Lenguajes Documentales


Aplicaciones del Análisis Documental



Descargar 268.06 Kb.
Página2/8
Fecha de conversión13.08.2018
Tamaño268.06 Kb.
Vistas215
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8

1.3 Aplicaciones del Análisis Documental.


Los documentalistas le otorgan dos grandes aplicaciones.

1.3.1 Catálogos.


Según Cutter los catálogos son el instrumento biblioteconómico básico. Sirven fundamentalmente para la localización de los documentos.

El catálogo ha sido centro de controversia: para algunos es sólo una descripción bibliográfica y para otros registro. Sin embargo terminó por imponerse su carácter descripción física + descripción característica, o lo que es lo mismo: descripción física + puntos de acceso y es de ahí de donde derivan la catalogación descriptiva y la catalogación por materias (desarrollo de los puntos de acceso).

Actualmente recibe un gran impulso la catalogación por materias y la construcción de catálogos colectivos accesibles en línea (OPAC's).

1.3.2 Bases de datos.


Almacenan datos en soporte informático recuperado por unos programas en los que se introducen una serie de estrategias.

Hay dos tipos de bases de datos:

- RELACIONALES: son las que recuperan referencias.

- FACTUALES: son las que nos permiten acceder al texto completo.

Las bases de datos utilizan los lenguajes documentales. Estas son las principales características de una base de datos documental:

- Gran capacidad para caracteres alfabéticos.

- Flexibilidad de campos.

- Registros invertidos.


TEMA 2: LOS LENGUAJES DOCUMENTALES.

2.1 Concepto.

2.1.1 Origen.


Se sitúa en la necesidad de los documentalistas de generar un sistema que permita almacenar, identificar, tratar y recuperar la información. Partiendo de ello se hizo necesario considerar la lengua del documento y en el documento. Para la primera se desarrolló el Análisis Documental y para la segunda se hizo necesaria la definición de los términos, entendiendo por término un signo que se refiere a un concepto de una forma biunívoca, esto es: un término para un concepto y un concepto para un término dentro de un léxico específico (el lenguaje científico).

Para el estudio de los términos aparece la Terminografía, entendida como el estudio del registro de datos terminológicos referidos a un concepto y la Terminología, cuyo objetivo es elaborar un repertorio de términos para ser utilizado por una comunidad científica.

La Terminología precisó de su propio método de trabajo y, evitando el método de aproximación, prefirió el método de uniformidad, esto es: la reducción a un sólo término por normalización. La Terminología utiliza 3 niveles de normalización:

- NIVEL MORFOLÓGICO: aceptar una palabra únicamente escrita de una manera.

- NIVEL SINTÁCTICO: aceptación de una estructura gramatical.

- NIVEL SEMÁNTICO: aceptar un sólo sistema de relaciones de significado.

Para formular estos niveles la Terminología utiliza 2 instrumentos de trabajo:

- LA ESTADÍSTICA: es la frecuencia de uno de los términos según sea la colectividad utilitaria o funcional.

- LA LEXICOLOGÍA: es la precisión de los términos.

Se planteó posteriormente definir el campo de actuación de la Lexicología; no debía partir de un léxico especializado o científico, sino del lenguaje natural (aquel que sirve cotidianamente para la comunicación de una comunidad lingüística). Sin embargo el lenguaje natural plantea problemas tales como:



- ABUNDANCIA DE TÉRMINOS: impide una estrategia de búsqueda.

- IMPRECISIONES: tales como sinónimos, polisemias...

- AMBIGÜEDADES.

El proceso de depuración del lenguaje se inicia a principios del siglo XX por Cutter con los primeros encabezamientos de materia. Se utilizarían la sintaxis, la semántica y la lexicología y nacerán los Lenguajes Documentales con instrumentos como vocabularios profesionales, diccionarios técnicos y glosarios.


2.1.2 Caracteres.


Los Lenguajes Documentales se plantean como para el contacto entre el usuario y la información y por ello deben tener una serie de caracteres como:

- INFORMACIÓN PERTINENTE: sin ruido ni sombra.

- INFORMACIÓN RÁPIDA.

Los Lenguajes Documentales deben ser lenguajes artificiales extraídos de los naturales pero con reglas propias y convencionales, lenguajes nomencladores (deben ser una significación biunívoca entre significado y significante, entre lo que se dice y cómo se dice), deben ser subidiomáticos, deben ser un subconjunto para ser aplicado a una rama del saber y deben ser interidiomáticos, es decir, deben hacer compatibles los términos de un idioma con otros términos asociados.


2.1.3 Componentes o elementos.


Los Lenguajes Documentales precisan un conjunto de componentes siempre fijos:

- DESCRIPTORES: parten de donde surgen los identificadores, que son los términos aclarados en el documento. Las palabras-clave son sometidas a un proceso de normalización del que se obtiene un término autorizado con el mayor valor sustancial de información y aprobado convencionalmente.

- NO DESCRIPTORES: son los sinónimos no autorizados que más suelen utilizarse. En ellos aparece la expresión use para hacer una referencia al término autorizado o descriptor.

- RELACIONES: son los modos de combinar los descriptores. Pueden ser jerárquicos, inferiores (que operan bajo la expresión Término Específico) o superiores (aparecen como Términos Generales y aumentan las posibilidades de búsqueda).

Europa

T.E.: Península ibérica.

T.E. 1: Andalucía.

T.E. 2: Écija.

T.E. 1: Galicia.

T.E. 2: Padrón.

Las relaciones pueden ser ascendentes o descendentes y de equivalencia. Éstas últimas hacen referencia a la relación entre descriptores y no descriptores. Además existen las relaciones asociativas, que son la combinación entre descriptores con otros descriptores que tengan campos semánticos propios (esto se indica mediante la expresión T.R.3), así por ejemplo Península ibérica tendría como término relacionado Península balcánica.

- NUMERACIÓN: se entiende como un código que puede anteceder al término, caso en que se establece una relación con la CDU. Si es posterior al término hace referencia al distinto nivel de especificidad de cada uno de los términos que sean más concretos o más generales.

- NOTAS DE ACLARACIÓN O DE APLICACIÓN: vienen identificadas con las siglas N.A. Se suelen utilizar en los términos más genéricos y consisten en dar una definición del término e indicar por qué se utiliza.

- ESTRUCTURAS SINTÁCTICAS: son las reglas que utilizamos para la búsqueda por yuxtaposición de términos.

2.1.4 Principios de los Lenguajes Documentales.


Son una serie de conveniencias que se deben respetar a la hora de elaborar tesauros:

- ENTROPÍA: es la utilización en cada momento del término que tenga mayor carga sustancial de información e indique con precisión el concepto tanto desde un punto de vista geográfico como desde un punto de vista lingüístico en la discusión sobre la entropía de un vocabulario específico, por ejemplo, podríamos debatir entre la conveniencia de utilizar los términos Sudamérica e Hispanoamérica.

- UNIVOCIDAD DE LAS RELACIONES JERÁRQUICAS ASCENDENTES: en un Lenguaje Documental un término específico debe tener un sólo término ascendente genérico. Los métodos más utilizados para garantizar esta univocidad son la jerarquización del particular al general (Gato  Felino  Mamífero) y de la parte al todo.

- CONTROL: es relacionar de forma biunívoca entre significado y significante. Significado es la idea y significante la palabra, de tal manera que una palabra se transforma en término dentro de un lenguaje específico. Para garantizar ese control los principales problemas son de ambigüedad:

- Sinonimia: hay un significado con varios significantes. Se soluciona con la existencia convencional de descriptores y no descriptores aprobados tomando como base la estadística. El vocablo más usado será el término descriptor y los demás los no descriptores.

- Polisemia: se trata de la existencia de varios significados para un sólo significante. Es uno de los problemas más complejos en la definición de términos. Se distinguen distintas formas de polisemia:

- Polisemia pura: hay significantes iguales que conservan relación semántica pero se refieren a significados distintos. Tal podría ser el caso del término suspenso, aplicado a los evaluados en un examen y a los archivos.

- Homonimia: hay significantes iguales que hacen referencia a conceptos totalmente distintos sin relación. Tal podría ser el caso del término fuga en el Teatro Real y Soto del Real, adquiriendo un valor distinto en cada caso.

- Homofonia: los significantes son distintos en grafía pero sin embargo su pronunciación es igual refiriéndose a significados distintos.

- Antonimia: es el empleo controlado de términos opuestos.

- CONTEXTUALIZACIÓN: se trata de establecer el significado de los términos con una evolución del lenguaje temporal (p. e.: el vocablo luego en el castellano medieval tenía el valor de ahora, que se ha ido perdiendo) y geográfica (p.e.: procurar equivale en los países hispanoamericanos al español buscar). Normalmente la tendencia es a garantizar la mayor coherencia posible. No conviene ampliar los términos. No nos debe preocupar la ampliación. Además hay que señalar que todos los Lenguajes Documentales han de ser diseñados muy concienzudamente para hacerle la vida más fácil al usuario.

- COHERENCIA Y PERTINENCIA: el tesauro es el lenguaje más coherente de clasificación. Entendemos por coherencia el nivel de coincidencia existente en la asignación de un término extraído de un mismo lenguaje documental por parte de 2 documentalistas respecto de un mismo documento.

2.1.5 Definición.


[ver fotocopia



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos