Las verdaderas enseñanzas y parábolas de buda calle Ramiro A. Cosmovisión del Buda



Descargar 107.3 Kb.
Fecha de conversión23.12.2018
Tamaño107.3 Kb.
Vistas57
Descargas0

LAS VERDADERAS ENSEÑANZAS Y PARÁBOLAS DE BUDA

Calle Ramiro A.

  • Cosmovisión del Buda.

  • Psicología de la liberación.

La psicología del budismo, junto con la del yoga, es una de las más antiguas, minuciosas, sabias y precisas del mundo. El Buda fue un investigador excepcionalmente sagaz e incansable de la mente humana y del sufrimiento que engendran, individual y colectivamente, corrupciones mentales como la ofuscación, la avaricia y el odio.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo. Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 9.


  • Sufrimiento como displacer.

  • Sensaciones/ emociones/ pensamientos.

La Primera Verdad Noble enuncia el Sufrimiento, en tanto que la Cuarta Verdad Noble muestra el camino que pone fin al sufrimiento. Porque lo indudablemente cierto es que el ser humano sufre. Cualesquiera sea su condición, hay sufrimiento para él. Este sufrimiento hay que entenderlo en su sentido más amplio. Es cualquier sensación, sentimiento, emoción o pensamiento de carácter displacentero. La existencia humana está salpicada de dolor: unas veces leve; otras intenso.


Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo. Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 11.



  • Sensaciones y apego-aversión.

  • Tres tipos: agradable, desagradable y neutro.

Adelantemos que las sensaciones placenteras despiertan apego; las dolorosas, aversión, y las neutras, abotagamiento, sopor o tedio. Cada persona tabula o codifica las sensaciones en agradables, desagradables o neutras según, muchas veces, sus códigos, esquemas y comportamientos mentales. Así lo que a unos atrae, a otros puede repeler. Cada sensación provoca una reacción subsiguiente, sea de apego, aversión o embotamiento.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo. Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 13.


  • Agregados del ser humano.

  • Todos son de apego.

Así los agregados conforman al “individuo”, como las distintas partes de un carro, al carro o las diferentes piezas de un reloj, al reloj. Todas las piezas o agregados son interdependientes o coexisten. Y tales agregados no están nunca libres de algún tipo de sufrimiento o insatisfacción. Tales agregados son denominados agregados del apego, porque generan ese aferramiento o apasionamiento que es la causa del dolor, como veremos en la Segunda Verdad Noble.


Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo. Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 14.



  • Bases del sufrimiento.

  • Todo fluye placer-dolor.

En lo condicionado todo es inestable, inseguro, efímero y, por tanto, insatisfactorio. Los deseos insatisfechos causan dolor; las expectativas truncadas, engendran desconsuelo; los propósitos que naufragan, originan frustración; los placeres que se escapan levantan infelicidad y los repetidos, aburren o hastían; las molestias corporales, crean descontento, y las circunstancias adversas, abatimiento. El halago es seguido por el insulto; la ganancia, por la pérdida; el triunfo, por la derrota; la pasión, por el desánimo; la amistad, por la hostilidad. Todo fluye, todo gira, todo varía, todo se modifica.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo. Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 16.


  • Buda investiga el sufrimiento.

  • Complacer a los cinco agregados.

Buda exploró todos los mecanismos del sufrimiento. Nadie llegó tan lejos. Descubrió, por su propia experiencia meditativa, que la existencia se caracteriza por tres aspectos: insatisfacción o sufrimiento, inestabilidad o transitoriedad, insustancialidad o vaciedad. Para el budismo, todo lo constituido o compuesto es impermanente, conlleva sufrimiento y carece de una “ser” o entidad fija. Todo, así, está hueco y carece de sustancia. Por ello mismo aún el placer es transitorio y entonces conlleva sufrimiento. Apegarse a lo que muda y pasa es sufrir. Todo fluctúa; nada permanece. Buda declaraba: “En verdad os digo, monjes, que quien se complace en las formas materiales, las sensaciones, las percepciones, las actividades mentales o la conciencia, se complace en algo que en realidad es sufrimiento. Y quien se complace en el sufrimiento, yo digo que no logrará la liberación”.


Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo. Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 17.



  • Renacimiento e impulsos.

  • La fuerza del devenir.

En el budismo no se puede hablar de reencarnación, sino de renacimiento. Si todo es insustancial y, por tanto, no hay una entidad fija, no hay algo que reencarne. Se habla de renacimiento, pero ¿qué renace? Renacen los impulsos volitivos, el continuum mental insuflado por el deseo de devenir, la potencia dinámica de existencia, el anhelo de proseguir. Estos impulsos arrastran recuerdos subliminales de pasadas existencias, códigos, voliciones y propensiones. Es una fuerza de devenir que no se agota con la aniquilación o disgregación de los agregados, sino que prosigue tomando otros agregados, otras formas.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo. Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 19.


  • Renacimiento y karma.

  • Volición de pensamientos, palabra y obra.

Es la volición en pensamientos, palabras y actos la que impulsa la energía del renacer. Se llama karma o acción volitiva (sea mental, de palabra o actos) y determina los ulteriores renacimientos, porque a toda acción (karma) sigue una reacción, a toda causa, un efecto. Karma es la semilla que en algún momento, antes o después, florecerá. Representa toda acción egoísta, a la que seguirá su fruto correspondiente, pero que además recrea la potencia del devenir que origina los sucesivos renacimientos. La ley inexorable del karma condiciona las innumerables existencias.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo. Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 20.


  • Causa del sufrimiento.

  • Sed y avidez.

Buda expuso la Segunda Verdad Noble, que es la del origen o causa del sufrimiento. El sufrimiento no es gratuito; tiene una causa. Y la causa no es otra que la avidez, o sea el deseo egoísta, la codicia, el aferramiento, lo que los budistas denominan muy gráficamente “sed”. Y esa sed genera el karma y toda la masa de sufrimiento.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo. Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 21.


  • El deseo crea el apego.

  • Se sustenta en el Ego.

El deseo es inclinación hacia lo que nos causa o creemos que nos causa placer. Se convierte en apego y aferramiento, en sed. Es egoísta y dicta pensamientos, palabras y obras egoístas que engendran voliciones egoístas y el subsiguiente karma. Enredado en los apegos, El ser humano no pone su energía en la búsqueda de la libertad total. El ego es ávido y rapaz, siempre está alimentando y retroalimentando deseos, actitudes egoístas, apego a todo lo material y lo inmaterial. Está el deseo de placeres sensuales, el deseo de existencia y el deseo de no existencia.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo. Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 22.


  • Sufrimiento y apego.

  • Permanencia y realidad….

El sólo hecho de que no haya placer se torna sufrimiento. Pero, además, cuanto más apego existe, más neurótica demanda de seguridad de que persista y dure lo deseado, más miedo y servidumbre, más angustia más temor a perder, más desolación cuando se pierde. Como nada dura, todo fluye, todo cambia, ¿a qué se puede uno aferrar si es inteligente y tiene visión clara? Pero por ignorancia de la Realidad, nos apegamos a todo y dejamos nuestras mejores energías en ello.


Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo. Ed. Tomo, México, 2006. Pág. 22-23



  • Deseo invertido y apegos.

  • Su base es la ofuscación.

Cuando surge la sensación desagradable, entonces el deseo se invierte y se genera la aversión, sea en su forma de ira, odio, resentimiento, frustración o afín. Avidez y aversión –que dominan la mente humana– son dos de las raíces de lo pernicioso que apuntara Buda en la mente ordinaria. La tercera raíz de lo negativo es la ofuscación o ignorancia. Por ofuscación, por falta de visión correcta, la mente anida avidez y aversión.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo. Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 23.


  • Originación condicionada.

  • Cadena de diez relaciones.

…Originación (o producción) Condicionada, que se formula de la siguiente manera:

-Dependiendo de la ignorancia surgen las formaciones o actividades volitivas (el karma).

-Dependiendo de las formaciones volitivas surge la conciencia (y se produce el renacimiento)

-Dependiendo de la conciencia surge la materia y la mente.

-Dependiendo de la materia y la mente surge la base séxtuple sensorial (los cinco sentidos físicos y el mental).

-Dependiendo de la séxtuple base sensorial surge el contacto.

-Dependiendo del contacto surge la sensación.

-Dependiendo de la sensación surge el deseo.

-Dependiendo del deseo surge el apego.

-Dependiendo del apego surge el devenir.

-Dependiendo del devenir, surge el nacimiento, la vejez y la muerte, la pena, el lamento, el dolor, la aflicción y la tribulación. Así se produce la masa de sufrimiento.
Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo. Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 26.


  • Nirvana = extingue sufrimiento.

  • Erradicar toda emoción negativa.

El estado donde el sufrimiento se extingue es el Nirvana, al que accedemos observando la genuina moralidad, entrenándonos mentalmente y desarrollando la sabiduría liberadora. Se requiere, pues, una real mutación de la mente y de la psiquis, donde se erradiquen todos los residuos kármicos, intenciones nocivas, modelos de conducta mental negativos y tendencias perniciosas. Toda persona puede conseguirlo y a cada uno incumbe la tarea de la liberación.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo. Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 31.


  • El arahat como desapego.

  • Superar dolor y placer.

El arahat habita en el desapego, la quietud, la dicha y la compasión. Mientras están los agregados, hay placer y dolor, pero ni uno ni otro le implican y no reacciona con codicia ni resentimiento. No teme a la vida; no teme a la muerte. Sabe que cuando llegue la hora de la disgregación de los agregados y se agote su fuerza vital, ya no volverá a renacer.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo. Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 32.


  • Cesar el sufrimiento.

  • Y los tres tipos de sensación.

Bástenos saber que hay un estado donde el sufrimiento cesa y en esta misma vida. Mientras haya corporeidad, seguirán surgiendo y desvaneciéndose las sensaciones agradables, desagradables y neutras, pero “aquel” que las experimenta ni reacciona a ellas, ni las personaliza ni las siente como propias ni se siente su sujeto. La mente es inmaculada y ya no engendra inútil sufrimiento.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo. Ed. Tomo, México, 2006. Pág. 32-33.


  • Nirvana y mente purificada.

  • Desarrolla la paz.

Cuando la mente se ha limpiado de todas las impurezas, condicionantes, acumulaciones, impulsos subliminales, apegos y enfoques incorrectos, y se ha establecido en la visión hiperlúcida que sabe mirar más allá de las apariencias, entonces saborea la sublimidad del Nirvana. Aquel que se libera, se toma la paz misma.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo. Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 35.


  • Las Cuatro Nobles Verdades.

  • Pasar de la insatisfacción a la sublimidad.

Hay insatisfacción y descontento. Tienen una causa, pero esa causa puede suprimirse y, en tal caso, ponerse fin a lo doloroso. Las tres primeras Verdades Nobles enumeran el sufrimiento, la causa del sufrimiento y la posibilidad de que el mismo cese. La Cuarta Verdad Noble ofrece el vehículo para pasar de la orilla de la insatisfacción a la de la sublimidad; proporciona un método para disipar la ignorancia y a través de la lucidez plena superar el apego y romper con todos los encadenamientos y trabas de la mente.


Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo. Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 39.



  • La visión correcta.

  • Noble Óctuple Camino.

En muy pocas palabras Buda dio una gran instrucción al decir: “Ven y mira”. No dijo “ven y supón”, “ven e imagina”, “ven y especula”, “ven y elucubra”, “ven e interpreta”. Dijo simple y llanamente: “Ven y mira”. Es decir, mira las cosas como son, sin prejuicios, estrechas miras o limitadores puntos de vista, interpretaciones personalistas o distorsiones. Mirar en profundidad, penetrativamente, con ecuanimidad, desde la pureza de la mente. Pero no es fácil alcanzar ese entendimiento puro y clarificador, ese discernimiento revelador.


Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo. Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 42.



  • Visión correcta.

  • Tres sellos de la realidad.

…podemos comprender y penetrar las tres características básicas de la existencia (insatisfactoriedad, transitoriedad, e impersonalidad); podemos captar lúcidamente las contundencia de las Cuatro Verdades Nobles y percibir la precisión del Origen Dependiente. El entendimiento recto nos ayuda a ir refrenando la ignorancia y a emerger de nuestro férreo egocentrismo.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo. Ed Tomo, México, 2006. Pág. 42-43.


  • Pensamiento – palabra - acto.

  • Necesidad del adiestramiento.

El pensamiento tiende a convertirse en palabra y acto. Así el pensamiento tiene una gran capacidad condicionante de las actitudes y comportamientos y conductas. Por ello es muy importante aprender a pensar lúcida y correctamente y aprender, asimismo, a contener y regular el pensamiento.

Para el budismo es necesario establecerse en pensamientos de renuncia, buena voluntad y no dañar.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo. Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 46.



  • Mente y pensamiento.

  • La base es el entendimiento.

Podemos, pues, hacer de nuestra mente un jardín o un estercolero. Si el pensamiento es correcto, correctas serán las palabras y correcta la conducta. Esto es innegable. Mediante el entendimiento recto apuntalamos el pensamiento recto y mediante el pensamiento recto favorecemos el entendimiento recto. Uno y otro conducen a la Sabiduría liberadora. Es necesario cultivar pensamientos laudables y desalojar de la mente los pensamientos-basura.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo. Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 47.


  • Renuncia y apego.

  • Generar miedos y sufrimiento.

…renunciaremos a esa “sed” que ha sembrado el planeta tierra de errores, horrores y atrocidades. La codicia desmedida es el peor de los fantasmas. No tiene límite. El apego conduce al sufrimiento y genera temores de todo tipo, suspicacias, mayor egoísmo, recelo y paranoica susceptibilidad. No es de extrañar que todos los grandes maestros, y no sólo Buda, hayan exhortado a cultivar una actitud de despego y generosidad.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo. Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 48.


  • Compasión es inteligencia.

  • Forma de superar el sufrimiento.

Buda insistió constantemente en la compasión, que, como me decía el venerable Narada Thera, deviene como resultado de la inteligencia clara. Si tuviéramos entendimiento recto, comprenderíamos lúcida y existencialmente –y no como una idea de superficie– que nada hay tan poderoso como la compasión y que ella es un bálsamo para el que la experimenta y restaña todas las heridas psicológicas.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo. Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 49.


  • Palabra recta.

  • Significado amplio.

La palabra recta comporta:



  • Abstenerse de mentir.

  • Abstenerse de chismorrear.

  • Abstenerse de decir groserías.

  • Abstenerse de charlas insustanciales y frívolas.

Los textos del canon pali (las más antiguas escrituras budistas) nos dicen que la palabra recta es evitar la mentira, incluyendo la exageración o el falseamiento de los hechos, reconocer lo que no se sabe, no recurrir a embustes o chismorrear de aquí para allá o proferir groserías.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo. Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 50.



  • Acción recta.

  • Significado amplio.

El Buda exhortaba a cultivar pensamientos laudables, hablar con veracidad y actuar impecablemente. La acción recta consiste en:



  • Abstenerse de matar.

  • Abstenerse de tomar lo que no ha sido dado.

  • Abstenerse de desorden sexual.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo. Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 51.

  • Adiestrar la mente.

  • Para la paz interna.

Si consideramos que vivimos siempre con la mente, dondequiera que estemos o con quien estemos, en todo momento y situación, nos daremos cuenta de hasta qué punto es necesario trabajar sobre la mente y convertirla en nuestra aliada para ir alcanzando la verdadera paz interior. La mente es desarrollable, perfeccionable y purificable.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo. Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 54.


  • Desarrollo de la atención consciente.

  • Bases de la liberación.

La atención pura es aquella que se despeja de toda impureza o contaminación: prejuicios, condicionamientos, puntos de vista, dogmas, etcétera. Es, pues, la que permite captar las cosas tal y como son, sin interferencias egocéntricas. Esa atención es muy apreciada por los budistas como método liberatorio. Se trata, asimismo, de ir desarrollando la atención consciente, en las antípodas de la atención tan sólo mecánica. Mediante la atención registramos, tomamos nota, nos damos cuenta, reconocemos, percibimos y nos percibimos.


Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo. Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 59.



  • Vipassana y visiones erróneas.

  • Procesos de purificación de la mente.

Luego, cuando la mente no está controlada, es cuando brotan toda clase de ideaciones, suposiciones, interpretaciones y filtros psicomentales y socioculturales que, a menudo, deforman la percepción, la falsean o distorsionan. La visión penetrativa y pura (vipassana) es la que emerge desde la pureza de la mente y se sitúa más allá del ego, la ideación o prejuicio. Es una visión incondicionada y, por tanto, liberadora. Pero hay tanto que purificar en la mente antes de que se manifieste esa visión, que el trabajo es arduo y lento.


Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo. Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 60.



  • Visión clara.

  • Observar tal cual.

Sigue estrictamente la enseñanza del Buda: “Ven y mira”. Mira, sin interpretar, todo aquello que ve en su cuerpo, sus sensaciones, sus estados mentales o sus fenómenos mentales. Se limita a captar sin reaccionar y poder tener así un conocimiento directo, o sea un conocimiento desprovisto de opiniones, juicios, condicionamientos, prejuicio o reacciones interpretativas. Habrá obstáculos, pero también se irán potenciando los factores de iluminación y uno podrá ir recurriendo a los mismos. Los obstáculos que surjan (sensualidad, malevolencia, pereza y sopor, desasosiego y ansiedad, y duda escéptica) se enfocarán también con toda ecuanimidad.


Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo. Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 62.

  • Claridad de la mente.

  • Vs insatisfacción y descontento.

Mientras haya corrupciones en la mente que le impidan ver con lucidez y sabiduría habrá insatisfacción y descontento. El trabajo reside en ir erradicando todas las impurezas y obstáculos de la mente para que ésta pueda apreciar con lucidez liberadora. Genuina ética y entrenamiento psicomental se proponen ir desencadenando la visión penetrativa y esclarecedora (vipassana) para que a través de ella la mente consiga una cataclismal y benéfica revolución saltando más allá de sus viejos modelos, esquemas, patrones y, en suma, condicionamientos.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo. Ed. Tomo, México, 2006. Pág. 64-65.


  • Mente lúcida y ego.

  • Desarrollo gradual de la claridad.

Si la mente ordinaria se mueve en los parámetros de la ofuscación, avidez y aversión, la mente meditativa trata de hacerlo en los de lucidez, desapego y ecuanimidad, con lo que se van superando las antiguas reacciones, los viejos moldes y los ordinarios comportamientos mentales, y se va conquistando otra manera de sentir y percibir, lo que representa un avance en el camino de la captación de la última realidad. El ego también va siendo refrenado y la percepción obtenida es menos egocéntrica y por tanto está menos falseada.


Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 65.



  • Los cuatro jhanas (absorciones).

  • Descripción de cada uno.

El primer jhana o absorción se caracteriza por la quietud y dicha que emerge del mismo, pero todavía la conciencia ordinaria persiste y hay fluctuaciones. Si se persevera y se conquista el segundo jhana, surgen la unificación plena de la mente, la total concentración y el gozo. En el tercer jhana el gozo se torna una felicidad mucho más serena y una total unidireccionalidad mental. El cuarto jhana por su parte se caracteriza porque representa una total ecuanimidad, más allá de la dicha o la desdicha, donde aflora una total pureza.


Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 73.



  • Más allá de los jhanas.

  • Cuatro estados inmateriales.

Los cuatro estados inmateriales surgen aplicando la mente al espacio ilimitado, a la conciencia ilimitada, a la nada y a la ni-percepción ni no-percepción. Son niveles de enorme pureza, integración y unidireccionalidad.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 74.


  • Visión vipassana.

  • Ver las cosas tal y como son.

Vipassana es un término que se puede traducir por visión justa, visión cabal, visión clara o visión penetrativa, porque en realidad es todo eso y más. Es conocimiento directo, supraconsciente, real. Es la visión desprovista de interferencias, juicios y prejuicios, interpretaciones, con la capacidad enorme para penetrar en el fondo mismo de las cosas y examinar los fenómenos tal cual son. Es, por ello mismo, reveladora y liberadora.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 75.


  • Tres venenos y.

  • Tres virtudes.

Así este tipo de meditación no se sustrae a los fenómenos, sino que, por el contrario, los encara y observa con absoluta ecuanimidad, es decir, sin reaccionar ni a favor ni en contra, ni con apego ni con avidez. De este modo se van superando las tres raíces de lo pernicioso en la mente: ofuscación, avidez y odio, y se van desarrollando las tres raíces de lo positivo: amor, desapego y lucidez.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 76.


  • El satipatthana.

  • Ubicación del texto.

Hay un texto soberbio en la literatura budista antigua que es, sin duda, la mejor guía que nunca se haya escrito para el desarrollo de la meditación vipassana. Se trata del Satipatthana Sutta o Los Fundamentos de la Atención, que está tanto recogido en el Majihima Nikaya como en el Digha Nikaya. Es un sutra o discurso excepcional, donde Buda abiertamente declara:

“Este, monjes, es el único camino para purificar a los seres, para superar la pena y el lamento, para eliminar el dolor y la aflicción, para obrar con acento. Para realizar el Nirvana, a saber, los cuatro fundamentos de la atención”.
Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 77.


  • Meditación en sensaciones.

  • Base del vipassana.

Las sensaciones pueden ser agradables, desagradables y neutras. La contemplación de las sensaciones consiste en ir captando atenta, ecuánime y arreactivamente las sensaciones que vayan surgiendo y desvaneciéndose. El meditador no debe aprobar ni desaprobar ni perseguir o retener, ni apegarse o resentirse. Se limita a percibir con desnudez y evitando reaccionar. No está ni a favor ni en contra de lo que siente. Registra las sensaciones como van surgiendo y desvaneciéndose, sin interpretarlas ni perderse en descripciones o verbalizaciones.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 79.


  • Meditación en objetos de la mente.

  • Según el Satipatthana.

Los objetos de la mente suman millares. Buda escogió cinco grupos de objetos mentales como los más destacados para llevar a cabo la contemplación de los objetos de la mente. Son:



  • Los cinco impedimentos u obstáculos.

  • Los cinco agregados.

  • Los seis sentidos (el sexto es la mente) y los objetos de los sentidos.

  • Los siete factores de iluminación.

  • La Cuatro Nobles Verdades.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 81.



  • Purificar la mente.

  • Significado y visión correcta.

Se va produciendo un irreversible y profundísimo proceso de alta purificación, drenándose todas las impregnaciones y códigos del subconsciente y desempañándose la visión mental. Trabas, obstáculos de todo tipo, viejos modelos de conducta mental, fosilizados patrones, hábitos coagulados y la inmensa acumulación de condicionamientos psicomentales van siendo completamente superados. En la medida en que ello va sucediendo, se sueltan los grilletes del ego y cede la bruma de la ilusión. Se pasa de la orilla de la oscuridad a la del conocimiento; de la ignorancia a la Sabiduría.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 83.


  • Sensación dolorosa.

  • Mente perturbada y mente de paz.

Ocurre lo mismo con la persona mundana que no conoce la Enseñanza: cuando es tocado por una sensación dolorosa (corporal) se inquieta y sufre, se lamenta, golpea su pecho, llora y está muy turbado. Así experimenta dos sensaciones: la sensación corporal y la sensación mental. Pero en el caso de un noble discípulo bien enseñado, monjes, cuando es tocado por una sensación dolorosa no se inquieta, no se aflige, no se lamenta, no se golpea el pecho y llora, ni está muy turbado. Experimenta una sensación: la corporal, pero no la mental.


Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 93.



  • Vacuidad y espuma.

  • La insustancialidad de lo material.

Y habiéndola examinado con cuidado se ve que, bien mirada, la espuma es cosa hueca, vacía y sin sustancia. ¿qué sustancia, en verdad, puede tener la espuma? De la mismísima manera, monjes, quien examina con cuidado las formas materiales, sean pasadas, presentes o futuras, propias o ajenas, densas o sutiles, bajas o elevadas, son cosa hueca, vacía y sin sustancia. ¿Qué sustancia pueden, en verdad, tener las formas materiales?

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 99.


  • Camino medio.

  • Indulgencia sensual y automortificación.

El mismo buda puso en práctica ambas actitudes antes de su iluminación: la primera, cuando era un príncipe en el palacio de su padre antes de renunciar al mundo; la segunda, como un asceta en el bosque de Uruvera antes de su Iluminación. Por tanto, comprobó su futilidad y constató que solamente la autoconquista con moderación conduce al último objetivo: el Nibbana (Nirvana).

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 108.


  • La impermanencia es dolor.

  • Hasta el placer es dolor.

La impermanencia es un hecho universal. No hay nada nacido o condicionado que no está sujeto a la ley universal. Por lo tanto, la lógica de la enseñanza del Buda es que todo lo que es impermanente es también doloroso. De tal manera incluso los llamados placeres terminan en pena. Esto demuestra la verdad de que todas las condiciones basadas en el apego son dolorosas.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 109.


  • Los cinco preceptos.

  • Como negativos y positivos.


4.- Recta Atención:

Consiste generalmente en observar los Cinco Preceptos que pueden ser mostrados en sus aspectos positivos y negativos: a) No matar, sino amar y no dañar en absoluto. b) No tomar lo que no es dado, sino practicar caridad y generosidad. c) No cometer una conducta sexual equivocada, sino practicar la pureza y el autocontrol. d) No consentir la falsedad en la palabra, sino practicar la sinceridad y la honestidad. e) No participar en tomar bebidas intoxicantes o drogas que causen atolondramiento, sino practicar la moderación y la atención mental.


Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 111.

  • Samadhi y mente en paz.

  • Necesidad de la concentración.

Es esencial practicar meditación, llamada samadhi. Samadhi es el estado fijo o tranquilo de la mente. La mente indisciplinada tiene el hábito de vagar de aquí para allá, y entonces no puede ser mantenida bajo control. Puede seguir cualquier idea, pensamiento o imaginación dañina. Para prevenir esta situación de insano vagabundeo, la mente debe estar concentrada en un objeto hacia el que se la dirige. Meditando, por ejemplo, en la benevolencia amorosa, podemos disminuir o debilitar el rasgo de la enemistad, odio y envidia. Meditando en la transitoriedad de los placeres mundanos, podemos debilitar la tentación de correr tras ellos.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 116.


  • Karma: causa-efecto.

  • Acciones y los tiempos.

Kamma en pali y Karma en sánscrito significa, en su sentido más general, todas las buenas y malas acciones. Kamma ni es fatalismo ni una doctrina de predeterminación. El pasado influencia el presente, y kamma es pasado tanto como presente. El pasado y el presente influyen en el futuro –en esta vida y en la vida por venir–. Hay primero una causa y un efecto después. Por tanto, hablamos del kamma como la ley de causa y efecto. Nosotros somos los responsables de nuestra felicidad o desgracia. Construimos nuestros propios cielos o nuestros infiernos. Somos los arquitectos de nuestro destino. En pocas palabras, nosotros somos nuestro propio kamma, siendo precisamente el acto y el resultado del acto.


Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 117.

  • Renacimiento y kamma.

  • No hay principio, no fin.

¿Cuándo comienza este proceso? El budismo dice que empezó no en cada infancia individual, sino en la eternidad. Desde la eternidad estamos continuamente siendo renacidos y continuamente muriendo, y todo el tiempo estamos acumulando lo que llamamos kamma; esto es, estamos recogiendo alrededor nuestro las acciones buenas y malas y los pensamientos que inevitablemente dan forma a nuestras vidas y a nuestro futuro.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo Ed Tomo, México, 2006. Pág. 118-119.


  • Dukkha o insatisfacción.

  • Apego al placer.

La palabra “dukkha” se traduce como sufrimiento, dolor o insatisfacción. La Primera Verdad Noble puede resumirse en esta sola palabra. Las causas de “dukkha” son el deseo o el apego al placer, la existencia o la prosperidad. Mediante la completa erradicación del deseo, mediante los esfuerzos conscientes del ser humano, nos enseña Buda que es posible conquistar el reino de la absoluta Paz y Bendición.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 120.


  • Origen dependiente.

  • De esto nace aquello.

Origen Dependiente quiere decir: “Dependiendo de esto, llega a ser aquello”. Ejemplos sencillos: habiendo nubes, llueve; habiendo lluvia, la carretera se pone resbaladiza; estando la carretera resbaladiza, una persona se cae; debido a esta caída, sufre una herida. A la inversa: si no hubiera nubes, no llovería; si no lloviese, la carretera no estaría resbaladiza; si no estuviera la carretera resbaladiza, no se produciría una caída y no se originaría la herida subsiguiente.


Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 121.



  • Doce eslabones de la dependencia.

  • Descripción ignorancia-muerte.

Dependiendo de la ignorancia, surgen las acciones volitivas.

Dependiendo de las acciones volitivas, surge la conciencia.

Dependiendo de la conciencia, surgen los procesos físicos y mentales.

Dependiendo de los procesos físicos y mentales, surgen los seis sentidos.

Dependiendo de los seis sentidos, surge el contacto.

Dependiendo del contacto, surge el deseo.

Dependiendo del deseo, surge el apego.

Dependiendo del apego, surge el proceso de llegar a ser o devenir.

Dependiendo del proceso de llegar a ser, surge el nacimiento.

Dependiendo del nacimiento, surgen la decadencia, la muerte, el dolor, etc.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 122.



  • Nirvana como “apagar”.

  • No más renacimientos.

Nirvana significa literalmente “apagar”, como una llama es apagada por el viento. Es la cesación de ese proceso que caracteriza a un ser sujeto a continuidad. Está más allá del tiempo. Su consecución proporciona Paz de mente. Aquí y Ahora, en la vida presente, y, por tanto, sin posterior renacimiento. Es la Liberación, la Cesación del Dolor. Cuando se le pidió al Buda que definiera el Nibbana, declaró: “Ninguna medida mide al que ha alcanzado la meta. ¿Por qué medida puede ser medido lo inconmensurable? Ninguna palabra describe lo indescriptible” (Sutta Nipata, v.6).

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 124.


  • Atención y esfuerzo.

  • Crítica a la distracción.

Por la atención, a la que podemos empezar definiendo como la consecuencia del trabajo que se tiene entre manos. Al principio, hay que realizar un gran esfuerzo para permanecer atento a lo que se supone que se está haciendo, y no se puede pretender que tal atención sea siempre agradable. Tratamos de colgarnos al mundo de la fantasía, las esperanzas o los recuerdos, que son respectivamente, evasiones engañosas al presente, al futuro o al pasado para tratar de huir del trabajo y las situaciones aburridas o no gratas.


Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 136.



  • Atención y meditación.

  • Base del sendero medio.

Los días pasan y nos acercan a la muerte y a un renacimiento desconocido, en tanto que es AHORA cuando se siente la oportunidad de practicar el Dhamma. En lugar de reaccionar con aversión o con fantasías engañosas contra lo que a uno no le gusta (o, en otras ocasiones, siendo indulgente hacia la propia codicia), el Camino de la Atención constituye la práctica del Sendero del Medio y trasciende aquellos antiguos modelos de reacción. No hay necesidad de ser gobernado por la codicia o por el odio, ni de ser dominado por la ofuscación, sino que sólo la atención muestra el camino que hay más allá de ellos.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 137.


  • Amor con apego sensual.

  • Y el amor incondicional.

Tal es el amor con apego sensual, un amor limitado, y aquellos que caen fuera de ese amor, bien son ignorados o detestados. Así pues, el amor sensual está ligado no sólo al apego (codicia), sino también al odio y a la ofuscación, de manera que la persona que se contenta con este amor paga un alto precio por él. Un amor sin apego no es concebible para mucha gente, pero esta clase de amor es muy superior a la primera; el no estar apegado puede ser infinito y no necesita estar confinado a este o a aquel grupo de seres.


Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 142.



  • Meditación samadhi.

  • Diferentes conceptos de concentración.


EL RECOGIMIENTO Y SU PERFECCIÓN (Samadhi-parami)

Llevando en la mente el significado de esta palabra junt con otros términos especializados tales como: “desarrollo (mental)” (bhavana), “absorción” (jhana), “visión cabal” (vipassana), “unidireccionalidad” (ekaggata) y “ejercicio de meditación” (kammatthana), podemos ahora examinar lo que constituye el perfecto recogimiento.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 148.


  • Meditación y desapego.

  • Base de vipassana.

Después que se hayan obtenido las absorciones deben realizarse como aniccam, dukkham, anata, esto es: impermanencia, insatisfacción e impersonalidad, al mismo tiempo surgirá de ellas, naturalmente, el desapego y se experimentará la visión cabal (vipassana).

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 149.


  • Meditación y excesos.

  • Algunos de sus síntomas.

Forzando o esforzándose excesivamente en la práctica de meditación pueden surgir muchos estados de perturbación emocional. Estallidos repentinos de ira intensa por cuestiones mínimas, avidez y sensualidad feroces, extrañas ofuscaciones y las fantasías más curiosas, son algunas de las cosas que pueden producirse provocadas por una práctica muy ardua y poco sabia.

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 154.


  • Meditación y carácter.

  • Definición de cada uno.

A los efectos de la meditación, considera seis caracteres: el fiel, el inteligente y el especulativo (en los cuales dominan de forma variada las raíces positivas de la no-codicia, el no-odio y la no-ofuscación), y el ávido, el que se odia y el ofuscado (en los cuales dominan las raíces perniciosas de la codicia, el odio y la ofuscación).

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 155.


  • Meditación y diez reflexiones.

  • Elementos que contrarrestan.




10 REFLEXIONES (ANUSATI).

CONTRARRESTAN LAS

CONTAMINACIONES (KILESA)

21.- En el Buda (*)




22.- En el Dhamma




23.- En el Sangha




24.- En las virtus (sila)

Mala conducta (duccarita)

25.- En la generosidad

La mezquindad (macchariy)

26.- en los celestiales

El escepticismo (vicikiccha)

27.- En la muerte

La pureza

28.- En el cuerpo (*)

La lujuria y la sensualidad (Kama-raga)

29.- En la respiración (*)

La ofuscación, la preocupación

30.- En la paz

La perturbación

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 158.



  • Meditación en las cuatro moradas.

  • Elementos que contrarrestan.




LAS CUATRO MORADAS

DIVINAS (BRAHMA-vihara)

CONTAMINACIONES QUE

CONTRARRESTAN

31.- Amor benevolente (*)

El odio y la avaricia

32.- Compasión

Cruel indiferencia

33.- Alegría (Compartida)

La envidia

34.- Ecuanimidad

Preocupación

Las verdaderas enseñanzas y parábolas de Buda. Calle Ramiro A. Gpo Editorial Tomo, México, 2006. Pág. 160.







Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos