Lo que dicen del apreder los personalistas


Max Scheller y Luis Lavelle



Descargar 4.8 Mb.
Página4/12
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño4.8 Mb.
Vistas252
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

Max Scheller y Luis Lavelle


  1. Luis Lavelle (1883- 1951)



Fue profesor de la Sorbona y del Colegio de Francia y, junto con Le Senne, es el máximo representante del movimiento denominado «filosofía del espíritu».

Cultivó una filosofía y una literatura fronterizas entre el misticismo, el espiritualismo y el panteísmo. Pero sus pensamientos tendieron a resaltar el valor espiritual del hombre en cuanto portador en su interior de un mundo que le da confianza para dominar por el mundo exterior.
Sus obras merecieron una gran aceptación por parte de los ámbitos literarios y filosóficos, tanto por la serenidad y viveza de su estilo como por las visiones originales del mundo y de la vida que ofrecía
Entre sus mejores escritos se puede aludir a “La dialéctica del mundo sensible”, “Sobre el ser“, “La conciencia de sí”, “La presencia total”, “El yo y su destino”, “Sobre el acto”,“Del tiempo y de la eternidad”, “Introducción a la ontología”, ”Del alma humana”, “La conciencia de si”, “El mal y el sufrimiento” , “Las potencias del yo”, y “Tratado sobre los valores”.
Murió el 1 de septiembre de 1.951, dejando el recuerdo de un metafísico que, sobre todo en los cuatro volúmenes de su libro “Sobre el “ser”, intentó hacer comprender a todos que lo importante en la vida del hombre desde la infancia es el “ser”, no el “parecer”, el “valor”, no la “apariencia” y el “vivir”, no el “vegetar”. Reclamó siempre que el hombre fuera educado en la “autenticidad” y no en la “supervivencia”, que aprendiera las cosas desde la “realidad”, no desde la “provisionalidad”.



  1. Maurice Blondel (1861 - 1949),


Descendiente de una antigua familia borgoñesa católica, cursó sus primeros estudios en el Liceo y los prolongó en la Universidad, donde obtuvo la Licencia en Letras y el Bachillerato en Derecho. A los 20 años fue admitido en la “École Normale Supérieure”, graduándose en la misma. Obtenido el doctorado, se dedicó a la docencia Tida su vida
La intuición fue el tema de sus trabajos y el centro de sus inquietudes. Descubrió y divulgó que el hombre capta más por intuición que por reflexión y que lo importante en la docencia, y por lo tanto en el aprendizaje, es saber buscar los caminos cortos de la intuición y no los lagos de la razón o de la reflexión.
Entre sus obras figura encabeza su tesis doctoral “La Acción”. Intentó en ella una crítica de la vida y una ciencia de la práctica. En ella explica que la vida es acción y no contemplación. Que los modos de mejora del hombre nacen de asimilar las cosas que se reciben, que se aprenden, y no sólo engullirlas y dejarlas inactivas en la memoria. Pide un aprendizaje vital, es decir buscado en la vida y llevado a la vida; y no nocional, es decir aprendido y comprendido y conservado para un uso ocasional, utilitario pero no transformador y comprometedor.


El aprendizaje vital lleva a los contenidos a la vida y las conquistas duran para siempre. El meramente nocional está condenado al olvido en su casi totalidad o lo más a algún uso ocasional o sectorial


Las ultimas obras que publicó, “El pensamiento”, “El ser y los seres”, “La acción”, “La Filosofía y el espíritu cristiano”, fueron ampliamente alabadas por todos los pensadores, sobretodo por los vinculados con el mundo de la educación, ya que marcaban unas líneas exactas de lo que significa la cultura occidental y de los cauces para vivir las realidades del mundo y del a historia con miras elevadas y con destinos de eternidad.
Exigencias filosóficas del cristianismo” fue ya el último producto de sus mente privilegiada y sagaz, En ella intentaba justar el Pienso cartesiano, el Debo kantiano, y el Quiero schopenhaueriano, en “Actuó y Vivo” propio y personal.


El aprendizaje entre los sociólogos y los filósofos de los valores siempre se puso al servicio de los ideales superiores transcendentes: éticos, estéticos, espirituales. El movimiento de los axiólogos hizo pensar a muchos que de poco vale la cultura para formar al hombre, sin por encima de la ciencia no se instala el ideal de la sabiduría.




M. Blondel y G. Marcel
e) Gabriel Marcel (1889-1973)
Es el tercer pensador francés que marca un sendero en las rutas de la formación humana. Aunque no hubiera escrito nada más que su hermosa obra “Ser y tener” hubiera sido suficiente para dar a entender lo que el hombre debe tener como objetivo en la vida y lo que debe buscar cuando aprende conocimientos y cuando cultiva virtudes.
Pero también escribo otras hermosas páginas en libros como “Diario metafísico”, Del rechazo a la invocación”, “Homo Viator”, “El misterio ontológico”, además de múltiples obra dramáticas de bella literatura y admirable factura.
Gabriel Marcel nació y murió en París. Huérfano de madre e hijo de diplomático agnóstico, pero amante del arte cristiano, estudió Filosofía en la Sorbona, Recibió clases de Charles Péguy, Jacques Maritain y Henri Bergson. Este último influyó notablemente en su pensamiento especialmente en sus conceptos de “intuición creativa” y de “duración”. Ejerció de profesor en varios Liceos y fue adquiriendo fama de dramaturgo con obras como “La gracia”, “El palacio de arena” y otras siempre con sabor “existencialista”, pero con valor trascendente.
Sostenía que los individuos tan sólo pueden ser comprendidos en las situaciones específicas en que se ven implicados y comprometidos. Esta afirmación constituye el eje de su pensamiento, calificado como existencialismo cristiano o personalismo. Distinguía entre la reflexión primaria, que tiene que ver con los objetos y las abstracciones y que se la que conduce a la ciencia y la tecnología; y la reflexión secundaria -usada por él como método- que se ocupa de aquellos aspectos de la existencia humana, como el cuerpo y la situación de cada persona, en los que se participa de forma tan completa que el individuo no puede abstraerse de los mismos.
La reflexión secundaria contempla los misterios y proporciona una especie de verdad (filosófica, moral y religiosa) que no puede ser verificada mediante procedimientos científicos, pero que es confirmada mientras ilumina la vida de cada uno.
Con la primera reflexión se progresa por fuera, y se logra ciencia y habilidades. Con la segunda se crece por dentro y se descubre vida y valores eternos. El hombre, en sus años infantiles y juveniles debe aprender a reflexionar de las dos maneras

En la medida en que predomina una forma de aprendizaje se hará cada persona un científico o filósofo, es decir, un depósito de datos y habilidades o un manantial de vida y de felicidad.



Los filósofos personalistas, los cultivadores de valores, los testigos de los impulsos vitales y de las relaciones humanas en profundidad nunca podría aprendizaje f río, cerebral, científico y secamente lógico.

Hay algo en el hombre que le diferencia de la máquina. Un hombre recibe con calor o con frío lo que debe entender y atender. Y si es inmadura, como el niño y el joven, nunca se queda indiferente ante lo que aprende

Es la hermosa enseñanza del los vitalismos, los espiritualismos, los misticismos, los intuicionismos y los circunstancialismos.





3. Los psicólogos personalistas
a) Gordon Williard Allport (1897-1967) fue el más importante de los estudiosos de la Personalidad.. Psicólogo estadounidense, especialmente conocido por sus estudios sobre evaluación de la personalidad y sobre psicología social. Nació en Montezuma (Indiana). Estudió en la Universidad de Harvard de Cambridge (Massachusetts), y Lugo en las universidades alemanas de Berlín y Hamburgo y en la de Cambridge, Inglaterra.

  

Después de ejercer la docencia en el Robert College de Constantinopla (hoy Estambul, en Turquía), en Harvard y en el Dartmouth College de Hanover (New Hampshire), volvió a Harvard como ayudante de cátedra y en 1942 obtuvo la cátedra de Psicología. Desde 1937 hasta 1949 fue director del Journal of Abnormal and Social Psychology (Diario de psicología patológica y social), y en sus estudios sobre evaluación de la personalidad subrayó que cada personalidad individual constituye un patrón único



Gordon Allport
Sus estudios y planteamientos de la personalidad quedaron pronto recogidos en obras de amplia difusión como su libro "La Personalidad: su configuración y desarrollo" o bien en "La naturaleza de los valores”.  y "Personalidad y encuentro social", libros que han traducido a todos los idiomas. También fue autor y coautor de diversas obras, entre las que se incluyen: “El individuo y su religión”, “La naturaleza del prejuicio” y “Desarrollo y cambio: consideraciones sobre el proceso de convertirse en persona
   Enseñó en la Universidad de Harvard y su teoría humanista y dinámica de la personalidad se ha impuesto en la psico­logía moderna, superando el conductismo y el psicoanálisis y presentando la personalidad como "la organización dinámica de los rasgos y fuerzas que permiten al hombre situarse en el entorno de vida".


    El concepto dinámico de "personalidad" ha hecho su teoría muy influ­yente, al despertar la atención sobre aspectos como la motivación, los intereses, la afectividad, que son condicionante para la educación global del hombre.

Por eso su esquema científico en parte merece el nombre de factorialista, aunque escapa el concepto puramente dinámico de la idea de factor y de producto.

   


Al resaltar el valor de la responsabilidad y de la autonomía, el eco de las experiencias y de los proyectos elaborados, de la energía moral y es­piritual y de las propias opciones, hace su visión del hombre. Es  la teoría que mejor explica los hechos y capacidades espirituales



En ese contexto el proceso del aprendizaje no puede entenderse como algo separado del conjunto de todos los demás rasgos. Aprender es integrar en un mosaico de fuerzas interna al hombre el contenido de lo aprendido. La voluntad quiere el objeto o la acción, la afectividad lo acoge con agrado, la fantasía y la memoria lo integran en sus esquemas y los rasgos de la actividad, la sociabilidad o la expresividad lo asimila y coronan la integración en sus esquemas


El diseño sintético del concepto de personalidad en Allport se mueve en relaciones similares a las expresadas en este gráfico



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos