La sordomudez


Infecciones: encefalitis, meningitis cerebrospinal, rubéola, sífilis, otitis, tuberculosis, parotiditis, zoster, toxoplasmosis. Ototóxicos



Descargar 188.62 Kb.
Página2/2
Fecha de conversión12.12.2018
Tamaño188.62 Kb.
Vistas58
Descargas0
1   2

Infecciones: encefalitis, meningitis cerebrospinal, rubéola, sífilis, otitis, tuberculosis, parotiditis, zoster, toxoplasmosis.

  • Ototóxicos: estrectomicina y derivados, kanamicina, neomicina, otros tóxicos.

  • Traumatismos

  • Otras causas: ictericia neonatorium, consanguineidad, bocio, anoxia, epilepsia, otosclerosis, electroquímica.

    De entre las diversas causas que pueden producir sordera, pueden destacarse las siguientes:

    1. Tapón de cerumen.

     

    La cera o cerumen es elaborado por unas glándulas situadas en el canal del oído externo, y sirve para limpiar y humectar este canal. La cantidad de cera producida varía mucho de una persona a otra, por lo que en algunos casos el cerumen bloquea el canal formando un tapón que causa una sensación de molestias en el oído, sordera parcial o zumbidos ocasionales y, dolores y vértigo. 



    2. Otitis 

    La otitis es una infección que puede afectar tanto al oído medio como al externo, aunque está motivada por diferentes causas. 

    La otitis externa es una infección del canal auditivo en un grano o un absceso, o bien puede estar generalizada, afectando toda la mucosa del canal. Es común que se origine después de bañarse. También puede ser consecuencia de rascarse, de manipularse de forma repetida el oído o ser debida a la presencia de algún cuerpo extraño, como un insecto. 

    Los síntomas consisten en irrigación, dolor y a veces secreción; puede existir una pérdida leve de la audición. 

    La otitis media aguda es una infección vírica o bacteriana que afecta la cavidad del oído medio, por lo que la trompa de Eustaquio se inflama y queda bloqueada; cuando la infección es bacteriana se forma pus. También se presenta fiebre, dolor y pérdida de la audición y, en este caso, debe tratarse sin demora, ya que existe el peligro de que se convierta en crónica, con la pérdida de la audición y el daño irreversible que conlleva. 

    Si, en cambio, la infección es vírica, se cura sola, generalmente en unos días. Esta dolencia se desarrolla, en muchos casos, después de una infección de la nariz o de la garganta y es muy frecuente entre la población infantil. 

     

    3. Rotura del tímpano 

    La causa más frecuente de perforación del tímpano es la otitis, aunque también puede ocurrir por traumatismos, al efectuar la limpieza del oído con objetos punzantes, por una fractura de cráneo o incluso por una bofetada fuerte. Los síntomas son el dolor intenso, la pérdida parcial de la audición y, en algunos casos, una hemorragia leve; es importante consultar al médico ante estos síntomas, ya que existe el riesgo de que se infecte el oído medio. 

    El tratamiento se basa en la administración de antibióticos y analgésicos, y la cura se produce de forma natural en unas dos semanas.

    4. Sordera ocupacional

    La exposición prolongada a los ruidos fuertes, de 80 decibelios o más, puede lesionar la cóclea, o parte más interna del oído. Esto tiene como consecuencia cierta pérdida de la capacidad auditiva, causada por lesiones de la cóclea, es irreversible, por eso es fundamental la prevención. Aquellas personas que están expuestas a niveles peligrosos de ruidos deben usar protectores adecuados. 



    • Sorderas adquiridas postnatales:

    Es la producida por lesión infectiva, tóxica o traumática bilateral (ambos oídos) sobre el órgano del oído después del nacimiento.

    • Sordera de origen desconocido:

    Aproximadamente en un tercio de las personas sordas el origen de su sordera no ha podido ser diagnosticado con exactitud.

    • Síntomas

    • Síntomas auditivos

    El lactante que es total o profundamente sordo desde el nacimiento, expresa sus emociones de la misma manera que un niño con oído normal. Por ello sus padres o parientes tardan en darse cuenta de su sordera.

    Se dice que el desarrollo intelectual del niño sordo tiene un retraso de dos o cinco años respecto a la edad natural. Lo más afectado es el pensamiento abstracto, el razonamiento lógico, la simbolización, el cálculo, las clasificaciones y todo lo que requiera un lenguaje interior. A todo ello a contribuido la tardía escolarización del niño sordo y la poca estimulación por parte de la familia. La pronta estimulación mental y sensorial ayuda mucho a impulsar las capacidades del niño y a desarrollar una competencia cognitiva semejante a la del oyente.

    Los niños con sordera tendrán menor respuesta, o ninguna, al sonido, y pueden presentar un retraso en el desarrollo normal del lenguaje, que aproximadamente sería:


    • Recién nacido: debe sobrecogerse (mover las cuatro extremidades) y abrir los ojos ampliamente en respuesta a un ruido repentino y fuerte, como un portazo.

    • Bebé de 4-5 meses: debe reconocer la voz de los padres sonriendo o dejando de llorar, y mover la cabeza y los ojos en la dirección del hablante.

    • Bebé de 7-8 meses: debe girar la cabeza y el cuerpo rápidamente hacia la voz de sus padres y sonidos como el timbre del teléfono, sentirse a gusto cuando le hablan y responder él haciendo más ruido.

    • Bebé de 10-12 meses: responde como antes, pero también escucha sonidos familiares y balbuceará alto. Puede también repetir una o dos sílabas dichas a un nivel normal, como "mamá".

    • Niño entre 1 y 2 años: debe desarrollar las respuestas a instrucciones habladas. Debe decir palabras simples claramente a los padres, como papá, mamá, etc. Reacciona a su nombre.

    • Niño de 2 o más años: debe empezar a unir dos palabras como "papá casa".

    Si alguna de estas respuestas no aparece, se debe comprobar la audición del niño. Usualmente un niño sordo se asustará en la oscuridad y comenzará a llorar.

    Los síntomas que requieren remitirlo a un especialista incluyen:



    • El niño no responde a la voz de los padres y los ruidos ambientales.

    • El niño no produce ningún sonido de balbuceo.

    • El niño solamente responde cuando puede ver la cara de quien le habla.

    Si se diagnostica que el niño padece pérdida auditiva permanente, su especialista puede llevar a cabo investigaciones para saber la causa de la hipoacusia y excluir otras enfermedades asociadas.

    • Diagnostico y tratamiento de la pérdida auditiva en los niños

    Normalmente, a los bebés que pertenecen a un grupo de riesgo de padecer sordera se les hará una prueba al nacer.

    En mayo 2003, en España, se inició un programa de detección precoz de la hipoacusia y consistía en:



    • La detección precoz de la hipoacusia durante el primer mes de vida mediante cribado universal a todos los niños, sean o no de riesgo.

    • El acceso a la fase de diagnóstico a los tres meses como máximo.

    • El acceso al tratamiento en un máximo de seis meses y el seguimiento de todos los casos afectados.

    La pérdida auditiva en los bebés y los niños se valorará haciendo una historia del comportamiento auditivo y del desarrollo del lenguaje a través de los padres. Se examinará al niño y se hará un examen auditivo.

    • Tratamiento protésico:

    -Implantes cocleares: Un número muy pequeño de niños no obtendrán ningún beneficio con el uso de prótesis y puede ser apropiada una operación para colocar un implante coclear, ya que mejoran la habilidad analítica e incrementan el aprendizaje del lenguaje. Los candidatos son niños entre los 2 y los 17 años, sordos profundos neurosensoriales bilaterales.

    • Síntomas Psicológicos

    El oído es un sentido que nos da relación de distancia, comunicación y sociabilidad, ya que este nos permite estar informado de la realidad que nos rodea, es un sentido de sobrevivencia, de la alerta y de la comunicación.

    El aislamiento que puede sufrir una persona por la incapacidad de establecer un contacto libre y normal con otros seres humanos, es una enorme barrera para su total participación en la vida, lo que en muchos casos produce grandes frustraciones.



    • Incomunicación con el mundo exterior

    Al no oír, hay muchas cosas por las que no puede reaccionar y los demás si, esto pueda hacer que se sienta abandonado al no entender las reacciones de los demás. Esta incomunicación lleva frecuentemente a acrecentar un sentimiento de soledad. Todo esto aumenta el deseo de comunicación social que toda persona posee.

    • Problemas de Atención

    La persona oyente, aunque no mire, está escuchando de fondo pero, la persona sorda no dispone de esta fuente de información, por esto interrumpe sus actividades para controlar el ambiente de forma visual. Esto es lo que produce la falta de atención, ya que tiene que centrarse en otras cosas aparte de sus deberes.

    Todo niño se enriquece con lo que ocurre a su alrededor, a través del sonido, las voces, el diálogo, las conversaciones en familia, etc. Como la persona sorda se encuentra aislada en su entorno, presenta una mayor inmadurez de experiencias y cultura. Al carecer de audición no podrá llegar a dominar la realidad como otro que oye.

    • Acentuada Afectividad

    En general, el sordo presenta una acentuada afectividad, por su situación de dependencia, aislamiento, dificultad de comunicación y de relaciones sociales en que lo sitúa su falta de audición. Tiene mayor necesidad de amor, amistad, aprecio y consideración, una acentuada sensibilidad a los roces con el medio que lo rodea, es más vulnerable a las emociones, por lo que se afecta con mayor frecuencia e intensidad.
    Desde el punto de vista del desarrollo emocional, la falta de audición interfiere las condiciones de proximidad, y la facultad de identificar los sentimientos claramente.

    • Mayor dependencia

    Es en la comunicación donde queda de manifiesto su gran dependencia. El interlocutor deberá hablar más lento, situarse con la luz de frente, vocalizar bien, etc. Es por esto que dependerá de la voluntad y paciencia del que habla.
    Permanentemente la falta de comprensión del mensaje, le obliga a solicitar su repetición. En algunas ocasiones requerirá de intermediario, como cuando necesite hablar por teléfono.

    • Agresividad, Brusquedad

    Su limitación en el plano de la comunicación lo llevará en múltiples situaciones, a no comprender y a no ser comprendido, produciéndole frustraciones. Por ello mostrará conductas de irritabilidad, alejamiento, agresividad. En este caso, la agresividad no se refiere a agredir a otro físicamente, sino a la brusquedad en sus juegos y/o en su forma de contactarse con otras personas.

    Se debe tener presente que está más expuesto a ser marginado, violado en sus derechos; por lo tanto, sometido a abusos, injusticias, burlas, etc.



    • Sentimiento de Inferioridad

    Los aportes de la audición, en especial en el aspecto de comunicación oral, son valorados o sobrevalorados por la persona sorda que carece de este sentido; enfrentada al oyente, hace que desarrolle más fácilmente un sentimiento de inferioridad, ya que es aquí donde se hace más evidente su dependencia para establecer una relación comunicativa. A esto, agregamos que está expuesto, al igual que cualquiera de nosotros, a no tener una oportunidad de ser apreciado por otras habilidades que posea.

    Finalmente, es importante recalcar que el sordo puede tener un comportamiento psicológico totalmente normal o tan normal como el oyente; en el mismo grado en que el oyente tiene patologías psicológicas, el sordo también las puede tener.



    • Síntomas Lingüísticos



    • Fonación:

    La falta de habla es característica de los niños sordomudos no reeducados. A continuación analizaremos todos los componentes de la palabra en estos enfermos.

    • RESPIRACIÓN: En los niños sordos, la frecuencia Inspiratoria está aumentada al hablar y los movimientos de inspiración y espiración no son rítmicos, el ritmo desaparece se hace irregular y el registro inscribe unos movimientos diafragmáticos a sacudidas.

    • LARINGE: Los movimientos laríngeos son anormales la laringe está colocada excesivamente elevada o descendida.

    • ARTICULACIÓN: Los movimientos de la articulación son defectuosos. En general los movimientos articulatorios enseñados por los maestros son imitados demasiado exageradamente.

    • RITMO: Todos los sordos presentan alteraciones rítmicas del habla

    • HABLA: La mudez completa raramente se presenta en el niño sordomudo las exteriorizaciones habladas están limitadas a interjecciones y sonidos balbucientes e incomprensibles.




    Compartir con tus amigos:
  • 1   2


    La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
    enviar mensaje

    enter | registro
        Página principal


    subir archivos