE SUCEDERÁN SON PRODUCTO DE UNA ESTRATEGIA ERRÓNEA DE OCCIDENTE.
ASÍ, EL DESCENSO DEL ÍNDICE DE NATALIDAD Y SIMULTANEAMENTE DE FALLECIMIENTOS POR MOR DE UNA POLÍTICA DE BIENESTAR MATERIAL, HA LLEVADO DURANTE LOS ÚLTIMOS DECENIOS A ADMITIR MANO DE OBRA BARATA PROCEDENTE DE PAÍSES SUBDESARROLLADOS, PERO CON ALTO ÍNDICE DE NATALIDAD, Y AUNQUE TAMBIÉN DE FALLECIMIENTOS, AL LLEGAR A PAÍSES RICOS, ESTE ÚLTIMO HA DESCENDIDO, NO ASÍ EL PRIMERO, POR LO QUE SE PUEDE EXTRAPOLAR QUE EN 50 AÑOS LA POBLACIÓN OCCIDENTAL ESTARÍA DIVIDIDA AL 50% ENTRE OCCIDENTALES Y EMIGRANTES.
¿POR QUÉ SUCEDE ESTO?, ¿POR QUÉ ES CAUSA DE CONFLICTO QUE UNOS SERES HUMANOS VIVAN EN OTRO PAÍS DISTINTO AL QUE NACIERON?
PUES PORQUE LOS RICOS QUIEREN SEGUIR SIÉNDOLO Y LOS POBRES QUIEREN SER RICOS, NO MENOS POBRES, SINO RICOS.
POR OTRA PARTE ESTÁ LA XENOFOBIA QUE EXGRIMEN LOS MUSULMANES, QUE ESTÁN COMO HACE CINCO SIGLOS, REIVINDICANDO COSAS QUE LOS HOMBRES QUE HAN EVOLUCIONADO YA NO ADMITEN.
ASÍ PUES, NO ES SÓLO QUE LOS OCCIDENTALES ESTÉN EMPEZANDO A SUFRIR POR SU EDONISMO Y EGOÍSMO, SINO QUE LOS PROPIOS EMIGRANTES QUIEREN IMPONER LA LEY DEL ISLAM Y, POR AHÍ, PUEDE SURGIR LA CHISPA QUE HAGA EXPLOTAR AL POLVORÍN.
¿Y qué hay del gran cataclismo vaticinado por tanta gente sobre el final de la generación?
MUCHOS ESPECULAN CON UN POSIBLE CATACLISMO, PERO ESO ES SÓLO UN ARGUMENTO PARA ASUSTAR CON EL FIN DELMILENIO, COMO OCURRIÓ EN EL AÑO 1.000
EN REALIDAD, EL CATACLISMO SERÁ PERSONAL POR CUANTO LOS VALORES SOBRE LOS QUE SE ASIENTA LA SOCIEDAD EN QUE VIVÍS SE TRASTOCARÁN, SEAN ESTOS ECONÓMICOS, RELIGIOSOS O POLÍTICOS.
ESPERAMOS QUE LA NUEVA ERA SEA POR FIN LA ÚLTIMA QUE REPITÁIS COMO HOMBRES QUE TIENEN TANTAS LIMITACIONES MENTALES.
VUESTRA ESCALA DE VALORES ESTÁ ALTERADA, SITUÁIS LAS COSAS POR ENCIMA DE LAS PERSONAS.
TENÉIS VUESTRO MUNDO DIVIDIDO EN CUATRO PARTES: OCCIDENTE, ORIENTE, NORTE Y SUR Y CURIOSAMENTE CADA UNO TIENE ESCALAS DE VALORES DIFERENTES.
EN OCCIDENTE LOS CENTROS VITALES SE SITUAN ENTRE EL CORAZÓN Y EL CEREBRO Y GENERALMENTE PUEDE EL CEREBRO.
EN EL SUR SE SITUAN ENTRE EL ESTÓMAGO Y EL CORAZÓN Y PUEDE EL ESTÓMAGO.
EN ORIENTE SE SITUAN ENTRE EL ESTÓMAGO Y EL SEXO Y PUEDE EL SEXO.
EN FIN, QUE LA ESCALA DE VALORES ESTÁ CONDICIONADA POR ESTOS PARÁMETROS.
CUANDO EL SER HUMANO DE LA TIERRA SEA CAPAZ DE ALINEAR CORRECTAMENTE ESTOS PUNTOS, PODRÁ DECIR QUE HA CONSEGUIDO ARMONIZAR SU SOCIEDAD, PORQUE HABRÁ ENTENDIDO LO QUE PASA POR LA MENTE, EL CORAZÓN, EL ESTÓMAGO Y EL SEXO, POR LO QUE SUS PROCESOS MENTALES, SEA CUAL SEA EL LUGAR DONDE HAYAN NACIDO, SERÁN SIMILARES; POR TANTO HABRÁ UN SOLO GOBIERNO, UNA SOLA FILOSOFÍA Y UN SOLO SISTEMA ECONÓMICO QUE ESTARÁN AL SERVICIO DEL HOMBRE Y NO AL REVÉS, COMO OCURRE AHORA.

XI. AL BORDE DE UNA NUEVA GENERACIÓN. UN MUNDO NUEVO AL MENOS EN LA MENTE.






Compartir con tus amigos:
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   14


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad