La Terapia Racional Emotiva Conductual nace a partir de los trabajos pioneros del psicólogo norteamericano Albert Ellis, quien, descontento con los escasos resultados obtenidos con la técnica psicoanalítica decide dar un giro a la Terapia que



Descargar 3.04 Mb.
Página5/17
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño3.04 Mb.
Vistas2108
Descargas6
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   17

Lectura adicional explicativa:

En el proceso de la percepción hemos de considerar, en términos generales, que, si bien, los sentidos captan los estímulos externos, más importante es el papel que ejerce el cerebro para interpretar y dar significado a esos estímulos. Sin la gran especialización del cerebro humano, a lo más que podríamos aspirar sería, al igual que ocurre en los animales inferiores, a reaccionar de forma "semi-automática", según lo considerado vital para nuestra subsistencia, regido básicamente por proveernos de lo necesario para mantener la vida y luchar o huir ante las amenazas externas.

La especialización de nuestro cerebro nos lleva también a que en el proceso perceptivo se seleccione lo que se considera importante para nosotros y se obvia lo que no es. Así, pues, se realiza una primera selección en la percepción. Dicha selección, igualmente, puede ser muy compleja, pudiendo estar determinada por procesos internos, como puede ser un deseo o una consideración ética, por ejemplo.

En el siguiente paso, especialmente humano, realizamos una valoración de lo percibido y seleccionado. Esta valoración puede ser más o menos objetiva o subjetiva, dependiendo de lo que se ajuste a la realidad o esté influida por aspectos muy personales. Ejemplo: "veo un hombre que viene hacia mí", valoración objetiva; "veo un hombre que viene hacia mi, para preguntarme por algo", percepción con rasgos de valoración subjetiva.

En líneas generales, podemos considerar las valoraciones subjetivas con una carga, respecto a nosotros mismos, positiva, negativa o neutra. Ejemplo: "Veo a un hombre que se dirige hacia mi, posiblemente para preguntarme por algo, ya que se encuentra desorientado": valoración subjetiva neutra. "Veo a un hombre que viene hacia mi, para preguntarme por algo, porque me considera una persona entendida": valoración subjetiva positiva. "Veo a un hombre que viene hacia mi, es posible que quiera robarme o aprovecharse de mi, no me debo fiar de los extraños": valoración subjetiva negativa.

Las valoraciones subjetivas no neutrales de un estímulo son las que pueden provocar, en mayor medida, la excitación del sistema nervioso central, transformando la percepción en fuertes emociones y sentimientos, que como tales pueden ser, así mismo, positivos o negativos.    

En la creación actual de la valoración positiva, negativa o neutral pueden influir: ciertas predisposiciones biológicas, anteriores experiencias, educación recibida, influencias culturales en general, etc. Esta valoración subjetiva es la que podemos decir que conforman los pensamientos y creencias (B).

Una vez realizada esta evaluación, que provoca nuestras emociones y sentimientos, determina conductas acordes con ella y con las emociones.

Independientemente de que las valoraciones sean positivas o negativas, se forman creencias que se pueden considerar racionales o irracionales, según se adapten correctamente o no a la realidad y favorezcan o perjudiquen a nuestro desarrollo y sirvan para nuestros intereses. Las creencias irracionales, sean de valoración positiva o negativa, son las que nos causan mayores problemas de adaptación emocionales y conductuales. En el ejemplo anterior es irracional pensar con valoración positiva: "veo un hombre que viene hacia mi, para preguntarme algo, ya que, de alguna manera, tiene que saber que soy excepcional como ser humano y tengo grandes conocimientos y una excelsa amabilidad" (deificación, engrandiosamiento). Las valoraciones subjetivas negativas crean problemas mayores como: miedo excesivo, pánico o angustia, depresión, excesiva demanda de los demás o de uno mismo, baja tolerancia a la frustración, culpabilización excesiva, baja autoaceptación personal.

Las conductas resultantes pueden dar lugar a círculos viciosos que crean más y más pensamientos, emociones y conductas autoderrotistas y por tanto, poco adaptativas. A veces, estas conductas se mantienen a pesar de ser contraproducentes, porque momentáneamente nos libran de una ansiedad a la que no sabemos dar otra salida o porque es la forma de conducta más cómoda o menos costosa; aunque el problema se vuelva a presentar casi de forma indefinida. Es lo que da lugar a las llamadas conductas neuróticas o autoderrotistas: evitación excesiva, adicciones diversas, inhibición o bloqueos afectivos y conductuales, apatía, etc.



Si bien, las nuevas conductas pueden hacernos cambiar la forma como pensamos, la terapia se centra en el cambio de pensamientos distorsionados (no acorde con la realidad o que llevan a una mayor desadaptación o a conductas autoderrotistas), para provocar un comportamiento más constructivo y superar estados de perturbación emocional que nos favorezca también en nuestras conductas posteriores.

APLICACIÓN DEL ABC EMOCIONAL A UN CASO CONCRETO

Hemos considerado este ejemplo sobre un adolescente que toma drogas, algo bastante habitual en nuestra sociedad. Ante dicho problema, los padres o tutores pueden adoptar alguna de las tres posibles interpretaciones: de tipo culpatorias, derrotistas o comprensivas, veamos algunos ejemplos sobre cada una de ellas. Sobre las culpatorias, consideramos estas cuatro posibles líneas de pensamiento:




Para el primer caso, vemos las posibles consecuencias en el aspecto emocional y conductual del pensamiento exculpatorio:


A

ACONTECIMIENTOS

Situación, hechos

“Mi hijo se droga toma heroína, cocaína, pastillas y alcohol”


B

PENSAMIENTOS AUTOMÁTICOS

Posibles interpretaciones

(Ex) Culpatorias

“Esta sociedad está corrompida, los jóvenes se ven abocados a la droga con tanto paro laboral, falta de valores, etc.”

C

CONSECUENCIAS

Emocionales y Conductuales

Emocionales: irritación indefinida hacia las instituciones, sistema, sociedad…

Conductuales: Apoyo a Asociaciones de crítica global al sistema. Crítica a las Instituciones.




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   17


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos