La señalización variable. Conceptos. Tipos de señalización variable. El panel de mensaje variable. Aspectos y normativa técnica. Criterios de diseño y uso de mensajes en los paneles de mensaje variable indice


Criterio 3. Uso de los elementos alfanuméricos en PMV



Descargar 1.21 Mb.
Página8/12
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño1.21 Mb.
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   12

Criterio 3. Uso de los elementos alfanuméricos en PMV




      1. La organización de los contenidos en la zona del alfanumérico


El documento Framework for a Harmonized Implementation of VMS in Europe más conocido como “FIVE” (1997-2004) es una referencia en señalización variable en toda Europa y forma parte de nuestras recomendaciones de diseño de PMV. Uno de los aspectos más importantes de FIVE hace referencia al lugar que cada elemento informativo (pictograma, alfanumérico) ocupa en el PMV según la función que desempeña (preceptiva, de advertencia de peligro, informativa). La idea es organizar la información que viene en forma de texto junto al pictograma teniendo en cuenta el orden natural de lectura (de izquierda a derecha; de arriba abajo) de manera que la interpretación del texto se apoye en el significado del pictograma que figura a la izquierda y haga clara referencia a él.

Los mensajes de advertencia de peligro son los más frecuentemente exhibidos en PMV. FIVE propone en este caso que la primera línea incorpore información referente a la naturaleza del peligro, la segunda la distancia o la extensión del peligro y la tercera línea información sobre la causa o un consejo. Sin embargo, esta recomendación se enfrenta a tres problemas que derivan en incongruencias de las propias recomendaciones. Por un lado, es poco sutil en términos de qué puede considerarse naturaleza del evento y/o causa del evento en cuestión. En segundo lugar, es poco flexible con el caso particular de la información relativa a la extensión, que también podría ser considerada –y sería conveniente- parte o naturaleza del evento. Por último, es utópica en términos del lugar que ocupan los distintos elementos informativos según su tipología en el PMV. Con todo, se trata de inconvenientes que pueden resolverse si se tiene en cuenta:



  1. Que es más realista y da más juego primar un orden en lugar de una localización fija en la primera, segunda y tercera líneas del alfanumérico.

  2. Que hay casos en los que es posible distinguir entre naturaleza del evento y su causa y casos en los que no.

  3. Que la extensión (numérica) puede verse como parte de la naturaleza del evento.


      1. Ubicar la información en el panel: flexibilidad dentro de un orden


El orden de lectura de la información va generalmente de izquierda a derecha y de arriba abajo. Consistente con esto, FIVE recomienda localizar la información en el PMV según una estructura donde la información adicional sobre la naturaleza del evento (por ejemplo, el texto que matiza el pictograma, los cuantificadores que aclaran su extensión) se ubicaría en la primera línea, la información relativa a la distancia-extensión (o fórmulas mixtas) se ubicaría en la segunda línea y la información conteniendo la causa o un consejo se ubicaría en la tercera línea del PMV. Las ventajas que esta localización estricta reportaría son evidentes: por un lado, el conductor se acostumbraría a seguir un orden lógico de información según su importancia (de arriba abajo): se propone así un orden de prioridad al conductor. Por otro lado, el conductor adivinaría el tipo de información de que se trata simplemente por la posición que ocupa en el PMV aunque no la entienda del todo: se facilita el proceso de inferencia al conductor. Esto podría tener repercusiones a nivel internacional: uno puede interpretar lo que está en la segunda línea como información que refiere a la distancia, comprenda o no el resto del texto, etc. Así se recomendó en versiones previas a la Resolución de 2009 de la DGT.

Sin embargo, esta recomendación tropieza con un problema: sólo funcionará bien si contamos con PMV con un número infinito o muy grande de caracteres por línea. Pero este no es el caso: lo normal es trabajar con un rango de 12-16 caracteres por línea. El resultado es que el posicionamiento recomendado queda, invariablemente, desvirtuado. Pensemos, por ejemplo, en el uso de distancia-extensión cualitativa con localizadores geográficos (ciudades): idealmente debería ocupar la segunda línea, pero suele ocupar al menos dos líneas en el PMV.

Una alternativa más realista consistiría en flexibilizar este criterio sugerido por FIVE, adoptándolo como una orientación pero siguiendo un esquema general para ordenar la información en el PMV. Habría que seguir un orden de localización más que una localización estricta en el PMV. Dentro de este algoritmo quedarán mejor integrados algunos casos habituales en la señalización variable. Lo fundamental es que quede claro qué tipo de información va detrás o delante de qué otro tipo de información. Por ejemplo, si es necesario emplazar información relativa a la naturaleza del evento (para matizar el pictograma) y además establecer un rango de localización cualitativa (por ej., dos ciudades, dos salidas, etc.), la primera línea la ocupará la información que modifica la naturaleza del evento y las dos siguientes los emplazamientos para las ciudades. Si tuviésemos un PMV emplazado dentro de una congestión (nivel amarillo/rojo) podríamos indicar la extensión en la primera línea (naturaleza del evento) y un consejo en las dos siguientes (Ilustración 11).

En todos estos casos se plantean situaciones que agotan el número de líneas disponibles. Pero podría ocurrir que tuviésemos menos información, quedando la posibilidad de dejar alguna línea vacía. Entonces hay dos opciones, ocupar las líneas por orden (la primera, la segunda…) o ocupar las líneas siguiendo la posición básica recomendada por FIVE (según el tipo específico de información en cada caso). En principio optaríamos por este segundo caso, recuperando cierto orden implícito en la lectura de la información en el PMV, especialmente cuando el espacio interpuesto contribuye a mejorar la interpretación del texto y el PMV (considerando el espacio en blanco como una coma o un punto y aparte). Por ejemplo, según FIVE un consejo debe ir en la tercera línea, pero uno de los consejos más habituales “MODERE LA VELOCIDAD” ocupa la segunda y tercera líneas. Lo ideal desde este punto de vista es que cada tipo de información ocupe su línea (según el criterio estricto de FIVE) y en todo caso la inmediatamente colindante dentro del orden lógico establecido (Ilustración 12).


    1. Abreviaturas, elementos alfanuméricos abstractos y etiquetas verbales


En su versión óptima, los pictogramas y los alfanuméricos abstractos (por ejemplo, una flecha) o (casi) universales (números, abreviaturas) permitirían que los PMV fuesen legibles para cualquier persona, más allá de su experiencia o su cultura. Mientras la investigación y la práctica intentan lentamente y con éxito variable proporcionar esas claves compartidas (Ilustración 13), muchos etiquetajes en el alfanumérico siguen siendo fundamentalmente locales. No por ello deja de ser aconsejable conseguir una armonización que acote cómo denominar ciertos eventos, para facilitar su reconocimiento y memorización por parte de los conductores.

Hay que distinguir entre varios tipos de elementos alfanuméricos. Por un lado, tenemos las abreviaturas ya estandarizadas internacionalmente o al menos según indica la Ortografía de la Real Academia Española (1999). Por otro lado, tenemos las abreviaturas creadas ad hoc (tabla 1). En principio, según la RAE, cualquier palabra o grupo de palabras admite su abreviación, aunque unas quedan consolidadas por el uso o sujetas a reglamentación internacional y otras resultan efímeras. Hay que tener en cuenta que no siempre hay una correspondencia unívoca entre abreviatura y palabra abreviada: algunas abreviaturas son compartidas por distintas palabras, y algunas palabras tienen más de una abreviatura. En el ámbito específico de los PMV debería hacerse un esfuerzo por utilizar siempre la misma forma abreviada (la que se comprenda mejor y sea más corta, respectivamente). Una consideración ortográfica importante en el contexto de la mensajería variable hace referencia al uso de mayúsculas o minúsculas, al uso del punto y al uso del singular/plural. Por lo general, una abreviatura va en la misma tipografía que la palabra a la que abrevia: S.M. (por Su Majestad); pág. (por página), aunque es frecuente en muchos casos el doble uso, utilizando indistintamente minúscula o mayúscula. La regla general es escribir punto detrás de las abreviaturas (por ej., etc.) pero también hay muchas excepciones, en particular las unidades de medida (kg por kilogramo) y los puntos cardinales (N por norte). Otra nota importante es que las unidades de medida son invariables: 1m, 25m (por ej., refiriéndonos a metro o metros). A la vista de la tabla 4 habría que destacar que las abreviaturas fundamentales estándar (con la única excepción de kg), podrían fácilmente ser trasladadas a minúsculas en todos los casos, como ya suele hacerse con los minutos (min) en los tiempos de recorrido.


    1. Caso general: condiciones de uso de los mensajes preceptivos

La función preceptiva, obligar y prohibir, tiene normalmente una mala acogida entre los conductores. Se trata de una función que viene a anunciar restricciones y a cambiar planes y expectativas que cada cual asumía en su desplazamiento (velocidad de circulación, maniobras, direcciones, etc.) aunque cabalmente pueda entenderse. Por tanto, cuando el gestor considere esta opción debe saber a lo que se enfrenta y debe asegurarse de que se cumplen una serie de condiciones, y se conocen una serie de parámetros, antes de exhibir obligaciones y prohibiciones en los PMV. En este sentido hablaríamos de normas de adecuación funcional, de posibilidad técnica y de factibilidad operativa.



      1. Norma 1. Adecuación funcional de la función preceptiva

El primer paso antes de recurrir a la función preceptiva en los PMV es asegurarse de que, efectivamente esa prohibición u obligación específica es la solución a nuestra situación vial o de tráfico. Es decir, hay que asegurarse de que cuando efectivamente el conductor se comporte con arreglo a lo exigido por el mensaje preceptivo (por ejemplo, disminuyendo la velocidad, manteniendo cierta distancia de seguridad, etc.) se solucionará adecuadamente nuestro problema del tráfico en el sentido esperado, algo que también los conductores verán.



      1. Norma 2. Posibilidad técnica de la función preceptiva

Tras cumplirse la norma 1, el segundo paso consistiría en cerciorarnos de que podemos establecer con claridad los términos de prohibición o limitación, en sus magnitudes específicas (momento, lugar, distancia, extensión, etc.). Las señales preceptivas son muy específicas y debe quedar claro qué magnitud concreta hay que fijar en su uso. Ejemplos concretos serían la luz de cruce (a partir de qué momento o en qué punto del viario y hasta cuándo es necesaria), la distancia de seguimiento (cuándo comienza, qué distancia exactamente hay que guardar, durante cuánto tiempo o qué extensión), la limitación de velocidad (qué limite es pertinente ajustar en concreto, cuándo empieza, durante qué extensión), etc. En definitiva, si la adecuación funcional determina que prohibir es oportuno, la posibilidad técnica determina si podemos –porque contamos con los instrumentos adecuados- establecer los niveles específicos de esta prohibición. Son dos normas de coherencia. Promoviendo un uso específico y compartido de las fórmulas para distancia y extensión y sus combinaciones

Hemos enfatizado la idea de especificar los mensajes según la distancia del PMV al evento: lejos, cerca, dentro. También la importancia de no localizar numéricamente el peligro cuando está cerca. En términos generales, cuando el panel está dentro del evento (por ej., una congestión) el localizador más importante hace referencia a la extensión. Cuando el panel se encuentra lejos el localizador más importante es la distancia. Por lo demás, hay distintas alternativas para localizar que se relacionan directamente con el tipo de evento en cuestión. Por ejemplo, los eventos meteorológicos suelen tener consecuencias en la adherencia y la visibilidad (niebla, lluvia, etc.) cuya localización no puede proporcionarse con exactitud desde los CGT, incluso los mejor provistos de estaciones meteorológicas. Algunas de las fórmulas de localización propuestas permiten indicar a la vez distancia y extensión.


    1. Catálogo: Galerias -> la-dgt -> empleo-publico -> oposiciones -> doc -> 2014
      2014 -> Principios de biomecánica del accidente de tráfico. Biomecánica: definicióN, principios. Mecanismos lesivos. Fases de un accidente. Factores que determinan la lesividad. Biomecánica de las lesiones según area anatómica y tipo de accidente
      2014 -> Parte: 1 Movilidad Segura
      2014 -> Tema 28 principios en la investigación aplicada a la movilidad. Tipos de investigacióN. Los programas europeos y nacionales de i+D+i
      2014 -> Nulidad o lesividad y pérdida de vigencia de las autorizaciones administrativas para conducir: procedimiento, declaración y efectos. Requisitos para la recuperación del permiso o licencia de conduccióN
      2014 -> Sistemas de información al servicio de la Política Vial III. Sistemas de Información relativos a la exposición y la movilidad. Indicadores
      2014 -> Ttema planificación de rrhh
      2014 -> Tema 68 Educación y Seguridad Vial
      2014 -> La señalización variable. Conceptos. Tipos de señalización variable. El panel de mensaje variable. Aspectos y normativa técnica. Criterios de diseño y uso de mensajes en los paneles de mensaje variable indice
      2014 -> Parte 1: Movilidad Segura Elaborado en 2014
      2014 -> Temario Oposiciones estt


      Compartir con tus amigos:
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad