La Virgen Nuestra Se?ora



Descargar 0.95 Mb.
Ver original pdf
Página1/73
Fecha de conversión22.10.2018
Tamaño0.95 Mb.
Publicado porwalterisgro
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   73
La Virgen Nuestra Se?ora

 
 
 
  
Federico Suárez 
 
 
La Virgen 
Nuestra Señora 
 
 
  
  
RIALP EDICIONES 
http://www.rialp.com/index.php?op=verlibro&descri=140060 
  
  
 

morgan


Federico Suárez                                              LA VIRGEN NUESTRA SEÑORA
 

 
 Introducción 
 
 
  
  
  
La  Virgen  María  es  la  más  perfecta  criatura  salida  de  las 
manos  de  Dios.  Es  tan  buena,  tan  sencilla,  tan  delicada,  tan 
prodigiosamente humilde y pura que se la quiere sin querer. 
 
  
Su  paso  por  el  mundo  apenas  fue  notado  por  sus 
contemporáneos. Tampoco nuestras vidas son nada extraordinario, 
nada  que  llame  la  atención.  Pero  a  los  ojos  de  Dios,  la  Virgen 
María fue única y su papel en la creación, irreemplazable. Nos la 
dio el Padre, nos dio al Hijo, se dio al Espíritu Santo. Y alegra el 
corazón de sus hijos, porque ¡es tan amable y tiene un corazón tan 
maternal! 
 
  
Nosotros  también  contamos  para  Dios,  y  tenemos  nuestro 
pequeño papel en el universo, y hasta, en cierto sentido, no se nos 
puede reemplazar: cada uno es único. 
 
  
Y quizá la consideración de nuestra Madre del cielo, de su 
paso por la tierra, nos pueda ayudar a ser lo que Ella fue: la más 
generosa  colaboradora  de  Dios  que  haya  habido  nunca.  Porque 
nuestra  vida,  si  algún  sentido  tiene,  es  con  referencia  a  Dios  y  le 
viene dado por ese pequeño papel que hemos de desempeñar en la 
creación,  para  el  cual  hemos  sido  creados  y  dotados 
convenientemente. 
 


Federico Suárez                                              LA VIRGEN NUESTRA SEÑORA
 

 
  
Poco  sabemos,  es  verdad,  de  la  vida  de  Nuestra  Señora,  y 
realmente no es necesario saber mucho más. Llena de gracia desde 
el primer instante de su concepción, la vida de la Virgen María es, 
a  la  vez,  singular  y  ejemplar.  Cierto  que  no  hay  otro  modelo  que 
Jesucristo; pero, cierto también, jamás ha habido criatura alguna 
que le haya imitado tan fielmente, que haya reproducido con tanta 
exactitud  la  imagen  de  su  Hijo.  Y  si  Dios  no  quiso  entregarnos 
directamente al Verbo, sino que nos lo dio por medio de la Virgen, 
¿no  será  el  mejor  camino  para  la  imitación  de  Cristo  el  de  la 
imitación de Nuestra Señora? 
 
  


Federico Suárez                                              LA VIRGEN NUESTRA SEÑORA
 

 
 I. LA ANUNCIACIÓN 
 
 
  
  
  
Estando  ya  Isabel  en  su  sexto  mes  envió  Dios  al  ángel 
Gabriel a Nazaret, ciudad de Galilea, a una virgen desposada con 
cierto varón de la casa de David, llamado José; y el nombre de la 
Virgen era María. Y habiendo entrado el ángel adonde ella estaba, 
le  dijo:  Dios  te  salve,  ¡oh  llena  de  gracia!,  el  Señor  es  contigo: 
bendita  tú  entre  las  mujeres.  Al  oír  tales  palabras  la  Virgen  se 
turbó,  y  se  puso  a  considerar  qué  significaría  una  tal  salutación. 
Mas  el  ángel  le  dijo:  ¡Oh  María!  No  temas,  porque  has  hallado 
gracia en los ojos de Dios; sábete que has de concebir en tu seno y 
parirás  un  hijo,  a  quien  pondrás  por  nombre  Jesús.  Éste  será 
grande,  y  será  llamado  Hijo  del  Altísimo,  al  cual  el  Señor  Dios 
dará  el  Trono  de  su  padre  David,  y  reinará  en  la  casa  de  Jacob 
eternamente,  y  su  reino  no  tendrá  fin.  Pero  María  dijo  al  ángel: 
¿Cómo ha de hacerse esto? Pues yo no conozco varón. El ángel, en 
respuesta, le dijo: El Espíritu Santo descenderá sobre ti, y la virtud 
del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por cuya causa, el santo que 
de ti nacerá será llamado Hijo de Dios. Y ahí tienes a tu parienta 
Isabel,  que  en  su  vejez  ha  concebido  también  un  hijo,  y  la  que  se 
llamaba estéril hoy cuenta ya el sexto mes: porque para Dios nada 
es  imposible.  Entonces  dijo  María:  He  aquí  la  esclava  del  Señor, 
hágase en mí según tu palabra. Y en seguida el ángel se retiró de 
su presencia. 
 
  
(Lc 1, 26-38) 
 
  
  


Federico Suárez                                              LA VIRGEN NUESTRA SEÑORA
 

 
 El hecho y su significación 
 
 
  
La escena no puede ser más sencilla, ni puede contarse con 
mayor sencillez. Una virgen, María de nombre, estaba en su casa en 
Nazaret. Era joven, apenas una adolescente –la tradición la supone 
de catorce o quince años–,  y  estaba desposada  con un varón de la 
casa de David llamado José. 
  
Y  he  aquí  que,  estando  quizá  en  oración,  como  gustan 
representarla de ordinario los  lienzos  y los  autores  espirituales, de 
repente se da cuenta de que no está sola. Un ángel ha entrado y la 
saluda  con  tales  palabras  que,  por  lo  inesperadas,  desconciertan 
momentáneamente  a  la  Virgen:  la  sorprenden  desprevenida  por 
completo.  La  primera  actitud  ante  el  saludo  del  ángel  es  una 
reacción  puramente  natural;  María  se  queda  turbada.  Pero  la 
turbación no se impone a Ella de una manera total, ni paraliza toda 
otra  actividad;  antes  se  puso  a  pensar  qué  podrían  significar  tales 
palabras,  a  cuenta  de  qué  podrían  dirigirse  a  Ella  –¡a  Ella 
precisamente!–  tales  elogios,  de  boca,  además,  de  un  ángel.  ¿Qué 
explicación podría tener aquel suceso? 
  
Es  Gabriel,  el  ángel,  quien  se  apresura  a  tranquilizarla, 
desvelando el misterio: va a concebir en su seno, dará a luz un hijo, 
a  quien  pondrá  por  nombre  Jesús;  este  Hijo  será  grande,  se  le 
llamará  Hijo  del  Altísimo  y  Dios  le  dará  el  trono  de  David,  para 
que reine eternamente en la casa de Jacob, y su reino no tendrá fin. 
  
La  Virgen  María,  como  sucedía  a  todos  los  israelitas,  era 
versada  en  la  Escritura.  Desde  niña  había  sido  instruida  en  la 
revelación,  según  costumbre  entre  los  judíos,  y  la  historia 
maravillosa  de  su  pueblo  –el  pueblo  elegido–  le  era  conocida,  así 
como su sentido: iba a desembocar en la plenitud de los tiempos, en 
la  venida  del  Salvador  que  redimiría  a  Israel  de  sus  pecados.  La 



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   73


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad