Libro electrónico "25 AÑos en la historia de nuestro pueblo"



Descargar 1.49 Mb.
Página7/47
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño1.49 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   47

La vida de los políticos, -los democráticos- es complicada y peligrosa. A los juicios y una condena a la cárcel, a Oscar Alende se le suma un nuevo atentado con explosivos en la clínica en la que trabajaba, con algo de resignación y mucha valentía "El Bisonte" dice: "son accidentes de trabajo para quien está al servicio de la tierra en que nació". Una tierra nuestra que padece más de quinientos casos de poliomelitis antes de que se emprendan campañas masivas de vacunación, que pierde al Nobel argentino Bernardo Houssay, que debe despedir a sus bailarines del Teatro Colón (entre ellos a Norma Fontenla y José Neglia) en un inexplicable accidente aéreo en el Río de la Plata. Y en tierras ajenas ya no habrá más del alma del pueblo negro en la trompeta y la voz de Louis Armstrong. La carrera espacial no es una película de ficción en donde un jepp eléctrico recorre la superficie lunar, en ella muere gente al tratar de volver a casa, son los comandantes de la Soyus XI. La maldad deja herencias nefastas: en Haití muere el presidente vitalicio François Duvalier -"Papa Doc"- pero deja el destino de represión, terror y pobreza del pueblo a su hijo Baby-Doc. El Coronel Hugo Banzer encabeza un movimiento derechista que derroca al presidente boliviano Juan José Torres.

Es bueno saber que Dios nos ama... ¿Pero sonreír?..¿Por qué?

 

 



 

Mientras devano la memoria

forma un ovillo la nostalgia

si la nostalgia desovillo

se irá ovillando la esperanza

siempre es el mismo hilo.

Mario Benedetti.

 

 



"A los 22 días del mes de mayo de 1972 con presencia de los miembros de la junta Promotora Nacional, se decide por unanimidad adoptar como nombre del Partido, el de PARTIDO INTRANSIGENTE, teniendo en cuenta, la autorización conferida en la reunión de la Ciudad de Córdoba. Asimismo se declara que el Partido Intransigente es el legítimo sucesor de la Unión Cívica Radical Intransigente, sin solución de continuidad, correspondiéndole como consecuencia, la titularidad de todos los derechos y obligaciones de aquella agrupación".

 

in más, el P.I. se echa a andar... Los protagonistas están en acción. Perón en el exilio, maneja los hilos de la política que lo contacta con el país, Lanusse y su grupo en el poder y los partidos políticos, adoptando formas o alianzas con vistas a la prometida apertura. La Comisión Coordinadora del Plan Político inicia las reuniones informativas con los partidos. El ministro Mor Roig pronuncia el mensaje inaugural. También delibera la Comisión de Enlace del Frente Cívico Nacional (FRECILINA). El P.I. participa de esa Comisión pero aclara que no formará parte de ese frente hasta tanto se fije un programa con contenido revolucionario. Por esos momentos, Alende debe lidiar con un juicio por difamación que le iniciara el Jefe del Estado Mayor General del Ejército, Rafael Herrera, el que fue acusado por Alende de proponer que se le adjudique a una compañía inglesa la cuenca marítima austral, una zona valuada en nueve mil millones de dólares, para su explotación petrolera. Herrera jamás desmintió esas informaciones.



"La Hora del Pueblo", da a conocer un documento que en sus puntos básicos establece las normas y condiciones para asegurar el funcionamiento del futuro gobierno democrático.

La Argentina, que ocupaba el sexto lugar en el mundo en la década del veinte por la magnitud de la actividad económica, en este momento es ubicada en un lejano treinta y seis lugar. Aunque traten de ignorarlo, la pobreza crece; aunque traten de impedirlo "La Marcha contra el Hambre" se realiza igual, lo que les significa a los participantes más de trescientas detenciones. Remediar esta situación es preocupación de toda la clase política pero las formas no son coincidentes, ni mucho menos.

Al finalizar el autoritarismo militar surgen nuevas consignas y nuevos liderazgos y en amplios sectores de la sociedad se advierte un tono fuertemente nacionalista y antiimperialista en el discurso. La "peronización" de la etapa se pone de manifiesto en el campo de la cultura, en intelectuales, en los jóvenes y entre los sacerdotes tercermundistas. El mandato es abandonar la frivolidad y la expresión tiene un carácter fuertemente movilizador y combativo. Desde el peronismo, una amplia franja considera que el movimiento se ha volcado al socialismo pues enarbola la bandera de la Justicia Social como base del proyecto revolucionario y a esa idea adscriben. Pero el justicialismo no abandona otros conceptos que avalan la participación de sectores de derecha en su seno. Perón publica una solicitada titulada "A mi pueblo". Se dirige a todos, a los viejos compañeros y a la juventud maravillosa", habla de inteligencia y de tolerancia, "porque el que se siente fuerte, suele estar propicio a prescindir de la prudencia y que después de agotados los métodos pacíficos, para la violencia hay tiempo".

El territorio a recorrer es espinado, sinuoso. Juan Domingo Perón no será proscripto, pero Lanusse lo desafía: "No vuelve porque no le da el cuero". A cada provocación una respuesta violenta, a cada clamor o ejercicio de la libertad se responde con cárcel y tortura. Las muertes se reiteran en todas partes y con todos los medios. El 15 de agosto, guerrilleros y presos en el penal de Rawson se amotinan. Copan el aeropuerto de Trelew y secuestran un avión de la línea Austral, obligando al piloto a ir a Chile. Seis fugados llegan a ese país: Mario Santucho (ERP); Roberto Quieto (FAR); Enrique Gorriarán Merlo (ERP); Domingo Menna (ERP); Marcos Osantisky (ERP) y Fernando Vaca Narvaja (Montoneros). El 22 del mismo mes son ejecutadas diecinueve personas en el penal de Trelew; de ellas, tres sobreviven con heridas graves; el gobierno lo atribuye a un intento de fuga. Las explicaciones oficiales no convencen a nadie: es la masacre de Trelew

. Juan Gelman se pregunta: "Por las calles de Trelew y demás calles del país ¿dónde no está corriendo la sangre? ¿Hay algún sitio del país donde la sangre no esté corriendo ahora?

Los secuestros y pedidos de rescate a industriales se suceden vertiginosamente. Se arrestan personas acusadas de ser miembros de organizaciones armadas y la policía descubre "cárceles del pueblo". Al tiempo que Agustín Tosco es liberado, explotan bombas en las sinagogas. Mientras Mor Roig se reune con los partidos políticos y la C.G.T., se incendian colectivos por el aumento de las tarifas.

"Los gorilas, llora-llora y los peronistas joda-joda" se escucha frente a la casa de Gaspar Campos, que es habitada por Perón. Son días de enorme felicidad para los peronistas que se concentran en esa mágica calle. Ricardo Balbín también llega a "la casa" y se abraza con su adversario de siempre. la visita al país es breve pero ya todos saben que Perón volverá.

Los otros partidos políticos hacen lo suyo. Un joven político radical de Chascomús, se le animó a Balbín en la interna. Perdió, pero su nombre parece tener futuro: es Raúl Alfonsín. La fórmula radical será Balbín-Gamond. El FREJULI proclama la fórmula Héctor Cámpora-Solano Lima. Al frente de la Alianza Republicana Federal está Ricardo Manrique. Inventando un partido y desde el riñón oficial aparece la candidatura de Ezequiel Martínez, del que dicen: "Sabe y Puede".

Hacia mediados del año el P.I. presenta con el Partido Popular Cristiano -una de las dos fracciones del P.D.C.- la declaración de coincidencia nacional, representando un esbozo de programa. Quedan las dudas sobre si este documento llega hasta las manos de Perón en Madrid. Pocos días despúes el peronismo en el hotel Savoy sostiene que no es oportuno que sea presentado un programa en ese momento. Por tal causa y por lo que parece ser la necesidad de tomar distancia, los intransigentes proclaman a Oscar Alende como candidato a la Presidencia de la Nación. Dirá Alende que Llambí le ofrece integrar la fórmula con Perón y le señala que a su juicio Perón no quiere ni puede ser presidente. Este episodio para algunos será leyenda.

El P.I. y el Partido Revolucionario Cristiano conforman la Alianza Popular Revolucionaria (A.P.R.). La fórmula es Oscar Alende-Horacio Sueldo. Se agrega el ala de izquierda de U.D.E.L.P.A. y apoya el Partido Comunista. Se produce la "Declaración para la coincidencia nacional". En el punto primero se expresa: "La Revolución Nacional es el único camino para la liberación del pueblo de toda opresión económica, política y cultural; la única vía hacia la socialización del sistema económico. Solamente así será posible garantizar mediante el ejercicio del poder para el Pueblo, la instauración de una sociedad igualitaria y libre, que posibilite el pleno desarrollo de la persona humana, liberada de los condicionamientos degradantes de la pobreza y la ignorancia y de la dominación de oligarquías apátridas, corrompidas y corruptoras. El reencuentro con las fuentes revolucionarias de nuestro proceso emancipador nos permitirá superar la acción deformante de los imperialismos y de las ideologías extrañas, que se esfuerzan por integrarnos en un mundo repartido en zonas de influencias de las superpotencias. Complementaba lo dicho, un programa en el cual se sostenía que una revolución pacífica, de signo nacional, era el único camino para la liberación de la dependencia".

La Convención Nacional del P.I. aprueba un programa al que titula: "Por la Intransigencia hacia la Liberación Nacional" y como es natural, la vida se bifurca. Por un camino los dolores, los miedos y las preocupaciones; por otro los sueños, los amores y los placeres. Si así no fuese ¿cómo explicar que el país se detenga, que las calles queden desiertas porque es la noche de "Rolando Rivas, Taxista" (Claudio García Satur) y la bienuda Mónica Helguera Paz , ( Soledad Silveira). Otra historia de amor, pero sin final feliz es la del paraguayo que dio el batacazo en el PRODE, Ramón Negrete ganó 390.000 dólares y ni lento ni perezozo abandonó a su mujer y al país. Hay que hacerse tiempo para ver "Bananas", de Woody Allen; "Brancaleone y las cruzadas", con Vittorio Gassman; "Cabaret", con la maravillosa Liza Minelli; "El Padrino" y, con seguridad, "Juan Moreira", en la que Rodolfo Bebán compone un personaje de antología. También lo será la versión rockera de "La Biblia" según Vox Dei. Lito Nebbia graba "Despertemos en América". "Todos juntos" es la consigna de los Jaivas y "Vida" es la expectativa de Sui Generis. Billy Bond y La Pesada y Pappo´s Blues ensayan otros sonidos, mientras Nacha Guevara propone protestas. En las peñas se cantan canciones de Quilapayún, Daniel Viglietti y una casi convertida en himno: "Marcha de la bronca" de Pedro y Pablo. El café concert es Vinicius con Toquinho y María Creuza.

En la radio algunos jóvenes batallan por la notoriedad: Fernando Bravo, Julio Lagos, Jorge Guinzburg, Carlos Abrevaya. Un muchachón enorme hace suyo el "aire" de Rosario, se llama Quique Pessoa. Fontanarrosa da a luz a dos clásicos del humor hecho historieta: Inodoro Pereyra y Boogie el Aceitoso. Para los que van teatro están "Las brujas de Salem", con Alfredo Alcón y Milagros de la Vega; "La vuelta al hogar", con Alterio y Renán; "Lisandro", con Pepe Soriano y "Hair" una comedia musical importada de Brodway. Les Luthiers son enormes músicos y unos ingenuos increiblemente inteligentes. La plástica se llama Guillermo Rouxe y su maravillosa exposición pero debe lamentarse la muerte de uno de los más grandes pintores argentinos: Carlos Castagnino.

En la medalla olímpica de plata se inscribe el nombre de Alberto Demidi, quien con un par de remos cortos triunfa en una Munich bañada por la sangre de los atletas israelíes, muertos en una de las más acabadas muestras de intolerancia y violencia. La humanidad registra desde fines de la guerra de 1945, alrededor de cincuenta confrontaciones armadas; la presencia de tropas inglesas en Belfast no hace más que poner mayor tragedia a la guerra en Irlanda. La naturaleza -además de la acción del hombre- también castiga: un devastador terremoto con miles de muertos sacude a Nicaragua.

Pero otra vez la bifurcación y camino de regreso a la esperanza. Dos días antes de la Noche Buena, se hace el milagro. El avión en el que viajaban estudiantes y rugbiers uruguayos cae en la cordillera de los Andes. Nada se sabe de ellos hasta ese día en el que uno de los sobrevivientes hace contacto con un vaqueano. Muchos han muerto pero ese grupo de jóvenes que se abrazan y lloran con las ruinas del avión a sus espaldas emocionan tanto que hacen comprensibles las tremendas historias por la supervivencia que relatarán. Para muchos "el milagro de los Andes" es un signo de buenas nuevas en el año por venir para los 24.764.000. habitantes de este país.

 

TESTIMONIOS



 

 

HÉCTOR PORTERO



Nacido en Banfield, provincia de Buenos Aires en 1926. Abogado y docente de Derecho Constitucional en la Facultad de Derecho de la Universidad Católica de La Plata.

Militó sucesivamente, desde 1944 en la U.C.R. - U.C.R.I. y Partido Intransigente hasta 1983, año en que cesó en la actividad política.

Actualmente, continúa afiliado al P.I., agrupación de la que fue fundador en 1972, Apoderado Nacional, Diputado Nacional ( 1973-1976) y Presidente del Comité de la provincia de Buenos Aires.

En el período 1958- 1962 fue Diputado Provincial y presidente de la Cámara respectiva durante ese lapso.

En la Cámara de Diputados de la Nación presidió el Bloque Parlamentario de la Alianza Popular Revolucionaria.

Desde mi iniciación en la actividad política, en 1944, pertenecí al núcleo intransigente, dentro de la Unión Cívica Radical de aquella época. Me incorporé al Ateneo Mariano Moreno, de Banfield, entidad en la que Oscar Alende era el orientador y principal dirigente, con vínculos muy firmes con el Movimiento Revisionista que iba configurándose como fuerza interna superadora de la vieja conducción radical. Las ideas rectoras eran las de convertir al Partido en un instrumento con definiciones programáticas no debilitadas por intereses electoralistas y , al mismo tiempo, sostener una conducta en los dirigentes y representantes (diputados, concejales) reñida absolutamente con entendimientos y negociaciones que pusieran en riesgo aquellas definiciones. En síntesis : defensa de los intereses nacionales, ejercicio efectivo de la democracia interna y rechazo de acuerdos y componendas con expresiones y círculos comprometidos con el sometimiento de la Nación y de su pueblo a intereses externos y de minorías locales que los servían. Había que actuar, por eso, tanto en el frente de elaboración de una doctrina, con políticas bien definidas, como en el plano de prácticas internas que destruyeran antiguos cacicazgos personalistas, con clientelas basadas en el favor personal, a través de decisiones entre unos pocos, reelecciones sucesivas que impedían la renovación de la dirigencia y el acceso de nuevos representantes a los cargos públicos, portadores de ideas actualizadas que sirvieran a la independencia del país.

Era indispensable no comprometer al Partido con grupos e intereses antagónicos, no negociar, no acordar, no pactar con ellos. En definitiva : ser intransigentes.

Estábamos comprometidos en la búsqueda de una real democracia interna, con mecanismos que expresaran la libre decisión y elección de los afiliados, que hicieran muy difícil la reelección en los cargos públicos o internos, y un régimen de incompatibilidades entre ambos, de modo que se garantizara la autonomía decisoria de los organismos de conducción. Al mismo tiempo se prohibía que los dirigentes y representantes, sobre todo parlamentarios, estuvieran vinculados a empresas concesionarias de servicios públicos, contratistas, proveedores del Estado, o lo fueran ellos mismos.

Se llegó así a definiciones muy claras como las contenidas en la "Declaración de Avellaneda" del Movimiento de Intransigencia y Renovación en 1945, en defensa del interés nacional, a favor de la participación de los sectores mayoritarios del pueblo en la toma de las grandes decisiones políticas. Las formas que encubrían a los grandes factores de nivel mundial y grupos de poder real, desconocedores de la soberanía nacional, fueron variando, sobre todo después de finalizada la segunda guerra mundial (1945), pasando del colonialismo antiguo y el imperialismo a la penetración y dominación con monopolios, oligopolios y cárteles, en combinación con grupos argentinos minoritarios, pero muy poderosos, que habían instrumentado, en la década de los años ´30 organismos reguladores y hasta el Banco Central de la República, para perpetuar el aprovechamiento - a su favor - de las riquezas de nuestro suelo y el trabajo de los nativos. También la enseñanza, en especial la universitaria, estaba dirigida a formar fieles servidores de la dependencia.

La elaboración doctrinaria y programática correspondió a un grupo de valiosos pensadores y estudiosos, cuyas expresiones más notorias fueron Gabriel del Mazo, Moisés Lebensohn, Antonio Sobral, Arturo Frondizi, Federico Fernández de Monjardín, Alfredo Calcagno, Ataulfo Pérez Aznar, Rodolfo R. Carrera, Julio Oyhanarte, Luis R. Mac Kay y Oscar E. Alende.

Hasta 1956, el ámbito de discusión y de lucha interna estuvo en la U.C.R. y cuando el movimiento intransigente legitimó, en la Convención Nacional realizada en Tucumán, su acceso al gobierno del Partido, la fracción minoritaria, en combinación con el gobierno de la llamada "Revolución Libertadora" logró -mediante un Estatuto dado por el poder de facto - que se le reconociera el derecho de llamarse Unión Civica Radical, con el aditamento "del Pueblo" y se nos impusiera la obligación de adoptar - también nosotros - un aditamento. Así nació - formalmente - la UNIÓN CÍVICA RADICAL INTRANSIGENTE (UCRI). Con este nombre participamos en las elecciones de Convencionales Nacionales Constituyentes de 1957, convocadas a través de un decreto derogatorio de la Constitución Nacional de 1949. En la sesión constitutiva, Oscar Alende impugnó la convocatoria y se opuso a que la Convención se constituyera, basado en que un gobierno de facto carecía de facultades para sustituir la soberanía popular, única depositaria del poder constituyente. Desoída su propuesta, el mismo Alende anunció el retiro del bloque intransigente de la sala de reuniones y encabezó la salida.

Llegaron en 1958 las elecciones de autoridades nacionales, provinciales y locales con el conocido triunfo de la UCRI. Arturo Frondizi fue elegido Presidente de la Nación y Oscar Alende Gobernador de Buenos Aires. Se configuró entonces, un acceso a los cargos pero no al poder real, dado que el peronismo había sido proscripto de las elecciones por la Revolución Libertadora. En la propuesta del Partido, previa al comicio, repetimos claramente que desterraríamos la proscripciónes y ejecutaríamos una política de integración, sin sectores excluidos. Entendíamos que ese mensaje sería aceptado por el peronismo y también por muchos de sus oponentes, que veían en el Programa que Frondizi y los demás candidatos enunciaban, una promesa de renovar la vieja política y ejecutar una obra de gobierno que modernizara el Estado, afirmara la soberanía nacional y fortaleciera la unidad del pueblo. -Me consta que Alende y la casi totalidad de los candidatos ignoraban que Frondizi, a espaldas de su Partido, había celebrado un pacto con Perón comprometiendo puntos de imposible ejecución. Ya instalados en los cargos, recién nos enteramos de la existencia del acuerdo a través de una denuncia hecha en la Cámara de Diputados de la Nación por un legislador de la UCR del Pueblo, el Dr. Antulio Pozio .(Corroborada años después por pruebas indudables). Alende también estaba ajeno a esta verdad, cuando asume el cargo de Gobernador el 2 de mayo de 1958; y en su Mensaje a la Legislatura anunció que llegaba al poder surgido de un proceso electoral en el que se había impedido a un gran sector del electorado presentar sus candidatos, pero aspiraba que, al concluir su mandato, no hubiera exclusión alguna, es decir sin proscripciones.

Puedo afirmar que el pacto era ignorado antes del comicio. Mis funciones de apoderado del Partido en la Provincia de Buenos Aires e integrante de un organismo de consulta y de elaboración de recomendaciones a diversos distritos del país para lograr la inscripción ante la Justicia Electoral, y luego oficializar las respectivas candidaturas, me permitió estar en numerosas reuniones, casi semanales, con Frondizi, Celestino Gelsi, Raúl Uranga, Carlos Sylvestre Begnis, Julio Oyhanarte, Federico Monjardín, Héctor Noblía. En ningún momento trascendió, ni aún como rumor o comentario entre esas personalidades que luego ocuparían funciones de la mayor jerarquía en el gobierno de la UCRI, la existencia de un acuerdo previo con Perón o algún representante de éste. Ni aún durante las charlas diarias de sobremesa en el restaurante de la calle Corrientes 11 de la Ciudad de Buenos Aires. Tampoco Alende me comentó nada al respecto, a pesar de que todas las mañanas (salvo que saliera de gira electoral) nos reuníamos en Banfield, en su domicilio, para analizar la marcha de la campaña, las cuestiones internas del Partido y el estado de los trámites legales en nuestro distrito. Su desconocimiento del pacto está explicitado por Alende en su obra "Mi memoria", editada en 1988, en el capítulo XIV,págs 225 a 257.

Un análisis retrospectivo permite ahora comprender los efectos negativos que provocó aquel ocultamiento : debilidad ante las fuerzas armadas, que eran marcadamente antiperonistas ("gorilas", en el lenguaje cotidiano); conflictos con los gremialistas, en su mayoría de extracción peronista, intervenidas sus organizaciones, arrinconados por la prepotencia patronal que buscaba desconocer conquistas anteriores del sector laboral; y debilitamiento de la propia UCRI, desautorizada desde el gobierno nacional y relegada a una zona de sombras, privándola de su rol de sostén del poder institucional.

Simultáneamente, Frondizi comenzó a ejecutar políticas contrarias a las prometidas en su Programa. Las medidas implementadas vinieron acompañadas por el ascenso, al ámbito presidencial, de Rogelio Frigerio y sus equipòs. Irrumpió así, en las esferas del gobierno nacional, un proyecto económico-político muy distinto del anunciado por la UCRI en la campaña electoral previa y - en casi todos los aspectos - en contradicción con las convicciones y el Programa partidarios. En especial se hacía prevalecer la invocada ventaja económica para el país sobre el compromiso ético. Comenzó así a introducirse, desde el área gobernate de la Nación, una política que, años después, daría fundamento al "desarrollismo", corriente política interna que, en momentos críticos, se segregaría de la UCRI constituyendo el M.I.D. (Movimiento de Integración y Desarrollo).

La concepción intransigente, por el contrario, fue respetada y fortalecida desde el gobierno de Alende. Importa en este trabajo destacar algunos actos y episodios ejemplificadores de ello, en el plano de la afirmación de lo ético, dado que sobre la gestión de gobierno (administración eficiente, realización de obras públicas y respeto de las instituciones provinciales) existe consenso favorable de la totalidad de sectores. Viví de cerca, desde la Presidencia de la Cámara de Diputados de la Provincia y a través de un trato casi diario con el Gobernador, sus ministros, legisladores, intendentes y funcionarios, actitudes y decisiones de Alende que resaltaron la concepción ética de los intransigentes. Algunas de ellos fueron :

a) Prohibición de ingerencias de políticos oficialistas, de cualquier jerarquía en cargos públicos, en el área policial, subordinada únicamente a la Jefatura y a las políticas fijadas y controladas exclusivamente por el Ministerio de Gobierno. No se dió lugar a los pedidos que podían derivar en la corrupción de los cuadros de la repartición, en convivencia con la explotación del juego ilegal, el contrabando y la prostitución.

b) Pleno respeto de la división de poderes fijada por la Constitución, y de las autonomías municipales.

c) La Administración Pública estuvo libre de influencias partidarias, de "amiguismos" y de grupos de intereses. Alende dió el ejemplo sin designar un solo familiar, ni siquiera en el magisterio. En algunos casos aplicó el mayor rigor posible sobre funcionarios que violaron las normas éticas, ya estuvieran impuestas por la ley o bien unicamente por los códigos morales. En la Dirección Provincial de Hipódromos reemplazó en el cargo máximo a un antiguo amigo, ante comentarios con presunción de verdad, que imputaban su participación en combinaciones que perjudicaban la buena fe de los apostadores. Además propició y obtuvo que la explotación del Hipódromo se privatizara para evitar la participación oficial en el área del juego.




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   47


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad