La soledad en españa juan Díez Nicolás María Morenos Páez Resumen Ejecutivo


¿A quién acuden los españoles o a quién consideran imprescindible en sus vidas?



Descargar 112.18 Kb.
Página4/4
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño112.18 Kb.
Vistas148
Descargas0
1   2   3   4

¿A quién acuden los españoles o a quién consideran imprescindible en sus vidas? Los que viven acompañados de su cónyuge o pareja son los que casi unánimemente afirman que la persona más imprescindible en su vida es su cónyuge o pareja. Los demás, tanto si viven solos voluntariamente o por obligación, como si viven acompañados de otras personas, consideran más imprescindibles a sus padres o hijos, a otros familiares y a sus amigos. Y el patrón es parecido entre las personas con alguna discapacidad. Resultados similares se encuentran cuando se pregunta a quién acudirían cuando se sienten mal, cuando necesitan dinero, cuando tienen problemas o necesitan consejo, o cuando se sienten solos, tanto en la muestra de la sociedad española como en la de personas con alguna discapacidad. Cabe destacar que las personas con discapacidad valoran en mayor proporción que el resto de la población a las asociaciones o grupos en los que participan.



  • En relación al nivel de satisfacción de los españoles con su vida y el nivel de control de sus vidas, los que viven acompañados de su cónyuge y/o hijos son los que se sienten más satisfechos de cualquier aspecto de su vida, excepto cuando se trata del trabajo. En ese caso, son los "solos voluntarios" los que muestran el mayor grado de satisfacción. Mientras, entre las personas con alguna discapacidad los más satisfechos parecen ser los "solos voluntarios", de manera que los "acompañados nucleares" solo son los más satisfechos en relación con su vida afectiva y con su trabajo, y los "acompañados por otros" son los más satisfechos con su salud. Se ha medido también la opinión de los entrevistados respecto a si tienen o no control sobre sus vidas o si, por el contrario, sus vidas están condicionadas por otras personas o por las circunstancias. Curiosamente, utilizando una escala de 0 a 10 puntos, el promedio en ambas investigaciones muestra un muy alto grado de control, 7,95 puntos.



  • Según la opinión de los españoles, el grupo social más vulnerable a padecer soledad son los mayores, las personas sin hogar, las personas en situación de pobreza y los parados. Estos mismos grupos sociales son mencionados también por las personas con alguna discapacidad como más proclives a padecer la soledad.



  • Las causas de la soledad son principalmente la falta de comunicación con otras personas, la nostalgia, tristeza o depresión, y la carencia de afecto, tanto para los españoles en general como para las personas con alguna discapacidad. Cabe destacar que el 2,5% de las personas con discapacidad atribuyen las ideas suicidas a la soledad, frente al 0,6% en la población general.



  • Existe bastante consenso en las dos investigaciones en creer que la soledad debe ser abordada por las instituciones públicas. No obstante, cuando se pregunta quién debería ocuparse principalmente de las personas que se sienten solas, la mayoría menciona a la familia y, solo en segundo lugar, a los servicios de asistencia social.



Por último, del análisis de las dos investigaciones realizadas (con la muestra representativa de la población española y con la muestra de personas con alguna discapacidad) podemos extraer la conclusión de que los resultados de ambas investigaciones son similares, exceptuando aquellas cuestiones en que la discapacidad puede tener alguna influencia, más sobre comportamientos que sobre actitudes u opiniones. Esto sugiere que la población con alguna discapacidad constituye una sub-muestra representativa de la población española global que solo se diferencia de ésta en el hecho de la discapacidad, pero sin que esa diferencia tenga consecuencias importantes sobre actitudes u opiniones.



EN RESUMEN, ESTAS CONCLUSIONES SUGIEREN QUE EN EFECTO:

  • Se ha demostrado que soledad no es equivalente a aislamiento social, y que vivir solo no significa vivir aislado socialmente; un 52,6% de los españoles que viven acompañados afirma haber sentido la soledad en algún momento y un 27,5% de los españoles que viven solos afirman no sentir ninguna soledad en absoluto.



  • La sociabilidad (es decir, el no estar aislado socialmente) se basa sobre todo en las relaciones interpersonales cara-a-cara, pero también puede lograrse a través de las nuevas tecnologías; concretamente, a través de las redes sociales y del uso de los medios de comunicación activos y pasivos, así como de los medios de transporte.



  • Las variables que mejor explican la sociabilidad y el aislamiento social son las propiedades individuales; es decir, las variables socio-demográficas (sexo, edad, nivel educativo, etc.) y no las actitudinales o ideológicas.



  • El aislamiento social depende de variables tales como la situación laboral, el nivel educativo, el lugar de residencia y los ingresos económicos.



  • Las nuevas tecnologías de la comunicación, Internet y las facilidades en el transporte, están modificando el concepto de soledad.



  • Las personas, tanto con o sin discapacidad, que se ven obligadas a vivir en soledad, sienten más esta situación.



  • Las personas con discapacidad sienten la soledad con mayor intensidad que la población en general. , el estudio muestra que son las personas con discapacidad psico-social las que más sufrirían estos sentimientos. Las personas con algún tipo de discapacidad intelectual compondrían el segundo de los grupos con mayor nivel de soledad, en relación a la sociabilidad



  • Las personas con discapacidad que viven solas voluntariamente se sienten menos solos y aislados que las personas sin discapacidad.



  • La familia sigue siendo el mejor antídoto contra la soledad.



  • Las personas con discapacidad valoran en mayor proporción que el resto de la población a las asociaciones o grupos en los que participan.



  • Las personas con discapacidad que viven solas, si tienen un problema, acuden para solucionarlo en mayor número a asociaciones o grupos.

Los españoles opinan que los grupos sociales más proclives a sufrir la soledad son los mayores, los que no tienen hogar, los pobres, los parados y los inmigrantes. Las personas con algún tipo de discapacidad sufren habitualmente un alto riesgo de padecer soledad, por lo que actualmente este fenómeno debería ser considerado como uno de los principales problemas para este segmento de población al que es necesario dar respuesta.

  • Existe un amplio consenso social en que son las instituciones públicas quienes deben ocuparse de la soledad, desarrollando políticas para reducirla o eliminarla, pero que son las familias las que deben ocuparse en último término de luchar contra la soledad de cualquiera de sus miembros; por tanto, que tanto la familia como el Estado deben afrontar el aislamiento social. El estudio ha revelado que, los propios entrevistados con discapacidad, sin existir diferencias por tipo de discapacidad o modo de convivencia, consideran de manera unánime que el problema de la soledad debe ser tratado por las instituciones públicas en primer lugar, seguido de cada individuo y de las organizaciones no-gubernamentales

UN DECÁLOGO CONTRA LA SOLEDAD

  1. Intentar vivir acompañado

  2. No aislarse, sino utilizar todos los medios para mantener relaciones sociales, incluso los que ponen a disposición las instituciones.

  3. Mantenerse laboralmente activo todo el tiempo que sea posible

  4. Continuar aprendiendo cosas nuevas a lo largo de toda la vida, evolucionar y adaptarse a los nuevos tiempos

  5. Utilizar las nuevas tecnologías telefónicas e informáticas y mantenerse al día de los cambios en las mismas

  6. Reforzar el capital social de cada uno, y mantener y cuidar las relaciones familiares y con amigos

  7. Participar activamente en actividades de grupo, para facilitar la relación con otras personas, a través también del intercambio y la mezcolanza cultural e intergeneracional

  8. Tener hobbies y pasatiempos y practicarlos todo el tiempo que se pueda

  9. Mantenerse bien físicamente mediante la práctica del deporte y potenciar la actividad mental evitando situaciones depresivas o de auto-compasión

  10. Profundizar en uno mismo para conocer y analizar los motivos que están derivando esos sentimientos solitarios permitirá aprender mecanismos de defensa y dar solución de manera eficaz al problema.

En relación con las personas con discapacidad, teniendo en cuenta las conclusiones del estudio es especialmente necesario:

  1. Mejorar la tasa de actividad y empleo de las personas con discapacidad, netamente inferiores que las de las personas sin discapacidad. Así como las condiciones y la calidad en el empleo.

  2. En educación se debe, reducir la brecha que existe entre la población con y sin discapacidad, puesto que tiene relación directa con la peor situación relativa de personas con discapacidad en relación con la pobreza y el empleo.i

  3. Fomentar la accesibilidad en bienes y servicios, de manera transversal, y especialmente en relación con el transporte, la vivienda, las nuevas tecnologías y redes sociales y el ocio.

  4. Impulsar la autonomía personal de las personas con discapacidad



i





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos