La Terapia Racional Emotiva Conductual nace a partir de los trabajos pioneros del psicólogo norteamericano Albert Ellis, quien, descontento con los escasos resultados obtenidos con la técnica psicoanalítica decide dar un giro a la Terapia que



Descargar 3.04 Mb.
Página1/17
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño3.04 Mb.
Vistas2083
Descargas6
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   17

PENSAR BIEN,



VIVIR MEJOR.

Mediante la Terapia Racional Emotivo-Conductual.

Autor: J. Reguera Baños

León, 2007

INDICE

Introducción………………………………………………………….

3

Un ejemplo de la “filosofía” de la TREC……………………………

8

El ABC de la T.R.E.C. (terapia racional emotivo-conductual)……....

11

Procesos cognitivos…………………………………………………..

17

Aplicación del ABC emocional a un caso concreto…………………

28

Creencias Irracionales de nuestra sociedad…………………………

38

Emociones negativas apropiadas e inapropiadas………………..……

59

Criterios de Salud Mental, según la TREC……………………………

83

Alternativas racionales a cuatro procesos de pensamiento irracional…

107

Distorsiones cognitivas………………………………………………..

110

Aspectos técnicos orientados preferentemente a terapeutas…………..

114

Apéndice I (Superar Círculos Viciosos)………………………………

135

Ejercicios prácticos comentados………………………………………

141

  • Ejercicio de Relajación…………………………………..

141

  • Formulario de Autoayuda………………………………..

149

  • Formulario de autoayuda completado……………………

152

  • Cuestionario sobre actitudes……………………………..

155

  • Test de actitudes generales……………………………….

162

  • Ejercicio sobre Creencias Irracionales…………………...

170

  • ¿Razona Ud. Bien?.............................................................

180

  • Prueba sobre la Ira……………………………………….

185

  • Prueba sobre autoaceptación……………………………

189

Enlaces y Bibliografía recomendada…………………………………

194

INTRODUCCION

A muchas personas, la Terapia Racional Emotivo-Conductual (TREC) no les suena a nada conocido o famoso. Para los estudiantes y Psicólogos actuales si forma parte de una teoría importante de la Psicología de nuestros días. Sobre todo, para los primeros va dedicado este Libro, aunque también para los segundos. Para los no iniciados, se pretende ofrecer una visión general sobre esta corriente psicológica, muy conocida fuera de nuestras fronteras y sobre todo en los Estados Unidos, de donde era natural el principal exponente de la misma: Albert Ellis. Se pretende ofrecer un compendio sobre la TREC, de una forma condensada y clara, lo que se encuentra disperso en los muchos libros y escritos publicados tanto por Albert Ellis como otros autores como Windy Dryden, Leonor Lega, Grieger Russell, Wayne Froggatt o Janet L. Wolfe, por citar solo algunos.

Consideramos que la TREC puede ser de gran ayuda para personas que sufren de diversas afecciones, sobre todo de tipo psíquico-emocional y que tiene claridad y cercanía en sus conceptos respecto a los aspectos cotidianos que nos encontramos en nuestra vida diaria en el tipo de sociedad en que vivimos. Además, puede tener un fin práctico y útil en la construcción social y en la mejora de nuestras relaciones interpersonales.

La TREC se viene desarrollando desde los tempranos años 50-60 del pasado siglo, a partir de los trabajos pioneros de Albert Ellis, quien, descontento con los escasos resultados obtenidos con la práctica psicoanalítica, decide dar un giro a la Terapia que practicaba, creando una terapia más breve, directa y efectiva; con mayor implicación tanto por parte del terapeuta como por parte del cliente y con unas técnicas centradas en la vida actual de éste, no en el pasado; y en la influencia que ejercen los pensamientos y las creencias sobre las emociones y los comportamientos de las personas.

En un primer momento la llamó, simplemente, Terapia Racional, por la influencia en la misma de los aspectos de razonamiento en los procesos de terapia. Ello le granjeó, por autores poco conocedores de la misma y, a veces, con afán de desprestigiar, la desvalorización de la misma, por las “supuestas” connotaciones con la filosofía racional de hace unos siglos. También dio lugar, en otros ambientes, a malinterpretaciones sobre el significado del nombre, ya que algunos lo tacharon de crear una terapia para el tipo “hombre-máquina”, es decir, para un comportamiento regido, en exclusiva, por el raciocinio frío. Por todo ello, decidió cambiar el nombre por el de Terapia Racional Emotiva, para evitar el significado único de filosofía racional, incluyendo aspectos emocionales y, por tanto, de tipo psicológico; y a la vez, también evitar la crítica de terapia fría, sin sentimientos. Posteriormente, por fin, la denominó Terapia Racional Emotivo-Conductual, ya que se considera que, en la terapia, no solamente se producen respuestas de tipo emocional, sino también puede tener consecuencias conductuales, en el más estricto y perceptible sentido de la palabra, por que, en sentido amplio, una emoción, ya es un tipo de “conducta” humana. Se criticó, igualmente, el que las personas llegaran a “domesticar” mecánicamente las emociones o no tener sentimientos, al utilizar tanto los aspectos racionales en la terapia, pero, según Ellis, ocurre más bien todo lo contrario: las personas con salud mental llegarían, utilizando sus procesos racionales, a experimentar emociones más sanas e intensas, evitando en gran medida dejarse arrastrar por emociones y sentimientos que son perturbadores para el desarrollo personal. Por tanto, y como veremos más adelante, la TREC pretende, a través de la buena utilización del pensamiento y el raciocinio, además de las técnicas conductuales, conseguir, no solamente evitar las conductas y emociones insanas, sino también alcanzar un mejor desarrollo personal y una vida más plena y feliz al experimentar emocionas más sanas.

Albert Ellis, ideó la teoría del "ABC" emocional, nombre críptico que sirve para facilitar la labor didáctica y educativa de la que también hace gala. Trató de establecer las principales "Creencias Irracionales" que mayormente compartimos las personas de las sociedades occidentales, bien por educación, tendencias biológicas, influencias sociales etc., y que es conveniente combatir para lograr un mayor desarrollo personal y social. Sobre estos aspectos se tratará más adelante.

Una de las primeras aportaciones de Ellis fue distinguir entre emociones negativas (que no se trata de negarlas) apropiadas y las inapropiadas. Quizá también habría que distinguir entre las emociones positivas apropiadas e inapropiadas, pero de éstas últimas, es posible que existan menos y procuren menos problemas. Tratamos este asunto en un capítulo aparte.

Los teóricos de la TREC también han tratado de "aislar", por así decirlo, los procesos irracionales básicos, proponiendo alternativas racionales a los mismos.

El propio Albert Ellis, en uno de sus más famosos libros recogió lo que consideraba como Criterios básicos de Salud Mental, lo que reproducimos y comentamos por su valor ilustrativo y didáctico en uno de los capítulos.

Referente a las distorsiones cognitivas, diversos autores de Psicología Cognitiva como David Burns, Aaron Beck, el propio Ellis y otros, coinciden en la mayoría de ellas.  Son las causantes, principalmente, de los desajustes emocionales y conductuales.

Básicamente, la Terapia Racional Emotivo-Conductual propone un Cambio de tipo filosófico en la forma de pensar de las personas para comenzar a vivir una vida más plena y feliz. Aunque suena sencillo, esto se consigue solamente con la práctica, el empeño y el trabajo individual, no de forma mágica. Algunas sugerencias se ofrecen en el Debate de Creencias y otras técnicas, a tratar mas adelante.

Finalmente se proponen unos ejercicios prácticos ideados por mí, para realizar a modo de ejemplo. En ningún caso pueden sustituir a una terapia realizada por un profesional, a quien es conveniente acudir en caso de problemas psicológicos de importancia o con fines de mejorar lo que podemos llamar la autoactualización o desarrollo personal.

También se incluyen enlaces, y bibliografía sobre autores cognitivos e Instituciones de Terapia para quienes quieran profundizar en aspectos relacionados con la Psicología Cognitiva. 

Este Libro se realiza con una finalidad didáctica y educativa, básicamente. Se agradece al Dr. Albert Ellis (fallecido ya) la autorización que ha dado al autor de estas páginas (primeramente a través de la página Web http://users.servicios.retecal.es/jureba) para incluir algunas importantes contribuciones realizadas a la Psicología Cognitiva Conductual, como son las Ideas Irracionales, el Formulario para la Práctica de la TREC.; el A B C de las emociones etc. Muchos internautas que visitan mi página web, me agradecen la claridad y la ayuda que les brindo con la misma, tanto legos en la materia, como estudiantes y profesionales. Esto me ha decidido a plasmar por escrito lo que se puede encontrar en la misma y también para aquellas personas, por suerte cada vez menos, que por diversos motivos no pueden acceder fácilmente a las ventajas de la red electrónica mundial.



UN EJEMPLO DE LA "FILOSOFÍA" DE LA TREC:

A veces un sencillo ejercicio nos aclara mucho más un concepto que varias líneas, aunque sean magistralmente escritas, por ello vamos a realizar el siguiente para situarnos en la “filosofía” de la TREC.



Señale una de las opciones que se presentan en la siguiente casilla para ver el estado de ánimo con que se dispone a la lectura de este libro.



¿Que piensa respecto a este Libro? Posibles respuestas:

1.- ¡Qué interesante, a ver que puedo aprender!

2.- ¡Excelente! ¡Es lo que estaba buscando!

3.- ¡De qué ira todo esto! ¡No tengo ni idea!

4.- ¡Bah, Psicólogos! ¡Se creen que lo saben todo!



5.- ¡Seguro que no entiendo nada! ¡Me deprimen estos rollos!





¡Qué interesante, a ver que puedo aprender!

Actitud optimista, de curiosidad e interés, emoción correspondiente de agrado moderado por realizar una actividad que nos interesa y de la que esperamos recompensa (aprendizaje).






¡Excelente! ¡Es lo que estaba buscando!

Actitud muy optimista al encontrar algo que buscábamos o por lo que nos sentimos atraídos. Emoción correspondiente de alegría por el hallazgo de algo agradable o por lo que nos proporciona sintonía intelectual.





¡De qué ira todo esto! ¡No tengo ni idea!

Actitud de expectación, sin saber lo que nos podemos encontrar, aunque con ciertas reticencias sobre la utilidad de lo que tenemos delante. Emoción de sorpresa, con cierta indiferencia ante algo que no conoces y de lo que no tenemos expectativas positivas, ni negativas.





¡Bah, Psicólogos! ¡Se creen que lo saben todo!

Actitud negativa ante lo que nos encontramos, quizá porque tenemos una disposición negativa hacia los psicólogos, bien por experiencias pasadas o por convencimiento personal. Emoción negativa de desagrado o de exasperación correspondiente con la actitud.





¡Seguro que no entiendo nada! ¡Me deprimen estos rollos!

Actitud autopunitiva respecto a las propias capacidades personales, por no entender temas de los que creemos que deberíamos entender. Emoción de autoconmiseración o de depresión por lo que consideramos culpa nuestra.

De acuerdo al ABC de la T.R.E.C., el punto A (Acontecimiento activador) es el hecho de que esté Ud. ante este Libro, independientemente de como ha llegado aquí. El punto B (Creencias, pensamientos) es la elección que Ud. efectúa según las frases que se proponen (lógicamente se pueden tener otros pensamientos distintos); y el punto C (Consecuencias, conductas y emociones) viene representado en este caso por el cambio emocional (en el gráfico) sobre las diversas opciones. También se pueden producir distintas conductas (continuar viendo y leyendo el libro, dejar de leerlo y hacer otra cosa, visionarlo de mala gana etc.). El estado de ánimo con que hacemos las cosas (en gran medida determinado por lo que pensamos -"B"- sobre una situación), hace que nuestro comportamiento sea acorde con el mismo. En el caso ejemplificado; la elección primera hace que veamos el libro con cierta curiosidad y expectación positiva, la segunda con gran entusiasmo (quizá ya conocemos algo sobre el tema y estemos muy interesados), la tercera con curiosidad y sorpresa, la cuarta con espíritu crítico negativo y la última con desgana y apatía, esperando resultados negativos (quizá en este último caso, no se continúa la lectura del libro). 

EL ABC DE LA T.R.E.C. (Terapia Racional Emotivo-Conductual)




Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   17


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos