Los acortamientos léxicos, del inglés clipping, que también se conocen como truncamientos



Descargar 93.8 Kb.
Fecha de conversión30.12.2018
Tamaño93.8 Kb.
Vistas47
Descargas0



Profe, ¡hay un forasta en el cole! Los Acortamientos léxicos

bajo el enfoque morfológico, sociolingüístico y pragmático.
Autor: Renato Pazos Vazquez – UFRJ/Brasil

Autor: Carlos Alexandre V. Gonçalves – UFRJ/Brasil

Coautor: Jorge Luis Rocha da Silva – UFRJ/Brasil

Este trabajo forma parte de la investigación de maestría en Lengua Española/UFRJ que propone un análisis sobre los acortamientos léxicos (cine < cinematógrafo, forasta < forastero, bibe < biberón) en la variante Ibérica (peninsular e insular) del Español. Así, para esta investigación, intentaremos observar dicho fenómeno bajo la mirada morfológica, cuando tratemos de sus características estructurales; sociolingüística, al ver el fenómeno directamente relacionado a las redes sociales y pragmáticas, al proponer que las palabras acortadas adquieren marcas discursivas propias en su uso.


1- Introducción
Empezamos nuestra investigación ejemplificando a través de muestras reales de uso la existencia de los acortamientos en el cotidiano lingüístico de los hablantes. Es interesante observar que todos los ejemplos se tratan de muestras de textos periodísticos de gran circulación dentro de España y que, en principio, reproducen una variante standard de la lengua.
"Me soltó todo tipo de insultos mientras me pegaba: perucho de mierda, sudaca, cabrón, delincuente, extranjero(…) (El país -2008)

Voy a la pelu ¿Qué me hago en verano?” (AND – 2008)

Un último esfuerzo para erradicar la polio” (El mundo – 2008)

La cafetería de la fácul se sabe de todo” (La Vanguardia – 2008)


Los acortamientos léxicos, del inglés clipping, que también se conocen como truncamientos en español, hacen parte de procesos de formación de palabras que, a menudo, no están descriptos en las gramáticas. Haremos en el primer apartado de esta investigación un recorrido bibliográfico de este fenómeno lingüístico.

Se trata de un fenómeno actual del español coloquial (Briz, 1999) que demuestra el carácter vivo y dinámico del léxico y que está directamente relacionado a la problemática del neologismo y de los sociolectos. Los acortamientos se caracterizan, principalmente, por borrar aleatoriamente segmentos consonánticos o vocálicos de los nombres (sustantivos o adjetivos), sea al principio o al final de la palabra. Como ya anticipamos, lo analizaremos desde el punto de vista gramatical, considerando principios de morfología y fonología léxica, y del punto de vista sociolingüístico, considerando las redes sociales y las tradiciones discursivas que los hacen circular y que legitiman su uso. 

Analizamos un corpus de 185 acortamientos recogidos de forma manual en periódicos, revistas, chats, conversaciones, en  muestras coloquiales de textos españoles contemporáneos. El objetivo de nuestro trabajo es analizar cómo determinados tipos de truncamientos van perdiendo marcas de indexicalidad o connotaciones específicas, reducidas a determinados grupos sociales o contextos de interacción del español coloquial y extienden su uso a redes sociales más amplias (Milroy, 1980). Proponemos una metodología de análisis que considere cómo, a partir de factores de identidad de grupo o frecuencia de uso, se llega a esa ampliación progresiva de contextos, llegando incluso a patrones estándar de la lengua.


2- Repaso Bibliográfico

Por tratarse de un fenómeno que, a menudo, no está descripto en los manuales, haremos ahora breve retrospectiva de algunos autores que, de alguna manera, dedicaron atención al fenómeno.

La constatación de que se trata de un proceso renegado por las gramáticas se fundamenta en la oscilante nomenclatura que el fenómeno recibe, pues no hay un consenso de los límites que abarcan el acortamiento en los pocos manuales de formación de palabras que se arriesgan a caracterizar el fenómeno. Durante el período de revisión conceptual del acortamiento para elaboración de este trabajo, tuvimos dificultades para encontrar obras que abarcasen el tema. Citamos algunos manuales en español de gran circulación en Rio de Janeiro que no presentan cualquier mención al fenómeno, excluyéndolo, así, del rol de los procesos formadores de palabras como, por ejemplo, Sarmiento & Sanchez (2001), Torrego (2005) y Llorach (2007).
Sin embargo, algunos autores ya perciben la necesidad de relacionar ese proceso en sus obras. Pero, siempre que ocurre la citación, el fenómeno aparece bajo un rótulo genérico, descrito básicamente a partir de un listado de ejemplos y sin consideraciones sobre su naturaleza como, por ejemplo, en “Procedimiento Marginal” (MARÍN & RAMÍREZ: 2003; BERGARECHE: 2004), “Otros Procesos Morfológicos” (PONCE: 2002; REYNA: 2004 y ORTEGA: 2005). No es sólo el fenómeno estudiado en esta investigación que suele estar asociado bajo esos títulos, sino todos los procesos morfológicos que sólo las reglas clásicas de la morfología no dan cuenta de su sistematización, es decir, esa nomenclatura genérica abarca todos los fenómenos rebeldes de la morfología, procesos no lineares (no concatenativos) de formación de palabras (GONÇALVES, 2000) como, por ejemplo: cruce de palabras, reduplicaciones, hipocorísticos, siglas, entre otros. Esos fenómenos, cuando figuran en los capítulos de formación de palabras, siempre ocupan una posición de reparto.

Nos dimos cuenta que algunos autores tienen la preocupación con el acto de truncar en la lengua española. En Lang (1992), constatamos tal preocupación cuando el autor trata la truncación como un campo problemático de la morfología española. Para Miranda (1994), hay la necesidad de revisarse las “reducciones” como procesos lexicológicos en que es importante distinguir el carácter fónico y gráfico de los truncamientos; ya para Bauer (1995) el proceso de truncamiento de una palabra no modifica el significado o el enunciado en que ella está insertada, aunque frecuentemente se utilice como un efecto estilístico para caracterizar menos formalidad. Por lo tanto, hasta aquí es interesante destacar que Lang y Miranda centran la cuestión del fenómeno en prisma morfológico; ya Bauer lo observa dentro de la semántica, pues hace consideraciones sobre su significado, aunque también afirmamos que cuestiones pragmáticas de las marcas discusivas estén implícitas.

Alvar Ezquerra (1996) denomina el fenómeno en español de “abreviamiento” o “truncamiento” y dice que se trata de un proceso opuesto a la expansión, pero lo incluye como un subgrupo de la composición en el estudio de la formación de palabras y añade que su uso es más frecuente en lenguajes especializados. Esas observaciones de Alvar (1996) muestran la importancia de estudiar el fenómeno bajo un punto de vista no sólo formal, sino también funcional, ya que la productividad de dicho fenómeno está directamente relacionada con las situaciones de uso, es decir, se trata de un fenómeno estrictamente atado a las prácticas discursivas admisibles de cada red social (MILROY, 1980).
Sin embargo, percibimos una extrañeza en la obra de Alvar (1996), pues el autor clasifica el fenómeno como un apartado de la composición. En palabras del autor, la composición sería la participación de “dos o más unidades léxicas que pueden aparecer libres en la lengua” (pág. 22). A partir de la afirmación, vemos que el truncamiento está distante de ser un ítem del proceso de la composición, pues en ningún momento hay enlace de unidades léxicas, como propone el autor.

Pensado (1999), en un estudio más elaborado sobre el procedimiento, postula la nomenclatura de truncamiento, que corresponde al inglés clipping, y que, en español, se caracteriza en “dejar la palabra base reducida a una estructura bisílaba y paroxítona correspondiente a sus dos primeras sílabas: colegio/pegue, policía/poli” (pág 84). En una observación superficial, ese sería el caso más frecuente, a juzgar por los datos colectados para este estudio. La autora también esclarece que, cuando la segunda sílaba termina en consonante, existe una alternancia entre la conservación y la pérdida de la misma, como en los ejemplos “facultad > fácul/facu, Saturnino > Satur/Satu”. Según la autora, “esta vacilación afecta a las consonantes que son finales posibles en palabras patrimoniales: -l, -r, -n (Asunción / Asu(n), con la excepción de –s, que siempre se conserva: Sebas” (p.85). Luego, la autora hace referencia a la formación de hipocorístico (otro proceso no linear): “suelen caer todo tipo de finales, siendo sustituidos por uno sufijo. Así, -ar: Pilar/Pili, -ía: María/Marinera, Lucía/Lucy, en Carmen/Carmina” (p.86). Al indicar estos comentarios relacionados al fenómeno en su obra, podemos interpretar que su estudio despunta como un hito inicial para la importancia de un análisis del fenómeno que ya forma parte del uso, aunque presente consideraciones genéricas sobre el proceso de reducción.

El fenómeno también es abordado por Velarde (1999) que, después de una exposición de los modelos tradicionales de formación de palabras, considera, genéricamente, los procesos de reducciones del significante como un fenómeno de la composición morfológica, así como Alvar, mediante el cual una unidad léxica reduce el significante y, aún así, mantiene el significado y la categoría gramatical. En cuanto su constitución silábica, el autor apunta para la preferencia del truncamiento de estructuras bisilábicas. Sin embargo, nombra como las únicas excepciones “combina, conversa y estupen” que habían sido levantadas en 1937 por Biaggi y Sánchez. A respeto del uso de eses truncamientos, Valverde concluye que es un fenómeno típico del lenguaje jovial, estudiantil y otros lenguajes de carácter marginal y propone que la diferencia entre base y truncamiento está en la marca depreciativa que el vocablo truncado gana tras el corte: “la diferencia entre la palabra concreta y su acortamiento se sitúa, pues en el nivel de la connotación el evocación” (pág. 85). En seguida levantaremos las propuestas teóricas que se utilizarán en este trabajo.

3- Una propuesta teórica

Este trabajo se caracteriza por traer una primera propuesta de análisis del fenómeno lingüístico. Consideramos el fenómeno del truncamiento como interdisciplinario, ponderamos en este trabajo cuestiones morfológicas (BASÍLIO, 1987; ALVAR, 2002; GONÇALVES, 2004) y fonológicas (QUILIS, 1996) para la sistematización estructural del acto de truncar. Sin embargo, también observaremos el fenómeno en su uso y para eso consideramos las prácticas sociales y el contexto de habla (MILROY, 1980; BRIZ, 2000) que motivan la formación de palabras truncadas.

Inicialmente no sería muy común en los estudios lingüísticos considerar los factores pragmáticos en la descripción de un fenómeno morfológico, sin embargo vemos que en el caso de los truncamientos esa importancia es esencial, ya que tal proceso de formación de palabras está directamente asociado y condicionado al uso coloquial de la lengua. Basado en la concepción de pragmática (VERSCHUEREN, 1987 apud SANTOS, 2002:7) para ejemplificar nuestra afirmación:


(pragmática) “pode ser concebida como o estudo dos mecanismos e motivações subjacentes a alguma das escolhas feitas quando se usa a língua (no nível da morfologia, sintaxe, fonologia, semântica, se são opções de variedade interna ou se envolvem tipos de variação distribuídos regional, social ou funcionalmente)”.
Al truncar un lexema de la lengua hay, sin duda, una motivación implícita en ese acto. Así, no se puede tratar dicho fenómeno solamente considerando los postulados morfológicos, ya que los mismos no dan cuenta de explicarlo en su totalidad. Por lo tanto, para la mejor comprensión del truncamiento, hay la necesidad de cruzar esos sistemas, pues son motivaciones pragmáticas acarreando consecuencias en la morfología.

Esas motivaciones discursivas funcionan como un incentivo para la creación de formas truncadas que están condicionadas las situaciones discursivas y/o eventos discursivos específicos. Así, pragmáticamente, no es lo mismo decir sudaca o profe por sudamericano o profesor, respectivamente. Por lo tanto, al preferir las formas truncadas a la forma plena, además de utilizar un término lingüísticamente más económico y con el mismo contenido semántico, se revela una elección que tiene en cuenta intenciones que subyacen la superficie formal, traídas por las marcas despreciativas, en el caso de sudaca, y de aproximación, afectividad, en el caso de profe.

La presencia de valores en los vocablos truncados sólo reafirma lo que ya habíamos constatado, pues los acortamientos no son sinónimos de sus bases en cuanto al uso. Sin embargo, truncamientos deben obedecer al principio de la intercambialidad semántica, propuesto por Santos (2002), ya que no puede existir cambio en el contenido tras el truncamiento de la base.

También consideramos la trayectoria que los truncamientos pueden recorrer en el sistema lingüístico hacia una posible estandarización. Para eso, averiguamos los posibles contextos en que los truncamientos tienen origen y de que forma ocurre la cristalización de los mismos. Así, a medida que los vocablos truncados ganan autonomía van, generalmente, perdiendo sus marcas y haciéndose presentes en contextos más amplios a partir de los postulados de las redes sociales (MILROY, 1980)


Las causas de todos esos factores pragmáticos y sociales van a actuar directamente en la formación del patrón estructural del acortamiento.

Para analizar la contraparte formal del fenómeno, nos pautaremos en Gonçalves (2000) donde se describen procesos no concatenativos de formación de palabras, entre ellos el acortamiento de las bases. Así, levantamos algunos de esos procesos morfológicos no lineares que envuelven algún tipo de supresión en relación a la palabra matriz para mapear las fronteras del fenómeno.

El fenómeno de la truncación, como el propio nombre sugiere, corta la palabra base. Ese corte no necesariamente respeta los límites de los segmentos morfológicos que componen el vocablo. Así, es esa aparente imprevisibilidad del corte que hace con que muchos autores clasifiquen el proceso como idiosincrático. Sin embargo, el corte se da en el límite de la palabra, desde que el hablante se consiga recuperar el contenido semántico de la palabra derivante. En otras palabras, el corte será definido por el criterio discursivo del hablante.

Las formas truncadas pueden ser analizadas bajo prisma de la Teoría de la Optimalidad (PRINCE & SMOLENSKY, 1993) cuyas violaciones o no de las condiciones de formación estructural jerarquizadas en un tableaux generarán la forma óptima de acortamiento.

Hay algunos tipos de restricciones de formación que regulan el tableaux. En el caso del acortamiento, nos interesan sobre todo las restricciones que se refieren al concepto de fidelidad y de marcaje. Para nuestro proceso, las restricciones de fidelidad entre base y truncamiento ocupan una posición de prestigio en el ranking, pues es importante preservar la base para que, tras el resultado del proceso, se pueda rastrear la palabra matriz.

El abordaje de la Correspondencia (McCARTHY & PRINCE, 1995) sobre la Teoría de la Optimalidad (OT) amplía el ya establecido concepto de fidelidad (formas subyacentes iguales a las formas de superficie) abordado por los mismos autores en la OT Clásica, en 1993. La ampliación de ese concepto se justifica, a medida en que operaciones morfológicas pueden llevar aumentar, alterar o apagar las formas de superficie, así violando el principio de la Fidelidad. Dentro de la Optimalidad, las violaciones de las restricciones son posibles desde que aparezca un candidato óptimo.

Aunque, en esta investigación, no analicemos ninguna palabra cortada (acortamiento) bajo una perspectiva optimalística, aún así la utilizamos los principios de la OT para fundamentar el proceso como no linear, es decir, sus constituyentes morfológicos no están ordenados concatenativamente, y para demostrar la correspondencia (fidelidad) que hay entre segmentos. La jerarquía de las restricciones para la elección del candidato óptimo es ordenada, respetándose primeramente las restricciones discursivas y pragmáticas característica del proceso; así, tenemos las restricciones influenciando directamente el contorno morfológico del fenómeno.
4- Función y marcas lingüísticas del Acortamiento
Empezamos este apartado proponiendo un razonamiento: ¿por qué se crean palabras truncadas? ¿Qué factores llevan que uno corte una palabra? ¿Qué funciones lingüísticas se manifiestan en la formación de los acortamientos en español? Como ya es de conocimiento general, los neologismos surgen a partir de factores sociales que motivan el hablante a producir nuevas formas. En esta parte, describiremos las principales funciones relativas al proceso de formación de palabras y aplicaremos tales funciones al caso específico del acortamiento en la Lengua Española.

Según Basílio (1987) y Rocha (1998), hay al menos 3 funciones básicas para la creación de nuevas palabras en la lengua: (a) cambio categorial/adecuación sintáctica, (b) denominación o rotulación y (c) expresiva de evaluación / discursiva. Hay todavía una cuarta función, propuesta por Gonçalves (1998), que sería (d) la indexical. Enseguida, veremos como ocurre cada una de esas funciones, focalizando el caso del acortamiento en la lengua.

En el acortamiento, no puede ocurrir el cambio en la categoría gramatical, ya que, por principio básico del proceso, la palabra truncada debe mantener el contenido semántico de la base. Así tenemos:


  • "Es verdad", admite un anarco: "Otros partidos no hacen ni eso".( El país – 86)

  • Con mujeres tan emprendedoras, razón le sobra al presi: España va más que bien. Hay que verlo para creerlo” (Época – 98 )

A través de un simple test de permuta entre los vocablos, se percibe que ni el valor semántico de los acortamientos ni la función sintáctica sufrieron alteración cuando comparados a sus derivantes: anarquista, en el primer caso, y presidente, en el segundo ejemplo.


A respeto de la función de denominación o rotulación, también percibimos que este no es el recurso utilizado en los truncamientos, pues no existe la necesidad entre los hablantes en nombrar nuevos objetos o seres, como describe la definición de esa función en Basílio (1987) y Rocha (1998).


  • intentando que un Borges horrorizado se cubriese con una peluca idéntica a la cabellera de John Lennon” (La Vanguardia – 95)

  • Xavier Figuerola al saxo, Joan Munné en los teclados” (La Vanguardia – 95)

Otra vez, no nos parece que esa función sea relevante para el estudio de los acortamientos en la lengua española, ya que no hubo la necesidad de nombrar nada nuevo en el sistema lingüístico, pues constatamos que la elección por las palabras peluca y saxo no retratan ningún concepto nuevo.

Entre las funciones descriptas hasta ahora, nos parece que la tercera (expresiva / discursiva) es la que más se relaciona con los acortamientos, pues esa función se caracteriza por la producción del hablante que, al expresarse, atribuye toda una subjetividad a su discurso. Siendo así, destacamos esa función como esencial para el análisis funcional del fenómeno, pues parece no haber dudas que los acortamientos lexicales retratan efectos depreciativos y/o afectivos. Observemos los ejemplos:


  • Kabuki sigue siendo nuestro japo favorito”. (El Mundo – 03)

  • Siempre he pensado que quería ser seño, señorita, profesora.” (El País – 07)

  • Los niños, ensimismados, no se pierden ni una frase de su profe durante una hora.” (El País – 07)

En estos ejemplos, percibimos claramente la función expresiva en los ejemplos de acortamientos, pues esos no están empleados aleatoriamente. El enunciador, al optar por vocablos truncados, está atribuyendo a su discurso una subjetividad que puede producir un mensaje de desprecio, prejuicio, afecto, cariño, entre otras marcas.


Así, no sería plausible imaginar, en un registro formal, un alumno dirigiéndose a un catedrático por “profe” (profesor), al igual que en una conversación entre amigos sería difícil escuchar una invitación a la “cafeta” (cafetería). La inadecuación del discurso está relacionada a las prácticas discursivas que los actores de la enunciación comparten. Es fácil recuperar, en los ejemplos utilizados, las marcas características de cada acortamiento. Tenemos en profe una demostración de afectividad, mientras en cafeta hay un valor peyorativo. Otros ejemplos en que fácilmente se detectan marcas subjetivas son:


Marcas Afectivas

Marcas Peyorativa

compi < compadre

drogata < drogadicto

presi < presidente

prosti < prostituta

profe < profesor

masoca < masoquista

peli < película

narco < narcotraficante

La mayoría de los ejemplos enumerado en nuestro corpus presenta un tono peyorativo, sin embargo también es posible observar que existen formas truncadas que pueden expresar un valor más afectivo en relación al receptor, conforme ejemplificado en la tabla. De esa forma, verificamos lo importante que es esa función para el estudio de la creación de los acortamientos.

El mismo grado de relevancia desempeña la función propuesta por Gonçalves (1998), ya que es posible identificar claramente factores socioculturales, tales como variables de edad, sexo, clase social, grado de instrucción. Esa función desempeña gran importancia para el estudio del proceso de truncación, pues esa formación lingüística también es reconocida como un proceso de identidad de las comunidades de habla, un sociolecto. (MILROY, 1980)


  • Es un sudaca y va de chulo con ese coche” (El País – 07)

  • He estado chequeando que en la cafeta han puesto muchos anuncios de que se busca novio” (Blog web)

  • Menos mal que la poli no es tonta - dice el jefe de policía de los Simpsons” (El País – 07)

No es una regla afirmar que ese proceso de formación neológica es exclusivo del habla juvenil, sin embargo no hay como negar que es en esta franja de edad se concentran los mayores casos de ocurrencia de acortamientos. Esa característica, que revela el origen social de los truncamientos, se justifica, seguramente, debido a un hablar menos formal y poco preocupado con la norma. Esa observación es importante en la medida en que, después de la observación del corpus, percibimos la posibilidad de agrupar algunos ejemplos en campos semánticos claros, comprobando, así, el carácter de identidad del fenómeno lingüístico-social. A continuación, daremos ejemplos de como podemos agrupar los acortamientos por campos semánticos.


(A) (B) (C)

cole < colegio facul < facultad anfeta < anfetamina

boli < bolígrafo uni < universidad estupa < estupefaciente

dire < director cafeta < cafeteria propi < propina

profe < profesor bici < bicicleta drogata < drogadicto

bibe < biberón bocata < bocadillo forasta < forastero

chupe < chupete peli < película japo < japonés
En esos tres grupos, se percibe una posible división semántica que sería un reflejo de la función indexical, como propone Gonçalves (1998), actuando en la formación funcional de los acortamientos. En el grupo (A), las formaciones son más características del lenguaje escolar / infantil; en el grupo (B) estarían los vocablos relativos el lenguaje juvenil y, por último, el grupo (C) sería característico de un lenguaje marginal, drogadicción.
También es posible agrupar, a través de esa función, los acortamientos relacionados al lenguaje tecnológico o lenguaje especializado, ya que es a través de esas voces que podemos identificar una determinada profesión, por ejemplo:
quimio < quimioterapia polio < poliomielitis otorrino < otorrinolaringólogo
Así, podemos concluir que los acortamientos también sirven para ilustrar que, aunque exista un predominio de truncamientos en el habla de personas menos escolarizadas, ese fenómeno no es exclusivo de este segmento, pues es viable que imaginemos un equipo médico hablando entre sí sobre un caso clínico y entre ellos usen tales léxicos truncados.

Para verificar todos los ejemplos en este trabajo utilizamos las herramientas de la Lingüística de Corpus que están disponibles a través del CREA, que es un corpus on-line elaborado por la RAE.



5- Consideraciones Finales

Como ya hemos dicho al principio del trabajo, esta investigación hace parte de un proyecto de maestría que se desarrolla en UFRJ/Brasil y aunque no tengamos los resultados finales ya es posible destacar la importancia de un estudio interdisciplinario que logre dar cuenta de los fenómenos de formación de palabras, principalmente nuestro fenómeno del acortamiento.

Así, en este trabajo concluimos que para un estudio más amplio sobre los acortamientos léxicos necesitamos una observación tanto morfológica como también pragmática. Así, tendremos su análisis estructural basado en patrones morfofónicos y para el análisis funcional, principio sociopragmáticos.
6- Listado de Acortamientos

A continuación dispondremos de nuestros datos ordenados alfabéticamente:



  1. alelo > alelomorfo

  2. alien >alienígena

  3. ampli > amplificador

  4. analfa > analfabeto

  5. anarco > anarquista

  6. anfeta > anfetamina

  7. auto > automóvil

  8. Barna > barcelona

  9. batera > batería

  10. bibe > biberón

  11. bici > bicicleta

  12. bisa > bisabuelo/a

  13. bocata > bocadillo

  14. bolche > bolchevique

  15. boli > bolígrafo
  16. Bono > Bonoloto


  17. borra > borrador

  18. busca > buscapersonas

  19. cafeta > cafetería

  20. calefa > calefacción

  21. capi > capitán

  22. cara > caradura

  23. carca > carcunda

  24. caricato > caricatura

  25. casete > radiocasete

  26. cátedro > catedrático

  27. ceni > cenicero

  28. chacha > muchacha

  29. chicano > mexicano

  30. chuche > chuchería

  31. chupe > chupete

  32. cine > cinematógrafo

  33. coca > cocaína

  34. cole > colegio

  35. combi > combinado

  36. comi > comisario/comisaría

  37. compa > compadre(Am)

compañero (E)

  1. compi > compañero

  2. complu > complutense

  3. confi > confianza

  4. confite > confidente

  5. conge > congelador

  6. conservata > conservador

  7. corbato > encorbatado

  8. corto > cortometraje

  9. crono > cronómetro

  10. cumple > cumpleaños

  11. deco > decodificador

  12. delega > delegación

  13. demo > demostración
  14. Dépor > Deportivo


  15. depre > deprimido

  16. desca > descafeinado

  17. diputa > diputación

  18. dire > director

  19. disco > discoteca

  20. díver > divertido

  21. drogata > drogadicto

  22. ecolo > ecologista

  23. educa > educación

  24. electro > electromúsica

  25. endocrino > endocrinógolo

  26. estéreo > estereofónico

  27. estupa > estupefacientes

  28. expo > exposición

  29. facha > fascista

  30. fácul > facultad

  31. fan > fanático

  32. fanfa > fanfarrón

  33. fili > filipino/a

  34. finde > fin de semana

  35. fisio > fisioterapia

  36. fonendo > fonendoscopio

  37. foraja > forajido

  38. forasta > forastero

  39. foto > fotografía

  40. frigo > frigorífico

  41. frontis > frontispicio

  42. garabo > garabato

  43. gili > gilipollas

  44. gineco > ginecólogo

  45. guarde > guardería

  46. guiri > guiristino

  47. hetero> heterosexual

  48. hiper > hipermercado

  49. ilu > ilusión

  50. insti > instituto

  51. intro > introducción

  52. japo > japonés

  53. jaque > jaquemate

  54. kilo > kilogramo

  55. largo > largometraje

  56. legio > legionario

  57. lesbi > lesbiano

  58. majara > majareta

  59. mamo > mamografía

  60. mani / manifa > manifestación

  61. mano > hermano

  62. masoca > masoquista

  63. mates > matemáticas

  64. melo > melodrama

  65. mensaca > mensajero

  66. meta > metadona

  67. metro > metropolitano

  68. micro > micrófono

  69. mila > milanesa

  70. mili > milicia

  71. mini > minifalda

  72. morbo > morbidez

  73. morfa > morfina

  74. moto > motocicleta

  75. munipa > guardia municipal

  76. mutua > mutualidad

  77. narco > narcotraficante

  78. nazi > nazista /nacionalsocialismo

  79. neo > neoformación

  80. neocon > neoconservador

  81. net > Internet

  82. neura > neurastenias

  83. nica > nicaragüense

  84. otorrino > otorrinolaringólogo

  85. papela > papeleta

  86. paraca > paracaidista

  87. peli > película
  88. pelu > peluquería


  89. peluca > peluquín

  90. peque > pequeño

  91. peri > periscopio

  92. peseto > pesetero

  93. pisci > piscina

  94. pisti > pisticola

  95. pito > pitillo

  96. pole > pole-position

  97. poli > policía

  98. polio > poliomielitis

  99. porfa > por favor

  100. porno > pornografía / pornográfico

  101. prefe > preferido
  102. presi > presidente


  103. prime > primero

  104. Primi > Primitiva

  105. profe > profesor

  106. progre > progresista

  107. propi > propina

  108. prosti > prostituta

  109. prota > protagonista

  110. prote > protección

  111. psico > psicólogo

  112. publi > publicidad

  113. quillo > chiquillo

  114. quimio > quimioterapia

  115. radio > radiodifusión

  116. repe > repetido

  117. respeca > respectiva

  118. retro > retrógrado/retroproyector

  119. reventa > revendedor

  120. ridi > ridículo

  121. rotu > rotulador

  122. sacris > sacristán

  123. sadomaso > sadomasoquismo

  124. saxo > saxofón

  125. secre > secretaria

  126. segurata > guardia de seguridad

  127. semi > semifinal

  128. seño > señorita

  129. sociata > socialista

  130. sudaca > sudamericano

  131. sufi > suficiente

  132. suje > sujetador

  133. súper > supermercado

  134. taxi > taxímetro

  135. teca > discoteca

  136. tele > televisión

  137. teleco > telecomunicaciones

  138. termo > termosifón

  139. tocata > tocadiscos

  140. tranqui > tranquilo

  141. travelo > travestí

  142. trici > triciclo

  143. trole > trolebús

  144. turbo > turbocompresor

  145. uni > universidad

  146. vaca>vacaciones

  147. vice > vicepresidente

  148. zoo > zoológico


7- Referencia Bibliográfica primaria

ALVAR EZQUERRA, M.: La formación de palabras en español. Madrid: Arco/Libros, 1996


ARAÚJO, G. Processos morfológicos marginais no português brasileiro: truncamento e reduplicação. In: Colóquio “acento em português”. Campinas: UNICAMP, 1999.
CREA – Corpus de Referencia Del Espanol Actual – on- line
DICCIONARIO DE LA REAL ACADEMIA, versión on-line.
GONÇALVES, C. A. Processos morfológicos não-concatenativos: tipologia e funcionalidade. ALFA - Revista de Lingüística. Araraquara, 42 (1), 9-43, 2004.
McCARTHY, J.; PRINCE, A. The emeergency of unmarked. Proceedings of NELS, 24 (1), p. 333-79, 1995.
MILROY, Lesley. Language and social networks. Blackwell. Edit. Oxford, 1980
SANTOS, J. B. Morfopragmática das formações truncadas no português do Brasil, 2002. Dissertação de Mestrado em Língua Portuguesa. Faculdade de Letras, UFRJ. Rio de Janeiro.
VAZQUEZ, R & GONÇALVES, C. Fla x Flu no Maraca: Uma versão otimalista no truncamento do português do Brasil, 2004. VIII CNLF, anais, caderno14. (http://www.filologia.org.br/viiicnlf/anais/caderno14-08.html)







Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos