Las ideas delirantes



Descargar 21.41 Kb.
Fecha de conversión23.04.2019
Tamaño21.41 Kb.
Vistas69
Descargas0

Principio del formulario

Final del formulario


  

 

Las ideas delirantes / son falsas creencias de las que la persona está firmemente convencida a pesar de la ausencia de pruebas concretas. Este tipo de convicciones deben distinguirse de las creencias culturales específicas de un grupo o de toda una sociedad. Las personas que experimentan delirios pueden creer que son perseguidas, que tienen poderes o talentos especiales o que sus pensamientos o acciones están bajo el control de una fuerza externa. En ocasiones, los delirios tienen un carácter fantástico o extraño (ej.: ser capaz de controlar el tiempo o de mantener comunicación con seres de otro mundo). Quienes padecen delirios pueden sentir gran temor a que se les vaya a hacer daño y actuar por este motivo de forma inhabitual.



Las alucinaciones / son senso-percepciones sensoriales imaginarias. Los tipos de alucinaciones más habituales en la esquizofrenia son las auditivas, en forma de voces imaginarias. Algunas veces, los enfermos mantienen conversaciones con ellas. Las voces pueden dar órdenes o comentar el carácter y las acciones de la persona con esquizofrenia. Otras alucinaciones menos frecuentes consisten en ver, sentir, saborear u oler cosas que no existen y que son percibidas como reales por quien las padece. Se pueden incluso percibir colores y formas normales de manera distorsionada y sentir que poseen un significado personal imperioso.

Los enfermos que poseen / trastornos del pensamiento tienen una forma de pensar confundida, que se revela en el contenido y en la forma de lo que dicen. La conversación puede resultar difícil de seguir, porque salta de un tema a otro con poca o ninguna conexión lógica. También se producen interrupciones en el hilo del pensamiento (bloqueo del pensamiento). La sintaxis se vuelve extraña, de forma que sólo parece tener sentido para quien habla. En algunos casos, los pacientes creen que sus pensamientos están siendo difundidos o robados o controlados o inducidos por agentes externos (ej.: un extraño, un demonio). Estos fenómenos reciben el nombre de eco, difusión, inserción o robo del pensamiento. En los casos más graves, el lenguaje puede ser tan confuso e inconexo que resulte imposible entenderlo.



Comportamiento extraño / Algunas personas con esquizofrenia se comportan de forma extraña o transgreden normas y costumbres sociales (ej.: se desnudan en público). Pueden hacer gestos raros y muecas o adoptar expresiones faciales incongruentes y posturas extrañas sin razón aparente. Los síntomas positivos se reconocen con relativa facilidad, porque obviamente difieren de lo normal. Sin embargo, las ideas delirantes y la alucinaciones no justifican necesariamente el diagnóstico de esquizofrenia. Estos mismos síntomas pueden darse en personas que abusan del alcohol o las drogas o que sufren depresión grave, manía, daño cerebral u otras enfermedades.
     Como los síntomas positivos graves dificultan en gran medida el funcionamiento social del individuo, suelen tener como resultado la hospitalización en un centro psiquiátrico.Afortunadamente, los antipsicóticos pueden eliminar o reducir la intensidad de los síntomas positivos y disminuir las posibilidades de sufrir recaidas, aunque la persona todavía se vea afectada por los síntomas negativos. Una recaida puede venir provocada por un acontecimiento estresante, por unas relaciones conflictivas prolongadas, o por la interrupción o reducción de las dosis de los medicamentos. De todas formas, también se producen recaidas sin un factor desencadenante evidente, aún cuando el paciente tome una dosis que hasta ese momento era adecuada.
     Las personas que padecen esquizofrenia pueden hablar y comportarse de manera extraña, lo que provoca en los demás temor y rechazo hacia ellas, con lo que se perpetúa la estigmatización asociada con la enfermedad. Asimismo, la dificultad de estas personas para comunicarse verbalmente, tambien puede contribuir a la estigmatización de este trastorno.
     Los síntomas positivos se relacionan con la estigmatización inherente a la locura. Los delirios, las alucinaciones, el comportamiento inadecuado y la percepción alterada de la realidad son rasgos característicos de los que se denominan "locos". El comportamiento extraño de las personas con esquizofrenia provoca el temor en los demás a perder el control del propio comportamiento.

Principio del formulario

Final del formulario

 



 
Embotamiento afectivo / las personas con esquizofrenia suelen presentar un estado emocional embotado, de forma que no responden a lo que pasa a su alrededor. Pueden ser incapaces de reflejar cambios emocionales en su expresión facial, en sus gestos, en el tono de su voz y de no responder a acontecimientos felices o tristes, o bien reaccionar de forma inadecuada. En algunos tipos de esquizofrenia, especialmente la hebefrénica o de tipo desorganizado (véase más adelante), destacan entre los síntomas principales las acciones y emociones muy inadecuadas e incongruentes. La persona afectada puede parecer desorientada, sin objetivos, alegremente inoportuna y a menudo impulsiva. Toda la personalidad de los que padecen una esquizofrenia parece haber cambiado con respecto a lo que era antes.

Pérdida de vitalidad / la esquizofrenia reduce la motivación de las personas y disminuye su capacidad de trabajar o de participar en diversiones. Parecen interesarse poco por actividades cotidianas como lavar o cocinar y, en casos extremos, descuidan su higiene personal y la propia alimentación. Pueden aparecer indecisión, negativismo y pasividad, mezclados con impulsos súbitos. En casos extremos, el sujeto puede retraerse, agitarse o manifestar estupor sin razón aparente.

Retraimiento social / las personas con esquizofrenia tienen dificultades para hacer y mantener amigos o conocidos; las relaciones íntimas son escasas o inexistentes y el trato con los demás tiende a ser breve y superficial. En casos extremos, se evita de forma activa toda relación social.

Pobreza de pensamiento / Algunas personas con esquizofrenia muestran una notable reducción de la cantidad y el contenido de su pensamiento. Rara vez hablan con espontaneidad y contestan a las preguntas con respuestas cortas, sin ningún detalle. En los casos más graves, el discurso se limita a frases cortas como "sí", "no", "no sé". Otras personas con esquizofrenia hablan libremente, con un lenguaje comprensible, pero sin transmitir contenido alguno. Contestan a las preguntas de forma indirecta, sin ir al grano. En su expresión verbal reflejan asociaciones imprecisas o sin relación entre las ideas, así como cortes incomprensibles y saltos en el hilo delpensamiento. Los síntomas negativos suelen interpretarse erróneamente como signos de pereza o de mal comportamiento intencionado, cuyo objetivo es molestar a los demás, más que como parte de la propia enfermedad. Esta interpretación contribuye en gran medida a crear la imagen negativa y la estigmatización que se asocian con la esquizofrenia.
     Al valorar los síntomas negativos que no están acompañados de síntomas positivos, el médico debe evaluar los cambios con respecto al comportamiento previo a la enfermedad. Aunque los síntomas negativos que aparecen en ausencia de síntomas positivos no suelen detectarse, la persona que únicamente manifiesta síntomas negativos también necesita ayuda. En culturas donde la norma es que las relaciones sociale sean intensas y frecuentes (ej.: muchas culturas occidentales) la presencia de síntomas negativo puede ser particularmente estigmatizante. Resulta extremadamente importante tener en cuenta el factor cultural cuando se evalúan los síntomas negativos y su repercusión.
     A diferencia de los síntomas positivos, los negativos constituyen déficits más sutiles del funcionamiento y no suelen reconocerse como síntomas de la enfermedad. En ocasiones, los familiares u otras personas los interpretan erróneamente como signos de pereza. Por ejemplo, si la persona no está motivada o se despreocupa de su aspecto, se puede pensar que lo hace intencionadamente para molestar o fastidiar a su familia.
     Los síntomas negativos también pueden deberse a una depresión (que puede manifestarse a la vez que la esquizofrenia) o constituir la respuesta a un ambiente poco estimulante (como una estancia prolongada en el hospital) o presentarse realmente como efectos secundarios de algunos antipsicóticos. Suele ser difícil determinar si los síntomas negativos forman parte de la propia esquizofrenia o son el resultado de este otro tipo de problemas. La capacidad de la persona para trabajar, relacionarse con los demás y cuidar de sí misma durante la remisión depende en gran parte de la gravedad de los síntomas negativos residuales.
     La mayoría de las personas con esquizofrenia sólo tienen algunos síntomas positivos y negativos en un momento determinado. Normalmente, el tipo y la intensidad de los síntomas varían sobremanera en el transcurso de la esquizofrenia y de una persona a otra. Algunos pacientes no experimentan nunca alucinaciones, otros no padecen delirios y los hay que no tienen síntomas negativos mientras que otros los sufren en todo momento. Los síntomas negativos se asocian con el estigma de debilidad psicológica, falta de voluntad o energía para llevar una vida más activa e incapacidad de cuidar de uno mismo. Las consecuencias de los síntomas negativos puede percibirse como una forma de vida escogida voluntariamente y caracterizada por el retraimiento social y la falta de responsabilidad hacia los demás. Los síntomas negativos se asocian frecuentemente con el estigma de la pereza. La capacidad de trabajar, relacionarse con los demás y cuidar de uno mismo durante la remisión de la enfermedad depende en gran parte de la gravedad de los síntomas negativos residuales.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos