La relación de la ansiedad rasgo estado y el burnout en estudiantes universitarios



Descargar 146.22 Kb.
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño146.22 Kb.
Vistas37
Descargas0

La relación de la ansiedad rasgo - estado y el burnout en estudiantes universitarios
Autores: José Carlos Guevara Palau (9º semestre), Christa Guzmán Vargas (3er semestre), Andrés Orlando Vázquez Ruiz (3er semestre), Karen Yamile Carrillo de la Fuente (3er semestre), Jorge Alberto Balderas Cedillo, (3er semestre) Jorge Isai López Ruiz (1er semestre), Denisse Chacón Alanis (1er semestre), Pablo Orlando Castillo Hernández (3er semestre), Erin Yaqueline Tovar Garza (1er semestre), Aida Miroslava Puente Durham (3er semestre).

Asesores: José Juan Villanueva Sierra, Claudia Elizabeth Torres Limas, Elisa Gabriela Lárraga González.


Resumen


El estrés comúnmente ha sido definido como una reacción fisiológica del organismo para afrontar diversas exigencias del medio ambiente y esencialmente se trata de una respuesta adaptativa, pero el estrés que no es resuelto por un afrontamiento adaptativo conlleva un tipo de afrontamiento psicológico denominado ansiedad. En su dimensión de temporalidad, la ansiedad puede definirse como rasgo cuando la tendencia general de un sujeto es a responder con ansiedad ante los estímulos, y como estado cuando la ansiedad se relaciona a la presencia o ausencia de dichos estímulos. El síndrome de Burnout, por otra parte, tradicionalmente ha sido considerado como un patrón de respuestas a los estresores en el trabajo, pero el que dicho fenómeno sólo se circunscriba al ámbito laboral parece limitado y erróneo. Considerando lo anterior la presente investigación tiene como propósito examinar la relación entre el Burnout y la Ansiedad Rasgo – Estado entre estudiantes universitarios (n=369) durante el periodo de exámenes semestrales en junio de 2012.

El Burnout se midió con la Escala de Desgaste Ocupacional (EDO) y la Ansiedad Rasgo – Estado fue medida con el Inventario de la Ansiedad Rasgo – Estado (IDARE). Los resultados indicaron una mayor asociación de las dimensiones del burnout a la ansiedad rasgo. Para el caso de los estudiantes becados, se encontró una diferencia significativa en las puntuaciones entre hombres (M= 1.92, SD=.44) y mujeres (M= 2.05, SD=.45); t(168)= -1.94, p=.05.



Introducción

En el mundo actual los cambios tecnológicos, demográficos y sociales han favorecido el aumento del estrés en las personas, tanto en el ámbito educativo como en el ámbito profesional, predisponiendo así la aparición de fenómenos psicológicos como la ansiedad y el síndrome de Burnout, por un lado la ansiedad es definida cómo la reacción emocional ante el estrés (Vindel, 2012) y el síndrome de Burnout se define como la respuesta relacionada a la exposición prolongada al estrés (Maslach, 2009).


La ansiedad propiamente no es perjudicial, ya que inclusive es considerada sana si ayuda a mejorar el rendimiento y/o actividad de las personas. El conflicto es cuando el nivel de ansiedad es tan elevado, que en lugar de favorecer a la realización de tareas de manera efectiva, perjudica el desempeño de las actividades realizadas y por ende es considerado negativo o patológico.
Es necesario diferenciar la ansiedad que presentan las personas en momentos específicos donde la carga de estrés es alta, por ejemplo en períodos de exámenes, en intervenciones quirúrgicas, problemas en el ámbito laboral, conflictos familiares, etc., este tipo de ansiedad es denominada Ansiedad Estado, de acuerdo a Spielberger & Díaz-Guerrero (2002) refieren que la ansiedad estado es una condición emocional transitoria del organismo del ser humano caracterizado por tensión y aprensión subjetivas percibidas.
Por otro lado, los individuos que tienden a ser ansiosos, como parte de su personalidad, tienen un nivel elevado de lo que se conoce como Ansiedad Rasgo, Gutiérrez & Oblitas (2006) refiere que las personas que padecen un nivel elevado de ansiedad rasgo reaccionan con niveles elevados de ansiedad ante diferentes momentos y situaciones.
Los alumnos universitarios no están sujetos a presiones de índole laboral, pero están expuestos a una cantidad considerable de agentes estresantes, tales como: el desarrollo constante de su capacidad cognitiva, roles sociales, relaciones sentimentales y familiares, relación con sus compañeros y maestros, carga de tareas, etc.
En la mayoría de los casos los estudiantes no reciben sueldo por estudiar, sin embargo, en gran medida existe un contrato no verbal entre ellos con sus padres relacionado con la manutención, “yo te mantengo mientras tu estudies”; el beneficio que tiene el educando al realizar su trabajo de manera adecuada, se puede clasificar en dos aspectos esenciales: el primero es la calificación, es decir, si el alumno tiene un buen rendimiento tendrá una buena calificación y viceversa. Además muchos alumnos buscan estudiar por cuenta propia con el fin de conseguir una mejor calidad de vida.

Por otro lado, los alumnos pueden obtener becas para continuar sus estudios, al adquirir estas becas son sujetos a mantener sus calificaciones iguales o superiores a un promedio establecido por la institución educativa. Este tipo de factores pueden favorecer a la aparición de niveles elevados de ansiedad en estudiantes.


Los estudios que se han realizado acerca de la ansiedad en los estudiantes son numerosos, por ejemplo Monzón (2007) realizó un estudio a 40 estudiantes de la Universidad de Sevilla llevando a cabo una medición en un período regular de clases y otra medición durante el periodo de exámenes. Los resultados obtenidos demostraron que durante la época de exámenes el nivel de estrés tiende a ser significativamente más elevado en los estudiantes.
Por su parte Celís, Bustamante, Cabrera, Cabrera, Alarcón & Monge (2001) realizaron un estudio a 98 alumnos universitarios de los cuales 53 alumnos eran de primer año y los otros 45 eran de sexto año. Este estudio demostró que un mayor porcentaje de los alumnos de primer año tenían niveles severos de ansiedad rasgo y de ansiedad estado en relación con sus compañeros de años más avanzados.
Por su parte Villaseñor (2010) realizó una investigación a 143 estudiantes universitarios de primer ingreso. En dicho estudio evalúo las variables de ansiedad rasgo, ansiedad estado y bienestar psicológico y encontró un nivel bajo de ansiedad en los alumnos, cabe resaltar que dicha proyecto se realizó en una universidad pública.
Por último Rosario, Núñez, Salgado, González, Valle, Joly & Bernardo (2008) realizaron un estudio a 533 alumnos de Enseñanza Secundaria Obligatoria, en el cual determinaron que las mujeres tienden a padecer un mayor nivel de ansiedad en los exámenes en comparación de los hombres, además, se demostró que a mayor nivel de estudios de los padres el nivel de ansiedad disminuye.
La ansiedad en los estudiantes podría facilitar la aparición del síndrome de Burnout, el cual está compuesto por tres factores: despersonalización, agotamiento emocional y falta de realización personal. Maslach (2009) menciona sobre estos factores que la despersonalización consiste en una respuesta negativa, insensible o excesivamente apática a diversos aspectos del trabajo.
Por otro lado, cita que el agotamiento emocional se inclina en los sentimientos de estar sobre exigido, carente de recursos físicos y emocionales, además, se acompaña de escasez de energía, debilitamiento y agotamiento. Por último, la falta de realización personal se refiere al sentimiento de incompetencia y auto concepto deteriorado por parte del trabajador en el ámbito laboral.
Los universitarios pueden estar expuestos a una sobrecarga de trabajo académico, si a además cuentan con una personalidad que reacciona con facilidad ante el estrés, se podría deducir que serían estudiantes con cierta tendencia a “quemarse por el estudio”. Existen escasos estudios sobre el Burnout en estudiantes, ya que este fenómeno suele ser asociado con trabajadores, investigaciones como los de Estela, Jiménez, Landeo, Tomateo & Vega (2010) y Caballero, Abello & Palacios (2007), que han demostrado una existencia de porcentajes considerables de “alumnos quemados” por la escuela.
El síndrome de Burnout ha sido estudiado en el ámbito educativo principalmente en los docentes (p. ej. Aldrete, Vázquez, Aranda, Contreras & Oramas, 2012), sin embargo la investigación en los alumnos universitarios es escasa, por lo que el presente trabajo plantea la medición de la Ansiedad Rasgo – Estado y los componentes del síndrome de Burnout en estudiantes de una universidad privada en Ciudad Victoria en el norte de México.
Preciado & Vázquez (2010) realizaron un estudio similar, ya que midieron Burnout, Ansiedad Rasgo y Ansiedad Estado en una universidad pública de Guadalajara en el centro del país, en donde se encontraron por lo menos, algunos porcentajes elevados de los factores de Burnout, además, de presentar índices elevados de estrés.
Si bien el Síndrome de Burnout es considerado como una patología relacionada principalmente con el ámbito laboral existen estudios que se han llevado a cabo en el área educativa ya que viéndolo desde un contexto ecológico, los estudiantes realizan actividades en una institución con el fin de obtener diversos tipos de beneficios (calificaciones, apoyo económico por parte de los padres, entre otros.) por lo que es posible que existan “alumnos quemados por el estudio”.

Por ende este estudio pretende determinar la relación entre el síndrome de Burnout y la Ansiedad en los estudiantes de la Universidad La Salle Victoria para comprender la influencia recíproca que existe entre los diferentes componentes del síndrome de Burnout (agotamiento emocional, despersonalización e insatisfacción de logro) y la ansiedad rasgo – estado. Esto servirá para determinar el impacto generado por la escuela en el estado de ánimo y calidad de vida de los estudiantes, principalmente durante el periodo de exámenes ordinarios.


Hipótesis

H1. La ansiedad rasgo se relacionará en mayor medida con el burnout en comparación con la ansiedad estado.

H2. Los alumnos becados tienden a puntuar más alto en las escalas de Burnout.

H3. Los alumnos becados tienden a padecer más ansiedad estado que quienes no son becados.

H4. Las mujeres tienden a presentar mayor ansiedad rasgo que los hombres.

H5. A mayor promedio de calificaciones escolares mayores puntuaciones de Burnout.

H6. A mayor promedio de calificaciones escolares mayores puntuaciones de Ansiedad Rasgo.

H7. A mayor promedio de calificaciones escolares mayores puntuaciones de Ansiedad Estado.

H8. Los alumnos de semestres superiores experimentarán mayor Burnout que los de semestres inferiores.

H9. Las estudiantes becadas tienden presentar mayor ansiedad estado que los estudiantes becados.

H10. Las estudiantes becadas tienden presentar mayor ansiedad rasgo que los estudiantes becados.

H11. Los alumnos con un nivel bajo de insatisfacción de logro tienden a padecer mayor ansiedad estado.

H12. Los alumnos con niveles elevados de agotamiento emocional tienden a presentar mayor Ansiedad Rasgo. 

Método

Diseño de la Investigación

Es una investigación de enfoque cuantitativo, tiene un alcance correlaciónal y su diseño es no experimental transversal, ya que los investigadores han generado las hipótesis antes de realizar previamente la investigación, se midió mediante un proceso estandarizado aplicando e interpretando en la realidad externa de quienes fueron objeto de estudio, en este caso una muestra de alumnos de la Universidad La Salle Victoria.



Participantes

En el estudio participaron 369 estudiantes de distintas carreras (47% hombres y 53% mujeres), con edades comprendidas entre los 18 y 25 años de edad, siendo el promedio de edad de 20.29 años (SD= 1.37). En la figura 1 se muestra la distribución por carrera:





Figura 1. Distribución porcentual por carreras

Por lo que respecta a la cantidad de estudiantes inscritos por semestre, en la figura 2 se muestra la distribución porcentual:





Figura 2. Distribución porcentual por semestre cursado

Instrumentos

Datos sociodemográficos. Se utilizaron varios reactivos con preguntas de respuesta abierta y cerrada para indagar datos demográficos generales como: edad y sexo; para recopilar datos específicos sobre el contexto educativo de los estudiantes se les preguntó en que semestre se encontraban al momento de levantar la información, si contaban con beca y de qué tipo, la carrera en que se encontraban matriculados y el promedio estimado del semestre actualmente cursado.

Escala de Desgaste Ocupacional (EDO). Desarrollada por Uribe-Prado (2010), está compuesta por treinta reactivos que miden los tres factores de desgaste ocupacional: Agotamiento, Despersonalización e Insatisfacción de logro.

Esta escala se adapto al contexto educativo adecuando palabras como “trabajo” por “escuela”. Los participantes responden una escala tipo Likert de 1 a 6: desde “totalmente en desacuerdo” con valor de 1 hasta “totalmente de acuerdo” con valor de 6.

El factor 1 (Agotamiento) consta de 9 reactivos que indican la perdida progresiva de energía, cansancio, desgaste y fatiga. Un ítem de ejemplo es: “Siento cansancio mental al grado de no poder concentrarme en la escuela”. El factor 2 (Despersonalización) consta también de 9 reactivos que manifiestan irritabilidad, actitudes negativas y respuestas frías e impersonales hacia las personas. Un ítem de ejemplo es “Me cuesta mucho ser cortes con mis compañeros de salón”. El factor 3 (Insatisfacción de logro) esta constituido por 12 reactivos que indican respuestas negativas hacía si mismo y el trabajo. Un ítem de ejemplo es “Siento que mis habilidades y conocimientos están desperdiciados en mi escuela”.

Las fiabilidades reportadas para cada uno de los factores de la escala son .79 para Agotamiento, .77 para Despersonalización y .86 para Insatisfacción de logro.



Inventario de Ansiedad Rasgo-Estado (IDARE). Desarrollado por Spielberger y Díaz-Guerrero (1975). Está constituido por dos escalas de autoevaluación separadas que se utilizan para medir dos dimensiones distintas de la ansiedad: Ansiedad Rasgo y Ansiedad Estado.

La escala Ansiedad-rasgo consta de veinte afirmaciones en las que se pide a los sujetos describir como se sienten generalmente. Los participantes responden una escala tipo Likert de 1 a 4: desde “casi nunca” con valor de 1 hasta “casi siempre” con valor de 4. Algunos ítems de ejemplo son “Me preocupo demasiado por cosas sin importancia” y “Me falta confianza en mi mismo(a)”. La escala Ansiedad-estado consta también de veinte afirmaciones, pero se requiere que los individuos indiquen como se sienten en un momento determinado. Los participantes responden una escala tipo Likert de 1 a 4: desde “no en lo absoluto” con valor de 1 hasta “mucho” con valor de 4. Algunos ítems de ejemplo son “Me siento ansioso” y “Estoy preocupado(a)”.

Las puntuaciones para ambas escalas varían desde una puntuación mínima de 20 a una máxima de 80, en progresión con el nivel de ansiedad. Este test ha demostrado una muy adecuada fiabilidad, con índices reportados de 0.83 para el IDARE-R y de 0.92 para el IDARE-E (Spielberger & Díaz Guerrero, 1975).

Procedimiento

Se capacitó a diez personas: tres maestros y siete alumnos de la carrera de psicología, de los cuales seis son de segundo y uno de octavo semestre.

Se formaron parejas de trabajo para la aplicación de las pruebas, donde se hicieron varias copias de una batería con los instrumentos utilizados, a los que se les se agregó, una hoja la cual contenía datos generales del alumno y las instrucciones.

La participación de los jóvenes fue voluntaria. Es importante mencionar que se les aplicó durante el período de exámenes ordinarios, en el cual es posible medir la ansiedad que presentan ante estos sucesos, que los estudiantes denominan como factores estresantes.



Resultados
Fiabilidad de las escalas
La escala de Ansiedad-Estado, la escala de Ansiedad-Rasgo y la Escala de Desgaste Ocupacional (EDO) obtuvieron valores de fiabilidad aceptables (α=.90, α=.86 y α=.82 respectivamente). Las subescalas del EDO obtuvieron los siguientes valores: agotamiento= α.72, despersonalización= α.65, insatisfacción de logro= α.85.
Prueba de hipótesis
H1. La relación entre la ansiedad rasgo y la ansiedad estado con el burnout se investigó usando el coeficiente de correlación de Pearson. Como se muestra en la tabla 1, ambas dimensiones obtuvieron una significativa asociación con el burnout, no obstante al probar la relación entre los componentes del burnout con ambos tipos de ansiedad, se encontró una mayor asociación de dichos componentes con la ansiedad rasgo, exceptuando la dimensión de despersonalización la cual se asoció más a la ansiedad estado (r =.30, p<.001).
Tabla 1

Correlación entre variables



NOTA: ** p<=.001

H2. y H3. Se llevó a cabo una prueba t de muestras independientes para comparar el burnout y la ansiedad estado entre alumnos becados y no becados. Respecto al burnout no hubo una diferencia significativa en las puntuaciones entre alumnos becados (M= 2.65, SD=.66) y no becados (M= 2.70, SD=.66; t(338)= -.169, p=.87)



Sobre la ansiedad-estado no hubo una diferencia significativa en las puntuaciones entre alumnos becados (M= 2.12, SD=.55) y no becados (M= 2.13, SD=.53; t(319)= -.657, p=.51).
H4. Para verificar la diferencia entre hombres y mujeres respecto a la ansiedad rasgo, se aplicó una prueba t de muestras independientes y no se encontró una diferencia significativa entre hombres (M= 1.94, SD=.45) y mujeres (M= 2.02, SD=.45; t(340)= -1.70, p=.09).
H5. A mayor promedio de calificaciones escolares mayores puntuaciones de Burnout. Para probar esta hipótesis primero se calcularon puntos de corte para dividir la variable continua (promedio) en tres grupos: 1=bajo, 2=medio y 3=alto. En segundo lugar se llevó a cabo un análisis de varianza ANOVA para verificar si existía un efecto en el burnout de los estudiantes acuerdo al promedio de calificaciones estimado durante el semestre. Los sujetos fueron divididos en tres grupos de acuerdo a su promedio (Grupo 1: de 8.9 o menos; Grupo 2: de 9 a 9.3; Grupo 3: de 9.4 y superior). No se encontró una diferencia significativa para los tres grupos de acuerdo al promedio de calificaciones [F(2,324)= .65, p=.52].
H6. A mayor promedio de calificaciones escolares mayores puntuaciones de Ansiedad Rasgo. La prueba ANOVA para verificar el efecto sobre la ansiedad rasgo no arrojó diferencias significativas entre los tres grupos de promedios de calificaciones [F(2,339)= .77, p=.46].
H7. A mayor promedio de calificaciones escolares mayores puntuaciones de Ansiedad Estado. La prueba ANOVA para verificar el efecto sobre la ansiedad estado no arrojó diferencias significativas entre los tres grupos de promedios de calificaciones [F(2,345)= 2.49, p=.08].
H8. Los alumnos de semestres superiores experimentarán mayor burnout que los de semestres inferiores. Se aplicó una prueba ANOVA para verificar la diferencia entre niveles de burnout de acuerdo al semestre cursado (Segundo, cuarto, sexto, octavo, decimo), el resultado no arrojó diferencias significativas [F(4,318)= .918, p=.45].

H9. Las estudiantes becadas tienden presentar mayor ansiedad estado que los estudiantes becados. La prueba t de muestras independientes para comparar el nivel de ansiedad estado indica que no hubo una diferencia significativa en las puntuaciones entre mujeres becadas (M= 2.04, SD=.54) y hombres becados (M= 2.19, SD=.55; t(174)= -1.828, p=.069).
H10. Las estudiantes becadas tienden presentar mayor ansiedad rasgo que los estudiantes becados. La prueba t de muestras independientes para comparar el nivel de ansiedad rasgo indica que hubo una diferencia significativa en las puntuaciones entre hombres (M= 1.92, SD=.44) y mujeres (M= 2.05, SD=.45); t(168)= -1.94, p=.05.

Análisis y discusión
El presente estudio demostró que existen estudiantes los cuales están “quemados por el estudio” ya que presentan características propias de dicho síndrome. Por otro lado se encontró que existe un nivel elevado de correlación entre la ansiedad rasgo, la ansiedad estado y el síndrome de Burnout en los estudiantes de la Universidad La Salle Victoria.
Los estudiantes que obtuvieron un nivel elevado de ansiedad como rasgo de su personalidad tienden a ser más propensos a presentar índices elevados del síndrome de Burnout en cualquiera de sus factores ya que tienden a reaccionar con mayor facilidad ante el estrés, lo cual origina el síndrome antes mencionado.
Por otro lado los alumnos que presentaban el síndrome de Burnout tenían una tendencia a reaccionar con mayor ansiedad estado ante los exámenes ordinarios ya que se encontraban emocionalmente más agotados que sus compañeros y con un nivel de insatisfacción de logro mayor, lo cual incidía afectaba la percepción del estudiante acerca de sus capacidades y desempeño escolar.
Así mismo se encontró que las diferentes características sociodemográficas de los alumnos no afectaban, por lo menos de manera significativa en el desarrollo del síndrome de Burnout así como de la ansiedad rasgo y la ansiedad estado.
La predisposición de los alumnos a padecer el síndrome de Burnout depende de manera determinante de la personalidad del mismo, ya que si tiende a ser un alumno con un nivel elevado de ansiedad rasgo será más reactivo ante los estímulos estresantes por lo que se quemará más rápido que un alumno con un nivel bajo de ansiedad rasgo.
Por otro lado si los alumnos están “quemados” a su vez reaccionarán con mayor facilidad ante estímulos estresantes como en el presente caso los exámenes ordinarios ya que presentan una autoimagen deteriorada debido al factor de insatisfacción de logro y se sentirán emocionalmente cansados.
Dichas características se relacionan con los tipos de factores que componen el Burnout y favorecerán a que los niveles de ansiedad estado sean altos en este tipo de circunstancias.

Referencias



Aldrete Rodríguez, M. G.,  Vázquez Becerra, L. N., Aranda Beltrán, C., Contreras Estrada, M. I. & Oramas Viera, A. (2012). Factores Psicosociales Laborales y Síndrome de Burnout en Profesores de Preparatoria de Guadalajara, Jalisco, México.Revista Cubana de Salud y Trabajo,13(1), 19-26.

Celís, J., Bustamante, M., Cabrera, D., Cabrera, M., Alarcón, W. & Monge, E. (2001). Ansiedad y Estrés Académico en Estudiantes de Medicina Humana del Primer y0 Sexto Año. Anales de la Facultad de Medicina 62, pg. 1. Recopilado Septiembre 3, 2012, de Universidad La Salle, Biblioteca.

Estela, L., Jimenez, C., Landeo, J., Tamateo, J., Vega, J. (2010). Prevalencia de Síndrome de Burnout en Alumnos del Séptimo Año de Medicina de una Universidad Privada de Lima, Perú. Revista de Neuropsiquiatría 73, pg. 147-156. Recopilado Septiembre 3, 2012, de Universidad La Salle, Biblioteca.

González, M. (2007). Escala de Cansancio Emocional (ECE) para EstudiantesUniversitarios: Propiedades Psicométricas en una Muestra de México. Anales de Psicología 23, pg. 253-257. Recopilado Septiembre 3, 2012, de Universidad La Salle, Biblioteca.

Gutierres, J., Oblitas, L. (2006). Ansiedad y Salud. Psicología de la Salud y Calidad de Vida 2. pg. 165-211. Recopilado Septiembre 3, 2012.

Humphrey, R. (2002). The Many Faces of Emotional Leadership. The Leadership Quarterly 8. pg. 493-504. Recopilado Septiembre 3, 2012, de Universidad La Salle, Biblioteca.

McColl, Kennedy & Anderson, R.D. (2002). Impact of Leadership Style and Emotions on Subordinate Performance. The Leadership Quarterly 8. pg. 545-559. Recopilado Septiembre 3, 2012, de Universidad La Salle, Biblioteca.

Monzon, I. (2007). Estrés Académico en Estudiantes Universitarios. Apuntes de Psicología 25. pg. 87-99. Recopilado Septiembre 3, 2012, de Universidad La Salle, Biblioteca.

Preciado. M., Vazquez, J. (2010). Perfil de Estrés y Síndrome de Burnout en Estudiantes Mexicanos de Odontología. Rev Chil Neuro-Psiquiat 48, pg. 11-19. Recopilado Septiembre 3, 2012, de Universidad La Salle, Biblioteca.

Robles, R., Espinosa, R., Padilla., Alvarez, M. (2008). Ansiedad Social en Estudiantes Universitarios: Prevalencia y Variables Psicosociales Relacionadas. Psicología Iberoamericana 16, pg. 54-62. Recopilado Septiembre 3, 2012, de Universidad La Salle, Biblioteca.

Rosario, P., Nuñez, J., Salgado, A., Gonzalez, J., Valle, A., Joly, C., Bernardo, A. (2008). Ansiedad Ante los Exámenes: Relación con Variables Personales y Familiares. Psicothema 20, pg. 563-570.

Spielberger, C., & Díaz-Guerrero, R. (1975). IDARE Inventario de Ansiedad: Rasgo-Estado. México: El Manual Moderno.



Uribe-Prado, J. F (2010). EDO. Escala de desgaste ocupacional (burnout). México: El Manual Moderno.

Villaseñor, M. (2010). En Estudiantes que Ingresan a la Universidad. Revista Mexicana de Psicología Educativa 1. pg. 41-28. Recopilado Septiembre 3, 2012, de Universidad La Salle, Biblioteca.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos