Libro electrónico "25 AÑos en la historia de nuestro pueblo"



Descargar 1.49 Mb.
Página46/47
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño1.49 Mb.
1   ...   39   40   41   42   43   44   45   46   47

Puede discutirse y criticar la obra de un ser como Alende.

En esta época de apóstotas no faltarán los que prefieran indagar sobre los "errores" y olvidar sus virtudes ciudadanas y los dotes de conductor.

Cuando estos censores se hayan esfumado en el tiempo, la figura inconfundible de OSCAR EDUARDO ALENDE continuará presente en su hogar, en la casa partidaria que él contribuyó a adquirir en la calle Riobamba y en cada centro político de todo el país.

Y en el respeto silencioso de los que admiran a los grandes de la Patria.

Su pensamiento político seguirá ilustrándonos y su conducta inspirándonos. DÁNDONOS FUERZA PARA SEGUIR LA RUTA DE LA LIBERACIÓN.

 

ALEJANDRO BARTHE



En el año 1984 asume la titularidad de la Juventud Intransigente Nacional, tras representar al P.I. en foros nacionales e internacionales en los tiempos de la dictadura militar. Es cofundador del Mo.Ju. Po. ( Movimiento de Juventudes Políticas)

Es miembro de la Mesa del Comité Nacional durante varios períodos y candidato de Diputado de la Nación en representación de la estructura juvenil.

En la actualidad se desempeña como Apoderado Nacional partidario y en la Vicepresidencia de A.P.D.H.(Asamblea

Permanente por los Derechos Humanos)

 

El Comité Nacional me trajo la propuesta de escribir estas breves líneas con respecto al área específica que me tocó conducir durante algunos años que es la Juventud Intransigente.



Lo primero que me llegó a la cabeza fué una enorme cantidad de recuerdos. Lo segundo, la responsabilidad en todo caso injusta, porque no es tarea de una sola persona dado que éramos un colectivo, colectivo entendido éste como un conjunto de compañeros que en diferentes estamentos y con diferentes niveles de responsabilidad asumieron la tarea de la construcción, elaboración y ejecución política de lo que en aquel momento entendíamos como línea de acción correcta dentro de la Juventud. Lo tercero, es intentar ser lo más riguroso posible, para poder ver con la perspectiva que dá el tiempo, desde una visión lo menos subjetiva, a pesar de los años transcurridos. A esta tarea y con estas reservas comenzamos a escribir.

El primer recuerdo que tengo no ya sólo de la Juventud sino del Partido como tal, fué a mediados de l978. Para ubicarnos en el tiempo, el proceso militar a través de la prohibición del funcionamiento de las instituciones democráticas, los partidos políticos, sindicatos, organizaciones intermedias, estudiantiles, barriales, culturales, etc., impidiendo así toda forma de participación popular, más la represión indiscriminada que sumergiría a toda la Nación en la noche de mayor espanto y terror, junto al manejo de la totalidad de los medios de comunicación masiva ( diarios, radio, televisión ) los había llevado a lograr cierto grado de consolidación política y social. No fué de menor incidencia durante este año la campaña psicológica que desarrollara la dictadura en los preparativos y concreción del Mundial de Futbol de l978.

Con este cuadro de situación como podrán imaginar no se visualizaba una salida a corto plazo.

El encuentro se realiza gracias a la gestión de un grupo de dirigentes relacionados a mi familia, la cual se encontraba preocupada como cualquier otra que tuviera un hijo joven con vocación política para los tiempos que transcurrían; es así como se me ofrece una reunión, una entrevista con el Dr. Oscar Alende, al cuál obviamente conocía, la referencia más clara para mí era cuando había sido cabeza de fórmula o sea candidato a Presidente por la APR ( Alianza Popular Revolucionaria ) junto con otros partidos de izquierda, de centro-izquierda y junto con Horacio Sueldo habían compartido esa experiencia, que era una experiencia muy cara para todos nosotros, de hecho todos la recordamos con mucho cariño y afecto, no era tema menor en aquel momento competir electoralmente con una fórmula encabezada por el peronismo a través del Dr. Cámpora, delegado personal de Perón en la Argentina.

Sin embargo, esta experiencia fué el primer punto, la primera referencia cierta que yo tengo de aquello que después iremos desarrollando que se llamaba "Unidad en la acción", es decir la necesidad de unir, de sumar diferentes sectores, determinado tipo de fuerzas por más pequeñas que éstas sean en función de esa perspectiva, que el conjunto de ésto diera como resultante una acumulación o una referencia política mucho mayor que la sumatoria mecánica de los propios integrantes.

Recuerdo que me recibió en su despacho en la vieja casona de la calle Riobamba,actual sede del Comité Nacional; nunca hubiera imaginado en aquel momento la cantidad de horas, reuniones, cafés, cigarrillos, alegrías, expectativas y frustaciones que compartiría al cabo de casi veinte años en ese lugar.

Hablamos mâs de una hora; él regresaba de una gira por México y Venezuela, de vuelta había hecho escala en La Habana, mil preguntas le hubiese hecho de Cuba, pero el respeto que ese pedazo de historia que se encontraba frente mío, me lo impedía. Me contó su opinión sobre Ted Kennedy y la influencia que podía tener para la Argentina la política de derechos humanos del Partido Demócrata, yo a decir verdad ésto mucho no lo compartía, pero él su objetivo ya lo había cumplido, convencerme.

Y bueno, a partir de ese momento aunque parezca mentira, mediados del 78, me incorporo al Partido Intransigente como tal y por ende a lo que yo todavía desconocía en lo absoluto que era su estructura juvenil en la Juventud Intransigente.

No se puede ser injusto en lo que se refiere al desarrollo que la juventud había tenido antes de nosotros, hay que ser más respetuosos, por aquellos años, de las condiciones y dificultades que cada uno afrontaba, de hecho y ciertamente cada una de las acciones por más que hoy nos parezcan cotidianas, como la impresión de un panfleto, la distribución de un documento, el sólo hecho de asistir a una reunión, traían aparejados el riesco cierto de la propia vida, así es aunque parezca increíble, como se vivía.

La primera reunión que tuvimos como Juventud Intransigente fué un pequeño grupo, por eso insisto que debemos ser muy respetuosos, en esa época no se podía hablar de que con anterioridad hubiera existido una estructura política, sí lo que existía era un núcleo de jóvenes, de personas que tenían menos de 30 años que se reunían en función de algunas temáticas particulares. Esto ocurría centralmente en la provincia de Buenos Aires, en Capital la actividad era prácticamente inexistente. El primer recuerdo de una reunión de juventud de Capital, y ni hablemos de un encuentro nacional, es muchos años después.

El problema era también qué tareas desarrollar, porque estaban ciertamente todas las puertas cerradas, no había forma de trabajar un área específica, ya sea ésta social, estudiantil, gremial o política.

Y por otro lado, todavía la ola de represión instalada con mayor ferocidad a partir de marzo del 76 pero que con anterioridad también existía, nos llevaba a colocar nuestros esfuerzos en lo que fuera para intentar parar esta maquinaria del horror, ésta situación de terror. Es ahí que comienzo a acercarme por sugerencia de algunos dirigentes del partido al organismo que hoy con absoluto orgullo vicepresido, que es la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos. Ahí empieza toda una nueva etapa, comenzamos a conectarnos con compañeros de otras fuerzas, en aquel momento algunos compañeros peronistas en varios de sus vertientes, la Juventud Radical, lo que después se conocería como la Coordinadora, compañeros de la Federación Juvenil Comunista quienes tenían un grado de inserción muy fuerte en esa área a través de la Asamblea y la Liga Permanente por los Derechos del Hombre y compañeros. de la Democracia Cristiana. Es ahí, en el seno del Seminario Juvenil que comienza a tomar forma esta idea Unidad en la Acción. El enemigo era tan claro, era tan obvio que cualquier diferencia que pudiéramos llegar a tener, y de hecho las teníamos, quedaban absolutamente relegadas, no tenían consistencia en función de aquella cuentión mayor que era como enfrentar la dictadura.

Es un proceso lento, yo diría que se produce un impás, por lo menos en lo que hace a esta cronología de los hechos, en salto del 78 al 81 exclusivamente, donde en realidad comenzamos a construir pautas, comenzamos a construir canales, pero nada se podía expresar como tal, no estaban objetivamente dadas las condiciones políticas. Alrededor del 80-81 comenzamos a trabajar en la idea de ensamblar esos grupos de jóvenes intransigentes que de hecho ya se conocían, que existían en el interior del país, con sus características, con sus diferencias hasta poder converger en lo que fué el primer encuentro de la Juventud Intansigente en la ciudad de Córdoba. Previo a ésto, cabe señalar que alrededor del 80 viajo a Managua, se estában dando los primeros pasos de la revolución, la cuál todavía no se encontraba consolidada. Voy a un encuentro de Jóvenes y Estudiantes de América Latina y el Caribe, organizado por la Federación Mundial de Jóvenes Democráticos y la International Union of Socialist Youth, lo cuál vuelve a producir en mí un estallido semejante a aquella reunión con don Oscar, ésto me permite ir tomando conciencia a partir de reuniones bicamerales, charlas informales, intercambio de experiencias que aquél tema de la unidad, el tema de la sumatoria y las resultantes superiores a las sumatorias individuales es un fenómeno mundial, no se dá exclusivamente en lo que pueda tener que ver con la problemática y las características particulares de la Argentina.

La resultante inmediata de ésta experiencia fué reafirmar nuestra convicción sobre lo correcto de la línea que estábamos implementando, no estábamos equivocados, sólo nos faltaba generar condiciones políticas para poder desarrollarla. También en este viaje tomo contacto por primera vez con la historia que suponía para Centroamérica y el Caribe los colores rojo y negro, referencia cierta de la lucha del general Sandino en Nicaragua y el Movimiento 26 de Julio en Cuba.

Con el tiempo este hecho nos llevaría a un conjunto de compañeros embuídos por este espíritu latinoamericanista, el cual necesariamente debería tener nuestro Partido a proponerlos como los colores que nos identificarían. No fuimos sólo nosotros, de hecho nadie puede arrogarse para sí la instalación del Rojo y Negro como colores partidarios, pero creo que tanto en ésto como que nuestros locales comenzaran a llamarse Centros Populares, algo sin lugar a dudas tuvimos que ver.

A fines del 81 se realiza la primera reunión en Córdoba; la situación objetivamente de la dictadura no es la misma, no sólo se resquebraja su base de sustentación política sino que también comienzan las primeras marchas nacionales en contra del régimen. Todo ésto junto a la difícil situación económica los lleva a un acto desesperado: el desembarco y posterior guerra en Malvinas. El proceso intenta capitalizar para sí lo que sin lugar a dudas era un hecho más que caro para todos los argentinos, gesta en lo que hace a la reparación histórica, hoy es mucho más difícil entender las dudas que en aquel momento teníamos, porque por un lado veíamos la reivindicación correcta en lo que hace a las islas, por otro lado veíamos la capitalización que la dictadura, en aquel momento de Galtieri, hacía del tema.

Nace del conjunto de las fuerzas políticas una consigna que es la que se expresa en Plaza de Mayo que intenta sintetizar esta diferenciación que hacíamos del tema Malvinas del tema de la dictadura que era no más que una consigna pero no por eso menos válida que era"queremos las Malvinas pero no la dictadura".

Pero a lo que apuntaba es que produce un salto de calidad en lo que hace a nuestra estructura, a nuestra organización como tal. Comienzan las primeras pintadas, aquí quizás hay un hecho que es interesante, simbolizaría el resto de la historia de por lo menos esta última década del partido que es el PI con el círculo. El inconveniente con el que nos encontrábamos era el siguiente, las pintadas por supuesto se hacían con aerosol porque tenían que ser lo más rápido posible en función de no caer detenidos. Esto es algo anterior a lo de Malvinas y obviamente posterior. Poner Partido Intransigente nos demandaba un tiempo enorme. Entonces comenzamos a intertar sintetizarlo, pero sintetizarlo sin que pierda su referencia dado que todavía teníamos que reinstalar el Partido. Intransigente como tal, no era un partido conocido en un momento de oscurantismo absoluto. Entonces comenzamos a firmar las pintadas Pdo. por Partido Intransigente. Pero también era larguísimo, con lo cual lo que se nos ocurrió era colocar al lado algo que fuera sintetizante, esa referencia en función de que después pudiéramos evitar tener que escribir todo lo que suponía Partido Intransigente. Y así le colocamos P.I. al lado para que fuera una referencia directa entre el partido y el PI, para que llamara la atención, para que la pintada desde el punto de vista estético tuviera una impresión mayor creamos el circulo que rodea el PI. Con eso la atención de la persona que pasaba se centralizaba en la identificación del circulo y el PI.

De ahí nació, esta es la realidad, no hubo necesidad de imponerlo, después con el paso del tiempo a eso le incorporaremos el rojo y negro. Cabe aclarar que hasta aquel momento los colores partidarios eran Rojo y Blanco producto de la división de la UCR, y ya a posteriori en la Convención Nacional realizada en la Capital Federal las dos cosas se convierten en un hecho formal, oficial, que era el Rojo y Negro por un lado y el símbolo que hoy todavía se conoce de Partido Intransigente con la incorporación del rojo y negro dentro un círculo que hasta aquel momento no existía.

Para hacernos una idea y a título de anécdota significativa, nuestro estado organizativo era tan precario que cuando fué el desembarco en Malvinas, nos encontramos con la urgencia de ir a Plaza de Mayo, a lo único que pudimos recurrir en una oficina de al lado, donde había un compañero que militaba con nosotros, fue a una lata de pintura marrón y otra verde que junto a dos palos y una sábana nos permitieron hacer la primera pancarta con las siglas del Partido Intransigente y una consigna alusiva al hecho.

Luego de los acontecimientos del 14 de junio con la caída de Puerto Argentino se derrumba la dictadura, se produce la apertura con un llamado tentativo a elecciones. Esto trae aparejado una situación explosiva desde el punto de vista de la incorporación de jóvenes a las diferentes estructuras políticas y principalmente a la Juventud del Partido Intransigente. Creo que ese es otro hito, el otro salto y de ahí en más nos encontramos en menos de un año con columnas de jóvenes que no podíamos imaginar un año antes. Esta nueva situación nos generaba una demanda política-organizativa para poder direccionar y contener miles de jóvenes porque eran miles de jóvenes los que se incorporaron en esa etapa.

Esto es en el plano interno especificamente. En el plano externo se consolida la Unidad en la Acción. Se desarrolla el primer atisbo de ésto, yo les hacía mención del seminario juvenil de la A.P.D.H. dado que era un ámbito donde se podía tomar contacto con otras fuerzas, cosa que no era tarea sencilla por aquella época. Pero dado el cambio producido en la situación política nacional lanzamos lo que objetivamente tendría el mayor nivel de convocatoria de los últimos años, desde el punto de vista de su expresión masiva que es el Movimiento de Juventudes Políticas, el llamado o el que ha quedado para los tiempos como el MOJUPO. En este sentido creo que había cuatro grandes vertientes en lo que hace a su composición. Estaba por un lado la Juventud Peronista que venía de haber sido tremendamente golpeada en el proceso anterior, ésta no contaba con una conducción unificada, por lo cual convocamos a algunos dirigentes que a nuestro entender nos daban confianza política dado que compartíamos la misma perspectiva. La Juventud Radical que venía con una impronta impresionante. Ellos históricamente mantenían un grado de desarrollo a nivel universitario, es decir de hecho siempre tuvieron el control político de la FUA, la Federación Universitaria Argentina. La Juventud Comunista no sólo con un desarrollo masivo, sino también con una experiencia organizativa realmente sorprendente; ninguna de las otras fuerzas lograba tener ese grado de organización. Y la Juventud Intransigente que era en todo caso la novedad en el marco político juvenil dado que estaba a la misma altura de cualquiera de las otras tres en lo que a poder de movilización se refiere. De hecho durante todo un tiempo cumplimos una tarea específica que era poder ayudar a concretar, a sintetizar, a resolver problemas generados en otras fuerzas. Es así que dos situaciones me parecen destacables desde el punto de vista de la movilización; la primera se produce todavía durante el gobierno militar, el 16 de diciembre del 82 la Multipartidaria convoca a una marcha a Plaza de Mayo con el objetivo de arrancarle una fecha de elecciones; la misma termina con una represión indiscriminada. Este hecho más alguna información que recibíamos del exterior nos lleva a visualizar que la dictadura necesitaba encontrar algún elemento, no ya para perpetuarse en el poder, dado que su grado de deterioro era muy grande, sino por lo menos para justificar el no llamado a elecciones que traía aparejado su derrota final.

Es así que todo indicaba que había intenciones de volver a replantear o reinstalar un posible conflicto con la república hermana de Chile todavía como se pueden imaginar en manos de Pinochet, entonces que era funcional a las dos situaciones que existiera un conflicto para consolidar en el caso de Chile el proceso pinochetista y en el caso de la Argentina postergar el llamado a elecciones y por lo tanto la entrega al futuro gobierno democrático que saliera electo de las mismas. Es así que en el marco del MOJUPO desarrollamos una movilización que se convocó bajo la consigna "Por la Paz y la Democracia", esta marcha que reunió más de cincuenta mil personas partió desde Córdoba y Alem hasta la plaza de Los dos Congresos. Esta fué la primera experiencia que desarrollamos como Juventud Intransigente.

Desde ya que fuimos exedidos en lo que hace a la cantidad de gente que preveíamos, tanto es así que luego de terminada esta marcha recuerdo junto con algunos amigos, periodístas, dirigentes de otras fuerzas nos sorprendía la tarea que objetivamente se nos venía encima. Ya no estábamos hablando de situaciones puntuales, como podía haber sido el 30 de marzo previo a Malvinas o el propio 16 de diciembre, en el cual estábamos a la altura de las circunstancias en función de la respuesta, si existía algún tipo de incidente, sino que nos encontrábamos realmente ante la primera experiencia masiva, es decir donde la organización no sólo es desbordada por la cuestión numérica sino que debe adaptarse en el propio momento a direccionar, controlar, corregir cualquier hecho que pudiera haber acontecido.

El otro gran hecho de movilización sin duda fué la "Marcha contra el Fondo Monetario Internacional". Hay una discución que no tiene demasiado sentido pero que siempre se ha dado; mi opinión, que he conocido las dos, es que fueron semejantes, me refiero al aspecto cuantitativo de las dos más grandes movilizaciones que han existido convocadas por juventudes políticas, fuéron en su momento contra el golpe en Chile en l973 y la otra sin lugar a dudas, contra el Fondo Monetario Internacional, marcha que por otro lado no estaba convocada bajo esa consigna, no era exactamente así, sino era contra la usura en las tasas de interés de los grandes grupos económicos internacionales, pero el propio accionar y la prédica por parte nuestra logró cambiar el eje e instalarla definitivamente en la historia como la jornada en la cuál más de cien mil jóvenes marcharon en Capital Federal y miles en el resto del país del 22 de junio de l984 contra el Fondo Monetario Internacional.

Volviendo atrás. Toda la estructura juvenil se colocó en apoyo al Partido en las elecciones; en el 83 nos presentámos con la fórmula Alende - Viale. Viale ( el gringo ) conocido por todos nosotros, un dirigente santafesino de probada historia, de probada lucha durante todos estos años y es así como nos encontramos ante la primera conyuntura electoral que vivíamos en nuestra vida por lo menos todos aquellos que teníamos veintipico de años. Creo que cumplimos, creo que a diferencia de otras instancias, incluida la Alianza Popular Revolucionaria, todo el peso de la campaña esta vez cayó en nuestro propio partido.

Anécdotas, miles. Quizás la más descriptiva sea el agradecimiento a don Oscar, terminando el acto de cierre en Plaza Once, dado que por donde iba encontraba pintadas del Pdo. Intransigente y fundamentalmente de la Juventud. Era algo muy caro para él dado que de alguna forma y no en tono de queja, sino como lo que le hubiera gustado que ocurriera siempre nos planteaba que tenía más llegada en sectores externos que su correlato en lo organizativo interno. En la campaña de l983 logramos revertir esta situación y nos pusimos a la altura de las circunstancias. No nos acompañaron los resultados, ésto también es cierto, se vivía una enorme polarización y el alfonsinismo era una fenómeno que todavía no terminábamos de incorporar.

La sociedad toda venía de tanto horror, de tanto miedo, de tanto espanto, que ante la consigna "Perón o Muerte" votó el significado de aquella pintada que apareciera en Callao y Lavalle a metros de la actual sede del Comité Nacional "Somos la vida, Somos la Paz".

Inmediatamente después de terminada la campaña comenzamos a preparar lo que sería el mayor Congreso de la Juventud Intransigente realizada. Es así que durante dos días en Alta Gracia, provincia de Córdoba, más de seiscientos compañeros sesionamos día y noche para intentar colocarnos a la altura de las circunstancias que la realidad política nos demandaba. El resultado fué satisfactorio, logramos un nivel de homogenización política y un alto grado organizativo, que junto al desarrollo de los frentes de masas nos permitía decir por primera vez que la Juventud Intransigente era una estructura nacional, y tenía una dirección que la representaba. Aquel viejo sueño que comenzara años antes en la vieja casona de la calle Riobamba, hoy era una realidad.

La historia que continúa es más reciente por lo tanto más conocida, vendrían los actos multipartidarios, Once, Luna Park, Federación de Box, las marchas en apoyo a la Conadep, en defensa del sistema democrático contra el levantamiento carapintada, contra el indulto, etc., los triunfos en las facultades, la apertura de locales en todo el país, las jornadas nacionales contra la deuda externa y centenares de iniciativas que con diferentes resultados pero siempre con el mismo compromiso llevamos a cabo.

Quiero terminar citando las palabras del hombre que a través de su ejemplo y consecuencia permitió que todo ésto fuera posible

"Más que nunca es necesario el aporte y la fuerza generadora de las juventudes, de todas. Deposito en ellas mi esperanza y mi confianza y muy especialmente en la que milita en el Partido Intransigente.

"Hay que recomenzar ahora y yá. Como lo decía el maestro, mañana es la mentira piadosa con que se engañan las voluntades moribundas." Dr. Oscar Alende ( Mensaje a la Juventud)

 

FRAGMENTOS DEL DISCURSO PRONUNCIADO POR OSCAR ALENDE EN EL HOMENAJE EN MEMORIA DE RAFAEL MARINO REALIZADO EN EL CENTRO CULTURAL SAN MARTIN , EL 20 DE MAYO DE 1985



Valiente sin duda . Más que valiente, corajudo heroico en esa abnegación consecuente, en ese desprendimiento continuado , en ese sacrificio espontáneo, en ese desprecio de los beneficios, porque su fortaleza moral todo lo superaba.

Ese era Rafael Marino, una figura que para nosotros, intransigentes, tiene el mismo valor que un Moisés Levenshon, de alguien que supo advertir a tiempo y con implacable continuismo una idea moral en la lucha política Argentina. Creo que todas estas ideas morales que contraemos y que nos toman tiempo, han demorado, en cierta manera, este cariñoso recuerdo. Pero este concurso es porque debemos señalar que con Marino se rompió el molde con que lo hicieron. Va a ser muy dificil encontrar un ser humano adornado con tantas peculiares características, con tanto sentido vital intenso y con una vida que ha significado una consecución del deber y que nos lleva, quizás, a recordar "que larga ha sido esta noche", "que continuada", "como no parece haber sido advertida por la Argentina y por grandes sectores responsables o irresponsables de su clase política".




Compartir con tus amigos:
1   ...   39   40   41   42   43   44   45   46   47


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad