Los europeos son ahora más críticos con la economía de mercado


- (Febrero 2015) El eclipse de la razón (…y la ignorancia obstinada es ideología)



Descargar 1.46 Mb.
Página7/15
Fecha de conversión05.09.2018
Tamaño1.46 Mb.
Vistas202
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   15

- (Febrero 2015) El eclipse de la razón (…y la ignorancia obstinada es ideología)

A continuación les presento un “breve relato” (al hilo del vivir) sobre algunos de los motivos del fracaso del neoliberalismo global. Como diría Cesar Vidal, sin ánimo de ser exhaustivo, los hechos son los siguientes: (el listado no está por orden de importancia)



1 - La privatización de las ganancias y la socialización de las pérdidas

Uno de los principios “fundacionales” de la libertad de mercado es… “que cada santo aguante su vela”. Todos los individuos tienen la libertad de emprender sus negocios, si les va bien obtendrán una interesante rentabilidad y si les va mal quebrarán. C'est la vie!

No es liberalismo, ni nada que se le parezca, que las ganancias se privaticen y las pérdidas se socialicen. Eso es malversar los principios de la libertad de mercado.

Pues eso fue lo que se hizo con las pérdidas del sector financiero en la presente crisis. Los gobiernos, con el dinero de los contribuyentes socorrieron a los causantes del problema. Y cuando no alcanzaron los fondos fiscales se recurrió al endeudamiento público para seguir manteniendo en pie a instituciones quebradas.

Si hay libertad para hacer negocios y ganar dinero, debería haberlo también para quebrar. No habría que acudir al socorro público, para tapar fracasos privados.

Con el dinero que se empleó en rescatar a los bancos, se podrían haber cancelado todas las hipotecas subprime, que según “nos vendieron”, fueron las causantes del problema. ¿Por qué no se hizo? Sin respuesta oficial. Probablemente, porque había otras pérdidas ocultas (economía de casino), que superaban ampliamente el daño infligido por las hipotecas subprime, y que no convenía a los bancos, autoridades de control y gobiernos, que los contribuyentes conocieran el verdadero estado de cuentas, y las “connivencias”.



2 - El librecambio es beneficioso para todos

Hace años el FMI nos “lavaba” el cerebro con la fantasía económica del librecambio: el comercio internacional aumentaría en 300.000 millones de dólares al año, si se eliminaban (o reducían sustancialmente) las barreras arancelarias. ¿Alegría para todos?

Subidos a la corriente del libre movimiento de mercancías las grandes corporaciones deslocalizaron la producción, llevando sus fábricas a países subdesarrollados, donde la mano de obra era “infinitamente” más barata, la protección social era inimaginable y los sindicatos eran inexistentes.

La “supuesta” alegría para todos, se transformó (únicamente) en la alegría para las grandes corporaciones, que cerraron sus manufacturas y despidieron al personal en los países avanzados, para levantar sus plantas y ocupar mano de obra en países pobres.

El comercio libre promueve el bienestar de los ricos, pero no necesariamente el bienestar social, que debería aplicarse a la gran mayoría de la población. No es de extrañar, entonces, que las compañías multinacionales y sus directores ejecutivos, con sus feudos industriales diseminados por el mundo, adhieran fervientemente al comercio libre.

El comercio internacional beneficia a unas pocas empresas y a unas pocas familias propietarias, perjudicando o en el mejor de los casos dejando en igualdad de condiciones, al resto de las empresas y familias, cualquiera sea el lugar de radicación o residencia. Para mayor agravante -si cabe- el libre comercio -profetizado, publicitado e impuesto-, es solo una pantalla para la financierización de la economía, que es el objetivo buscado (y por lo que se constata, alcanzado).

Hasta dónde debe seguirse “soportando” el “dogma del librecambio”: ¿hay que “empobrecerse a uno mismo”, para no “empobrecer al vecino”?

3 - Too big to fail and too big to jail

Demasiado grandes para quebrar o ¿demasiado grandes para acatar la ley?

Muchas de las reformas financieras que hemos visto (el “shopping” normativo) pueden resultar condición necesaria, pero no suficiente. Sigue sin resolverse “el pecado monetario de Occidente” ese extraño privilegio por el que algunos países pueden “comprar sin pagar, dar sin tomar, prestar sin pedir prestado y acumular déficits comerciales sin sufrir las consecuencias”.

¿Está el sistema financiero en condiciones de darse tanto tiempo luego de la peor crisis desde la década de los 30? No, pero “FED&BIS” continúan con los sofismas. Una de las lecciones menos atendidas de la última crisis es que la salud del sector financiero no puede estar desvinculada de la llamada economía real.

Mucho dependerá del resultado de estas reformas, pero lo cierto es que, sin un crecimiento de la economía real, las ganancias del sistema financiero sólo pueden basarse en las arenas movedizas de la especulación, es decir, en un festival de instrumentos financieros opacos y de alto riesgo, similar al que llevó al estallido de 2008 (renovando la fe en el Frankenstein financiero).

El sistema está roto mientras la FED y el BIS sólo atinan a “ponerle tetas”. Con reformas de baja intensidad (made in USA o modèl Basilea III) o, sin reformas profundas (como las propuestas por Volcker), Wall Street acabará con la Reserva Federal (y, de paso, con los demás bancos centrales “rescatadores”). Cuando la “madera” avive el fuego, las circunstancias determinarán el yo. Entonces, se agotará el tinglado de la farsa. ¿Se puede decir algo más cínico y escatológico que “alivio cuantitativo”?. Es fácil imaginar sobre quien se “alivian”.

Al final de tanta política monetaria acomodaticia, cuando el presidente de la Reserva Federal (y como él, los gobernadores de bancos centrales de otros países , cooperadores necesarios, y prevaricadores petulantes) haga recuento de sus efectivos le brotará, como a César yacente bajo la estatua de Pompeyo, aquellas palabras inmortales: “¿Tú también Bruto, hijo mío?”. Y como hizo el conquistador de la Galia se cubrirá el rostro con la túnica y recibirá de su más próximo la puñalada letal. Y su panteón será una cátedra vitalicia en la Princeton University (o semejantes). Y aquí paz y después gloria, aunque con un país en barrena (y con él, todos).

4 - La tierra es plana (globalización)

El camino actual de la globalización del capitalismo deja cada vez más gente fuera del nuevo paradigma económico. Creer que todo se regulara por las leyes del mercado no significa que finalmente eso redunde en nuestro interés.

Con la globalización las empresas descubrieron que pueden producir en cualquier lugar del mundo, con mano de obra barata, precariedad laboral y posibilidades de evadir reglas. Rápido y barato. Ningún peso ni deberes para la empresa. Así, hay verdaderas zonas francas en el mundo, donde se trabaja sin derechos, sin descanso ni seguridad alguna. Y el patrón no tiene cara. Son los costados más oscuros del capitalismo globalizado.

Los estados son impotentes ante los mercados y el poder de las corporaciones. Los gobiernos han quedado reducidos a meros lacayos serviles de las multinacionales. Al impulso de la liberación del comercio se cuela el libre movimiento -fundamentalmente especulativo- de capitales, sin fronteras, limitaciones, ni controles, que es la única globalización verdadera.

En este dualismo económico que ha generado la globalización, la economía de mercado, la competencia mundial y el libre comercio, hay muy pocos que ganan mucho -muchísimo- y un resto enorme que transita la depresión silenciosa. Lo que se está intentando -aunque el discurso oficial sostenga lo contrario- es la perpetuación de las desigualdades superables, la negación de la posibilidad de tener oportunidades superiores a las nativas, de llegar a una sociedad más igualitaria.

El libre comercio perjudica seriamente a las economías de las naciones. Casi todos los problemas económicos con que se enfrenta la Unión Europea -déficit público, aumento del desempleo, retroceso de la clase media, excesiva competencia, creciente endeudamiento de las empresas y degradación del medio ambiente- pueden estar relacionados con la política del libre comercio (extra regional) que ha estado siguiendo en los últimos años.



5 - La adicción de la bolsa a la droga del QE (relajamiento cuantitativo)

Los mercados obnubilados por la relajación monetaria. Los activos de riesgo continúan su escalada ante cada nueva ronda de relajación monetaria que permite a los participantes en los mercados pasar por alto las señales de desaceleración del crecimiento mundial. La racha de noticias económicas adversas apenas interrumpe la subida de las bolsas en las economías avanzadas.

Cada nueva fase de política monetaria acomodaticia en las principales áreas monetarias salpica a los mercados financieros de todo el mundo. Las perspectivas de escasos rendimientos en los principales mercados de deuda alientan entre los inversores la búsqueda de mayores rendimientos en bonos y títulos de mercados emergentes (o de frontera) con menor calificación crediticia, así como en deuda corporativa de riesgo.

Los mercados bursátiles minimizan rápidamente la incertidumbre y amplían sus ganancias conforme los inversores esperan que los malos fundamentos induzcan una relajación adicional de las políticas. En una rápida sucesión, el índice S&P 500 registra varios máximos históricos. Del mismo modo, las bolsas europeas resisten bien las desfavorables noticias económicas y la incertidumbre política. Durante todo ese periodo, el mercado bursátil japonés continúa su incesante escalada, alentado por la perspectiva de un estímulo monetario masivo…

La política monetaria acomodaticia en las principales áreas monetarias moviliza los mercados financieros de todo el mundo. Los renovados estímulos monetarios y la abundante liquidez en las áreas con monedas de reserva contribuyen asimismo a alentar la actividad especulativa en los mercados de divisas.

Una popular estrategia operativa es el carry trade, en el que las posiciones largas en monedas de mayor rendimiento se financian mediante posiciones cortas en divisas de menor rendimiento. El carry-to-risk, un indicador de los rendimientos ex-ante ajustados por riesgo de las inversiones denominadas en moneda extranjera, resulta más elevado, particularmente en varias divisas de mercados emergentes.

Al final, los bancos centrales alientan la “exuberancia irracional” de los mercados.

6 - Los déficits públicos son buenos o malos, según sea su destino (colusión fiscal)

Dado que el Primer Mundo se fue al “tercero”, tal vez sea la hora de aplicar las propuestas de desarrollo que en su tiempo se hacían a los países del Tercer Mundo, para sacarlos de su situación de subdesarrollo. O sea, hay que tratar a los países (ex) avanzados como países tercermundistas. ¿Resulta doloroso? Pero es la triste realidad.

Unos países desarrollados (en vías de subdesarrollo), en manos (cautivos) de los mercaderes (con sus oídos sordos), de los banqueros (con sus valores tóxicos construidos con “bonus” millonarios) y de unos gobiernos demócratas (o tecnócratas), pero tibios (con su vileza y complicidad).

De las economías de la falsa prosperidad, hemos pasado al despilfarro… de allí a la explosión de la burbuja y el tsunami financiero, que varios años después sigue replicando por los países más diversos, las costas más lejanas y los deudores más sobrecogidos. A unos les contagio la deuda (UE), a otros el crecimiento (BRICs) y a muchos la incertidumbre (EEUU + UE + BRICs).

Los causantes de la crisis (banqueros codiciosos, órganos de control cómplices y gobiernos prevaricadores y corruptos), que antes privatizaron las ganancias, luego socializaron las pérdidas, y ahora proclaman (aplican) la austeridad forzada.

Las medidas de austeridad emprendidas en Europa como principal, y casi único, caballo de batalla para superar la crisis podrían hacer caer la demanda interna en la eurozona y dificultar el crecimiento económico. Esto conduce a la Unión Europea por una carretera sin rumbo, cuesta abajo y a toda velocidad. Imponen el fin del estado del bienestar, la socialización de la miseria, mientras facilitan las políticas beneficiosas para los acreedores que terminan paralizando la economía real.

El año 2011 será recordado como la época en que muchos estadounidenses que siempre habían sido optimistas comenzaron a renunciar a la esperanza. El presidente John F. Kennedy dijo una vez que la marea alta eleva todos los botes. Pero ahora, con la marea baja, los estadounidenses no sólo comienzan a ver que quienes tienen mástiles más altos han sido elevados mucho más, sino que muchos de los botes más pequeños han sido destrozados por el agua.

“Por primera vez en numerosas generaciones, muchas familias no creen que sus hijos vayan a disfrutar de un nivel de vida superior al que tuvieron ellos. Esa nueva sensación de malestar es especialmente aguda en los países industrializados, que históricamente han sido fuente de gran confianza e ideas audaces”... (Lee Howell, informe “Riesgos globales” Foro de Davos 2012 - Cinco Días - 12/1/12)

Estamos ante el fin del Contrato Social. Una economía de manos libres. Una economía de “castas” (política, empresaria, funcionarial…). Un regreso a la edad media (los siervos de la gleba, el derecho de pernada…). Una fórmula siniestra (maldita) que planta las “semillas de la discordia”.

¿Es necesario sacrificar el empleo, aumentar la inaceptable brecha social, el crecimiento… y el futuro, para seguir financiando el “monopoly” (casino) de unos irresponsables, avariciosos, insensatos, que deberían estar en el paro (despedidos) o (mejor) en la cárcel? Entonces… ¿quién despilfarra los recursos?

¿Para qué sirve la economía si no se produce, se crece, hay trabajo, hay inclusión social… en definitiva, hay una mejor asignación de los recursos escasos para atender necesidades ilimitadas? ¿O acaso es mejor seguir alentando (tolerando) el negocio del “humo”, la economía de casino, donde cada vez menos ganan más y más ganan menos?

Ahora hay que equilibrar la austeridad con el crecimiento económico. Hay que ir más allá del corto plazo. Hay que pensar en el largo plazo. Tal vez haya que gastar diferente (y menos) y crecer diferente (y mejor).

Austeridad, “siempre”, pero sabiendo con qué objeto (en qué y para qué). ¿Qué tal si se practica la frugalidad y el crecimiento? Consumo sostenible (menor consumo), con distribución de la riqueza (mayor igualdad).

Si no hay crecimiento ¿cómo se resolverá el problema de la “deuda” y más grave aún (si cabe), cómo se resolverá el problema de la “desigualdad” económica (entre personas y países)? Esta ha sido (y continúa siendo) la problemática constante del Tercer Mundo y que ahora se traslada al (ex) Primer Mundo. Curiosa (grotesca) paradoja.

Hay que crecer… pero de otro modo (en forma más sostenible, de manera más igualitaria y con una mejor distribución de los ingresos).

7 - La deuda pública es buena o mala según sea su destino (pasivo generacional)

Haciendo un cálculo sencillo, a partir de los datos anteriores, podemos constatar que el dinero del contribuyente aplicado por los EEUU para “socorrer” a sus bancos (“too big to fail”) alcanzó entre los años 2007 y 2009 la friolera de 8,4 billones de dólares, lo que equivale al 60% del PIB de ese país.

Si el cálculo se hace para la Unión Europea, tenemos, inicialmente 1,6 billones de euros (entre 2008 y 2010), que se transforman en 4 billones de euros (según el presidente de la Comisión Europea) para “el conjunto de medidas puestas en marcha para encarrilar la economía” (sic), lo que equivale al 33% del PIB de la Unión.

Dicho en palabras elementales (para que lo entiendan los que se “lían” con los “billones”): los bancos “demasiado grandes para caer” se han “fumado” en la primera etapa del salvataje (y vaya Dios a saber cuántas más quedan por venir, hasta que saquen todos los cadáveres del armario), el equivalente al 60% de la producción total de un año en los EEUU y el equivalente al 33% de la producción de un año de todos los países miembros de la Unión Europea.

A los contribuyentes americanos les han sacado (robado) de sus bolsillos el 60% del producto (trabajo) de un año para auxiliar a los bancos causantes de la crisis. Esto, sin agregar la “exacción” indirecta (por la vía inflacionaria) de los Quantitative Easing (QE) de la Fed. El helicóptero de Bernanke.

A los contribuyentes europeos les han sacado (robado) de sus bolsillos el 33% del producto (trabajo) de un año para auxiliar a los bancos causantes de la crisis. Esto, sin agregar la “exacción” indirecta (por la vía inflacionaria) de las “barras libres” del BCE. La “ponchera” de Draghi.

¿Si esta crisis (“sistémica”, dicen los escribas mercenarios), se hubiera producido en otro sector de la economía (minero, pesquero, agrícola, manufacturero, energético, servicios no financieros, profesional…), creen ustedes que los gobiernos hubieran puesto a disposición de los “damnificados” tan ingente (y probablemente irrecuperable) cantidad de dinero? ¿Y si además (para más inri), esos “afectados”, resultaran ser los causantes (culpables) de la crisis?

¿Por qué puede (y tal vez debe) quebrar una explotación agrícola, una fábrica, un supermercado, una tienda, un bar, un restaurante, un taller mecánico, un sanatorio, un profesional… y no puede quebrar un banco? ¿En qué manual de economía están establecidos los parámetros del riesgo sistémico? ¿Cuál es el límite? ¿Y el riesgo moral?

Esto comportamiento no es capitalista, tampoco liberal. Es un falso capitalismo, un liberalismo económico asimétrico, donde se privatizan las ganancias y se socializan las pérdidas. Donde se distorsiona (altera) la selección natural. Donde se “amputa” la mano invisible del mercado. Esta es una economía de casino donde las apuestas (particulares) se “cubren” con dinero del contribuyente (público). Y ya se sabe, “el dinero público no es de nadie” (sic).

¿Cómo se puede entender la “naturaleza y causa de las riqueza de las naciones”, si se deja a cargo de la regeneración de las finanzas a los mismos que provocaron la crisis (la mayor desde 1930), si se tolera que continúen aplicando los mismos métodos (y vicios) que la originaron? El zorro cuida a las gallinas… el pirómano cuida el bosque… y el monstruo de Amstetten cuida a las mujeres y los niños… “Volved a los camarotes, todo está arreglado” (dijo el Capitán del Costa Concordia).

¿Aparte de Madoff (porque “pisó los callos” a muchos judíos ricos) y Rajaratnam (porque no era “uno de los nuestros”), quién más entró en la cárcel? En la “quebrada” Europa, ni uno. Mucha banca “en la sombra” y ningún banquero “a la sombra”.

¿Cuántos de los CEOs (los mariscales de la derrota) siguen al mando de los principales bancos, como si no hubieran tenido nada que ver con el “invento”? ¿Han devuelto algo de los premios cobrados mientras sus bancos se iban a la quiebra? ¿Han dejado de cobrar sus “bonus” multimillonarios durante el proceso de rescate con dinero público?

Resulta (por lo menos) altamente sospechoso que los bancos centrales hayan ayudado (socorrido) a los bancos (acreedores) y no lo hayan hecho con los particulares (deudores hipotecarios) para que pagaran sus deudas con los bancos. Un caso inaudito en que se ayuda al acreedor en vez de al deudor. El mundo económico al revés. “Y Smith lloró”…

Vamos a suponer que no haya habido “cohecho activo” (en el que el político o el funcionario es el que se aprovecha del delito cometido para enriquecerse), pero sin duda ha habido “cohecho pasivo” (en el que el político o funcionario deja de actuar para permitir que terceras personas hayan podido enriquecerse). “Y Montesquieu lloró”…

Según Washington, WikiLeaks (2011) o Megaupload (2012) son miembros del “crimen organizado” (sic). ¿Cómo deberían caratular, entonces, a la banca (los perros de la codicia) y a Wall Street (la mano “visible” de los mercados)?

8 - La reserva fraccionaria y otras monetizaciones (el multiplicador monetario)

La reserva fraccionaria es el principal mecanismo de depósitos por el que se rige el sistema bancario mundial. Consiste en que la banca privada debe mantener una fracción de los depósitos que realizan sus clientes en efectivo, mientras que con el resto, pueden dedicarlo a prestar a otros agentes. Dicha fracción se establece a través del coeficiente de caja, el cual es determinado por el organismo público correspondiente, en este caso, los bancos centrales de cada región o país.

Actualmente se estima que el dinero en efectivo mundial está en torno al 10%, el resto 90% son apuntes contables en los libros de los bancos, tanto privados como públicos (Bancos Centrales). Teniendo en cuenta este supuesto y aplicando un coeficiente de caja del 1% (por ejemplo), si tuviéramos como base monetaria inicial 100 €, 10 de los cuales nos los quedásemos en efectivo y el resto (90 €) lo depositásemos en un banco, éste mantendría 90 céntimos de euro como reservas, mientras que los restantes 89,1 € los prestaría a otro agente. Este otro agente se quedaría con 8,91 € en efectivo, mientras que con los 80,19€ los volvería a meter en otro banco, el cual, mantendría como reservas 80 céntimos de euro. Si continuásemos el proceso hasta el final, la base monetaria resultante habría pasado de 100 € a 1.000 €.

Por tanto, cuando se invierte a largo plazo (empleando depósitos a la vista para conceder, por ejemplo, hipotecas), sólo es viable si todos los depositantes no deciden retirar su dinero de forma simultánea (corrida bancaria). El banco tan sólo está obligado por ley a conservar en caja el 1 o 2% de los depósitos a la vista para pagar a los clientes que deseen retirarlo, el resto lo presta una y otra vez. Según numerosos miembros de la Escuela Austríaca de Economía, ésta es una de las principales claves para entender los recurrentes ciclos de auge y recesión propios de nuestra época.

Desde hace casi dos siglos, los bancos gozan del privilegio legal de la reserva fraccionaria, lo cual significa que pueden prestar lo que ya deben a sus depositantes. Al prestar e invertir los depósitos a la vista, los bancos crean dinero mediante la extensión de crédito. Cuando las inversiones del banco se vuelven agrias, y las inversiones a menudo se vuelven agrias, el banco no puede devolver los depósitos y se declara en quiebra. A menos que se las arregle para convencer a los políticos de que es demasiado grande para caer (too big to fail), en cuyo caso serán rescatados con dinero de los contribuyentes.

Esta relación asimétrica entre los depósitos bancarios y el contrato y los derechos de propiedad normales, combinada con la intervención del Estado, como en el caso de la planificación central de las tasas de interés, y diversas garantías adicionales, es la causa de los auges y crisis financieros.

Hace unos años la economía mundial entró en crisis, sin embargo, nada se ha hecho para tratar de evitar nuevas crisis. Poner fin a la banca de reserva fraccionaria ha sido propuesto en algunas ocasiones por varios economistas de las tres grandes escuelas tradicionales -keynesianos, monetaristas y austríacos-. Uno podría preguntarse por qué el clamor para poner fin a este privilegio legal y anti-capitalista de la banca de reserva fraccionaria no se ha planteado con anterioridad ni con más fuerza.

Los enemigos de la libertad muestran la crisis financiera como un fracaso del capitalismo. Sin embargo, el mercado en realidad no otorga privilegios legales a la banca tales como la reserva fraccionaria, los políticos sí. El privilegio legal de la reserva fraccionaria destruye los mecanismos sanos de propiedad y derecho contractual propios del capitalismo. Sería de esperar que se ponga fin a este privilegio.



9 - Las nuevas tecnologías serán la fuente de los futuros empleos

Apple rebosa efectivo. Ni más ni menos que 100.000 millones de dólares. Pero lo guarda en el extranjero para mantener a raya al Fisco de EEUU. Si la empresa llevara el dinero a su país, la factura sería de 20.000 millones de dólares. (El Economista - 6/4/12)

Al igual que otras empresas de alta tecnología, Apple se ha construido una red opaca de compañías extranjeras en un intento evidente de esquivar a las autoridades fiscales americanas. Como Google o Facebook, Apple tiene una presencia muy importante en Irlanda, con instalaciones de producción y una rama de financiación en Cork. Además de un mínimo impuesto de sociedades del 12,5 por ciento, Irlanda es extraordinariamente indulgente en el tratamiento de los beneficios obtenidos en el extranjero.

Gracias a eso, las multinacionales que se establecen allí suelen pagar pocos o ningún impuesto sobre las rentas que son generadas fuera del país norteamericano.

Apple ha añadido una capa más a su escudo fiscal. Su principal operación irlandesa, Apple Sales International, tiene vínculos con Baldwin Holdings Unlimited, una ramificación de Apple en las Islas Vírgenes Británicas (paraíso fiscal caribeño). Baldwin es el nombre de otra clase de manzana.

Aunque este ardid contable ha fortalecido la hoja de balance de Apple, lo cierto es que el botín está atrapado en el extranjero. Si quisieran llevárselo a casa, incurrirían en unos pagos enormes porque el IRS obliga a las empresas americanas a pagar la diferencia entre su tipo estándar del 35 por ciento y el tipo pagado fuera.

Si se le pregunta a Siri, el sistema de reconocimiento de voz de Apple, por su procedencia, la respuesta surge sin complejos: “Fui diseñado por Apple California”. Sin embargo, ante la cuestión “¿dónde fuiste manufacturado?”, Siri responde con un escueto “no estoy autorizado a responder”. Pruébelo si dispone de un iPhone 4S.
Que la práctica totalidad de la tecnología que consumimos procede de fábricas asiáticas en las que se trabaja a destajo no es una novedad. Cualquiera sabe que, para alcanzar los precios actuales sin reducir el margen de beneficio, la única solución es pagar menos por un rendimiento mayor. Sin embargo, el hermetismo de gobiernos como el de China impide conocer con exactitud en qué condiciones laborales se fabrican productos tan populares como el iPhone, el iPad o el gadget “cool” de turno.
Los periodistas Mike Daisey y Nicholas Kristof, de The New York Times, han pasado unas semanas investigando alrededor de estas fábricas para finalmente conseguir uno de los pocos reportajes en los que se ponen cifras, caras y lugares a una verdad más que incómoda para Occidente. (El País - 29/1/12)
Ambos se desplazaron la ciudad de Shenzen, en la provincia de Guandong, al sur de China, para observar “in situ” las fábricas que emplea Apple para sus productos. Se hicieron pasar por potenciales compradores para acceder a zonas absolutamente restringidas para cualquier persona. Lo que descubrieron, si bien entraba dentro de lo imaginable, les dejó impávidos: mastodónticas naves industriales llenas de menores, algunos de ellos por debajo de los 13 años, que se turnan en jornadas de 16 horas.
A ellos les corresponde la labor más peligrosa: pulir las pantallas de los terminales. Sin derecho a un café, a mirar el Facebook o a salir a fumar un cigarrillo. Solo en la fábrica local de Shenzen se da empleo a 430.000 personas (403.004 si se cuenta a los guardias armados que vigilan las puertas). “La mayoría de ellos no solo no tiene iPhone, sino que nunca han visto uno de cerca. Es imposible ganando 70 céntimos de dólar a la hora. Una vez saqué el mío y la mayoría creyó que se trataba de algo mágico... ¡y eso que los teléfonos salen terminados de la fábrica!”, explica Daisey.

“A Apple nunca le ha preocupado otra cosa que aumentar la calidad de los productos y reducir los costes de fabricación”, afirma Li Mingqi, que hasta abril trabajaba en la directiva de Foxconn Technology, uno de los socios de fabricación más importantes de Apple. Li, que denunciará a Foxconn por su despido, ayudaba a dirigir la fábrica de Chengdu en la que se produjo la explosión. “El bienestar de los trabajadores no tiene nada que ver con sus intereses”, afirma.

“Hemos tenido constancia de abusos laborales en algunas fábricas durante cuatro años, y continúan”, comenta un ex directivo de Apple, quien, al igual que otros, ha hecho declaraciones con la condición de permanecer en el anonimato debido a acuerdos de confidencialidad. “¿Por qué? Porque el sistema no funciona. Los proveedores lo cambiarían todo mañana si Apple les dijera que no tienen otra opción”, agrega. “Si la mitad de los iPhone funcionaran mal, ¿cree que Apple permitiría que eso se prolongara durante cuatro años?”.

Por lo general, Apple pide a los proveedores que especifiquen cuánto cuesta cada componente, cuántos empleados se necesitan y la cuantía de sus salarios. Los directivos quieren conocer hasta el más mínimo detalle financiero. Acto seguido, Apple calcula cuánto va a pagar por un componente. A la mayoría de los proveedores se les deja un margen ínfimo.

Por eso muchas veces los proveedores intentan recortar de donde pueden, sustituir productos químicos caros por otras opciones más baratas o presionar a sus empleados para que trabajen a más velocidad y más horas, según gente que trabaja en dichas empresas.

“La única forma de ganar dinero trabajando para Apple es encontrar la manera de hacer las cosas de una forma más eficiente o más barata”, comentaba un directivo de una empresa que ayudó a sacar el iPad al mercado. “Y luego vuelven el año siguiente y obligan a la empresa a rebajar el precio un 10%”.

“Puedes producir en fábricas que sean cómodas y que traten bien a sus empleados o reinventar el producto cada año y hacerlo mejor, más rápido y más barato, para lo cual se necesitan fábricas que resultan demasiado estrictas desde el punto de vista estadounidense”, comenta un directivo actual de Apple.

“Y, ahora mismo, a los clientes les importa más tener un iPhone nuevo que las condiciones laborales en China”.



Catálogo: papers
papers -> Xii congreso de aecpa ¿Dónde está hoy el poder? San Sebastián País Vasco, del 13 al 15 de Julio de 2015
papers -> Paper El “Big-cuent” del Bitcoin (¿de “burbu-giles” a “gili-coins”?) Introducción y cuenta la historia…
papers -> Una creación deliberada de la ignorancia (agnotología)
papers -> Las noticias televisivas españolas en las cadenas generalistas y la temática del acoso
papers -> “Jóvenes inmigrantes: una identidad en construcción”
papers -> Deslocalización inversa
papers -> Imagining Keynes (It’s time to get stimulated vs. ¡Take the money and run!)
papers -> 5th laccei international Latin American and Caribbean Conference for Engineering and Technology (laccet’2007)
papers -> Submission Format for ims2004 (Title in 18-point Times font)
papers -> ¿Qué funciones desarrollan las aplicaciones de internet en la relación escuela familias? Un análisis piloto de 10 centros educativos. Autores


Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   15


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos