Lic. Wendy Carola Cortez Rojas gestióN: II – 2012 Índice págs



Descargar 0.72 Mb.
Página7/9
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño0.72 Mb.
Vistas393
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9

Carta de Roma: La amabilidad, el trato cordial siempre y con todos, la alegría en acoger a la gente, es nuestro estilo salesiano. Don Bosco lo recoge en su carta con una expresión significativa: “El mejor plato de una comida es la buena cara”

En vuestro colegio: ¿Qué significado tiene esa frase?, ¿cómo se vive en vuestra relación de educadores y alumnos? ¿Cómo tendría que vivirse?

Gracias. Don Bosco: Por habernos dado esta simpatía en. el trato como característica peculiar.

2. UNA AMABILIDAD QUE NACE DEL AMOR PROFUNDO

Carta de Roma: Don Bosco preguntó a uno de, los personajes del sueño que sirvió de base para la carta a sus alumnos: ¿Es que mis jóvenes no son bastante amados? Tú sabes cuánto los amo. Tú sabes he sufrido por ellos y cuánto he tolerado, en el transcurso de caños, y cuánto tolero y sufro en la actualidad. Cuántos trabajos, cuántas humillaciones, cuántos obstáculos, cuántas persecuciones para presionarles pan, hospedaje, maestros y especialmente para buscar la salvación de sus almas. He hecho cuanto he podido y sabido por ellos, que el afecto de toda mi vida".

En vuestro colegio: Describid todo lo que hacen vuestros educadores por vosotros. ¿Qué os gustaría que hicieran además de esto?

Gracias, Don Bosco: Por el amor tan grande que tuviste a los jóvenes que quisiste que continuara a través de nosotros.

PERO NO BASTA AMAR

Carta de Roma, No basta consumir la vida por los jóvenes; falta lo mejor: que los jóvenes no sean solamente amados sino se den cuenta de que se les ama... Hace falta que, al ser amados en la cosas que les agradan, participando en sus inclinaciones infantiles aprendan a ver el amor también en aquellas cosas que les agradan poco como son la disciplina, el estudio, el sacrificio y que aprendan a con generosidad y amor".

En vuestro colegio:- ¿Podéis percibir cómo os aman vuestros educadores? ¿Cómo tendría que ser para que ese estilo de amor se pareciera a lo que dice Don Bosco en su carta?

Gracias. Don Bosco: Por tu manera de amar, tan visible, tan clara, tan significativa...

3. CUANDO EL MAESTRO NO ESTA CERCANO AL ALUMNO

Carta de Roma.- "Vi en el sueño que los superiores no eran ya el alma de los recreos. La mayor parte de ellos paseaban, hablando entre sí, sin preocuparse de lo que hacían los alumnos; otros jugaban, pero sin pensar para nada en los jóvenes; otros vigilaban a la buena, pero sin advertir las faltas que se cometían; alguno que otro corregía a los infractores, pero con amenazas y raramente. Había algún salesiano que deseaba introducirse en algún grupo de Jóvenes, pero vi que los muchachos buscaban la manera de alejarse de sus maestros y superiores".

En vuestro colegio: ¿Son frecuentes estas escenas entre vosotros? ¿Cuál de ellas lo es más? ¿Cómo tendría que ser?

Gracias. Don Bosco: Por tu cercanía e interés por los jóvenes en todo momento.

4. CUANDO EL MAESTRO SE CONVIERTE EN AMIGO

Carta de Roma: "El maestro al cual sólo se le ve en la clase es un maestro y nada más; pero si participa del recreo de los jóvenes, se convierte también en hermano. Si al sacerdote se le ve en la iglesia predicando se dirá que no hace más que cumplir con su deber, pero, si se le ve diciendo en el recreo una buena palabra, habrá que reconocer que esa palabra proviene de una persona que ama". Muchas conversiones fueron efecto de algunas de las palabras de Don Bosco pronunciadas de improviso al oído de uno de sus jóvenes mientras se divertían".

En vuestro colegio: Haced una comparación, exacta entre lo que Don Bosco escribió y lo que ocurre en vosotros.

¿Cuáles son las diferencias?



Gracias, Don Bosco.- Por haber sido, al mismo tiempo, sacerdote y por haber hecho de maestro en la clase y de compañero en el patio.

PRÁCTICA

AMABILIDAD”






UNIDAD VII

BONDAD, DULZURA, PACIENCIA, CONFIANZA

Este sistema se basa enteramente en la razón y la religión, y sobre todo en la bondad, dulzura, paciencia, confianza, por lo que excluye todo castigo violento, y trata de hacerlo sin el más mínimo castigo. This system seems preferable for the following reasons: Este sistema parece preferible por esa razón.

El sistema de prevención profundiza en el conocimiento, para que un educador siempre puede hablar con ellos en el lenguaje del corazón, no sólo durante el tiempo de su educación, pero incluso después. Habiendo una vez logrado ganarse la confianza de sus alumnos que posteriormente pueden ejercer una gran influencia sobre ellos, y aconsejarles, asesorar e incluso que los corrija, cualquiera que sea la posición que pueden ocupar en el mundo más adelante.

Temas a profundizar en esta unidad son:



  • Los dos pilares de nuestra fe

  • Pensamientos de Don Bosco

  • La virgen lo reprende por su silencio

  • Acerca de la obligación de dar limosna

  • Ricos que llegan a ser pobres

  • Los castigos de los pecadores

  • El congreso de los diablos

1. LOS DOS PILARES DE NUESTRA FE

Este es su sueño más famoso



Sus tres grandes amores son Jesús Sacramentado, María Auxiliadora y el Sumo Pontífice, quienes fueron protagonistas en uno de sus más famosos sueños proféticos:

Don Bosco vio que una gran barca (la Iglesia) navegaba en un mar tempestuoso piloteada por el Romano Pontífice, y a su alrededor muchísimas navecillas pequeñas (los cristianos). De pronto aparecieron un sinnúmero de naves enemigas armadas de cañones (el ateísmo, la corrupción, la incredulidad, el secularismo, etc., etc.) y empezó una tremenda batalla.



A los cañones enemigos se unen las olas violentas y el viento tempestuoso. Las naves enemigas cercan y rodean completamente a la Nave Grande de la Iglesia y a todas las navecillas pequeñas de los cristianos. Y cuando ya el ataque es tan pavoroso que todo parece perdido, emergen desde el fondo del mar dos inmensas y poderosas columnas (o pilares). Sobre la primera columna está la Sagrada Eucaristía, y sobre la otra la imagen de la Virgen Santísima.

La nave del Papa y las navecillas de los cristianos se acercan a los dos pilares y asegurándose de ellos ya no tienen peligro de hundirse. Luego, desde las dos columnas sale un viento fortísimo que aleja o hunde a las naves enemigas, y en cambio a las naves amigas les arregla todos sus daños.

Todo el ejército enemigo se retira derrotado, y los cristianos con el Santo Padre a la cabeza entonan un Himno de Acción de Gracias a Jesús Sacramentado y a María Auxiliadora. El sueño es detallado e incluye a varios papas...

«La Iglesia deberá pasar tiempos críticos y sufrir graves daños, pero al fin el Cielo mismo intervendrá para salvarla. Después vendrá la paz y habrá en la Iglesia un nuevo y vigoroso florecimiento».

Estimamos que la visión de los pilares es muy actual. Corresponde a la visión del S.S. Juan Pablo II para la Iglesia.  Nosotros debemos estar en sintonía espiritual con el Papa y cooperar con el de todo corazón para que la barca, la Iglesia, avance hacia los pilares.



2. PENSAMIENTOS DE DON BOSCO

 La ayuda de Dios no falta cuando se trabaja de veras y con fe.

 El demonio tiene miedo a la gente alegre.

 Haz que todos los que hablan contigo se hagan amigos tuyos.

 Trata de hacerte querer más que temer.

Preocúpense especialmente de los enfermos, de los niños, de los ancianos y de los pobres, y ganarán la bendición de Dios y la benevolencia de los hombres.

El amor da fuerzas para soportar las fatigas, los disgustos, las ingratitudes, la falta de disciplina, las ligerezas, las negligencias de los jóvenes.

Recuerda que todo cristiano tiene la obligación de ayudar a los demás, y que no hay predicación más eficaz que la del buen ejemplo.

La caridad todo lo soporta, de donde se deduce que no tendrá jamás verdadera caridad el que no quiere soportar los defectos ajenos.

La Comunión devota y frecuente es el medio más eficaz para tener buena muerte y así salvar el alma.

El alimento del alma es la Palabra de Dios.

Para hacer el bien hay que tener un poco de valor.

Bueno es el cuerpo cuando esté aseado, pero mejor es tener la conciencia limpia de toda culpa.

¿Quieres llevar contigo el dinero a la eternidad? Da limosna a los pobres.

Si el dinero hace mucho, la oración lo obtiene todo.

Hay que sudar muchísimo para conservar la dulzura y, tal vez, sea necesario derramar la propia sangre para no perderla.

La vida es demasiado corta. Hay que hacer deprisa lo poco que se pueda, antes de que nos sorprenda la muerte.

La primera virtud de un hombre es la obediencia a su padre y a su madre.

El humilde siempre será bien visto por todos: por Dios y por los hombres.

En la enseñanza, textos breves, fáciles y precisos.

Me basta que sean jóvenes para amarlos con ardor.

Sé agradecido con quien te ayude.

Pongámonos todos bajo el manto de la Virgen. Ella nos librará de los peligros y nos guiará.

El que confía en la Virgen nunca se verá defraudado.

Se atrapan más moscas con una cucharadita de miel que con todo un barril de vinagre.

A la hora de la muerte se ven las cosas desde otro punto de vista.

 Los tres enemigos del hombre son: la muerte (que lo sorprende) , el tiempo (que se escapa), y el demonio (que le tiende sus lazos).

Hace mucho el que hace poco, pero hace lo que debe. No hace nada el que hace mucho, pero no hace lo que debe hacer.

No te comprometas asumiendo demasiados trabajos. Quien mucho abarca poco aprieta y lo estropea todo.

La verdadera religión no consiste sólo en palabras; es menester pasar a las obras.


 
Un Oratorio sin música es un cuerpo sin alma.

Los ociosos, al final de la vida, experimentarán grandes remordimientos por el tiempo perdido.

Quien no vive en paz con Dios, no puede tener paz consigo mismo ni con los demás.
 
¡Qué consolador resulta el Padrenuestro que resulta por la mañana y a la noche, qué gusto da pensar que tenemos en el cielo un Padre que piensa en nosotros!

Un trocito de paraíso lo arregla todo.

Del prójimo hay que hablar bien o callar.

Es preciso tener como compañera inseparable a la paciencia.

Piensa en Dios según la fe, del prójimo según la caridad, y de ti según la humildad.
 
Perdona todo a todos, a ti no te perdones nada.

El Señor siempre envía grandes socorros para las grandes necesidades.

Déjate guiar siempre por la razón y no por la pasión.

Hagamos el bien que podamos y no aguardemos la recompensa del mundo, sino solamente de Dios.

Respeto a todos pero no temo a nadie.

Las espinas de la vida serán las flores de la eternidad.

Cuando se trata se servir a Dios, hay que estar dispuesto a sacrificarlo todo.

Todo salesiano hágase amigo de todos, no busque nunca la venganza, sea fácil en perdonar.

Sólo en el silencio concede el Señor sus gracias.

Caridad, paciencia, dulzura, nunca reproches humillantes, nunca castigos. Hacer el bien a todos los que se pueda, y a ninguno el mal.

El trabajo es un arma poderosa contra los enemigos del alma.

Trabaja por el Señor, el paraíso lo recompensa todo.

¡Ay de quien trabaja esperando el pago del mundo!, el mundo es mal pagador y paga siempre con la ingratitud. Trabaja por amor a Jesucristo.

Hay que trabajar como si no se debiese morir nunca y vivir como si se debiese morir cada día.

Cuando un hijo abandona a sus padres para seguir la vocación, Jesucristo ocupa su lugar en la familia.

3. LA VIRGEN LO REPRENDE POR SU SILENCIO

El 4 de Junio de 1887 (apenas unos meses antes de la muerte del Santo), Don Bosco narró:

“He visto a Nuestra Señora la Virgen María en un Sueño y me ha reprochado mi silencio acerca del buen uso que se debe hacer de las riquezas. Entre otras cosas me dijo: que muchas almas se condenan por faltar contra el sexto y el noveno mandamiento, pero que hay también muchas que se pierden por haber hecho mal uso de las riquezas. Y se quejaba Ella de que los sacerdotes no se atrevan a hablar de este argumento desde la cátedra sagrada”. (MB 13,361)

Don Bosco había hablado mucho y muy fuertemente acerca de la gran responsabilidad de quien no le da un fin social a sus riquezas.

Claramente había dicho a los ricos en sus conferencias:

“Si ahora no dais voluntariamente parte de vuestras riquezas a los necesitados, un día las tendréis que dar obligados por el puñal que os pondrán enfrente. Dad, dad mucho, antes de que los pobres lleguen al límite de su capacidad de aguante y os vengan a exigir con violencia lo que deberíais haber repartido de buena gana”.

Y él deseaba escribir un libro acerca de la gran responsabilidad que tiene cada uno de hacer de sus riquezas algo que redunde en bien de todos. Pero muchos le decían que él era muy exagerado a este respecto, y que no convenía hablar de estos temas. Así que no se atrevió a escribir su deseado libro.

Después de este Sueño llamó al Padre Francesia y le pidió que escribiera una obra acerca de este tema tan importante. Poco después apareció un libro de dicho sacerdote, bajo el título de “Al Paraíso por medio de las riquezas”.

Don Bosco siempre creyó en la frase de Jesús:

“Dad limosna según vuestras posibilidades y todo será puro para vosotros” (Lucas 11,41)



4. ACERCA DE LA OBLIGACION DE DAR LIMOSNA

El 14 de junio de 1887 habló así nuestro Santo:

“Hace unas noches soñé que se me aparecía la Santísima Virgen y me reprochaba por haberme callado últimamente acerca de la grave obligación de dar limosna.

Y me dijo: “Mire, que aunque uno sea sacerdote puede perderse por pecados contra el sexto y el séptimo mandamiento”. Y me insistió en que son muchos los que se pierden por no haber hecho buen uso de las riquezas, por hacer uso indebido de sus bienes, y no repartir lo suficiente a los pobres. Y añadió: “Si los que tienen bienes de fortuna repartieran entre huérfanos y pobres lo que no les resulta muy necesario, sería mucho mayor el número de los que lograrían salvarse. Pero desafortunadamente son muchos los que se guardan para ellos solos sus riquezas y esto será su perdición”.

NOTA: Desde hacía varios años venía Don Bosco hablando muy fuertemente a los ricos y a todos los que tenían algunos bienes de fortuna, acerca del gravísimo deber que tiene todo cristiano de compartir sus bienes con los necesitados. Muchos lo criticaban por esto y hasta lo querían acusar ante las autoridades eclesiásticas por hablar tanto acerca de los graves peligros que les esperan a los que tienen bienes si no los comparten con los necesitados. El santo repetía: “Si ahora no reparten voluntariamente sus bienes a los pobres, un día ellos vendrán con un puñal u otra arma en las manos y se lo quitarán a la fuerza”.

Y se quejaba de que a muchos sacerdotes les da pena insistirle a la gente acerca de lo grave que es la obligación de dar limosnas, y limosnas proporcionadas a lo que cada uno tiene o gana. (No migajas que no se sienten. Que eso sería un engañarse uno a sí mismo. Si lo que se da a los demás no cuesta nada, eso no es dar, es sólo un engañarse. La limosna debe empobrecer en algo al que la regala).

Repetía y repetía que el recomendar a los otros que se dediquen a dar limosnas generosas es hacerles un gran favor, porque según dijo Tobías en la Santa Biblia: “La limosna borra multitud de pecados”.

Pero lo criticaban tanto por enseñar esto, dispuso callarse últimamente. Y fue entonces cuando se le apareció la Santísima Virgen en persona a regañarlo por haberse callado y a recordarle que aunque uno sea sacerdote puede perderse si vive pecando contra el sexto mandamiento o no reparte debidamente sus bienes a los pobres.

Después de este sueño el santo llamó al Padre Bonetti, buen escritor, y le dijo:


  • Por favor: redacte un libro acerca de la grave necesidad y obligación que tiene todo buen cristiano de dar limosnas. Y repártanlo por todas partes.

El Padre Bonetti publicó ese libro al año siguiente, unos meses después de la muerte del santo. El título del libro era: “Cómo ganarse el cielo dando limosnas en la tierra”.

Es curioso que ésta es quizás la última aparición de la Santísima Virgen a Don Bosco, y la hizo para insistirle en un tema importantísimo para la salvación: Dar limosnas. Ayudar a los pobres con toda generosidad. No hacer mal uso de las riquezas.

Ahora existe un libro muy hermoso acerca de este tema (cuya lectura recomendamos como enormemente provechosa). Su título es: “CÓMO HACERSE RICO PARA EL CIELO, DANDO LIMOSNAS EN LA TIERRA” por Sálesman. En ese bello libro está lo que San Juan Bosco enseñaba acerca de la grave obligación que cada uno tiene de dar limosnas según sus posibilidades, y además otros muchos ejemplos muy hermosos. No dejemos de leerlo, su lectura puede ser de gran provecho.

5. RICOS QUE LLEGAN A SER POBRES

El 9 de agosto de 1887 Don Bosco narró el siguiente sueño:

“Vi en sueños que muchos dueños de fincas buscaban pastos para sus animales y no los encontraban. Y decían:

-¿Qué haremos que no hay con qué alimentar los ganados?

Y otros respondían:


  • Tendremos que matar el ganado y comernos la carne. Como en tiempos de José en Egipto: aquí las vacas flacas devorarán a las vacas gordas.

Luego vi unas maletas muy bien cerradas que nadie lograba abrir. Al fin pude abrir una de ellas y estaba totalmente llena de dinero. Y una voz me dijo:

  • Es el dinero de los ricos que pasará a los pobres, mientras que los ricos no lo podrán emplear. Muchos ricos perderán lo que tienen y serán expropiados”.

NOTA: Había aquí avisos de sequías y veranos muy grandes que iban a llegar a los agricultores y ganaderos, y la reafirmación de una verdad que Don Bosco iba predicando en esos años de ciudad en ciudad: “Si los ricos no comparten voluntariamente con los pobres repartiendo generosamente con ellos sus riquezas, un día violentamente les quitarán lo que poseen. Lo que podrían dar por las buenas (ganando así mucho premio para el cielo) y no lo quieren dar, lo perderán un día por medio de la violencia , pero ya sin méritos ni premios para la eternidad” . Y la historia de las revoluciones y de los continuos secuestros de ricos ha venido demostrando que sí se cumple este penoso aviso.

6. LOS CASTIGOS DE LOS PECADORES

El 3 de abril de 1887 habló así Don Bosco:

“Anoche vi en sueños los castigos que esperan a los pecadores. Y lo que vi es tan terrible que si los que me oyen pudieran verlo, o se dedicarían a una vida santa o saldrían huyendo llenos de susto. Primero oí un estruendo y un griterío como los que se sienten cuando hay un terrible terremoto. Luego vi un enorme horno donde muchos ardían y lanzaban lastimosos quejidos. Y una voz me dijo: “Muchos se dedican en esta tierra a todos los goces y después padecerán horribles sufrimientos”.

Luego vi allí sufriendo a muchas personas horrendamente deformadas. Y eran de los nuestros. Y al verlos sufrir tanto y oírles tantos lamentos exclamé:



  • ¿Pero no habrá algún modo de que paguen sus pecados y no tengan que venir a sufrir tantos tormentos?

Y una voz me respondió:

Que paguen sus pecados con plata y oro. Con limosnas a los pobres, pero también con otra plata y otro oro preciosos: las oraciones frecuentes, las confesiones y comuniones fervorosas servirán mucho para librarse de los sufrimientos que esperan a quienes viven cometiendo pecados.

NOTA: Don Bosco se despertó muy angustiado y lloraba al narrar este sueño. Allí vio destinados a muy terribles castigos a muchos de sus amigos que manchaban sus almas con frecuentes pecados. Afortunadamente la voz del cielo le anunció unos modos prácticos para librarse de aquellos castigos: orar, dar limosnas y recibir con fervor y frecuencia los santos sacramentos, especialmente la Sagrada Eucaristía.

7. EL CONGRESO DE LOS DIABLOS

Soñé que estaba en una gran sala donde muchos diablos celebraban un congreso para encontrar los medios con los cuales lograr acabar y destruir a la Comunidad Salesiana (y a cualquiera otra asociación religiosa).

Un diablo propuso:


  • Para destruir esta asociación religiosa lo mejor será la GULA. Ella trae desgano para hacer el bien, corrupción de costumbres, malos ejemplos, falta de espíritu de sacrificio, descuido de los deberes de apostolado…

Pero el otro diablo respondió:

  • Este medio no sirve para la mayoría, porque la comida de los religiosos es bastante sobria y las bebidas alcohólicas son escasas entre ellos.

Sus reglamentos mandan que la alimentación sea ordinaria y los superiores vigilan para que no haya exceso en esto. Y el que se excede en el comer y en el beber no sólo produce escándalo entre los demás sino que atrae el desprecio de los otros. Yo propongo más bien, como medio para acabar con la Congregación al inspirarles un gran AMOR POR LAS RIQUEZAS.

Y añadió:



  • Es que cuando en una asociación religiosa entra el amor a las riquezas, llega también el amor por las comodidades, y el deseo de tener cada uno su propio dinero para gastarlo en lo que se le antoje, y los religiosos empiezan ya a no pensar con caridad en los demás, sino con egoísmo, cada uno en sí mismo. Y el amor al dinero lleva a los religiosos a dedicarse a los ricos que pueden pagar altas cuotas, y se van olvidando de los pobres.

Aquel demonio quería continuar hablando pero le interrumpió un tercero que dijo:

  • ¡Qué gula, ni qué amor a las riquezas!. Estos religiosos son bastante pobres y bastante sobrios. Además se dedican a atender gentes tan necesitadas, que cualquier cantidad de dinero que les llegue, apenas sí les alcanzará para ayudar a tantos pobres que vienen a pedir su ayuda.

Yo en cambio propongo como medio para acabar con su comunidad el incitarles a una EXAGERADA LIBERTAD. Convencerlos de que no es necesario obedecer a los reglamentos de su Congregación. Que hay que rechazar ciertas preocupaciones poco brillantes que se les encomiendan. Que hay que producir movimientos contra sus superiores. Que se puede ir siempre a hacer visitas sin pedir permiso a nadie. Que pueden aceptar toda clase de invitaciones y aprovechar esas ocasiones para salir de casa… y otras cosas semejantes.

Entonces se adelantó un cuarto demonio y exclamó:



  • Esos medios que han propuesto resultan bastante inútiles, porque los superiores pueden despedir a los rebeldes. Es verdad que algunos se dejarán deslumbrar por el deseo de tener una exagerada libertad, pero ya verán que la mayor parte de estos religiosos se mantendrán fieles al cumplimiento de su deber. Yo les propongo un medio cuya peligrosidad estos hombres no serán capaces de descubrir tan fácilmente. Consiste en CONVENCERLOS DE QUE LO MAS IMPORTANTE ES LLEGAR A SER MUY INSTRUÍDOS, que su principal gloria será el lograr ser personas de mucha ciencia. Y para eso hay que convencerlos de que estudien mucho para adquirir fama, y no para lograr hacer gran bien a las almas o para ser más santos. Que se instruyan para provecho propio y no para provecho del prójimo que necesita de su apostolado. Hay que llevarlos a que desprecien a los que no son muy instruidos y que les interese la ciencia solamente, y no el ejercer el ministerio sacerdotal y el apostolado que tiene que hacer un buen religioso. Que no les guste enseñar catecismo a los niños, ni dar clases a los pobres, ni pasar largas horas en el confesionario. Que se dediquen solamente a predicaciones en las cuales puedan lucir todo su orgullo y conseguir alabanzas de las personas humanas, pero no a las sencillas predicaciones en las cuales ayuden en verdad a la salvación de las almas.

Esta proposición fue recibida con grandes aplausos por todos los diablos. Y yo me puse a pensar con tristeza que a nuestra Congregación (y a muchas otras) puede llegar el terrible peligro de que algunos crean que lo verdaderamente importante es ser muy instruidos y adquirir fama de brillantes ante los demás, y mientras tanto descuiden sus deberes de sacerdotes y de religiosos, esos deberes sencillos y humildes de enseñar catecismo, de confesar, de predicar de manera fácil al pueblo ignorante y de dedicarse a labores de apostolado que no brillan ante los ojos humanos pero que sí tienen un gran valor ante los ojos de Dios .

Y yo pensaba: ¡qué peligro tan grande el que nos puede venir : que los nuestros deseen solamente la ciencia que hincha y enorgullece y que proporciona alabanzas de la gente, y que esto los lleve a despreciar los buenos consejos de aquellos a los cuales consideran inferiores a ellos en el saber !.

De pronto uno de los diablos me vio escondido allá en un rincón escuchándoles y entonces todos ellos se lanzaron contra mí tratando de destrozarme. Yo empecé a gritar: ¡Auxilio! ¡Auxilio! y… me desperté muy emocionado y muy cansado.
PRÁCTICA:

Una palabra sobre los castigos”





UNIDAD VIII

RAZÓN Y RELIGIÓN



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos