Libro electrónico "25 AÑos en la historia de nuestro pueblo"



Descargar 1.49 Mb.
Página17/47
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño1.49 Mb.
1   ...   13   14   15   16   17   18   19   20   ...   47

Muy distante de la zona numérica en la que se jugaba esa puja, el Partido Intransigente asoma ya como la tercera fuerza nacional gracias al casi 4 % de los votos obtenidos por su candidato Oscar Alende."(...) Y analiza: "El peronismo se debatía en sus contradicciones, su falta de tradición organizativa como partido, el vacío provocado por la muerte del líder y el recuerdo traumático de la presidencia de Isabel Perón. El trámite de la designación de sus candidatos fue una reproducción de esos vicios, sin la antigua contraparte de la vitalidad y representatividad de su militancia de base.

En medio de intentos de reafirmación de liderazgos de portación de apellido de Isabelita, de reivindicación de derechos a la candidatura de hombres como Carlos Menem o Antonio Cafiero y de los duros métodos "Vandoristas"de control del aparato, Luder había surgido como el candidato menos activo, y sin poder interno propio de un transparente congreso partidario, el 5 de septiembre de este año. Poco afecto a las multitudes, más proclive a la reflexión académica que a las barricadas, Luder no consiguió llevar a Alfonsín al terreno en el que esperaba descontar las ventajas del carisma del candidato radical: el del debate televisivo.

Y aunque las respectivas movilizaciones para los actos de cierre de iguales en su espectacular masividad, las imágenes que provocaron en el electorado independiente terminaron de sellar la suerte de uno y otro candidato. Alfonsín era el seguro campeón de las instituciones democráticas. Luder, un débil profesor controlado por el Herminio Iglesias que incendiaba a su lado un cajón mortuorio con el escudo de sus adversarios"

Desde el Cabildo, Raúl Alfonsín la habla a los argentinos. El 10 de diciembre de 1983, día en que asumió la presidencia de la Nación, tras siete años de la más terrible y criminal dictadura, la multitud que festeja más allá de sus colores partidarios, de verdad permite pensar que "ya nadie queda que esté en su casa".

Del año 1983 quedan las paredes bellamente sucias de publicidades partidarias y de graffitis electorales: "Luder o la Coca-Cola"- "Alfonsín o la patota"- "Girá a la izquierda que la derecha es contramano"- "Alende, para que todo cambie" .Ha dejados gestos nuevos como las manos estrechadas por sobre el hombro izquierdo de Alfonsín. Ha encontrado a "La República Perdida" , recuerda a la "Plata Dulce"- augura "Tiempo de revancha" y jura que "No habrá más penas ni olvidos"

Pero se sabe que nada será sencillo. Es saludable por las dudas, cantar "Todo a pulmón" de Alejandro Lerner... campaña sobre la avenida 9 de julio -el 27 de octubre los radicales, un día después el PJ- fueron casi.

 

TESTIMONIOS



 

COMO LO VI A DON OSCAR -

ADELINA E. DEMATTI

Cuando nací, última de una familia numerosa, mi hermano mayor Roberto Juan era un militante del radicalismo yrigoyenista de 17 años. Esa militancia permitió mi acercamiento a grandes hombres como Oscar Alende.

Ya convertida en docente, vocación que compartía con la militancia, necesité recorrer la provincia de Buenos Aires pero llegó Don Oscar con el ¨Estatuto del Docente¨ y los caminos de la comunicación se facilitaron. Co

En Chivilcoy recuerdo la inauguración de un mplejo de electricidad que abastecía a pueblos vecinos y un 22 de octubre (aniversario de la ciudad) vimos desfilar junto a los escolares la innumerable diversidad de maquinarias y vehículos que llegó a poseer esa municipalidad.

Culminé mi carrera docente - en uno de los niveles en que ejercí - en una escuela de educación técnica ubicada en 7 y 33, La Plata, construída durante la Gobernación de Don Oscar con el Ministro de Educación Ataulfo Perez Aznar en cuya compañía celebramos los 25 años de la misma.

Esta escuela fue construída en un baldío donde acampaba algún circo y se hizo con el impulso renovador de incorporar la educación técnica con características propias en la provincia. La de La Plata a la que hago referencia, cuenta con un sector de ambientes (dormitorios, cocina, baños, etc.) que debían ser utilizados para albergar como alumnos de formación profesional, a quienes desde el interiorvinieran a recibir la adecuada preparación en las nuevas escuelas proyectadas y en plena realización. No detallaré aquí cómo y por qué se destrozó el proyecto a través de los años.

No puedo dejar de referirme a Don Oscar como activo defensor de los Derechos Humanos y Sociales y para ello diré que al desaparecer mi hijo en mayo del ´77,no estando ya mi hermano, sus amigos me contactaron y fue el querido Dr. Rafael Marino quién presentó el primer Habeas Corpus. Fue Don Oscar desde la A.P.D.H. quién se ocupó personalmente de las tramitaciones.

Recuerdo la invitación que me hicieran por aquella época a una reunión de no más de diez personas en el local de Riobamba. Don Oscar regresaba de Venezuela trayendo un bagaje de informaciones sobre nuestro país, entrevistas, publicaciones, Hidalgo Solá... Llegué en el instante en que comenzaba la reunión, Don Oscar me hizo un gesto con la mano y el guiño cómplice de un ojo. Cuando terminó la reunión dijo: ¨la mayoría de ustedes se estará preguntando quién es esta señora que nos acompaña... es la hermana de mi gran amigo Dematti y es madre de las que van a la Plaza de Mayo por la desaparición de su hijo¨. Y allí nos abrazamos en un reencuentro permanente.

A pesar de lo que vivíamos a Alende nunca le faltó un rasgo de humor. En esa

deliberación recuerdo que contó que había remitido desde Venezuela a distintos destinos de la Argentina publicaciones extranjeras para superar la censura y el paso por la aduana: ¨y yo que soy incapáz de hacerlo con una botella de wisky ... no me imaginé que en esa llegada un empleado del aeropuerto me reconociera y me invitara a pasar sin requisar mi equipaje... creo que perdí la única posibilidad de encontrarme con el material que había despachado¨.

Se cerraba la campaña ´83 lugar 50, entre 6 y 7 Pasaje Dardo Rocha... una multitud... canciones... vibraciones con aire de libertad... de Buenos Aires regresaban colectivos con manifestantes del P.J., se vinieron las consignas... se respiró un mismo aire...hoy llevamos el período más prolongado de estabilidad constitucional...con errores y aciertos...él fue uno de los protagonistas.

 

SUSANA PEREZ GALLART



Nacida en Río Gallegos es Licenciada en Relaciones Públicas. Integrante de la Junta Promotora de la Capital Federal y de la Junta Promotora Nacional del Partido Intransigente (1972). Cofundadora del Nuclamiento de Mujeres Políticas. Coordinadora de Prensa de la A.P.R., asesora del Bloque de Diputados Nacionales del P.I.

(1973 a 1976).

Miembro de la Comisión de Acción Política Nacional del P.I. ( 1982) y en 1983 de la Mesa Directiva del Comité Nacional como Secretaria de Derechos Humanos. Candidata a Senadora Nacional por Capital Federal en primer término y asesora del Bloque de Diputados Nacionales del P.I.( 1983 a 1987).

Cofundadora de la A.P.D.H. actualmente es Co-presidenta de esa entidad, dedicándose con exclusividad a esa tarea.

Cuando ví a Alende por primera vez era un hombre joven, o mejor diríamos, en plena madurez. Tenía mucho "fuego" político, con ideas muy claras, muy coherente. Realmente escucharlo, emocionaba y exaltaba. Yo vengo de una familia radical y a Alende lo conocí, no me acuerdo en que año, creo que en el sesenta y pico en una Convención. Mi papá era convencional de la UCRI y yo lo acompañé a una que se realizó en Buenos Aires. Lo oí a Alende hablar y realmente me motivó muchisimo. Me dije: "éste hombre dice muy bien lo que yo pienso". Creo que eso fué lo que hizo que me quedara en la UCRI, porque yo era afiliada al raricalismo como todos los de mi familia. pero cuando el partido se dividió yo lo seguí. Pero no era militante en ese tiempo.

Vuelvo con el recuerdo de Alende. Era un hombre con ideas muy claras, muy culto, estaba perfectamente al tanto de todo lo que ocurría en el mundo, interpretaba todos los acontecimientos mundiales con mucha lucidez, tenía un diagnóstico para cada cosa. Sí, era un caudillo Don Alende.

Sigue después una época en la que, con distintos grados de militancia, participo de las actividades del Partido y habría muchas cosas para recordar. Fué una etapa muy significativa y trascendente cuando se pasa de la UCRI al PI, y las circunstancias que rodearon éste episodio son parte de una crónica muy conocida. Solo agrego en ese recordar, que antes del 22 de Abril de 1972, día en que se reune en Córdoba una Junta Promotora para resolver sobre el cambio de nombre, se hicieron muchas reuniones con ese motivo y el Dr. Alende tuvo que realizar numerosos viajes al interior para hablar con los dirigentes de las provincias, porque ésta situación resultaba muy dura para la gente e incluso hubo quienes se apartaron por ésta causa.

Siendo el propósito central de mi testimonio la A.P.D.H. (Asamblea Permanente por los Derechos Humanos), sus orígenes y posterior evolución, voy a pasar concretamente a éste tema, sin dejar de señalar que durante un largo período mis actividades en el partido y en la Asamblea, estuvieron muy conectadas.



Para ubicarnos en el tiempo recordemos que la Asamblea se inicia antes del golpe militar del 76. También que antes, y ésto hace a mi historia posterior, coordiné la Comisión de Prensa de la A.P.R. y actué en el Partido en esa actividad, que me vinculó mucho con la realidad, especialmente en el Bloque de los Diputados Nacionales en el período 73-76, en que tuve a mi cargo las tareas de prensa y, por extensión, en muchas cosas que tenían que ver con lo que se denomina "relaciones públicas". En esa función, en el año 74, en la época del gobierno de Isabel Perón, empiezan a llegar denuncias de familiares. Atendía a la gente que llegaba, hacía de filtro para que los recibieran cuando se trataba de algo importante, pero comenzaron a llegar quienes contaban que había desaparecido un hijo, un hermano, el marido.....que iban a las comisarías, a las morgues, a los hospitales.....y nadie les daba razón, nadie sabía...Era realmente un gran desconcierto. A la gente no se la traga la tierra! Esto no solo ocurría en nuestro bloque, sino también en los demás de la Cámara. Aclaro que después de asumir los diputados de la A.P.R., Sandler (Udelpa) formó su propio bloque y en el nuestro quedaron sólo los del P.C.. Recuerdo un episodio relacionado con esos días trágicos. Cuando renuncian los diputados de la juventud peronista, asume Ortega Peña en lugar de uno de ellos. El no quería integrarse al bloque peronista , donde por otra parte, no le daban espacio físico, entonces Portero le cedió su despacho. Un día nos habíamos quedado haciendo tiempo con él, con su secretaria y creo que con Lorences, yo estaba esperando para acudir a un acto en el local que May Zubiría había abierto en la calle Montevideo. Bajamos luego juntos y Ortega Peña y su secretaria tomaron un taxi. Yo me alejo caminando y a los diez minutos entra alguien gritando: Lo mataron a Ortega Peña!. Yo me había separado de él unos instantes antes. Esto nos impactó mucho y fué un suceso muy motivante que nos impulsó para hacer algo... A los diputados le habían entregado armas en el Congreso. Sandler dormía en la Cámara, Sueldo portaba una cartuchera. Fué un momento muy difícil. Nos reuníamos en el despacho de Sandler, nos preguntabamos qué podíamos hacer... de allí no salía nada efectivo, hasta que un día nos vienen a ver al bloque los diputados del P.C. y nos plantean el tema. Se comienza a trabajar en forma organizada, como eran ellos y se inician contactos y reuniones, es entonces que Portero me pide que vaya a las mismas. Las primeras se hacían en un local cerca del Congreso, en la sede de una Asociación de psicólogos. Allí se delinea la idea de hacer una organización muy amplia ideológicamente, donde entraran todos los sectores políticos, así como la Iglesia que también estaba muy conmovida, que conocía lo que estaba ocurriendo por lo que escuchaban en los confesionarios. También la Iglesia Metodista, que siempre fué una Institución muy comprometida. Entonces esas reuniones comenzaron a tomar cuerpo. Eso fué a principios del 75. Yo tenía informada a la gente del partido de como iban ocurriendo las cosas y seguí participando, duró casi un año esa etapa preparatoria, organizándonos, buscando la manera de actuar, hablando con gente de los distintos sectores para tener la mayor representación posible. Hasta que en Diciembre de l975 se hace una reunión muy amplia, tres meses antes del golpe que ya sabíamos que iba a ocurrir. Es ese 10 de diciembre, en que ya teníamos una declaración firmada, que se aprueba por unanimidad, se constituye la primer junta y nace formalmente la Asamblea.

Fué en la casa de Nazareth. Alende se incorpora e integra esa primer Junta o Consejo de Presidencia junto a otras personalidades como la Dra. Moreau de Justo, Jaime de Nevares, Alfredo Bravo, etc.. Después continuaron las reuniones en forma más o menos regular, en lugares diversos, en Ctera que fué el único gremio que desde el principio dió la cara; también en la Iglesia Metodista en la calle Corrientes. Nos reunimos un tiempo en Santo Domingo, hasta que los curas nos pidieron que no fuéramos más, por temor, creo. En el 76 recién tuvimos el primer local propio, un ambiente único en la calle Paraguay, que nos compró la Iglesia Metodista. Después llegó un momento en que la gente dejó de ir en esos primeros meses después del golpe, practicamente no había reuniones. Era una época de interrogantes. Después la gente de a poco comenzó a darse cuenta que no clausuraban los locales partidarios, que lo que estaba prohibido era la política para afuera, pero que adentro se podía hacer. Yo recuerdo que llamé a Alende y a otros dirigentes del partido y todos me alentaron a que continuara, yo estaba acostumbrada a una militancia muy activa, muy de todos los días y como en ese momento se había producido un gran vacío en la política, volqué toda mi actividad en la Asamblea. Viajé bastante en esa época porque tratábamos de organizar delegaciones en el interior, sobre todo para recoger datos de los desaparecidos. Aprovechaba esos viajes para contactarme con la gente del PI. En Córdoba siempre estuvieron activos, especialmente contra la dictadura o el plan económico de Martinez de Hoz, pero por el tema de los desaparecidos no se jugaban demasiado, había realmente miedo. Pero también había excepciones en militantes del PI, del Socialismo, del Radicalismo. Recuerdo por ejemplo a Morini que fué la primera mujer diputada radical por Córdoba en la época del 73. En esta provincia teníamos el refugio en una Iglesia de Alta Córdoba y allí recuerdo al padre Moyano Funes que era un hombre extraordinario. Reitero que a pesar del clima que se vivía siempre encontrábamos personas que nos apoyaban, gente del PI y del radicalisamo y también peronistas disidentes, entre los cuáles hubo quienes trabajaron activamente en los primeros años de la Asamblea.

Cuando la gente comienza a volver y se animaba a traer sus denuncias fué el momento que comenzamos a crecer. Llegaron las Madres, los familiares, allí se encuentran , se conocen, combinan actividades a la sombra de la Asamblea. Fué entonces cuando comenzamos a confeccionar los archivos. Los alentábamos para que ambos grupos se unieran, la primer casa que tuvieron (Madres y Familiares) que al principio estaban juntos, se las consigue en préstamo mediante un subsidio del exterior Eduardo Pimentel, que fué presidente de la Asamblea hasta que falleció, era una persona extraordinaria, hombre de la iglesia y del partido Demócrata Cristiano. La gente se fué animando, las denuncias aumentaban. En 1977 llegó una delegación de Amnisty Internacional, por ellos recibimos la primer noticia de campos clandestinos donde supuestamente estaban los desaparecidos aunque todo era muy confuso. Nos hablaron de La Perla en Córdoba y de algunos otros lugares que se levantaron enseguida.

A la Esma no la mencionaron, y pensar que estaba allí, tan cerca. Mucho después se supo de las cárceles clandestinas con más detalle. En el extranjero se publicaban las denuncias, especialmente en Francia. Massera viajó a este país en el 78. Hay una serie de referencias sobre esta época, episodios que se conocieron mejor en los juicios, en los testimonios. A la gente que que trabajaba para su proyecto político, las envía a Francia con documentos falsos, pero la mayoría cuando llegan allá comienzan por testimoniar lo ocurrido, otros quedan en la clandestinidad. En el exilio no se sabía quien era quien. Existian espías que denunciaban a los que volvian, llegaban y desaparecían, los "chupaban" en Ezeiza.

Yo en 1979 viajé a Paris y me contacté con exiliados que me refirieron las reuniones que había tenido Massera con los montoneros. Habría mucho que agregar, pero me estoy saliendo del tema de la Asamblea.

Cuando Pérez Esquivel recibió el premio Nobel, ya sabemos cual fué la reacción del gobierno, pero entre nosotros fué muy festejado, lo sentimos como nuestro. En éstos años pasó de todo.

Cuando se abre el proceso democrático la Asamblea creció mucho y amplió sus actividades, todo el mundo quería pertenecer a ella. Yo trabaja también muy activamente en el partido, fuí miembro de la mesa directiva del PI y candidata a Senadora por la Capital Federal. Fué estre los años 83 y 85 que pertenecí al Comité Nacional, éste era tan disperso que no había mucha gente que fuera a trabajar a Riobamba, porque la mayoría de sus integrantes era del interior. Lorences sí concurría bastante seguido, eramos los únicos dos que estabamos trabajando allí, entonces en esa época me dediqué mucho al Comité Nacional, por ello comencé a concurrir una vez por semana a las reuniones de la Asamblea, pero no milité en la misma en esos años.

En el año 1985 finaliza mi mandato en el partido y como desde ahí hasta 1987 mi historia y la del PI se entrecruzan, culmino con mi retiro en esa fecha, volcando totalmente mi militancia en la A.P.D.H., desde ese momento mi actividad y mi vocación está volvada totalmente a ella.

Después del local de la calle Paraguay, que ya nos quedaba muy chico, nos compraron un piso viejo en la calle Paraná, ahí estuvimos unos cuantos años. Después se adquirió la sede actual, que es mucho más amplia y abarca dos pisos, es del Consejo Mundial de Iglesias, pero mientras existía la Asamblea la usamos nosotros. Aunque el tema convocante y dominante fué, en su momento, el de los desaparecidos y las tráagicas historias en torno a ellos, actualmente somos un organismo de derechos humanos, no solamente de afectados por esa situación, esta es una diferencia que no conoce muy bien la gente. Otra cosa son las abuelas, las madres, los familiares, que siguen activamente en la lucha por conocer destinos, reencontrar nietos , reparar tantas cosas que el horror dejó como secuela.

La A.P.D.H. abarca todos los derechos humanos, acá funcionan la Comisión de los derechos del niño, de la mujer, de libertades (que es la que se ocupa de los casos carcelarios), de la violencia policial, familiar, etc.. Asesoramos, prestamos asistencia jurídica cuando corresponde o derivamos los problemas, para su solución, a los organismos o instituciones que correspondan a cada situación. Generalmente somos bien recibidos, tenemos bastante peso por el prestigio que tiene la Asamblea y sus vínculos internacionales. Hay otras actividades relacionadas con la educación, divulgación y capacitación. Existe un convenio con la Facultad de Derecho por el que están haciendo práctica, con sus profesores, alumnos del último año, a los que interesa el tema de los derechos humanos. Está también en los colegios secundarios y primarios, pero su aplicación efectiva depende mucho de los directores y profesores. Hay colegios que lo toman con mucha seriedad. La Comisión de educación trabaja muy bien, hay cursos de capacitación docente. Está proxima la obtención de un subsidio para seguir las tareas, porque en ésto el trabajo de todos es voluntario. Además es necesario recursos para la edición de materiales.

Es necesario resaltar que hay mucho contacto internacional, porque ahora tenemos "status" en las Naciones Unidas. Con respecto al Pacto de San José de Costa Rica, tiene vigencia en el país porque está en la actual Constitución nacional, incluso en la de la Capital Federal. Tenían vigencia ya, pero el hecho de estar en la Constitución les otorga más importancia y el rango que corresponde al adherir a ese pacto. Ello significa el compromiso del Estado, más allá del gobierno o del partido político, de cumplirlos, no solamente de emitir las leyes necesarias para ello. En esto faltan algunas, están casi todas, lo que nos dá apariencia de democracia "para afuera". Pero en el cumplimiento real es donde fallamos, porque además deben existir organismos de control para asegurar su efectividad. Existen comisiones de derechos humanos que son reales, que trabajan bastante bien, pero carecen de facultades. En los países donde realmente quieren que se cumplan, pero también Cortes Criminales dedicadas a entender específicamente en este tema.

Están también las Naciones Unidas, pero que no tienen tribunal de derechos humanos. Son más hábiles los documentos de la misma, porque se efectúan reuniones de la Comisión de derechos humanos, que pueden emitir declaraciones amonestando a un país por incumplimiento, Algunas de las últimas, con respecto a la Argentina por la libertad de prensa, en el caso Cabezas o en relación a la violencia policial, han sido bastante duras.

Más facultades y atribuciones tiene la OEA, por su organización y mecanismos que por vía de denuncia o informes de comisiones ad-hoc pueden tratar los casos y llegar a imponer sanciones o indemnizaciones a los países y exigir su cumplimiento. Tal es el caso de la que llegó al país en 1978, cuya actuación e informe, en todos sus detalles, está en la crónica y es parte de la historia de esos agitados y trágicos días.

 

HECTOR PORTERO



 

Lanusse llegó al poder en marzo de 1970. Cuando se vió forzado a buscar una salida implantó leyes electorales y un Estatuto de los Partidos Políticos que facilitaran el triunfo de un candidato oficial. Para ello era necesario impedir que la UCRI y su candidato natural, Oscar Alende, pudieran competir libremente. Su Ministro del Interior, Arturo Mor Roig, provenía de las filas de la UCR del Pueblo y proyectó e impuso una claúsula que impedía la repetición de un mismo vocablo en el nombre de dos o más partidos políticos (nosotros eramos UNIÓN CIVICA RADICAL INTRANSIGENTE, de modo que quedaban en disputa los tres primeros términos) e introdujo casuísticamente, elementos definitorios que aseguraban al partido de Ricardo Balbín el monopolio de la denominación en pugna. Mas allá de que la ley establecía un procedimiento judicial para discutir el derecho al nombre, la UCRI debió afrontar la adversidad, organizada oficialmente de antemano.

El ordenamiento legal prescribía la previa constitución del partido en cada distrito (Capital Federal y cada provincia) y, ulteriormente, logrado el reconocimiento de personería distrital, con varios de ellos, se peticionaba la nacional. Hubo jueces federales, con competencia electoral, que nos acordaron el nombre UNIÓN CIVICA RADICAL INTRANSIGENTE pero los apoderados de la UCR del Pueblo apelaron. En otros distritos se dilataban las decisiones a raíz de oposiciones análogas y en unos pocos se nos asignó el nombre elegido. Mientras tanto se aproximaba el límite temporal para inscribir el Partido Nacional y la ulterior oficialización de candidaturas.

Así puede comprenderse el posterior cambio de nombre del Partido, reorganizado con su nombre originario. El acta constitutiva del 22 de abril de 1972 forma la Junta Promotora del Partido UNIÓN CIVICA RADICAL INTRANSIGENTE e instruye a los apoderados para que lo registren con ese nombre. Sin embargo en el acta se autoriza a la Mesa Directiva a modificarlo "atendiendo a necesidades de tipo procesal que, de no ser cumplimentadas, significarían la imposibilidad de lograr el reconocimiento de personalidad política antes del 1º de julio de 1972 (fecha tope para poder ajustarse al cronograma electoral fijado por el gobierno).

La situación judicial respecto al nombre del partido, a mediados de mayo, era incierta. Algunos de los expedientes con resoluciones apeladas se encontraban en estudio en la Cámara Nacional Electoral, tribunal que debía fijar un criterio aplicable a todos los trámites sobre personería de los diversos distritos, criterio que en definitiva incidiría en la solicitud de la personería nacional. Concurrí a la Cámara a entrevistar a uno de los jueces, para requerirle pronto despacho del tema dado que los plazos procesales seguían corriendo y la dilación en dictar sentencia nos impedía unificar el nombre del Partido entre los distritos y el orden nacional. Me recibió el camarista Dr. César M. Lago, con quién habíamos tenido común militancia en la vieja UCR. Naturalmente había sido designado a propuesta de su correligionario, el Ministro Mor Roig y su filiación anticipaba un voto contrario a nuestros intereses. Sin embargo en un diálogo profundo y sincero me anticipó que ya habían expresado su voto los otros dos componentes del Tribunal, y entendían que la UNIÓN CIVICA RADICAL del PUEBLO tenía derecho preferente para emplear los tres primeros vocablos. De ello se desprendía que no sería reconocida nuestra personería política en tanto los repitiéramos en nuestro nombre. Me expresó que nos daba tal información para que pudiéramos adaptarnos a tiempo y llegáramos a participar del comicio. Ponderó todo lo positivo que significaba para el país la presencia de los intransigentes, sobre todo de Alende, en las elecciones ya muy próximas. Su comentario final fue : "Decile a Oscar que en tanto empleen las palabras UNIÓN, CÍVICA y RADICAL en el nombre, no serán reconocidos legalmente...". Cuanto tiempo después y al referirse al episodio se me pregunta cómo juzgo aquella actitud de un juez, no dudo en afirmar que en la obligación de aplicar un texto legal tramposo, hizo el aporte personal de despejarnos el camino del comicio.




Compartir con tus amigos:
1   ...   13   14   15   16   17   18   19   20   ...   47


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad