La red colombiana de psicologia comunitaria y la expedición psicosocial colombiana



Descargar 43.87 Kb.
Fecha de conversión14.03.2018
Tamaño43.87 Kb.






LA RED COLOMBIANA DE PSICOLOGIA COMUNITARIA Y LA EXPEDICIÓN PSICOSOCIAL COLOMBIANA.

Autor: Carlos Arango Cálad. Ph.D. carlosarango68 gmail.com



Resumen:

La Red Colombiana de Psicología Comunitaria es una red profesional e interinstitucional que se ha creado con la finalidad de construir un escenario de participación pública de los psicólogos y psicólogas ante la problemática del postconflicto en Colombia. La estrategia adoptada se denomina la Expedición Psicosocial Colombiana donde se pretende visibilizar las experiencias de trabajo con comunidades de los psicólogos, reflexionar críticamente sobre la problemática del país a la luz de estas experiencias, promover una discusión sobre el proyecto de país que necesitamos en el postconflicto de tal manera que  se tengan en cuenta las realidades comunitarias, y finalmente, promover la construcción de la agenda de investigaciones de la Psicología Comunitaria en Colombia. Se presentará la experiencia de constitución de la red y el proyecto macro de actuación de la Expedición Psicosocial Colombiana.



Introducción.

Colombia está atravesando por un momento histórico crucial en el que tenemos la oportunidad de revisar críticamente la manera como hemos venido construyendo nuestro destino colectivo como nación y donde se hace necesaria la participación de todos los ciudadanos. Las negociaciones de paz en La Habana y la convocatoria hecha por el estado para diseñar un escenario de paz y convivencia, se constituye en una oportunidad para que los profesionales de la psicología en sentido general y de la psicología social y comunitaria aportemos nuestras experiencias y capacidades para la construcción de un proyecto de nación más amable y digno.

Es indudable que la superación del conflicto armado, por sí solo no va a resolver los problemas de violencia, corrupción e inequidad que existen en nuestro país. Contamos con una historia macondiana de violencias, abusos, en que las clases dirigentes han orquestado un sistema de legitimación de las violencias y la intolerancia que se ha salido del control y que requiere que nos replanteemos una estrategia de refundación de la democracia, que parta del reconocimiento de los aportes culturales y saberes populares de nuestras comunidades ancestrales y de la activación de la creatividad y la participación comunitaria en el marco de un ideal de sociedad participativa, multiétnica y pluricultural que establece nuestra constitución nacional.

En esta dirección, desde octubre de 2014 se ha venido conformando la Red Colombiana de Psicología Comunitaria comprometida con la elaboración participativa de un programa de investigaciones orientado a la reflexión sobre la realidad colombiana que emerge de las experiencias de trabajo comunitario acompañadas por los psicólogos en su ejercicio profesional.

Esta red pretende constituirse en un nuevo escenario de acción solidaria y colaborativa de la psicología como profesión y como disciplina frente a la problemática de construcción del proyecto de país que nos merecemos en este nuevo período histórico denominado como el “postconflicto”.

La convocatoria de conformación de la red se formuló como una estrategia estructurada en función de la Investigación – Acción Participativa alrededor de la pregunta sobre: ¿cómo interpretamos el problema de la construcción psicosocial de un proyecto concertado de nación, que tenga en cuenta las realidades locales y regionales que hacen parte de los contextos comunitarios atravesados o no por el conflicto armado?.

Frente a este interrogante en menos de dos semanas contábamos con más de ochenta psicólogos y psicólogas dispuestos a participar, a los cuales se les presentó la propuesta de realizar una Expedición Psicosocial Colombiana.

La figura de la expedición en el sentido clásico de las epopeyas históricas pretende producir una dislocación simbólica en imaginario profesional que incentive la asunción del reto al que estamos abocados y la generación de una aventura científica a la altura de las circunstancias.

La expedición pretende en primer lugar ser un viaje por Colombia a través de las experiencias de trabajo de los psicólogos y en segundo lugar pretende que los psicólogos colombianos realicemos un viaje de descubrimiento de la Colombia de hoy.

Tradicionalmente las expediciones científicas en Colombia han sido un esfuerzo de los investigadores y sus financiadores por reconocer los territorios inexplorados para explotarlos y dominarlos de acuerdo a las racionalidades científicas legitimadoras en cada caso.

En este caso la idea de la Expedición Psicosocial Colombiana viene motivada por las propuestas críticas de la psicología social, la psicología comunitaria y la psicología de la Liberación en la perspectiva en que I. Martin Baro propone como una agenda para la psicología latinoamericana.

El propósito central de la Expedición Psicosocial Colombiana se refiere a la construcción de un vínculo de colaboración permanente entre la comunidad psicológica y la población colombiana, para la construcción de un proyecto concertado de nación.

Entre los objetivos que se derivan de este propósito central encontramos:

- Reconocer la comunidad colombiana y sus dinámicas psicosociales a través de las experiencias de trabajo profesional de los psicólogos.

-Promover la visibilización de los aportes profesionales a la Psicología Social y Comunitaria en Colombia.

-Promover el intercambio de experiencias de trabajo psicosocial relacionados con contextos territoriales y comunitarios específicos.

-Establecer líneas de investigación comprometidas con las problemáticas comunitarias y que busquen el desarrollo de las potencialidades comunitarias para autogestionar soluciones acordes con sus realidades locales, regionales y nacionales.

-Promover la articulación entre proyectos y redes comunitarias hacia la construcción de un horizonte compartido de comunidad, sociedad y nación.

-Definir la Agenda de trabajo para el desarrollo de la psicología comunitaria en Colombia.

En la actualidad contamos con 216 psicólogos y psicólogas inscritos y participando en la red, vinculados a 60 grupos de investigación. Hemos logrado hasta el momento conformar siete núcleos regionales en Bogotá, Valle del Cauca, Cauca, Nariño, Eje Cafetero, Medellín y el Caribe y un nodo adicional de trabajo en red sobre las comunidades indígenas, por lo que podemos asumirnos como un sujeto colectivo aportando a la construcción de la nación.

Nos encontramos en un proceso de vinculación progresiva de instituciones, fundamentalmente comprometidas con la formación de psicólogos, de fundaciones, de grupos estudiantiles y profesionales, que al dar su aval institucional están transformando la red profesional en una red interinstitucional, con lo cual se está dando una base de mayor estabilidad a este escenario de actuación. Entre las instituciones que han dado su aval encontramos a la Universidad Cooperativa, la Universidad del Valle, la Universidad Nacional a Distancia UNAD, la Universidad de Los Libertadores, la Cátedra Libre Ignacio Martin Baro, el Centro Interuniversitario de Investigaciones e Intervención Social CIIIS, el Grupo Estudiantil y Profesional GEPU de Univalle y la Fundación Terapia del Reencuentro de Valencia (España).

Igualmente hemos establecido alianzas estratégicas con otras redes sociales que a nivel nacional están comprometidas con la construcción de país, entre ellas se encuentra el Consejo de Asentamientos Sustentables de Latino América o CASA Colombia, la Asociación para el Desarrollo Sostenible SEMILLAS, y el Pacto Mundial Consciente.

La propuesta inicial fue elaborada por Carlos Arango, a partir de ella se ha generado una dinámica de interacción en red que va configurando la experiencia de lo que es y puede llegar a ser la expedición. Al colocarnos en el escenario de la interacción entre psicólogos, podemos ver de qué manera esta es una expresión de la interacción entre los colombianos presentándonos un panorama de la manera como este gremio profesional se relaciona con el contexto comunitario a la vez que se constituye en un ejercicio práctico de cómo estamos construyendo país.

La primera etapa metodológica de la Expedición consistió en la construcción de la Red y se ha desarrollado en casi un año de actividades de comunicación en red y de reuniones locales. La dinámica de construcción en red entre los psicólogos ha girado alrededor de los siguientes interrogantes:



  1. ¿Qué estamos entendiendo por lo psicosocial?

  2. ¿Quiénes pueden hacer parte de esta experiencia?

  3. ¿Qué significa la actuación en red?

  4. ¿Cómo construimos comunidad entre los psicólogos?

  5. ¿Cómo debe ser la relación entre la comunidad psicológica y los contextos comunitarios locales, regionales, nacionales?

  6. ¿Cómo puede ser el programa de investigaciones que necesitamos?

Veamos entonces las reflexiones que han emergido de la interacción entre los psicólogos de la red alrededor de estos interrogantes:

  1. ¿Qué estamos entendiendo por lo psicosocial?

La adopción de un tipo de discurso determina el estilo de interacción que adoptamos con los otros y formatea la manera como nos relacionamos y construimos los vínculos de convivencia o de violencia con las personas.

La utilización del término “psicosocial” para nombrar a la “Expedición Psicosocial Colombiana” generó un interesante y productivo debate sobre la pertinencia e inclusividad del término. Por una parte, Nelson Molina cuestionaba el carácter polísémico y el uso ambiguo que en la práctica acostumbra dársele a este término a la vez que manifestaba su preocupación de que no fuese un término exclusivamente psicológico: “la idea de psicosocial y construcción social de la realidad, al día de hoy es una premisa epistemológica y ontológica que no es privativa de la psicología social y que por el contrario es de las ciencias sociales e incluso de algunas tendencias de ciencias que estudian la materialidad” (Nelson Molina). Esta posición fue interpelada por Ángela María Estrada quien planteó que: “la polisemia per se no es una razón o argumento para excluir una noción del discurso de una disciplina. Si ello fuera así, deberíamos excluir nociones tan importantes como cultura, altamente polisémicas” “Sin duda, la noción de atención psicosocial, tanto Moscovici como Martín-Baró, hacen énfasis en la intervención contextualizada y con dimensión política de los daños de la guerra, daños que son simultáneamente psicológicos, sociales y políticos” (Angela María Estrada).

Por otra varios psicólogos que trabajan con otros enfoques de la psicología se interrogaban si podrían ser incluidos o no en esta experiencia al no adoptar un enfoque psicosocial en su trabajo comunitario. Paula Andrea Tamayo señalaba el problema práctico con el que podríamos encontrarnos en la realidad, donde no solamente encontraremos experiencias de trabajo comunitario que se dicen psicosociales, sino igualmente experiencias de trabajo comunitario facilitadas por psicólogos que asumen un enfoque psicoanalítico, conductista o cualquier otro discurso psicológico.

La adopción de una postura psicosocial plantea el carácter interdisciplinario del objeto de estudio y de trabajo, donde la realidad y la comunidad son dimensiones que no son exclusivas de la psicología lo que nos plantea el reto de cómo construir comunidad con el gremio psicológico a la vez que mantiene puertas abiertas de articulación con otras disciplinas, redes profesionales, sociales y comunitarias. Como lo planteó Eduardo Viera “desde ya esto plantea el desafío de cómo articular la expedición con otros actores, disciplinas y saberes”.

Esto nos permitió llegar a la conclusión, de que en esta experiencia entenderíamos como psicosocial el acto de construir la realidad a partir de la interacción, es decir, que cada profesional en su trabajo comunitario adopta una mirada particular ilustrada o no con algún enfoque psicológico y construye en su interacción con la comunidad una visión particular de la realidad en el contexto colombiano. En términos psicosociales nos interesa visibilizar y comprender cuál es el tipo de realidad que construye el psicólogo en su interacción profesional, y cuál es el tipo de problemática y reflexión que puede aportar para la construcción de un proyecto concertado de nación. Esto nos da una visión amplia y novedosa de cómo podría entenderse la psicología comunitaria en Colombia como una contribución desde la disciplina psicológica a la comprensión de la realidad social y comunitaria, que va más allá de los tradicionales límites disciplinarios y académicos sobre lo que debería ser la psicología comunitaria y un psicólogo comunitario. Adicionalmente esta situación nos confronta con la necesidad de adelantar un debate sobre las maneras como se está utilizando el término psicosocial en las numerosas experiencias de intervención y trabajo, tanto por los psicólogos como por otros profesionales donde no se hace un uso ilustrado del término, de acuerdo a los desarrollos teóricos existentes ni se aprovechan las posibilidades y potencialidades de las teorías psicosociales propiamente dichas.

Es decir que lo que nos convoca a esta aventura es el propósito de acercarnos a las experiencias de trabajo comunitario realizadas por los psicólogos en su ejercicio profesional en primer lugar, y en realizar una reflexión sobre la realidad colombiana que emerge de dichas experiencias, en segundo lugar. Llamo la atención sobre el hecho de que no partimos de experiencias psicosociales, o de trabajo en psicología comunitaria, sino que partimos de experiencias profesionales de psicólogos que asumen estar actuando de cara a la realidad social, cultural o política del país; es decir, que no reducen la realidad a las categorías de un discurso psicológico sin contexto, ni implicaciones políticas o históricas. La propuesta de esta expedición va más allá, en el sentido de plantearnos, cómo es que en los procesos comunitarios construimos ciertas formas de realidad, independientemente de que en el proceso involucremos categorías psicológicas o no, y cómo es que en los procesos comunitarios emergen reflexiones y propuestas sobre un país posible y deseable. Nos interesa ver de qué manera en nuestras intervenciones profesionales hacemos lecturas psicológicas o psicologizantes de las realidades comunitarias, y en qué medida el ejercicio profesional es ideologizante, o emancipatorio, o como lo menciona Angela María Estrada, en qué medida se hace “énfasis en una intervención contextualizada y con dimensión política”. Los procesos comunitarios existen, independientemente de que utilicemos en ellos categorías psicológicas o no, y que el reto que tenemos los psicólogos es el de desarrollar una conceptualización que reconozca, dinamice y potencialice los procesos comunitarios, sin invisibilizar ni desplazar las realidades comunitarias, ni mucho menos suplantar estas realidades con discursos académicos o científicos que impidan la comprensión y análisis de la realidad por parte de las comunidades en que participamos.

Como lo planteó Marta Isabel Alvarez: Nuestro “reto es la construcción teórica, histórica y transformadora, desde ya, reconociendo lo existente para innovadores desarrollos disciplinarios y profesionales. ..y que llama a la interdisciplinariedad entre las ciencias sociales, la psicología comunitaria y la psicología, como primer escalón de la interdisciplinariedad, que diluya los protagonismos y favorezca la concurrencia, de una u otra disciplina o universidad, o profesional”.

2. ¿Quiénes pueden hacer parte de esta experiencia?

Con respecto a la denominación inicial de la Red de Investigadores en Psicología Comunitaria, varias interpelaciones se han realizado en reuniones sectoriales y vía internet, en el sentido de que esta manera de nombrar a la red deja por fuera a numerosos actores que son el alma viva de la expedición. Edgar Barrero considera que: “ayudaría a los propósitos de la expedición que no sólo habláramos de investigadores sino de trabajadores, actores, etc. Por ejemplo, sabemos de la importancia de lo que se podría llamar los sistematizadores de experiencias psicosociales.(E.Barrero)

Entre los actores que deberían hacer parte de la red se encuentran en primer lugar los profesionales que trabajan con comunidades y que no realizan acciones de investigación formal, pero que son los que dan vida y apoyo desde la psicología a las experiencias comunitarias. Igualmente se manifestaron los estudiantes en formación de pregrado y postgrado que desarrollan actividades al interior de los cursos, de las prácticas y las tesis y que son elementos claves para adelantar acciones de sistematización. Por tal motivo se ha adelantado la propuesta de cambiar la denominación de la red de manera que queden incluidos todos los actores. Por lo tanto se propuso que la red se denomine RED COLOMBIANA DE PSICOLOGIA COMUNITARIA.

Si bien esta es una red de psicólogos, algunos núcleos regionales se han constituido con actores de varias disciplinas que se identifican con la propuesta, como es el caso de los núcleos de Nariño y del Valle.

Lo que ha quedado claro es de qué manera la adopción de un determinado tipo de discurso tiene efectos psicosociales de carácter incluyente o excluyente y legitima quienes pueden participar o no de la discusión. Y al preguntarnos sobre quiénes pueden participar en la experiencia de la Expedición Psicosocial Colombiana se pone en evidencia al problema de cómo vamos a incluir a las comunidades en la discusión sobre el tipo de país que necesitamos.

Al adoptar la perspectiva de la IAP como marco metodológico y epistémico partimos de reconocernos en el interjuego entre el saber técnico, y el saber popular de las comunidades como campo de interpelación. Por este motivo, Eduardo Viera hace un llamamiento a que se valide el conocimiento y los informes de las comunidades y no solo los de los psicólogos: “Seguro sería bien interesante procurar también “informes” u otro tipo de productos desde las propias comunidades” (Eduardo Viera).

3. ¿Qué significa la actuación en red?

La actuación en red es la principal apuesta que se está poniendo en juego en la Expedición Psicosocial Colombiana. Ante la convocatoria de conformación de la red, nos encontramos con una respuesta masiva ya que contamos en la actualidad con 216 profesionales inscritos, así como progresivamente las instituciones se están mostrando dispuestas a avalar formalmente su participación en la red. Por tal motivo, vale la pena reflexionar sobre el sentido y potencial que la actuación en red tiene como estrategia de enfrentamiento de los retos que nos depara la Colombia de hoy.

La irrupción de las nuevas tecnologías de la información y la carrera capitalista por el control del mercado para el consumo de estas tecnologías ha creado un escenario propicio no solamente para el crecimiento de la barbarie y autodestrucción del sistema sino también ha instaurado las condiciones para la creación de nuevas relaciones sociales de comunicación y de producción centradas en la colaboración solidaria, que hacen viable el escenario de superación de la sociedad del capitalismo. Como nos lo plantea Euclides André Mance en su propuesta de la Revolución de las Redes Sociales: “La organización de redes de colaboración solidaria tiende a construir una sociedad alternativa al capitalismo, valiéndose de los recursos generados por él” (Mance, 2008)

Desde esta perspectiva nos encontramos en un nuevo escenario histórico, donde es necesario replantearnos la concepción de comunidad y de trabajo comunitario. Se hace necesario replantearnos el lugar y el papel de la psicología social y comunitaria como acompañante del proceso de transformación de la sociedad y estar en la capacidad y disposición de orientar procesos a través de las redes sociales. Nos encontramos en el escenario del ciberespacio como nueva dimensión desde la cual estamos transformando y construyendo la Colombia de hoy.

Con la irrupción de las nuevas tecnologías de la información y de comunicación, se aceleraron los procesos de difusión e intercambio de la información, y las estrategias de coordinación, concertación e intervención en red se impusieron sobre las dinámicas tradicionales del trabajo comunitario centrado en proyectos aislados de autogestión comunitaria . Eduardo Viera considera que esta situación requiere de “todo un esfuerzo de creatividad y prácticas emancipatorias para utilizar los medios electrónicos, imprescindibles en este momento histórico”(Eduardo Vierra).

El llamado realizado al interior de la Red Colombiana de Psicología Comunitaria consiste en primer lugar en la visibilización de las experiencias actuales académicas o institucionales relacionadas con el trabajo comunitario de los psicólogos y psicólogas. Las experiencias existen; sin embargo la gran mayoría de los miembros de la red permanecen como espectadores manteniéndose en el aislamiento y resolviendo individualmente sus asuntos, sin asimilar la oportunidad de resignificar sus labores cotidianas por medio del ejercicio de compartir y reflexionar colectivamente a través de la red. Algunos interesantes ejercicios de intercambio de experiencias se han realizado en las reuniones de los núcleos regionales de Bogotá, Cali, Popayán, donde se ha validado el principio de reconocimiento del trabajo del otro como lo sugería Miriam Ocampo en Bogotá. Sin embargo seguimos atados a las dinámicas institucionales y a los valores del individualismo y la competitividad donde el compartir es percibido como la posible pérdida de la autoría o propiedad intelectual de lo producido.

Poco a poco vamos construyendo una comunidad psicológica basada en la sumatoria de las acciones individuales que se potencializan a través del intercambio de experiencias y la reflexión colectiva lo cual las hace acciones colectivas y para ello podemos construir escenarios que trasciendan los lugares comunes de los congresos y encuentros académicos, y nos permitan, a través de la acción en red y del ciberespacio instaurar nuevas prácticas de comunicación e intercambio de información.

Si ya estamos actuando con un interés en la realidad social y comunitaria, al hacerlo en red, compartiendo con otros experiencias similares, fortalecemos y le damos sentido y trascendencia a lo realizado.

Por otra parte “hay necesidad de dialogar, de construir en la red y de impulsar nuevos procesos, que estén en sintonía con las necesidades históricas, actuales”(M.I. Alvarez) por lo que es cada vez más necesaria la articulación con otras redes y movimientos sociales.

4. ¿Cómo construimos comunidad entre los psicólogos?

Un conjunto o una sumatoria de actores no hacen una comunidad. Para que exista una comunidad se requiere una común unidad alrededor de unos valores, unos criterios y unas prácticas compartidas que hagan posible vivenciar el sentido de un nosotros, enamorados de una causa común.

La propuesta de construir participativamente la experiencia de la Expedición Psicosocial Colombiana es un llamado para romper el aislamiento en el que tradicionalmente nos encontramos, un llamado a buscar articulaciones y relaciones de colaboración y trabajo en equipo con otros actores y una apuesta para desarrollar estrategias de colaboración en red, de tal manera que logremos enfrentar las realidades cotidianas de nuestra Colombia de hoy.

El proceso de construir comunidad entre los psicólogos ha comenzado con la conformación de la Red Colombiana de Psicología Comunitaria y el ejercicio de la discusión colectiva del documento propuesta y su reelaboración participativa con base en las iniciativas y condiciones particulares de los miembros de la red.

Obviamente, buscar construir una dinámica participativa en el contexto de una colectividad acostumbrada al individualismo no ha sido nada fácil, como comentaba de manera privada un participante: “Cuando se hace un llamado a construir redes de colaboración, saltan los mismo egos que han sido justamente los que históricamente le han hecho tanto daño a esa relación entre psicología y comunidad”. Y como comentaba otro participante: “Seguramente aquí está implícito trabajar sobre los conflictos al interior de la propia comunidad psicológica y académica”.

La conformación de los núcleos regionales ha sido un resultado que nos demuestra la existencia de profesionales e instituciones dispuestas a asumir creativamente el reto de diseñar estrategias de colaboración y solidaridad que darán lugar a planes de acción conjunta, que son los que darán garantía de que somos una comunidad en acción.

Hoy el documento propuesta de la Expedición Psicosocial Colombiana se enriquece con la formulación de los planes de acción de los núcleos regionales que ya comienzan a presentar concreciones y proyectos que emergen desde las bases mismas de la acción en red.

A partir de estos planes de acción podemos afirmar que nosotros y nosotras, los psicólogos y psicólogas de este país actuamos comunitariamente para aportar en la dirección de construir el país que anhelamos.



5. ¿Cómo debe ser la relación entre la comunidad psicológica y los contextos comunitarios locales, regionales, nacionales?

Si bien el propósito general de la Expedición Psicosocial Colombiana es crear un vínculo de colaboración permanente entre la comunidad psicológica y las comunidades colombianas, al evaluar el proceso de creación de la red nos encontramos con que la gran mayoría de los inscritos hacen parte de la región andina y del caribe, quedando por fuera importantes sectores del país como la región pacífica, la Orinoquía, la Amazonía y la región de las islas de San Andrés y Providencia; consecuentemente al constituirse los núcleos regionales nos encontramos con la misma problemática.

Esto se refleja en las reflexiones de los participantes. Como lo menciona Marta Isabel Alvarez: “Actualmente los psicólogos comunitarios y las ciencias sociales, entre las comunidades, adelantan procesos comunitarios, aislados, al interior de una academia con resistencias en su interior, que no logra articularse en el dialogo de saberes sobre los procesos de trasformación social” (Marta Isabel Alvarez.)

Al tratar de comprender qué dinámica psicosocial subyace a este fenómeno vemos con claridad que estos datos nos hablan de cómo se ha dado el proceso de institucionalización en Colombia y como han aparecido los programas de formación en psicología que no han surgido como respuesta a la realidad de las regiones y los territorios de Colombia con sus problemáticas, sino que han partido de las necesidades del mercado y en respuesta a sus demandas.

Contamos con aproximadamente 120 programas de formación en psicología, concentrados en la región Andina y el Caribe, encontrándonos con que amplias regiones del país, que tal vez abarcan un 40% del territorio nacional no cuentan con la presencia institucional ni de las universidades ni de otras instituciones públicas del estado, donde habitan muchas comunidades indígenas y campesinas que se han convertido en víctimas de la violencia agenciada por los terratenientes, y las clases dirigentes del país.

Por otra parte, donde existen instituciones públicas y programas de psicología, no encontramos que estas estén suficientemente orientadas hacia el reconocimiento de las realidades y problemáticas comunitarias. Si revisamos el plan de desarrollo actual del país, no encontramos categorías que reconozcan los procesos y realidades comunitarias, sino que se miran los territorios como fuentes potenciales de explotación de recursos sin mencionar las consecuencias que tienen sobre el ecosistema y las comunidades.

El problema psicosocial de la generación de una institucionalidad organizada en función de los contextos y procesos comunitarios se constituye en uno de los retos a enfrentar si es que queremos asumir responsablemente un proceso de construcción de nación incluyente de todos los territorios, culturas y comunidades.

Hemos recibido interpelaciones por parte de psicólogos vinculados a experiencias indígenas que se resistían a vincularse a la red por percibirla como una red constituida por programas académicos o por investigadores y no por actores comprometidos con procesos comunitarios.

Las relaciones entre los psicólogos y las comunidades en la actualidad están mediadas por proyectos de investigación, por programas de intervención institucional, como lo son los programas de atención psicosocial a víctimas, dejando por fuera la problemática de las comunidades. Y allí donde no existen estos proyectos o programas institucionales las comunidades no cuentan con escenarios de participación. Por lo tanto se hace cada vez más claro que debemos construir estrategias y escenarios donde podamos asumir una relación de diálogo directo con las comunidades para que estas tengan la oportunidad de expresarse y participar desde sus saberes y conocimientos en la construcción de país.

En esta perspectiva se ha creado El Grupo de Estudio: La Psicología y las Comunidades Indígenas en Colombia conformado por Rosa Suárez, Katherine Erazo, Boris Geovanny Delgado, Andrés Popayán, Emilio Espejo, Carmen Azucena García, Luis León, María Eugenia Delgado y Marinella Rivera que nos señala un nuevo horizonte de actuación en red que anuncia desde ahora la posibilidad de generación de una línea de investigación e intervención en red sobre esta problemática.

De esta forma vemos cada vez más claro que la Red Colombiana de Psicología Comunitaria debe asumirse como acompañante de los procesos comunitarios más amplios y no como la que detenta el saber especializado de la psicología que piensa las realidades desde conceptos que dan la espalda a las realidades comunitarias.

En ese sentido se hace necesario construir escenarios de encuentro e interlocución entre las organizaciones comunitarias y los psicólogos.



  1. ¿Cómo puede ser el programa de investigación que necesitamos?

Al plantearnos como meta final la creación de un programa de investigación que acompañe el proyecto de país que necesitamos algunos colegas de manera privada han planteado que:

“Este sería un gran aporte de la psicología al país…pero ello implicaría una voluntad política sin precedentes en nuestro país de parte de la élite de la psicología. Dicho programa de investigaciones tendría que ser capaz de agrupar a las distintas corrientes de la psicología desde su declaración expresa de voluntad política para ayudar a la construcción de dicho vínculo. Sería algo así como lograr una política pública para la psicología con carácter comunitario y participativo. Implicaría entre otras cosas, que se modifique radicalmente la manera como se forman psicólogas y psicólogos en Colombia, pues hasta ahora se está formando para la negación de ese vínculo en aras de una extraña objetividad y de una dudosa neutralidad…que más bien resultan afines a los poderes perversos establecidos”.

Se trata de la organización interna de la comunidad psicológica comprometida con un programa de investigaciones diseñado participativamente por ella misma “en colaboración implicada con las comunidades”.(Eduardo Viera)

Mientras llegamos al establecimiento de ese acuerdo gremial de compromiso de nuestra profesión con el contexto comunitario del país, es importante “avanzar en el proceso de construcción de la historia del país como proceso psicosocial y núcleo central de la reflexión” (Rita Escobar).

La propuesta inicial de la Expedición Psicosocial Colombiana presenta una primera aproximación a la comprensión global del proceso colombiano que sirve de punto de referencia para su mejoramiento o su cuestionamiento. En este contexto se trata de avanzar en la comprensión de las dinámicas psicosociales propias de los procesos comunitarios preexistentes ya que “la comunidad está construida, lo importante es permitir su visibilización y “potenciar las virtudes populares” (Martín-Baró) (Eduardo Viera) ” a la vez que se hace necesario analizar en perspectiva las relaciones e influencias entre los diversos procesos comunitarios y el contexto general del país.

Desde esta perspectiva es necesario caracterizar los procesos de formación de la nación colombiana, y explicitar las dinámicas y prácticas que conforman la convivencia en Colombia basada en las experiencias comunitarias, indígenas, campesinas y urbanas y evaluar la pertinencia de entender este escenario como uno de conflicto o postconflicto, donde se visibilizan a los actores violentos y se invisibilizan los procesos comunitarios.

A partir de esta experiencia es necesario llegar a explicitar las manera como las comunidades interpretan el tema del conflicto. Como lo plantea Eduardo Viera: “De alguna manera todos (las comunidades) están transversalizados por “el” conflicto ya sea como víctimas directas o indirectas. El tema es considerar las diversas percepciones de “los” conflictos que viven las comunidades y sus prioridades de resolución. Cuando se habla de las armas es importante considerar las armas ideológicas que son más amplias aún que las de asesinar, pero que asesinan culturas, ideas, proyectos. Igualmente, “deberá trabajarse teóricamente la noción de violencia pues puede quedar restringida a una forma de violencia, naturalizando otras” ” ”(E. Viera).

Una de las problemáticas a trabajar es la manera como vamos construyendo psicosocialmente condiciones para que se den procesos que se centren en la convivencia y la construcción de nación en términos éticos y constructivos, o reproducimos condiciones para que sigan creciendo procesos centrados en el estudio y desarrollo de discursos y prácticas centradas en la violencia y los conflictos, quedando atrapados en el juego de su eliminación, sin desarrollar acciones preventivas y de promoción positiva de la convivencia(Arango, 2006, 2009).

Cuando hablamos de convivencia nos estamos refiriendo a las maneras como los seres humanos que comparten cotidianamente en un contexto determinado, construyen de manera espontánea o deliberada, estrategias para realizar colectivamente sus necesidades, acuerdos para regular sus relaciones, formas de vincularse afectivamente, maneras de resolver sus conflictos y creación de mejores formas de vida (Arango,2009).

Finalmente es necesario que todas estas reflexiones partan de la visibilización y análisis de las experiencias concretas de trabajo de los psicólogos en su acompañamiento a las comunidades por lo que retomamos lo planteado por Marta Isabel Alvarez al plantear que: “La apuesta inicial del proceso podría estar en la consolidación de un estado del arte actualizado, dándole fuerza al documento que Arango y sus colaboradores (2010) ya construyeron en el 2006 en la perspectiva de reconocer la Historia de la Psicología Comunitaria en Colombia. (Marta Isabel Álvarez)

Referencias bibliográficas.

Arango,C. (2006) Psicología Comunitaria de la Convivencia . Programa Editorial. Universidad del Valle. ISBN: 958-44-0239-4. Cali.

Arango,C. (2009) La convivencia en los escenarios de la Intervención Psicosocial Comunitaria. Capítulo del libro Buelga, S., Musitu, G., Vera, A., Avila, E. & Arango, C. (2009). Psicología Social Comunitaria. México: Trillas. ISBN: 978-607-17-0009-4 (Pags 205-226)

Arango, C. (2009) Los desarrollos conceptuales sobre la convivencia. Capítulo del libro: Hleap, J. (Compilador) El conocimiento social en convivencia desde los escenarios de la Educación Popular. Programa Editorial Universidad del Valle. Colciencias. Cali. ISBN: 978-958-670-757-2.



Arango,C y Ayala,N. (2010) La psicología comunitaria en Colombia: Una aproximación histórica. De: HISTORIAS DE LA PSICOLOGÍA COMUNITARIA EN AMÉRICA LATINA: PARTICIPACIÓN Y TRANSFORMACIÓN / compilado por Maritza Montero e Irma Serrano-García.- 1ª edi.- Buenos Aires Paidós. 448 p´. ; 23x15 cm. ISBN978-950-12-4564-6 Pags. 139 – 156.

Mance, E.A. (2008): La revolución de las redes sociales. Co-Editores: Ecosol, Editorial Itaca y otros. México.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad