La noviolencia como alternativa política (*)



Descargar 320.97 Kb.
Página8/8
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño320.97 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8

33 Víd. ZUNES, Stephen, KURTZ, Lester R. y BETH ASHER, Sarah (1999) Nonviolent Social Movements. A Geographical Perspective. Massachusetts, p. 303 y TRUE, Michael (1995) An Energy Field More Intense Than War. The Nonviolent Tradition and American Literature. New York.

34 Tomo este concepto de Sidney TARROW (1997)que sintetiza muy bien lo que significan los movimientos sociales no sólo dentro de los ciclos de protesta, sino también del movimiento de ideas que propician para consolidar nuevas actitudes en la sociedad, en El poder en movimiento. Los movimientos sociales, la acción colectiva y la política. Madrid.

35 (1993) “Teaching about Agency and Structure in Nonviolent Social Change”, Journal for Peace and Justice Studies, 5, pp. 97-107 (cita p. 98).

36 SHARP, Gene (1973) The Politics of Nonviolent Action. III, Boston, p. 454.

37 Michael RANDLE (1998) ofrece muchos ejemplos históricos apoyándose en estas consideraciones de partida de Sharp en Resistencia civil. La ciudadanía ante las arbitrariedades de los gobiernos. Barcelona.

38 DAJANI, Souad (1994) Eyes without Country: Searching for a Palestinian Strategy of Liberation. Philadelphia, Temple University Press, p. 99-100.

39 Gene Sharp (1973) catalogó 198 métodos de acción noviolenta, aquí sólo vamos a recoger los principales de su obra The Politics of Nonviolent Action. 3 vols. Boston.

I) Los métodos de la persuasión y de la protesta no-violenta: Declaraciones formales, Formas de comunicación desarrolladas entre y con audiencias amplias, Representaciones (y quejas) en grupos, Acciones públicas simbólicas, Presiones sobre individuos concretos, Espectáculos y música, Procesiones, Honrando a los muertos, Asambleas públicas, Asambleas públicas y Abandonos (retiradas) y renuncias.

II) Métodos de no-colaboración social: Ostracismo de personas, No colaboración con eventos, costumbres e instituciones sociales y Retirada del sistema social

III) Métodos de no-colaboración económica: Acciones de parte de los consumidores, Acciones de parte de los trabajadores y productores, Acciones de parte de los mediadores, Acciones de parte de los propietarios, administradores y comerciantes, Acciones de naturaleza financiera, Acciones de parte de los gobiernos, Huelgas simbólicas, Huelgas en el mundo agrario, Huelgas de grupos particulares o especiales, Huelgas industriales ordinarias o normales, Huelgas limitadas o restringidas, Huelgas en muchas más industrias o multi-industrias y Combinación de huelgas y bloqueos económicos.



IV) Métodos De No-colaboración Política: Rechazo de la autoridad, No colaboración de los ciudadanos con el gobierno, Alternativas ciudadanas a la obediencia, Acciones de parte del personal gubernativo, Acciones gubernativas internas y Acciones gubernativas internacionales.


40 Víd. la obra anteriormente citada y (1990) The Role of Power in Nonviolent Struggle. Albert Einstein Institution Monograph Series, nº 3, Cambridge (MA).

41 ZUNES, Stephen y KURTZ, Lester R. (1999) Nonviolent Social Movements. A Geographical Perspective. Massachusetts, p. 309 y ss.

42 KLARE, Michael T. y DORNBLUH, Peter (coord) (1990) Contrainsurgencia, proinsurgencia y antiterrorismo en los 80. El arte de la guerra de baja intensidad. México.

43 SMITHEY, Lee y KURTZ, Lester R. (1999) «We Have Bare Hands»: Nonviolent Social Movements in the Soviet Bloc, en Nonviolent Social Movements. A Geographical Perspective. Massachusetts, p. 96 yss.

44 Algunos de los usos cuantitativos o cualitativos de la violencia ejercida por los estados sobre los noviolentos han acabado teniendo efectos paradójicos sobre éstos, algunos de los ejemplos históricos que aquí selecciono, sacados de contextos diferentes tienen, sin embargo, consecuencias comunes: un punto de inflexión y no retorno en el juego de poderes entre gobierno y oposición. Veamos: la matanza de pacifistas indios (379 muertos y 1.200 heridos) en Amritsar, en 1919, por el ejército británico; las bombas y la represión policial en Alabama contra los satyagrahi de Luther King en los años 60; el Viernes Negro (8 de septiembre de 1978) en el Teherán del Shah Reza Pahlavi en el que, ante las manifestaciones masivas que exigían la vuelta del exilio del ayatolláh Ruholláh Musavi Jomeini cabeza del Islam chiíta iraní, los soldados abrieron fuego contra miles de manifestantes desarmados (con casi 3.000 muertos); el indiscriminado fusilamiento de ciudadanos en Tbilisi, en 1991, por tropas soviéticas; o, en el caso de Filipinas, además de la matanza de campesinos en Escalante (septiembre 1985), la televisada detención y posterior asesinato del líder Benigno Aquino por militares.

45 Me he servido de algunos de estos trabajos para fundamentar sobre cómo y en qué bases se puede construir socialmente la realidad, cfr. BERGER, P.L. y LUCKMANN, Thomas (1979) La construcción social de la realidad. Buenos Aires; LECHNER, Norbert (1986) La conflictiva y nunca acabada construcción del orden deseado. Madrid; y, especialmente, ZUBERO, Imanol (1996) Movimientos sociales y alternativas de sociedad. Madrid, 105-139.

46 Concepto desarrollado por SOWEL, Thomas (1990) Conflicto de visiones. Barcelona.

47 ZUBERO, Imanol (1996) Movimientos sociales y alternativas de sociedad. Madrid, 135.

48 Cfr. ARIAS, Gonzalo (1995) El proyecto político de la noviolencia. Madrid. LA BOËTIE, Etienne de (1986) Discurso de la servidumbre voluntaria o el Contra uno. Madrid; THOREAU, H.D. (1987) Desobediencia civil y otros escritos. Madrid; TOLSTOI, León (1998) Objeciones contra la guerra y el militarismo. Murcia y del mismo autor (1994) «Patriotismo y gobierno. Patriotismo y cristianismo», en VÁZQUEZ, J.A. Relaciones internacionales. El pensamiento de los clásicos. México.

49 CAPITINI, Aldo (1967) Le tecnique della nonviolenza. Milano, 10.

50 Los debates entre Pontara y Bobbio han sido siempre muy interesantes: marxismo y noviolencia; la existencia o no de derechos fundamentales; o, política y noviolencia. Sería de interés –no tengo espacio aquí para desarrollarlo– contextualizar una de estas polémicas dentro de las aportaciones que la noviolencia puede hacer a la democracia, víd. BOBBIO, Norberto (1997) Elogio de la templanza y otros escritos. Madrid (especialmente el artículo de PONTARA, «El moderado y el no-violento. A propósito de un ensayo de Bobbio», la réplica de aquél y la contrarréplica de éste).

51 Las obras escogidas de este político italiano en gran medida maestro de Bobbio y Pontara se pueden consultar en CAPITINI, Aldo (1992) Scritti sulla nonviolenza. Perugia (introducción de Luisa Schippa). Su producción fue muy abundante, destacan Italia nonviolenta (1949), Rivoluzione aperta (1956), L’obiezione di coscienza in Italia (1959), La nonviolenza oggi (1962), La tecniche della nonviolenza (1967) o Il potere di tutti (1969).

52 Víd. GANDHI, Mahatma (1979) Todos los hombres son hermanos. Madrid, 126 y ss.

53 Como se puede suponer la bibliografía es amplísima, pero algunas monografías que aquí recojo son, a mi juicio, de interés para comenzar a conocer el tema: víd. GALTUNG, Johan (1985) Sobre la paz. Barcelona, 73-98 y (1993) Buddhism. A Quest for Unity and Peace. Ratmalana (Sri Lanka); DOUGLASS, James W. (1993) The Nonviolent Coming of Good. New York.; SATHA-ANAND, Chaiwat (1997) Islam e nonviolenza. Torino; DANESH, M.B. (1979) The Violence-Free Society: A Gift for our Children. Otawa.

54 La bibliografía en este aspecto está necesitada de más investigaciones empíricas de todo tipo: antropológicas, etnológicas e históricas, pero existen suficientes ejemplos en la literatura científica –víd. McCARTHY, Ronald y SHARP, Gene (1997) Nonviolent Action. A Research Guide. New York & London–, para pensar que muchos pueblos de la Tierra (como los Zo’é en el Amazonas o los Baya en Centroáfrica) practicaron y practican todo tipo de actividades pacíficas y noviolencia como sistema de vida y de relaciones de poder. El libro editado por GREGOR, Thomas (1996) A Natural History of Peace.London (que en uno de sus artículos se señala: «la idea de que la guerra no es una construcción cultural universal permanece intacta» a la luz del análisis de muchos pueblos mal llamados primitivos (p. 113) –cfr. también el concepto en este sentido de «sociedades pacíficas» MELKO, Matthew (1984) Peaceful Societies, en LASZOL, Ervin y YOO, Jong Youl (eds.) World Encyclopedia of Peace, II, 268-270–.

55 (1996) Peace by Peaceful Means: Peace and Conflict, Development and Civilization. London, 118.

56 Se pueden consultar más definiciones en LARSON, Jeanne & MICHEELS-CYRUS, Madge (compiled) (1987) Nonviolence, en Seed of Peace. A Catalogue of Quotations. Philadelphia, 159-177.

57 La bibliografía empieza a ser muy extensa, pero valga como botón de muestra seis libros en campos bien diversos: sobre las repercusiones «revolucionarias» de la noviolencia en la sociología se puede consultar a L’ABATE, Alberto (1990) Consenso, conflitto e mutamento sociale. Introduzione a una sociologia della nonviolenza. Milano. En materia de filosofía de la ciencia la visión de conjunto realizada por DRAGO, Antonino (1991) Le due opzioni. Una storia populare della scienza. Molfetta (BA), o en CTS por RODRÍGUEZ ALCÁZAR, F.J. (et alii) (1997) Ciencia, tecnología y sociedad. Contribuciones para una cultura de la paz. Granada. En la pedagogía social con PATFOORT, Pat (1992) Construire la nonviolenza. Per una pedagogia dei conflitti. Molfetta (BA). En la economía con SCHUMACHER, E.F. (1983) Lo pequeño es hermoso. Barcelona, DIWAN, Romesh y LUTZ, Mark (1985) Essays in Gandhian Economics. New Delhi y MAX-NEEF, M.A. (1994) Desarrollo a escala humana. Conceptos, aplicaciones y algunas reflexiones.Barcelona. En la ética del cuidado y el feminismo de la diferencia con RUDDICK, Sara (1990) Maternal Thinking: Toward a Politics of Peace, London

58 Víd. PONTARA, Giuliano (1963) Non-violenza e constrizione nell’etica di Gandhi, Revista di Filosofia, LIV: 294-316; que explica con mucha más profundidad esta cuestión pero haciendo hincapié en la comprensión más compleja de un Gandhi que utiliza argumentos de orden teleológico para rechazar la violencia (o afirmar la noviolencia como un fin que se fundamenta en una serie de valores y actitudes) y también de orden deontológico, como aquella del deber-obligación (en la medida en que se interesa de la vertiente normativa del fenómeno moral).

59 En (1983) Estrategia de la acción no-violenta. Barcelona.

60 Gandhi distinguió entre tres tipos de noviolencia: la noviolencia del fuerte, esto es, aquellos que teniendo los requisitos para el uso de la fuerza –por una causa justa– se niegan a usarla por razones morales, siguiendo pues la lucha por otros medios. La noviolencia del débil, es la de los que en una situación de conflicto agudo no pudiendo recurrir a la lucha armada, optan por las metodologías noviolentas. Y, la noviolencia del cobarde, corresponde a aquellos que, por cobardía o por egoísmo, acaban huyendo de la violencia.

61 Los casos más notorios son los del Mahatma Gandhi y Martin Luther King, pero no son ni mucho menos los únicos, cabe añadir a: Badshan Khan, Dorothy Day, Nelson Mandela, Aldo Capitini, César Chávez, Petra Kelly, Aung San Suu Kyi, Chico Mendes, etc. En este sentido para una teoría del liderazgo amoldada a lo que señalamos nos hemos basado en GADNER, Howard y LASKIN, Emma (1998) Martin Luther King, hijo: ejercer el liderazgo en un entorno en rápido cambio, en Mentes líderes. Una anatomía del liderazgo. Barcelona, 267-289; GADNER, Howard (1998) Mahatma Gandhi: un dominio sobre los demás, en Mentes creativas. Una anatomía de la creatividad. Barcelona, 333-376; y, del mismo autor (1999) El influenciador: el caso de Gandhi, en Mentes extraordinarias. Cuatro retratos para descubrir nuestra propia excepcionalidad. Barcelona, 132-154. Estos son los casos de la Comunidad del Arca para la realización de un trabajo a pequeña escala; o el Die Grünen (partido de los verdes alemanes) para prácticas y acciones de masas. Víd. LANZA DEL VASTO (1988) El Arca tenía por vela una viña. Salamanca, o DRAGO, Tonino (1997) Atti di vita interiore ovvero l’approfondimento nonviolento del nostro patrimonio di fede. Torre dei Nolfi, ambos para el primer caso; y, KELLY, Petra K. (1992) Pensar con el corazón. Textos para una política sincera. Barcelona, para el segundo.

62 Junto a este acontecimiento muy importante por lo que inaugura como hechos de masas –en la época contemporánea–, cabe añadir también los movimientos nacionalistas como el húngaro o el italiano a caballo entre la primera y la segunda mitad del siglo XIX, tal y como ha podido demostrar SHARP, Gene (1973) Politics of Non-violent Action. Boston, volumen I.

63 Víd. sobre las fuentes y la naturaleza de estas luchas noviolentas a RANDLE, Michael (1998) Resistencia civil. La ciudadanía ante las arbitrariedades de los gobiernos. Barcelona.

64 La he señalado con el calificativo de «polémica» por cuanto no existe unanimidad entre los especialistas al calificar la Intifada como una campaña atípicamente o «en gran parte» no-violenta, cfr. DAJANI, Souad (1999) Nonviolent Resistance in the Occupied Territories: A Critical Reevaluation, en ZUNES, Stephen (et alii) (ed.) Nonviolent Social Movements. A Geographical Perspective. Massachussett, 52-74, GALTUNG, Johan (1989) Palestina-Israele. Una solucione nonviolenta?, Milano y AWAD, Mubarak E. (1989) Resistenza nonviolenta: una strategia per i territori palestinesi occupati, en SALIO, Giovanni I movimenti per la pace III. Una prospettiva mondiale. Torino, 165-176.

65 Cfr. el libro clásico de MICHEL, Henri (1971) Los movimientos clandestinos en Europa (1938-1945). Barcelona.

66 Víd. sobre la ocupación alemana, BENNET, J., «Resistance Against the German Occupation of Denmark, 1940-1945», y SKODVIN, Magne, «Norvegian Nonviolent Resistance During the German Ocuppation», ambos en ROBERT, Adam (1967) (ed.) The Strategy of Civilian Deffence (Nonviolent Resistance to Aggression). London, 154-172 y 136-153, respectivamente. Asimismo, para Italia y Alemania, CAPITINI, Aldo (1966) Antifascismo fra i giovani. Trapani. Y la obra más general, abarcando más experiencias y países en SEMELIN, Jaques (1993) Senz’armi di fronte a Hitler. La Resistenza civile in Europa, 1939-1943. Torino.

67 Víd. para la acción concreta en Praga a EIDLIN, Fred H. (1980) The Logic of Normalitation: The Soviet Intervention in Czechoslovakia of 21 August 1968 and the Czechoslovak Response. New York. Una visión más interesante de los sentimientos culturales anti-soviéticos en los países de la Europa del Este, profundizando en las raíces de aquéllos, en CRAMPTON, R.J.( 1994) Eastern Europe in the Twentieth Century. London, especialmente 1-27 y 307-341, y EBERT, T. (1984) Resistenza nonviolenta contro regimi stalinisti ?, en La difesa popolare nonviolenta: un alternativa democratica alla difesa militare. Torino, 96-126.

68 Cfr. GARTON ASH, Timothy (1985) The Polish Revolution Solidarity. New York; GOODWYN, Lawrence (1991) Breaking the Barrier: The Rise of Solidarity in Poland. New York; LABA, Roman (1991) The Roots of Solidarty. Princenton; y AA.VV. (1987) «Rivolte operaie, colpo di stato e resistenza nonviolenta in Polonia. Dalle lotte di Danzica ad oggi», en I Quaderni della Difesa Popolare Nonviolenta, 13, Padova.

69 Víd. SALIO, Giovanni (1989) I movimenti per la pace. III Una prospettiva mondiale.Torino, 203-225.

70 Cfr. para el análisis de aquel movimiento en ELWOOD, Douglas J. (1986) Philippine Revolution 1986: Model of Nonviolent Chage. Quenzon City, y MAMOT, Patricio R. (1986) People Power: A Profile of Filipino Heroism. Quenzon City; para la experiencia personal en las campañas al matrimonio GOSS-MAYR, Jean e Hildegard (1997) Come i nemici diventano amici. Insieme per la nonviolenza, la giustizia e la reconciliazione. Bologna, 174-204.

71 Víd. para los movimientos religiosos a BROCK, Peter (1981) The Roots of War Resistance. Pacifism from the Early Church to Tolstoy. New York, pp. 72 y ss.; para los movimientos feministas a McALLISTER, Pam (ed.) (1982) Reweaving The Web of Live. Feminism and Nonviolence. Baltimore; acerca de Tolstoy y este grupo religioso en TOLSTOY, León (1998) Doukhobors, en Objeciones contra la guerra y el militarismo.Murcia, 17-23; sobre la objeción de conciencia en FRONSAC, H.- CLÉMENT, M.- RÉGAMEY, P. (1964) Noviolencia y objeción de conciencia. Barcelona, y LEMKE-SANTANGELO, Gretchen (1989) The Radical Conscientious Objectors of World War II: Wartime Experience and Postwar Activism, en Radical History Review, 45, 5-29; y, en cuanto a los líderes sindicales puede consultarse McNEAL, Patricia (1992) Harder than War. Catholic Peacemaking in Twentieth-Century America. New Jersey (para Day) y TAYLOR, Ronald B. (1975) Chavez and the Farm Workers. Boston.

72 La bibliografía resulta amplísima, la monumental obra de GARROW, David J. (1989, ed.) Martin Luther King, Jr. And the Civil Rights Movement. 18 vols, New York; o MORRIS, Aldon D. (1984) The Origins of the Civil Rights Movement: Black Communities Organizing for Change. New York. Sobre el personaje principal: LENZ, R. (1990) Symbols, the News Magazines, and Martin Luther King, Baton Rouge; GARROW, D. (1986) Bearing the Cross: Martin Luther King, Jr., and the Southern Christian Leadership Conference. New York.; en castellano también destaca como una buena síntesis BLUMBERG, Rhoda Lois (1988) Los derechos civiles. La lucha por la libertad en la década de 1960. Buenos Aires.

73 Cfr. CARTER, David (1978) Organized Non-violent Rejection of the Law for Political Purposes: The Experience of Blacks in South Africa. Durham; o, LODGE, Tom y NASSON, Bill (1991) All, Here, and Now: Black Politics in South Africa in the 1980s. New York.

74 Sobre las virtudes de la educación para incorporar nuevos debates (conflicto, medioambiente, multi e inter culturalidad, violencias de todo tipo, etc.) y aprendizajes, víd. FERNÁNDEZ, Alfonso (1997) Educando para la Paz: nuevas propuestas. Granada, JARES, Xesus (1991)Educación para la paz. Su teoría y su práctica. Madrid, y sobre su poder de cambiar el mundo víd. MAS SOLÉ, Merche (2000, coord.) Educar en la noviolencia.Madrid.

75 Víd. MUÑOZ, Fco. A. y RODRÍGUEZ ALCÁZAR, F. Javier (2000) Una agenda de investigación para la paz, en Cultivar la paz. Granada, 27-51.

76 Cfr. UNESCO (1996) From a Culture of Violence to a Culture of Peace. Vendôme, en cuyo libro participaron Elise Boulding, Johan Galtung, Santiago Genovés, Hans Küng, Nazli Moawad, Marek Thee, entre otros y otras.

77 Víd. RIDDELL-DIXON, Elizabeth (1995) Los movimientos sociales y las Naciones Unidas, en Revista Internacional de Ciencias Sociales, 144, Paris, 321-335.

78 Casos de Amnistía Internacional (1977), Campaña contra las minas antipersonales (1997) y Médicos Sin Fronteras (1998) con la concesión del Premio Nobel de la Paz.

79 Víd SHARONI, Simona (1997) La Logica della pace. La transformazione dei conflitti dal basso. Torino, 47 y ss.

80 Víd. LA BOËTIE, Etienne de (1986) Discurso de la servidumbre voluntaria o el Contra uno. Madrid, 7.





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad