La psicologia y sus multiples objetos de estudio armando navarro



Descargar 0.57 Mb.
Página3/11
Fecha de conversión14.12.2017
Tamaño0.57 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

AI/I=K


donde AI corresponde a la intensidad del estímulo; K es una constante que varía para cada modalidad sensorial e I equivale al umbral diferencial o diferencia apenas perceptible. De acuerdo a Weber, la razón entre el valor real de un estímulo físico que apenas puede percibirse era una fracción constante. Según la fórmula a medida que aumenta el tamaño del estímulo se incrementa el umbral diferencial en función de una constante respecto al estímulo estándar. Suponía Weber que entre los estímulos y las sensacio­nes existía una relación lineal: los cambios que ocurran en los estímulos producirán cambios iguales en el nivel psicológico de la sensación. Por otra parte, la proporción del cambio es diferente para cada modalidad sensorial. Las investigaciones experimentales de Weber se realizaron bajo condiciones bien controladas, variando sistemáticamente los estímulos y registrando los efectos diferenciales reportados por el sujeto.

G. T. Fechner (1801 - 1887), filósofo, físico y psicólogo alemán, ha sido considerado el iniciador de la psicología cientí­fica. Su aporte principal consistió en el desarrollo de la psicofísica, mediante la cual buscaba establecer la relación exacta existente entre el mundo físico (constituido por los estímulos sensoriales) y el mundo psicológico-subjetivo (constituido por la sensación) . Estimulado por el deseo de probar que la mente y el cuerpo son aspectos de la misma unidad hipótesis de la identidad) , en octubre de 1850 concibió la idea de cómo medir la sensación. Consideró que si se conocía la relación exacta entre los estímulos y la sensación, entonces, a través de mediciones de la energía física, era posible medir la sensación.

Según Fechner la mente y el cuerpo son idénticos: están estrechamente vinculados uno a otro y la aparente diferencia entre los dos es simplemente el resultado de la forma en que son concebidos. La ley de conexión entre la mente y el cuerpo puede plantearse mediante el enunciado de la relación, cuantitativa entre la sensación mental y el estímulo material. Un incremento en la intensidad de un estímulo no produce un •incremento igual en la intensidad de la sensación. Más bien, el estímulo cambia en función de una progresión geométrica mientras que la sensación lo hace de acuerdo a una progresión aritmética. Así, a diferencia de Weber, Fechner planteó que la relación entre los estímulos

pag 66


físicos y la sensación no es proporcional sino logarítmica: los cambios en el mundo psicológico ocurren con mayor lentitud que los cambios en el mundo físico.

Para medir la magnitud de la sensación recurrió al umbral diferencial como unidad de medida, lo que implicaba medir pri­mero la intensidad en que debe aumentarse o disminuirse un

estímulo antes que el sujeto pueda discriminar una diferencia. Sugirió que para cada modalidad sensorial hay un cierto incre­mento relativo en el estímulo que siempre produce un cambio observable en la intensidad de la sensación. Para expresar la relación cuantitativa entre los estímulos y las sensaciones propuso la ley matemática conocida como Ley de Fechner, la cual indica que el umbral. diferencial es igual a una constante (K) por el logaritmo de la intensidad del estímulo físico: S = K log I.

De importancia especial para la psicología fue el desarrollo de métodos matemáticos-estadísticos, sistematizados para establecer las relaciones entre los estímulos y las sensaciones. Estos métodos que aun se utilizan actualmente han pasado a la historia con el nombre de ~rétodos psicofísicos. Fechner estableció tres métodos psicofísicos básicos, el de los límites, el de los estímulos constantes y el método del error promedio, utilizados respectivamente para determinar el umbral absoluto, el umbral diferencial y la igualdad entre estímulos, medidas estas que aluden a la capacidad del indi­viduo para captar energía ambiental, establecer discriminaciones entre diversas intensidades de energía y para comparar diversos estímulos.

pag 67

10. WUNDT Y EL ESTABLECIl11ENTO FORMAL DE LA PS1COLOGIA EXPERENIENTAL



El paso definitivo para la fundación de una psicología experi­mental fue dado por el psicólogo y fisiólogo alemán Wilhelm . Wundt (1832 - 1920) quien en 1879 establece en la ciudad de Leipzig, Alemania, el primer laboratorio para la investigación experimental del fenómeno psicológico. El mérito de Wundt consistió en haber dado una orientación precisa a la disciplina psicológica que en el transcurso de la historia había venido compor­tándose como manumisa de la fisiología, asignándole un objeto y un método propios e intentado definir sus propósitos con claridad. Al mismo tiempo la psicología asimiló el esquema de las ciencias naturales, particularmente el de la fisiología, no encon­trándose diferencias significativas entre los laboratorios para la investigación fisiológica y el establecido por Wundt para la inves­tigación psicológica. La psicología wundtiana no disimula su raigambre empirista, positivista y cientificista lo que se infiere por su -insistencia en la experimentación, el atomismo, el análisis y el intelectualismo.

a) El objeto de la psicología: Wundt consideró a la psico­logía como una ciencia natural v en ese sentido debía poseer un objeto de estudio susceptible de investigación experimental en el

laboratorio. Wundt planteó como objeto de la psicología la expe­riencia inmediata, como opuesta a la experiencia mediata. La experiencia inmediata es una experiencia consciente, aludiendo a la capacidad que tiene el individuo para darse cuenta de lo que ocurre en su psiquismo en un momento determinado. Esa experiencia inmediata es una experiencia per se, no contaminada por las interpretaciones que pueda hacer el sujeto respecto a lo que percibe ni por los significados que pueda atribuirle. La experiencia inmediata capta cualidades sensoriales puras (lo rojo, lo duro, etc.), cualidades estas que constituyen la base de los contenidos de la conciencia. Wundt deseaba describir las expe­riencias conscientes en términos de los diversos elementos que la constituyen.

pag 68


b` El método de la psicología. Definido el objeto se planteó la imperante necesidad de delimitar un método para abordarlo adecuadamente. Como de acuerdo a Wundt la psicología es la ciencia de la experiencia consciente, el método de estudio debe permitir captar dicha experiencia. En ese sentido se propone la introspección, pero no se trataba de la introspección ingenua utilizada por los empiristas ingleses sino de una introspección experimental, con un control preciso de las condiciones en las cuales se realiza. Ello exigía emplear reglas explícitas para el uso adecuado de la introspección, entre las que destacaban: U el observadór debe ser capaz de determinar cuándo el proceso debe iniciarse; 2) debe estar en un estado de disposición o aten­ción concentrada respecto al proceso en estudio; 3) la observa­ción debe ser susceptible de repetición; y 4) las condiciones experi­mentales deben ser susceptibles de variación en términos de la manipulación controlada de los estímulos. Esta última condición invoca la esencia del método experimental:. variar las condiciones de las situaciones estímulos y observar los cambios ocurridos en la experiencia del sujeto.

c) Los propósitos de la psicología. Habiendo definido el objeto y el método de la psicología, Wundt le asignó a esta ciencia tres propósitos claves: analizar los procesos conscientes

en sus elementos básicos, lo que implicaba identificar sus compo­nentes y captar su estructura; descubrir la forma como los elemen­tos se conectan o vinculan en la conciencia y determinar las leyes que rigen dicha conexión. Respecto a los elementos constitutivos de la experiencia, Wundt consideró que toda experiencia cons­ciente podía reducirse, en última instancia, a componentes simples denominados sensaciones, surgidas cuando se estimula un órgano sensorial y los impulsos resultantes llegan al cerebro. Wundt asumió la existencia de una correspondencia uno a uno entre ',a excitación cortical y la experiencia cortical. Otro componente de la conciencia está representado por las imágenes resultantes de la excitación cortical producida por la estimulación sensorial. El tercer elemento de la conciencia son los sentimientos, conce­bidos como complementos de las sensaciones pero no derivados directamente de la estimulación sensorial. Las sensaciones se acom­pañan por ciertas cualidades afectivas y cuando las sensaciones se combinan para formar estados más complejos, resulta una cualidad afectiva para esta combinación de sensaciones. A su vez, la combinación de sentimientos da origen a las emociones, las cuales pueden clasificarse de acuerdo a tres dimensiones básicas: placer - displacer, tensión - relajación y excitación - calma.

pag 69


Para explicar la forma como los elementos constitutivos de la conciencia se combinaban para producir experiencias totales, Wundt desarrolló la doctrina de la apercepción y el principio de la síntesis creativa, postulado anteriormente por J. S. Mili. El principio de síntesis creativa es el que permite organizar los elementos en totalidades estructuradas y significativas. Por otra parte, la síntesis creativa hace que la combinación de elementos genere propiedades diferentes a las contenidas en los elementos originales. Esta noción de síntesis creativa en apariencia fue tomada como una analogía a partir de la química donde la combinación de elementos produce resultados que poseen propiedades que no estaban presentes en los elementos originales.

d) Los tópicos de investigación. Wundt creyó que la naciente ciencia de la psicología debería interesarse inicialmente por la investigación de tópicos que ya habían sido abordados y expresa­dos en forma cuantitativa. Los primeros estudios abarcaban a la psicología fisiológica, particularmente a los aspectos psicofisio­lógicos de la visión y la audición. Se investigó la psicofísica del color, el contraste de colores, la visión periférica, las postimágenes negativas y las ilusiones ópticas. Se utilizaron métodos psicofísicos para estudiar las sensaciones auditivas y la estimación de inter­valos temporales. También se desarrollaron estudios sistemáticos acerca de la atención y el tiempo de reacción.

e) Los aportes y las limitaciones. Es innegable que Wundt resultó ser un hombre de mucho coraje al crear un laboratorio para la investigación experimental del hecho psíquico. Su intención básica fue la creación de una psicología autónoma, independiente de la filosofía, con un objeto, un método y unos propósitos defi­nidos. Sin embargo, este mismo esfuerzo requiere de algunas observaciones básicas. En primer lugar destaca el intento de Wundt por liberar a la psicología de la filosofía, lo cual lo llevó a establecer una nueva dependencia: la psicología pasa a estar conectada directamente con la fisiología, estableciéndose las bases para un reduccionismo fisiológico del cual ha sido imposible liberarse aun a finales del siglo xx. En segundo lugar, con Wundt se introdujo la conciencia como objeto de estudio y se desplaza la mente y el alma del interés de los psicólogos. No obstante, la conciencia es un evento subjetivo y su método de abordaje, la introspección, también lo es. En ese sentido la psico­logía %undtiana fue eminentemente subjetiva, careciendo, además, de una verdadera sistematización del conocimiento psicológico. Estas limitaciones de la psicología de Wundt, conjugadas con su énfasis en la conciencia, la racionalidad, el atomismo-elementalismo

pag 70

y la subjetividad redundaron en el surgimiento de los grandes sistemas psicológicos predominantes durante el primer tercio del siglo x.X.



En apariencia pareciera que la psicología wundtiana pertenece a la historia; sin embargo, en publicaciones recientes se ha obser­vado la tendencia a buscar el reflejo de la sombra de Wundt en la psicología actual. Se afirma que algunos conceptos relevantes entre los teóricos del procesamiento de la información, tienen sus antecedentes directos en el enfoque wundtiano acerca de la psico­logía. Se señalan, entre otros, los constructos de atención selectiva, enmascaramiento, estructuras lingüísticas y control cognoscitivo (Blumenthal, 1975).

pag 71


11. ENTRE WUNDT Y LAS ESCUELAS PSICOLOGICAS

Si se averigua lo que ocurrió en psicología desde su funda­ción hasta los inicios de este siglo, pareciera que se arriba a una conclusión evidente: la psicología que comienza con Wundt es agonística. Esto significa que en sus momentos más esplendorosos ya había brotes que definieron a una multiplicidad de tenden­cias y de psicologías, algunas de las cuales aparecieron como oposiciones explícitas a los postulados básicos del fundador. Otras se dirigieron, más bien hacia el abordaje de nuevos pro­blemas de investigación y a enmarcar la psicología dentro de un contexto científico riguroso.

La reacción más inmediata a la psicología wundtiana la prota­gonizó la denominada psicología del acto, encarnada en la persona­lidad de F. Brentano (1838 - 1937). A pesar de sus diferencias, Brentano compartió con Wundt la intención de hacer una psicología científica. Pero mientras que para Wundt la psicología debería ser estrictamente experimental, para Brentano el método básico lo constituye la observación. Por otra parte, de acuerdo a Brentano el objeto de la psicología no es el estudio de la estructura de la conciencia, el contenido de la conciencia, sino los actos mentales o procesos. En otra dirección, O. Kulpe (1862 - 1915), máximo representante de la Escuela de Wurzburgo, planteó la posibilidad de estudiar los procesos de pensamiento utilizando el método introspectivo (cuestión que había sido descartada por Wundt), definiéndolos como aconteceres no totalmente conscientes. Los psicólogos de la Escuela de Wurxburgo en sus estudios acerca del pensamiento y la solución de problemas, destacaron el papel de las tendencias determinantes, de factores motivacionales y de personalidad. , .

En Alemania otros esfuerzos indagaban en los procesos mentales superiores. Ebbinghaus (1850 - 1909), se aboca al estudio experimental de la memoria a través de experimentos rigurosa­mente controlados donde él mismo participaba como sujeto v observador. Inventó listas de sílabas sin sentido, por considerarlas carentes de significado, y con esos materiales indaga la influencia de

pag 72

la práctica, la repetición, la naturaleza del material y la experiencia previa en el aprendizaje y la memoria. Sus estudios repercutieron en la medición de la capacidad de la memoria y en la determinación de la curva que ilustra el curso temporal del olvido. G. E. Nlüller (1850 - 1934) amplía las investigaciones iniciadas por Ebbinghaus y demos­tró además, la importancia de los factores actitudinales para la reten­ción. Inventó instrumentos más sofisticados para la presentación de los materiales a memorizar y el resultado de esa invención fue un tambor giratorio (tambor de memoria) que permite presentar las unidades de aprendizaje a una velocidad y una duración constante. Stumpf (1884 - J936), se orientó más hacia la teorización en psicolo­gía y su método basado en la intuición lenomenológica se convirtió en un importante antecedente de la psicología de la gestalt.



En Inglaterra, la influencia de la teoría de la evolución estimuló la investigación en psicología animal. Pero también destacaron autores como Stout (1860 - 1944), McDougall (1871 - 1938) con su psicología hórmica fundamentada en una concepción vitalista, y Ruvers (1864 - 1932) quien destacó la importancia de la lógica y la matemática. para la psicología experimental. En Francia sobresalieron las figuras de Binet (1857 - 1911) como creador de los tests de inteligencia, y las personalidades de Charcot, Janet y Berheim, como antecesores del psicoanálisis freudiano.

La Unión Soviética aportó una psicología objetiva, funda­mentada en el reflejo, liderizada por I. P. Pavlov v M. B. Bekhterev. 1. P. Pavlov (18-19 - 1936), partiendo del estudio de la fisiología de la digestión, antes de 1900 había observado que en sus experi­mentos los perros sujetos de su investigación salivaban no sólo cuando se les suministraba el alimento sino también ante otros estímulos que estuvieron presentes cuando el animal había sido alimentado. Los pasos y el color de la bata del experimentador, así como el olor de la comida y el color del recipiente podían desencadenar la reacción salival. La presencia de esas reacciones llevó a establecer la distinción entre dos tipos de reflejos: el rellejo incondicionado y el reflejo condicionado, diferentes en cuanto a su naturaleza, su basamento fisiológico y sus funciones para la adaptacic~n del organismo a su ambiente. El reflejo incondicionado fue definido como respuestas ante estímulos que naturalmente estaban capacitados para producir una reacción automática y predecible en los organismos de una determinada especie. En ese sentido, los reflejos incondicionados son innatos (dependen de conexiones nerviosas determinadas biológicamente) , son carac­terísticos de todos los miembros de una especie (todos los miembros normales de la especie los poseen), dependen de los sectores

pag 73

inferiores del sistema nervioso central (la médula espinal), son permanentes durante toda la vida del organismo (no susceptibles . de extinción) y,son indispensables para la adaptación del orga­nismo a su medio ambiente durante las primeras fases de su desarrollo. El estímulo que tiene propiedades innatas para desen­cadenar un reflejo fue denominado por Pavlov estímulo incon­dicionado. La respuesta provocada por esos estímulos es la respuesta incondicionada. Los reflejos condicionados son reflejos ocasionados por estímulos inicialmente neutrales para una respuesta pero debido al proceso de aprendizaje adquieren la capacidad para producir dicha reacción. Estos estímulos son llamados estímulos condicionados y las respuestas ante ellos, respuestas condicionadas. Los reflejos incondicionados son adquiridos, por lo tanto suscep­tibles de ser modificados y extinguidos, son característicos de un determinado individuo (no genérico), su funcionamiento depende de los centros corticales superiores y participan en la adaptación más flexible de los organismos a su medio ambiente.

Partiendo de esta diferenciación, Pavlov invirtió tres décadas de su vida estudiando el proceso de condicionamiento o adquisición de respuestas condicionadas, así como los mecanismos de extinción, generalización, discriminación, inducción y recuperación espontánea. Su método era estrictamente experimental, con un riguroso control de variables y una medición exacta de las respuestas. Históricamente el método utilizado por Pavlov para la adquisición de los reflejos condicionados se ha denominado "el método de los reflejos condi­cionados" y consistía esencialmente en lo siguiente: si a un perro hambriento se le introducía polvo de carne en la boca, inmediata­mente producía una abundante cantidad de saliva. Pero si era estimulado con el sonido de un metrónomo, la respuesta de saliva­ción no ocurría, aunque el animal tendía a mover las orejas, a levantar la cabeza, a localizar la fuente del sonido, respuestas estas que fueron denominadas reflejo de investigación. Sin embargo, si en una segunda etapa se hacía sonar el metrónomo y ese sonido era seguido de inmediato con la introducción de comida en la boca del animal, se observaba que después de repetir varias veces la secuencia sonido del metrónomo-administración de alimento, si se hacía sonar el metrónomo y no se administraba la comida el perro salivaba ante la sola presencia del sonido, Evidentemente, su respuesta salival era más débil: menor cantidad de gotas de saliva, secreción lenta, detención rápida • de la secreción, etc. Cuando el sonido del metrónomo por sí solo adquiría la capacidad para producir la respuesta de salivación, Pavlov consideraba que había ocurrido un condicionamiento. Conviene señalar que en el contexto pavloviano al comienzo del experimento el sonido del

pag 74

metrónomo es un estímulo neutral en relación a la respuesta de salivación: al final es un estímulo condicionado y la respuesta de salivación ante él es una respuesta condicionada. La transfor­mación del sonido del metrónomo de estímulo neutral a estímulo condicionado se debe a la operación de pareamiento o reforza­miento, la cual consistió en la presentación simultánea de los eventos sonidos del metrónomo-administración del alimento.



Sin embargo, cabe advertir que Pavlov mantuvo una actitud pesimista acerca de la psicología, dado su carácter de ciencia subjetiva. Ello condujo a que evitara hacer referencias mentalis­ticas, subjetivas o psicológicas acerca del condicionamiento, porque su interés primario era la fisiología y no la psicología. Desde un principio decidió estudiar el condicionamiento basándose en la fisiología, ya que consideraba que las funciones estudiadas por los psicólogos dependían de la actividad nerviosa especializada. Su explicación debía encontrarse en el funcionamiento de los hemis­ferios cerebrales. Como dice Pavlov:

En el hombre, también la actividad nerviosa especializada depende de la integración estructural y funcional de los hemisferios cerebrales. Cuando estas estructuras resultar, dañadas y se impide de algún modo su funcionamiento, también el hombre queda inválido, no puede seguir ejecu­tando sus tareas normales y tiene que ser retirado del mundo del trabajo de los demás (1973).

Para Pavlov, entonces como posteriormente para Hebb, la organi­zación de la conducta era problema de la organización de los circuitos nerviosos en los hemisferios cerebrales. Por ese camino, Pavlov llega a hacer una serie de inferencias acerca de los procesos corticales subyacentes al condicionamiento generando una psico­logía fundamentada en un estricto reduccionismo fisiológico.

Si se quisieran sintetizar los aspectos básicos de la visión pavloviana acerca de la psicología habría que caracterizarla como una psicología mecanicista que enfatiza en los reflejos como respues­tas automáticas a los estímulos ambientales; una psicología elementalista, cuya unidad de análisis es el reflejo; una psicología asociacionista basada en las conexiones que se establecen entre estímulos y respuestas; una psicología reduccionista, sustentada en mecanismos fisiológicos hipotéticos e inferidos; y una psicología materialista. de carácter experimental estricto. Su objeto abarcaría el estudio de la actividad nerviosa superior y la forma cómo esa actividad colabora en la adaptación del organismo a su ambiente. En contraste con Wundt, se trataba de una psicología objetiva que asimilaba mejor los supuestos básicos del credo positivista comtiano.

pag 75


B. M. Bekhterev (1857 - 1927), psiquiatra y neuropatólogo ruso, contribuyó al estudio del fenómeno psicológico. Su psicología fue estrictamente objetiva, basada en el concepto de reflejo y a diferencia de Pav1ov, trabajó tanto con animales como con humanos. Utilizó en sus trabajos con humanos la respuesta asociativa-motora, por considerarla más objetiva que la reacción salival. Argumentó continuamente contra el uso de la introspección, contra el empleo de términos mentalísticos, negando la realidad de los procesos psíquicos y la posibilidad de constituir una psicología indepen­diente, ya que todo proceso psíquico debería ser considerado como una asociación de reflejos. Acuñó el término psicología objetiva, enfatizando también el carácter social de dicha disciplina.

Mientras tanto en Estados Unidos dos paladines estimularon el desarrollo de la psicología científica: Williams James y E. L. Thorndike. W. James (1842 - 1920) publicó en 1890 su libro Los principios de la psicología, donde presentó sus consideraciones fundamentales acerca de esa ciencia. Para él la psicología debería ser una ciencia natural, particularmente una ciencia biológica, aunque no necesariamente experimental. Define a la psicología como la ciencia de la vida mental, en términos de sus fenómenos y de sus condiciones: la noción de fenómeno sugiere que el objeto de la psicología debe fundamentarse en la experiencia, mientras que las condiciones aluden al hecho de que los procesos mentales se basan en procesos corporales, especialmente cerebrales. En consecuencia, en psicología el estudio de las estructuras físicas de la conciencia constituye una parte importante.

Aunque James, al igual que Wundt, enfatizó en la conciencia como objeto de estudio de la psicología, la conceptualización de dicho objeto varió en uno y otro. Para James las experiencias conscientes son simplemente lo que ellas son, sin constituir grupos o amalgamas de elementos. Por lo tanto el descubrimiento de elementos discretos a través de análisis introspectivos no demues­tra que dichos elementos existen independientemente de la observación. También la conciencia es cambiante, ya que un mismo estado de conciencia no puede repetirse dos veces aun con estímulos físicos idénticos. Para James, entonces, la conciencia es un flujo permanente, una corriente. Este flujo de la conciencia es, sin embargo, continuo: no existen cortes ni rupturas en la corriente de la conciencia, aunque pueden haber interrupciones transitorias como, por ejemplo, cuando la `persona está dormida. Otra característica de la conciencia es su selectividad: posee capacidad para escoger entre los múltiples estímulos a los cuales es expuesta; la mente siempre está seleccionando, objetando y aceptando estímulos. Atendemos sólo a una parte de las estimu­

pag 76


laciones ambientales, de allí la relevancia de la selectividad, Finalmente, la conciencia tiene una finalidad, cumple el propósito de participar en la adaptación del organismo a su medio. Este criterio de la conciencia como instrumento adaptativo, hacía a James un antecesor de la psicología funcionalista americana.

En cuanto al método, james consideró que como la psicología trata con una conciencia personal la introspección debe ser una herramienta básica: es posible descubrir estados de conciencia examinando nuestra propia mente. Sin embargo, en James se trataba de una introspección ingenua y no de una introspección controlada de laboratorio. Propuso también el uso de la intros­pección comparada que permitiría contrastar los resultados de diversos observadores acerca de un determinado estado de conciencia. Esta comparación podía hacerse utilizando métodos experimentales. Finalmente, la introspección y la experimentación podían complementarse con el uso de métodos comparativos: investigando el funcionamiento psicológico de los animales, los niños, los enfermos mentales, era posible obtener revelaciones útiles acerca del funcionamiento de la vida mental. Destacó también en James su concepción pragmática relacionada con la utilidad de la psicología. Su psicología ha sido denominada pragmatismo porque uno de sus supuestos básicos era que la validez de una idea o de cualquier conocimiento debía constatarse sólo en función de sus consecuencias: algo es verdad si funciona.

E. L. Thorndike (1874 - 1949) se orientó con un lenguaje estímulo-respuesta y un punto de vista asociacionista. Fue pionero en el estudio del condicionamiento instrumental y propuso la



Ley del efecto como el sustrato fundamental del aprendizaje y la motivación. Defendió el punto de vista del aprendizaje por ensayo y error, a partir de experimentos llevados a cabo con gatos en las llamadas cajas de truco. Fue un antecesor de las teorías actuales fundamentadas en la conducta operante y el reforzamiento como base del aprendizaje. En Thorndike no había expresiones concretas acerca del objeto de estudio de la psicología.
pag 77
SEGUNDA PARTE

LAS ESCUELAS Y SISTEMAS DE PSICOLOGIA


78 en blanco

SEGUNDA PARTE

LAS ESCUELAS Y SISTEMAS DE PSICOLOGIA

pag 79


  1. CONCEPTUALIZACION DE SISTEMAS

Lo expuesto hasta ahora revela que el nacimiento de la psicología experimental estuvo precedido por una larga historia determinada por la evolución sistemática de una multiplicidad de disciplinas, cada una de las cuales influyó, a su manera, en la delimitación de problemas específicos que fueron asimilados por la psicología como suyos. Así la psicología experimental wundtiana surgió arrastrando una serie de características hereda­das de la filosofía empírica y racional y preocupada por el cumpli­miento de una serie de exigencias que venían definiendo el patrón de investigación en ciencias tradicionales como la biología, la física, la química y la fisiología. La herencia filosófica se reveló a partir de los rasgos más destacados de la psicología sistemati­zada inicialmente en Leipzig: su inminente carácter asociacionista, elementalista, intelectualista, introspeccionista, sensorialista v racionalista. Por su parte, la exigencia de la ciencia, enmarcada para esa época dentro de un contexto positivista, exige la cons­trucción de una disciplina psicológica fundamentada en los hechos, en la experiencia y en el método científico. Por ese camino existió una conjunción entre el deseo de la psicología por cons­tituirse en una ciencia natural y los procedimientos y requisitos de ésta. El producto, la psicología wundtiana, se reveló como una ciencia de la experiencia inmediata que indagaba su objeto recurriendo a la introspección controlada en el laboratorio. En ese sentido su método básico era la experimentación.

Pero a partir de Wundr, como paradoja, no se inició un desarrollo coherente de la ciencia psicológica, como presumible­mente era de esperarse. Esto significa que los supuestos de Wundt acerca del objeto y métodos de la psicología no se constituyeron en un patrón o modelo de investigación que sirviera de referencia para orientar a todos los interesados en 'el estudio del hecho psíquico. Más bien los planteamientos fueron una especie de "reguero de pólvora" que desencadenó una ola de reacciones encaminadas a rectificar los pecados del progenitor respecto a la ciencia recién nacida. La naturaleza pecaminosa de la psicología

77

SEGUNDA PARTE



LAS ESCUELAS Y SISTEMAS DE PSICOLOGIA

78

1. CONCEPTUALIZACION DE SISTEMAS



Lo expuesto hasta ahora revela que el nacimiento de la psicología experimental estuvo precedido por una larga historia determinada por la evolución sistemática de una multiplicidad de disciplinas, cada una de las cuales influyó, a su manera, en la delimitación de problemas específicos que fueron asimilados por la psicología como suyos. Así la psicología experimental wundtiana surgió arrastrando una serie de características hereda­das de la filosofía empírica y racional y preocupada por el cumpli­miento de una serie de exigencias que venían definiendo el patrón de investigación en ciencias tradicionales como la biología, la física, la química y la fisiología. La herencia filosófica se reveló a partir de los rasgos más destacados de la psicología sistemati­zada inicialmente en Leipzig: su inminente carácter asociacionista, elementalista, intelectualista, introspeccionista, sensorialista v racionalista. Por su parte, la exigencia de la ciencia, enmarcada para esa época dentro de un contexto positivista, exige la cons­trucción de una disciplina psicológica fundamentada en los hechos, en la experiencia y en el método científico. Por ese camino existió una conjunción entre el deseo de la psicología por cons­tituirse en una ciencia natural y los procedimientos y requisitos de ésta. El producto, la psicología wundtiana, se reveló como una ciencia de la experiencia inmediata que indagaba su objeto recurriendo a la introspección controlada en el laboratorio. En ese sentido su método básico era la experimentación.

Pero a partir de Wundr, como paradoja, no se inició un desarrollo coherente de la ciencia psicológica, como presumible­mente era de esperarse. Esto significa que los supuestos de Wundt acerca del objeto y métodos de la psicología no se constituyeron en un patrón o modelo de investigación que sirviera de referencia para orientar a todos los interesados en 'el estudio del hecho psíquico. Más bien los planteamientos fueron una especie de "reguero de pólvora" que desencadenó una ola de reacciones encaminadas a rectificar los pecados del progenitor respecto a la ciencia recién nacida. La naturaleza pecaminosa de la psicología

pp 80

Wundtiana comenzó a ser depurada primero por los partidarios de la Psicología del acto y de la Escuela de Wurzburgo; posterior­mente, durante la primera década del siglo xx por las escuelas y sistemas que surgen y se desarrollan en forma simultánea, pero paralela, con planteamientos que buscan resarcir algún aspecto del pecado original. El conductismo se rebeló contra el énfasis en la conciencia y la introspección; el funcionalismo, contra el estudio de las estructuras del fenómeno psíquico, enfatizando más en su carácter de proceso y en su utilidad para la adaptación adecuada al ambiente; la gestalt, conminó el punto de vista atomista­elementalista y' se centró en la aprehensión de totalidades; por su parte, el psicoanálisis ortodoxo atacó la racionalidad del hombre encumbrando el papel de lo inconsciente, lo instintivo y lo irracio­nal. Simultáneamente estas tendencias son contrapuestas por toda una línea de desarrollo que rechaza la concepción de la psicología como una ciencia natural y destaca su papel en la com­prensión y aprehensión del fenómeno humano como tal. De ella se derivan, posteriormente, las tendencias humanísticas y existen­cialistas dentro de la psicología. Pero a diferencia de la psicología a-undtiana, estos brotes presentan una particularídad: ya no son el esfuerzo de un solo hombre, ni conforman el punto de vista de un solo individuo. Alrededor ide ellos se agrupan muchos correligionarios, conformando, en un sentido estricto, escuelas o sistemas de psicología. Durante muchos años, quizás hasta la década de los treinta, se aprecia el dominio de estas escuelas. A partir de ese momento decae el interés por las grandes empresas tendientes a resolver todos los problemas relacionados con el fenómeno humano y surgen microteorías con propósitos más específicos: el estudio de alguna función en particular, de algún proceso, e inclusive de algún aspecto más limitado de una función o un proceso. Más avanzado el siglo, quizás alrededor de los años cincuenta, comienzan a desarrollarse modelos que implican la explicación de los hechos psicológicos mediante el uso de esquemas provenientes de otras disciplinas. Por ahora nuestro interés básico radica en las escuelas y sistemas, porque 'ellos han estado interesados en el problema del objeto de estudio de la psicología. Pero, ¿qué es una escuela de psicología?

El término escuela se refiere a un grupo de psicólogos quienes se han asociado ideológicamente, y algunas veces geográficamente, con el líder de una determinada orientación. Generalmente, los miembros de una escuela trabajan en torno a problemas comunes v comparten una misma línea teórica (Schultz, 1969, p. 4). En la historia de la psicología una de las constantes ha sido el surgi­miento de diferentes escuelas de pensamiento, seguido por una

pp 81

fase de desarrollo y otra de declinación. Este fenómeno, sin embargo, no es exclusivo de la psicología ya que en todas las ciencias lo característico ha sido que en sus primeros estadios de desarrollo existan paradigmas competitivos que se dividen el campo de estudio. Desde esta perspectiva, una escuela de psicolo­gía equivaldría a lo que Kuhn (1971) define como paradigma. Como ya se señaló cada una de las escuelas de psicología surgidas a comienzos de siglo, representaba una rebelión contra la posición sitemática prevaleciente, a excepción del estructuralismo de Titchener que buscaba consolidar los presupuestos de la concep­ción wundtiana. Cada escuela enfatizó lo que consideraba las limitaciones y fracasos de la psicología experimental inicial y cada una propuso nuevas definiciones, conceptos y estrategias de investigación diseñadas para corregir las debilidades percibidas. Cada escuela representaba una posición sistemática, por eso los autores prefieren utilizar la denominación de sistemas. Como afirma Heidbreder:

Idealmente, en su forma acabada, un sistema de psicología constituye una exposición coherente y unitaria del campo total de la psicología. Pretende que -debidamente compren­didos- los elementos en apariencia caóticos que su dominio comprende son susceptibles de ordenarse y esclarecerse; que es posible definir su objeto, establecer su problema central, coordinar sus métodos de investigación, precisar sus rela­ciones con otros núcleos de conocimiento, identificar sus elementos o procesos básicos, destacar sus aspectos distin­tivos, delinear su contorno general u orientación característica. Conocer un sistema es saber cómo se pronuncia con respeto a todos estos temas y, en especial, el punto de vista desde el cual los considera. En efecto, lo esencial de un sistema psicológico es la posición desde la cual examina su campo, la posición propia desde donde estudia los datos concretos de la ciencia y discierne una norma coherente que los enlaza y unifica (Heidbreder, pp. 27-28).

Como el propósito fundamental de este trabajo se relaciona con el objeto de la psicología como ciencia, lo que sigue estará dedicado fundamentalmente a presentar la manera cómo ese objeto ha sido conceptualizado en algunos de los más importantes sistemas v escuelas.

pag. 82


2.-. LAS ESCUELAS Y SISTEMAS

2.1. TITCHENER Y EL ESTRUCTURALISMO



En el ocaso del siglo xix y comienzos del xx, la psicología americana se expresó a través de dos tendencias fundamentales: el estructuralismo y el funcionalísmo. El estructuralismo, encar­

nado en la rica tesitura intelectual de E.B. Titchener (1867 - 1927), constituye la extensión de la psicología wundtiana y su desarrollo sistemático en los Estados Unidos. Titchener acuñó el término estructuralismo y expuso sus ideas principales en un trabajo titu­lado Los postulados de una psicología estructural (1898). De acuerdo a Titchener, el objeto de estudio de la psicología es la experiencia, en la medida en que dicha experiencia depende de la persona experienciante. En este sentido la experiencia de la cual se ocupa la psicología difiere de la experiencia enfocada por las ciencias físicas, la cual es una experiencia mediata con énfasis en los procesos físicos involucrados. La experiencia inmediata, objeto de la psicología, alude a la experiencia consciente que un sujeto tiene respecto a un evento estimulativo. El objeto de la psicología puede identificarse entonces con el estudio de la con­ciencia. La conciencia para Titchener, es la suma total de las experiencias de una persona tal y como dichas experiencias existen en un momento determinado. La mente, a su vez, es la suma de las experiencias de una persona acumuladas durante el transcurso de su vida. Mente y conciencia son, entonces, equivalentes; pero la conciencia incluye procesos psicológicos presentes, mientras que la mente es una acumulación total de procesos. La distinción entre mente y conciencia se expresa mejor con el mismo lenguaje de Titchener;

Hemos definido la mente como la suma total de la experiencia humana considerada como dependiente de la persona expe­rienciante.. . la frase persona experienciante alude al cuerpo viviente, al individuo organizado... para propósitos psicoló­gicos el cuerpo viviente puede reducirse al sistema nervioso y sus conexiones. De esa forma la mente es la suma total

83

de la experiencia humana considerada como dependiente de un sistema nervioso. Y puesto que la experiencia humana es siempre proceso, acontecimiento, y el aspecto dependiente de la experiencia humana es su aspecto mental, podemos decir, brevemente que la mente es la suma total de los procesos mentales. Todas estas palabras son significativas. Suma total implica que estamos interesados con la totalidad del mundo de la experiencia, no con una porción limitada de él; mental significa que estamos interesados por la experiencia bajo su aspecto dependiente, como condicionada por un sistema nervioso; y proceso implica que nuestro objeto es una corriente, un flujo, y no una colección de objetos inmodificables... Conciencia es algo más que la mente; es la percepción de lo que ocurre en la propia mente de un hombre; es el conocimiento inmediato que tiene la mente de sus sensaciones y pensamientos. .. la conciencia se identi­fica con lo mental y lo consciente con la mente (1911, p. 15).



Como en todas las ciencias, el método de la psicología se basa en la observación, pero en esta disciplina se trata de la obser­vación de la experiencia consciente-introspección. La introspección debe ser ejecutada por observadores bien entrenados que describan no estímulos sino estados de conciencia. El entrenamiento de los introspectores permite evitar cometer el error del estímulo, que consiste en confundir el proceso mental con el objeto que está siendo observado. Cuando un observador enfatiza en el objeto estímulo y no en sus procesos conscientes, fracasa al distinguir entre lo que sabe acerca del objeto y su propia experiencia inme­diata. Lo único que un sujeto realmente conoce de un objeto son sus características sensoriales puras: color, brillantez, conforma­ción espacial; si describe algo distinto a esas características está interpretando al estímulo, no observándolo. Titchener también sostuvo que la observación en psicología además de introspectiva debe ser experimental. En ese sentido exigía seguir rigurosamente las reglas de la experimentación científica:

Un experimento es una observación que puede ser repetida, aislada y variada. Mientras más frecuentemente usted pueda repetir una observación, hay mayor probabilidad que usted vea claramente lo que hay y que describa adecuadamente lo que ha visto. Mientras más estrictamente usted pueda aislar una observación, más se facilita su tarea de observador, y existe menos riesgo de ser distraído por circunstancias irrelevantes... mientras más ampliamente usted pueda variar una observación, la experiencia se,revelará con mayor unifor­midad y mayor es su probabilidad de descubrir leyes (Titchener, 1909; en Schultz, 1969).



Al igual que Wundt, Titchener concibió tres propósitos para la psicología: reducir los procesos conscientes a sus elementos más

pag 84


simples; determinar cómo se combinan esos elementos y cuáles son las leyes que rigen su combinación y relacionar a los elementos con sus condiciones fisiológicas. El espíritu de la psicología coin­cidía con el de las ciencias naturales. Después que un científico decide cuál parte del mundo estudiar, procede a descubrir sus elementos (análisis) para demostrar que son componentes de un fenómeno más complejo (síntesis) yformular las leyes que gobier­nan al fenómeno. Para Titchener los tres elementos constitutivos de la conciencia son, las sensaciones, las imágenes y los estados afectivos. Las sensaciones son los componentes básicos de la percepción, así como las imágenes lo son del pensamiento y los estados afectivos de los sentimientos.

El estructuralismo de Titchener fue una psicología subjetiva, cuyo objeto de estudio era la conciencia, abordada también con un método subjetivo, la introspección y analizada en sus compo­nentes constitutivos elementales. Aún durante la vida de Titchener el estructuralismo fue sometido a severas críticas, algunas de las cuales provenían de los psicólogos funcionalistas. Se criticó su enfoque analítico acerca de la conciencia así como en el estudio estructural de esa. Por otra parte se enfatizaron las debilidades de la introspección, entre las cuales pueden destacarse:

a) Falta de una definición clara y precisa de lo que es la intros­pección.

b) Es difícil, si no imposible, contar con sujetos lo suficiente­mente entrenados como para liberarse del error del estímulo.

c) La introspección es más bien retrospección y hay que tomar en cuenta la influencia ejercida por el olvido cuando el sujeto informa acerca de sus experiencias.

d) El acto mismo de hacer la introspección puede cambiar el significado de la experiencia.

e) Hay experiencias conscientes inexpresables dadas las limita­ciones del lenguaje.

2.2. EL FUNCIONALISMO

La escuela funcionalista fue un movimiento de raigambre casi exclusivamente americano que trató de acoplar dentro de la psicología los supuestos fundamentales de la teoría evolucionista de Dar-,vin con la tradición investigativa en psicología animal y en el estudio de las diferencias individuales. En contraste con el estructuralismo que estuvo representado casi exclusivamente por el pensamiento de Titchener, el funcionalismo agrupó a una serie de teóricos como Angell, Carr y Woodworth. Esa multi­

pp 85

presencia intelectual asignó al funcionalismo un carácter proteico



pag 86

de ejercer un control adecuado sobre la mente. Woodworth consi­deró que los estímulos externos y las respuestas manifiestas se descubren mediante la observación objetiva de la conducta; pero lo que ocurre en el interior del organismo se conoce mejor por íntrospección. Con un criterio más amplio, sostuvo que la intros­pección y la observación objetiva debían complementarse con el estudio de productos culturales como la literatura, el lenguaje, las artes, las instituciones políticas y con la indagación de los procesos fisiológicos involucrados en la actividad mental.

Puede señalarse una tercera consecuencia del funcionalismo relacionada con el énfasis puesto en la adaptacíón, lo que llevó a destacar la importancia del medio ambiente como determinante de la conducta. En otra dirección, el funcionalismo se orientó hacia el estudio de los mecanismos motivacionales del comporta­miento en especial a partir de 1918 cuando Woodworth publica su obra Psicología dinámica. Su enfoque ha sido conocido como psicología dinámica o motivología, por estar interesado en las causas más inmediatas ya que según su criterio el interés básico de la psicología consistía en determinar el por qué las personas se comportan como lo hacen; por qué sienten y actúan de cierta manera.

Si el estructuralismo fue un momento transitorio en el desarrollo de la psicología, el funcionalismo, al contrario dejó huellas indelebles para su desarrollo futuro. Uno de sus aportes fue el paso del estudio de las estructuras al estudio de las funciones y sus consecuencias, lo que repercutió en el incremento de la importancia asignada a la conducta animal en la investigación psicológica. También se amplió el campo general de la psicología al plantear la posibilidad de estudiar a los niños y enfermos mentales, cuestión que era imposible recurriendo sólo a métodos introspectivos. Permitió complementar estos métodos con otras formas de búsqueda de datos como la investigación fisiológica, tests mentales, cuestionarios y descripciones objetivas de la con­ducta. Aunque el funcionalismo fue objeto de severas críticas, especialmente en lo atinente a sus conceptos de psicología y función, su sello se evidencia en enfoques recientes acerca del aprendizaje, la motivación y la percepción, como ilustran la teoría transaccionalista de Ames, el enfoque probabilístico de Brunswik y los recientes modelos de procesamiento de la información.

2.3. EL CONDUCTISMO WATSONIANO

Así como se coincide en afirmar que la psicología experi­mental comienza con Wundt, es también un leitmotiv decir que la psicología conductista tiene su punto de partida en el artículo

pag. 87


"La psicología desde el punto de vista conductista", publicado por J. Watson en 1913. Watson se constituye así en el fundador del conductismo, aunque el concepto de conducta fue introducido en psicología en 1902 por W. McDougall. Lo importante, sin embargo, no fue únicamente el manejo explícito del concepto de conducta sino, más bien, los presupuestos básicos subyacentes en el conductismo watsoniano los cuales resumieron la síntesis de una variedad de antecedentes históricos.

Las influencias sobre el conductismo watsoniano derivaron de tres grandes fuentes: a) la tradición filosófica del objetivismo; b) el funcionalismo; y c) la psicología animal. La insistencia en la objetividad tiene una larga historia. Quizás comienza con Descartes y su intento en explicar la mente y el cuerpo desde una perspectiva mecanicista. Sin embargo, de mayor importancia en la historia del objetivismo es A. Comte, fundador del movi­miento, con su destacado énfasis en el conocimiento positivo. De acuerdo a Comte el único conocimiento válido es el que es social y naturalmente observable desde un punto de referencia objetiva, lo cual no da para la indagación introspectiva ni para el uso de la conciencia como objeto de estudio. En otro contexto, el credo de la objetividad se acentuó en la psicología soviética a través de las investigaciones de Sechenov, Bechterev y Pavlov.

El segundo antecedente del conductismo fue el funciona­lismo. Aunque la psicología funcionalista no era totalmente objetiva, representaba un incremento en la objetividad respecto a sus predecesores. Los métodos utilizados por Cattell y otros funcionalistas revelaban desacuerdos con los métodos introspec­tivos y se orientaban más hacia la exploración de la conducta. Las diversas áreas aplicadas que interesaron a los funcionalistas daban poca importancia a la conciencia y la introspección y, en su esencia, eran expresión de una psicología funcional objetiva (Schultz, 1969).

Probablemente la mayor influencia sobre el conductismo provenga de la psicología animal, cuya emergencia a partir de la teoría evolucionista condujo a intentos por demostrar la existencia de la mente en los organismos inferiores y la continuidad entre el hombre y los animales. Dentro de la línea de la psicología animal resaltó la influencia de J. Loeb (1859 - 1924) y su explica­ción de la conducta animal en base al concepto de tropismo. Según la teoría del tropismo la respuesta de los animales a su ambiente es una función directa de los estímulos. La conducta es forzada, lo que indica descartar cualquier interpretación que recurra a la conciencia. Añádase a ello la insistencia de Loeb en el uso de métodos experimentales.

pag 88


Ante esta gama de antecedentes, ¿qué fue lo que pro uso Watson? Una primera proposición alude a la naturaleza la psicología, la cual debe alcanzar el estatuto de ciencia natural y su propósito es la predicción y control de la conducta. Esto queda expresado con claridad en los propios términos de Watson:

La psicología como la ve el conductista es una rama pura­mente objetiva y experímental de la ciencia natural. Su meta teórica es la predicción y control de la conducta (1913, p. 158).



Pero la ciencia natural, al ser objetiva, trata con eventos observables. Por lo tanto, la conciencia no interesa a los psicólogos dada su naturaleza subjetiva y la imposibilidad de ser observada objetivamente. "La cosa que llamamos conciencia únicamente puede examinarse por introspección" (El Conductismo, 1972, p. 22). De allí se deriva un se ~undo supuesto básico: si la psicología quiere ser una ciencia, su objeto de estudio debe ser algo que podamos observar. Porque los hechos con los cuales trabaja la ciencia son públicos. Y lo único que podemos observar es la conducta, "lo que el organismo hace o dtce". El objeto primario siempre debe referirse a ítems de conducta: movimientos musculares o secrecio­nes glandulares. Como ciencia de la psicología siempre debe tratar con actos que puedan describirse objetivamente en términos de estímulos y respuestas, formación e integración de hábitos.

Ahora, si el objeto de la psicología es la conducta, ¿cuál debe ser el método de estudio? Es necesario rechazar la introspección, porque su inexactitud detiene el avance de la ciencia de la psicología. Sólo los métodos objetivos son admisibles. Watson planteó explíci­tamente que los métodos a ser usados debían ser la observación, con o sin instrumentos; el método del reflejo condicionado; el reporte verbal y el método de los tests.

El cuarto supuesto básico ya está implícito en algunas de las citas anteriores y se refiere a los propósitos de la psicología. Como el mismo Watson lo manifestó la psicología debe orientarse hacia la predicción y el control de la conducta humana y animal. El estudio objetivo de la conducta permite predecirla; es decir, dado un estímulo se puede saber con exactitud cuál es la respuesta que el organismo producirá, y conocida una respuesta es posible inferir cuál ha sido el estímulo que la ha ocasionado. El control plantea la posibilidad de manipular situaciones estimulativas para generar conductas específicas en el organismo.

La probabilidad de controlar y predecir la conducta se vincula directamente con un quinto presupuesto: el que alude a una concepción de índole mecanicista-determinista. La conducta

pag 89

está determinada por los estímulos y puede describirse en términos de estímulos y respuestas. Los estímulos están representados por cualquier objeto externo o cualquier cambio en los tejidos mismos debido a la condición fisiológica del animal. La respuesta es todo lo que el organismo hace como volverse hacía o en dirección opuesta a la luz, saltar al oír un sonido, o las actividades más altamente organizadas, por ejemplo: edificar un rascacielos, dibujar planos, tener familia, escribir libros, etc. En consecuencia, el conductismo watsoniano describió la conducta en términos de la fórmula E - R (estímulo-respuesta).



Destacó también en Watson su rechazo hacia los determi­nantes innatos de la conducta, lo que lo llevó a enfatizar en los procesos de aprendizaje y negar la existencia de instintos en el

hombre. No sólo no hay instintos, no existe ninguna habilidad que sea transmitida genéticamente. La mayoría de las emociones son reflejos condicionados exceptuando algunas respuestas de miedo, ira y amor. Las sensaciones fueron vistas por Watson como respuestas de discriminación 7 y el aprendizaje de hábitos como formación de respuestas condicionadas. Aun el lenguaje es adquirido por condídonamiento y el pensamiento es una especie de conducta subvocal. Lo que se entiende por personalidad es la combinación de los sistemas de hábitos de un individuo.

Los rasgos del conductismo watsoniano son el mecanicismo, el atomismo, el ambientalismo, el asociacionismo y el énfasis en la experimentación. Así mismo destaca su interés por descartar

de la psicología todo aquello que aluda a términos mentalistas y subjetivos como conciencia, mente, percepción, pensamiento, etc. Todas estas características provienen de una tradición empirista, complementada con la influencia del positivismo, la teoría de la evolución y el condicionamiento pavloviano (Martí, 1975). Empero, la ruptura con la tradición no es definitiva: el interés por el análisis y el uso del reporte verbal permanecen como remanentes.

A partir de Watson, durante mucho tiempo conductismo y psicología significaron lo mismo. Así lo que comenzó como ciencia subjetiva se hace objetiva y biocéntrica, en contraste con

la vieja psicología subjetiva y antropocéntrica (Sexton, 1978). El objeto de la psicología ya no es una conciencia inferida a partir de los reportes que un sujeto hace de su propia experiencia, sino que se construye a partir de eventos concretos como los estímulos .y las respuestas. El nivel de análisis no es la dimensión de la experiencia fenoménica sino la dimensión física de la




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad