Libro electrónico "25 AÑos en la historia de nuestro pueblo"



Descargar 1.49 Mb.
Página3/47
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño1.49 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   47

"Déjame que duerma nodriza en paz"...por la blanda arena, la poetisa Alfonsina Storni da los últimos pasos y su pequeña huella no vuelve más.

A la hora de reír: Pepe Arias y unos jovencitos que parecen tener futuro en eso de las carcajadas: Los Grandes del Buen Humor. Al tiempo de hojear revistas: Para Ti, Radiolandia, El Hogar o Antena, los chicos leen "Billiken" y los amantes del deporte "El Gráfico". "Patoruzú" el indio nacional de las orejas a las ojotas se guarda en los revisteros y los almanaques de Alpargatas ilustrados con gauchos de bocas inmensas y caballos flacos por Florencio Molina Campos, se cuelga en la pared del comedor y se hace cuadrito, cuando la utilidad dividida en meses se acaba. Para vestirse a la moda, las mujeres usan hombreras y sombreros; los hombres, pantalones blancos y zapatos combinados.

Para enamorarse: el bolero. Para bailar: Feliciano Brunelli y su género " característico". Todos los días: el radioteatro y para los largos viajes, mejor los grandes transatlánticos porque los aviones a hélice son peligrosos y además carísimos o en su defecto un velerito y varias toneladas de coraje como el del nuestro " navegante solitario" Vito Dumas, que dio la vuelta al mundo en 272 días. Para los festejos muy especiales nada mejor que el barrio de la Boca y sus cantinas como la de Spadavecchia. En las tardecitas, el consabido mate cocido con leche va perdiendo terreno ante el impulso del Toddy y el Vascolet.

Las trampas, la corrupción llega a todos los niveles. Hasta en la Lotería Nacional un primer premio había sido "un número puesto" antes de ser anunciado. Los niños cantores fueron presos después de la denuncia de un diputado radical. Pero las diferencias triunfan en las elecciones legislativas del '42 a través de los candidatos socialistas. La juventud radical de la provincia de Buenos Aires se reúne en Chivilcoy y dice: " Quienes dirigen el plan contra las libertades argentinas son los restos de la oligarquía terrateniente, los especuladores y financistas impacientes, los grandes capitales que monopolizan los recursos de nuestra economía succionándola con sangría permanente, la sedicente mayoría ilustrada que coloca el prestigio de sus apellidos y de su figuración política y social al servicio de los trust imperialistas internacionales". Al mes siguiente el Congreso Nacional acepta la renuncia a su cargo del Presidente Ortiz y asume Ramón S. Castillo.

Otro Castillo llamado Santiago que ejerce la gobernación de Córdoba, convoca a la primera reunión nacional de la intransigencia, la que elabora planes que se oponen con contundencia al oportunismo y a la traición del pensamiento popular, encarnado por Yrigoyen. El movimiento intransigente suma a Balbín, Leroir, Coulin, Cetra, Sanmartino, Quiroz y Alende. Las estructuras orgánicas de la UCR buscan salidas de emergencia ante el ímpetu intransigente que respira detrás de sus cuellos pero deciden mantenerlas anacrónicas y maniobrables. La gente ya no se siente interpretada por el radicalismo y castiga con la indiferencia a un partido que había nacido para representarla. La tarea de la intransigencia era el rescate a tiempo, de una fuerza política que debía inexorablemente volver a sus fuentes y a sus razones de ser. Esos luchadores se debaten en Santa Fe, Corrientes, Córdoba, Capital Federal y Buenos Aires, entre las urgencias y los voluntarismos. La revolución encabezada por el Gral. Arturo Rawson triunfa, pero a los dos días, éste es reemplazado por el ministro del Interior quien deviene en presidente: Pedro Pablo Ramírez. Seis meses más tarde disuelve a los partidos políticos, el mismo día en que se implanta por decreto la enseñanza religiosa en las escuelas primarias y secundarias dependientes del estado. ¡Hay que depurar el castellano! dice; y entonces censura los textos que se difunden en la radio, también las canciones, así "Que va che" debe ser "¡Qué hemos de hacerle!". "El Ciruja" es "El Recolector", si se enoja en la calle no vaya a pronunciar el tradicional insulto argentino, diga: ¡hijo de la mala madre! . Pero pronto, los argentinos tendrán un poco de diversión en medio de tan pudoroso devenir, se viene "Rico Tipo". Las chicas Divito serán marca registrada con sus cinturitas y sus trajinares en busca del millonario que las haga felices y los personajes de Avivato, Falluteli, Pochita Morfoni, Don Fulgencio, Fúlmine, Purapinta o Amarroto, harán reír con las caricaturas de hombres y mujeres argentinas.

A pesar de todo y contra todo justificado abatimiento y a través de publicaciones como La Hoja, Raíz y Cruz del Sur, la intransigencia debate, difunde, esclarece. El año 1945 estrena su significado con la designación de un Coronel como ministro de Guerra. Su ímpetu y decisión se habían puesto de manifiesto un año atrás cuando en pocos minutos un terremoto había destruido el 90% de los edificios de San Juan, cobrando 7.000 muertos y 12.000 heridos. Juan Domingo Perón inicia su largo y conflictivo camino en la historia de un país que no lo conoce pero parece estar esperándolo. Un 17 de octubre, Perón se encuentra con su pueblo. ¿Quién encuentra a quién? Ese pueblo llena la Plaza de Mayo, unos llegan atraídos por un llamado casi mágico, otros organizados. El coronel rescatado aparece en el balcón. Al levantar sus brazos, une y estrecha en su abrazo una lealtad que no conocerá límites.

El 10 de marzo el presidente Ramírez renuncia y es sustituido por el Gral. Edelmiro Farrel. En la calle Belgrano al 700, Funciona el Comité de Avellaneda, en esos metros cuadrados, con la presencia de Balbín, Frondizi, Lebensohn, Alende, Monjardin, Pérez Aznar, Crisólogo Larralde, Rabanal y Gómez, las cosas comienzan a ponerse en su lugar. Se constituye en el orden nacional el movimiento de la Intransigencia y Renovación y se recuperan para el radicalismo los atributos revolucionarios y transformadores. La inteligencia, la valentía y la constancia de ese joven brillante, Moisés Lebensohn se plasman en la " Declaración de Avellaneda" en la que se proponen, entre otros puntos:

"La nacionalización de los servicios públicos, energía, transporte, combustibles y de las concentraciones capitalísticas monopólicas. La democratización industrial y la administración de los sectores nacionalizados por entes autárquicos nacionales, provinciales, comunales o cooperativos, con participación de usuarios, productores, técnicos y obreros, en la dirección y en los beneficios. Reforma agraria inmediata y profunda, que ponga a la tierra al servicio de la sociedad y el trabajo. Reforma financiera que ubique el peso de la carga impositiva sobre las grandes rentas y la valorización ganada por el trabajo colectivo"

Oscar Alende es uno de los 120 dirigentes que suscriben inicialmente los términos del pensamiento y la acción intransigente, en los días subsiguientes se sumaron incontables adhesiones. El otro radicalismo, el unionista, tiene planes diferentes. El 17 de octubre, la conmoción de un pueblo lanzado a la calle, les había despertado el pánico electoral. Perón era un adversario colosal frente a un radicalismo que se había debilitado a fuerza de abdicaciones. La búsqueda de aliados para enfrentarlo era la consigna. Las elecciones internas del radicalismo en todo el país no desbarataron el manejo discrecional de las estructuras partidarias. Resulta de ellas un Comité Nacional de vieja tradición anti-yrigoyenista. A los unionistas sólo les quedaba formalizar la Unión Democrática. Si es necesario elogiar a Manuel Quintana, a Agustín P. Justo, se hace.

Alende se negaría a integrar las listas de la Unión Democrática, sólo en 1948, cuando la intransigencia alcanza la dirección nacional partidaria, acepta ser candidato a diputado provincial por la tercera sección electoral y es electo.

Fundado el diario "Clarín" por Roberto Noble, muerto el presidente norteamericano Roosevelt, fusilado Mussolini, suicidado Hitler, destruidas por las bombas atómicas Hiroshima y Nagasaki, emergida como potencia triunfadora los EE.UU, en trámite la guerra fría con la Unión Soviética, desarrollándose los juicios de Nüremberg contra los criminales nazis responsables del holocausto, el mayor genocidio de la historia humana, y el Plan Marshall para reconstruir Europa y, en especial, Alemania; al 1945 sólo le faltó conocer la resolución final de la disyuntiva Braden -el embajador norteamericano- o Perón -el militar nacional-.

La vida de un hombre es un miserable borrador

un puñadito de tristezas que cabe en una cuantas líneas.

pero a veces, así, como hay años enteros de una larga

y espesa oscuridad, un minuto de la vida de ese hombre...

Es una luz deslumbrante.

Haroldo Conti

Cuenta Ricardo Lorenzo que "de San Juan vienen los coches en una etapa del Gran Premio Extraordinario de 1939. Allí puntea un desconocido: Juan Manuel Fangio. Lo único que sé del mismo es que un año atrás acompañó a Luis Finochietti. Nada más. Quiero recordar su figura, pero se me entrevera en las muchas apenas recordada" . "Ese pibe de Balcarce" al que se refiere Borocotó será una de las joyas más preciadas de un presidente Perón que apoya al deporte. Domingo Marimón, los hermanos Gálvez y Emiliozzi ganan grandes premios. Boca Juniors y River Plate se hacen de equipos que harán historia como la "Máquina" de Moreno, Perdernera, Labruna y Loustau. Los ciclistas argentinos remontan todas las cuestas de los anonimatos. Leguizamo gana atropellando y es "el astro máximo de la fusta". El gozo se hará aplauso para el Racing Club -su nueva cancha y los campeonatos obtenidos-, para la maratón ganada por Delfor Cabrera en las Olimpíadas, para José María Gatica "el mono", otro de los favoritos del General, defenderá su honor en el ring frente a Alfredo Prada, para los atletas que triunfarán en los juegos Panamericanos y para una selección de básquetbol que le ganará la final a Estados Unidos en el Luna Park.

En otros campos y con sus propias fuerzas, Juan Domingo Perón también gana. Como era previsible, la derrota de 1946 de la fórmula Tamborini- Mosca a manos de Perón-Quijano, estira aún más la tensa cuerda en las filas del radicalismo. Dirá Alende: "En el país estaba ocurriendo un cambio formidable que trastocaba el valor y significado de muchas de las cosas que hasta entonces tenían importancia corriente y cotidiana y el radicalismo se había mostrado absolutamente incapaz de percibir los cambios que ocurrirían delante de sí. Una necia manera de cerrar los ojos a la realidad y eso se paga, inexorablemente a un precio muy alto"

Una cuota de ese precio la paga el Comité Nacional. La Convención Nacional produce la destitución de ese organismo y lo reemplaza por una Junta Nacional Ejecutiva, que debe reoganizar al partido y producir informes. La Junta se compone con tres miembros de la intransigencia y cuatro unionistas. Hacia fines del año se da a publicidad un documento que lleva la firma del terceto intransigente. En él se deja en claro que las diferencias en el seno radical nacen de dos concepciones totalmente opuestas en relación a la lectura de la realidad del país y de la forma de encararla. Eran concepciones enfrentadas, irreconciliables, cuyas diferencias no pasaban por cuestiones de rencillas internas o candidaturas. Decían: "Hemos defendido y defenderemos la unidad conceptual del radicalismo como única forma de justicia social que propugna; pero no podrá haber unidad si no es sobre las bases radicales de respeto intransigente a la doctrina y la consiguiente fidelidad de conducta".

En tanto Perón fundamenta la justicia social en la independencia económica, en otros términos, es el estado el que toma en sus manos un cúmulo de actividades que antes sólo corresponden a la actividad privada, en la mayoría de los casos eran empresas extranjeras. Serán los ferrocarriles, los teléfonos, el gas, los yacimientos carboníferos y el petróleo, los transportes urbanos, aéreos y marítimos, las industrias químicas, siderúrgicas, mecánicas y el comercio exterior que se nacionaliza. El sistema educativo se expandirá aceleradamente, el estado fundará establecimientos y la sociedad mandará a sus hijos a esas escuelas, con confianza y en la seguridad que la movilidad social y el crecimiento comienzan allí. La relación con amplios sectores del trabajo se había consolidado antes del 17 de octubre, después la lealtad a Perón sería inquebrantable. Evita teje los lazos de solidaridad y asistencia cara a cara con la gente que la idolatraría y recoge a sus espaldas el resquemor de quienes no soportan a "esa muchacha inculta y vulgar" y menos aún el poder que ella acumula para Perón. Desde su Fundación, "la compañera" atenderá desde la máquina de coser que hace falta hasta el cuidado de la salud en los enormes policlínicos.

Las veinte verdades del Justicialismo son un poco menos que la Biblia: "La verdadera democracia es aquella donde el gobierno hace lo que el pueblo quiere y defiende sólo un interés: el del pueblo. Queremos una Argentina socialmente justa, económicamente libre, políticamente soberana".

Las oportunidades de hallar trabajo aumentan, las condiciones en que se realizan mejoran. Se expande la demanda y el consumo. La redistribución de ingresos se vuelca hacia los grupos que menos tienen. A ellos se le suman conquistas sociales de gran trascendencia, la sensación de bienestar es innegable y el optimismo una constante.

Una vez más es Avellaneda, el territorio donde lo fundacional se genera. En agosto de 1947, en el Congreso del Movimiento de Intransigencia y Renovación se sanciona la Profesión de Fe Doctrinaria y las Bases de Acción Política. El Programa, una vez que la intransigencia estuviera al frente del Partido un año más tarde, se convierte en la doctrina actualizada de la cual no se podrá abjurar. Entre sus postulados se dice: 1) Reivindicación de las bases federalistas y comunales. Provincialización de los Territorios. 2) Reforma política, sufragio femenino, neutralidad política de la administración y entes autárquicos. 3) Democratización de la cultura. Reposición de la Reforma Universitaria y de la Ley 1420. 4) Democracia económica. Control de la economía de base a un planeamiento fijado por los órganos representativos de la voluntad popular que coloque a la riqueza natural, la producción, el crédito, las industrias, el consumo y el intercambio internacional al servicio del pueblo y no de minorías. 5) Nacionalización de los servicios públicos, energía, transporte, combustible y de aquellas concentraciones capitalistas que constituyen "cárceles" o monopolios, resguardando en tal forma el ámbito de la iniciativa privada en su realidad creadora. 6) Democratización industrial. Participación de técnicos, empleados y obreros en la dirección y utilidades. Libertad sindical y derecho a huelga. 7) Reforma agraria inmediata y profunda que coloque a la tierra, que no debe ser una mercancía, al servicio de la sociedad y el trabajo. 8) Reforma social que garantice a los habitantes: trabajo regido y remunerado con dignidad, como deber esencial del Estado; nivel de vida decoroso, vivienda higiénica, protección de la salud como función social, acceso a la cultura. Régimen de la seguridad social que comprenda a toda la población durante el transcurso de la existencia humana: subsidios para la niñez, de educación, enfermedades, invalidez, desocupación, y nupcialidad, seguro social. 9) Reforma financiera que haga incidir la carga impositiva sobre las grandes rentas y sobre la valoración producida por el trabajo colectivo. 10) Política tendiente a la cooperación económica mundial, a la unidad económica, con los países vecinos y, progresivamente, con el resto resto de América. 11) Sostenimiento de la política internacional de Yrigoyen.

Hacia fines del año, las mujeres adquieren sus derechos cívicos. A partir de la ley 13.010 que los promulga -impulsada por Eva Duarte de Perón- podrán elegir y ser electas. Después de la frustración de generaciones de mujeres que habían podido superar las trabas en el campo profesional, pero que no pudieron romper la de la minoridad cívica, Julieta Lanteri, Elvira Rawson, Rosa Bazán, Alicia Moreau de Justo precedieron a Eva Perón en la lucha por el voto femenino. Ya se habían presentado más de treinta proyectos en la Nación y en las provincias que chocaron uno a uno con los prejuicios y la oposición. Evita hace uso de su poder, presiona y logra que la ley finalmente se sancione el 9 de septiembre de 1947. Ella sabe cómo tratar a los hombres: no les pidió el derecho, lo exigió.

Te acordás hermana, de aquellos cadetes,

del primer bolero y el té en el Galéon,

cuando los domingos la lluvia traía

la voz de Bing Crosby y un verso de amor.

María Elena Walsh.

Eva Perón ha muerto. Conocer lo que era inevitable y próximo no atenúa el dolor de la pérdida enorme. Conocida la noticia esa noche, del sábado invernal de 1952, se hace más triste y más lluviosa. La música sacra que emiten las radios, acompaña el desconsuelo mientras las ciudades entran en un profundo letargo. Los que caminan por las calles se van a sus casas. Se cierran cines, confiterías, teatros y se paran las máquinas de los talleres. Nadie canta, nadie ríe. Los "contreras" festejan en silencio. Habían sido muy crueles con una moribunda. Aquel ¡viva el cáncer! era demasiado aun para los odios y los rencores más profundos. El Ministerio de trabajo cobija durante días el cuerpo de Evita y ante el féretro desfilan miles y miles de hombres y mujeres que eran y seguirían siendo el pueblo peronista.

Había vivido intensamente, como intensos y vertiginosos habían sido los años transcurridos para peronistas y opositores. Una línea nítida, gruesa, infranqueable dividía a la sociedad, los leales al líder y los que combatían al régimen autoritario. Ambas partes esgrimían sus argumentos y a ambas no les faltaban razones.

En 1949, al retirarse la minoría, la Convención Reformadora había aprobado por unanimidad la nueva Constitución propugnada por el justicialismo. El imperio periodístico y de propaganda implantado por el gobierno se había convertido en una muralla sólida para los opositores. Ricardo Balbín que presidía el bloque de los 44 en diputados y era candidato a la gobernación de Buenos Aires fue detenido por desacato al presidente. Pasaría nueve meses en la cárcel de Olmos y luego sería indultado. Balbín iba a ser cabeza de la fórmula radical junto a Frondizi para las elecciones que ratifican a Perón en el gobierno por un período más. Asume el 4 de junio de 1952.

Los radicales se habían dividido al definir la táctica electoral. La intransigencia, nucleada en la línea combativa, planteaba la oposición integral al oficialismo, en todos los frentes, incluidas las elecciones. Se habían preparado para ello a través de los Congresos sobre régimen municipal., política agraria, juventud, política económica, fiscal y cuanto tema sirviera para enriquecer el ideario del partido. Al contrario de la historia que los precedía, los unionistas propugnaban la abstención electoral. Un año después la polémica volvía a plantearse en el seno de la Convención Nacional. Moisés Lebensohn -presidente del organismo- trataba de sintetizar los compromisos que debían asumirse ante el pueblo cuando los gritos de hostilidad provenientes de los sectores opuestos, no lo dejaron continuar. Tremendo error, por la intolerancia que demostraban y por que esa sería la última oportunidad para poder escuchar a un argentino brillante. Moisés Lebensohn muere el 13 de junio de 1953.

A comienzos de 1954, Arturo Frondizi asume la conducción del Comité Nacional de la U.C.R. Este presidente, los dirigentes y militantes ucristas y los jóvenes que se sumaban conquistados por el espíritu revolucionario y americanista de la intransigencia, no podían compartir con el otro sector radical ni siquiera los espacios físicos. La tradicional sede radical estaba virtualmente "copada" por los unionistas. Se necesita otro local, es así que se adquiere la casa de Riobamba 482.

Lejos de los conflictos internos de sus opositores, el presidente debía afrontar situaciones que alejaban a su gobierno de las sensaciones de bienestar , optimismo y poder de tan sólo unos pocos años atrás. Los escándalos de muy diferente textura se sucedían. Desde la abortada "ilusión" atómica argentina en la isla Huemul; las denuncias de torturas que causaron indignación, un levantamiento militar luego del cual se establece el estado de guerra interno y que permite la cárcel sin orden judicial, el suicidio nunca aclarado del hermano de Eva Duarte tras ser investigado, hasta las frívolas leyendas que se tejen sobre Perón y las adolescentes de la UES, la fastuosidad del festival de cine de Mar del Plata o la instalación de la jovencita Rivas en la residencia presidencial. La situación económico-financiera del país, restringía la bonanza anterior, el enfrentamiento con la Iglesia, con los sectores castrenses, y con una oposición política que en muchos casos decididamente conspiraba, quitaban el aire que Perón debía respirar hasta el término de su mandato.

En una Declaración Episcopal, fechada el 7 de junio de 1955, la Iglesia Católica plantea su rechazo a la supresión de ensañanza religiosa, el divorcio absoluto, la prostitución reglamentada, el proyecto de separar a la Iglesia del Estado, etc.

Los templos serán incendiados y saqueados por piquetes pocos días después. Perón dirá " yo sé bien que no son trabajadores los que han producido los actos de violencia en las iglesias ni en ninguna parte. Ya sabemos quienes se organizan para tales actos..."

El 16 de junio, cundió el pánico en la ciudad, a las 12.40 horas, aviones de la Fuerza Aérea, dejan caer bombas sobre la casa de gobierno y alrededores, mientras un grupo de infantes de la marina avanza sobre la casa de gobierno y logran entrar en ella. El objetivo es matar al Presidente pero Perón no estaba allí. A las cinco de la tarde el golpe había terminado con la rendición de los sublevados. Las víctimas civiles, más de trescientos, bañaron con su sangre el día de la irracionalidad y la barbarie.

El 15 de julio el Presidente le decía a los legisladores "cuando fue necesario, se apretó; ahora que es necesario aflojar, se afloja". El 27 de ese mes por primera vez en diez años se escuchó la voz opositora en la radio. Arturo Frondizi, Presidente del Comité Nacional de la U.C.R., expresó: "Al radicalismo no lo mueve el rencor, el odio ni el deseo de revancha. No vine a expresar agravios sino a exponer las grandes ideas en torno a las cuales será posible el reencuentro de los argentinos".

Pero en las mentes y en las palabras de muchos dirigentes opositores, la solución pasaba por el retiro de Perón. En los últimos días del gobierno constitucional, el Presidente se debate entre el llamado a la conciliación con la oposición política, el renunciamiento seguido por una multitud en la Plaza de Mayo que le pedía el retiro de su decisión y un discurso de inusitada violencia que haría trascender la frase "y cuando uno de los nuestros caiga, caerán cinco de ellos". Muchos, muchísimos peronistas caerían a manos de sucesivas dictaduras militares , otros sufrirían censuras y proscripciones.

El Gral. Eduardo Lonardi es quien asume el mando de la revolución y recomienda a sus subordinados actuar "con la máxima brutalidad" al tiempo que la insignia "Cristo vence" anima a los insurrectos.

En la mañana del 19 se produce el bombardeo de los depósitos petroleros de Mar del Plata por parte del Crucero " 9 de Julio" incendiándose el combustible y las instalaciones. El gobierno recibió un ultimátum de los rebeldes bajo la amenaza de bombardear las destilerías de la Plata y la ciudad de Buenos Aires. El plazo vencía a las 12 horas. Al día siguiente Perón parte hacia la embajada paraguaya. Al mediodía se refugia en la cañonera "Paraguay".

Juan Domingo Perón inicia sus asilos políticos -según dirá siempre, para evitar el derramamiento de sangre. Otra multitud se convoca en la Plaza de Mayo, el 23 de setiembre de 1955 para ovacionar al Gral. Lonardi y a la revolución Libertadora que lo sustituiría pocos días después por el Gral. Pedro Eugenio Aramburu. El 1 de diciembre se decreta la disolución del Partido Justicialista, ese mismo día nace la resistencia peronista.

El general Juan José Valle, escribe en la carta que le dirige a Pedro Eugenio Aramburu: Entre mi suerte y la de ustedes me quedo con la mía. Mi esposa y mi hija a través de sus lágrimas verán en mí un idealista sacrificado por la causa del pueblo. Las mujeres de ustedes, hasta ellas, verán asomárseles por los ojos sus almas de asesinos. (...) Ruego a Dios que mi sangre sirva para unir a los argentinos. Viva la Patria."




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   47


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad