La pedagogía de la educación popular



Descargar 277.97 Kb.
Página4/4
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño277.97 Kb.
Vistas137
Descargas0
1   2   3   4

El educador popular debe ser capaz de generar autoformación: de reflexionar y revisar permanentemente su actuación como persona y como docente, de asumir el ejercicio de la enseñanza como un ejercicio de aprendizaje, de entender que el centro educativo es también el lugar de su formación, y no sólo de la formación de los alumnos; autoevaluarse permanentemente y permitir que lo evalúen los directivos, compañeros, alumnos, representantes; evaluar su actuación al evaluar la forma y grado en que sus educandos van desarrollando las competencias, actitudes y valores; mantenerse actualizado, ser lector autónomo, tener el hábito de la planificación y preparación previa de los contenidos y procesos educativos; sistematizar, escribir y comunicar las experiencias que desarrolla en su aula.

  • En suma, el educador popular debe vivir comprometido en un proceso de autoconstrucción de su persona, esforzándose cada día por ser mejor, para así hacer mejor a los otros y contribuir a hacer realidad la intencionalidad transformadora de la Educación Popular, al estilo de Fe y Alegría.


    ***************

    Un apoyo referencial

    APROXIMACIÓN A LAS PRÁCTICAS SIGNIFICATIVAS EN FE Y ALEGRÍA4

    A través de la lectura de las experiencias significativas presentadas por los países en el contexto del Proyecto 12 del PGDFI impulsado por la Federación Internacional, podríamos hacer un ejercicio de análisis “transversal” a fin de determinar algunas constantes a pesar de la diversidad de realidades y proyectos que desarrolla el movimiento. Desde estos rasgos comunes es posible visualizar el camino propio que ha trazado Fe y Alegría en el campo de la Educación Popular en estos 47 años.



    1. La opción por el trabajo local

    La mayoría de los proyectos privilegian la inserción de la dimensión educativa en los microespacios: en un caserío, en un barrio de las grandes ciudades. O una comunidad solicita la intervención de la institución o ésta considera necesario atender a una población en condiciones precarias. Desde el principio, los promotores establecen inmediatamente contacto con los líderes locales o son ellos mismos quienes acuden a solicitar el apoyo institucional. Fe y Alegría se nutre del trabajo micro en diversos lugares, dispersos, distantes unos de otros y este trabajo se convierte, a lo largo de los años, en una rutina silenciosa y sin descanso en el acompañamiento de colectivos de personas que tienen todo tipo de necesidades. Es la cercanía con poblaciones rurales y suburbanas, lo que le ha llevado a plantearse la problemática de la interculturalidad y el diálogo de saberes, al intentar adecuar modelos educativos pensados con mentalidad occidental y urbana. Es el caso de las Casas del Saber en Bolivia, los hogares infantiles, los centros comunitarios en Colombia, los centros de capacitación laboral en Perú y en Venezuela y los centros de alfabetización en Paraguay, Bolivia y Venezuela.

    1. La gestión educativa en red

    En varios países encontramos la preocupación por el enlace y la coordinación entre centros educativos. Ciertamente se potencia lo local, pero, en el campo de la gestión, se intenta establecer mecanismos permanentes de comunicación entre centros con realidades semejantes, lo que permite la planificación de actividades en común, sobre todo, en el área de formación de educadores y directores y en la elaboración del currículo de enseñanza. Es el caso del núcleo escolar de Trinidad Pampa en Bolivia, la red rural de escuelas en Perú, el núcleo escolar de Lechecuagos en Nicaragua.

    1. El fortalecimiento de instancias organizativas nacionales y regionales

    En una institución que tiene su razón de ser en el trabajo local y que se caracteriza por la diversidad de programas, invierte tiempo y recursos en consolidar mecanismos institucionales que logren mantener la unidad en una identidad común, pero que también sean capaces de proponer proyectos que mejoren la calidad de los procesos educativos desarrollados en los microespacios. Quizá porque el proceso de sistematización de experiencias fue dirigido desde las oficinas nacionales, el número de experiencias nacionales es representativo. Se observa que desde las oficinas nacionales se vienen impulsando programas de formación, propuestas de cambios en los currículos oficiales, ampliación de los servicios, obligando a la institución a idear modelos de organización flexibles, descentralizados, pero de amplia cobertura para que puedan responder a necesidades particulares que plantean los centros, siempre respetando las autonomías funcionales. Los nudos conflictivos de este tipo de gestión surgen cuando los proyectos nacionales de innovación chocan con la dinámica local, que también promueve su propia innovación o se niega a cambiar sus rutinas.

    1. La presencia de las comunidades religiosas

    Los proyectos locales toman el impulso inicial porque hay, en los casos más significativos, religiosos y religiosas que han hecho un compromiso de vida con las comunidades que atienden. Este fenómeno no puede dejarse a un lado cuando se describe la trayectoria histórica de Fe y Alegría; es y sigue siendo un factor fundacional importante. Es el caso de Trinidad Pampa en Bolivia, los colegios de Nicaragua, el centro de formación de la mujer en Panamá, la red de escuelas en Cuzco y en Piura.

    Sin embargo, también encontramos otro fenómeno: las religiosas están retirándose en varios centros, ya sea para iniciar nuevos proyectos en comunidades más necesitadas, ya sea por escasez de vocaciones. Centros que se habían identificado con el carisma de la congregación que los fundó, comienzan a ser dirigidos por laicos con un compromiso de larga trayectoria, pero que buscan más apoyo en instancias administrativas regionales y nacionales de Fe y Alegría, para poder llevar a cabo tareas que la congregación asumía como propias (búsqueda de recursos, administración, formación), y que sienten una gran necesidad de trabajar el tema de la identidad institucional.



    1. La relación con el Estado

    Ha variado desde el establecimiento de los primeros convenios a través de los cuales el Estado proporcionaba el personal docente que necesitaban los centros educativos. En algunos países se ha logrado que el personal docente sea seleccionado por la misma institución, lo que ha llevado a crear estrategias de selección, seguimiento y evaluación de la carrera docente. Sin embargo, todavía en algunos países las relaciones siguen siendo tensas y la precariedad económica de los docentes pagados por el estado ha desacelerado proyectos de innovación impulsados por la institución.

    Además, han surgido otros tipos de relación. Por ejemplo, el Estado ha seleccionado a Fe y Alegría como ente ejecutor de programas sociales en las comunidades, como es el caso de los programas de formación profesional en El Salvador, pero también ha sido convocada para formar educadores del sector oficial. En algunos países ha sido invitada a participar en foros y debates sobre la reforma educativa e, inclusive, ha sido llamada para que participe en la elaboración de proyectos innovadores. Por un lado, el Estado desea aprovechar la larga experiencia de Fe y Alegría en educación, por otro lado, la institución considera que es una oportunidad para ofrecer su aporte en el mejoramiento de la calidad de la educación pública. Son dignas de mencionar el caso de las Defensorías Escolares en Perú, los encuentros y desencuentros del CAPIB en Bolivia, la campaña de alfabetización bolivariana en Venezuela, el programa de formación en valores de El Salvador.



    6) La Escuela como principal alternativa de inserción en la comunidad

    La educación formal escolarizada sigue siendo, en la mayoría de los países, la manera más práctica de tener presencia en las comunidades. Otros proyectos educativos no formales e informales van logrando su consolidación porque cerca se encuentra un centro educativo, con un flujo permanente de recursos económicos gracias a los convenios con los ministerios de educación. Desde esta plataforma estable pueden lanzarse programas de salud, de alimentación, de expresión cultural y artística, radiofónicos. Es el caso de las escuelas de Ecuador y Nicaragua. Generalmente estos programas tienen fuertes dificultades de sostenibilidad económica, ya que dependen del financiamiento de agencias extranjeras y deben adecuarse a sus exigencias y sus ofertas.

    Está vigente, por lo tanto, el idea de una escuela popular que cuente con un proyecto educativo propio que responda a las demandas de la comunidad, que logre que los educandos finalicen su educación hasta el nivel de secundaria, incorporando la formación técnica aunque el currículo oficial no lo contemple y con un gran énfasis en la formación en valores.

    7) La formación permanente de los educadores

    La mayoría de los países ha asumido que la transformación de la educación pasa por la transformación de los educadores. Se observa una fuerte inversión en programas nacionales de formación de docentes en países que cuentan con una red escolar consolidada. Cualquier proyecto de innovación va acompañado por la dimensión de formación o de dinamización de los educadores como dice Bolivia. Los contenidos de esta formación están centrados en la reflexión permanente de la práctica y se desarrollan a lo largo del año escolar, junto con las tareas de coordinación de las instancias organizativas regionales y nacionales. Inclusive en los programas de educación no formal, el componente formativo, en términos de acompañamiento y asesoría, se hace presente como es el caso de la experiencia de desarrollo indígena en Panamá o de las bibliotecas comunitarias en Brasil. Cada país ha ideado fórmulas organizativas para atender esta dimensión, entre ellas podemos resaltar la unidad de servicios educativos en Bolivia, la Casa del Maestro en Perú, los equipos pedagógicos nacionales en Paraguay, Argentina y Nicaragua, y el Centro de Formación Padre Joaquín en Venezuela.



    8) La construcción de un currículo propio

    Una corriente que atraviesa el Movimiento desde la segunda mitad de la década de los noventa ha sido los intentos de elaborar pautas curriculares en el ámbito de la educación formal, que respondan a los principios de la propuesta educativa de Fe y Alegría. Quizá donde ha habido más libertad de experimentar ha sido el campo de la formación de jóvenes y adultos que está menos supervisado por los organismos educativos estatales. La mayoría de estos procesos, si bien han sido impulsados por las instancias nacionales, han promovido la participación de las oficinas regionales, de los directores y docentes. Hasta hubo intentos de incorporar a los padres y representantes en los diagnósticos previos. Es el caso de CAPIB en Bolivia, la propuesta curricular en Colombia y la Escuela Necesaria en Venezuela.



    9) Las habilidades básicas del aprender a aprender

    Los procesos de enseñanza aprendizaje están centrados en el dominio de las habilidades básicas tales como la lectura y escritura en la educación primaria y en los programas de educación de adultos. El constructivismo ha sido plataforma teórica sobre la cual se apoyan estas experiencias. También la formación en valores es parte trascendental en los procesos de enseñanza aprendizaje y son ejemplo de ello la cantidad de materiales producidos en esta área por los diferentes países.

    Sin embargo, se observa una ausencia de experiencias innovadoras en áreas del conocimiento científico y humanístico. La experimentación se ha encontrado en el área de Educación Trabajo, pero quizá estas experiencias se han dado a conocer porque la Comisión Internacional de Educación en Tecnología y Formación para el Trabajo ha realizado la encomiable tarea de recolectar las mejores prácticas en ese campo. Habría que esperar el resultado de ensayos como éste en otras áreas del saber, para ver si en los microespacios hay también prácticas interesantes que van más allá del dominio de las herramientas del aprender a aprender. No todo lo que se muestra y difunde es lo que realmente existe en las prácticas cotidianas.

    10) La Educación en y para el trabajo

    El registro de buenas prácticas en este campo reveló la importancia que tiene en los países la oferta de cursos de formación laboral de corte artesanal y que atienden a demandas inmediatas de capacitación de las comunidades. Otra tendencia que va desarrollándose paralelamente se centra en la construcción de propuestas curriculares de formación técnica en el campo formal, como alternativa a los estudios tradicionales, de nivel secundario hasta la llegar a implementar programas de educación superior como es el caso en Bolivia, Perú y Venezuela. Si bien se observa una mayor sensibilización hacia la incorporación educación tecnológica, no deja de privilegiarse una formación centrada en el crecimiento personal y en el cultivo de valores humanos y cristianos. El tema de la productividad comienza a ser tema de debate, pero en relación con los procesos de aprendizaje y como experimentación de alternativas de autogestión económica.



    11) La difusión de las prácticas educativas

    Al lado de la consolidación de esta ruta interior a la institución que arranca en espacios locales y se expande a espacios nacionales, Fe y Alegría va abriendo rutas fuera de sus ámbitos cotidianos de influencia en un esfuerzo por difundir sus propuestas, pero sobre todo, sus productos y su forma de concebir al ser humano y a la sociedad. Un programa radiofónico de 15 minutos, “Carretel de Invenciones”, se graba en Belo Horizonte y encuentra acogida en más de cuarenta emisoras del país; una revista pedagógica en Venezuela se convierte en material de consulta para estudiantes universitarios y docentes de escuelas públicas; un programa radiofónico de educación de adultos producido en Santa Cruz es transmitido fuera del departamento a través de un convenio con otras instituciones; una red radiofónica en Venezuela, que se comunica vía satélite, permite difundir más allá de sus emisoras afiliadas información rigurosa y veraz del acontecer político y social del país. En estos casos las experiencias no intentan resaltar la imagen de la institución, sino lo que ella pueda aportar a la sociedad en general para construir una ciudadanía consciente, crítica y con sentido democrático.



    BIBLIOGRAFÍA

    Ander-Egg, Ezequiel (1999), Hacia una pedagogía autogestionaria. Editorial Magisterio, Argentina.

    Bastos, Alfredo (1981), Fe y Alegría en el pensamiento del Padre José María Vélaz, Fe y Alegría, Caracas.

    Cendales, Lola y Posada, Jorge (1993), La cuestión pedagógica en la Educación Popular. La Piragua, N. 7, CEAAL, Santiago.

    Fe y Alegría (2000a), Identidad de Fe y Alegría. Federación Internacional de Fe y Alegría, Caracas.

    Fe y Alegría (2000b), Educación Popular y Promoción Social. Propuesta de Fe y Alegría. Federación Internacional de Fe y Alegría, Caracas.

    Fe y Alegría (2000c), Plan Global de Desarrollo y Fortalecimiento Institucional. Federación Internacional de Fe y Alegría, Caracas.

    Fe y Alegría (2001), Retos de la Educación Popular. Revista Internacional, N.3. Caracas.

    Frabboni, Franco (2001), El libro de la pedagogía y de la Didáctica. Editorial Popular, Madrid.

    Freire, Pablo (1979), La educación como práctica de la libertad. Siglo XXI, México.

    Freire, Pablo (1980), Pedagogía del oprimido. Siglo XXI, México.

    Heise, M., Tubito F. y Ardito, W. Interculturalidad, un desafío. CAAP

    Luna Pineda, Fabiola. Diálogo intercultural. CAAP

    Mariño, Germán (1996), El diálogo cultural. Reflexiones en torno a su fundamentación, su metodología y su didáctica. Aportes, N. 41, Dimensión Educativa, Bogotá.

    Mejía, Marco Raúl y Awad, Myriam (2001), Pedagogías y Metodologías en Educación Popular. Fe y Alegría, Quito.

    Orbegozo, Jesús (2002), La identidad de Fe y Alegría. Notas introductorias al Seminario. Caracas, mimeo.

    Osorio, Jorge (1993), ¿Qué pedagogía crítica? La Piragua, N. 7, CEAAL. (1996), Murió la pedagogía, viva la pedagogía. Aportes, N. 41. Dimensión Educativa, Bogotá.

    Pérez Esclarín, Antonio (2000), Educar en el tercer milenio. San Pablo, Caracas.

    Pérez Esclarín, Antonio (2002), Educación para globalizar la esperanza y la Solidaridad. Distribuidora Estudios, Caracas.

    Posada, Jorge Jairo (1996), ¿A qué le decimos que no y a qué le decimos que sí? Notas Sobre la reflexión pedagógica en la Educación Popular. Aportes 41, Dimensión Educativa, Bogotá.

    Prieto, Daniel y Gutiérrez, Francisco (1996), Sentir lo alternativo. Aportes, N. 41.Dimensión Educativa, Bogotá.

    Tonucci, Francesco (1993), Enseñar o aprender. Cuaderno de Educación N. 142, Laboratorio Educativo, Caracas.

    Torres Carrillo, Alfonso (1993), La educación popular y lo pedagógico. Evolución reciente y actuales búsquedas. La Piragua, N. 7, CEAAL.

    Torres, Rosa María (1992), Escuela y ciencia. Papeles del CEAAL, N. 2 (Reflexiones sobre pedagogía), Santiago.




    1 Este borrador del Documento Base fue preparado por la Secretaria Ejecutiva de la Federación, Maritza Barrios, por encargo del Coordinador General, como apoyo para las presentaciones de los tópicos y discusiones en los grupos. Contiene la integración de los aportes recibidos de Antonio Pérez Esclarín y de las Oficinas Nacionales de Fe y Alegría, durante el proceso de consultas abierto desde junio de 2002. Se parte de lo fundamental del Papel de Trabajo inicial, con las modificaciones sugeridas en la consulta, y se añaden nuevas secciones propuestas por grupos de trabajo, en varios países, que profundizaron más allá del contenido de dicho documento, en un intento de dar respuestas a preguntas sobre la práctica de la Educación Popular. Estos aportes han sido editados, resumidos en unos casos y ampliados en otros con algunos añadidos, buscando la coherencia del conjunto y la integración de planteamientos similares en lo que cabe. El Documento Base tiene como anexo separado, un papel de trabajo que trata el tema específico de “La Pedagogía de La Educación en la Comunicación Radiofónica Popular”, propuesto por el IRFA-Venezuela. Si bien la generalidad de los planteamientos pedagógicos del Documento Base son aplicables a este sector, hay una especificidad que merece una reflexión y tratamiento más adaptados a las características de la educación a distancia con apoyo en medios de comunicación radial.

    2 Publicación impresa: Federación Internacional de Fe y Alegría, Caracas, 2000. Versión electrónica publicada en www.feyalegria.org

    3 Texto del numeral tomado del Plan Global de Desarrollo y Fortalecimiento Institucional, FIFyA, 2000. Versión electrónica en: www.feyalegria.org

    4 Esta sección constituye un adelanto, en rápidas pinceladas, del análisis que está realizando, con mucha mayor profundidad y detalles, la Coordinadora del Proyecto Calidad Educativa y Experiencias Significativas, Beatriz Borjas, sobre el conjunto de experiencias significativas y buenas prácticas que fueron sistematizadas en el marco del Proyecto FyA-BID “Calidad Educativa y Experiencias Significativas”. Son experiencias que revelan cómo Fe y Alegría ha venido construyendo, reflexionando y asumiendo en sus prácticas mucho de lo declarado en este documento.





    Compartir con tus amigos:
  • 1   2   3   4


    La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
    enviar mensaje

    enter | registro
        Página principal


    subir archivos