La identidad



Descargar 40.08 Kb.
Fecha de conversión08.05.2019
Tamaño40.08 Kb.

LA IDENTIDAD
Rene Fernández Quisbert

DOCENTE DE COSMOVISIONES, FILO. PSICO

UA. CERCADO
Resumen
Un problema latente en cada clase, en cada encuentro con los padres y madres de familia, con los jóvenes que uno conversa sobre este proceso que hoy promovemos desde la ley 070, es el problema de la identidad, por esta situación la primera parte de este artículo es una reflexión sobre que es la identidad, como vemos este hecho de la identidad desde la naciones originarias, donde nos situamos nosotros después de los más de 500 años de despojo y sometimiento. Otro aspecto es tocar la identidad desde lo más profundo de nuestro ser, biopsicológico y una tercera parte entremezclada en esta reflexión la importancia de la identidad para revolucionarizar esta realidad colonial en busca de la patria grande, la patria de las naciones originarias.
Introducción.
La experiencia que vivimos como gestores de un proceso educativo con las y los estudiantes, durante los años de formación de maestras y maestros, es repensar cuántos de ellos reproducen y repiensan sobre el conjunto de actividades y saberes que aprendimos desde el nuevo modelo educativo que es esencialmente comunitario para nuevamente mirar la realidad y encontrarnos con las maestras y maestros antes estudiantes para analizar nuestras debilidades ante una realidad esencialmente colonial y que cuesta despojarnos de sus principios, valores, saberes, juicios o prejuicios. Hechos que se expresan de esta realidad abigarrada y que cuesta promover lo que significó la armonía desde la concepción de las naciones originarias, armonía con el cosmos, la naturaleza y todo lo que nos rodea y que se manifiesta este sello en la identidad de estas naciones originarias, las contradicciones entre lo colonial y la recuperación de la patria de los comunidades y ayllus nos permite reflexionar sobre sobre la importancia de la identidad.
LA IDENTIDAD.
El caos, la anomia, la crisis social, la violencia, hacen que el individuo se pregunte angustiosa e insistentemente quién es, de dónde viene y hacia dónde va (identidad y metas vitales están íntimamente relacionadas), esto es, acerca del sentido de la existencia.

Eduardo A. Braier.
La identidad es a las naciones originarias lo que la conciencia a las clases explotadas.
Cómo podríamos interpretar el siguiente párrafo utilizado como consigna por los movimientos de los pueblos y naciones originarias a nivel del continente:
Arrancaron nuestros frutos,

cortaron nuestras ramas,

quemaron nuestro tronco,

pero no pudieron matar nuestras raíces.
En primer lugar, no es sólo una consigna bonita, sino que nos expresa algo profundo y verdadero. Después de más de 500 años de sometimiento, despojo e imposición, los valores occidentales, su ideología y cosmogonía, pueden haber influido en la conciencia de las personas componentes de las naciones originarias, pueden incluso haber niveles de sincretismo, pero en lo profundo, en el inconsciente de estas personas hay una identidad originaria alojada y reprimida: el inconsciente es el reservorio de todos los hechos culturales, así como de los hechos traumáticos que no acceden con facilidad a la conciencia.
Nuestra identidad la vamos a adquirir desde muy temprana edad, en el vientre de la madre y posteriormente en la familia primaria:


... ya antes del nacimiento hay una serie de expectativas que el futuro ser deberá realizar y un sistema de recompensas y sanciones para premiar o castigar su cumplimiento. En otras palabras, hay un deseo de los otros que aguarda que el niño nazca para adecuarlo a sus exigencias. Hay también un sistema de hechos culturales y de designación de tales hechos, el sistema de la lengua, producido en la historia de cada sociedad humana. El recién nacido se encuentra así, desde un principio, anudado en una malla de personajes, relaciones entre personajes, leyes, imágenes de los objetos, expresiones habladas que significan esos objetos, etc. En esa red, él mismo ocupará un lugar, tendrá un nombre, será una imagen para los otros, su nombre (significante) quedará ligado a esa imagen (significado) y deberá utilizar ese sistema preformado de la lengua que lo habilitará para pensar y decir lo que ese sistema permite. El ser humano se constituye en medio de y es constituido por la estructura de la lengua. En la definición del fundador de la lingüística moderna, Ferdinand de Saussure94, la lengua es "un producto social de la facultad del lenguaje y un conjunto de convenciones necesarias adaptadas por el cuerpo social para permitir el ejercicio de esa facultad en los individuos".95.
Entonces vemos, como la cultura, la cosmogonía de las naciones originarias se va a reproducir en los nuevos sujetos que nacen y la conforman.
En el período preoperatorio del desarrollo del niño (2 a 7 años)96, se consolida el lenguaje y la socialización, por lo tanto el orden simbólico. El niño tiene dentro de sí el mundo simbólico de la cultura en la que ha nacido. La lengua materna lo sujeta a la estructura de signos, este sistema de la lengua, preexistente al sujeto y que él, después de su nacimiento, deberá ir a encarnarla. Terminará hablando "su lengua materna", es decir hablando el idioma de sus padres. La lengua se perpetuará en él y hablará a través de él.
Cuando el niño (sujetado a una cultura originaria) va a la escuela, se va a presentar un verdadero choque cultural, que en realidad va a ser una IMPOSICIÓN COMPULSIVA COLONIAL. El niño sujetado en una red de signos (significantes y significados -quechuas, por ejemplo-) de pronto es sujetado por otra cultura (la boliviana occidentalizante), por otra red de signos que en términos de apertura y aprendizaje puede ser valorada como buena e interesante, pero que le va a agredir por la carga etnocentrica que contiene. Todo el mundo de valores, incluidos su nombre (con su significante y significado), tendrá que reprimirlos, para estar en "paz" y "armonía" con el profesor o profesora portadora de la cultura oficial. E incluso se da el caso, de que el niño, sujetado en un medio mestizo, igual va a ser rechazado, por el color de su piel, por sus rasgos físicos, ese hecho va a generar una crisis de identidad, una devaluación de su autoestima, que como ya lo dijimos antes, es parte de la política del etnocidio.
Como el caso del "desclasamiento", lo mismo sucede con aquel sujeto que se aliena, asume los valores de otra identidad que no es la suya y rechaza su origen:
... debido a que resultan despreciados al convertirse en vergonzantes testimonios de un pasado del que prejuiciosamente se tiende a renegar97.
Ante una búsqueda de prestigio, de ascenso económico-social (...) en la ilusión de alcanzar mayor "poder"98. Pese a sus esfuerzos, estos también serán rechazados por la otra identidad, que si bien los atrae, los trata de asimilar, nunca aceptaran su incorporación, por el prejuicio racial.
El sentimiento de identidad, en el que la experiencia emocional y cognitiva en la que el sujeto se reconoce como que es el mismo en el tiempo y en el espacio no obstante sus múltiples roles y las actividades que dominan el desempeño de su conducta"99, al entrar en crisis, ha de ser aprovechada por el sistema para fortalecer sus mecanismos políticos e ideológicos de recambio, es decir de hegemonía.

La identidad no solamente aludiría a un fenómeno de naturaleza consciente.


La polémica puede ser intensa, si recordamos que Freud nos habló -quizá no del todo apropiadamente- de la existencia de sentimientos inconscientes, como el sentimiento de culpabilidad, por ejemplo, cuya existencia quedaría demostrada a través de la necesidad de castigo. Yampey no vacila en sostener que "[...] el sentimiento de identidad tiene un aspecto consciente y otro inconsciente". Por mi parte creo que es interesante y no me resulta tan difícil recurrir a un concepto de identidad latente, cuyo acceso a la consciencia en determinado momento nos permitiría hablar propiamente de un sentimiento de identidad, como por ejemplo, cuando la identidad infantil es activada hasta hacerse consciente como vivencias en la relación regresiva transferencial durante un tratamiento psicoanalítico. Además es importante estudiar desde el psicoanálisis las raíces inconscientes de la identidad, el desarrollo de ésta como un proceso psíquico dinámico e interminable, con relación a fenómenos de identificación, a su vez provenientes de relaciones objetales con sus consiguientes fantasías inconscientes; a esto se agregan los duelos que conllevan los cambios de identidad durante las crisis evolutivas y vitales. La elaboración de esos cambios es esencialmente inconsciente100.

LA IDENTIDAD Y EL RETORNO A LAS PATRIAS ORIGINARIAS


La patria no es sino la infancia, algunos rostros, algunos recuerdos de la adolescencia, un árbol o un barrio, una insignificante calle... Sábato.
Si la identidad está alojada en el inconsciente, si el sujeto en cuestión afronta una crisis de identidad, si se enfrenta a la discriminación étnica, le quedan dos caminos posibles: uno, vivir en esa crisis y dos, revalorizar su identidad, hacer consciente lo inconsciente y liberarse psíquicamente en ese proceso. Sin embargo, realice lo uno o lo otro, consciente o inconscientemente, valorará su núcleo de identidad primaria (en este caso sería el ayllu, la comunidad -si se trata de un sujeto originario andino-) considerándolo:
... ese territorio "familiar" de significado esencialmente materno (...), al que luego se evocará nostálgicamente bajo el deseo inconsciente de re-unión con la madre nutricia y protectora...101.
Aquí encontraríamos sentido a esa consigna de "retorno al ayllu" que algunas organizaciones políticas reivindican, pero que lo hacen más como un hecho cultural y psicológico, que como un proceso científicamente definido. Otras veces, simplemente sucede que el ayllu o comunidad:
... ya no es el mismo: su geografía pudo haberse modificado sensiblemente y sus habitantes pudieron haber cambiado o desaparecido con el paso del tiempo. (O bien es el cambio psíquico experimentado por el sujeto en realidad que le hace encontrar" a su ayllu o comunidad "cambiado, volviéndose extraño lo que antes era lo familiar, aunque" en "esencia, no haya cambiado)102.
Es la comunidad o ayllu "interno, constitutivo ya de la personalidad, de la identidad e ideología del sujeto"103. Por eso se constituyen en las verdaderas patrias originales, sobre las que se erigen la territorialidad de las naciones originarias.

Si, por ejemplo, partimos de las circunstancias socioeconómicas, puede decirse que el hombre contemporáneo está expuesto a la vivencia de soledad, desamparo y pérdida de identidad. Precisamente el anonimato que padece, propio de la industrialización y en particular de las grandes urbes, en las que suele sentirse "una pieza más dentro de un gigantesco engranaje" (Pichon-Rivie're), puede generar una vivencia de pérdida de la identidad. La inestabilidad social y económica, la inseguridad personal, la anomia, la alienación, la crisis moral, con falta de vigencia de un sistema de valores éticos o directamente lo que puede llamarse un proceso de desintegración social (Pichon-Rivie're)... son hechos que amenazan su integridad psíquica. A partir de la angustia que producen, pueden también conducir defensivamente, entre otras cosas, al anhelo regresivo -aun intrauterino- del ayllu o comunidad, "inevitablemente idealizado a la distancia temporal y/o geográfica, paraíso perdido (...), refugio desde la fantasía de una paz también idealizada (regresión nostálgica; el ayllu o comunidad "como representante materno")104.

Otras situaciones dignas de considerarse porque incrementan el deseo de reencuentro con el ayllu o comunidad son las crisis vitales y las migraciones. Las primeras suponen un incremento de la angustia de muerte y una crisis de identidad... Las migraciones..., los exilios, generan también profundas crisis de identidad 105.


Si la identidad originaria existe desde el vientre materno, que se desarrolla o se reprime al inconsciente cuando sufre actos de agresión étnica y racial; sabemos que la identidad, independientemente de si es consciente o se halla reprimida y alojada en el inconsciente siempre ha de buscar consciente o inconscientemente el retorno a la patria originaria y que por lo tanto debemos hacer de este proceso algo consciente y liberador.
No nos queda más que emanciparnos, consciente e inconscientemente. El desatar las fuerzas ocultas y las visibles es una de las claves del desarrollo de las fuerzas del proyecto revolucionario histórico.
Para finalizar quiero manifestar, que esta reflexión nos permite seguir avanzando en la construcción del proyecto educativo revolucionario desde las naciones originarias



Conclusiones:
A pesar de tanta agresión sufrida durante más de 500 años, la identidad cultural esta en lo más profundo de nuestro ser y estas identidad cultural aflora de manera inconsciente o consciente exclamando libertad.
Las culturas de nuestras naciones originarias de una u otra manera reproducen su historia, sus saberes y el conglomerado de sus relaciones lingüísticas para explicarnos sus valores para encontrar la armonía con ellos y la naturaleza
Los sentimientos, las emociones y pasiones y sus procesos cognitivos de las naciones originarias a pesar de tener una carga colonial sobre su conciencia o inconciencia emergen, fortaleciendo sus mecanismos políticos, ideológicos de recambio para encontrar hegemonía en estas tierras.
El retorno a su patria es el retorno a la comunidad al ayllu, es reconstruir la patria originaria desplegando las fuerzas ocultas que nos hacen para que con todas nuestras fuerzas construyamos el proyecto revolucionario histórico que hoy nos toca seguir y seguir construyendo.
Como maestras y maestros dar libertad a aquello que nos proyecta desde el consciente o inconsciente de nuestro ser, el encontrarnos con nosotros, con la comunidad y ser comunitarios, esencialmente comunitarios en ese camino que nos proyecta a la armonía entre nosotros y el cosmos y la naturaleza, para vivir bien.

Bibliografía




Braier, Eduardo A. Barrio




Identidad y Cultura. En Revista de Psicoanálisis N# 6.

Psicoanalítica Argentina. Noviembre-diciembre 1985



Braunstein, Néstor A. y otros.




Psicología: Ideología y Ciencia". Siglo XXI. México. 1991.

de Saussure, F.




"Curso de Lingüística General". Lozada. Buenos Aires. 1971

Freud, S




El porvenir de una ilusión, múltiple interés del psicoanálisis, obras completas. Biblioteca nueva, Madrid 1948

Piaget , J.




Seis estudios de psicología. Barcelona 1975




4 94 de Saussure, F. "Curso de Lingüística General". Lozada. Buenos Aires. 1971.

5 95 Braunstein, Néstor A. y otros. "Psicología: Ideología y Ciencia". Siglo XXI. México. 1991.

6 96 Aquí vamos a tomar el modelo de Piaget (epistemología genética), que divide en cuatro períodos o fases el desarrollo del niño y del adolescentes: 1] sensorio motriz, del nacimiento a los 2 años; 2] preoperatorio, de 2 a 7 años; 3] operatorio concreto, de 7 a 11 años, y 4] operatorio formal o abstracto.

7 97 Los aspectos originarios de la identidad pueden llevarse como una pesada carga que reduce la autoestima del sujeto.

8 98 Braier, Eduardo A. Barrio, Identidad y Cultura. En Revista de Psicoanálisis N# 6. Acerca del malestar en la cultura. Asociación Psicoanalítica Argentina. Noviembre-diciembre 1985.

9 99 Idem.

0 100 Idem.

1 101 Es interesante el análisis de la salida del barrio (en el caso nuestro el ejemplo sería del ayllu o comunidad) -que suele plantearse ya en la adolescencia- que adquiere las características de una historia de heroísmos (el adolescente que va al colegio secundario, que está alejado de su barrio (ayllu o comunidad), la ceremonia de ir al "centro" (de ir a la "ciudad"), etc.) y que se ve interferida por reacciones fóbicas (los "peligros" del "centro" (de la ciudad), que representa lo extraño, versus el barrio (ayllu o comunidad) bueno, lo "familiar" que protege), depresivas (el barrio (ayllu o comunidad) pasa a ser el paraíso perdido), etcétera.

2 102 Braier, Eduardo A. Barrio, Identidad y Cultura. En Revista de Psicoanálisis N# 6. Acerca del malestar en la cultura. Asociación Psicoanalítica Argentina. Noviembre-diciembre 1985.

3 103 Idem.

4 104 Lo expuesto recuerda en gran medida una descripción de Freud (1925) de la agorafobia, en la que interviene "[...] una regresión temporal a los años de la infancia (en el caso extremo, hasta el seno materno, hasta épocas en que uno estaba protegido de los peligros que hoy amenazan)".

Catálogo: efi -> file -> pro vocaciones
pro vocaciones -> Historia oral en el aula, para una “enseñanza otra” de la historia Autor
pro vocaciones -> La música autóctona en el aprendizaje de la filosofía y la cosmovisión wilson Quispe Martinez
pro vocaciones -> El Juego como estrategia para mejorar el Desarrollo Curricular en Educación Superior Autor
pro vocaciones -> La cosmovisión de las artesanías en la cultura guaraní Autor: Gladys Moreno Escobar
pro vocaciones -> El muro de reflexiones, un espacio de informacióN, análisis, reflexióN, opinión y convivencia ray Alejandro Crispin Bernal
pro vocaciones -> ¿Qué implica ser educador en el modelo educativo sociocomunitario productivo?
pro vocaciones -> El arte en la formacion de maestros y mestras desde el modelo educativo sociocomunitario productivo
efi -> Pila biológica de nuestras células
pro vocaciones -> Docente esfm angel mendoza justiniano


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad