La soledad en españa juan Díez Nicolás María Morenos Páez Resumen Ejecutivo



Descargar 112.18 Kb.
Página3/4
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño112.18 Kb.
Vistas150
Descargas0
1   2   3   4

Los datos así lo demuestran:

    • Con los datos de la muestra de la población española se comprueba que un 27,5% de los españoles que viven solos afirma no sentir ninguna soledad en absoluto, mientras que un 52,6% de los españoles que viven acompañados afirma haber sentido la soledad en algún momento. Y si se utiliza el Índice de Convivencia se comprueba que un 17,7% de los "solos obligados" y un 35% de los "solos voluntarios" no ha sentido la soledad en ningún momento, mientras que un 61,9% de los "acompañados otros" y un 49,9% de los "acompañados nucleares" ha sentido la soledad en alguna ocasión.

    • En la muestra de personas con alguna discapacidad, un 9,2% de los que viven solos no ha sentido ninguna soledad y un 87,6% de los que viven acompañados ha sentido soledad alguna vez. Y utilizando el Índice de Convivencia se observa que un 0% de los "solos obligados" y un 14,7% de los "solos voluntarios" no ha sentido la soledad en ningún momento, mientras que un 94,6% de los "acompañados otros" y un 82,4% de los "acompañados nucleares" ha sentido la soledad en alguna ocasión.



  • Del análisis de los Índices de Sociabilidad y Soledad se extraen dos importantes conclusiones.

    • En relación con el Índice de Sociabilidad, los "solos voluntarios" (que viven solos porque quieren) son los que presentan el valor más alto de "sociabilidad" de los cuatro grupos basados en el Índice de Convivencia, tanto en la población española global (2,7) como entre las personas con alguna discapacidad (3,2). De hecho, los “solos voluntarios” con discapacidad presentan un valor de “sociabilidad” superior al de los “solos voluntarios” sin discapacidad y superior a la media registrada en la población en general. Por tanto, parece importante asegurar su autonomía personal, en la medida en la que esta sea voluntaria.

    • En relación con el Índice de Soledad, éste varía desde un mínimo de 0,7 para las personas que viven acompañadas de cónyuge y/o hijos ("acompañados nucleares") a un 1,9 para las personas que viven solas por obligación ("solos obligados") en la muestra de la población española global. Y varía desde 1,9 para los "acompañados nucleares" a 3,6 entre los "solos obligados" en la muestra de personas con alguna discapacidad. Aunque el comportamiento con respecto al Índice de Soledad es igual en ambas muestras, los valores del Índice entre las personas con discapacidad son consistentemente mayores para todas las categorías del Índice de Convivencia. Así, mientras en la población en general el Índice de Soledad es 0,9, entre las personas con discapacidad es de 2,1.Se concluye que las personas con discapacidad sienten la soledad con mayor intensidad que la población en general.



En ambas investigaciones el Índice de Sociabilidad muestra los coeficientes de correlación más robustos con todos los índices que se han utilizado para construirlo. Y el Índice de Soledad es el que muestra el coeficiente de correlación más alto y negativo con el Índice de Frecuencia de Relaciones Interpersonales, lo que implica que cuanto mayor es la frecuencia de relaciones menor es la soledad del entrevistado.



  • De los modelos de regresión realizados para explicar la Sociabilidad se pueden extraer varias conclusiones.

    • Por un lado, que la situación laboral del entrevistado es la variable que más contribuye a la explicación de la sociabilidad, en el sentido de que las personas que tienen un trabajo a tiempo completo tienen mayor sociabilidad (menos aislamiento social) que las personas que no tienen un trabajo o que no forman parte de la población activa.

    • Por otro lado, en ambas investigaciones se observa que las variables actitudinales (ideología, religiosidad, etc.) parecen no influir en la sociabilidad (explican una proporción muy pequeña de la varianza total en el Sociabilidad).

    • Y por último, que el uso de redes sociales y la frecuencia de relaciones interpersonales son las dos variables más importantes para explicar la sociabilidad (explican una proporción mayor de la varianza total).



  • En cuanto a los modelos de regresión utilizados para explicar la soledad, se han utilizado dos índices diferentes para medir la soledad, y el coeficiente de correlación es muy alto en las dos investigaciones (r = 0,63 en la muestra nacional y r = 0,60 en la muestra de personas con alguna discapacidad). En este sentido, el estado civil, los ingresos mensuales totales en el hogar y el tamaño del hábitat de residencia son los factores que parecen influir más en la soledad de los españoles en general, en el sentido de que los casados, los de ingresos altos y los que viven en lugares pequeños sienten menos la soledad que los solteros, los de ingresos bajos y los que viven en grandes ciudades. En el caso de las personas con alguna discapacidad el estado civil es la única variable que contribuye significativamente a la explicación de la soledad.



  • Puesto que los más propensos a sentir la soledad son los "solos obligados", se ha investigado cuales son los principales factores que explican su soledad, y éstos parecen ser el sexo, el estado civil y la situación laboral del entrevistado. En este sentido, en la población española:

    • A igualdad en otras variables, las mujeres son más proclives a la soledad que los hombres.

    • En relación con el estado civil, los casados o con pareja que viven solos por obligación son más proclives a sentir la soledad que los solteros o que los separados, divorciados o viudos.

    • Los que están laboralmente ocupados tienden a sentir menos la soledad que los que no tienen ocupación o están poco ocupados laboralmente.

    • En el caso de las personas con alguna discapacidad, el modelo explicativo, aunque explica el 33% de la varianza, no muestra ninguna variable con relación estadísticamente significativa debido al pequeño tamaño de la muestra.



  • ¿Cómo se autodefinen los españoles con respecto a diversos aspectos de la personalidad? Al comparar los resultados de ambas muestras se observa que las personas con discapacidad se identifican con las categorías “a veces me siento solo y aislado” y “con frecuencia me gusta o busco la soledad” más que la población en general. Parece coherente con las conclusiones extraídas de los índices de Sociabilidad y Soledad con respecto a las personas con discapacidad: por un lado, los que buscan voluntariamente estar solos son mas sociables que la media, mientras que los que están solos por obligación sienten la soledad con más intensidad que la población en general.

El grupo de personas a las que se ha denominado "solos voluntarios" constituye un grupo social peculiar. En la muestra general éstos se sienten más seguros de sí mismos que los otros que viven solos por obligación y que los que viven acompañados. Se autodefinen como más individualistas y tímidos que los demás, y afirman buscar la soledad con más frecuencia que los otros grupos. Además, son los que en menor proporción afirman que les gusta relacionarse con otras personas. Los "solos voluntarios" con alguna discapacidad comparten la mayor parte de estas características, excepto que no se consideran tímidos, les gusta relacionarse con otras personas, se consideran útiles y productivos, y son los que dicen sentirse menos solos y aislados.


1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos