La meditación Vipásana



Descargar 93.35 Kb.
Fecha de conversión08.07.2018
Tamaño93.35 Kb.
Vistas78
Descargas0

La meditación Vipásana.

La práctica de la libertad.



Autor: Joseph Goldstein


Editorial: Dharma.

España 1998, Págs. 167.





  • Practicar el Dharma.

  • Superar el sufrimiento.

Aunque el comienzo nuestra mente nos parezca un torbellino de actividad, el camino excepcional de la práctica del darma nos ayuda a empezar a aclarar loas cosas. Conseguimos una cierta estabilidad y concentración mentales, y nos damos cuenta de qué elementos de la mente nos lleva a una mayor paz y cuáles a un mayor sufrimiento. Todo ello tanto el sufrimiento como la felicidad – ocurren siguiendo ciertas leyes. La libertad esta en la sabiduría de elegir.

LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 16.


  • Dukha: definición amplia.

  • No solo dolor si no insatisfacción.

El término pali duka tiene muchos significados, entre los que se incluyen sufrimiento, inseguridad, insatisfacción. El Buda ajeno al temor o a la lastima por sí mismo, despertó a la realidad del sufrimiento de la vida. Reconoció los problemas del sufrimiento con toda claridad: el dolor del sufrimiento, de la vejez, de la muerte, de la enfermedad, del dolor, de la pena, de la desesperación, de no estar con los que queremos, de separarnos de los que queremos o de no conseguir lo que deseamos. Todo eso es duka.

LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 22.


  • Aceptar el sufrimiento.

  • Mente abierta y feliz.

La maravillosa paradoja de la verdad del sufrimiento es que cuanto más nos abrimos a él y más lo comprendemos, más clara y libre se vuelve nuestra mente. Si dejamos de evitar o negar lo que es una realidad, nuestra mente se hace más espaciosa, más abierta y más feliz. Así sufrimos menos el impulso de los deseos compulsivos y las adicciones, porque vemos claramente la naturaleza de las cosas, tal como son.


LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 23.

  • Fin del sufrimiento: sabiduría.

  • No aferrarnos a nada.

Sabiduría es ver con claridad la naturaleza condicionada y efímera de todos los fenómenos, saber que todo lo que nace, por naturaleza tiene que cesar. Cuando comprendemos profundamente esa transitoriedad, ya no nos aferramos, el sufrimiento llega a su fin.


LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 27.



  • Paranitas: 10.

  • Definición de cada una.

La palabra pali parami se refiere a diez cualidades saludables de la mente y a la fuerza que nos proporcionan: generosidad, moralidad, renuncia, sabiduría, energía, paciencia, honestidad, decisión, bondad amorosa y ecuanimidad.


LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Págs. 28 y 29.



  • Meditación y entrega.

  • Objetivo del desarrollo espiritual.

El punto de equilibrio que necesitamos descubrir en la práctica de la meditación, y de hecho en todos los aspectos de la vida, es un punto medio entre el esfuerzo y la entrega. Superficialmente, esas dos cualidades pueden ser contradictorias. ¿Cómo podemos aplicar un esfuerzo, tener un propósito, y al mismo tiempo rendirnos a lo que suceda, al desenvolvimiento natural de nuestra experiencia? Entender esa paradoja es un asunto decisivo en la comprensión de todo el viaje espiritual.

Entregarse no quiere decir adoptar una actitud de resignación pasiva.

LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 41.



  • Mente y corazón en el budismo.

  • Son la misma cosa.

Cuando decimos mente en el sentido budista no nos estamos refiriendo únicamente al cerebro o al intelecto. En este sentido mente significa conciencia: la facultad de conocer o lo que conoce un objeto además de todos aquellos estados mentales y emocionales asociados con ese conocer, estados que en cualquier momento dado se manifiestan en combinaciones diferentes. Por tanto y según se entiende en el contexto meditativo, mente y corazón son en realidad la misma cosa.

LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 42.


  • Meditación con etiqueta.

  • Hacerlo sugerente.

Por ejemplo, puedes etiquetar cada respiración, diciendo para tus adentros entra, sale o sube, baja. También puedes etiquetar cualquier otra apariencia que surja en la meditación. Cuando aparecen pensamientos, etiquetas pienso. Si predominan las sensaciones físicas, etiquetas presión, vibración, tensión hormigueo, o lo que sea. Si aparecen en primer plano sonidos o imágenes, etiquetas oír o ver.


LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 45.

  • Percepción: definición.

  • Capta las apariencias.

La percepción reconoce, denomina y recuerda las apariencias, captando sus aspectos característicos. Gracias a la capacidad de la percepción podemos reconocer cada objeto que aparece en la experiencia: una mujer, un hombre, un pino, Abraham Lincoln, un ordenador, un coche, entre los innumerables objetos. La concentración y la percepción nos mantiene presentes y absortos en cualquier juego de la vida que se esté produciendo.


LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 47.

  • Meditación y suavizar la mente.

  • Aceptar lo agradable y lo desagradable.

Suavizar la mente requiere dos pasos. El primer, estar atentamente consciente de lo que predomine. Ésta es la directriz esencial en toda la meditación del conocimiento intuitivo. Así pues, el primer paso es simplemente ver, abrirse.

El segundo paso es darse cuenta de cómo te estás relacionando con lo que aparece. Con frecuencia podemos estar con la apariencia que surge, pero lo estamos de un modo reactivo. Si ésta nos gusta, tendemos a aferrarnos a ella; nos apegamos. Si no nos gusta, porque nos resulta de algún modo dolorosa, tendemos a contraernos y a apartarla, por temor, irritación o enfado. Ambas respuestas son justamente lo contrario de la aceptación.

LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Págs. 48, 49.



  • Meditación objetivo.

  • Cómo nos relacionamos.

El propósito de la práctica de la atención es la libertad. Cuando purificamos nuestra mente de las emociones aflictivas de la codicia, el odio y el engaño, conseguimos acabar con el sufrimiento. Por tanto, en la meditación no es importante si experimentamos sensaciones agradables o desagradables, sino cómo nos relacionamos con esas sensaciones. Si lo hacemos con atención, es decir, percatándonos, observando simplemente, entonces, en ese momento estamos libres de la codicia por lo agradable, de la aversión por lo desagradable y del engaño en cuanto a la verdad de lo que hay.


LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 50.



  • Ven el sufrimiento.

  • El malestar es no aceptación.

Para poder afrontar bien una experiencia desagradable, antes necesitamos saber que existe. No ver el sufrimiento nos mantiene encerrados en él. Verlo claramente y con precisión permite que nos abramos a cualquier forma de sufrimiento y, a su vez, esa apertura de aceptación hacen que el malestar se vaya rápidamente de nuestra conciencia.

Imagina que en tu cuerpo hay bastante malestar o tensión, pero que no eres conciente de ello; lo llevaras contigo sin saberlo. Y este malestar estará condicionado de forma inconsciente tu forma de ser o la manera como te sientas.

LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 51.




  • Meditación: es aceptar.

  • Sentirse bien y, mal.

Si la sesión de meditación ha sido dolorosa pensamos que la meditación no está yendo bien, pero si tenemos sensaciones agradables, alegres suaves, de hormigueo o flotamos, entonces pensamos que estamos teniendo éxito como meditadores. A todos nos cuesta mucho salirnos de este condicionamiento. El origen de nuestro error es simple pero tenaz: nos gusta sentirnos bien y no nos gusta lo que nos produce dolor.


LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 56.

  • Conciencia de la mente.

  • Aparece más lo negativo.

Otra cosa que hay que recordar, cuando profundizas en la exploración sistemática que hace que la mente en la práctica es el hecho de que, aunque los aspectos nocivos de la conciencia parecen reforzarse, en realidad no es así; es únicamente que vas siendo más conciente de ellos. Al ser más profunda la práctica, podemos llegar a sentirnos desbordados por la multitud de obstáculos mentales diferentes que van surgiendo. Vemos inquietud, pereza, ira, duda, codicia, vanidad, envidia y todo lo demás, y a veces parece que nuestra mente no tenga otra cosa que esas emociones aflictivas.


LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Págs. 65, 66.



  • Meditación no es pensar.

  • Observar los pensamientos.

Aunque la meditación no es pensar, eso no quiere decir que no puede haber una conciencia clara de la acción de pensar. El pensamiento no puede ser un objeto de meditación muy útil. Podemos dirigir el gran poder de la observación al mismo pensamiento para conocer su naturaleza inherente, haciéndonos concientes de su proceso en vez de perdernos en su contenido.


LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 67.

  • Pensamientos y meditación.

  • No es engancharnos con ellos.

El Buda dijo que estamos hechos por nuestros pensamientos, que somos creados y dirigidos por ellos. Si estaba en lo cierto, es importante que observemos de cerca el proceso de nuestro pensamiento para ver dónde nos engancha, dónde somos seducidos por la identificación para crear algo que nos lleva a la desdicha. Es asombrosos observar cuánto poder le damos inadvertidamente a los pensamientos no invitados: “Haz esto, di aquello, recuerda, planea, obsesiónate, juzga”. Pueden volvernos locos, ¡y a menudo lo hacen!.

LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 68.


  • No apego a las ideas.

  • Liberar la mente.

Si podemos deshacernos del apego a las ideas y opiniones, podremos ser más libres cuando las tengamos. Podremos considerar con más desapasionamiento y de forma más completa la situación dada. Podremos recibir con más respeto otras ideas, lo que, a su vez, nos lleva a una situación de mayor apertura y comunicación.

LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 70.


  • Alterar los juicios.

  • Agregar fase final “cielo azul”.

La segunda técnica que utilizaba cuando proliferaban esos pensamientos era añadir al final de cada juicio la frase del cielo es azul. “Tal persona coge demasiada comida, el cielo es azul”. “No me gusta como se desenvuelven, el cielo es azul”. El cielo es azul es un pensamiento neutral que puede venir e irse sin hacer que la mente reaccione. Al añadirlo al fina de cada juicio, sentí como sería dejar pasar el juicio por la mente del mismo modo que pasa por ella el cielo es azul.

LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 72.


  • Critica a la vanidad.

  • Ver la impermanencia.

Cuando la mente queda atrapada en la comparación se encierra en una percepción de yo y el otro. Nos enredamos en ese marco conceptual y alucinado de yo y el otro. Hacemos esas comparaciones cuando no vemos que todo, incluido ese mismo pensamiento de yo y el otro, aparece y pasa sin cesar. Los contenidos de esos pensamientos nos atrapan porque no vemos la transitoriedad misma de los pensamientos. Si conseguimos verla, la mente que compara desaparece.

LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 73


  • Emociones: difíciles de comprender.

  • Son amorfas y condicionan.

El primero es que las emociones, como apariencias de la mente, son algo amorfo: no tiene una delimitación clara, ni un comienzo ni un fin definido. No son tan tangibles como las sensaciones, ni están definidas tan claramente como los pensamientos. Aún sintiéndolas muy intensamente podemos ser incapaces de distinguirlas claramente.

La segunda obstrucción a nuestra comprensión de las emociones es el hecho de que estamos fuertemente condicionados a identificarnos con ellas.

LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 75.



  • Manejo de emociones.

  • RAT y ver si son (+) ó (-).

En nuestra sociedad leemos y oímos con frecuencia que tenemos que hacer honor a nuestras emociones, lo que es definitivamente cierto en el sentido de reconocerlas, aceptarlas y abrirnos a ellas. Pero eso no es suficiente. También necesitamos dar el paso siguiente, es decir, investigar si ese determinado estado mental es positivo o no lo es. ¿Nos proporciona felicidad y libertad, o nos trae más sufrimiento? ¿Deseamos cultivarlo o dejarlo pasar?. Siempre tenemos esa posibilidad de elección, aunque no solemos ejercerla con frecuencia.

Esa cualidad de la sabia discriminación puede darnos un poder tremendo.

LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 77.



  • No control de otras mentes.

  • Responder con conciencia.

Aunque podamos comunicarnos con habilidad y claridad con las personas, sentir compasión ante su sufrimiento trabajar para aliviarlo, aún así, en última instancia, no podemos controlar sus acciones o reacciones. Si comprendemos esto nos resulta más fácil dejar pasar las cosas. Al aumentar la calidad de la ecuanimidad en la mente tenemos más capacidad para saber estar en situaciones desagradables sin que la mente se agite. Aprendemos a responder en vez de reaccionar.

LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 81.


  • Aburrimiento: estado mental negativo.

  • Falta de atención.

Entender que el aburrimiento no proviene del objeto de nuestra atención, sino de la calidad de la atención, es un conocimiento verdaderamente transformador. Fritz Perls, uno de los que llevaron la terapia gestalt a América, dijo: “el aburrimiento es falta de atención”. La comprensión de esa realidad introduce grandes cambios en nuestras vidas.

LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 85.


  • Critica a la culpabilidad.

  • Es un estado mental.

Por tanto, aparezca la culpabilidad, hazla objeto de tu percepción. Adviértela. En el momento de reconocerla, de aceptarla y de no identificarte – lo que es difícil, y conseguir ese dominio puede llevar tiempo -, verás que esa fiera de fuerza mental no es realmente más que un endeble tigre de papel. Aparece la culpabilidad, la adviertes, y en el mismo momento de advertirla, al dejar de identificarte con ella, se desmorona.


LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 89.

  • Envidia: crece por si.

  • No criticar y no condenar.

El sitio por donde empezamos a tratarla, que muchos descuidan, es viéndola, reconociéndola y sintiéndola sin condenarla ni criticarla. La condena y la critica no harán más mas que alimentarla. Si nos condenamos a nosotros mismos por ser envidiosos, no hacemos otra cosa que reforzar el sentimiento de no ser lo suficientemente buenos. Aún nos atamos más con ese fuerte y doloroso nudo y nos será muy difícil liberarnos del él.


LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 91.

  • Deseo: de ansiedad y de motivación.

  • Son dos cosas: tanha y chanda.

En pali el término tanha significa deseo ansioso, mientras que el término chanda se traduce como deseo de hacer. Por ejemplo, el Buda antes de su iluminación tenía un gran deseo de liberación que le inspiró durante intocables vidas de práctica. Eso era chanda, la energía de la motivación por conseguir algo, en este caso asociada a la fe, a la sabiduría y a la compasión.


LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 92.

  • Deseos: su satisfacción aumenta.

  • El beber agua salada.

Es difícil curar una enfermedad cuando la propia medicina que estamos tomando es la causa de la enfermedad. Nos rascamos la picazón y eso no hace más que empeorarla. Intentamos calmar la sed bebiendo agua salada y nos volvemos más sedientos. Eso es lo que ocurre cuando creemos que la única forma de acabar con los deseos es satisfacerlos.

LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 93.


  • Budismo como psicología.

  • Mente y cuerpo.

En cierto sentido, podemos considerar la mayoría de las enseñanzas del Buda como una profunda y sutil psicología de la libertad, pues exploran con profundidad la mente y describen cómo está crea nuestro mundo, es decir, nuestro cuerpo y sus acciones, e incluso el entorno físico y los acontecimientos que nos suceden.

LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 97.


  • Critica al ego.

  • Superpone un ente central.

El pensamiento es el pensador; no hay pensador al margen del pensamiento mismo. Es la rabia la que está rabiosa y es el sentimiento el que siente. Todo es justamente lo que es y nada más que lo que es. La experiencia no pertenece a nadie. Es precisamente ese proceso añadido y erróneo de referencia a alguien, a una especie de noción de ser central, lo que crea eso que el Buda denominó ego o yo. Superponemos la idea de un ego o un yo sobre una realidad que en verdad carece de entidad, es carente de ego.

LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 98.


  • Aceptar la atención.

  • Emociones, pensamientos, sensaciones y acontecimientos.

Aceptarse es parte de la atención. Ser conciente significa que estamos dispuestos a experimentar todas las emociones, pensamientos, sensaciones y acontecimientos de la vida. Esa aceptación crea una buena base de confianza porque le sanamos la división interna, aprendiendo a estar con todo lo que viene en el paquete.

Pero en la práctica, a veces, aparece un sentimiento de lucha al suceder algo – en el cuerpo, en las emociones o en los pensamientos – a lo que no podemos abrirnos.

LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 98.




  • Desapasionamiento: definición.

  • Ecuanimidad y pasión.

En este sentido el desapasionamiento no quiere decir que no haya emoción, significa que ya no estamos tan identificados. Ya no creamos un sentimiento tan fuerte de yo en las emociones, en los pensamientos o en las sensaciones del cuerpo. No deja de suceder todo, pero suceden en un campo de conciencia mucho más amplio porque no está constreñido por la sensación de un yo.


LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 100.

  • Atención y libertad.

  • Romper con el hábito.

Aquí es donde la atención nos proporciona mucha fuerza y libertad, porque la atención nos ofrece la posibilidad de no actuar únicamente por hábito o ciegamente con la energía de todos esos pensamientos que no han sido invitados. Al contrario, nos permite hacer una elección sabia.

LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 101.


  • Meditación: ver la mente.

  • No es un análisis.

En meditación se hace hincapié, sobre todo, en una conciencia sin distracciones: no en pensar sobre las cosas, no en el análisis, no es perderse en la historia, sino únicamente en ver la naturaleza de lo que esta pasando en la mente. La clave de todo este proceso es una observación cuidadosa y preciosa de la realidad del momento.

LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 103.


  • Meditación observamos.

  • No investigamos estados mentales.

Una vez asentados en la meditación, cuando percibimos de verdad el momentáneo surgir y transcurrir de los fenómenos y la naturaleza misma de la conciencia, no tratamos tan explícitamente el contenido específico de nuestros condicionamientos. Por el contrario, estamos mucho más sintonizados con la naturaleza transitoria y carente de entidad de los fenómenos. Así podemos ganar profundidad en la práctica y avanzar en los niveles de una comprensión vívida y genuina.

LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 105.


  • Ausencia de yo.

  • No somos lo que creemos.

Al intensificar la atención empezamos a abrirnos a esa forma radicalmente transformadora de entender el mundo y a nosotros mismos. Nos damos cuenta de que no somos lo que creíamos ser. No somos ni el cuerpo, ni los pensamientos, ni las emociones. Descubrimos que toda esa noción de entidad personal, de yo, es un concepto, una creación mental.

LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 111


  • Percepción de apariencias.

  • La cosas cambian muy rápido.

¿Cómo es que tenemos esa percepción de solidez? ¿Por qué está tan profundamente condicionada esa idea de cómo es la realidad? Esa alucinación de la percepción se produce por la gran rapidez de los fenómenos cambiantes. En el cine no podemos ver separadamente los fotogramas de la película. Se mueven demasiado rápidos para ser percibidos y por eso nos quedamos en la ilusión de las apariencias, pasando por alto la realidad del mecanismo de la magia.

LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 113.


  • Vacuidad del yo: vacuidad.

  • Ejemplo de la osa mayor.

De la misma forma, comprender que el yo es un concepto revoluciona nuestro entendimiento, ya que revela como han sido las cosas siempre. Todos cada uno de nosotros somos una constelación de procesos mentales y físicos. Pero reconocemos una configuración que no es familiar, lo nombramos, y a continuación nos volvemos tan identificados con ese concepto que caemos en la gran ilusión de creer que existe un ser en última instancia. Joseph es como la Osa Mayor. Joseph es un concepto, un nombre dado a una determinada configuración de elementos, como la Osa Mayor es un nombre dado a una configuración de estrellas.

LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 115.


  • Ilusión: Concepto por realidad.

  • Estamos condicionados.

La práctica consiste en despertar de la ilusión que toma conceptos por realidad, para poder vivir en la percepción clara de cómo son las cosas realmente. Debería ser fácil liberarse del aferramiento a los conceptos... pero no lo es. Mira tranquilamente el cielo una noche clara y estrellada y observa si es posible no ver la Osa Mayor. Nos cuesta no verla por esos hábitos de reconocimiento tan fuertemente condicionados.

LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 115.


  • Identificación con pensamientos.

  • Creemos que son el yo.

Cuando nos identificamos con los pensamientos que surgen en nuestra mente, cuando éstos nos cautivan y nos perdemos en ellos, tenemos una sensación de que estoy pensando o de que son mis pensamientos. Ese proceso de identificación sucede con pensamientos, sensaciones, emociones o imágenes. Las experiencias, en sí mismas, sólo aparecen y desaparecen, no pertenecen a nadie, pero en el momento en que nos identificamos con ellas creamos una sensación de yo, una sólida alucinación de la percepción.

LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 116.


  • Karma: actividad volitiva.

  • Negativas y positivas.

El Buda identificó el karma como la actividad volitiva. Esto es, que cada volición en la mente es como una semilla con un tremendo potencial. De la misma forma que la botella más pequeña contenido todo el potencial de un gran roble, así, cada una de nuestras acciones volitivas contiene la semilla de sus resultados kármicos. El resultado particular dependerá de las cualidades de la mente asociadas a esa volición. Codicia, odio y engaño son cualidades negativas que producen frutos de sufrimiento, mientras que generosidad, amor y sabiduría son factores positivos que dan frutos de felicidad.


LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Págs. 124, 125.



  • Ley del karma.

  • Expresa lo que somos.

Al experimentar el dolor o la felicidad que tiene su origen en estados mentales del presente o acciones del pasado, vemos que ningún acontecimiento mental o acción externa termina en sí mismo; dejan un impacto o una huella en la mente. Esas consecuencias demuestran la ley del karma. Y, aunque eso no es todo, al menos empezamos a ver que causa y efecto no son sólo un concepto espiritual: son, en gran medida, lo que somos.


LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 126.

  • 3 venenos / 3 virtudes.

  • El karma se puede proteger.

Cuando en general la mente esta libre de codicia, odio y de ignorancia, las acciones nocivas del pasado tienen menos oportunidades para producir un resultado. Estamos algo así como protegido por el campo de energía de la positividad del presente; la pureza de la mente bloquea o modifica esos resultados kármicos nocivos. Del mismo modo, si la rabia, el odio, el miedo, la codicia o el engaño llenan habitualmente la mente, esas cualidades producen un campo que favorecen el que las acciones nocivas del pasado den su fruto y bloquean o modifican los frutos de las acciones saludables del pasado.


LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 127.



  • Ignorancia: madre de todo desastre.

  • Base del sufrimiento.

Decía que en el mundo no veía crueldad, ni guerras, ni odio. Lo que veía era ignorancia.

En realidad es eso lo que sucede. Todas esas acciones dañinas que hace la gente, todas las cosas que causan sufrimiento que provocan, en no comprender los resultados kármicos que realizar estas acciones nos causan a nosotros mismos.

LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 129.



  • El poder de la atención.

  • No identificarse con la experiencia.

El poder de la atención consciente como fuerza de la mente radica en ser consciente de lo que está presente, pero sin identificarse con la experiencia ni tampoco con el conocedor de la misma. Ahí es donde radica la libertad.

Por tanto, lo que practicamos en todo momento es la conciencia de la respiración, de los pensamientos, sensaciones, emociones o estados mentales.
LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 131.


  • Metta: amor bondadoso.

  • Una definición larga.

La bondad amorosa es la generosidad del corazón que desea la felicidad para todos los seres, tanto para uno mismo como para los demás. La bondad amorosa ablanda la mente y el corazón con sentimientos de benevolencia. La mente se hace flexible y el corazón tierno porque metta es el deseo de bienestar y beneficio para todos. El sentimiento de bondad amorosa es una expresión del simple deseo de que seas feliz.


LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 143.

  • Karuna: compasión a todos.

  • Deseo de no sufrir.

Compasión – karuna en pali y en sánscrito- es ese fuerte sentimiento que desea aliviar el dolor y el sufrimiento. EL Buda describió ese sentimiento como una especie de estremecimiento o sensibilidad del corazón. La compasión emerge cuando nos acercamos al sufrimiento, cuando nos abrimos para sentir el sufrimiento tanto en nosotros mismo como en los demás.


LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 127.

  • Sufrimiento por aversión.

  • No por el sufrimiento mismo.

Äbrete a la persona o las personas que sufren. Deja que se disuelva tu sentimiento de separación ante ese ser o seres. Y después nota lo que siente tu corazón. Aunque tengas delante el sufrimiento nace una especie de felicidad. No es el sufrimiento lo que nos causa el malestar; en realidad, es nuestra aversión hacia él y nuestro sentimiento de separación an los demás. Cuando esos sentimientos se van el malestar desaparece. Aunque incorpore la angustia y el dolor, la compasión es un gozo que da fuerza.

LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 148.


  • Observación simple y clara.

  • En vida y en la muerte.

¿ves lo tremendamente potente que es esta práctica que hacemos, esta observación simple y clara? No restes valor a los resultados de estar simplemente presente en el momento de la experiencia, ni del conocimiento intuitivo de la transitoriedad a nivel momentáneo. Las consecuencias para nuestra forma de vivir y de morir son muchos mayores de lo que normalmente creemos.


LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 163

  • Igualdad e mente y cuerpo.

  • Todos tenemos problemas.

Nuestras personalidades son diferentes, al igual que lo son las apariencias de nuestros cuerpos y los contenidos de nuestros pensamientos. Pero la forma como funciona nuestra mente y nuestro cuerpo es la misma para cada uno de nosotros: todos sentimos de la misma forma la rabia el temor, el amor y la compasión y los cuerpos de todos nosotros envejecen y mueren.



LA MEDITACIÓN VIPÁSANA. La práctica de la libertad. Autor: Joseph Goldstein. Editorial: Dharma España 1998, Pág. 165.






Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos