La tensión esencial de la psicologia social t. IbáÑez introducción



Descargar 32.77 Kb.
Fecha de conversión19.12.2017
Tamaño32.77 Kb.
Vistas96
Descargas0

LA TENSIÓN ESENCIAL DE LA PSICOLOGIA SOCIAL T. IBÁÑEZ

 
Introducción

Los coordinadores de la presente obra, y muy especialmente el profesor Darío Páez, saben perfectamente que la mayoría de las discrepancias epistemológicas que me separan de la mayoría de ellos son, cuanto menos, notables. A tal punto que hemos entablado en más de una ocasión duras polémicas cuyo tono podría incluso esconcertar a públicos escasamente acostumbrados a que se discuta sin los eufemismos y sin los rodeos propios de las discusiones de guante blanco.

Invitándome a comentar este libro sus promotores han roto, por lo tanto, la regla implícita que consiste en ofrecer las páginas introductorias de una obra a alguien que sintoniza suficientemente con las posturas de sus autores para asegurarse de esta forma una presentación complaciente, cuando no laudatoria. Postura valiente, sin duda alguna, pero sobre todo encomiable demostración en la práctica de que su sensibilidad ante la importancia de las cuestiones epistemológicas y su compromiso con la necesidad de abordarlas sin cortapisas van mucho más allá de una mera declaración de principios. Este constituye, pues, un primer aspecto en el que no puedo sino coincidir plenamente con los autores y que me alienta a expresar con total libertad mis posturas.

Empezaré usando esa libertad para manifestar mi disconformidad con ese procedimiento para coartar el debate crítico que consiste en acusar a quienes lo practican sin concesión alguna de ser unos “dinamiteros de canteras ajenas” (curiosa metáfora que proyecta el sentido de la propiedad privada en el campo de la producción intelectual), o de proferir “sandeces históricas”, como se declara en algún capítulo del libro. Y seguiré usando esa misma libertad para decir que estamos ante una obra que cumple excelentemente lo que promete, y que constituye un valioso instrumento de trabajo, no sólo para los estudiantes de Psicología social, sino también para todos aquellos que, sin dejar de estudiar la Psicología social, recibimos dineros a cambio de enseñarla, investigar en su campo o aplicarla.

Aunque hay, naturalmente, diferencias entre los capítulos, cada uno de ellos merecería ser elogiado por algún concepto. El de Deconchy, por ejemplo, por la exhaustividad, finura y rigor con los que desarrolla la problemática de la experimentación sobre sistemas sociales “naturales”; no en vano este autor ha realizado algunas de las mejores investigaciones que se han llevado a cabo en este campo. El de Apodaka y Páez, por la precisión con la que desguazan literalmente los problemas metodológicos planteados por la utilización de los modelos estructurales. El de Páez, Valencia, Morales y Ursúa, por la claridad, el nivel de información y el acierto con el que acometen la tarea de presentar y exponer la problemática de la Psicología social en su conjunto. Este capítulo merece comentario aparte, ya que representa una contribución muy sustancial al conjunto del libro, tanto por su extensión como por su contenido. Su título puede parecer ambicioso, puesto que pretende, nada más y nada menos, que tratar de la “teoría, metateoría y problemas metodológicos” de la disciplina. Sin embargo, su contenido se sitúa a la altura de esa ambición, e incluso la sobrepasa, ofreciéndonos un relato atinado y bien documentado sobre la evolución de la Psicología social a través de los distintos períodos que configuran su desarrollo.

Dicho todo esto, debo añadir inmediatamente que, de haber tenido la envidiable capacidad de trabajo requerida para elaborar un libro que pretendiera, como este, exponer las tensiones cruciales que atraviesa la Psicología social, no hubiera seguido ni el esquema adoptado por los autores, ni el enfoque que han elegido. El resultado final hubiera sido probablemente menos útil y menos interesante para los estudiantes de Psicología social, puesto que se hubiera centrado sobre los problemas generales del conocimiento científico, especialmente en el campo de las ciencias sociales, más que sobre los problemas específicos con los que se enfrenta nuestra disciplina. La razón de esta diferencia de énfasis no es otra que mi convicción de que la tensión principal que marca la Psicología social no es fundamentalmente distinta de la que desgarra actualmente al conocimiento científico como tal, y mi sentimiento de que el futuro de la disciplina depende más de la forma en que se resuelva dicha tensión que de las discusiones acerca de los problemas teóricos y metodológicos propios de la disciplina. Pero bueno, no he elaborado tal libro, ni tengo intenciones de hacerlo, y aunque hubiese sido capaz de hacerlo no dejaría por ello de recomendar vivamente la lectura del presente texto en aras del imprescindible pluralismo de los enfoques.
Lo que sí me gustaría hacer en esta breve introducción no es tanto apuntar las eventuales limitaciones del conjunto de textos que aquí se recogen, como exponer algunas reflexiones sobre ciertos problemas metateóricos que me parecen básicos. Además, puestos a hablar de “limitaciones”, convendría preguntarse: ¿limitaciones, respecto de qué?, ¿limitaciones desde qué perspectiva, en razón de qué criterios? Si se trata de limitaciones perceptibles a partir de criterios “internos” al propio enfoque desarrollado en este libro, no sólo no soy el más indicado para enunciarlas, por carecer probablemente de las competencias necesarias para ello, sino que estoy convencido de que aparecerían bien pocas. Pero si, por el contrario, se trata de indicar las limitaciones perceptibles desde criterios “externos” a los que informan la mayoría de los capítulos de este libro, entonces se podría hablar de una limitación genérica, y es precisamente esa limitación la que me gustaría que intuyese el lector a través de las reflexiones y de los comentarios que intentaré desarrollar a continuación.

A) El sin sentido de las “guerras metodológicas”

Interrogarse sobre las características, sobre el alcance y sobre la validez de los diversos métodos a los que recurren los psicólogos sociales, intentar dilucidar los supuestos básicos sobre los que se sustentan dichos métodos y reflexionar críticamente sobre los problemas que se derivan de esos supuestos, constituye sin duda alguna una exigencia irrenunciable para cualquiera que pretenda investigar con seriedad, o incluso para cualquiera que pretenda conocer la Psicología social. Es obvio que sin esa reflexión no habría forma de saber cuál es la naturaleza de los datos que construye una investigación, ni tampoco se podría valorar el corpus de conocimientos que integran una disciplina. Pero la legítima preocupación por el método no debe transformarse en el árbol que esconde el bosque.

Todos sabemos que hubo un tiempo en que se afirmaba con plena seguridad que la validez de los conocimientos científicos resultaba pura y simplemente de la correcta aplicación del método adecuado. Y el método se consideraba adecuado si garantizaba “la objetividad” de los datos absteniéndose de interferir en sus características básicas. Simple instrumento, su neutralidad intrínseca se daba por supuesta, o bastaba con que se pudiera sospechar de ella para que el método quedase invalidado, invalidando a su vez resultados alcanzados.

Más tarde, se osciló hacia el polo opuesto, y se afirmó, con la misma seguridad, que ningún método podía ser considerado como neutro puesto que todos ellos presuponían una teoría, o un conjunto de teorías que posibilitaban justamente que su construcción. Se decía que un método no constituía sino la concreción instrumental de una teoría, o, más sugestivamente aún, que todo método era una teoría en actos. En consecuencia, los datos construidos mediante el recurso a un determinado método valían lo que valía la teoría inscrita en el propio método.

Lo curioso es que ambas posturas, por muy contrapuestas que parezcan, desembocan en el mismo resultado, es decir en la fetichización o la hipostasia del método. En un caso, porque de él dependía la validez de los datos, y en el otro, porque dicha validez dependía de las teorías que sustentaban el método. En ambos casos, la propia lógica de la postura mantenida conducía a proscribir determinados métodos, descalificando los conocimientos producidos con su ayuda, y a prescribir los métodos que autorizaban la producción de conocimientos válidos. El sectarismo metodológico estaba servido, sólo quedaba afiliarse al correspondiente club metodológico.

Se considera a veces que quienes nos situamos en una postura crítica (o incluso “hipercrítica”, al decir de algunos), frente a la sociología social estándar y frente a los dispositivos que esta utiliza para construir conocimientos científicos, nos dedicamos a lanzar anatemas contra los métodos de producción y análisis de datos que llenan la “caja de herramientas” de los investigadores “ortodoxos”. Esto no es así en absoluto. No hay que confundir el hecho de rechazar la imposición de una determinada metodología, sea cual sea, como la única válida, y el hecho de rechazar específicamente esa metodología. ¿La experimentación de laboratorio?, ¿por qué no? ¿Las encuestas estandarizadas?, ¿por qué no? ¿Los métodos estructurales? ¿Por qué no? De hecho, es fundamentalmente el problema que se quiere resolver lo que debe orientar la elección del método.

Es precisamente cuando se deja de hipostasiar el método y se abandona la creencia de que es el método el que garantiza la validez del conocimiento, cuando se recobra la “libertad metodológica”, la “tolerancia metodológica”, y se puede afirmar tranquilamente que “todo vale” (¡siempre que el interlocutor entienda lo que se quiere decir con esta expresión y no pretenda caricaturizarla!). El problema del método pasa a constituir una cuestión secundaria, ciertamente interesante pero que no justifica ningún “militantismo metodológico”.

Esta “desmovilización metodológica” no debe preocuparnos, ya que la naturaleza del conocimiento producido por un investigador no depende tanto del método que haya utilizado, ni siquiera de la teoría que haya adoptado, como de la metateoría que haya sustentado su actividad investigadora. En efecto, un post-empiricista puede eventualmente recurrir a los métodos más habitualmente asociados con el positivismo, y sin embargo sus formulaciones siempre serán distintas de las que pueda establecer un positivista. Asimismo, aunque un positivista utilice los llamados métodos “emergentes” que rompen con su tradición metodológica, sus conclusiones no dejarán de enmarcarse en los límites de los saberes positivos. Por decirlo con términos quizás desfasados, el conocimiento científico está “infraestructurado” por el método utilizado y por las teorías empleadas, dependiendo esencialmente de los postulados metateóricos que lo informan. Son precisamente esos postulados los que deberían merecer la atención prioritaria de quienes se preocupan por el rumbo de la Psicología social. Porque, si bien es cierto que los datos están “sobredeterminados por las teorías que se utilizan para producirlos e interpretarlos, también es cierto que los conocimientos científicos (es decir, los conjuntos de datos empíricos y/o los conjuntos de constructos conceptuales producidos y articulados entre sí por proposiciones teóricas y cuya validez es aceptada por la comunidad científica) están a su vez sobredeterminados por elementos metateóricos.


B) Hermenéutica, reflexividad e historicidad 

Ni los datos son nunca “puros”, puesto que son suscitados parcialmente por elementos teóricos y conceptuales que parecen limitarse a hacerlos “visibles”, pero que en realidad los instituyen en cuanto que datos, ni tampoco “hablan” nunca por sí solos, puesto que lo que “dicen” depende siempre de las teorías a las que se recurre para interpretarlos.

Hubo un tiempo en que el investigador pensaba estar obrando con plena legitimidad cuando nos remitía, sin más, a la “evidencia” proporcionada directamente por los datos. Pero esto se debía al hecho de que aún no se había detectado la sutil operación de ventriloquia que prestaba voz a los datos. Es obvio, en efecto, que se necesitan conceptos para pensar los datos y que los conceptos son producciones teóricas particulares insertadas en amplios sistemas de ideas, saberes y teorías generales que les dan sentido. Lo que también debería ser obvio, pero que no siempre se toma en cuenta, es que los conceptos y las teorías se expresan siempre, en última instancia, recurriendo al lenguaje natural. Aunque se esté operando mediante el más estricto formalismo matemático, siempre se tiene que recurrir en un momento u otro a la inescapable “vaguedad” del lenguaje natural para expresar lo que se está haciendo, entenderlo y darlo a entender, así como para comprender las implicaciones de los resultados alcanzados. La dimensión hermenéutica atraviesa, de esta forma, no solamente las operaciones de las ciencias sociales, sino las operaciones de toda ciencia, tal y como lo apuntaba sabiamente Hans Georg Gadamer.

No hay, por una parte, unas ciencias que deban recurrir a la hermenéutica (las ciencias sociales), y, por otra parte, unas ciencias que puedan escapar de esa exigencia (las ciencias naturales), sino que la interpretación atraviesa todas las ciencias. Y la interpretación, toda interpretación, opera con conceptos que requieren el lenguaje natural para poder ser pensados, transmitidos y entendidos. No hay, por lo tanto, ningún “afuera” del lenguaje, tal y como lo apuntaba, también de forma sabia, Ludwig Wittgenstein. Esta imposibilidad de “salir” del lenguaje abre de par en par las puertas del conocimiento científico a la masiva irrupción de las características básicas que marcan al lenguaje natural: papel de las convenciones lingüísticas más o menos transitorias y siempre contingentes, tendencia a la reificación de lo nombrado, presencia de presupuestos esencialistas, dependencia de las contingencias culturales dominantes, etc.

En tanto que una de las funciones de las ciencias sociales consiste precisamente en indagar los procesos de producción de significados (procesos que siempre son sociales), y en poner al desnudo los implícitos culturales que se esconden tras lo que “ las trampas del lenguaje” nos incitan a aceptar como propiedades universales y como “categorías ahistóricas, es fácil comprender que las ciencias sociales se hallan en disposición de ayudar al propio desarrollo de las ciencias naturales, en lugar de autocastrarse tontamente practicando una estéril mimesis de esas ciencias. Pero, claro, para poder asumir esa posición, en cierto sentido privilegiada, de las ciencias sociales, es preciso aceptar dos cosas.

En primer lugar, que el conocimiento científico (y la propia racionalidad científica) constituye un fenómeno plenamente social, marcado, por tanto, por la historicidad y por la contingencia propia de todas las prácticas humanas. Esto implica rebajar la ciencia al rango de una simple práctica social entre otras, sin duda de suma importancia para lo que afecta a nuestra vida cotidiana, pero carente de cualquier privilegio que le autorice a recibir un tratamiento especial por parte del análisis social. La nueva sociología del conocimiento científico ha entendido perfectamente este extremo y ha empezado a obrar en consecuencia lanzando una cruda mirada desmitificadora sobre las prácticas científicas.

En segundo lugar, es necesario aceptar que las propias ciencias sociales, y en especial la Psicología social, deben girar hacia sí mismas las armas de la crítica, considerándose a si mismas como objetos “ordinarios” del análisis social y como meras prácticas sociales que deben ser investigadas sin miramientos particulares. Esto significa sencillamente que la Psicología social debe proceder a una constante deconstrucción de todos los supuestos acríticamente asumidos que infiltran de forma subrepticia sus conceptualizaciones, sus teorías y sus procedimientos.

En cierto sentido, se puede decir que la Psicología social, al igual que todas las ciencias sociales, forma parte de sí misma y pertenece al tipo de clases que son miembro de ellas mismas. En efecto, la Psicología social, en cuanto constituye plenamente un fenómeno social anclado en un conjunto de prácticas sociales, pasa a constituir como tal un simple objeto más dentro del conjunto de objetos que pertenecen a su propio campo de investigación. Se difumina, de esta forma, la clásica distinción propia de la disciplina (despectivamente calificados de meros “epistemólogos sociales”) y quienes se centran sobre el análisis de otros objetos sociales (positivamente considerados como “auténticos científicos”). Es más , en al medida en que los conocimientos elaborados por la Psicología social incorporan necesariamente los supuestos inscritos en las convenciones lingüísticas de la época en que se formulan, es preciso practicar sobre ellos al mismo esfuerzo investigador que la Psicología social practica sobre otros productos de su propio tiempo. En otras palabras, el carácter reflexivo de las ciencias sociales debe ser asumido con todas sus consecuencias si se quiere investigar con un mínimo de seriedad.

Hermenéutica y reflexividad nos llevan a recalcar otra dimensión que difícilmente se puede obviar cuando nos interrogamos tanto sobre la problemática del conocimiento psicosocial como sobre la naturaleza de los objetos que investiga: me estoy refiriendo, por supuesto, a la historicidad.

No es difícil conseguir el consenso de todos los científicos sociales sobre el carácter necesariamente histórico de cualquier fenómeno social. Pero mucho más difícil es ponerse de acuerdo sobre las implicaciones de dicha característica y, sobre todo, conseguir que el reconocimiento de la historicidad de lo social no se quede en una mera declaración carente de incidencia alguna sobre las prácticas investigadoras. Sin embargo, el hecho de que todo aquello que es histórico sea necesariamente contingente, concreto particular, e inseparable de sus condiciones de producción, imprime unas características particulares a las ciencias (puesto que, sociales o no, estas no dejan de ser, todas ellas, producciones sociales, y por lo tanto, históricas), y a los objetos sociales (y sólo a ellos, puesto que los objetos “naturales”, en el caso de que existiera tal cosa, son temporales pero no históricos). Estas características revisten una particular importancia en el caso de las ciencias sociales, ya que estas últimas presentan la doble condición de ser fenómenos históricos que versan sobre fenómenos históricos. Para no excederme en la extensión de este texto, me limitaré a subrayar dos de las implicaciones que resultan de la historicidad constitutiva, o intrínseca, de lo social. 

En primer lugar, las propiedades presentes de los objetos sociales, en tanto que son objetos históricos, no son desligables del proceso que los ha constituido y no pueden ser explicados sin hacer referencia a ese proceso. En la medida en que son objetos contingentes, sus propiedades y su existencia actual guardan una relación directa con las prácticas que los constituyeron y con el contexto histórico en el que se desarrollaron esas prácticas; contexto que incluye tanto las prácticas contra las cuales se forjaron aquellas que triunfaron, como las prácticas al lado de las cuales estas se desarrollaron pero que no consiguieron afianzarse hasta el presente. La memoria de su genealogía está inscrita en las propiedades actuales de los objetos sociales, y no se puede prescindir de ellas cuando se pretende dilucidar esas propiedades. Esto significa, entre otras cosas, que la Psicología social debe autodefinirse como una ciencia histórica y adecuar en consecuencia sus procedimientos de investigación.

En segundo lugar, la historicidad de los objetos sociales implica que ninguno de ellos puede considerarse como una instanciación particular de un fenómeno más general, sino que cada objeto es siempre particular y concreto, producto de unas prácticas y de unos contextos que siempre son específicos (lo cual no significa, por supuesto, que no pueda haber multiplicidad de reproducciones, réplicas o instanciaciones de un objeto determinado; el criterio de unicidad se refiere al objeto en tanto que tal, no a sus expresiones sociales. Así, por ejemplo, millones de personas reproducen el rito casamiento católico, pero el casamiento católico es un objeto particular, comprensible tan sólo en tanto que producto de unas prácticas sociales y de unos contextos sociales específicos que lo hicieron posible y que lo mantienen. La consecuencia del carácter siempre particular y concreto de los objetos sociales es que no pueden ser investigados desde unos postulados que pretendan trascender sus contenidos específicos y desembocar en formulaciones legaliformes (salvo, claro está, que se esté dispuesto a vaciarlos de toda dimensión propiamente social). Esto significa que la Psicología social debe asumir que los contenidos son propiamente formativos de los procesos sociales, que los fenómenos sociales son contentladden, es decir ,dependientes de su contenido, y adecuar en consecuencia, aquí también, sus procedimientos de investigación.


C) El carácter “productivo” de las ciencias sociales

Después de que Michel Foucault diera a conocer sus brillantes análisis, quedó claro que para muchos de nosotros en qué sentido se podía afirmar que el poder y el saber están íntimamente relacionados, y por qué se podía declarar que no existe entre ellos ninguna relación de exterioridad. Es en ese mismo sentido en el que también se puede afirmar que los conocimientos de las ciencias sociales son intrínsecamente productivos. No es posible construir conocimientos científicos sobre lo social sin que estos produzcan a su vez efectos sociales (siempre, claro está, que dichos conocimientos alcancen el suficiente grado de aceptación y de divulgación social).

Kenneth Gergen ha argumentado de forma suficientemente convincente esta cuestión para que no sea preciso redundar aquí sobre ella; tan sólo apostillaré que se trata de una consecuencia lógica de la naturaleza parcialmente simbólica de la “realidad” social. En efecto, dicha “realidad” es sensible a nuestras producciones simbólicas, y muy particularmente a las representaciones que nos forjamos acerca de ellas, en al medida en que parte de las características de la “realidad” social están mediatizadas por los significados que les atribuimos. La consecuencia de esta sensibilidad es clara: cualquier modificación de nuestra forma de “ver” la “realidad” social es susceptible de modificarla. 

Si esto es efectivamente así, entonces debemos admitir que cualquier científico social que sea realmente eficaz en tanto que científico, es decir, que produzca conocimientos ampliamente reconocidos y que aporte efectivamente algo a su campo de especialidad, está actuando ineludiblemente como agente político capaz de incidir, poco o mucho, a más corto o largo plazo, sobre la “realidad” social, puesto que modifica nuestra forma de entenderla.

Existe, por lo tanto, una doble razón que impide considerar el conocimiento construido por los psicólogos sociales como “aséptico”, “neutral” y “objetivo”. En primer lugar, tal y como hemos visto anteriormente, está hecho de que los supuestos socioculturales que se hallan inscritos en nuestro entramado conceptual y en nuestro lenguaje intervienen necesariamente en la construcción de dichos conocimientos (como muy bien ha visto Gadamer, ningún conocimiento sería comprensible si no fuera porque incorpora los pre-juicios de su época). En segundo lugar, está el hecho de que, o bien ese conocimiento es vano e intranscendente, o bien es imposible que no revierta sobre los objetos que pretende dilucidar, modificándolos en una u otra dirección.

El carácter necesariamente politizado del conocimiento social, en el doble sentido de que induce modificaciones y de que incorpora (y por lo tanto, reproduce) creencias socialmente instituidas, implica que no se puede conducir un debate sobre los aspectos “problemáticos” del conocimiento producido por las ciencias sociales haciendo “como si” se tratase de cuestiones puramente epistemológicas, metodológicas, o incluso técnicas. Y no creo que sea bueno incitar a pensar que sólo se trata de eso. Las cuestiones axiológicas, normativas, y en definitiva políticas, forman parte “internamente” (valga la redundancia enfatizadora) de los problemas analizados. ¡Y esto debe aparecer explícitamente como tal!

Constituye plena responsabilidad del investigador elegir sus objetos de estudio, sus procedimientos de investigación, el tipo de conocimiento que quiere construir e incluso los resultados que finalmente divulgará, recurriendo para ello a los criterios políticos que considere legítimos. Pero que no se nos acuse de promover un nuevo “Lyssenkismo”. Cada cual puede participar de las opciones políticas que considere las más convincentes, pero nadie puede escudarse detrás de la ingenua afirmación de que se limita a investigar “las cosas tal y como son” y a “presentar” sin más los resultados que ha “encontrado”. Dicha imposibilidad nace sencillamente del propio hecho de que nadie puede interrogar asépticamente la “realidad” y transmitir de manera neutra la respuesta aportada supuestamente por la propia realidad ante su hábil cuestionamiento. Si no hay conocimientos que se encuentren exentos de valores, entonces se torna legítimo elegir los conocimientos recurriendo también a criterios normativos.

Que no se nos acuse tampoco de insinuar que todas las descripciones, o las explicaciones de la “realidad”, son equivalentes, y de dar a entender que podemos elegir, por lo tanto, aquella que más nos apetece en función de nuestras opciones políticas. No podemos hacerlo. O mejor dicho, si “podemos” hacerlo, pero deberemos convencer a los demás de que esa descripción de es de recibo, y ocurre que “los demás” suelen participar de esa cosas que denominamos “la racionalidad” (científica o no) , lo cual limita drásticamente la arbitrariedad de nuestras elecciones.

El carácter productivo delos conocimientos construidos exitosamente por los científicos sociales nos conduce nuevamente a la necesidad (epistemológica y política) de cuestionar sistemáticamente los conceptos y los métodos que utilizamos para su elaboración, y la exigencia de “deconstruir” permanentemente esos conocimientos para evidenciar los supuestos que los infiltran inadvertidamente , así como los efectos sociales que se desprenden de dichos supuestos. Sin embargo, el propio hecho de discutir las cuestiones epistemológicas separadamente de las cuestiones normativas contribuye precisamente a enmascarar el alcance siempre “productivo” del saber psicosocial.

No sería muy coherente por mi parte desarrollar el punto de vista que estoy exponiendo y pretender que se trata de un punto de vista inspirado en consideraciones metateórica. Hay, efectivamente, un conjunto de motivaciones 


políticas que acompañan esas consideraciones y que deberían ser explicadas por pura exigencia de coherencia. Digamos, para ser breves, que la postura política que impulsa ese tipo de análisis tiene como eje principal el de combatir los efectos del poder que emanan de la retórica de la verdad científica y que han instituido a la “razón científica” como el nuevo principio trascendente al que los seres humanos deben plena sumisión. No se trata, por supuesto, de volver a las “retóricas de la verdad” que precedieron a los tiempos de la ilustración, pero sí se trata de poner de manifiesto que la encomiable lucha emprendida por la ideología de la ilustración contra el oscurantismo, la arbitrariedad y el totalitarismo, ha conducido a la creación de un nuevo dispositivo de poder que no merece más aprecio que los anteriores. En definitiva, se trata de situar en el ámbito de las decisiones simplemente humanas unos criterios legisladores de la verdad que pretenden situarse más allá de la contingencia que les es propia. Con ello se pretende minar los fundamentos de los “principios de autoridad” (especialmente del más potente de estos principios en la actualidad: la autoridad de la razón científica) y contribuir a ensanchar, de esa forma, el uso de la libertad.

D) La “des-disciplinación” de la Psicología social

Todos sabemos que, si bien es cierto que la Psicología social no arranca desde un punto de origen especificable (pero ningún objeto social tiene semejante punto de origen), también lo es que dicha disciplina se fragua a lo largo de un período histórico que se presenta como más o menos dilatado según el concepto que se tenga de la Psicología social. Ahora bien, ni la Psicología social estaba preinscrita en lugar alguno, aguardando el momento de su lento y progresivo descubrimiento, ni su existencia actual resulta de necesidad alguna, ni, por fin, cabe considerar que esta disciplina constituye el desenlace anunciado de un proceso que tendía, teleológicamente, a su realización. De hecho, la Psicología social es el producto contingente de una historia que muy bien hubiera podido ser otra.

La fragmentación de la ciencia social que dio lugar a la autonomización de la Psicología social, entre otras disciplinas, como cuerpo de saberes específicos, se produjo como resultado de unas prácticas científicas fuertemente inspiradas por el credo positivista entonces dominante, y de unas condiciones sociopolíticas basadas en la maximización de los beneficios económicos. No hay ninguna lógica interna al propio proceso que nos lleve a mejorar nuestra inteligencia de lo social, que exija la existencia de una Psicología social en tanto que disciplina diferenciada. 

Por supuesto, muchos de nosotros tenemos intereses corporativos, más o menos consolidados, que nos hacen desear el mantenimiento de la Psicología social, y que nos incitan a obrar para su expansión académica. Además, la propia dinámica de la relación “poder/saber” actúa para conseguir que, una vez instituida, cualquier disciplina tienda a perpetuarse, y a expandirse (a la vez que origina el nacimiento de nuevas disciplinas que brotan de su seno y emprenden una existencia autónoma: véase actualmente la Psicología política,ambiental, jurídica, etc.). Pero, a pesar de todo ello, no deberíamos hacer oído sordo frente a la razonable argumentación que propugna una recomposición de la ciencia social en pos de una mejor comprensión de los fenómenos sociales.

Para ser consecuentes con lo que constituye en definitiva nuestra única legitimación en tanto trabajadores intelectuales, es decir, la voluntad de contribuir al conocimiento de la “realidad” social, quizá debiéramos luchar a contracorriente, desestabilizando las fronteras disciplinares, y obrando para la superación de este producto social circunstancial que es la propia Psicología social. Paradójicamente, esta actitud representa quizás la mejor muestra de fidelidad a lo que constituye en definitiva la “razón de ser” autoproclamada de la disciplina en la que estamos ubicados.

Después de tan breve, e impresionista, introducción, que se ha limitado a esbozar algunas pinceladas con el ánimo de sugerir más que de intentar demostrar, no cabe por supuesto plantear conclusión alguna. Sin embargo, plagiando descaradamente un título afortunado de Thomas Kuhn, me gustaría recalcar que, en última instancia, la tensión esencial de la Psicología social contemporánea no es otra que la que se establece entre:


-Permanecer afincados en los esquemas del “ideal de inteligibilidad” que han guiado a la ciencia durante los tres últimos siglos, y que ha imprimido fuertemente su marca en la Psicología social estándar,


-o, por el contrario, proceder, simultáneamente, a una incesante deconstrucción crítica de los supuestos básicos que conforman dicho “ideal de inteligibilidad”, y a la construcción de un nuevo concepto de la ciencia, radicalmente post-empiricista, o, más generalmente, radicalmente post-moderno.

Ese es, a mi entender, el debate crucial que convendría potenciar y desarrollar con rigor para esclarecer la problemática de fondo con la que se enfrenta actualmente la Psicología social. Las demás cuestiones no pasan, en 


este contexto, de constituir problemas relativamente accesorios, aunque merecedores, por supuesto, de atención crítica. En este sentido, el libro que el lector tiene entre sus manos en este preciso momento constituye un excelente punto de partida, y una excelente aportación para adentrarse en las dificultades, pero también en los placeres, del pensamiento crítico.

Ya para terminar, me permitiré proponer al lector una pequeña “caja de herramientas” bibliográfica que puede ayudarle, por lo menos así lo espero, a profundizar en el cuestionamiento crítico de muchas de las “evidencias recibidas”, incluidas las que se han deslizado en mi discurso.



BIBLIOGRAFÍA

BERNSTEIN, J.R.: Beyond Objetivism and relativism, oxford, Basil Blackwell


BHAASKR, R: Reclaiming Reality, Londres, Verso. 
BILLIG, M: Arguing and thinking: A rethorical Approach to Social Psychology Cambridge.
FEYERABEND, P:Farewell to Reason, Londres Verso.
GADAMER,H.G.: Verité et méthode. Les grandes lignes d’une herméneutique philosophique, Paris, Seuil.
GERGEN,K: Towards transformation in Social knowledge, Nueva York, Springer.
IBÁÑEZ,T: El conocimiento de la Realidad Social, Barcelona, Sendai.
KNORR-CETINA,K.D. The manufacture of knowledge. An essay on the constructivist and contextual Nature of Science. Oxford, Pergamon.
LATOUR, B:Science in action, Milton Keynes, Open university Press.
LAWSON, H ,y APPIGNANESSI,L: Dismantling Truth. Reality in the Post-modern world, Londres, Widenfelds
MANICAS, P.T.: A history and philosophy of the social psychology,.
PARKER, I. Deconstructing Social Psychology, Londres Routledge
PRIGOGINE,I : La nouvelle alliance, Paris, Gallimard.
PUTNAM,J: Representation and Reality, cambridge, The Mit press.
RORTY, R: Philosophy and the Mirror of nature, Princeton, Princeton University Press.
SHOTTER, Knowing of the third kind, Utrech, Isor.
SIMONS, H. W.. The Rethorical Turn, Chicago, The University of Chicago Press.
WITTGENSTEIN, L: Philosophische Untersuchungen, Flache, Wien.
WOOLGAR, S: Science: The very idea Londres, Ellis Ahrwood.

Se agradece la donación de la presente obra, a la Cátedra de Informática y Relaciones Sociales de la Facultad de Ciencias Sociales, de la Universidad de Buenos Aires, Argentina.



http://www.hipersociologia.org.ar/base.html


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos