Los dos rostros del corazón de la persona humana



Descargar 387 Kb.
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño387 Kb.







FORMACIÓN DE LAICOS-AS Y JESUITAS

PROVINCIA CENTROAMERICANA DE LA COMPAÑÍA DE JESÚS

Comisión de Espiritualidad.

Eje 1: Crecimiento y Desarrollo Humano

Tema: Ser persona en plenitud: El peso de la Herida y El empuje de la Positividad.

SER PERSONA EN PLENITUD
P. Carlos Rafael Cabarrús Pellecer, sj
Los dos rostros del corazón de la persona humana

En palabras más cercanas diríamos que lo que revela la experiencia personal implica, por una parte, una realidad golpeada, herida, vulnerada pero también, por otra, un potencial, unas fuerzas, un “pozo” de posibilidades, un conjunto de fuerzas positivas. Es decir, que toda persona está movida en su actuación por una mezcla de esas dos partes de su corazón: la herida y el pozo. ¡Y estos son los dos rostros del corazón de la persona humana...!

Es la mezcla de esas dos realidades lo que hace que cada persona sea ella misma. Es el interactuar de la parte vulnerada y el potencial de posibilidades, lo que va dando la identidad a la persona, y en dónde puede ir descubriendo cuál es el sentido de su vida y cual es su tarea en la historia.

Por esto, en la medida en la que te hagas más consciente de estas realidades de tu inconsciente1, en la medida en la que te des cuenta de lo que brota de tu parte vulnerada y la vayas sanando, y te des cuenta de la riqueza que hay en tu pozo y lo vayas potenciando, te irás conociendo, irás creciendo y descubriendo tu verdad más honda, y a la vez, al ser una persona modificada por dentro, irás modificando las estructuras de la historia. ¡Seguro que estas ocurrencias sí que te interesan! Y son parte del legado que –aunque en otras palabras, propias de su época- nos dejó Ignacio de Loyola y van constituyendo el pensamiento Ignaciano.

Utilizando una metáfora bastante elocuente podrás comprender mejor esto. Los dos rostros de nuestro corazón, nos hacen situarnos y comportarnos con nosotros mismos, con los otros, con el entorno y con Dios de maneras diferentes: como moscas o como abejas obreras. Darte cuenta si eres “mosca” o eres “abeja obrera” te da pistas para comprender desde qué lado del corazón vives de ordinario.

Las moscas están en el estiércol, en lo más sucio, y lo llevan a donde debe haber mayor limpieza... Las abejas trabajadoras extraen lo mejor de las flores, y además producen la miel que es un alimento nutritivo y un remedio fundamental para los demás.



1. El peso de la herida...

Empezaremos hablando de la parte herida, golpeada, vulnerada, porque a veces es la que más resalta, también porque por no conocerla nos juega malas pasadas, nos lleva a comportamientos que no entendemos y con los que nos hacemos daño y hacemos daño a las demás personas, pero sobre todo -¡y esto es lo más importante!- porque por no habernos topado conscientemente con ella, por no habernos percatado de su existencia, por no haberla desentrañado y sanado, está ahí enturbiando nuestro pozo, oscureciendo nuestras potencialidades, impidiéndonos realizar nuestros deseos más profundos.

Precisamente el peso de nuestros golpes internos no nos dejan ver la fuerza de nuestro “pozo”. A pesar de que a veces tenemos falsas experiencias que parecen como elementos positivos, y entonces fanfarroneamos, “nos creemos” más de lo que somos, nos manifestamos como “mejores que los demás”... Incluso algunas personas llegan a confundirse y llaman a eso tener “alta estima”... ¡pero no!: los metros de altura a que te encumbras son los metros del sótano en que te encuentras atrapado...

De eso golpeado te puedes dar cuenta con cierta facilidad si analizas tu vida. Lo vulnerado brota más claramente cuando hay excesivo cansancio o presiones externas, pero también las sensaciones negativas surgen por sí mismas, como si tuvieran vida propia. La experiencia es, en ese momento, como si lo negativo te habitara, te dominara.



¿No es verdad que hay cosas como un peso que te llevan siempre a la negatividad, al desánimo, a la experiencia de estar como abandonado, como aislada, como ansiosa, como angustiado... -eso que se llama “depresión”- y que no sabes ni porqué vienen y casi tampoco sabes ni cómo se van? ¿No es cierto que has intentado acallar, muchas veces, todos esos “ruidos desequilibrantes” del vacío interno, con más trabajo, con más actividad, con drogas, con alcohol, con música, con televisión que te “distraigan”? ¿No es verdad que quizá alguna vez has intentado preguntarte qué te pasa pero no has podido entenderte en nada y entonces has optado por espantar el malestar con cosas externas?

Pues bien, todo eso brota de lo que llamamos el peso de la herida, el peso de lo golpeado de las primeras experiencias –que no necesariamente tienen que ser experiencias trágicas y que además, todas las personas por sanas que sean y aunque hayan tenido una infancia positiva en términos generales, lo llevan consigo-. Cuando estamos en el seno materno nuestras vidas vienen preparadas para vivir en plenitud. Sin embargo, ya desde ese seno podemos ir recibiendo una serie de estímulos negativos y positivos que marcan el comienzo de nuestra existencia, y que luego con diversas experiencias de la infancia van configurando nuestra parte herida.

La necesidad fundamental que tiene toda niña, todo niño, es la de recibir el reconocimiento de su persona y sobre todo el derecho a recibir el amor incondicional de parte de sus padres –o quienes hagan el papel de ellos-.

Pero este “derecho” primario puede ser violentado de muchas maneras. Se aplasta cuando no se acepta el embarazo de la madre... cuando no se está de acuerdo con el sexo de quien nace... cuando se brinda amor condicionado: “te quiero si... o te quiero por...”. Se golpea este derecho cuando los padres no creen en la niña, cuando los padres, no apuestan por el niño. Se violenta este derecho primordial cuando no hay un clima de tranquilidad sino de zozobra. Se maltrata ese derecho cuando no recibe esa personita el tacto adecuado, más aún cuando se erotizan las caricias, cuando se reciben castigos físicos. Se quebranta ese derecho cuando los niños, cuando las niñas perciben los conflictos matrimoniales, cuando se sienten comparados, cuando se sienten abandonados, cuando sienten que prefieren a sus hermanos, cuando son ignorados o sobreprotegidos, etc.



Algunas ocurrencias para autoevaluarme...
¿Cuál de esas posibles causas de heridas me resuenan como si fuese la mía? ¿Cuál al leerla sentí que se me movía algo por dentro? ¿Cuál suscitó algo de tristeza, de cólera? ¿Cuáles otras causas añadiría yo como causantes de golpes en el corazón?

Es importante descubrir esto, porque es justamente el ir buscando satisfacer esta necesidad que no fue satisfecha en la niñez, la que me hace reaccionar desde esa carencia y me hace buscar –ya siendo adulto- satisfacciones como si fuese aún pequeña.
¿De quién se espera la satisfacción de estas necesidades? ¿Quiénes son los agentes provocadores de las heridas por la falta de amor incondicional? Los principales agentes que contribuyen a la generación de las heridas son -en disposición jerárquica-: la madre, el padre, los hermanos y hermanas, los familiares cercanos. Actitudes de los padres, frases, exigencias de comportamientos superiores a su desarrollo, sensación de ser relegado al cuidado de varios miembros de la familia, ironías, burlas, chantajes y sobreprotección. También ambientes inhóspitos, económicamente precarios, insalubres, violentos o de guerra. Pueden ser también momentos de intenso dolor y pérdidas afectivas tempranas. Todas estas son algunas posibles formas de experimentar el no-reconocimiento, la no-satisfacción de las necesidades básicas, la ausencia del amor incondicional, generándose así, las heridas.

Es importante que tengas en cuenta que las heridas pueden darse por falta o por exceso. Es decir, por la no-satisfacción de la necesidad o por la satisfacción exagerada de ésta –por la falta de atención o por la sobreprotección-. Pueden ser por un golpe fuerte, muy intenso, o se pueden dar por la repetición constante de hechos de la misma naturaleza –una sensación de no ser querido constante durante la infancia, o de tener que hacer cosas para ganar cariño, para sobresalir, etc.-.

Estas heridas al producir una sensación de indefensión en el niño, en la niña, hacen que surjan en la ellos unos miedos básicos: a ser condenada, a no ser querido, a fracasar, a ser comparada, a quedarse vacío, a ser abandonada, a sufrir, a mostrarse débil, al conflicto.

Cuando se están provocando las heridas y se están gestando los miedos, en el inconsciente se está dando también, casi al mismo tiempo, la formación de los mecanismos de defensa, con los cuales el niño, la niña, quieren impedir que se le siga golpeando. Estos mecanismos son como las murallas que pone la propia estructura psicológica para no permitir seguir siendo maltratada, para que no se le haga más daño; son barreras para que no se repita lo que se vivió en el pasado. ¡No olvides que todo esto es inconsciente, es decir acontece en forma mecánica, involuntaria y sin darnos cuenta!. En este momento también se forma la estructura corpórea, como la coraza, que llega a ser como el gran mecanismo de defensa.



Algunas ocurrencias para autoevaluarme...
¿Qué he sentido al leer todo esto? ¿Qué preguntas me van surgiendo al ir comprendiendo cómo se forma mi parte vulnerada?

¿Cómo todo esto, aunque no le sabía quizás los nombres más técnicos, es algo que conozco y padezco mucho? ¿Cómo todo ello, veo que afecta también a mis amistades, a mi familia? Pongo algunos ejemplos...
2. Los “síntomas” de la herida

Es probable que ahora te estés preguntando, ¿y cómo se sabe eso; cómo se reconoce la herida?. Pues bien, porque aunque estas heridas estén en el inconsciente y en los recuerdos infantiles de la más tierna infancia, hay una serie de comportamientos que hacen que se manifiesten, unas cosillas en las que se nos “nota”, se nos echa de ver que estamos actuando desde nuestra parte golpeada, que estamos respondiendo desde nuestra herida. Es decir, en ese muro que forman los mecanismos de defensa y que parece una fortaleza, existen, unos agujeros, unos síntomas por los cuales se manifiestan las heridas, los miedos y aun los mismos mecanismos de defensa. En síntesis, los miedos, la parte vulnerada se esconden en los mecanismos de defensa para protegerse, pero a pesar de esto, la herida se manifiesta. ¡Los síntomas son elocuentes!

¿Cuáles son esos síntomas, esas cosas que nos delatan? las compulsiones, las reacciones desproporcionadas, el sentimiento malsano de culpa, la baja estima personal, las voces negativas que nos repetimos y con las que nos hacemos daño, la postura corporal, y en general un patrón negativo de conducta. Todo esto también se trasluce en las imágenes fetichistas de Dios que brotan de las compulsiones, y emerge, simbólicamente, en los sueños. Luego nos detendremos en cada uno de estos síntomas.

Compulsiones. La compulsión es un mecanismo psicológico inconsciente y contra fóbico que brota de los miedos; es decir, la compulsión es un comportamiento contrario al miedo, que pretende que la amenaza que le provoca ese miedo, no se cumpla. Son actos repetitivos con los que se intentaba escapar de los miedos, pero sin embargo, “son crónica de una muerte anunciada”: finalmente llevan al miedo que las originó. ¡Es justamente la compulsión la que hace que el miedo se haga realidad!.

Según el Eneagrama2 las compulsiones típicas que se asocian a los miedos son: el ser perfeccionista para evitar ser condenado –pero justamente se recibe la condenada por eso-; el ser extremadamente servicial para evitar el no ser querido -pero justamente por eso se provoca el rechazo de los demás-; el buscar tener éxito antes que nada por miedo al fracaso –y entonces va de equivocación en equivocación-; el mostrarse notoriamente como diferente para no ser comparado –y justo por eso se le compara con los demás-; el ser un acumulador intelectual por miedo al vacío –y precisamente sentirse cada vez más y más vacío-; el seguir la norma antes que nada por el miedo al abandono –y eso lo lleva a ser constantemente abandonado-; el buscar desmedidamente el placer –exponiéndose constantemente al sufrimiento-; el buscar el poder por miedo a mostrar su fragilidad –dejando ésta cada vez más en evidencia-; y el ser un pacifista enajenado por miedo al conflicto –generando con eso fácilmente situaciones conflictivas-. Como ves, muchas de las cosas que ordinariamente haces o ves hacer a otras personas, pueden estar motivadas por heridas y miedos inconscientes, más que por decisiones personales de obrar así.



Algunas ocurrencias para autoevaluarme...
¿Cuál sería mi compulsión más significativa? ¿Qué miedo está detrás de ella? ¿Me doy cuenta de lo que desespero a personas y de que aborto situaciones por culpa de esta compulsión? Pongo unos casos concretos.
Mirando también el ámbito espiritual –recordemos como Ignacio encontró que también en las honduras de la persona estaba el mal que seducía y engañaba-, podemos captar cómo las compulsiones generan -además de la realización del mismo miedo que quieren evitar- una imagen distorsionada de Dios. Las compulsiones hacen que no se perciba el Dios de Jesús, sino que se adore un dios fetiche que hace alianza con tu propia compulsión: un dios perfeccionista que te premia si eres perfecta, un dios que exige sacrificios, ídolo de los méritos personales, y el éxito, intimista, manipulable, juez implacable, ídolo del hedonismo, ídolo todopoderoso, y ¡hasta ídolo obsesivo sexual!.

Se crean, desde las compulsiones, imágenes distorsionadas de Dios que te hacen relacionar con un dios mercantilista, vengativo, controlador, exigente, abandonador, posesivo, dominante, ritualista, normativo, prohibitivo, asfixiante, e incluso ¡muchas veces más aplastante que tu propia compulsión y tu propia herida!.



Algunas ocurrencias para autoevaluarme...
¿Cuál es mi fetiche principal? ¿de cuál me cuesta desprenderme más? ¿Cuál es el fetiche que aprendí de mi familia? ¿Cuál de me ha dado el colegio, la universidad, la iglesia? ¿Cuál me vende, me contagia mi propia cultura? ¿Cuál me ha llevado a dejar de creer en el Dios de Jesús?

Reacciones desproporcionadas. Decíamos que otro de los síntomas de la herida son las reacciones desproporcionadas. Es una especie de “hiper sensibilidad” que te hace ver la herida por todas partes, que hace que “encuentres” por donde vas pasando datos que confirman tu sentimiento vulnerado de la infancia: no me quieren, no soy importante, no me valoran, no creen en mi, me van a hacer daño, si no hago “esto” me abandonaran...”. Se te puede convertir como en tu cancioncita permanente y en tu repetido reclamo a los que te rodean en cualquier circunstancia. Es decir, la reacción desproporcionada sobredimensiona la herida que viviste en la infancia.

Estas reacciones son desproporcionadas con el estímulo presente, pero muy proporcionadas con lo que ocurrió antes. No se ajustan a los estímulos actuales aunque sí a los pasados. No hay proporción entre lo que “me hacen” en el momento presente y la reacción actual, pero sí la hay entre el estímulo presente y lo que aconteció en la infancia. Se caracterizan por ser una reacción muy fuerte, que se repite con frecuencia o que dura mucho tiempo.



Algunas ocurrencias para autoevaluarme...
¿Qué reacciones mías me cuestan más comprender? ¿En qué me siento que me fallo más a mi misma? ¿De qué me acusan más las otras personas? ¿Cuál “cancioncita” voy repitiendo y encontrando constantemente datos que me la confirman?
Culpa malsana. Otro síntoma de nuestra parte vulnerada, es la culpa malsana, es decir, del remordimiento que lleva a la negación del auto perdón, y por tanto incapacita para experimentar muchas veces la gratuidad del amor humano y, ya en el plano espiritual, la misericordia de Dios.

El remordimiento –te comes a ti mismo- hace que te quedes encerrado en ti cuando comentes un error, cuando haces algo inadecuado, cuando fallas, lamentándote de tu incapacidad y autodestruyéndote con las cosas que te dices, en vez de centrarte en las consecuencias de tu acción, para aprender de ello y para buscar caminos de reparación –si es posible- o por lo menos para evitar futuras reincidencias –esto sería la culpa sana o fecunda, el arrepentimiento-. La culpa malsana siempre paraliza, censura, socava la estima personal, la culpa fecunda te hace persona...



Algunas ocurrencias para autoevaluarme...
¿Me siento con frecuencia mal conmigo misma?. ¿Me siento fracasado, incapaz de superar mis propios fallos? ¿Qué situaciones me hacen sentirme culpable? ¿Me condeno fácilmente por las cosas que hago? ¿Me juzgo, por principio, por las cosas “malas” que realizo?
Baja estima. Todo este proceso vulnerado se manifiesta de forma bastante explícita en una baja valoración de ti misma que te impide conocerte, autovalorarte y autoevaluarte de forma objetiva, es decir, reconociendo tus capacidades y limitaciones, acogiéndolas y aceptándolas como una parte integral de tu propia persona. Cuando vives más desde tu parte golpeada, tu estima personal es baja y por tanto, te impide reconocer tus propias potencialidades para hacerlas crecer, te hace magnificar las fragilidades imposibilitando que creas y te comprometas con tu propio crecimiento, y a la vez, te obstaculiza la posibilidad de percibir y valorar objetivamente a las demás personas: seres con potencialidades y fragilidades que también están en el esfuerzo constante de superar sus flaquezas y hacer crecer su propio pozo.

Cuando esto sucede, es casi seguro que tienes en tu parte más profunda voces negativas que escuchaste en tu infancia y te hicieron daño. Esas voces pueden estar aún activas en los mismos agentes que te las dijeron cuando eras pequeño, o pueden estar grabadas en el inconsciente y activarse ante determinadas circunstancias, actualizándose de una forma tan real como cuando fueron grabadas, generando el mismo efecto y aún mayor.



Algunas ocurrencias para autoevaluarme...
¿Me siento constantemente mal conmigo mismo? ¿Me siento fácilmente atacado y guardo resentimiento? ¿Tengo miedo exagerado a equivocarme? Ante una situación ¿me inclino, por principio a ver lo negativo? ¿Me cuesta decir NO? ¿Hago cosas para que me quieran? ¿Me condeno por conductas no siempre malas objetivamente? ¿Me sienten de ordinario agresiva? ¿Me sienta mal, me disgusta, me decepciona casi todo? ¿Me siento muchas veces deprimida? ¡Respuestas afirmativas a estas preguntas, son claros indicadores de que tu estima personal está baja!.

¿Cuáles frases de mi infancia recuerdo que me hicieron daño, me hacían sufrir, me dolían? ¿cuáles me digo yo actualmente?
Patrón negativo de conducta. Finalmente, todo este proceso vulnerado genera un patrón de conducta negativo que frecuentemente es sostenido por las “falsas ganancias” que se obtienen de presentarse como una persona golpeada y herida únicamente, y se manifiesta además es una determinada postura corporal que de alguna manera refleja también nuestro interior vulnerado.

Decíamos al iniciar que Ignacio había descubierto los entresijos de la persona humana y había encontrado en el inconsciente –además de la presencia actuante de Dios- un caldo de cultivo para la acción del mal. ¡Ese caldo es todo el rostro vulnerado de esta parte de tu parte corazón!.



Algunas ocurrencias para autoevaluarme...
Es obvio que me hirieron mucho en mi infancia, pero ¿cuánto mal he hecho yo también con la inercia de mi herida? ¿Cuánto he herido yo también por donde me hirieron? ¿Cómo hago a otros lo mismo que me hicieron a mí? ¿A quiénes he causado daño con mis miedos, con mis compulsiones, con mis reacciones exageradas? ¿Cómo he sacado ventajas, falsas ganancias de esa condición mía de golpeado? ¿Cuánto he perdido en la vida por presentarme siempre con mi “cara herida”?

De todo esto se desprende la necesidad de trabajar toda esa parte golpeada, curar tus heridas y poder ser una persona más apta, para estar más integrada, para que puedas vivir en tranquilidad y plenitud, y puedas así darte a las demás personas con generosidad y solidaridad.

Este trabajo, con todo, no puede hacerse sólo desde un conocimiento “racional” de lo que dice la psicología... Esto implicará -en la mayoría de los casos- que hagas un esfuerzo por entrar en lo más íntimo de ti misma, y hagas que esas heridas no supuren más sino que sanen y cicatricen. Pero es necesario que tomes el riesgo de entrar en la aventura de descubrir los entresijos de tu propia persona.

Algunas ocurrencias para autoevaluarme...
¿Cómo está mi decisión a cambiar? ¿De verdad quiero mejorar, ser diferente? ¿Dejo que la voz de Jesús, como al paralítico de la piscina de Betsaida (Jn. 5,1-18) me pregunte: “de verdad, quieres sanarte”? Y veo cómo está mi respuesta. Pondero un poco la fuerza de mi voluntad y la decisión de comprometerme conmigo misma en mi proceso de crecimiento personal.
Es importante que te quede claro que sobre el “golpe de tus heridas” no podrás avanzar mucho desde el mero ámbito de las teorías. Es necesario iniciar por hacer experiencias de trabajo de esas partes golpeadas -para ello te puedes servir de diversos métodos3- que te permitan ir soltando tu cuerpo y todo lo que en él tienes grabado desde tus experiencias negativas de la infancia; sólo cuando el peso de lo que te ha aplastado se ha logrado liberar, sólo cuando tu cuerpo comience a modificarse y empieces a experimentar también mutaciones y cambios en tu modo de ser y de comportarte, podrás constatar que vas creciendo, integrándote. En ese momento, tendrán un valor fundamental también las modificaciones cognitivas, pues es allí donde puede ayudarte el que te comprendas de modo diferente.

Es probable que a esta altura del texto estés pensando que no tienes nada de esas cosas aquí descritas, e incluso que sientas que “no es para tanto”. Es bastante comprensible, sobre todo para un joven como tú en el que tal vez el problema más personal quizás no haya todavía presentado sus consecuencias funestas al grado más alto. Precisamente porque la energía juvenil cubre muchos resquicios que poco a poco después, con el tiempo, se irán notando. Con todo, hay ciertos síntomas, ciertos puntos de alarma que te pueden indicar cuánto te tendrías que trabajar para poder llegar a ser todo lo que estás llamado a realizar. Por eso te invitamos a tomarte un poco de tiempo para analizar estos aspectos, para parar ante esas ocurrencias para autoevaluarte... y dejarte interpelar por ellas

Es probable también que haberte explicado este funcionamiento quizá puede provocar en ti el deseo de entrar en tu interior y dedicarte a la tarea de comenzar a tomar en serio tus partes golpeadas que te causan tanto daño a ti sin ser consciente de ello, y sin querer ni darte cuenta, a todo tu entorno.

3. El empuje de nuestra positividad

Decíamos que nuestro corazón tenía dos caras. Hemos incursionado en el lado oscuro, en el lado de la parte vulnerada, vamos a hacerlo ahora en la parte lúcida nuestra. ¡Ese rostro positivo que poco conocemos pues lamentablemente pocas veces nos permitimos entrar en él, e incluso, pocas veces tenemos alguna conciencia de que existe, de que es lo más hondo, valioso y auténtico de nosotros mismos!.

Cuando se ha hecho un proceso que ha permitido reconocer y hacer un camino de curación de las heridas, se ha logrado hacer consciente el proceso vulnerado que se ha vivido y el patrón de conducta negativo que se ha desprendido de allí, se abre entonces la posibilidad de reconocer y hacer un camino de redención acogiendo y potenciando el pozo de la positividad y de las energías vitales. Este es el camino que lleva a desarrollar plenamente la dimensión humana: limpiar la herida desde el propio manantial.

Todo ello nos lleva a permitir la plenificación de la existencia que consiste en la capacidad de crear el amor y las condiciones para el mismo, y que se trasluce en unas relaciones armónicas conmigo misma, con las demás personas, con el entorno y con Dios. Y en esto también Ignacio de Loyola nos dio su legado. ¡Cuando nos invita a reconocer la acción del mal en nosotros, no es para que nos quedemos en él sino para que justamente lo quitemos y le permitamos al bien -que existe y crece al interior de nuestra propia vida- manifestarse en nuestro modo de ser, de relacionarnos, de actuar...!

Reconocer nuestro pozo también tiene cierta facilidad si –como nos sugiere Ignacio- aprendemos a evaluar lo que hacemos y sabemos analizar la realidad y la manera como podemos actuar en ella.

Esto significa que el crecimiento personal es un compromiso que sólo es posible si se nutre con el agua del propio pozo, el agua que nace del manantial interior. Es decir, tu manantial interior alimenta el pozo de tus cualidades, de tus potencialidades y hace que brote al exterior el rostro positivo de tu corazón. Detengámonos ahora un poco en tus potenciales...



Algunas ocurrencias para autoevaluarme...
Tengo muchas cualidades, y tal vez nunca he hecho una cosecha de lo positivo: ¿cuáles son esas cualidades que más valoro en mi misma? ¿cuáles son las que me dicen con mayor frecuencia aunque me cueste aceptarlas? ¿cuáles me hacen sentir gozo, gusto por tenerlas? ¿cuáles me han causado dificultades?

Lo más importante es conocer mis fuerzas internas personales que alimentan ese cúmulo de cualidades. ¿Qué fuerzas mías nunca me abandonan sino que me han hecho salir de las situaciones difíciles? ¿qué es eso que me da más intimidad, más identidad, más sentido? Las enumero porque por ahí ha de estar mi manantial...

Ahora te preguntarás, ¿y qué es esa ocurrencia del manantial?. Pues bien, tu manantial es aquello que hay en ti que es inalterable, inagotable, lo que te saca en los momentos más difíciles, lo que te da más intimidad. Si entras en tu manantial encontrarás, además de tu máximo potencial, fundamentalmente otras dos realidades que seguramente pasan desapercibidas en lo ordinario de tu vida: la conciencia y el agua viva.

En primer lugar, en el manantial que te identifica encuentras una voz que es la voz de tu ser que está creciendo, una voz que te señala lo que te hace bien, lo que te ayuda a ser veraz, lo que te empuja a la integración, y a la vez te lleva a generar el bien, la veracidad, la integridad... Esto es tu conciencia. Por otra parte, en ese manantial, encuentras también una agua viva, que es la presencia actuante y transformante de Dios mismo en el fondo más íntimo de ti.

Este doble descubrimiento te hace capaz de tomar en serio tu vida y de darte cuenta cómo en la vida misma, en tu propia vida está inscrito en lo más hondo del manantial, algo que tiene que ver con la solidaridad, algo que hace referencia a la metáfora del “agua” y del “pozo”: el agua no sirve para sí misma, es para las otras realidades, para las demás personas. Y en este descubrimiento también Ignacio nos precedió con su invitación –leída en nuestro tiempo- de ser personas para los demás.



Algunas ocurrencias para autoevaluarme...
¿Qué produce en mí saber que en mi interior tengo toda la energía vital que me permite mi propia realización y el compromiso con la realidad?

Hasta ahora no sé qué idea tenía de lo que era “conciencia”. Pero ¿me entusiasma conocer y dejar oír esa “voz de mi ser que está creciendo”? ¿Me da gusto escuchar lo que me dice lo más hondo mío? ¿Lo he escuchado alguna vez? ¿Sé distinguir esa conciencia de un montón de normas y de prescripciones que me han sido impuestas? ¿Cómo las diferencio?

¿Cómo me resuena eso de que Dios mismo está en el fondo más íntimo de mi misma?

¿He notado dentro de mí algo que tiene que ver con la preocupación por los demás, con el deseo de ser mejor, de ser más solidaria, más solidario?


4. Las expresiones del pozo

Probablemente ahora, al igual que lo hiciste cuándo hablábamos del peso de la herida, te estarás preguntando: ¿y cómo sabe uno eso? Pues porque también hay unos síntomas, unos indicadores que dejan ver tu propio pozo, tu propio manantial, y sobre todo que hacen que se te “note” que vives más desde este lado de tu corazón.

Potenciar la positividad y hacer crecer cada vez más el pozo, se te “nota” en el compromiso con tu proceso continuo de crecimiento –discernimiento y análisis de la realidad personal e histórica-, en la capacidad de auto criticarte constructivamente, en la capacidad para tomar decisiones, en la libertad en las relaciones, en la aceptación de la crítica externa como camino de crecimiento, en la ausencia de miedos psicológicos, en el manejo de la culpa sana, responsable y fecunda –la que lleva a reconocer errores e intentar repararlos-, en las reacciones proporcionadas a las realidades presentes, en la disminución del empleo de los mecanismos de defensa, en la ausencia de comportamiento compulsivo y en la posibilidad de tener la imagen del Dios de Jesús4.

También se manifiesta tu pozo, la fuerza que brota de tu manantial, la riqueza de tu positividad en: la autoestima positiva, la conciencia solidaria y el comportamiento ético. En estos tres indicadores –que de alguna manera recogen también los anteriores- queremos centrarnos y llamar tu atención. También aquí, inspirados por uno de los aspectos que Ignacio de Loyola captó y quiso transmitirnos: la historia tiene unas estructuras que deben ser modificadas para cambiarle el rostro al mundo; pero esto se hace, trabajando al mismo tiempo, desde las honduras de las vidas humanas particulares.



La autoestima positiva. Iniciemos reflexionando sobre la autoestima positiva. Vimos anteriormente como la estima personal puede tener extremos –por exceso o por defecto- que eran indicadores de baja estima. La adecuada estima personal, la autovaloración y aceptación personal positiva, por el contrario, está marcada por el equilibrio que brota de la percepción objetiva de ti misma y de las demás personas. Valorarte objetivamente y valorar objetivamente a los otros, significa aceptarte y aceptar a los demás como personas con “dos rostros en su corazón”: un rostro herido y un rostro de potencialidades.

Es decir, cuatro elementos definen tu adecuada estima: uno, saber reconocer y valorar tus cualidades, ser consciente de ellas para potenciarlas, para ponerlas a funcionar en el mundo para el bien de todos; dos, saber reconocer tus fragilidades –“defectos”- aceptándolas como parte integral de ti mismo pero haciendo un compromiso continuo de crecimiento; tres, tener facilidad para reconocer, celebrar y nutrirte de las cualidades de los demás; y cuatro, tener capacidad de “aguantar” las limitaciones y defectos de los que te rodean, sobre todo, tener capacidad de aceptarlos y acogerlos sin exigirles que cambien como condición para ello. En este “cuadrilátero” está un barómetro certero de tu “buena estima”, de tu autoestima positiva.



Algunas ocurrencias para autoevaluarme...
¿Cómo reconozco con “tranquilidad” todo lo bueno que soy, mis cualidades? ¿Cómo no uso mis defectos como coartadas para seguir con un patrón de conducta negativo? Pongo algunos ejemplos de que “celebro” -sin adular- a personas cercanas... ¿Cuánto aprendo de las demás personas? ¿Cómo este aprendizaje me ha reportado nuevas posturas en mi vida? Pongo también ejemplos de mi “aguante” con personas difíciles, pero que no me rebaja en mi estima...

¿En cuál de las “esquinas del cuadrilátero de la buena estima” me siento más fuerte? ¿en cuál más débil?

Cuando tus maneras de comportarte brotan de tu manantial, porque has aprendido a reconocer tu pozo y has aprendido a beber de él, tu estima personal empieza a manifestarse en actitudes explícitas de compromiso contigo misma y con los demás: trabajas equilibradamente sabiendo descansar y sabes “construir” el amor. Esto, además, también es signo de tu salud psíquica.



Saber trabajar. Es indiscutible que el trabajo nos constituye como personas humanas, pero es indiscutible también que saber trabajar no implica únicamente el desempeñar una labor –aunque se haga con mucho esmero-, más aun en una sociedad que hace “adictos al trabajo”. Trabajar equilibradamente es tener la capacidad de hacer un trabajo creativo, y a la vez tener la posibilidad de reponer la propia fuerza de trabajo. Trabajar creativamente, es producir desde lo más íntimo de ti misma, desde tu potencial, desde el sello que da a cada cosa el que brote de tu realidad más profunda, es lo que hace que las cosas que haces lleven “tu sello” personal, eso que señala que de alguna manera tú estás presente en ello. Reponer la fuerza de trabajo es darte el descanso y los nutrientes necesarios en el ámbito físico, psíquico y espiritual, que te mantengan “fresco”, activo, entusiasmada.

Construir el amor. Construir el amor es tener la capacidad de establecer relaciones sanas, profundas, sólidas y duraderas. Es tener sensibilidad ante las urgencias de las demás personas –especialmente las que más sufren, las más débiles, las más desprotegidas, las más necesitadas...-. Es tener capacidad para dialogar -que no es lo mismo que proponer ideas, discutirlas y en el peor de los casos imponerlas-. Es dialogar poniéndote en los zapatos del otro, en su óptica, más aún, en la piel de la otra persona, en el sitio donde vive, para mirar desde su perspectiva y sentir lo que ella siente. Es ser capaz de permanecer en las relaciones aun en el conflicto, en la discrepancia. Se construye el amor cuando se tiene la capacidad de comprometerse con la otra persona con todo lo que implica la metáfora de una construcción: planear, limpiar, esperar, poner cosas nuevas, aceptar lo que no se cambia, embellecer, insistir... Ahora bien, construir el amor sólo se puede hacer contando con las demás personas. Sólo si estás en sintonía contigo y en solidaridad profunda con las otras personas –especialmente con quienes necesitan más- se puede constatar esta opción por construir la vida, por construir el amor.

Algunas ocurrencias para autoevaluarme...
¿Tengo un proyecto personal que reviso con frecuencia? ¿Hago evaluaciones de mi trabajo? ¿Vivo con estrés? ¿Cómo me nutro y descanso en el ámbito corporal, psicológico y espiritual? ¿Me doy cuenta que reparar mis fuerzas es un indicador de que amo la vida y que eso me capacita para ser más yo misma?

¿Soy capaz de construir amor? ¿Tengo amistades profundas y duraderas? ¿Tengo amistades entre gente necesitada? ¿Tengo experiencia de convivir alguna vez con los problemas urgentes de las mayorías? ¿ Cómo esta mi capacidad de reír, de generar buen ambiente, de ser como un oasis para los demás? ¿se mantenerme en las relaciones a pesar de que haya conflictos, dificultades, diferencias? ¿Cuándo de verdad me he puesto en los zapatos de los demás?

La conciencia solidaria. Pasemos ahora a otro de los frutos de este vivir desde el propio pozo, otro de los indicadores de la potencialidad del propio manantial: la conciencia solidaria. Ya decíamos que en el fondo de nuestro manantial encontramos el llamado profundo a la solidaridad. Esta solidaridad, en cristiano, unifica los dos hallazgos de la parte positiva: la voz de la conciencia y la presencia de Dios.

Nos detuvimos reflexionar sobre la conciencia como esa voz de mi manantial que me empujaba hacia el crecimiento personal. Pues bien, el primer gran fruto de ese crecimiento es que emerja la conciencia, pero una conciencia solidaria.

Al ser la conciencia una voz que brota desde tu manantial y te invita a tomar una opción fundamental de vivir, de crecer -aunque también existe la posibilidad contraria: que no la escuches o no la acojas y entonces, optes por la muerte, por lo que te mata y mata también a los demás-, se constituye en lo típico del ser humano, y por tanto es el gran patrón para discernir en el ámbito humano. ¡Y en esto nuevamente reconocemos la enseñanza de San Ignacio!.

Esto es lo que nosotros hemos presentado de forma metafórica al hablar del manantial y del agua: el agua es para saciar la sed, el manantial ofrece agua para cada persona, pero sobre todo para dar de beber a quien tiene sed, para limpiar lo que está sucio, para hacer florecer lo que está seco.

Todo esto significa que, en el descubrimiento de tu manantial puedes palpar de una sola vez de manera simbólica, el contenido interpersonal y la responsabilidad histórica, no como algo ideológico sino como algo que está en el corazón de tu misma identidad. Esto te da la posibilidad de tener siempre un regulador interno, que te evite caer en los egocentrismos y en los individualismos tan típicos de nuestra hora, y te sirva como criterio de discernimiento humano.

Ahora bien, la conciencia, que brota del manantial, necesita de otros aspectos para nutrirse y para poder actuar correctamente. El primer gran trabajo, insistíamos, es hacer que emerja la conciencia y en ella la llamada a la solidaridad. Pero una vez que esta conciencia ha emergido, es necesario formarla e informarla.

Se forma de cara a los valores, y en contra de los anti valores de este sistema. Esos valores tienen que formarse a partir del descubrimiento o del darse cuenta que la conciencia es un quicio discernidor: esto me hace bien, esto me hace mal, que descubre prontamente –porque es manantial y porque lleva agua- que lo que me hace bien, dado que nuestro ser es relacional, es porque les hace también bien a las demás personas, sobre todo a las que están en más necesidad.

Si la conciencia no emerge, toda la formación en supuestos “valores” va a ser siempre en tono de adoctrinamiento, de imposición, de voluntarismo... Si se quiere, de riesgos de ideologizaciones improductivas. De aquí que sea el requisito para poder captar los valores más universales. Esos valores más universales estarían concretados en la carta de los Derechos de la Humanidad y en documentos similares, en cuanto son principios universales inalienables, aceptados por la mayoría de las culturas, y que garantizan la dignidad, el respeto y la convivencia armónica para toda la humanidad.

Estos derechos humanos podemos desdoblarlos en: derechos económicos y sociales -es decir todo lo que habla de las necesidades básicas y bienestar-; derechos individuales -libertad de conciencia, de expresión, de vivencia de la fe-; derechos civiles y políticos -la participación en los procesos sociales, y la generación de la sociedad civil-; derechos ambientales -el desarrollo y medio ambiente sano, libre de polución y destrucción-; derechos de los pueblos -la identidad étnica y las culturas, la propiedad de sus recursos-; y derecho de las minorías -de género, de étnia, de minusvalía física, psíquica o intelectual, de enfermedad terminal, de inmigrantes-.

Sólo si se forma primero en los valores más universales, se puede ir después descendiendo a la formación en valores más particulares de género, étnicos, religiosos, nacionales, políticos, culturales, etc. El proceso inverso no tiene igual suerte porque se tiende a absolutizar lo más inmediato.



Algunas ocurrencias para autoevaluarme...
¿Qué cosas para mi son “valores”? Hago la lista... Y ¿qué serían los contra valores? Hago la lista... ¿Qué es lo que diferencia unos de los otros? ¿Cómo haría yo para presentar a otras personas esos valores y para que se viviera de acuerdo con ellos? ¿De qué valores carece más la gente en Guatemala, el gobierno, la iglesia?

Investigo cuáles son esos valores de la Carta de Derechos de la Humanidad. ¿Cuáles serían, en Guatemala, valores étnicos, valores del género, valores religiosos...? ¿Cómo tienen que respetarse unos a otros? ¿qué los constituyen en valores? Por qué, por ejemplo, es condenable el trato a la mujer en algunas sociedades, aunque su cultura lo prescriba así?

Ya decíamos que, la conciencia además de formarla hay que informarla. El proceso de formación de la conciencia supone una continua información en las ciencias humanas y en las ciencias en general. Áreas muy vitales en la necesidad de la información de la conciencia son: la biología, la psicología –especialmente en lo referente a la sexualidad y las relaciones humanas- y las ciencias sociales; todas ellas vehiculadas ahora, por la informática y la cibernética.

Esta información implica lo anterior, es decir: la emergencia de la conciencia y la formación en los valores, para que los dictámenes de la ciencia y de la técnica puedan ser cribados desde esa perspectiva puesto que, todo lo que postulan las ciencias y las técnicas en boga, no colabora necesariamente a la humanización.

Ahora bien, esa solidaridad, esa búsqueda de los valores más universales, no puede quedarse en una abstracción. Se debe traducir en un tomar partido por los nuevos movimientos sociales, y en defender los derechos humanos pero desde la perspectiva de las víctimas -en la actualidad, desafortunadamente, varias de esas mismas organizaciones dedicadas supuestamente a la defensa y protección de los derechos humanos han servido para justificar, muchas veces, las violaciones estatales5-

Por tanto, los derechos humanos deben convertirse en derechos de las víctimas. Teniendo en cuenta que lo que es derecho de la otra persona se convierte en deber de todos para con todos. Esto implica comprometerse con la devolución de los derechos humanos a las víctimas, desde ciertas medidas concretas: son válidos los debates sobre derechos humanos y particularidades culturales, pero es más importante referirse a procesos concretos de tipo social, cultural y político donde las personas excluidas de toda índole, sean la preocupación principal. Por tanto, las luchas de la sociedad civil y de los movimientos sociales harán más comprensivo el conjunto de los derechos humanos, y la efectividad de esos dependerá de cómo cada sociedad en particular los relacione con las propias historias de resistencia a todo tipo de inhumanidad.

Por todo lo anterior, el empeño adecuado de una persona universitaria debe ser permitirse que surja esta conciencia, que emerja, precisamente del proceso de ahondamiento en su propio ser, contrastado concomitantemente con una experiencia del dolor humano e histórico, que se traduzca en una solidaridad afectiva y efectiva con los nuevos movimientos sociales desde la perspectiva de las víctimas. ¡Nuevamente resaltamos lo que ya había captado Ignacio de Loyola: la necesidad de cambiar las estructuras desde el corazón mismo de las personas!.



Algunas ocurrencias para autoevaluarme...
¿Siento que me queda grande todo esto a mí? ¿Qué significa que no me importen tanto estas cosas? ¿Cuál puede ser la causa de que a la juventud le interese poco todo esto? ¿Cuáles son las consecuencias de que la gente no se preocupe por todos estos temas? ¿Será que estamos tan mal en Guatemala porque todo esto no importa realmente? ¿Qué debería hacerse para que esto cambiara?

El comportamiento ético. Hasta aquí lo que te hemos dicho hace referencia a cómo la experiencia de vivir desde tu pozo, desde tu positividad, se manifestará en tu auto estima positiva y en tu conciencia solidaria -que debe concretarse en abanderar los derechos de las víctimas-. Pues bien, esto se constituye en el núcleo de tu ética, de tu comportamiento ético.

Podríamos decir que el comportamiento ético es el modo usual de comportarse de una persona, desde el punto de vista de las actitudes, las disposiciones, y los hábitos. Un comportamiento ético que se ha configurado desde las opciones fundamentales que se han hecho. Es decir, cuando te encuentras con tu manantial, y escoges la invitación a optar por la vida que te empuja desde él, empiezas a vivir desde tu propio pozo, y entonces, tu modo de actuar, tu comportamiento ético esta constituido por una ética económica, una ética política, y una ética sexual que se construyen desde tu estima personal y tu conciencia solidaria –desde tu opción por los derechos de las víctimas-, y te llevan a una responsabilidad explícita con la modificación del sistema establecido.

¡Seguramente ahora te estarás preguntando: ¿y qué es esa ocurrencia de ética económica, política y sexual?!.

Como te decíamos anteriormente, la conciencia solidaria no puede quedarse en una abstracción sino que tiene que traducirse en un tomar partido por... También te decíamos que el aporte de la psicología, la biología y las ciencias sociales son las mayores urgencias del momento en cuanto a la formación de la conciencia. Por tanto, son también las principales áreas en donde pueden manifestarse, ahora, los efectos de una conciencia solidaria, formada e informada.



Detengámonos un poco en esos elementos de la ciencia que informan y forman nuestra conciencia en estos aspectos y que nos señalan concreciones históricas en el modo de modificar las estructuras. ¡No en vano San Ignacio resaltó la necesidad del discernimiento, del análisis de la realidad personal e histórica como medio para ir descubriendo cada día quién soy, qué sentido tiene mi vida, cuál es mi aporte a la historia, de forma tal que se traduzca en modos concretos de ser y de actuar!.


1 Cuando hablamos de inconsciente no lo hacemos usando el concepto estrictamente Freudiano de sus inicios –y como se entiende con frecuencia en la actualidad- sino como algo de lo que no somos conscientes, pero está ahí y está ahí actuando en positivo y negativo.

2 El Eneagrama es un mapa de conocimiento de la persona. Como su nombre lo indica son nueve tipos de personalidad que tienen un conjunto de interrelaciones entre sí. Es una tradición Sufi de hace más de dos mil años. Es una de las teorías básicas de comprensión de la persona que utilizamos en los talleres en el ICE –Instituto Centroamericano de Espiritualidad-.

3 En la Universidad Landívar, en el Campus de Cefas, Mixco, se tiene la sede del Instituto Centroamericano de Espiritualidad (ICE) cuya finalidad es ofrecer a todo tipo de personas -e invitamos especialmente a los landivarianos- talleres de crecimiento personal. Son experiencias que toman unos 10 días en que se realiza este paso por lo vulnerado a la potencialidad. Sin embargo, ni es el único método ni postulamos que tampoco sea el mejor. Lo importante es el trabajo que hagas por curar la parte golpeada que te lleva a hacer mucho daño a tu vida y a la de los demás. En esos talleres se emplea material bibliográfico del que se han tomado las ideas principales que presentamos acá. Para profundizar en ello puedes ver: Cabarrús, Carlos Rafael. Crecer Bebiendo del Propio Pozo. Colección Serendipity Maior, Desclée, Bilbao, 4 edición, 2000; La mesa del banquete del Reino: criterio fundamental de discernimiento. Colección Caminos, Desclée, Bilbao, 3 edición, 2000; y Cuaderno de Bitácora para acompañar caminantes: guía psico-histórico- espiritual. Colección Serendipity Maior, Desclée, Bilbao, 2 edición, 2001. Todos del mismo autor.

4 Aunque todo lo que respecta a la experiencia de Dios va a ser tratado en otro capítulo, queremos anotar acá que de igual manera que nuestras compulsiones nos crean imágenes distorsionadas de Dios, el encuentro con lo más profundo de nosotros mismos nos permite descubrir y relacionarnos con el Dios que nos reveló Jesús: un Dios alegre, misericordioso, que ama incondicionalmente, gratuito, solidario, cercano, que se deja experimentar, que invita a la libertad y la confianza...

5 El nuevo sistema económico internacional ha creado una crisis sin precedentes en materia de derechos humanos. Se violan los derechos de los pobres a la alimentación, a los cuidados médicos básicos, a la educación primaria. Más aún, lo que es peor, hoy los Estados y las fuerzas económicas construyen una práctica que justifica la violación de los derechos humanos, supuestamente siendo, en sus ideales “abanderados de los derechos humanos”. Quienes se oponen a los derechos humanos intentan apropiarse de ellos y del discurso de ellos. ¡Esa es la paradoja!



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad