Las acciones diversivas prueban que es ser humano superior



Descargar 9.28 Mb.
Página1/13
Fecha de conversión20.01.2018
Tamaño9.28 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13


Mensaje 9
Juego, movimiento y educación




Tema 9 El ser humano es el único que puede jugar,

Jugar es realizar acciones sin objetivo rentable, sólo satisfactorio

El fin es divertirse, gozar, entretenerse, en soledad en compañía.

LAS ACCIONES DIVERSIVAS PRUEBAN QUE ES SER HUMANO SUPERIOR

Educar con esas acciones libres puede merece intensa atención



A) Qué es y qué hace el juego
El juego, a diferencia del trabajo, es actividad humana de entretenimiento y diversión que se realiza sin una finalidad rentable y simplemente como evasión y descanso. La ausencia de finalidad rentable es lo que define su naturaleza y la diferencia de la acción laboral o trabajo.
Identidad lúdica
   El juego es una actividad en que interviene la inteligencia y se convierte en un lenguaje, o cauce de comunicación, y en una ex­presión personal o realización de algo que satisface. Tiene especial importancia en la infancia, por cuanto es un cauce por el que la persona se expresa, se autoafirma, se comunica y, según las diversas teorías existentes, se purifica o se ensaya en la acción, se desahoga o se compromete con algo, se relaciona, se autoestima o se prepara para la vida.


   Es un lenguaje y una actividad muy aprovechable en educación. También lo es en el terreno religioso, por cuanto hace posibles y fáciles ciertos aprendizajes o relaciones, planteadas en clave lúdica, más asequi­bles, agradables y constructivas que si se presentan como sólo asequibles por el esfuerzo y el sacri­ficio. Sobre todo para la perso­nalidad del niño y del adolescente, e incluso para el adulto, los lenguajes lúdicos deben ser entendidos y empleados por el educador con la debida oportunidad y habilidad.



   Ello no implica caer en el olvido de que es el trabajo, el esfuerzo, la causa o la promoción de energías mo­rales lo que realmente forma las facultades humanas. Si se busca en ello una "rentabilidad" un beneficio, si se actúa con un utilitario, entonces nos movemos en el trabajo



   Si sólo se hace por placer, por gusto, sin buscar una finalidad utilitaria, entonces estamos en la diversión, el descanso. Si lo hacemos mediante unas formas convencionales, siguiendo unas consignas, entonces tenemos el juego.

Si esa actividad lúdica se convierte en algo que nos oprime, nos esclaviza, nos quita la libertad y los preferimos a todo lo demás, aunque nos perjudique, entonces el juego es un vicio. Y si esto sucede, la acción lúdica se convierte en pasión irrefrenable, atractivo irresistible, es una enfermedad grave que altera la personalidad, una ludopatía. Entonces conduce al desorden. El jugador enfer­mizo, ludópata, tiende a enajenar sus bienes para satisfacer su necesidad compulsiva de probar suerte, de mostrar habilidad o de rivalizar con competidores desafiantes.


   La frecuencia de estas situaciones y los graves efectos desordenados que genera convierten el juego en una enfermedad destructiva que destroza la personalidad y contra la que es preciso proteger al niño y al joven y de la que ordinariamente el adulto enviciado no puede con frecuencia salir por sí mismo.

Las formas de juego pueden ser variadas
1. Entretenimiento y diversión, expansión, refleja un nivel primero de ocupación agradable que aleja del esfuerzo y con más o menos dedicación ocupa la mente y distrae de otras ocupaciones más absorbentes o a veces fatigosas.
2. Recreación, descanso, pasatiempo, implica ocupación más divertida, duradera y normalmente comunicativa con otros, de cuyo tiempo también participamos y con los que colaboramos.
3. Fiesta, broma, juerga, orgía. La intensidad del descanso se convierte en entrega prioritaria en busca un desahogo mayor y que, por ser ocasional y pasajera, se aprovecha al máximo, incluso con exageración (orgía), pues con la actividad se llega a expresiones muy extremas del gozo psicológico o sensorial.
4. Competición, Cuando ya se implica una rivalidad, sin agresividad, pero con afán intenso de superación de modo que se llega a la satisfacción de una victoria o al menos de una lucha gratificante y desahogada, debido al empleo de las habilidades o de la suerte. La conciencia de las propias habilidades es lo que psicológicamente llena de placer. Entonces hablamos de juego competitivo, el cual a su vez tiene muchos niveles y muchas formas, desde el empleo del azar, hasta la resistencia física y corporal.
5. Deporte. Cuando ya se incrementa la normativa y las competiciones se convierte en sistemáticas o programadas (ligas) y entonces se llega a la frontera de lo que es juego gratificante, puesto que se convierte en trabajo fatigoso y muy rentable, dependiente de los contenidos que se manejan: balón, fútbol, automovilismo, boxeo, toreo, lucha libre... entre otros.
Con estos planteamientos, podemos entender que el concepto de juego es muy amplio y diverso. Supone una ocupación humana amplia, comprometedora, de elevado valor antropológico. Ello permite entender por qué se ha dado el juego en todo tiempo y en todo lugar y actuar.
Historia del juego
Probablemente los primitivos hombres jugaron desde el momento en que comenzó en ello a brillar la inteligencia, hecho que podemos retrotraerlo hasta medio millón o u un millón de años, según las diversas teorías antropológicas.
Hasta donde llegan nuestros datos por grabados o restos arqueológicos podemos sospechar con fundamento que en las grandes culturas de Oriente y de Asia o Africa los juegos o formas lúdicas se dieron con abundancia y variedad. La historia del juego es tan antigua como la de la humanidad inteligente. El juego fue estudiado y practicado desde los primeros tiempos en que el ser humano empezó a sentir el deseo de tranquilidad y descanso. Pudo hacer cosas agradables cuando tuvo comida, choza y seguridad.
El primer resto histórico de algo similar a un juego parece ser de los egipcios con el juego de los bolos, o algo parecido. El juego de los bolos se les atribuye basándose en el hallazgo de nueve vasos de alabastro, cuatro bolas y tres cubos de mármol en una tumba de Nágara de hace unos 5.000 años.
No falta quien sitúa el juego competitivo en Grecia, cuna de diversas prácticas relacionadas con el lanzamiento de proyectiles y con juegos de bolas mencionados en la Odisea. Los niños de la antigua Roma, Egipto o Grecia ya jugaban a las tabas y con muñecas de marfil y hueso, pelotas o sonajeros. De esa época también son las casitas de muñecas con platos y muebles.





Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad