Libro: Teoría del apego y psicoanálisis


Capítulo 4: Enfoques estructurales: el enfoque estructural en Norteamérica



Descargar 121.4 Kb.
Página2/4
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño121.4 Kb.
Vistas90
Descargas0
1   2   3   4

Capítulo 4: Enfoques estructurales: el enfoque estructural en Norteamérica

El modelo topográfico de Freud se siguió manteniendo a pesar de la introducción del modelo tripartito (1923). Los psicoanalistas continuaron insistiendo en la importancia de los instintos y en el desarrollo de las fases libidinales.

A juicio de Fonagy, se debe a Hartmann la elaboración del modelo estructural freudiano. La psicología del yo describe el proceso mediante el cual el yo llega a ser una organización compleja que funciona de manera cohesiva. Dicha formación evoluciona según una línea de desarrollo con algunos puntos de fijación. Los teóricos modernos estructurales mantienen el modelo tripartito del psiquismo, así como la noción freudiana de conflicto psíquico.

La teoría estructural norteamericana se desarrolla al mismo tiempo que tiene lugar el desarrollo de la teoría del apego, no obstante, y a pesar de tener importantes puntos de contacto, desde la teoría estructural se trató con hostilidad a la teoría del apego.



René Spitz

Fue uno de los pioneros en realizar investigaciones empíricas dentro del Psicoanálisis. Se inspiró en la Teoría de Campo de Kurt Lewin, y de Embriología de Speemann. Pensaba que los cambios más importantes en la organización mental del niño están marcados por la emergencia de nuevas conductas y nuevas formas de expresión emocional. Se refiere a los organizadores psíquicos, que muestran el avance de las estructuras mentales subyacentes. La aparición de la sonrisa a los 2-3 meses representa la diferencia entre el self y el objeto. La ansiedad de separación a los 8 meses marca la diferenciación entre diversos objetos. Subrayó la importancia del papel de la madre y de la interacción madre-niño de la misma manera que los teóricos del apego veían que el cuidado del adulto acelera el desarrollo de las capacidades innatas.

Estos investigadores señalaron la importancia del afecto en la autorregulación. La expresión emocional de la madre tiene al comienzo una función tranquilizadora y de contención, facilita la restauración de la homeostasis y el equilibrio emocional.

A pesar de las coincidencias Spitz (1960) criticó muy duramente a Bowlby tachando de simplista el modelo teórico de este último.



Edith Jacobson

Fonagy señala el mérito de esta autora al haber introducido en la teoría psicoanalítica el concepto de imagos o representaciones del self y de los otros. El niño adquiere las representaciones del self y del objeto como bueno (amoroso), y malo (agresivo), dependiendo de las experiencias de gratificación o frustración en la relación con el cuidador.

Otra aportación importante de Jacobson a la teoría del apego fue la consideración de que la percepción que tiene el niño del otro, con anterioridad a la formación de límites entre el self y el otro, configura la estructura experiencial del self. Esta autora tuvo la clarividencia de destacar la separación entre representación del self e Ideal del Yo, lo que ha permitido avanzar notoriamente en la comprensión de la depresión.

Eric Erikson

Al mismo tiempo que este autor se interesaba por estos temas en Viena, Bowlby ponía las bases para el desarrollo de la teoría del apego en Londres; ambos se formaron con Anna Freud.


- Puntos de convergencia entre este autor y la teoría del apego

Este autor considera que la unión de experiencias episódicas genera estructuras episódicas de nivel superior. Además al igual que Bowlby sostiene que a ruptura del apego con el primer cuidador dificulta el desarrollo de una personalidad sana.

Es importante su definición de confianza básica, que se transmite mediante las vivencias con el otro significativo.


Fonagy subraya la perspicacia de este autor al describir en Infancia y Sociedad las características de cuidado que proveen de seguridad al niño, valorando positivamente la estimulación moderada y la no intrusividad. Este autor considera tanto los factores individuales como los interpersonales, destacando el influjo del entorno cultural en el desarrollo del psiquismo.


Tanto Bowlby como Erikson se vieron sometidos a duras críticas por parte de los psicoanalistas de su época, y ambos se sirvieron de los aportes provenientes de ciencias limítrofes al psicoanálisis.


- Puntos de divergencia


Los representantes de la psicología del yo se mantienen fieles al modelo psicoanalítico tradicional, en el sentido de que otorgan un papel central a la sexualidad y, por tanto, estos autores consideran que el apego temprano forma parte del desarrollo psicosexual en la fase oral.

Si bien Erikson reconoce la importancia del apego, se centra más en el estudio del individuo que en las relaciones interpersonales. Mientras que la teoría de Bowlby considera que el vínculo de apego es de carácter primario, desde el enfoque estructural el apego es considerado como un vínculo intermediario en el desarrollo hacia la individuación.

 
Capítulo 5: Modificaciones del modelo estructural


En este capítulo Fonagy estudia tres modificaciones importantes del modelo estructural, revisando los siguientes autores: Anna Freud, Margaret Mahler y Sandler.

Anna Freud fue una de las primeras autoras psicoanalistas que estableció una relación entre etapas del desarrollo y trastorno psicopatológico. Además, siempre estuvo interesada en la observación. Anna Freud y Dorothy Burlingham llevaron a cabo observaciones dolorosas con niños que habían sobrevivido a campos de concentración, percibiendo que estos niños, en los momentos de tensión buscaban la cercanía con los otros, especialmente con los adultos.

A juicio de Fonagy, esta autora consideraba la necesidad de un crecimiento equilibrado y, sostenía que las fuerzas implicadas en el desarrollo eran tanto de origen interno como de origen externo. Desde la perspectiva del desarrollo, Anna Freud considera esencial la continuidad, de manera que una fase del desarrollo sirve de apoyo para la siguiente; este concepto es similar a las ideas de Bowlby acerca del crecimiento de la personalidad.

Fonagy compara los mecanismos de defensa estudiados por ella con los patrones de apego. En este sentido, el autor considera que éstos son construidos por el niño para afrontar la interacción con los cuidadores, y el patrón de apego evitativo puede estar relacionado con el mecanismo de evitación descrito por Selma Fraiberg (1982).

Ahora bien, hay una diferencia fundamental entre el enfoque de Bowlby y el de Anna Freud. Ésta, a pesar de valorar la interacción entre el niño y la madre, atribuía a dicha relación un carácter sexual. Por otra parte existen discrepancias entre las observaciones de Anna Freud y sus formulaciones teóricas, a las que permaneció fijada.



Mahler

El autor destaca el interés de Mahler en el proceso de diferenciación entre yo y no yo. Esta autora sostiene que el niño se desarrolla a partir de un autismo normal hasta llegar a la individuación Las observaciones de Margaret Mahler han tenido una importante repercusión en la clínica de adultos, ya que han permitido una mejor comprensión de la patología grave.


Mahler y cols (1975) observaron que algunas madres, en el reencuentro con el bebé, respondían retirándose o con agresión, y que la respuesta de los niños era similar a la de los pacientes límites. Masterson y Rinsley (1975) y, más tarde, Rinsley (1977, 1982) profundizaron en la teoría de Mahler, comparándola con las formulaciones de Bowlby; el resultado de estas investigaciones les llevó a afirmar que los pacientes “borderline” tienen un conflicto entre el deseo de independencia y el miedo ante la amenaza de la pérdida de amor.


Para Mahler es importante ver cómo el niño toma conciencia de sus límites corporales, y tiene muy en cuenta el papel que desempeña el cuidador en el desarrollo del self corporal. Este concepto adquiere mucha importancia en las patologías severas, puesto que en estos casos, los pacientes tienen una imagen caótica de su cuerpo. Debido a ello, en ocasiones se ocasionan automutilaciones o padecen de anorexia severa. Fonagy valora también muy positivamente esta concepción de la autora, porque nos permite una mayor comprensión de la agresividad.


Es interesante reconsiderar los puntos de vista de Mahler comparándolos con los descubrimientos recientes acerca de que formas de apego organizado e inseguro no deben ser consideradas como formas de apego patológicas.

- Puntos de contacto y divergencias entre la obra de M. Mahler y los teóricos del apego.

Fonagy menciona la revisión que Carslson y Sroufe han realizado de la teoría de Mahler comparando la subfase de ejercitación del niño, así como la tendencia a reabastecerse emocionalmente, con el concepto de base segura de Bowlby. Además, la descripción que esta autora hace de la “influencia mutua” se corresponde con los últimos hallazgos de la teoría del apego en el sentido de que las representaciones que la madre tiene del bebé influyen en la interacción entre ambos.

El autor destaca una importante aportación de Stagle, discípulo de Mahler, quien describe algunas cualidades necesarias en los padres de niños en el segundo año de su vida; entre ellas cita dominar la ansiedad de separación y la afirmación de la confianza básica.

En cuanto a las diferencias entre ambos modelos, el autor subraya que Mahler considera que hacia los cuatro meses comienza un período en que es necesaria la diferenciación entre el self y el otro. Por su parte los teóricos del apego sostienen que el foco del desarrollo en el período comprendido entre los 4 y los 18 meses, es la relación con la madre. Ésta proporciona al niño una base segura, desde la cual relacionarse con los otros. Por otra parte, la autora considera las conductas independientes o ambivalentes como normales, mientras que Bowlby y sus discípulos piensan que estas conductas están motivadas por la ansiedad derivada de la separación.






Sandler

Fonagy considera que el modelo de Sandler coincide totalmente con el modelo psicológico de la teoría del apego en cuanto que pretende describir cómo se van conformando las representaciones complejas del self y del objeto a través de experiencias, fantasías y recuerdos de interacción con los otros significativos. Sin embargo, Sandler está interesado en investigar la distorsión de las representaciones debido a estados mentales internos, no prestando atención a la influencia de factores externos.

Este autor considera que los patrones de relación de la primera y segunda infancia pueden actualizarse en las relaciones adultas, lo que concuerda con los Modelos de Funcionamiento Interno.


Fonagy subraya el mérito de Sandler diciendo


“Ha sido, sobre todo, a partir del trabajo fundamental de Sandler que la mayoría de los estudiosos del Psiocanálisis que han adoptado el marco teórico del desarrollo estarían de acuerdo, actualmente en que las estructuras cognitivas del self y del otro regulan la conducta del niño con el cuidador y más adelante la conducta de todas las relaciones significativas subsiguientes dentro de las cuales hay que incluir, finalmente, las relaciones con sus propios hijos” (pág 86).


Este autor ha constituido un puente importante entre las teorías psicoanalíticas y la teoría del Apego.

La teoría de Sandler tiene una importante aplicación en la clínica psicoanalítica, sobre todo en lo que se refiere al trabajo de la transferencia-contratransferencia.

 
Capítulo 6: Modelo Klein-Bion

Las teorías de las relaciones objetales surgen como consecuencia de un aumento de interés por la psicología del desarrollo. Fonagy, citando a Aktar (1992), sostiene que hay algunas teorías objetales que consideran que la agresividad forma parte del desarrollo normal. Dichas teorías estarían enmarcadas dentro de una perspectiva tradicional del psicoanálisis. Por otra parte, algunos autores pertenecientes al enfoque de las relaciones objetales tienen una visión más romántica del hombre y consideran que el amor es una pulsión primaria. En la línea clásica se situarían Melanie Klein, y Kernberg, y en la tradición romántica se pueden incluir la Escuela Independiente Británica; y Kohut y Modell en Estados Unidos.


A continuación Fonagy realiza una síntesis de los principales postulados de Klein:

Esta autora asume el concepto de instinto de muerte, que condiciona según ella la relación que el niño establece con el mundo interno. Además, Melanie Klein realiza una descripción de las dos posiciones fundamentales del psiquismo (Klein 1935): la posición esquizo-paranoide en la que el sujeto establece una relación parcial con el objeto, y la posición depresiva, en la cual el sujeto establece una relación con una imagen amada y odiada al mismo tiempo. Otra aportación kleiniana de considerable importancia es su concepto de identificación proyectiva (Klein 1946), que supone la externalización de partes del yo. Es importante destacar el carácter interactivo de este mecanismo. En este sentido, Bion distingue entre identificación proyectiva normal que permite la empatía, y la identificación proyectiva patológica que supone falta de comprensión.

- Puntos de contacto entre el modelo kleiniano y la Teoría del Apego

La formación de Bowlby fue kleiniana, si bien luego rechazó abiertamente la teoría kleiniana, posiblemente debido a la adultomorfización con que Klein describía la temprana infancia en sus primeros escritos.

Fonagy enumera una lista de conceptos kleinianos estableciendo una relación entre ellos y las respuestas obtenidas en la Entrevista de Apego del Adulto. Voy a citar algunos ejemplos:


Se ha establecido una correspondencia entre la posición esquizo-paranoide con un índice de discrepancia en la memoria episódica. Además podemos relacionar la posición depresiva con la capacidad del niño de percibir a la madre como un ser total, lo que nos hace pensar en un patrón de apego seguro.

Klein considera que el ambiente adecuado es aquél proporcionado por un progenitor que es capaz de absorber y devolver la experiencia del bebé metabolizada, semejante a lo que la teoría del apego considera como cuidadores seguros. Bion denomina a esta capacidad de los progenitores función alfa. La teoría de Bion respecto a la función continente se asemeja a las formulaciones de Sroufe, quien piensa que la relación de apego es el elemento fundamental de la regulación emocional (Sroufe 1990, 1996).

 
Capítulo 7: La llamada Escuela Independiente (1)

El autor subraya que generalmente se incluye dentro de esta denominación a psicoanalistas procedentes de diferentes enfoques. Fonagy sostiene que autores de la Escuela Independiente se refieren al concepto de apego, utilizando otros términos. Así, Fairbain lo denomina buscador de objetos, Winnicott emplea la denominación de relación del yo, mientras Guntrip habla de relaciones personales.

Bowlby reconoce la aportación de los citados autores, si bien considera que él ha profundizado más en las relaciones objetales desde una perspectiva biológica. Algunos autores como Sroufe (1998), Holmes (1993) y Eagle (1995) han estudiado minuciosamente la relación entre teoría del apego y los autores más significativos de la Escuela Independiente.

Fonagy considera que Bowlby estaba influenciado por el concepto de las relaciones objetales primarias de Balint. Sin embargo, para los teóricos del apego, esta motivación está desprovista del contenido oral que Balint le atribuye. Este autor sostiene que el niño, para afrontar las situaciones de ansiedad, utiliza dos tipos de defensas características: la actitud ocnofílica, descrita como una dependencia excesiva del otro; y la actitud filobáctica, que consiste en un sentimiento de desagrado ante el apego; dicha actitud se corresponde con el narcisismo desde un punto de vista psicoanalítico, y con un patrón de apego separado/ rechazante, mientras que la actitud ocnofílica es el equivalente al patrón de apego resistente/preocupado.



Winnicott

Este autor considera que la fuerza o la debilidad del yo depende de la capacidad del cuidador de dar una respuesta adecuada a la dependencia del bebé en edades muy tempranas. Por ello, la sensibilidad materna adquiere mucha importancia en los primeros años de vida. Este punto de vista es compartido por los teóricos del apego, si bien ellos también tienen en cuenta la figura del padre, y la interacción de éste con el niño.

El concepto de madre suficientemente buena, que tiene algunos fallos, coincide con la observación de los teóricos del apego, quienes han comprobado que un grado de aceptación moderada es más favorable para el desarrollo que una comprensión perfecta.

Este autor piensa que no es conveniente que el bebé tenga que afrontar la realidad tempranamente, puesto que en dicho caso se vería obligado a asumir funciones que aún no ha desarrollado ya que todavía no ha tenido lugar la formación del self verdadero. Un ambiente proveedor de contención posibilita la capacidad del niño para la fusión de la agresión y el amor.


Acerca de la afirmación de Winnicott (1958) de que la relación nace de la experiencia de estar solo en presencia de alguien, Fonagy formula tres consideraciones importantes que, además, están íntimamente relacionadas con los descubrimientos de la teoría del apego:


1. La seguridad nace del hecho de experimentar el mundo interno. Ante la ansiedad del niño el cuidador seguro debe transmitir calma mediante una respuesta que simultáneamente recoja la ansiedad del bebé y le proporcione un afecto incompatible con su malestar.


2. El bebé debe de ser expuesto a los sucesos externo gradualmente, y ello va a posibilitar la aparición del self verdadero, la madre no debe de ser intrusiva de forma que permita que el niño pueda jugar sólo en presencia de ella, mientras que si la madre no está disponible fuerza al niño a tener una conducta exploratoria antes de estar capacitado para ello.


3. Winnicott considera la importancia de facilitarle al bebé ocasiones para que pueda llevar a cabo gestos creativos espontáneos. Sostiene que un ambiente sensible ha de proporcionar al bebé coherencia a su cuerpo. Este concepto es similar al concepto de self “corporal” de Daniel Stern.


Fonagy piensa que la esencia del descubrimiento de Winnicott es que el verdadero self sólo puede evolucionar en presencia de una persona no intrusiva que permita al niño vivenciar la continuidad de ese self. Es preciso que el cuidador mantenga o restaure su propio sentimiento de bienestar para que pueda regular la ansiedad del bebé. En resumen, este autor piensa que cuando no hay un maternaje suficientemente bueno se producen distorsiones que pueden alterar el desarrollo del self verdadero.

El autor, citando a Bretherton y cols (1979), alude a la afirmación de los teóricos del apego de que la armonía de la relación madre-niño contribuye a la emergencia del pensamiento simbólico. Continúa Fonagy mencionando sus investigaciones y desarrollos acerca de la relación entre apego seguro y capacidad de mentalización.

Otra aportación importante de Winnicott es la correspondencia que establece entre el fallo de contención por parte del ambiente y el desarrollo de un falso self, frágil y vulnerable, que esconde y protege al verdadero self. Podemos establecer una relación entre las dos modalidades de fallo ambiental y los comportamientos descritos en los patrones de apego. En este sentido, la interacción con cuidadores intrusivos puede dar lugar a conductas antisociales en el niño, el cual no tendría capacidad para mentalizar. Por otra parte, cuidadores insensibles favorecen el desarrollo del falso self con excesiva capacidad de mentalizar. Fonagy coincide con este autor en el sentido de que el hecho de atribuir acertadamente pensamientos e intenciones a los demás, al no tener repercusiones en la conducta, no supondría una mentalización auténtica.

- Puntos de divergencia

Los autores de la Escuela Independiente insisten en la necesidad de profundizar en la motivación por la cual los individuos siguen manteniendo las formas de interacción de las primeras etapas de la vida. Fairbairn piensa que adoptar nuevas formas de relación puede ser considerado por el individuo como una traición a las figuras parentales y también por un terror al vacío, al perder estas formas de relación.

Fonagy piensa que las consideraciones de Winnicott acerca de que el cuidador sensible protege al niño de una experiencia mental primitiva e intolerable son rechazadas por Bowlby quien considera que este planteamiento carece de base empírica alguna y por tanto es de carácter especulativo.

Frecuentemente, los teóricos de la Escuela Independiente realizan descripciones maternocéntricas. En este sentido, tienden a culpar a las madres de los problemas y dificultades en edades tempranas.


La teoría de Winnicott tiene un carácter instintivo. El concepto de falso self se basa en el planteamiento de que los estímulos internos pueden resultar traumáticos para el niño cuando el cuidador no es capaz de contener las demandas.

 

Capítulo 8: Los teóricos norteamericanos de las relaciones objetales y la teoría del apego

En este capítulo Fonagy revisa los puntos de vista de Modell, Kohut y Kernberg.



Modell

Llevó a cabo un intento de armonización entre la teoría de las relaciones objetales y el modelo estructural. Este autor distingue entre los instintos del ello (libidinales y agresivos), y los instintos del yo (relativos a las relaciones objetales). Considera que el objetivo primordial del yo es someter al ello y que el fracaso en dicho objetivo es la principal causa de psicopatología.


- Puntos de contacto entre la teoría de Modell y la teoría del apego.

Fonagy considera la importancia de este autor en cuanto que establece lazos de conexión entre el psicoanálisis clásico y la teoría del apego. Una formulación central en la teoría de Modell consiste en la afirmación de que la falta de cohesividad del self incrementa e intensifica la aparición de problemas referidos a la agresividad y a la sexualidad.

La descripción realizada por este autor de las personalidades narcisistas nos recuerda a la descripción de apego evitativo. Así, este autor sostiene que estas personas, al no poder confiar en cuidadores sensibles, desarrollan un self compensatorio, por lo cual la autonomía que creen tener es de carácter defensivo.


En 1963 Modell define por primera vez la relación transicional de los pacientes fronterizos. Este autor sostiene que los pacientes con trastornos límite de la personalidad utilizan a las personas como objetos inanimados para tranquilizarse. En este sentido, dicha descripción evoca la realizada por Main y Hesse (1990), cuando éstos exponían que los individuos traumatizados han tenido una relación con los padres de tipo asustado-asustador. Considera que las personalidades fronterizas tienen una personalidad escindida de sí mismos, lo que les conduce a lo que él denomina dilema espantoso entre la tendencia a la extrema dependencia y el terror a la proximidad.


- Puntos de divergencia


En contraposición a los teóricos del apego que atribuyen un carácter universal a la motivación del apego, Modell sostiene que la teoría de las relaciones objetales es aplicable a un número reducido de pacientes.

Además considera que las relaciones objetales son una necesidad adaptativa y no un mecanismo emocional como defiende Bowlby.


Heinz Kohut

A juicio de Fonagy, Kohut significó una revolución en el psicoanálisis norteamericano al introducir un modelo centrado en los conceptos de self y selfobjeto. Este autor realizó una aportación valiosa en cuanto a la explicación del narcisismo, al considerar que la respuesta empática del selfobjeto facilita el sentimiento de omnipotencia infantil que permite la idealización de las figuras parentales con las que el niño anhela fusionarse. Poco a poco el selfobjeto va aportando experiencias suaves de frustración que favorecen la moderación de la grandiosidad infantil.

- Puntos de contacto

Kohut sostiene que el apego es una motivación necesaria para la adquisición y el mantenimiento de un self cohesivo. Dicha formulación es central en el desarrollo de su teoría sobre la psicología del self. Este autor, vincula el desarrollo del self a la función especular o a la sensibilidad maternal. Kohut piensa que el complejo de Edipo obedece al fracaso de los padres para reaccionar empáticamente al crecimiento del niño, y por ello, responden con agresividad y seducción al niño edípico.

Fonagy cita a Lichtenberg (1989), autor kohutiano que afirma que el apego es uno de los cinco sistemas motivacionales, a pesar de que mantiene otras motivaciones tradicionales como son la libido y la agresividad.

Las afirmaciones de Kohut respecto al narcisismo se acercan bastante a la teoría del apego, cuando sostiene que para que pueda darse un desarrollo sano es necesario que el cuidador neutralice el narcisismo del niño, frustrando suavemente las expectativas del self grandioso.


Fonagy enfatiza el concepto de rabia narcisista que está al servicio de proteger al self de los sentimientos de vulnerabilidad infantil.


- Puntos de divergencia

La motivación central para Kohut es la cohesión del self. En contraposición a Bowlby, considera que la principal fuente de ansiedad no es debida a la separación del la figura de apego sino a la experiencia del self de sentirse defectuoso, por lo que experimenta una falta de cohesión.

Fonagy piensa que este autor no define con claridad el concepto de self, puesto que por una parte lo considera una representación, y al mismo tiempo le atribuye las propiedades de una motivación, tales como expectativas.


Además, este autor, al igual que muchos psicoanalistas, realiza una descripción de la omnipotencia del bebé en términos adultomórficos.





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos