La importancia de la autoestima estriba en que concierne a nuestro ser, a nuestra manera de ser y al sentido de nuestra valía personal



Descargar 24.72 Kb.
Fecha de conversión03.03.2018
Tamaño24.72 Kb.
Vistas81
Descargas0

Una de los grandes problemas de la educación básica es la falta de autoestima de los niños y jóvenes no existe un tratamiento o una enseñanza de esta por parte de los profesores al contrario se discrimina se etiqueta a los niños y jóvenes, si se le inculcara autoestima se verían menos problemas, y mejor aprovechamiento en todos los involucrados, claro está primero los maestros y padres que tengan el conocimiento de cómo aplicar el autoestima en los niños y jóvenes, tienen que tener mucha sensibilidad y a la vez saber aplicarla, al mismo tiempo los Padres de familia deben saber reforzar el autoestima en sus hogares, existen niños y niñas que son víctimas de los padres ya sea por abuso o abandono, también hay huérfanos de papá o de mamá algunos de ambos, viven con tías, abuelos, etc.

Si su auto estima se eleva existe una mayor probabilidad de enfrentar la vida con mayor eficacia, se evitaría que se desviaran al mal comportamiento no permitirían el abuso, evitarían las drogas en pocas palabras buscarían su bienestar.

Presento los siguientes temas para incluirlos en la educación desde el preescolar hasta la secundaria que se continúe en la enseñanza media superior y superior seria unos mejores profesionistas que buscaría su mejora continua.

La autoestima es un conjunto de percepciones, pensamientos, evaluaciones, sentimientos y tendencias de comportamiento dirigidas hacia nosotros mismos, hacia nuestra manera de ser y de comportarnos, y hacia los rasgos de nuestro cuerpo y nuestro carácter. En resumen, es la percepción evaluativa de nosotros mismos.[]

La importancia de la autoestima estriba en que concierne a nuestro ser, a nuestra manera de ser y al sentido de nuestra valía personal. Por lo tanto, puede afectar a nuestra manera de estar y actuar en el mundo y de relacionarnos con los demás. Nada en nuestra manera de pensar, de sentir, de decidir y de actuar escapa a la influencia de la autoestima

Carl Rogers, máximo exponente de la psicología humanista, expuso que la raíz de los problemas de muchas personas es que se desprecian y se consideran seres sin valor e indignos de ser amados; de ahí la importancia que le concedía a la aceptación incondicional del cliente.[1] En efecto, el concepto de autoestima se aborda desde entonces en la escuela humanista como un derecho inalienable de toda persona, sintetizado en el siguiente «axioma»:

Todo ser humano, sin excepción, por el mero hecho de serlo, es digno del respeto incondicional de los demás y de sí mismo; merece estimarse a sí mismo y que se le estime.

Todos tenemos una imagen mental de quiénes somos, qué aspecto tenemos, en qué somos buenos y cuáles son nuestros puntos débiles. Nos formamos esa imagen a lo largo del tiempo, empezando en nuestra más tierna infancia. El término autoimagen se utiliza para referirse a la imagen mental que una persona tiene de sí misma. Gran parte de nuestra autoimagen se basa en nuestras interacciones con otras personas y nuestras experiencias vitales. Esta imagen mental (nuestra autoimagen) contribuye a nuestra autoestima.

El concepto de autoestima varía en función del paradigma psicológico que lo aborde (psicología humanista, psicoanálisis, o conductismo). Desde el punto de vista del psicoanálisis, la autoestima está íntimamente relacionada con el desarrollo del ego; por otro lado, el conductismo se centra en conceptos tales como «estímulo», «respuesta», «refuerzo», «aprendizaje», con lo cual el concepto holístico de autoestima no tiene sentido. La autoestima es además un concepto que ha traspasado frecuentemente el ámbito exclusivamente científico para formar parte del lenguaje popular. El budismo considera al ego una ilusión de la mente, de tal modo que la autoestima, e incluso el alma, son también ilusiones; el amor y la compasión hacia todos los seres con sentimientos y la nula consideración del ego, constituyen la base de la felicidad absoluta. En palabras de Buda, «no hay un camino hacia la felicidad, la felicidad es el camino.

La capacidad de desarrollar una confianza y un respeto saludables por uno mismo es propia de la naturaleza de los seres humanos, ya que el solo hecho de poder pensar constituye la base de su suficiencia, y el único hecho de estar vivos es la base de su derecho a esforzarse por conseguir felicidad. Así pues, el estado natural del ser humano debería corresponder a una autoestima alta. Sin embargo, la realidad es que existen muchas personas que, lo reconozcan o no, lo admitan o no, tienen un nivel de autoestima inferior al teóricamente natural.[4]



Ello se debe a que, a lo largo del desarrollo, y a lo largo de la vida en sí, las personas tienden a apartarse de la autoconceptualización y conceptualización positivas, o bien a no acercarse nunca a ellas; los motivos por los que esto ocurre son diversos, y pueden encontrarse en la influencia negativa de otras personas, en un autocastigo por haber faltado a los valores propios o a los valores de su grupo social, o en un déficit de comprensión o de compasión por las acciones que uno realiza[][y, por extensión, de las acciones que realizan los demás.

La autoestima permite a las personas enfrentarse a la vida con mayor confianza, benevolencia y optimismo, y por consiguiente alcanzar más fácilmente sus objetivos y autorrealizarse.

Permite que uno sea más ambicioso respecto a lo que espera experimentar emocional, creativa y espiritualmente. Desarrollar la autoestima es ampliar la capacidad de ser felices; la autoestima permite tener el convencimiento de merecer la felicidad.

Comprender esto es fundamental, y redunda en beneficio de todos, pues el desarrollo de la autoestima positiva aumenta la capacidad de tratar a los demás con respeto, benevolencia y buena voluntad, favoreciendo así las relaciones interpersonales enriquecedoras y evitando las destructivas

Grados de autoestima

La autoestima es un concepto gradual. En virtud de ello, las personas pueden presentar en esencia uno de tres estados:

  • Tener una autoestima alta equivale a sentirse confiadamente apto para la vida, o, usando los términos de la definición inicial, sentirse capaz y valioso; o sentirse aceptado como persona.[4]

  • Tener una baja autoestima es cuando la persona no se siente en disposición para la vida; sentirse equivocado como persona.[

  • Tener un término medio de autoestima es oscilar entre los dos estados anteriores, es decir, sentirse apto e inútil, acertado y equivocado como persona, y manifestar estas incongruencias en la conducta —actuar, unas veces, con sensatez, otras, con irreflexión—-, reforzando, así, la inseguridad






Repercusión de los desequilibrios de autoestima en adolescentes


Los desequilibrios de autoestima pueden presentarse de formas como las siguientes

Trastornos psicológicos:

  • Ideas de suicidio

  • Falta de apetito

  • Pesadumbre

  • Poco placer en las actividades (anhedonia)

  • Pérdida de la visión de un futuro

  • Estado de ánimo triste, ansioso o vacío persistente

  • Desesperanza y pesimismo

  • Culpa, inutilidad y desamparo como sentimientos

  • Dificultad para concentrarse, recordar y tomar decisiones

  • Trastornos en el sueño

  • Inquietud, irritabilidad

  • Dolores de cabeza

  • Trastornos digestivos y náuseas

Trastornos afectivos:

  • Dificultad para tomar decisiones

  • Enfoque vital derrotista

  • Miedo

  • Ansiedad

  • Irritabilidad

Trastornos intelectuales:

  • Mala captación de estímulos

  • Mala fijación de los hechos de la vida cotidiana

  • Dificultad de comunicación

  • Autodevaluación (baja autoestima)

  • Incapacidad de enfrentamiento

  • Ideas o recuerdos repetitivos molestos



Trastornos de conducta:

Trastornos somáticos:

  • Insomnio

  • Inquietud en el sueño

  • Anorexia

  • Bulimia

  • Vómitos

  • Tensión en músculos de la nuca

  • Enfermedades del estómago

  • Alteraciones en la frecuencia del ritmo cardíaco

  • Mareos

  • Náuseas


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos