La oralidad del lenguaje. La capacidad de leer y el pasado oral



Descargar 190.63 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión24.07.2018
Tamaño190.63 Kb.
  1   2

Walter Ong:

Oralidad y Escritura



  1. La oralidad del lenguaje. La capacidad de leer y el pasado oral.

Los historiadores culturales ahondaron en la existencia humana antes de que la escritura hiciera posible que la forma verbal quedase plasmada.

Ferdinand de Soussure apuntó que la escritura posee ¨utilidad, defectos y prestigios¨; concibió la escritura como una clase de complemento para el habla oral y no como transformadora de la articulación.

Walter Ong sostiene que el habla es la raíz de la escritura ya que no concibe la existencia de la escritura sin su antecesora, la oralidad.

Nos habla de dos tipos de oralidad: una primaria y otra secundaria.

Define a la oralidad primaria como la forma de comunicarse de las culturas ¨que no conocen ni la escritura ni la impresión¨ con un carácter de permanencia y de independencia de la escritura. La oralidad secundaria, es la forma de comunicación de aquellos que conocen la impresión y otras nuevas formas como el teléfono, la televisión, la radio, y que dependen de la escritura para su funcionamiento y existencia.

En su defensa a la oralidad, plantea razones como que el pensamiento se relaciona de modo articulado con el sonido, el lenguaje existe como hablado u oído independientemente de la escritura, muchas lenguas existieron y se transformaron en otras sin haber llegado a la escritura. A pesar de sus fundamentos, la oralidad ha sido cuestionada y desprestigiada por la aparición de la escritura y de imprenta ya que se han transformado en las necesidades establecidas para la transmisión del conocimiento.

Se refiere al lenguaje de diferentes maneras. Minimiza al lenguaje no verbal como sustituto del habla (gestos, vista, tacto). Establece la diferencia entre el ¨lenguaje humano¨ y el ¨lenguaje de computadora¨, haciendo notar que el primero existe y se reformula después de partir de su uso, mientras que el segundo se crea y se usa después.

Se refiere también al lenguaje con el término ¨dialectos¨, a los cuales describe como la ¨variación regional de una lengua de la cual sus habitantes no conocen su historia semántica¨. Analiza a los ¨grafolectos¨ cómo lenguas ¨transdialectales¨ que poseen más poder que los dialectos orales por su dedicación a la escritura.

Grafolecto: lengua transdialectal formada por una profunda dedicación a la escritura, con mayor poder que un dialecto oral.

La aparición del alfabeto y la escritura fue tardía. La evolución de la escritura pasando de los primeros pictogramas (representación de objetos), ideogramas (representación de un código), hasta la escritura rebus (representación de sonidos que se vio profundamente marcad por la aparición del alfabeto).

Mijaíl Bajtín

¨El problema de los géneros discursivos¨



Todo lo referido a la actitud human se relaciona con el uso de la lengua. El uso de la lengua se lleva a cabo a través de enunciados concretos y singulares.

Estos enunciados reflejan las condiciones específicas y el objeto de cada una de las esferas por:



  1. Su contenido (temática)

  2. Estilo verbal (selección de léxicos)

Está relacionado con dos tipos de vinculaciones entre el hablante y los otros participantes de la comunicación discursiva:

  1. Composición o estructuración.

Los tres momentos están vinculados en todo un enunciado. Cada enunciado es individual y cada esfera elabora sus propios enunciados llamados géneros discursivos.

La cantidad de géneros discursivos es muy amplia, porque en cada esfera hay muchos géneros que se diferencian y crecen a medida que se desarrollan y complica la misma esfera.

Los géneros discursivos son compuestos por enunciados y son muy heterogéneos. Hay dos tipos:


  • Primarios: Se transforman dentro de los géneros secundarios y pierden relación con la oralidad.

  • Secundarios: surgen de una combinación cultural más compleja, principalmente escrita y utiliza géneros discursivos primarios, los absorben y reelaboran.

Cada enunciado separado es, por supuesto, individual, pero cada esfera del uso de la lengua elabora sus tipos relativamente estables de enunciados, a los que denominamos géneros discursivos.

Los géneros discursivos son extremamente heterogéneos debido a que en ellos debemos incluir tanto las breves réplicas de un diálogo cotidiano, como un relato cotidiano, tanto una carta, como una orden militar, breve y estandarizada; allí estarían un decreto extenso y detallado, el repertorio bastante variado de los oficios burocráticos, todo universo de declaraciones públicas, pero además tendremos que incluir las múltiples manifestaciones científicas, así como todos los géneros literarios.

Se han estudiado los géneros literarios pero dentro de su especificidad literaria y artística, en relación con sus diferencias dentro de los límites literarios, y no como determinados tipos de enunciados que se distinguen de otros tipos pero que tienen una naturaleza verbal común.

Hay una diferencia entre los géneros discursivos:



  • Géneros discursivos simples (primarios)

  • Géneros discursivos complejos (secundarios) a saber, novelas, dramas, investigaciones científicas de toda clase, grandes géneros periodísticos, etc, surgen en condiciones de la comunicación cultural más compleja, relativamente más desarrollada y organizada, principalmente escrita: comunicación artística, científica, sociopolítica, etc. En el proceso de su formación estos géneros absorben y reelaboran diversos géneros primarios constituidos en la comunicación discursiva inmediata.

Los géneros primarios que forman partes de los géneros complejos se transforman dentro de estos últimos y adquieren un carácter especial: pierden su relación inmediata con la oralidad y con los enunciados reales de otros, por ejemplo, las réplicas de un diálogo cotidiano o las cartas dentro de una novela, conservando su forma e importancia cotidiana tan sólo como partes del contenido de la novela, participan de la realidad tan solo a través de la totalidad de la novela, es decir, como acontecimiento artístico y no como suceso de la vida cotidiana.

La naturaleza del enunciado debe ser descubierta y determinada mediante un análisis de ambos tipos de géneros discursivos.

Toda investigación acerca de un material lingüístico concreto tiene que ver con enunciados concretos (escritos y orales) relacionados con diferentes esferas de la actividad humana y de la comunicación.

El enunciado, el núcleo problemático de suma importancia.

Algunas esferas y problemas de la lingüística:


  • Estilística: todo estilo está vinculado con el enunciado y sus formas típicas de enunciados, es decir, con los géneros discursivos. Todo enunciado es individual, por lo tanto posee un estilo individual, pero no todos se prestan a absorber un estilo individual. Los más individuales son los géneros literarios, sin embargo dentro del marco de la literatura los diversos géneros ofrecen posibilidades para expresar lo individual del lenguaje y aspectos de la individualidad.

En la mayoría de los géneros discursivos los estilos y la individualidad no forman parte de la intención del enunciado, no es su finalidad única sino que resulta ser un producto complementario del enunciado.

El estilo está vinculado a determinadas unidades temáticas y a determinadas unidades composicionales.

El estilo entra como elemento en la unidad genérica del enunciado. No existe una clasificación generalmente reconocida de los estilo de la lengua.

Los cambios históricos en los estilos de la lengua están vinculados a los cambios de los géneros discursivos.

La lengua literaria representa un sistema complejo y dinámico de estilos.

Los géneros discursivos son correas de transmisión entre la historia de la sociedad y la historia de la lengua. Ni un solo fenómeno nuevo (fonético, léxico, de gramática) puede ser incluido en el sistema de la lengua sin pasar la larga y compleja vía de la prueba de elaboración genérica.

Donde existe un estilo, existe un género. La transición de un estilo de un género a otro, no solo cambia la entonación del estilo en las condiciones de un género que le es propio, sino que destruye o renueva el género mismo.

Tanto los estilos individuales como aquellos que pertenecen a la lengua tienden hacia los géneros discursivos.

La gramática y la estilística convergen y se bifurcan dentro de cualquier fenómeno lingüístico concreto: si se analiza tan solo dentro del sistema de la lengua, se trata de un fenómeno gramatical, pero si se analiza dentro de la totalidad de un enunciado individual o de un género discursivo, es un fenómeno de estilo. Estos dos puntos de vista deben combinarse orgánicamente sobre la base de la unidad real del fenómeno lingüístico.


  • Unidades de la lengua: Palabra y oración.

  • Unidad de comunicación discursiva: Enunciado.

¨El enunciado genera una respuesta pero la oración carece de esta capacidad¨

La oración no se delimita por el cambio de los sujetos discursivos, no tiene contacto con la oralidad y no provoca una respuesta. La oración posee una naturaleza gramatical.

Conclusividad específica del enunciado:

En el enunciado el hablante dijo todo lo que en un momento dado quiso decir y en condiciones determinadas quiso decir. Al leer o escribir percibimos claramente el final de un enunciado.

La intención es el momento subjetivo del enunciado que vincula a este con determinadas circunstancias individuales.

Todos los enunciados tienen formas típicas relativamente estables que las aplicamos según el género escogido, esto no quiere decir que el hablante pierda identidad o individualidad.

La oración como unidad de la lengua no tiene autor, igual que la palabra y solo funcionando en forma de enunciado completo llega a ser la expresión de la postura de un individuo en determinada situación de la comunicación discursiva.

Si una palabra aislada se pronuncia con una entonación expresiva, ya no se va a tratar de una palabra sino que va a pasar a ser un enunciado concluso formado por una sola palabra.

La expresividad surge en el punto de contacto de la palabra con la situación real, que se realiza en un enunciado individual.

En la comunicación discursiva el uso de la palabra depende de un aspecto particular, por eso podemos decir que para el hablante, esta existe en tres aspectos:



  • Como palabra neutra (no pertenece a nadie)

  • Como palabra ajena (llena de ecos, pertenece a enunciado de otras personas)

  • Como mi palabra (al usarla con una intención discursiva determinada la lleno de mi expresión)

Cada enunciado está lleno de ecos y reflejos de otros enunciados con los cuales se relaciona en una determinada esfera de la comunicación; y a su vez está lleno de reacciones y respuestas de toda clase, dirigidas a otros enunciados. Estas reacciones-respuestas son heterogéneas.

El estilo del enunciado va a depender de a quien esté dirigido y cual sea la influencia que tiene este último sobre el enunciado. Cuando quiero adivinar la contestación del otro esto influye activamente sobre mi enunciado.

Los géneros discursivos están siempre en intercambio, tienen puntos de conexión.

Bajtín y Voloshinov

Voloshinov plantea que el signo verbal siempre es un signo ideológico porque en realidad en el lenguaje la expresión se da a través de signos, les da un sentido. Vincula el carácter ideológico y social.

Lo ideológico no es producto de una conciencia aislada, sino una forma que integra lo social con lo individual.

Primera concepción de Voloshinov (concepción subjetiva del lenguaje): toma al lenguaje como producto de una actividad individual. Lo toma como un aspecto más psíquico que luego canaliza. Prima el carácter el carácter individual y tiene que ver con la cantidad asimilada a la creación artística. El sujeto tiene la intención de realizar y objetivar.

Segunda concepción (concepción objetiva del lenguaje): toma el lenguaje como producto de reglas gramaticales que se asemeja más a un sistema. Lo social no posee un vínculo directo, lo que pesa es la norma. Hay un sistema consolidado.

El discurso es un elemento de distensión humana, el enunciado puede contener al diálogo. El cambio cultural se da principalmente a través del diálogo. El diálogo implica una comprensión de textos.

Bajtín plantea que el enunciado va a dar cuenta de los dos fenómenos que teoriza Voloshinov, por un lado la concepción objetiva, es un sistema formado por normas que busca estabilidad, y por otro lado la concepción subjetiva, que a través de la actitud se busca la creatividad.

El texto es como un diálogo a través del tiempo, donde puedo interpretar lo que dijo otro en un momento dado. De esta forma voy elaborando un concepto que me permite establecer un sentido común.

Para Bajtín la importancia del diálogo radica en la relación del sistema con el mundo que se extiende más allá de sus límites a la relación entre lo dinámico y lo estático, entre lo homogéneo y lo heterogéneo.

Lotman

El sistema mono lingüístico



Emisor_____________________texto / LENGUA_________________________destinatario

Perfeccionamiento por Jakdoson ha servido de base a todos los modelos comunicativos.

El modelo abstracto de la comunicación sobreentiende no solo el uso de un mismo código, sino también un mismo volumen de memoria entre el emisor y el destinatario. Sustituir el término ¨lengua¨ por ¨código¨ conlleva la idea de una estructura creada, artificial e introducida con un acuerdo instantáneo. El código no supone la historia, esto nos orienta el lenguaje artificial, que se presupone es el modelo ideal del lenguaje en general. La ¨lengua¨ en cambio, inconscientemente suscita en nosotros la representación de la extensión histórica de la existencia. Una lengua es el código más la historia. Esto nos implica ciertas conclusiones: la transmisión del a información dentro de una ¨estructura sin memoria¨ garantiza realmente un alto grado de identidad. Se puede decir que un emisor y un destinatario perfectamente idénticos se comprendan bien mutuamente, pero no tendrán de que hablar. El ideal de una transmisión de ese tipo se da en la transmisión de órdenes.

En la comunicación humana normal y el funcionamiento normal de la lengua, se parte del presupuesto de una no identidad de base entre el hablante y el oyente, en estas condiciones resulta normal una situación de intersección del espacio lingüístico del hablante y del oyente.

Una situación de no intersección presupone una comunicación imposible y una total identidad de A y B la vuelve carente de contenido. Así mientras se admite una determinada intersección de estos espacios, al mismo tiempo se admite la intersección de dos tendencias contradictorias. Por lo tanto en la comunicación lingüística normal es necesario introducir el concepto de tensión, de una cierta resistencia de fuerzas, que los espacios A y B oponen el uno al otro.

El espacio de intersección de A y B se vuelve el espacio natural para la comunicación, pero el valor del dialogo resulta unido a la transmisión de información entre las partes que no se interceptan y esto genere una contradicción insoluble: estamos interesados en la comunicación justamente a causa de esa situación que vuelve difícil la comunicación y, en el límite, la hace imposible. Cuanto más difícil e inadecuada sea la traducción de una parte no intersectada del espacio de la lengua de la otra, más preciso se vuelve, en las relaciones informáticas y sociales, el hecho de esa comunicación paradójica.

La comunicación lingüística se diseña para nosotros como una tensa intersección de actos lingüísticos adecuados e inadecuados. En cambio la no comprensión (conversaciones entre lenguas no completamente idénticas) se presenta como un mecanismo de sentido tan importante como la comprensión.

La cultura constituye la organización interna de la Semiosfera y su desorganización externa. Está constantemente en transformación. La cultura como conjunto complejo está formada por estratos que se desarrollan a diferente velocidad, por lo tanto hay varios estratos desarrollándose a la vez. Las explosiones en algunos estratos pueden unirse a un desarrollo gradual en otros sin interaccionar. Cuando el artista crea algo, la cultura explota y se transforma.

Dentro del ser individual hay dos dimensiones, la predecible (se ajusta a la estructura) y la impredecible (explosión, desorden, caos), este es el momento más rico de la cultura, donde se controla y domina la producción de información.

Ong. Oralidad y escritura.

Oralidad primaria.


  • Las palabras son sonidos, acontecimientos hechos.

  • El sonido existe cuando abandona la existencia.

  • El sonido y la enunciación oral es dinámico.

  • No tiene visión de un nombre como algo que pueda visualizarse.

Oralidad secundaria.

  • Las palabras tienden a asimilarse a las cosas.

  • Las cosas no son acciones, están muertas, pero sujetas a la resurrección dinámica.

  • Tienden a pensar en los nombres como etiquetas.

Oralidad y escritura.

Uno sabe lo que puede recordar.

No puede tener un mismo curso de pensamiento en distintas oraciones, por la ausencia de los textos.

Su manera de recordar es la comunicación.

Precisan expresiones fijas.

Expresar la experiencia con palabras reproduce su recuerdo.

El pensamiento y la expresión tienden a ser de las siguientes clases:


  • Acumulativas antes que subordinadas:

Secundaria: pendientes de la sintaxis.

Primaria: acuden a la pragmática.



  • Acumulativas antes que analíticas:

Primaria: ligada a grupos de identidades, locuciones, términos, oraciones paralelas o antitéticas y epítetos, ¨Hermosa princesa¨

Secundaria: resulta pesado y redundante.



  • Redundantes y copiosos:

Repetir lo dicho, para mantener la idea de lo que se quiere decir.

  • Conservadoras y tradicionalistas:

Repetir lo sabido a través de los siglos para no olvidarlo.

  • Cerca del mundo humano vital:

Conceptualizar y expresar en forma verbal sus conocimientos con referencia del mundo vital humano. No poseen listas.

  • De matices agonísticos:

Lucha y alabanza, El bien y el mal, villano y héroe.

  • Empáticas y participantes antes que objetivamente apartadas:

Aprender a saber implica una identificación comunitaria.

  • Homeostáticas:

El significado de las palabras va a depender de las situaciones reales para los que son usadas.

  • Situaciones antes que abstractas:

Consideran todo desde el punto de vista situacional práctico.

Voloshinov.

Signo verbal: acto de habla. Participación activa del hablante y del oyente.

Constituye el medio para la comunicación de los individuos (especificidad).



  • Lenguaje humano: sistema de signos más característico.

  • Acto de habla como característica dominante.

  • Diálogo.

Bajtín.

Uso de la lengua a través de enunciados concretos y singulares. Los enunciados reflejan las condiciones y el objeto de cada esfera por: su contenido y su estilo verbal. Y se relaciona con los vínculos entre el hablante y el oyente por su composición.

Géneros discursivos: enunciados de una esfera. Su variedad es amplia por la cantidad de géneros que hay en una esfera. Son heterogéneos.

G.D.P.: Se transforman dentro de los secundarios.

G.D.S.: Más complejos, usan a los primarios, los transforman y reelaboran.

Son heterogéneos porque en ellos incluimos lo más simple a lo más complejo (un dialogo cotidiano a géneros literarios).

La naturaleza del enunciado debe estudiarse a través de un análisis de los géneros discursivos.

Estilística.

Donde existe un estilo existe un género.

Unidades de la lengua: Palabra y oración.

Unidades de la comunicación discursiva: enunciado y oración.

Diferencias:



  • El enunciado genera una respuesta, la oración no.

  • La oración tiene una naturaleza gramatical, no tiene contacto con la realidad.

El enunciado tiene la capacidad de ser contestado, de que otro tome una postura de respuesta en relación a él.

La oración como unidad de la lengua no tiene autor, el enunciado sí y depende del género, esto sin que el autor pierda individualidad.

Si una palabra se pronuncia con una entonación expresiva pasará a ser un enunciado.

Hay tres aspectos para el uso de la palabra:



  • Como palabra neutra (sin autor).

  • Como palabra ajena (enunciados de otras personas).

  • Como mi palabra (le pongo entonación).

Expresividad: surge en el punto de contacto entre la palabra y una situación real.

Cada enunciado está lleno de ecos y reflejos de otros, así como de respuestas y reacciones de toda clase dentro de una esfera.



Parcial 2 Discurso

Sfez: Crítica a la comunicación

Técnicas: Tecnologías de la comunicación

Comunicación entre el hombre y la naturaleza (biotecnología), entre los hombres en sociedad (audiovisual y publicidad), entre el hombre y su doble (inteligencia artificial); comunicación que predica la convivencia, la proximidad e incluso la relación de amistad con la computadora. La comunicación pasa a ser la Voz única, porque ninguna otra voz puede unificar un universo que ha perdido en el camino otro referente.

Paradoja: Comunicarse a través de instrumentos que han perjudicado la comunicación.

Técnica y sociedad

¿Qué tipo de relación construir entre el hombre y el artefacto? ¿Cuál es el lugar de la técnica? El lugar, el papel, la función, el deber y el devenir del hombre y la máquina están en juego; ellos ajustan al sujeto, al objeto/s, a su clasificación y al reparto de las tareas. La técnica, actividad que invade todos los aspecto de vida cotidiana, está ligada a la visión global, simbólica, de las relaciones hombre/mundo. La actividad técnica solo se sostiene de las recetas que ella usa y que se transmiten. El discurso teórico que sostiene la técnica no cobra importancia sino allí donde la interacción entre los elementos sociales no existe, donde se hace sentir el estallido de las partes. Entonces, la técnica representa el papel de unión y ofrece sus resultados a las creencias. Se cree en el progreso técnico pues él es visible y se puede tocar con los dedos. El término “tecnología”, es la señal de que la técnica juega el papel de agregado para una sociedad fragmentada. El mismo término designa el discurso técnico, área autónoma de la reflexión que se encierra en el estudio de los objetos cuya legitimidad aquel confirma. Se paso de usar el término “técnica” a usar “tecnología” y en los discursos de los políticos, los hombres de los medios, los industriales, se transmite.

El aporte de Simondon

Para Simondon la oposición entre cultura y técnica, entre hombre y máquina, es falsa y sin fundamento. La cultura reconoce a los objetos estéticos y rechaza a los objetos técnicos relegándolos a su función útil (contradicción). “Usar la máquina para dominar la humanidad”.

Para evitar las contradicciones hay que introducir en la cultura la naturaleza de las máquinas de sus relaciones entre ellas, con el hombre y los valores de esas relaciones. Tal como hay psicólogos (humanos), sociólogos (sociedad), propone al tecnólogo/mecánologo para estudiar las máquinas quienes tienen que tomar en cuenta los siguientes puntos:

La diferencia entre lo viviente y lo no viviente. Los objetos técnicos tienden a la concretización y lo viviente es concreto. Es en vano esperar transformar el artefacto en algo viviente. Por más de que un objeto sea cada vez más sofisticado (o concreto) sigue siendo artificial.

La identidad humana cuestionada por la máquina. El hombre ha dejado de desempeñar el papel de ser técnico, que ahora es desempeñado por la máquina, por ello se cree que el hombre ha ocupado un lugar provisorio hasta que se logró inventar al individuo técnico (la máquina). Ahora necesita ocupar un lugar nuevo en el conjunto técnico y eso sería de forma complementaria con la máquina. Hay una viva necesidad de la técnica en ser pensada en términos de comunicación y de ser defendida en términos de comunicación.

La alienación es lo que atenta contra la unidad. La actividad técnica no solo incluye la utilización de la máquina, sino también la atención a su funcionamiento, mantenimiento, reparación, mejora. Los objetos técnicos que producen la mayor alienación son los que están destinados a usuarios ignorantes. Para reducir la alienación se debería unificar en la actividad técnica el aspecto del trabajo, el esfuerzo y la interacción de los funcionamientos. La empresa, conjunto de hombres y objetos técnicos debería ser pensada a partir de su función técnica, aunque esto no es lo que sucede.

¿Cómo abordar la crítica?

Elemento esencial de la crítica: situar el lugar de nacimiento de las ideologías y de las prácticas. En este caso “comunicar” es el modo simbólico privilegiado de las sociedad de “política fragmentada”. Es el modo propio de un cuerpo social en vías de dispersión, donde la unificación simbólica no ha podido pasar nunca por la memoria de simbólica de una historia demasiado reciente, sino por el régimen de los intercambios lingüísticos de hombres venidos de horizontes distintos y constreñidos el aquí y el ahora juntos. Para asegurar su cohesión las sociedad con memoria se sirven de la historia y las sin memoria de la comunicación. La comunicación es el recurso para una colectividad pobre en símbolos históricos. Que ella se imponga en nuestras sociedades de extensa historia no es un enigma menor. La comunicación ha invadido todos los dominios: en la empresa, en los medios políticos, en el audiovisual, en el ambiente editorial, en la esfera religiosa, en las psicoterapias, en las ciencias “exactas” (física, biología) contaminadas por el término “comunicación”. El vocablo nos hará encontrar las estructuras comunes, lo que une realmente las actitudes tan diversas bajo la misma bandera comunicativa.

Otro elemento de la crítica: tener dos obligaciones. La primera es la de situar las teorías y las prácticas de la comunicación en relación unas con otras. Para ello, hemos de recurrir a las metáforas constitutivas o figuras que dominan una serie de teorías satélites. Estas metáforas nos permiten apuntar las diferentes características de las teorías reagrupadas bajo el título de una característica general. La segunda obligación es intentar dar cuenta de las posiciones políticas que inducen esas teorías. Política entendida como visión de la relación ente sociedad y tecnología: lugar del sujeto y la producción, autonomía de la máquina u utilización de la máquina con un objetivo.

En ese revoltijo inenarrable que pretende denominarse comunicación, conviene percibir lo que une entre ellas las prácticas de un ingeniero vial y las de un biólogo, de un lingüísta, de un físico o de un periodista. Esas prácticas están unidas por metáforas unificadoras y activas.

Para una crítica de la comunicación: tres metáforas, tres visiones del mundo

Metáforas


  1. La idea de que el pensamiento es una especie de proceso de información y que el cerebro es una especia de computadora.

  2. La idea de que ciertos procesos cognitivos o motores son pre-programados.

  3. La idea de que ciertas informaciones están codificadas en un almacén de la memoria por una especie de rotulación, en tanto que otras informaciones se almacenan bajo la forma de imágenes.

  4. La idea de que las etapas del desarrollo son producidas por la maduración de nuevas subrutinas pre-programadas, opuestas a la adquisición de rutinas heurísticas aprendidas.

  5. La idea de procedimientos que buscan y encuentran la información.

  6. La idea de que el aprendizaje es una respuesta adaptativa de una máquina organizada.

  7. La idea de que la conciencia es un fenómeno feedback (retro-acción).

Estas metáforas provenientes de la computación revelan que las teorías actuales de la psicología cognitiva se fundan en la analogía entre espíritu humano y las computadoras. Se puede preguntar si la computadora algún día funcionaría como el espíritu humano. Existe también una coincidencia evidente, y sin duda una convergencia estructural, entre el uso sistemático de metáforas por la ciencia de la comunicación y el nuevo hecho de que la comunicación actual haya pasado también a ser una figura simbólica de importancia que tiende a unificar no solo el cuerpo social fragmentado, sino que también las ciencias dispersas, demasiado especializadas (biología genética, ciencia ecológica, etc). La comunicación ha invadido metafóricamente el conjunto de las ciencias humanas y de las prácticas políticas, sociales, culturales y económicas. Sin embargo las metáforas no son nada sin las posiciones políticas y metafísicas que ellas defienden.

Y visiones del mundo...



Representar, o la máquina

El hombre permanece fundamentalmente libre frente a la técnica. La utiliza, pero ella no lo domina. Es “con” la técnica como el hombre cumple las tareas que él determina y permanece dueño de las actividades cuyo medio ha pensado. Se trata de la metáfora de la “máquina de comunicar” con el mundo; la máquina es exterior al hombre y él la utiliza para apropiarse de las fuerzas de la naturaleza. La máquina es una herramienta. Así el teléfono o telégrafo serían máquinas. Toda la técnica, la tecnología y aun la tecnocracia son actuadas, en principio, por esta metáfora. La “máquina” connota sistema, dirección, articulación, cantidad, medida, alcance, eficacia, realidad, unidades discretas, contenido, continente. La palabra de orden: Representación.

En el dominio de la comunicación ¿cuál es el peso de la representación? ¿qué significa representar? En efecto, la comunicación propone la distinción emisor-receptor e introduce un canal entre ellos. La representación apela a un mundo objetivo y a un representado, y los reúne por un mediador, vuelto de un lado hacia el mundo objetivo, y del otro, hacia el signo que este garantiza. Resultado: en los dos casos se acuerda a los medios de comunicación poderes considerables y exclusivos.

Esquema clásico de la representación

Mundo Signo

Objetivo Representante legal Recibido

Esquema clásico de la comunicación

Emisor Medio Receptor

Expresar, o el organismo

Aquí, los objetos técnicos son nuestro ambiente “natural” pues estamos sujetos a la visión del mundo que ellos inducen. Somos parte de un todo y lo que cuenta es percibir los intercambios posibles y analizar el papel de los elementos que forman ese todo que se denomina universo. Las reglas no se forman de una vez para siempre y la identidad del sujeto se define puntualmente.



En” un mundo formado por objetos técnicos, el hombre debe contar con la organización complejas de las jerarquías que el soporta. “Está arrojado en el mundo” técnico que es su naturaleza. La idea de domino se borra y deja lugar a la de adaptación. El hombre se inserta “en” un organismo que está conformado por una relación entre partes y el todo. Aquí el artefacto no es herramienta, sino ambiente, a la vez político, social, económico, biológico, ideológico. Vivimos con(no excluye la primera visión) y en un mundo lleno de máquina que es tomado como algo natural. Sujetos y objetos están unidos. La comunicación orgánica es “integrada” y tiene diferentes niveles. El organismo es una imagen-fuerza que convoca nuestra adhesión. Imagen-fuerza del organismo: medio, niveles, viviente, percepción, forma, organización, reciprocidad, totalidad, desarrollo, auto-organización. El medio está en el mundo, lo mismo que el receptor así como el mundo está en el medio y en el receptor. Cada uno es subjetivamente objetivo. Comunicación democrática al alcance de todos.

Confundir, o Frankstein: el tautismo

Frankstein es una metáfora, y el “tautismo” es su concepto. Corresponde a una tercera actitud: la prevalencia de la comprobación tecnológica. Ella rige la visión del mundo. El objeto técnico le asigna al sujeto sus límites y determina sus cualidades. La tecnología es el discurso de la esencia. “Por” la técnica el hombre puede existir, pero no fuera del espejo que ella le presenta. Aquí el artefacto pretende ser la causa. La máquina creada por el hombre pasa a ser su propio creador. El esfuerzo de la ciencia cognitiva y de la inteligencia artificial tiende a reforzar este punto de vista. Frankstein: creación del doble con atributos tradicionales del sujeto humano, metáfora de gran valor simbólico. Ciencia que se vuelve contra el científico. Es un doble amigable o terrorífico que es a la vez testigo y límite de la potencia humana. Todas las paradojas de auto-referencia se condesan aquí. El productor es al mismo tiempo producto y productor.



Es siempre un instrumento del que nos servimos (con). Pero él parece formar con nosotros un medio en el cual evolucionamos (en). Perdida de la realidad, del sentido, de la identidad. Preposición por. Imagen-fuerza del modelo Frankstein: creación, imaginación, novedad, metamorfosis, voluntad, visión, auto-referencia, simulación.

Aplicando esto a la comunicación, se confunde el emisor y el receptor, todo comunica sin saber el origen, universo de jerarquías superpuestas, la comunicación muere por exceso de comunicación. Esto es el “tautismo”, autismo y tautología, al mismo tiempo que evoca en él la totalidad. Tautismo es lo que se critica en todo el libro.

Historia y metafísica

Estas tres visiones coexisten a la vez, a veces se contradicen y otras veces están de acuerdo.

La política no está solo en los poderes, la ideología, la técnica, la organización social y las rupturas geo-históricas. La política son también y sobre todo nuestras utopías y nuestros afectos, nuestras escatologías y nuestras visiones del mundo, que se enfrentan en cada uno de nosotros y en relación con los cuales las luchas partidarias no son sino ecos asordinados. La apuesta es alta: se trata aquí del fin de la comunicación. Se trata de la aparición del tautismo, de sus fundamentos, su sentido y de su porvenir.

Negroponte: La era de la post-información

Más allá de la demografía

La era de la información, de los ordenadores, con economías de escala, mostraba menos dependencia del espacio y del tiempo. En la era de la información, los medios comunicación de masas se hicieron más grandes y al mismo tiempo más pequeños.

En la era de post-información a veces la audiencia es una sola persona. Todo se hace por encargo y la información se personaliza al máximo. Se asume que la individualización es la extrapolación de la transmisión selectiva: se pasa de un grupo grande a uno más pequeño y al final al individuo. En el momento en que tienen nuestros datos personales y hábitos ya nos han cazado: somos una unidad demográfica de una persona.

Este razonamiento olvida la diferencia fundamental entre transmisión selectiva y ser digital. “Yo” no soy una estadística. “Yo” incluye información y acontecimientos que no tienen significado demográfico. Pero la información particular sobre mí persona sí determina la posibilidad de que quiera recibir servicios. La demografía tradicional aun no llega a la escala de ser digital. La era de la post-información como demografía infinestimal y ultradigida es muy personalizada.

La era de post-información trata de las máquinas que entienden con el mismo o mayor grado de sutileza que se espera de otros seres humanos.

Lugar sin espacio

La era de la post-información superará las restricciones que impone la geografía, la vida digital traerá consigo una dependencia cada vez menor con estar en un lugar y un momento específico. En esta era se puede vivir o trabajar en uno o en muchos lugares, el concepto de “dirección” adquiere un nuevo significado, se convierte en algo más parecido al número de la seguridad social que a unas coordenadas de calles. Es una dirección virtual, como el correo electrónico, nadie reside físicamente allí.

Ser asíncrono

Un cara a cara o una conversación telefónica son tiempo real y sincrónico. No obstante esto cambia con los correos de voz y los contestadores automáticos. La ventaja no reside tanto en la voz como en el proceso diferido y en el tiempo desplazado. Radica en dejar mensajes cuando una comunicación directa no es necesaria.

Uno de los enormes atractivos del correo electrónico es que no nos interrumpe como un teléfono. Se puede procesar durante el tiempo libre, y por esta razón ofrece la posibilidad de responder mensajes que no tendrían la menor oportunidad de atravesar los filtros de las secretarias y las telefonistas de las empresas. Ha ganado popularidad porque es a la vez un medio asíncrono y legible por ordenador. Esto último es muy importante porque los agentes de interfaz usarán esos bits para dar prioridad y entregar mensajes de diferentes maneras. El emisor y el tema pueden determinar el orden en que se lee.

No son muchas las comunicaciones que tienen que ser atendidas de inmediato o en tiempo real. De hecho, se nos interrumpe todo el tiempo y se nos obliga a ser puntuales en situaciones y temas que en realidad no merecen esa inmediatez o urgencia. Se nos obliga a vivir con ritmos regulares, no porque terminemos de cenar a las nueve en punto, sino porque el programa de televisión empieza a esa hora.

Pedir a la carta

La vida digital incluirá muy poca emisión en tiempo real. A medida que la emisión se vuelve digital , los bits (ADN de la información) no solo son más fáciles de mover en el tiempo sino que tal vez no sea necesario recibirlos en el mismo orden o a la misma velocidad que serán consumidos.

La información a la carta dominará la vida digital. Podremos solicitar explícita o implícitamente lo que queremos, cuando lo deseamos. Esto exigirá un replanteamiento radical de la programación pagada por publicidad.

Los medios digitales del futuro serán más de pago, pero no totalmente de pago o gratuitos sino que seguirán el modelo de los periódicos y revistas donde se comparten costes entre los compradores y la publicidad. En algunos casos el consumidor tendrá la posibilidad de recibir el material sin publicidad, pero a un precio más elevado. En otros la publicidad estará tan personalizada que será imposible de distinguir de las noticias, será la noticia en sí misma.

En la actualidad los modelos económicos de los media se basan casi por entero en “arrojar” información y entretenimiento al público. En el futuro iremos a la red y buscaremos algo de la misma manera en hoy lo hacemos cuando vamos a una biblioteca. Esto podrá hacerse de modo explícito, pidiéndolo, o de modo implícito, por medio de un agente que lo pida por nosotros.

El modelo a la carta y sin publicidad hará que los contenidos se parecen más a las grandes producciones de Hollywood, con mayores riegos y también más recompensas. Habrá grandes fracasos y grandes éxitos.

La media jugará más cartas que ahora, pero también habrá jugadores más pequeños, con menos cartas, que se llevarán parte de la audiencia. La razón principal para que las destinemos a la “hora estelar de audiencia” será satisfacer nuestra idea de calidad, no de la alguna masa colectiva y demográfica de compradores potenciales de un nuevo coche de lujo o de un detergente para lavavajillas.

Ellul: La edad de la técnica

Ningún hecho social, humano o espiritual, tiene tanta importancia en el mundo moderno como el hecho técnico.

Máquinas y técnica

La técnica ha tenido, efectivamente, su punto de partida en la existencia de la máquina. La máquina es la forma más evidente, más masiva, más impresionante de la técnica. Pero también la máquina es la forma más primitiva, antigua, histórica de esta fuerza. Por eso es un error considerar al mundo como una máquina. Lo que se llama habitualmente historia de la técnica, es la historia de la máquina. La técnica ha adquirido una autonomía casi completa respecto de la máquina, ésta se queda muy en relación con su criatura. La técnica se aplica ahora a campos que poco tienen que ver con la vida industrial. La técnica asume hoy la totalidad de las actividades del hombre, y no solamente su actividad productora. En todas las situaciones que se encuentre un poder técnico, se tiende a la mecanización, se trata de forma en máquina aquello que todavía no lo es.

Existe por otra parte, otra relación entre la técnica y la máquina que nos lleva al corazón mismo del problema de nuestra sociedad civil. La máquina ha creado un medio inhumano: concentración de las grandes ciudades, falta de aire, falta de tiempo, casas sucias, falta de espacio, fábricas deshumanizadas, insatisfacción de los sentidos, alejamiento de la naturaleza. Transportes comunes dónde el hombre es un paquete, hospitales dónde es un número y esto se considera progreso. Proletarios y alienados, tal es la condición humana frente a la máquina. El capitalismo no crea al mundo, la máquina lo hace. La máquina es antisocial, tiende a la explotación humana. Para restablecer el orden es necesario poner en cuestión todos los nuevos aspectos de la sociedad, que poseía sus estructurales sociales y políticas, su arte y su vida, etc, ahora bien, abandonada a sí misma, la máquina trastorna todo. La técnica es superior a la máquina porque se puede relacionar con lo humano y es la técnica la que integra la máquina a la sociedad, por ejemplo, en el campo del trabajo dónde logra eficiencia.

Las nuevas necesidades (la máquina) nos obliga a explicitar las condiciones de un crecimiento racional, inteligente o consciente, en vez de instintivo, inconsciente. La máquina es la técnica representada, aunque sigue un objeto, y esta influye en el hombre. Pero cuando la técnica penetra en todos los campos, incluso en el hombre mismo, deja de ser un objeto (la técnica) y se integra en él, lo absorbe. La técnica se ha vuelto autónoma.

A pesar de la que la técnica tiende a la mecanización, no hay que asimilarlas, y podemos decir que la técnica actúa allí dónde la máquina no actúa.

Ciencia y técnica

Se sabe que la técnica es la aplicación de la ciencia, el punto de contacto entre la realidad material y el resultado científico, la ciencia adaptada a la vida práctica. Sin embargo esta concepción no es actual y es falsa porque sólo es verdadera para las ciencias físicas. Los hombre primitivos conocían técnicas sin saber ciencia. Pero la técnica alcanza su pleno desarrollo cuando conoce a la ciencia, esto desde una perspectiva histórica.

En la actualidad la relación entre trabajo técnico y trabajo científico no es del todo clara. En algunos casos la técnica está antes de la ciencia. La relación no es tan simple, muy a menudo una modificación técnica permite el progreso de la ciencia. Ej: investigaciones atómicas.

En los campos más nuevos no existe ninguna frontera ¿Dónde empieza y dónde acaba la técnica en biología? Y en sociología y psicología ¿a que puede llamarse técnica, si todo es técnica en aplicación? No es la aplicación lo que caracteriza a la técnica , porque sin ella la ciencia no tendría existencia particular. Si abandonamos la técnica, abandonamos el terreno de la ciencia, entrando en el de la hipótesis y la teoría.

No es la frontera de la ciencia lo que está en juego hoy, sino la frontera del hombre y el fenómeno técnico tiene actualmente para la situación del hombre una importancia mucho mayor que el problema científico. No es en relación a la ciencia que hay que definir la técnica. No se concibe ya la ciencia sin su resultado técnico. El descubrimiento científico y su aplicación técnica es cada vez más corto. La ciencia se ha convertido en un medio de la técnica, y el científico tiene varias presiones, como la del Estado, o aplica sus descubrimientos o deja de investigar.

Organización técnica

No es la técnica mecánica lo que caracteriza a nuestro tiempo, sino que es la inmensa organización en todos los campos. La organización es la técnica aplicada a la vida social, económica o administrativa. La organización es el proceso que consiste en asignar tareas a individuos o grupos para alcanzar, de una manera eficiente y económica, por la coordinación y combinación todas sus actividades, objetivos determinados. Esto conduce a la estandarización que crea impersonalidad y se apoya en métodos y consignas. La utilización de esta técnica (la organización) conduce a dar una solución parcial a los problemas antiguos y crear otros nuevos.

Otra consecuencia es la mecanización de todo lo que toma contacto con la técnica como un ideal. Los efectos de la organización son una asimilación mediante la técnica.

Definiciones

Cuando nos liberamos de la identificación técnica-máquina, encontramos frecuentemente definiciones inadecuadas para los hechos que hoy experimentamos.

Error de definición: “La técnica es un grupo de movimientos y de actos, en su mayor parte manuales, organizados y tradicionales que concurren en la consecución de un objetivo conocido, físico, químico u orgánico.” Esta definición para nuestro tiempo resulta insuficiente. Por ejemplo en la elaboración de un plan económico no hay movimientos, ni hay actos, es una operación intelectual, no obstante, es técnica. Tampoco son manuales, porque la máquina sustituye a eso. La técnica es algo más intelectual, por ejemplo en la organización y combinación de máquinas entre sí. Actualmente tampoco la técnica se apoya en algo tradicional. La técnica se ha vuelto autónoma y constituye un mundo que obedece a sus propias leyes y reniega de cualquier tradición. La técnica reposa sobre la combinación de procedimientos técnicos anteriores y su evolución es demasiado agitada para integrar la tradiciones.

Uso y progreso técnico está íntimamente mezclados. La invención permanente trastorna los hábitos y el sujeto permanece menos tiempo con cosas que no alcanza a conocer bien sus resultados.

Por último la técnica va más allá del carácter físico y químico, tal como en sociología o psicología. Se trata de una operación de carácter moral, psíquico y espiritual. Pero se trata de un mundo cada vez más pragmático que asume velozmente los métodos.

La técnica no es producción, rendimiento financiero y rendimiento del trabajo humano. Si bien es cierto que el progreso técnico ayuda al progreso económico, la técnica no se refiere a algo exclusivamente económico. Hay aspectos de la técnica que no son cifrables.

Laswell define a la técnica como: “el conjunto de prácticas mediante las cuales se utilizan los recursos para la edificación de los valores”. Laswell concibe los términos de su definición de una manera amplia: proporciona un cuadro de los valores y de las técnicas que a ellos corresponden: estos valores son, por ejemplo, la riqueza, el poder, el bienestar, el afecto, etc...con las técnicas del gobierno, la producción, la medicina y la familia. Aunque la noción de valor resulta extraña, el autor está de acuerdo con ella.

Operación técnica y fenómeno técnico

La técnica es un medio y conjunto de medios para obtener un resultado, definida a grandes rasgos. Vivimos en una civilización de medios y parece que los medios importan más que los fines. Las técnicas consideradas como métodos, independientemente del área, presentan caracteres comunes, sin embargo el fenómeno técnico es más que esta especie de síntesis de los caracteres comunes de las diversas técnicas. Para definir mejor técnica, hay que separar operación técnica y fenómeno técnico.

La operación técnica consiste en cualquier trabajo hecho con cierto método para obtener un resultado. Lo que va a caracterizar a la acción técnica es la busca de una mayor eficacia. Las formas técnicas no son forzosamente más complicadas que las otras sino más eficaces, más adaptadas. La técnica crea los medios pero la operación técnica se realiza al mismo nivel del que ejecuta el trabajo. El obrero cualificado es un operador técnico.

En este amplio campo de la operación técnica hay una doble intervención: la de la conciencia y la de la razón, las que producen el fenómeno técnico. Esta intervención se caracteriza por pasar lo que pertenecía al campo experimental, inconsciente y espontáneo, al campo de las ideas claras, voluntarias y razonadas. Espontáneamente el hombre tiende a imitar a la naturaleza, lo que trae fallas, pero la razón lleva a realizar un objeto a partir de algunos rasgos abstractos y eso conduce al camino de la técnica.

La razón en su aspecto técnico crea nuevos métodos de trabajo, nuevas herramientas, multiplica las acciones técnicas diversificándolas pero también mide los resultados para obtener la eficacia, encuentra el medio más eficiente para determinado fin. También se toma conciencia de las posibilidades y las ventajas de la técnica en determinado campo, que ha podido lograr, y esta toma de conciencia produce una extensión rápida y casi universal de la técnica.

El fenómeno técnico es la preocupación de la inmensa mayoría de los hombres de nuestro tiempo que buscan en todas las actividades el método absolutamente más eficaz. Hoy no cuenta el método relativamente más efectivo, comparado con otros métodos en uso. Se basan menos en decisiones personales y más en cálculos, hay una ciencia de técnicas. Ninguna actividad escapa al fenómeno técnico.

Hay tres sectores “principales” de la técnica. La técnica económica: producción, organización del trabajo, planificación. La técnica de la organización: se refiere a grandes masas, se aplica igual en negocios comerciales o industriales, a los Estados, la administración o la vida policíaca. Por último la técnica del hombre cuyas formas son muy diversas, desde la medicina y genética hasta la propaganda, las técnicas pedagógicas, la orientación profesional, la publicidad, etc. En ellas el objetivo de la técnica es el hombre.

Bourdieu: El mercado lingüístico

Habitus lingüístico + mercado lingüístico = expresión lingüística, discurso

Habitus: producto de las condiciones sociales, producción de discurso que se ajusta a una “situación”, o más bien a un mercado o campo. Adecuar la forma de hablar al contexto, decir las palabras socialmente aceptables. Capital que al estar incorporado, tiene el aspecto exterior del algo innato. Es algo poderosamente generador. Producto de los condicionamientos que tiende a reproducir la lógica objetiva de dichos condicionamientos, pero sometiéndola a una transformación, es una especie de máquina transformadora que hace que “reproduzcamos” las condiciones sociales de nuestra propia producción, pero de manera relativamente imprevisible. Capacidad de engendrar prácticas, discursos u obras. Funciona de manera sistemática. Sistema de esquemas generadores de práctica, y de esquemas de percepción de ambas prácticas. La “situación” en cierta manera, forma la condición que permite la realización del habitus.

Campo o mercado lingüístico: Hay un mercado lingüístico cada que vez alguien produce un discurso dirigido a receptores capaces de evaluarlo, apreciarlo y darle un precio. Hay relaciones de fuerza, monopolios. Para que se ejerzan los efectos del capital y de dominación lingüística es necesario que el mercado lingüístico esté relativamente unificado, que la mayoría de los locutores estén sometidos a la misma ley de determinación de los precios de las producciones lingüísticas.

Capital lingüístico: Competencia. Implica que hay ganancias lingüísticas. Es el poder sobre los mecanismos de formación de los precios lingüísticos, el poder para hacer que funcionen en su propio provecho las leyes de formación de los precios y así recoger la plusvalía específica.

Todas las interacciones lingüísticas son tipos de micromercados que están siempre dominados por las estructuras globales. Lucha lingüística = lucha por la dominación, influyen factores económicos. Una competencia siempre tendrá valor mientras tenga mercado.

Relaciones lingüísticas de fuerza: son relaciones que transcienden la situación, que son irreductibles a las relaciones de interacción tal como se puede captar en la situación.

Unificación del mercado: relaciones de dominación lingüística. Importa la lengua oficial, los “dialectos” no. Si alguien habla un dialecto o una lengua no oficial estará sometido a aquellos que si hablan la lengua oficial. Si un campesino está frente a una persona de una gran ciudad como París, su capital se desmorona porque no sabe hablar con el acento adecuado, en la forma socialmente correcta.

Legitimidad lingüística: Nadie puede ignorar la ley lingüística, es parte de un proceso histórico, el Estado a través de las instituciones (educativas, etc) impone una lengua legítima, oficial. Es una forma de dominación.

Las leyes del campo ejercen un efecto muy importante de censura en aquellos que solo pueden hablar en el lenguaje espontáneo (campesinos, populacho) y están condenados a guardar silencio en las situaciones oficiales/formales.

Ser lo que hay que ser es una de las ganancias de los dominantes. Los pequeños burgueses tienden a la timidez, tensión, hipercorrección, exageran o se quedan cortos, se sienten fueran de lugar.

Ethos: ética práctica.

Hexis: gesto, postura.

Eidos: forma, aspecto.

La noción de habitus engloba al ethos. Los principios del habitus son inevitablemente lógicos y axiológicos, teóricos y prácticas (cuando decimos blanco o negro, decimos bien o mal). Habitus dividido en: ethos, hexis y eidos. La lógica práctica implica valores los cuales son: gestos, formas de pararse, de caminar, de hablar. La fuerza del ethos está en que es una moral hecha hexis, gesto, postura.

Diferencia entre campo y aparato. Aparato: máquina infernal, programada para lograr ciertos fines. El sistema escolar, el Estado, la Iglesia, son campos. Sin embargo, bajo ciertas condiciones pueden ponerse a funcionar como aparatos. En un campo están en lucha agentes e instituciones, con fuerzas diferentes, según las reglas constitutivas de este espacio de juego, para apropiarse de las ganancias específicas que están en juego. Los que dominan el campo tienen los medios para hacerlo funcionar en provecho suyo, pero tienen que contar con la resistencia de los dominados. Un campo se convierte en aparato cuando los dominantes tienen los medios para anular la resistencia. Hay historia mientras hay gente que se rebela.





Compartir con tus amigos:
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad