Ley de salud para el estado de hidalgo



Descargar 369.5 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión28.09.2018
Tamaño369.5 Kb.
Vistas89
Descargas0
  1   2   3

Ley de Salud para el Estado de Hidalgo.

Instituto de Estudios Legislativos

LEY DE SALUD PARA EL ESTADO DE HIDALGO.
ÚLTIMA REFORMA PUBLICADA EN PERIÓDICO OFICIAL EL 25 DE JUNIO DE 2018.
Ley publicada en el Periódico Oficial 35 Bis, el lunes.30 de agosto de 2004.


GOBIERNO DEL ESTADO DE HIDALGO



PODER EJECUTIVO
MANUEL ÁNGEL NÚÑEZ SOTO, GOBERNADOR CONSTITUCIONAL DEL ESTADO LIBRE Y SOBERANO DE HIDALGO, A SUS HABITANTES SABED:
QUE LA LVIII LEGISLATURA DEL H. CONGRESO CONSTITUCIONAL DEL ESTADO LIBRE Y SOBERANO DE HIDALGO, HA TENIDO A BIEN DIRIGIRME EL SIGUIENTE:

D E C R E T O NUM. 301.
QUE CONTIENE LA LEY DE SALUD PARA EL ESTADO DE HIDALGO

TITULO PRIMERO

DISPOSICIONES GENERALES

CAPITULO ÚNICO
Artículo 1.- La presente Ley reglamenta el derecho a la protección de la salud contenido en el Artículo octavo de la Constitución Política del Estado de Hidalgo, establece las bases y modalidades de acceso a los servicios de salud proporcionados por las instituciones y la participación de los Municipios en la prestación de algunos servicios sanitarios. Sus disposiciones son de orden público e interés social.
Artículo 1 Bis.- Se entiende por salud como un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades.
Artículo 2.- Se entiende por derecho a la protección de la salud, el ejercicio de la acción sanitaria, atención médica y asistencia social, dirigidos a proteger, promover y restaurar la salud de la persona y de la colectividad. Tiene las siguientes finalidades:
I.- El bienestar físico y mental del ser humano, para contribuir al desarrollo pleno de sus capacidades;
II.- El mejoramiento de la calidad de la vida humana;
III.- La protección y el acrecentamiento de los valores que coadyuven a la creación, conservación y disfrute de condiciones de salud que contribuyan al desarrollo social;
IV.- La extensión de actitudes solidarias y responsables de la población en la prevención, conservación, mejoramiento y restauración de la salud;
V.- El acceso a servicios de salud y de asistencia social que satisfaga eficaz y oportunamente las necesidades de la población;
VI.- El conocimiento para el adecuado aprovechamiento y utilización de los servicios de salud, y
VII.- El desarrollo de la enseñanza y la investigación científica y tecnológica para la salud.
Artículo 3.- En los términos de la Ley General de Salud y de la presente Ley, corresponde a la Secretaría de Salud, organizar, operar, supervisar y evaluar la prestación de los siguientes servicios:
A.- EN MATERIA DE SALUBRIDAD GENERAL:
I.- La atención médica, preferentemente en beneficio de grupos vulnerables;
II.- La atención materno infantil;
III.- La prestación de servicios de planificación familiar;
IV.- La prestación de servicios de salud mental;
V.- La organización, coordinación y vigilancia del ejercicio de las actividades profesionales, técnicas y auxiliares para la salud;
VI.- La promoción de la formación de recursos humanos para la salud;
VII.- La coordinación de la investigación para la salud y el control de ésta en seres humanos;
VIII.- La información relativa a las condiciones, recursos y servicios de salud;
IX.- La educación para la salud;
X.- La orientación y vigilancia en materia de nutrición, sobrepeso y obesidad.
XI.- El fomento de buenos hábitos alimentarios;
XII.- La promoción de una vida saludable mediante el consumo de una dieta suficiente, completa, adecuada, variada e inocua, además de la actividad física;
XIII.- Recomendar una alimentación que cubra con las proporciones adecuadas de nutrientes de acuerdo a las características fisiológicas de cada individuo;
XIV.- La prevención, orientación, control y vigilancia en materia de nutrición, sobrepeso, obesidad y otros trastornos de la conducta alimentaria, diabetes, dislipidemia, enfermedades respiratorias, enfermedades cardiovasculares y aquellas atribuibles al tabaquismo;
XV.- La prevención y el control de los efectos nocivos de los factores ambientales en la salud de las personas;
XVI.- La salud ocupacional;
XVII.- La prevención y el control de enfermedades transmisibles;
XVII Bis.- La promoción del uso del condón, priorizando a las poblaciones de mayor vulnerabilidad y riesgo de contraer la infección del VIH/SIDA y demás enfermedades de transmisión sexual;
XVIII.- La prevención y el control de las enfermedades no transmisibles y accidentes;
XIX.- La prevención de la invalidez y la rehabilitación de las personas discapacitadas;
XX.- La asistencia social;
XXI.- Participar con las autoridades federales en el desarrollo de los programas contra el alcoholismo y el tabaquismo;
XXII.- La Protección Social en Salud;
XXIII.- El programa de nutrición materno-infantil en los pueblos y comunidades indígenas;
XXIV.- La salud visual;
XXV.- La salud auditiva;
XXVI.- La Salud bucodental;
XXVII.- El control sanitario de la disposición de órganos, tejidos y sus componentes y células;
XXVIII.- El tratamiento integral del dolor;
XXVIII Bis.- Los cuidados paliativos a las personas enfermas en situación terminal.
XXIX.- El fomento de la metodología de 5 pasos por tu salud en cada familia como una herramienta útil en la adquisición de hábitos saludables;
XXX.- Establecer y promover acciones encaminadas a la prevención, tratamiento y fortalecimiento de programas de detección oportuna de cáncer; y
XXXI.- Las demás que establezca la Ley General de Salud y otras disposiciones legales aplicables.
B.- EN MATERIA DE SALUBRIDAD GENERAL, CON FACULTADES CONCEDIDAS POR ACUERDOS DE COORDINACIÓN:
I.- Participar con las Autoridades Federales y Municipales en el Desarrollo de Programas contra las Adicciones;
II.- Ejercer el control sanitario de los siguientes productos y servicios, y de su importación y exportación: alimentos, bebidas no alcohólicas, bebidas alcohólicas, tabaco y productos de perfumería, belleza y aseo, así como de las materias primas y, en su caso, aditivos que intervengan en su elaboración;
III.- Ejercer el Control Sanitario de los establecimientos dedicados al proceso, uso, mantenimiento, importación, exportación y disposición final de equipos médicos, prótesis, órtesis, ayudas funcionales, agentes de diagnóstico, insumos de uso odontológico, materiales quirúrgicos, materiales de curación y productos higiénicos;
IV.- Ejercer el control sanitario de los establecimientos dedicados al proceso de alimentos, bebidas no alcohólicas, bebidas alcohólicas, tabaco y productos de perfumería, belleza y aseo, así como de las materias primas y, en su caso, aditivos que intervengan en su elaboración; de equipos médicos, prótesis, órtesis, ayudas funcionales, agentes de diagnóstico, insumos de uso odontológico, materiales quirúrgicos, materiales de curación y productos higiénicos;
V.- El control sanitario de:
a).- Bienes y Servicios;
b).- Insumos para la Salud;
c).- Salud Ambiental;
d).- El control sanitario de la disposición de sangre humana, y
e).- La publicidad de las actividades, productos y servicios a que se refiere esta Ley, con excepción de la publicidad relativa al proceso de los mismos, de los medicamentos e insumos para la salud.
VI.- La operación de las siguientes materias de Salubridad General:
a).- La salud materno-infantil y planificación familiar y/o salud sexual y reproductiva;
b).- La promoción y conservación de la salud física;
c).- La medicina preventiva y
d).- La vigilancia epidemiológica;
e).- Los servicios de atención médica y asistencia social; y
VII.- Participar con las autoridades federales y municipales en el desarrollo de programas tendientes a evitar y combatir el sobrepeso y la obesidad.
VIII.- La promoción de una alimentación equilibrada baja en grasas y azucares;
IX.- Promover investigaciones sobre los efectos del consumo de productos con bajo contenido nutricional;
X.- La regulación de anuncios publicitarios de alimentos con escaso valor nutrimental dirigidos a menores;
XI.- La inclusión dentro de las tareas escolares la práctica de ejercicio entre padres e hijos; y
XII.- Las demás que se establezcan por acuerdos de coordinación específicos y otras disposiciones aplicables.
C.- EN MATERIA DE SALUBRIDAD LOCAL, LA REGULACION Y CONTROL SANITARIO DE:
I.- Establecimientos que expendan alimentos, bebidas no alcohólicas y alcohólicas, preparadas y envasadas;
II.- Agua potable, drenaje y alcantarillado;
III.- Panteones, crematorios y funerarias;
IV.- Centros de control animal y zoonosis;
V.- Limpieza pública;
VI.- Mercados, centrales de abasto y centros comerciales;
VII.- Rastros y similares;
VIII.- Reclusorios y Centros de Readaptación Social;
IX.- Baños públicos, albercas, balnearios, salas de masaje y similares;
X.- Centros de reunión y espectáculos;
XI.- Construcción de edificios y fraccionamientos;
XII.- Establecimientos dedicados a la venta de productos y prestación de servicios en peluquerías, salones de belleza, así como tatuajes, perforaciones corporales estéticas y otros;
XIII.- Establecimientos dedicados a servicios de tintorerías, lavanderías y planchadurías y los productos que en ellos se utilicen;
XIV.- Establecimientos para el hospedaje;
XV.- Establecimientos para la rehabilitación de personas con adicciones;
XVI.- Establos, granjas, apiarios y otros establecimientos pecuarios;
XVII.- Gasolinerías y otros establecimientos para el almacenamiento y distribución de combustible;
XVIII- Gimnasios y los productos que expendan;
XIX.- Prostitución;
XX.- Terminales de transporte;
XXI.- Transporte Público, Estatal y Municipal;
XXII.- Puestos semifijos y ambulantes;
XXIII.- En general los establecimientos actividades o servicios que no se encuentren regulados por la Ley General de Salud o las disposiciones que se deriven de ella, ubicados en el territorio del Estado, que puedan representar un riesgo o causen un daño a la salud de las personas.
XXIV.- La sanidad en los límites con otras Entidades Federativas; y
XXV.- Las demás materias que establezca esta ley u otras disposiciones generales aplicables.
Con la finalidad de organizar, operar, supervisar y evaluar los servicios previstos en las fracciones XI y XII del inciso A; V sub-inciso c) del inciso B; y II, III, IV, V, VI, VII, XI, XVI, XVII, XX, XXI y XXII del inciso C de este Artículo, se establecerá una comisión integrada por esta Secretaría, la Secretaría de Medio Ambiente y Ordenamiento Territorial, y la Procuraduría ambiental y del Ordenamiento Territorial, en la cual participarán en el ámbito de sus respectivas competencias y facultades, de conformidad con lo previsto en el Reglamento que para tal efecto expida el Ejecutivo.
Artículo 4.- Son Autoridades Sanitarias Estatales:
I.- El Ejecutivo Estatal, y
II.- La Secretaría de Salud.

TITULO SEGUNDO

DISTRIBUCIÓN DE COMPETENCIAS

CAPITULO ÚNICO

DISPOSICIONES COMUNES
Artículo 5.- La competencia entre el Gobierno del Estado y los Municipios en materia de Salubridad General, y de Salubridad Local, quedará distribuida conforme a lo siguiente:
Es competencia del Gobierno del Estado a través de la Secretaría de Salud:
A.- En materia de salubridad general:
I.- En el ámbito de su jurisdicción y en coordinación con el Ejecutivo Federal, organizar, administrar, operar y evaluar los servicios de salud a que se refiere el apartado A del Artículo 3º de esta Ley;
II.- Ejercer la vigilancia y control de la sanidad en los límites con otras Entidades Federativas;
III.- Coordinar el Sistema de Salud de Hidalgo y coadyuvar en el funcionamiento y consolidación del Sistema Nacional de Salud;
IV.- Formular y desarrollar programas locales de salud, considerando los principios y objetivos de la planeación nacional;
V.- Promover, orientar, y fomentar las acciones de los Municipios en la prestación de servicios sanitarios;
VI.- Vigilar el cumplimiento, en la esfera de su competencia, de la Ley General de Salud, la presente Ley y las demás disposiciones legales aplicables;
VII.- Celebrar con la Federación los Acuerdos de Coordinación en materia de Salubridad General concurrente y los Convenios en los que asuma el ejercicio de funciones, la ejecución y operación y la prestación de servicios sanitarios, cuando el Desarrollo Económico y Social lo haga necesario;
VIII.- Promover, coordinar y realizar la evaluación de programas y servicios de salud que tenga bajo su responsabilidad, así como fiscalizar los recursos materiales y humanos para su óptimo aprovechamiento;
IX.- Promover el establecimiento de un sistema de información básico en materia de salud, y
X.- Promover, coordinar y realizar la evaluación de programas y servicios de salud relacionados con la prevención del alcoholismo, el tabaquismo y la fármacodependencia.
XI.- Las demás que sean necesarias para hacer efectivas las facultades anteriores y las que deriven de la Ley.
B.- En materia de salubridad local:
I.- Dictar las normas a que quedará sujeta la prestación, en el Estado, de los servicios de salud en las materias de Salubridad Local y verificar su cumplimiento;
II.- Ejercer el control sanitario de los establecimientos y servicios a los que se refieren los apartados B y C del Artículo 3º de esta Ley;
III.- Celebrar los Convenios con los Ayuntamientos para la prestación de servicios sanitarios locales o la atención de las funciones de salud; y
IV.- Las demás que establezcan esta Ley y otras disposiciones legales.
C.- Es competencia del municipio en materia de salubridad general:
I.- Coadyuvar con las Autoridades Sanitarias tanto Federal como Estatal en sus funciones y actividades, cuando así lo soliciten.
II.- Enviar ante la Autoridad Sanitaria competente, los asuntos de esta materia que le fueren puestos en conocimiento;
III.- Las demás que establezca esta Ley y otras disposiciones legales.
D.- Es competencia del municipio en materia de salubridad local, en coordinación con el Gobierno del Estado:
I.- Organizar, proporcionar y operar los servicios sanitarios a los que se refiere el apartado C del Artículo 3º de esta Ley; y otros servicios de salud que determinen los propios acuerdos y otras disposiciones aplicables;
II.- Coadyuvar con las Autoridades Sanitarias en sus funciones y actividades, cuando así lo solicite.
III.- Celebrar los Convenios de Coordinación para la prestación de servicios de Salubridad Local con el Gobierno del Estado, a través de la Secretaría de Salud;
IV.- Emitir y mantener actualizados los reglamentos en los que se establezcan las bases y disposiciones a que se sujetará la prestación de los servicios enunciados en las fracciones de la I a la VIII del apartado C del Artículo 3º de esta Ley; y
V.- Las demás que establezca esta Ley y otras disposiciones legales.
Artículo 6.- Las bases y modalidades para el ejercicio coordinado de las atribuciones y obligaciones del Gobierno del Estado y de los Municipios en la prestación de servicios de Salubridad Local, se establecerán en los Convenios que al efecto se celebren conforme a las disposiciones de esta Ley y las demás disposiciones aplicables.
El Gobierno del Estado y los unicipios (sic), de conformidad con las disposiciones legales aplicables, aportarán los recursos humanos, materiales, y financieros que sean necesarios para la operación de los servicios de Salubridad Local que queden comprendidos en los Convenios que ambos celebren.
Artículo 7.- Los ingresos que se obtengan por los servicios de Salubridad Local que se presten, en los términos de los Convenios a que se refiere el Artículo anterior, se afectarán a los mismos conceptos en la forma que establezca la legislación fiscal aplicable.
Artículo 8.- El Gobierno del Estado y los Municipios, en el ámbito de sus respectivas competencias y en los términos de los Convenios que celebren, darán prioridad a las siguientes acciones en materia de servicios sanitarios:
I.- Proporcionar el servicio de agua potable para uso y consumo humano y certificar su calidad, de conformidad con la normatividad que emita la Secretaría de Salud de la Federación;
II.- Establecer sistemas de drenaje, y en su caso alcantarillado;
III.- Realizar la instalación, vigilancia y control de retretes y sanitarios públicos, vigilando que sus condiciones de operación se mantengan en buen estado, y
IV.- Prestar servicios de limpia y recolección de desechos, clasificando sólidos y líquidos, y procediendo a la eliminación de los que no sean susceptibles de transformarse sin deterioro del medio ambiente.
Los organizadores de eventos que generen concentraciones humanas son responsables de proveer las instalaciones sanitarias, le corresponde al Municipio supervisar que éstas mantengan condiciones óptimas de operación.
Artículo 9.- Los Municipios, conforme a las disposiciones aplicables, promoverán la desconcentración de los servicios sanitarios básicos de su competencia, a sus correspondientes barrios, colonias y delegaciones Municipales.
Artículo 10.- El Estado, a través de la Secretaría de Salud, podrá celebrar Convenios de Coordinación Sanitaria con los Estados circunvecinos, sobre aquellas materias que sean de interés común. Asimismo, los Municipios del Estado podrán celebrar entre ellos Convenios de Coordinación y cooperación sobre materia sanitaria que sean de competencia Municipal.
Artículo 11.- El Estado podrá celebrar con la Federación, acuerdos de coordinación a fin de que asuma temporalmente, a petición de la propia Entidad, la prestación de servicios o el ejercicio de las funciones de control y regulación sanitaria a que se refiere la Ley General de Salud.

TITULO TERCERO

SALUBRIDAD LOCAL

CAPITULO I

DISPOSICIONES COMUNES
Artículo 12.- Compete al Gobierno del Estado, a través de la Secretaría de Salud, y a los Municipios en el ámbito de sus respectivas competencias, en los términos de esta Ley, de los Convenios que en ambos órdenes de gobierno suscriban, y de las demás disposiciones legales aplicables, el control sanitario de las materias a que se refiere el Artículo 3 apartados B y C de esta ley.

CAPITULO I BIS

PROFESIONALES, TÉCNICOS Y AUXILIARES
ARTÍCULO 12 bis. Para el ejercicio de actividades profesionales en el campo de la medicina, odontología, veterinaria, biología, bacteriología, enfermería, trabajo social, química, psicología, optometría, ingeniería sanitaria, nutrición, dietología, patología y sus ramas, y las demás que establezcan otras disposiciones legales aplicables, se requiere que los títulos profesionales o certificados de especialización hayan sido legalmente expedidos y registrados por las autoridades educativas competentes.
Para el ejercicio de actividades técnicas y auxiliares que requieran conocimientos específicos en el campo de la medicina, odontología, optometría, veterinaria, enfermería, laboratorio clínico, radiología, terapia física, terapia ocupacional, terapia del lenguaje, prótesis y órtesis, trabajo social, nutrición, citotecnología, podología, patología, bioestadística, codificación clínica bioterios, farmacia, saneamiento, histopatología y embalsamiento y sus ramas, se requiere que los documentos que los acrediten, hayan sido legalmente expedidos y registrados por las autoridades competentes.
A solicitud, la Dirección de Profesiones, proporcionará a las autoridades sanitarias estatales la relación de títulos, cedulas profesionales y demás documentos que los acrediten en el área de la salud, así como la información complementaria que sea necesaria. En el caso en que exista convenio entre el Gobierno del Estado y el Ejecutivo Federal en materia de registro profesional y expedición de cédulas profesionales, el Gobierno del Estado cuidará que se proporcione la información a que se refiere este párrafo.
Quienes ejerzan las actividades profesionales, técnicas y auxiliares y las especialidades a que se refiere este capítulo, deberán exhibir a la vista del público y de manera permanente copia legible del título profesional, diploma, certificado o grado académico según sea el caso, así como de la correspondiente cédula. Iguales menciones deberán considerarse en los documentos, receta médica y papelería que utilicen en el ejercicio de tales actividades y en la publicidad que realicen.
Artículo 13.- La Secretaría de Salud, emitirá las normas correspondientes a que quedará sujeta la Salubridad Local y el control sanitario de las materias de la misma. Estas normas serán de observancia obligatoria para los casos que las mismas hagan referencia.
Artículo 14.- Los establecimientos a que se refiere el Artículo 3 apartado "C" de esta ley, salvo los que por disposición expresa de la ley requieran Autorización Sanitaria, requieren para su funcionamiento presentar aviso ante la Secretaría de Salud, mismo que deberán exhibir al público.
Este aviso se presentará por escrito en los formatos oficiales, dentro de los diez días naturales posteriores al inicio de operaciones, y contendrá los siguientes datos:
I.- Nombre y domicilio de la persona física o moral propietaria del establecimiento;
II.- Domicilio del establecimiento donde se realiza el proceso y fecha de inicio de operaciones;
III.- Procesos utilizados, línea o líneas de productos y servicios prestados;
IV.- Declaración, bajo protesta de decir verdad, de que se cumplen los requisitos y disposiciones legales aplicables;
V.- Clave de actividad del establecimiento, y
VI.- Número de cédula profesional, en su caso, del responsable sanitario.
Artículo 15.- Todo cambio de propietario de un establecimiento, de razón o denominación, de domicilio, cesión de derechos de productos, la fabricación de nuevas líneas de productos, o en su caso, la suspensión de actividades, trabajos o servicios, deberá ser comunicado a la Secretaría de Salud en un plazo no mayor de treinta días hábiles a partir de la fecha en que se hubiere realizado, sujetándose a las disposiciones que al efecto se emitan.
Artículo 16.- Los establecimientos relacionados con las actividades, productos o servicios regulados por esta Ley en materia de Salubridad Local, entre otros requisitos que en particular señale la presente Ley, deberán contar con: área física suficiente para la prestación del servicio de que se trate, Iluminación y ventilación adecuadas, instalación eléctrica debidamente protegida y en buen estado, instalaciones hidráulicas y drenaje en buen estado, rejillas, coladeras, paredes, puertas, ventanas y pintura en buen estado de conservación e instalaciones sanitarias funcionales.

TITULO TERCERO

SALUBRIDAD LOCAL
MEDICINA TRADICIONAL Y LA PROTECCIÓN A LA SALUD DE LOS PUEBLOS Y COMUNIDADES INDÍGENAS
ARTICULO 16 BIS. Se reconoce a la medicina tradicional indígena, como el conjunto de concepciones, saberes, métodos de prevención, prácticas curativas y medicamentos tradicionales manejados por los médicos o curadores de las diversas comunidades indígenas, y que han sido aprendidos generacionalmente mediante transmisión oral.
ARTICULO 16 TER. La Secretaría de Salud y los Ayuntamiento, en el ámbito de su competencia, garantizarán y apoyarán el desarrollo del libre ejercicio de la medicina tradicional de los pueblos y comunidades indígenas, que comprende el uso de plantas para fines rituales y curativos, a fin de que se conserven y desarrollen como parte de su cultura y patrimonio.
La Secretaría de Salud del Estado, establecerá un programa de conocimiento, investigación y registro de plantas medicinales que se utilicen en la medicina tradicional, a fin de contar con elementos que permitan evaluar su viabilidad o inocuidad y en su caso, proscribir el uso de aquéllas que se compruebe de manera científica, que deterioran la salud de los usuarios.
ARTICULO 16 QUATER. La Secretaría de Salud del Estado, implementará mecanismos para que pueda aprovecharse la medicina tradicional, apoyando las propuestas que en esta materia promuevan las comunidades indígenas, a través de sus representantes y autoridades propias.
En los hospitales generales y regionales del Estado, que traten población indígena, cuando así lo permita la disponibilidad presupuestaría, podrá haber dentro del área de trabajo social, cuando menos un traductor de las lenguas náhuatl, Hñahñu, Otomí, Tepehua, Tenek y Pame, conforme a la población indígena que se atienda, a fin de que los indígenas, que no hablen suficientemente el español, puedan recibir la atención que requieren de manera óptima.
La Secretaría de Salud dispondrá las medidas necesarias para que el personal que preste sus servicios en los pueblos y comunidades de indígenas, cuente con los conocimientos básicos sobre la cultura, costumbres y lenguas propias de estas comunidades.
ARTICULO 16 QUINTUS. El Estado, promoverá acciones conjuntas con las comunidades indígenas, para el desarrollo de los conocimientos tradicionales de medicina y herbolaria, asimismo, fortalecerá los procesos organizativos para preservar y difundir las prácticas de la medicina tradicional indígena y propiciar una interrelación entre ésta y la medicina alópata.
Las autoridades comunitarias e indígenas, cuando así se establezca, podrán participar como coadyuvantes en las campañas de salud, vacunación y aquéllas referidas a la atención preventiva de la salud y en su caso, en las acciones normativas frente a la aparición de epidemias o pandemias.
ARTICULO 16 SEXTUS. Las autoridades de salud, promoverán el reconocimiento y autorización de los médicos tradicionales indígenas de las comunidades, generando para ello, programas de registro y acreditación de médicos tradicionales, curanderos y parteras, así como de sus asociaciones y organismos, con la finalidad de generar las condiciones y proporcionarles los elementos necesarios para el desempeño de sus funciones, de igual forma promoverá el desarrollo y actualización de sus conocimientos y su capacitación en el manejo de otras técnicas, conocimientos e instrumentos auxiliares de la medicina.
El sector salud, promoverá asimismo, cursos, talleres y diplomados con valor curricular, dirigidos al personal médico que radica y labora en zonas con población indígena relativos a antropología médica y medicina tradicional.

CAPITULO II

DE LOS ESTABLECIMIENTOS QUE EXPENDAN ALIMENTOS, BEBIDAS NO ALCOHOLICAS Y ALCOHOLICAS.
Artículo 17.- La Secretaría de Salud ejercerá, de conformidad con las disposiciones aplicables y dentro de su ámbito de competencia, el control sanitario de los establecimientos que expendan, elaboren o envasen alimentos, bebidas no alcohólicas y alcohólicas.
Artículo 18.- Para los efectos de esta Ley se entiende:
I. Alimento: Cualquier sustancia, producto sólido o semisólido natural o transformado que proporcione al organismo elementos para su consumo;
II. Bebida no alcohólica: Cualquier líquido, natural o transformado que proporcione al organismo los elementos para su consumo, y
III. Bebida alcohólica: Aquella que contenga el alcohol etílico en una proporción mayor de 2% y hasta 55% en volumen. Cualquiera otra que contenga una proporción mayor, no podrá comercializarse como bebida.
Artículo 19.- Los Municipios, en el ámbito de sus respectivas competencias y en los términos de esta Ley y demás disposiciones aplicables, autorizarán la ubicación y los horarios de los establecimientos donde se expendan los productos a que se refiere este Capítulo.
La Secretaría de Salud, de conformidad con las disposiciones aplicables, vigilarán el funcionamiento de los establecimientos a que se refiere el párrafo anterior.
Artículo 20.- Para los efectos del Artículo anterior, las autoridades tomarán en cuenta las cercanías de centros educativos, de recreo, culturales y otros similares, a efecto de coadyuvar eficazmente con las acciones derivadas del Programa Nacional contra el alcoholismo. Queda prohibida la venta de bebidas alcohólicas en la vía pública, sin la autorización correspondiente.
Artículo 21.- En ningún caso y bajo ninguna circunstancia se podrán expender o suministrar bebidas alcohólicas a menores de edad.
Artículo 22.- El Estado a través de la Secretaría de Salud, celebrará Convenios de regulación y fomento sanitarios con los Municipios.

CAPÍTULO II BIS

DE LAS INSTITUCIONES EDUCATIVAS QUE EXPENDAN ALIMENTOS
Artículo 22 BIS.- La Secretaría de Salud, en coordinación con la Secretaría de Educación, de conformidad con las disposiciones aplicables y dentro de su ámbito de competencia, vigilarán:
I.- Que los alimentos y bebidas que se brinden o expendan en las escuelas de nivel preescolar, primaria y secundaria posean el valor nutricional que coadyuve a una dieta para el óptimo desempeño intelectual, el sano desarrollo y la lucha con la obesidad de los educandos, en total apego al Acuerdo mediante el cual se establecen los lineamientos generales para el expendio o distribución de alimentos y bebidas en los establecimientos de consumo escolar de los planteles de educación básica, Publicado en el Diario Oficial de la Federación el 10 de agosto de 2011, del mismo modo que se establezcan las sanciones correspondientes a los concesionarios que incumplan dicho acuerdo;
II.- Que los Establecimientos de Consumo Escolar, de conformidad con lo establecido en la ley de la materia y en el reglamento de cooperativas escolares, promoverán el consumo de bebidas y alimentos de buen contenido nutricional; y
III.- El cumplimiento de la obligación escolar de practicar 30 minutos diarios de ejercicio físico para prevenir padecimientos de sobrepeso y obesidad que ponen en peligro la salud física y mental de los menores.


CAPITULO III

MERCADOS Y CENTRALES DE ABASTOS.
Artículo 23.- Para los efectos de esta Ley se entiende por:
I.- Mercado: El sitio público destinado a la compra y venta de productos en general, preferentemente alimentos, en forma permanente o en días determinados;
II.- Centrales de abasto: El sitio destinado al servicio público en maniobras de carga y descarga, la conservación de perecederos y demás operaciones relativas a la compraventa al mayoreo y medio mayoreo de productos en general, y
III.- Centros comerciales: Aquél que integra locales comerciales destinados a ofrecer diversidad de bienes y servicios.
Artículo 24.- Los mercados y centrales de abasto para su funcionamiento, sea provisional o permanente, deberán observar con estricto apego las disposiciones del Artículo 16 de esta Ley y contar con el aviso a que se refiere el Artículo 14 de la misma. Los locatarios por separado observarán las disposiciones de los numerales citados, además de otras disposiciones legales.
Artículo 25.- La vigilancia y control sanitario de los mercados, centrales de abasto y centros comerciales corresponde a la Autoridad Sanitaria Estatal.
El Municipio ordenará la fumigación periódica de los mercados, centrales de abasto y centros comerciales, con el propósito de evitar la proliferación de fauna nociva, de conformidad con las disposiciones legales aplicables.
Artículo 26.- Los vendedores, locatarios y personal que su actividad este vinculada con los mercados y central de abastos, estarán obligados a conservar las condiciones higiénicas indispensables para el debido mantenimiento de sus locales y el ejercicio de sus actividades se sujetarán a lo que disponga esta Ley y demás disposiciones legales aplicables.

CAPITULO IV

CONSTRUCCIÓN DE EDIFICIOS Y FRACCIONAMIENTOS
Artículo 27.- Para los efectos de esta Ley, se entiende por construcción todo inmueble que se destine a la habitación, recreo, trabajo o cualquier otro uso similar.
Artículo 28.- Cuando se trate de iniciar y realizar la construcción, reconstrucción, modificación o acondicionamiento total o parcial, de un inmueble, se requiere la autorización sanitaria correspondiente, presentando los planos relativos, en los que se verificará preferentemente la iluminación, ventilación, instalaciones hidráulicas, eléctricas y sanitarias.
Artículo 29.- Cuando el uso que se pretende dar a un inmueble sea público, además de los requisitos previstos en otras disposiciones aplicables, se deberá contar con sus instalaciones hidráulicas y sanitarias en buen estado y capacidad suficiente para la atención de los usuarios.
Artículo 30.- El responsable de la construcción, reconstrucción, modificación o acondicionamiento de cualquiera de los establecimientos a que se refiere este título deberá dar aviso del inicio y terminación de obra a la Autoridad Sanitaria, sin perjuicio de la intervención de otras Autoridades.
Artículo 31.- Los inmuebles, podrán dedicarse al uso que se destinen, una vez verificados y emitido el dictamen por parte de la Autoridad Sanitaria y Municipal, en el ámbito de sus respectivas competencias.
Artículo 32.- Los propietarios o poseedores de los inmuebles, o de los negocios en ellos establecidos, están obligados a ejecutar las obras sanitarias que se requieran para cumplir con las condiciones de higiene, seguridad y adecuación para las personas con discapacidad, que establezcan las disposiciones legales aplicables y las normas correspondientes.
Artículo 33.- Cuando los edificios, construcciones o terrenos presenten un peligro por su insalubridad o inseguridad, las Autoridades Municipales, en los términos de su competencia, deberán ejecutar las obras que estimen de urgencia, con cargo a sus propietarios o poseedores o a los dueños de las negociaciones en ellos establecidos, cuando no las realicen dentro de los plazos concedidos.
Artículo 34.- Para la creación, ampliación o modificación de centros de población, se requiere dictamen sanitario previo de la Secretaría de Salud, quien para expedirlo deberá tomar en consideración la disponibilidad de servicios adecuados de agua potable, drenaje, recolección de desechos sólidos; distribución de áreas verdes, habitacionales, comerciales, industriales de esparcimiento, de servicios públicos; y demás que considere importantes.
Lo anterior se aplicará para la creación, ampliación o modificación de colonias o fraccionamientos.
Artículo 35.- Para el cumplimiento de lo previsto en este capítulo la Secretaría de Salud, se coordinarán con las Autoridades Municipales, Estatales y Federales competentes en cada área.

CAPITULO V

PANTEONES, CREMATORIOS Y FUNERARIAS
Artículo 36.- Para los efectos de esta ley se considera:
I.- Panteón: El lugar destinado para recibir y depositar cadáveres, restos humanos y restos humanos áridos o cremados;
II.- Crematorio: El lugar destinado a la incineración de cadáveres, restos humanos y restos humanos áridos; y
III.- Funeraria: El establecimiento dedicado a la venta de ataúdes, féretros y/o urnas; a la prestación de los servicios de traslado, preparación, velación inhumación, exhumación de cadáveres, restos humanos y restos humanos áridos, así como realizar los trámites respectivos ante las Dependencias Oficiales correspondientes.
Artículo 37.- Para establecer un nuevo panteón, crematorio o funeraria, se deberán cumplir con los lineamientos técnicos que para tal efecto emita la Secretaría de Salud y obtener la Autorización Municipal, dando aviso a la Autoridad Sanitaria con un mínimo de treinta días de anticipación.
Artículo 38.- Los panteones contarán con zonas verdes y áreas destinadas a reforestación.
Artículo 39.- El funcionamiento de los panteones, crematorios y funerarias, se ajustará a lo dispuesto por esta Ley y demás disposiciones legales aplicables.
El control sanitario de la materia de este Capítulo, corresponde a la Autoridad Sanitaria.
Artículo 40.- La Autoridad Sanitaria podrá ordenar la ejecución de las obras o trabajos que estime necesarias para que los panteones, crematorios y funerarias cumplan con las condiciones de higiene y seguridad requeridas, así como determinar las medidas de seguridad que considere procedentes. Las obras que por este concepto requieran los panteones particulares serán a cargo de sus propietarios.
Artículo 41.- La Autoridad Municipal hará la declaración al momento en que se encuentre saturado un panteón y podrá prohibir que en el se realicen más inhumaciones o depósito de cadáveres, restos humanos y restos humanos áridos o cremados; así como el tratamiento que se le dará al predio.

CAPÍTULO VI

LIMPIEZA PÚBLICA
Artículo 42.- Para los efectos de esta Ley, se entiende por servicio de limpieza pública, la recolección, manejo, disposición, tratamiento y destino final de los desechos sólidos, que estará a cargo del Municipio, los cuales estarán obligados a implantar este servicio de una manera regular y eficiente.
Artículo 43.- A los desechos sólidos deberá dársele el destino final adecuado periódicamente o destruirse por otros procedimientos autorizados, excepto cuando sea industrializable o tenga empleo útil, siempre que no signifique un peligro para la salud.
Artículo 44.- La Autoridad Municipal, fijará lugares especiales para depositar los desechos sólidos, tomando en cuenta, para este efecto, la legislación ambiental, así como la opinión del Comité de Salud Municipal.
En el caso de residuos peligrosos biológico-infecciosos, se observarán las disposiciones en materia ambiental.
Artículo 45.- La Autoridad Municipal proveerá de depósitos de desechos sólidos en los parques, jardines, paseos públicos y en otros lugares de la vía pública que estén dentro de su jurisdicción, además de ordenar la fumigación periódica de los mismos.
Los propietarios o poseedores de fincas y establecimientos comerciales y de servicio, coadyuvarán con el Municipio en la limpieza de sus banquetas, las personas que tiren desechos sólidos en la vía pública o en lotes baldíos no autorizados para tal efecto, serán sancionadas por la Autoridad Municipal.
Artículo 46.- Los animales muertos deberán ser incinerados o enterrados antes de que entren en proceso de descomposición; las Autoridades Municipales fijarán el sitio donde esto haya de hacerse y bajo que procedimiento, considerando las disposiciones ambientales aplicables.
Artículo 47.- Para el caso de la concesión del servicio de limpias, el Municipio cuidará que los particulares tengan la capacidad de cumplir con los requerimientos de este Capítulo y otras disposiciones aplicables.
Artículo 48.- El control sanitario de los transportes de desechos sólidos, vertederos y/o rellenos sanitarios, corresponderá a la Autoridad Sanitaria, sin perjuicio de las demás Dependencias que tengan competencia para hacerlo.
El transporte sanitario de los desechos sólidos deberá cumplir con los requisitos que establezcan las disposiciones legales y normas ecológicas aplicables.

CAPÍTULO VII

CENTROS DE CONTROL ANIMAL Y ZOONOSIS
Artículo 49.- El Centro de Control Animal y Zoonosis es una unidad de servicio a la comunidad, que estará encargado del control de la rabia y otras zoonosis.
Artículo 50.- Los Municipios deberán atender las demandas de su población en esta materia.
Artículo 51.- La construcción, equipamiento, aseo, conservación y operación de los centros de control animal y zoonosis, estará a cargo del Municipio y deberán cumplir con los requisitos que establezca la Autoridad Sanitaria competente.
Artículo 52.- Las funciones y asesorías técnicas competerán a la Secretaría de Salud, bajo los Convenios correspondientes.
Artículo 53.- La vacunación en los animales para prevenir las zoonosis, será obligatoria a partir de un mes de edad, apegándose a las disposiciones establecidas en la normatividad correspondiente. Queda prohibido abandonar a estos animales en la vía pública.

Artículo 54.- El Municipio será el responsable del control de la población animal con el propósito de prevenir las zoonosis que éstos ocasionen, así como la contaminación ambiental generada.
Artículo 55.- La posesión de especies animales será de acuerdo al espacio de la vivienda y que estas no deberán causar molestias sanitarias y riesgos para la salud de sus habitantes o del vecindario.
Artículo 56.- El propietario es responsable del control reproductivo de sus mascotas. Cuando esta reproducción sea indiscriminada y represente riesgo para la salud pública, los animales podrán ser concentrados a los centros de animal, y sujetándose a las normas aplicables.
Artículo 57.- El propietario de la mascota responderá por las lesiones ocasionadas por los animales agresores contra la población, y lo obligan al pago de las indemnizaciones, gastos médicos, daños y perjuicios que se causen a la víctima, lo cual en caso de negativa, podrá hacerse valer ante la autoridad competente.
Artículo 58.- Los animales agresores o los que representen un riesgo para la comunidad, quedaran a disposición del Centro de Control Animal y Zoonosis y de la Autoridad Sanitaria competente y sólo podrán ser liberados, cuando se acredite haber cumplido con las obligaciones derivadas de la agresión y el propietario garantice la correcta custodia del animal, de manera que no vuelva a causar agresión alguna.
Artículo 59.- Es obligación del propietario presentar ante la Autoridad Sanitaria correspondiente, en un plazo no mayor a veinticuatro horas posterior a la agresión, a los animales agresores para su observación clínica, alimentarlos y pagar las multas o derechos que por ello se causen, en los términos de las disposiciones que establezcan las leyes, reglamentos y las demás disposiciones aplicables.
En coordinación con la Secretaría de Salud, la Secretaría de Educación Pública, la iniciativa privada y otras organizaciones sociales, realizará campañas periódicas de sensibilización para el cuidado y atención de sus mascotas, así como ofreciendo el servicio de esterilización permanente.
Artículo 60.- Los animales agresores por segunda ocasión, podrán ser sacrificados o disponerse según los preceptos aplicables. Antes del sacrificio, el propietario, previo cumplimiento de las obligaciones que le imponga la Ley, tendrá derecho de donarlos para uso lícito o desconcentrarlos de la zona urbana o vecindario. Pero si el propietario lo regresare a su domicilio sin autorización, el animal será recapturado y sacrificado sin más trámite.
Artículo 61.- Bajo ninguna circunstancia el propietario o la población podrá oponerse o impedir la captura de los animales cuando deambulen o se encuentren abandonados en la vía pública.
Artículo 62.- El Municipio será responsable de reglamentar de manera específica la tenencia de mascotas en el ámbito de su competencia.

CAPÍTULO VIII

RASTROS
Artículo 63.- Para los efectos de esta Ley, se entiende por rastro el lugar destinado al sacrificio de animales para el consumo humano, en la modalidad de abasto público.
Artículo 64.- Cada Municipio deberá atender las necesidades de la población en esta materia.
Los rastros que establezca los Municipios, prestará sus servicios a la comunidad, mediante una cuota que al efecto establezcan las Asambleas Municipales o las Autoridades competentes.
Artículo 65.- La calidad sanitaria de la carne proveniente de los rastros, será responsabilidad del mismo, para lo cual dispondrá de un médico veterinario zootecnista o personal calificado para ejercer ese control de calidad, de conformidad con las disposiciones aplicables. La vigilancia y control sanitario tanto del establecimiento, del proceso, como del producto, estará a cargo de la Autoridad Sanitaria estatal de conformidad con las disposiciones y procedimientos aplicables.
Artículo 66.- Los particulares podrán construir y explotar rastros, siempre que cumplan entre otras, con las normas sanitarias que señalen las Leyes, Reglamentos y demás disposiciones aplicables.
Queda prohibido el funcionamiento de rastros no autorizados por la Secretaría de Salud.
Artículo 67.- Queda prohibida la matanza de animales en casas o predios no autorizados, cuando las carnes sean destinadas al consumo público permanente.
La Autoridad Municipal podrá conceder permiso para el sacrificio de ganado menor en domicilios particulares, sólo cuando se destine la carne y sus productos para pequeños grupos de manera eventual y resulte imposible concentrarlo al rastro más cercano; o cuando éste no exista en el Municipio; dicho permiso será concedido previa opinión que emita la Autoridad Sanitaria Estatal; el permisionario quedará sujeto a la vigilancia sanitaria de la misma.
Artículo 68.- La matanza domiciliaria de animales para consumo familiar queda exenta de autorización, pero estará sujeta a la vigilancia de la Autoridad Sanitaria Estatal.
Artículo 69.- Los animales deberán ser examinados en pie veinticuatro horas antes del sacrificio y posteriormente en canal por el personal designado por el rastro para tal efecto, quien señalará que carne puede dedicarse a la venta pública, mediante la colocación del sello correspondiente, sin perjuicio de la intervención de la autoridad sanitaria cuando así lo estime pertinente.
Artículo 70.- En lo relativo a este Capítulo se observarán las disposiciones aplicables de la Ley General de Salud y de su Reglamento de Productos y Servicios
Artículo 71.- El médico veterinario zootecnista adscrito al rastro, coadyuvará en la vigilancia del cumplimiento de las disposiciones a que hace referencia el Artículo anterior. para evitar ser comercializadas.
En el caso de aseguramiento de canales y vísceras, se evitará su comercialización.
Artículo 72.- El sacrificio de animales para consumo humano, en cualquiera de sus formas, se sujetará a métodos científicos y técnicos con el objeto de impedir crueldad que cause sufrimiento para los animales, observando las disposiciones correspondientes.
Artículo 73.- La matanza de animales en los rastros autorizados, se efectuará en los días y horas que fije la Autoridad Municipal, tomando en consideración las condiciones del lugar y los elementos de que disponga la Autoridad Sanitaria para realizar las verificaciones.
Artículo 74.- Todos los rastros deberán contar con el adecuado transporte sanitario de la carne. Este servicio podrá ser concesionado a los particulares.

CAPÍTULO IX

AGUA POTABLE, DRENAJE Y ALCANTARILLADO
Artículo 75.- Los Gobiernos Estatal y Municipales promoverán coordinadamente y de conformidad con el Artículo 115 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que las poblaciones tengan servicio regular de aprovisionamiento y distribución de agua potable.
Artículo 76.- Corresponde a la Autoridad Municipal autorizar, previo dictamen de la Autoridad Sanitaria y de la competente en la materia, los proyectos y sistemas de abastecimiento de agua.
Artículo 77.- La Autoridad Sanitaria realizará los análisis periódicos sobre la calidad sanitaria de las aguas, conforme a esta Ley y otras disposiciones legales aplicables.
Artículo 78.- En todas las poblaciones deberán protegerse las fuentes de abastecimiento de agua potable para prevenir su contaminación, conforme a las normas correspondientes.
Artículo 79.- En caso de encontrarse anomalías en la calidad sanitaria del agua, de las fuentes de abastecimiento que pongan en peligro la salud de las personas, la Secretaría de Salud podrá decretar de inmediato la cancelación de esa fuente, hasta que se certifique la calidad sanitaria del agua para el consumo humano.
Artículo 80.- Queda prohibido utilizar para el consumo humano, el agua de pozo o aljibe, si éste no se encuentra situado a una distancia conveniente, considerando la corriente o flujo subterráneo de éstos, de retretes, alcantarillas, estercoleros o depósitos de desperdicios que puedan contaminarlos.
Artículo 81.- Las personas que intervengan en el abastecimiento de agua no podrán suprimir este servicio en los edificios habitados, excepto en los casos que determinen las disposiciones generales aplicables.
Artículo 82.- Queda prohibida la descarga de aguas residuales o de contaminantes en cualquier cuerpo de agua superficial o subterráneo, cuando éstas se destinen para consumo humano.
Asimismo, queda prohibido que los desechos o líquidos que conduzcan los caños sean vertidos en ríos, arroyos, acueductos, corrientes o canales por donde fluyan aguas destinadas al consumo humano, en todo caso ser tratados de conformidad con las disposiciones en materia ambiental.
Artículo 83.- Los proyectos para la implantación de sistemas de alcantarillado deberán ser estudiados y aprobados, previo dictamen de la Autoridad Sanitaria, por la Autoridad Municipal o por los organismos operadores con la intervención que corresponda al Gobierno del Estado, y la obra se llevará a cabo bajo la supervisión de las mismas.
Artículo 84.- Las Autoridades Municipales procurarán que sus poblaciones cuenten con sistemas adecuados para el desagüe rápido e higiénico, preferentemente por medio de alcantarillado o fosas sépticas.
Artículo 85.- Queda prohibido arrojar agua residual sin tratamiento a la vía pública.

CAPÍTULO X

ESTABLOS, GRANJAS, APIARIOS Y OTROS ESTABLECIMIENTOS PECUARIOS
Artículo 86.- Para los efectos de esta Ley se entiende por:
I.- Establos: Todos aquellos sitios dedicados a la explotación de animales productores de lácteos u otros productos;
II.- Granjas: Los establecimientos dedicados a la cría, reproducción y explotación de las especies animales útiles para el consumo humano, cuyo objeto sea la comercialización;
III.- Apiarios: El conjunto de colmenas destinadas a la cría, explotación y mejoramiento genético de las abejas; y
IV.- Establecimientos similares: Todos aquellos dedicados a la cría, reproducción, mejoramiento y explotación de especies animales, no incluidos en la clasificación de las fracciones anteriores.
Artículo 87.- Los establecimientos a que se refiere el Artículo anterior, estarán localizados fuera de las zonas urbanas, de acuerdo a las normas que dicte la Autoridad Sanitaria; los que actualmente se encuentren en los centros de los lugares poblados deberán ser reubicados en un plazo que, previos los estudios técnicos y socioeconómicos necesarios, fijen las Autoridades Municipales, en coordinación con la Autoridad Sanitaria. Asimismo, estos establecimientos deberán contar con sistema de tratamiento para sus desechos, con el propósito de evitar la contaminación ambiental.
Artículo 88.- Para el establecimiento de nuevos establos se deberá contar con la aprobación de la Autoridad Municipal correspondiente, previa opinión técnica de la Secretaría de Salud.
Artículo 89.- Las condiciones sanitarias que deben reunir estos establecimientos estarán fijadas por esta Ley, otras disposiciones legales aplicables, y las normas oficiales y técnicas correspondientes.

CAPÍTULO XI

PROSTITUCION
Artículo 90.- Para los efectos de esta Ley, se entiende por prostitución la actividad que realizan las personas utilizando sus funciones sexuales con fines de lucro.
Artículo 91.- Toda persona que se dedique a la prostitución deberá obtener de la Autoridad Sanitaria, tarjeta de control sanitario, la cual se le otorgará una vez cumplidos los requisitos que establezca esta Ley y otras disposiciones legales aplicables.
Para la expedición de la tarjeta de control sanitario, las personas que se dediquen a la prostitución deberán proporcionar los datos veraces de su identidad, acreditándose con credencial oficial. Esta tarjeta será mostrada en el ejercicio de la prostitución.
Artículo 92.- Queda prohibido el ejercicio de la prostitución a menores de dieciocho años.
Artículo 93.- Queda prohibido el ejercicio de la prostitución a personas que padezcan de alguna infección de transmisión sexual.
Artículo 94.- El ejercicio de esta actividad estará sujeto a lo que dispone esta Ley y demás disposiciones legales aplicables.
Artículo 95.- Queda prohibido el acceso a menores de dieciocho años de edad a donde se ejerza la prostitución.
Artículo 96.- La Autoridad Municipal determinará los lugares en donde se permita el ejercicio de la prostitución.

CAPÍTULO XII

RECLUSORIOS Y CENTROS DE READAPTACIÓN SOCIAL
Artículo 97.- Para los efectos de esta Ley, se entiende por reclusorio o centro de readaptación social, la institución pública destinada al internamiento de quienes se encuentran privados de su libertad corporal en virtud a una resolución judicial o administrativa.
Artículo 98.- Corresponde al Gobierno del Estado integrar, dirigir y administrar en forma permanente los servicios médicos que se presten en reclusorios y centros de readaptación social, a efecto de otorgar oportuna y eficientemente la atención a los internos, para lo cual, los directores de dichas instituciones deberán de proveer de todos los elementos para prevenir y, en su caso, contrarrestar los riesgos y daños en la vida y salud de los internos, pudiendo solicitar el apoyo a la Secretaría de Salud.
Corresponde al Gobierno del Estado integrar, dirigir y administrar en forma permanente los servicios médicos, incluida la rehabilitación de la farmacodependencia, que se presten en reclusorios y centros de readaptación social, a efecto de otorgar oportuna y eficientemente la atención a los internos, para lo cual, los directores de dichas instituciones deberán de proveer de todos los elementos para prevenir y, en su caso, contrarrestar los riesgos y daños en la vida y salud de los internos, pudiendo solicitar el apoyo a la Secretaría de Salud.
Artículo 99.- Los encargados de los servicios médicos de reclusorios y centros de readaptación social, inmediatamente de que tengan conocimiento de una enfermedad transmisible, deberán adoptar las medidas necesarias para evitar la propagación, dando aviso a la Autoridad Sanitaria.
Artículo 100.- La Secretaría de Salud, en coordinación con las autoridades competentes, vigilarán la sanidad de los reclusorios y centros de readaptación social, a fin de prevenir y evitar riesgos o daños a la salud de los internos.

CAPÍTULO XIII

BAÑOS PÚBLICOS, ALBERCAS, BALNEARIOS, SALAS DE MASAJE Y SIMILARES
Artículo 101.- Para efectos de esta Ley, se entiende por:
I.- Baño público: El establecimiento destinado a utilizar el agua para el aseo corporal, deporte o uso medicinal bajo la forma de baño, y al que pueda concurrir el público, quedando incluidos en la denominación de baños, los llamados de vapor y aire caliente;
II.- Albercas y balnearios públicos: Los establecimientos destinados para la natación y recreación, personal, familiar, deporte o uso medicinal bajo la forma de baño, incluyendo en esta denominación los de aguas termales, sulfuros y similares, a los que pueda concurrir el público en general,
III.- Salas de masaje: Lugar destinado a masajes corporales.
Artículo 102.- Para abrir al servicio público estos establecimientos, se deberá tramitar el aviso correspondiente ante la Secretaría de Salud, sin perjuicio de los requisitos que establezca la Autoridad Municipal.
Artículo 103.- El agua que se utilice en las albercas y baños públicos deberá ser potable y cumplir con lo establecido con las disposiciones legales, normas oficiales y normas técnicas aplicables.
Artículo 104.- Los establecimientos cerrados de este tipo que exploten aguas termales sulfurosas y similares, deberán contar con suficiente iluminación y ventilación.
Artículo 105.- Los establecimientos a los que se refiere este Capítulo, deberán contar con los siguientes requisitos, con: regaderas, vestidores e instalaciones sanitarias en buen estado de conservación, personal capacitado y un sistema de vigilancia para el rescate y prestación de primeros auxilios a aquellos usuarios que resultaren accidentados.
Asimismo, con el objeto de proporcionar los primeros auxilios, contarán con el equipo que reúna los medicamentos y material de curación necesarios para prestar oportuna y eficientemente el servicio.
Artículo 106.- No se permitirá el acceso a las albercas con animales, alimentos, bebidas; o personas bajo influjo del alcohol o enervantes. Queda prohibido introducirse a albercas públicas con zapatos o ropa distinta a trajes de baño o similares.
Artículo 107.- La actividad de estos establecimientos estará sujeta a lo dispuesto por esta Ley y otras disposiciones legales aplicables.

CAPÍTULO XIV

CENTROS DE REUNIÓN Y ESPECTÁCULOS
Artículo 108.- Para efectos de esta Ley, se entiende por centros de reunión y espectáculos todas aquellas instalaciones destinadas al agrupamiento de personas con fines recreativos, sociales, deportivos, culturales y los que eventualmente sean autorizados para tal efecto.
Artículo 109.- Además de los requisitos reglamentarios respectivos, las instalaciones y edificaciones que se destinen a centros de reunión y espectáculos públicos deberán tener acceso directo a la vía pública, espacios abiertos, escaleras de emergencia en su caso, accesos para personas con discapacidad, y todas aquellas disposiciones necesarias para la evacuación y seguridad del público en casos de emergencia.
Artículo 110.- Previo a la apertura de los centros de reunión y espectáculos, la autoridad sanitaria hará la verificación y declaración correspondiente. Asimismo, podrá en cualquier momento ordenar la clausura de los centros públicos de reunión que no cumplan las condiciones de seguridad e higiene suficientes para garantizar la vida y la salud de las personas que a ellos concurran. Dicha clausura prevalecerá entre tanto no sean corregidas las causas que la motivaron.

CAPÍTULO XV

ESTABLECIMIENTOS DEDICADOS A LA VENTA DE PRODUCTOS Y PRESTACIÓN DE SERVICIOS EN PELUQUERÍAS, SALONES DE BELLEZA, ASÍ COMO TATUAJES, PERFORACIONES CORPORALES ESTÉTICAS Y OTROS.
Artículo 111.- Para los efectos de esta Ley, se entiende por prestación de servicios de peluquerías, salones de belleza, tatuajes, perforaciones y otros procedimientos similares, aquellos que no requieran intervención médica y persigan un fin estético.
Artículo 112.- Queda prohibido utilizar productos de belleza no autorizados ni registrados por la Secretaría de Salud de la Federación. Asimismo, no podrán utilizarse procedimientos que a juicio la autoridad sanitaria sean peligrosos para la salud.
Artículo 113.- El funcionamiento y personal de los establecimientos señalados en el Artículo 111 de este ordenamiento, deberán apegarse a lo establecido en esta Ley y otras disposiciones legales aplicables.

CAPITULO XVI

ESTABLECIMIENTOS DEDICADOS AL SERVICIO DE TINTORERIAS, LAVANDERIAS Y PLANCHADURIAS.
Artículo 114.- Para los efectos de esta Ley, se entiende por: tintorerías, lavanderías y planchadurías: Todo establecimiento o taller abierto al público destinado a limpiar, teñir, desmanchar o planchar ropa, tapices, telas y objetos de uso personal, doméstico, comercial o industrial, cualquiera que sea el procedimiento que se emplee.
Artículo 115.- Dichos establecimientos deberán contar con el aviso correspondiente presentado ante la Secretaría de Salud, oyendo la opinión de la Autoridad Municipal. En el aspecto sanitario, se regirán por esta Ley y otras disposiciones aplicables.

CAPÍTULO XVII

ESTABLECIMIENTOS PARA EL HOSPEDAJE
Artículo 116.- Para los efectos de esta Ley, se entiende por establecimientos dedicados al hospedaje, los que proporcionen al público alojamiento y otros servicios complementarios, mediante el pago de un precio determinado, quedando comprendidos los hoteles, moteles, apartamentos amueblados, campos para casas móviles de turistas y casas de huéspedes, así como cualquier edificación que se destina a dar albergue.
Artículo 117.- Para la construcción o acondicionamientos de un inmueble que se pretenda destinar a hospedaje, deberá cumplir con los requisitos señalados en los Artículos 28 y 29 de esta Ley según corresponda.
Artículo 118.- Para la construcción o acondicionamientos de un inmueble que se pretenda destinar a hospedaje, se requiere el dictamen técnico sanitario que cumpla con los requisitos exigidos por esta Ley y demás disposiciones legales aplicables.
Artículo 119.- Además de los requisitos señalados en el Artículo 16 de esta Ley, en los establecimientos a que se refiere este Capítulo, se contará necesariamente con los elementos para prestar los primeros auxilios y con los medicamentos y material de curación mínimos que para tal efecto considere la Autoridad Sanitaria.
En caso de contar con los servicios complementarios como restaurantes, servicio de bar, peluquerías, sala de belleza, lavandería, planchaduría y tintorería, éstos quedarán sujetos a las normas y requisitos que fijen las disposiciones aplicables, como establecimientos independientes.

CAPÍTULO XVIII

TRANSPORTE ESTATAL Y MUNICIPAL
Artículo 120.- Para los efectos de esta Ley, se entiende por transporte todo aquel vehículo destinado al traslado de carga, de alimentos perecederos y pasajeros, sean cual fuere su medio de propulsión.
Artículo 121.- Los vehículos que se destinen al transporte de alimentos deberán contar con los elementos técnicos que para el efecto emita la Autoridad Sanitaria garantizar la calidad de éstos.
Artículo 122.- La prestación de este servicio público se ajustará a las medidas de seguridad e higiene que señalen las disposiciones aplicables, y la vigilancia sanitaria estará a cargo de la Autoridad Sanitaria Estatal.
Articulo 123.- El transporte dedicado al traslado local de la carne y de productos perecederos, deberá cumplir, además de los requisitos técnicos correspondientes que señale la Autoridad Sanitaria, los siguientes:
I.- Deberán ser vehículos cerrados, y en ningún caso con toldo removible. El asiento de los conductores deberá estar incomunicado con el interior de la cámara donde se encuentran las carnes o productos perecederos;
II.- Estarán diseñados de tal manera que sean fácilmente lavados y desinfectados;
III.- Contar con rieles y ganchos para colgar las canales a fin de evitar el contacto con el piso o las paredes del mismo; y
IV.- En su caso contar con recipientes o contenedores, a fin de evitar que la carne o productos perecederos sean colocados en el piso o en lugar que la contamine. Los recipientes o contenedores deberán estibarse de tal manera que evite la contaminación del producto por el fondo de la caja del vehículo, o por otro contenedor colocado encima.
Artículo 124.- Los transportes dedicados al traslado de carne a distancias mayores de cincuenta kilómetros, deberán contar con equipo de refrigeración, en el que la temperatura de la carne no excederá los cinco grados centígrados.
Artículo 125.- Queda prohibido el transporte publico de carne en vehículos que no cumplan con los requisitos sanitarios que establezcan las disposiciones aplicables y la Autoridad Sanitaria competente.

CAPÍTULO XIX

GASOLINERÍAS Y OTROS ESTABLECIMIENTOS PARA ALMACENAMIENTO Y DISTRIBUCIÓN DE COMBUSTIBLE
Artículo 126.- Para los efectos de esta Ley, se entiende por gasolinería el establecimiento destinado al expendio o suministro de gasolina, aceite y demás productos derivados del petróleo.
Artículo 127.- Las gasolinerías deberán contar con las instalaciones sanitarias con permanente servicio al público y cumplir con las normas de seguridad que establezca el Reglamento correspondiente y otras disposiciones legales aplicables.
Artículo 128.- Además de las disposiciones de seguridad que establezcan los ordenamientos legales de la materia, los establecimientos que almacenen, o distribuyan combustibles, deberán contar con suficiente iluminación, ventilación e instalaciones sanitarias para el personal y para los usuarios según el caso.
Artículo 129.- Los establecimientos a los que se refiere este Capítulo, deberán presentar aviso de funcionamiento ante la Autoridad Sanitaria y estarán sujetos a verificación.

CAPÍTULO XX

GIMNASIOS
Artículo 130.- Para los efectos de este Capítulo, se entiende por gimnasio todo establecimiento dedicado al acondicionamiento y fortalecimiento del cuerpo, a través del ejercicio físico, o la práctica de artes de defensa personal.
Artículo 131.- Los gimnasios deberán dar aviso de funcionamiento ante la Secretaría de Salud, cumplir con los requisitos del Artículo 16 de esta Ley y contar con el equipo y material necesario para la prestación de los primeros auxilios.
Artículo 132.- Se prohíbe la comercialización no autorizada de artículos o productos en el interior de los gimnasios, que atenten contra la salud de las personas.

CAPÍTULO XXI

TERMINALES DE TRANSPORTE
Artículo 133.- Las terminales de transporte, estarán sujetas a la vigilancia y control sanitario de la Autoridad Sanitaria Estatal.
Artículo 134.- Los establecimientos a que se refiere este Capítulo, deberán dar aviso de funcionamiento ante la Secretaría de Salud, cumplir con los requisitos del Artículo 16 de esta Ley y contar con equipo de primeros auxilios.
Artículo 135.- La limpieza higiene y conservación de las áreas comunes de estos establecimientos, serán responsabilidad de su propietario, las de los locales concesionados es responsabilidad de los locatarios, sin perjuicio de sus derechos como arrendatarios.
Artículo 136.- Los servicios sanitarios de estos establecimientos, deberán ser suficientes para los usuarios y mantenerse en permanente higiene y buen estado de conservación.

CAPÍTULO XXII

PUESTOS SEMIFIJOS Y AMBULANTES
Artículo 137.- Para los efectos de esta Ley, se entiende por:
I.- Puestos semifijos: Aquellos que realicen actividades comerciales en forma temporal con estructuras móviles, y
II.- Puestos ambulantes: Aquellos en que se realicen actividades comerciales sin establecerse en un sitio determinado.
Artículo 138.- Los puestos semifijos o ambulantes en donde se expendan productos alimenticios, en ningún caso lo podrán hacer en zonas consideradas insalubres.
Artículo 139.- La Autoridad Municipal será la responsable de la autorización de estos giros.

CAPÍTULO XXIII

ESTABLECIMIENTOS PARA LA REHABILITACIÓN DE PERSONAS CON ADICCIONES
ARTÍCULO 140.- Se entiende por establecimientos especializados en adicciones, a las instituciones de carácter público, privado o social, fijos o móviles, cualquiera que sea su denominación, que proporcionan servicios para la atención específica de personas con consumo perjudicial o adicción a sustancias psicoactivas y que, en cualquier caso, operan bajo un modelo de atención profesional, de ayuda mutua o mixto.
ARTÍCULO 141.- Los establecimientos a que se refiere este capítulo requieren de licencia sanitaria y cumplirán los requisitos señalados en el Artículo 16 de esta Ley. Asimismo, deberán contar con un responsable quien deberá ser un profesional de las disciplinas para la salud; y en el caso de los grupos de ayuda mutua, éste podrá ser un adicto en recuperación, que tenga dos años como mínimo de abstinencia en el consumo de sustancias psicoactivas y en su proceso de rehabilitación; las instalaciones serán las adecuadas para una atención oportuna y éticamente responsable, evitando que constituyan un riesgo para los usuarios, conforme a lo que establezca el Reglamento correspondiente.
La Autoridad Municipal, previa opinión de la Autoridad Sanitaria, determinará los sitios donde se instalen estos establecimientos.
La Autoridad Sanitaria, aprobará la instalación de estos establecimientos cuando hayan cumplido con las disposiciones correspondientes sobre las instalaciones físicas, de equipamiento y de recursos humanos para su atención, efectuando el control, vigilancia sanitaria y verificación de la aplicación de los lineamientos de rehabilitación y tratamiento conforme a la normatividad vigente.
Artículo 142.- En estos establecimientos, se garantizará el respeto a los derechos humanos y a la dignidad de las personas, teniendo comunicación con el exterior, quedando prohibido cualquier acto de discriminación basada en origen étnico, sexo, edad, discapacidad, condición social o económica, condiciones de salud, creencia religiosa, preferencias sexuales, estado civil, también cualquier agresión física, moral o psicológica, tortura, mutilación, abuso sexual, así como toda conducta que atente contra la vida o la integridad de las personas.





Compartir con tus amigos:
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos