Lo que el psicoanálisis enseña



Descargar 12.63 Kb.
Fecha de conversión28.09.2018
Tamaño12.63 Kb.

Lo que el psicoanálisis enseña*



Juan Pablo Mollo

Mariana Li Fraini




I- Jacques Lacan en su texto “El psicoanálisis y su enseñanza” se pregunta: “Lo que el psicoanálisis nos enseña, ¿cómo enseñarlo?”. Esta distinción es retomada por Jacques Alain Miller en su curso: “El banquete de los analistas”, se trata de la escisión entre lo que enseña la experiencia analítica y el problema de los caminos de su enseñanza.

Lo que el psicoanálisis enseña es lo que enseña la experiencia analítica y es lo que Lacan llama psicoanálisis puro o didáctico, en tanto se trata de una práctica que se produce uno por uno. La pregunta de Miller es ¿cómo pasar del uno por uno al todos?. Es decir: el modo en que se transmite a todos lo que enseña el dispositivo clínico del uno por uno.

En este lugar se escribe la tesis lacaniana sobre la transferencia de trabajo que plantea la transmisión de un sujeto a otro de lo que el psicoanálisis enseña.

Jacques Lacan escribe al finalizar el texto mencionado que una enseñanza digna del nombre Freud, deberá ir en la vía por la que la verdad se manifiesta en las revoluciones de la cultura, y que esa vía se llama un estilo, la única vía que podemos trasmitir a aquellos que nos siguen. Transferir un estilo significa que no solo se transfieren los contenidos, temas o fórmulas, sino el trabajo mismo que va de un sujeto a otro y que obedece a la estructura de la recurrencia como la sucesión de números engendrados por la cláusula +1 y que permite continuar hasta el infinito. La transferencia de trabajo es para Lacan, psicoanálisis aplicado, como lo es el control y la enseñanza, pues no es la experiencia de lo que el psicoanálisis enseña. Sabemos que en la experiencia clínica el analista no es el que trabaja, sino que mediante el trabajo de transferencia causa el trabajo del analizante. En cambio si hablamos de las vías de transmisión de la experiencia, el analista está como un trabajador, siendo su posición más cercana a la del analizante.

Diremos entonces que el analista no ocupa el mismo lugar en la experiencia que en la enseñanza: la experiencia analítica requiere del trabajo de transferencia, el saber supuesto y el deseo del analista; mientras que la enseñanza supone la trasferencia de trabajo, el saber expuesto y el deseo del enseñante.


II- La puesta en acto de la realidad del inconsciente y el deseo del analista, se distingue del trabajo en el control y del dictado de un curso en un instituto. La hiancia entre lo que el psicoanálisis enseña y ¿cómo enseñarlo?, nos conduce a una interrogación sobre la hiancia entre teoría y práctica.

En el “Ruiseñor de Lacan”, Jacques Alain Miller afirma que es por la hiancia que la práctica no es la aplicación de la teoría. La práctica necesita de la teoría, pero hay una dimensión donde funciona al lado de la teoría y esa dimensión es la clínica que redescubre los principios teóricos para cernir lo singular del caso. Se trata de la hiancia que separa y a la vez articula, sin que se recubran, el tipo clínico y el caso.

El modo en que Kant resuelve el problema de teoría y práctica, requiere de la introducción de un intermediario que permita su conexión, y que es un juicio no universalizable, un acto de juzgar si el caso entra bajo la regla. Una evocación de este juicio es lo sucede en el control en relación a un diagnóstico. Sin embargo, para el psicoanálisis, teoría y práctica no se reduce a universal y particular. El pasaje del universal al particular permitiría encontrar en la práctica los conceptos de la teoría; en este sentido la práctica podría ser la aplicación de la teoría. Es la introducción del singular en tanto que excede el particular lo que denota la hiancia en cuestión, de allí que no haya dos casos iguales, ni dos analistas iguales. En cuanto al control, lo singular se ubicará en la verificación de los efectos de las intervenciones del analista en la posición subjetiva del analizante.

El psicoanálisis enseña que hay una hiancia.



III- La enseñanza no es rápidamente homologable a la transmisión. Puede haber enseñanza sin transmisión, y puede haber transmisión sin enseñanza porque lo que se transmite no necesita ser entendido. Cuando la enseñanza bordea la ignorancia y se dirige a lo no sabido, produce efectos de transmisión.

Jacques Lacan comenzó su enseñanza de treinta años con una referencia al maestro Zen: “A los alumnos les toca buscar la respuesta a sus propias preguntas...”. El propio movimiento de su enseñanza, tiene por efecto evocar una falta que da lugar a la producción de otros y que, en cierto modo, tiene el valor de una interpretación. Es la lógica que sostiene la transferencia de trabajo donde es necesario que quede algo por hacer.

Hay que respetar en la enseñanza una dimensión vinculada al saber sistematizado, que implica la repetición – el Automaton del saber –. Pero existe otra dimensión ligada a lo contingente, vertiente del detalle, del hallazgo. Una parte de la enseñanza es sistemática y trabajosa, otra es original y creativa, donde lo nuevo puede ser una modesta articulación de saberes ajenos.

Tal vez esta sea la razón por la que Lacan menciona, en su texto sobre la Carta Robada, a la obra de Jorge Luis Borges para decir que es armónica con el hilo de su enseñanza; en numerosos ensayos, Borges recorre los saberes enciclopédicos del Otro y luego crea su nueva teoría personal.

Ambas vertientes, entonces, se proponen como necesarias, sólo sobre el fondo de lo no sabido es que se puede producir un saber, el cual podrá funcionar, a su vez, como marco a partir del cual podrá lo nuevo encontrar un lugar.

En el psicoanálisis, inventar lo nuevo, permite mantener viva la teoría y la practica que se enseña, mientras que solo la repetición de un saber muerto genera aburrimiento. La enseñanza en psicoanálisis tiene un punto de delirio y se opone a la enseñanza de un profesor universitario guiado por un programa y la vigilancia del Estado.

La transmisión de un saber vivo es inventar una nueva literatura analítica vinculada a los nuevos síntomas y malestares de la época. La enseñanza de Lacan incluye lo imposible de enseñar, el acto analítico no se enseña.

No se puede enseñar lo que uno sabe de la misma manera que no se puede amar dando lo que se tiene.




Bibliografía:
Lacan Jacques: “El psicoanálisis y su enseñanza” Escritos I, Ed. Siglo XXI, Bs. As. 1988.

Miller Jaques Alain: “El banquete de los analistas” Ed. Paidós, Bs. As. 2000

Miller Jaques Alain: “El Ruiseñor de Lacan” en “Del Edipo a la Sexuación” Ed. Paidós, Bs. As 2000

Laurent Eric: “Lo imposible de enseñar” en “Del Edipo a la Sexuación” Ed. Paidós, Bs. As 2000



Laurent Eric: Conferencia en las jornadas de cierre del ICBA año 2000 (inédito)

* Trabajo presentado en las Jornadas Institucionales Psicología y calidad de vida los días 3,4 y 5 de octubre del año 2002. Bahía Blanca


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad